Una noche como prostituta por perder una apuesta

Written by , on 2020-06-12, genre orgías

Siempre he tenido la curiosidad o el morbo, como le quieran llamar, de experimentar la sensación de hacer ser una prostituta callejera. por un día, vender mi cuerpo al mejor postor. Cuando lo comenté con un amigo me convencio hacer una apuesta de futbol del pasado mes de abril, yo aposte por mi aquipo de siempre el america y el aposto por su el toluca estuve de acuerdo en que si perdia me hiba a vestir como prostituta y me pararia todo un dia frente a un motel y atender a tosdos los clientes que pidieran mis servicios sin exepcion, el si perdia tendria que hacer sexo oral al algun desconocido, si buscan el partido termino en favor del toluca 3 a 2 perdiendo el america. nunca me había decidido, por el hecho de que algún conocido o conocida pudiera verme siempre hizo que me desistiera de hacerlo, pero ahora tenia que cumplir mi apuesta.



a la semana siguiente mi amigo me llevo a una colonia que no era la mía, en la que nadie me conocía, me dejo para realizar, de una vez, esa fantasía.

ese dia me vestí muy sexy y provocativa, con una minifalda cortísima, sin nada debajo y un top negro transparente que dejaba mis pecho completamente visibles. Acompañada de mi amigo nos dirigimos en su coche a la zona de prostitución dondeme habia llevado. Cuando me bajé del coche y empecé a pasear por la calle, las prostitutas que estaban allí se me acercaron en actitud provocadora con la intención de echarme de allí, mi amigo que se había ido aestacionar, en la misma calle, un poco alejado, por si surgían problemas,pero al verlas se acercó; después de explicarles nuestra intención y que sólo iba a cumplir una apuesta y solo seria ese dia, el problema se soluciono pagando una cantidad, la que se repartieron entre todas.

Con dicho problema solucionado continué mi estancia en la calle. A pesar de mi primera intención de irme con el todos los clientes que solicitaran mis servicios, los dos primeros que lo hicieron, eran tan absolutamente repugnantes, viejos y, encima borrachos, intencionádamente les pedí una cantidad elovada lo que hizo que se fueran con las otras chicas que andaban allí. El tercero que se me acercó, a pesar de ser un hombre pequeño y con un físico no muy agraciado, por lo menos iba limpio y no estaba borracho, con lo que nos pusimos de acuerdo en el precio de mis servicios y nos dirigimos al motel que estaba en la calle.

Después de pedir la habitación y de que mi cliente pagara el importe de la misma, nos dirigimos por las escaleras, dey medio en penumbra, hacia la habitación. Entramos en ella y volviéndome hacia "mi cliente", le dije: "Té desnudas o te desnudo", me contestó que me fuera desnudando y me tumbara en la cama; así lo hice. Cuando quedé completamente desnuda, observé la mirada de deseo que me dirigió "mi cliente", que seguramente no estaba acostumbrado a tener a su disposición una mujer como yo, con mi cuerpo. Me tumbé en la cama con las piernas entreabiertas, dejándo visible mi vagina mojada ya por el morbo que me producía la sensación. Terminó rápidamente de desnudarse y después se dejó caer sobre mí al tiempo que introducía su verga de un solo golpe, sin más preámbulos, la penetración fue facilitada por la humedad que mi vagina tenía. Fue verdaderamente decepcionante en cuanto al mero placer sexual, se corrió a las dos o tres embestidas, con una corrida pequeña que prácticamente no sentí, sólo cuando salió de mi interior, un delgadísimo hilo de semen se escapó de mi vagina, y me demostró que a pesar de las apariencias "mi cliente" se había corrido.

Muy en mi papel de prostituta me lavé en el lavabo y después de vestirme salí nuevamente a la calle a esperar clientes, asi estuve por un lapso de seis horas en las que pidieron mis servicios un total de 17 clientes y con todos fue muy parecida la experiencia tal vez por el tiempo que les exigí de 20 min, mas tardaba en entrar que en lo que ellos terminaban y salia a esperar un cliente nuevo, des pues de este ultimo. A la salida del motel, a unos pocos metros de la puerta, vi el coche de mi amigo esperándome. Me subí y le conté lo como me habia ido con todos los clientes y le dije que me llevara a algún hotel de mas categoría, en donde esperaba que los clientes serían de mayor nivel y en donde no tendríamos el problema de las otras prostitutas. Él arrancó el coche y paró en uno de los mejores hoteles de la ciudad. Me bajé, después de ponerme una torerita encima del top y me dirigí al bar, en donde me senté en una mesa y pedí una copa. El bar no estaba muy concurrido a aquella hora tardía, únicamente cinco hombres tomaban su, supongo, última copa, antes de dirigirse a sus habitaciones a dormir.

Una vez sentada y con la copa servida, entreabrí la torerita para dejar entrever mis pechos a través del top. No tardó mucho uno de los hombres presentes en dirigirse hacia mi mesa. Tendría unos 35 ó 40 años muy bien parecido, por su acento al supe que no era mexicano, aparte era , alto, rubio y fornido, Contesté a su saludo y accedí a su propuesta de sentarse a mi mesa. Después de unos minutos me propuso subir a su habitación a tomar la última copa, le respondí diciéndole que estaba de acuerdo siempre que él estuviera de acuerdo con mi precio, me preguntó que cuanto era, se lo dije y accedió, con lo cual nos dirigimos al ascensor y subimos hasta su habitación.

Al entrar le dije que lo primero era pagarme, se dirigió al armario y de su cartera que allí estaba sacó el dinero, me pagó y con el dinero en mi bolso, me volví hacia él y le hice la pregunta de rigor: "Te desnudas o prefieres que te desnude yo". Sentándose en una butaca me contestó que prefería que primero me desnudara yo, contestándole que desnudarme era muy rápido pues llevaba muy poco ropa encima. Dejé caer la torerita y la minifalda con lo que lo único que quedó sobre mi cuerpo fue el top transparente, me acerqué a él y mientras me tocaba los pechos a través del top, lentamente le bajé la bragueta, le saqué su polla del pantalón y me la metí en la boca, sintiendo todo su tamaño dentro de ella, pues ya estaba excitado. Sacándomela de la boca se levantó y empezó a desnudarse mientras yo me quitaba el top y me tumbaba en la cama entreabriendo las piernas. Terminó de desnudarse y se tumbó a mi lado. Me empezó a acariciar el pecho, pasando a continuación a chuparme los pezones mientras su mano se dirigía hacia mi coño, introduciendo unos de sus dedos dentro de mi vagina, después de unos instantes me pidió que se la mamara, me incliné sobre su verga y me la volví a meter en la boca, presionando su cabeza entre mi lengua y el paladar, lamiendosela completamente, me agarró la cabeza, tiró de ella y se tumbó encima mío, metiéndome su verga dentro de un solo empujón. Qué diferencia con mis otros "clientes", siguió durante un rato bombeando mi vagina sin correrse al mismo tiempo que sus manos estrujaban mis pechos y su boca se pegaba a la mía. Su orgasmo y el mío vinieron al mismo tiempo, haciendo que los espasmos de nuestros cuerpos se mezclaran entre si.

Cuando estuvimos tumbados en la cama, me preguntó si hacía tiempo que me dedicaba a la prostitución, al responderle que por qué me lo preguntaba, me dijo que era una prostituta no muy corriente pues normalmente, con las que él había estado, no se corrían. Aunque disimulaban el orgasmo se notaba que no lo tenían, sus sexos estaban, incluso después de terminar, más secos que el mío antes de empezar, mi orgasmo le había parecido verdadero y me sexo estaba ya mojado antes de empezar y ahora, después de terminar, se notaba que había disfrutado.

Le conté la verdad. Se quedó un poco serio, como si no acabara de creérselo, insistí en mi historia y le mostre algunas fotos familiares y de mi trabajo de profesora y solo asi me creyo, se le dibujo una sonrisa y noté que se ponía más cachondo y con más morbo que antes. Entonces me propuso si quería hacer con él algo que siempre le había realizar. Ir a algun parque oscuro y hacer el amor juntos hasta el amanecer. Le contesté que de acuerdo, pero que, no por eso lo iba a hacer gratis, que tendría que pagarme y además como iba a ser sin tiempo límite tendría que pagarme más. Me preguntó cuánto, se lo dije y dirigiéndose hacia la su cartera sacó el dinero y me pago..

Nos vestimos y nos dirigimos caminando hacia un parque, que estaba muy cerca del hotel. Al salir vi el coche de mi novio aparcado a unos cuanto metros del hotel, pasamos delante de él y cuando lo habíamos dejado atrás unos cuantos metros, oí la puerta abrirse y cerrarse, con lo que supuse que mi amigo había bajado del coche y nos seguía, lo que me dio cierta tranquilidad, pues a pesar de que mi "cliente" parecía una persona normal, lo cierto es que iba a estar con él en un lugar publico, completamente a solas y sin nadie cerca. Cuando nos acercamosa un lugar oscuro , se inclinó sobre mi y mientras me besaba en la boca, me quitó la torerita y la minifalda, se agachó y comenzó a lamer mi sexo, mientras yo terminé de desnudarme quitándome el top transparente. Siguió lamiéndome hasta hacer que me corriera, cuando notó mi orgasmo, me dejó y comenzó a desnudarse, momentos que aproveché para tumbarme en el pasto. Terminó de desnudarse y se colocó de pie entre mis piernas dejando que su mirada recorriera mi cuerpo desnudo, completamente expuesto y a su merced. Yo, mientras él me miraba, miré también su verga, completamente erecta y mi vagina se humedeció preparándose para ser penetrada lo que no iba a tardar en producirse. Así fue; completamente desnudo se se tumbó encima mío y sujetándose con las manos a ambos lados de mi pecho, dejó que su verga me penetrara, su boca se acercó a mi pecho y lamió mis pezones hasta que la erección que tenían se hizo casi dolorosa, edespues de que se vino dentro de mi descansamos uno en brazos del otro lamiendo nuestros sexos juntos en una sensación increíblemente placentera. Me preguntó si me acompañaba a algún sitio, le dije que no, que se fuera, que yo me quedaría un poco allí. se vistió y se fue.

Me quedé allí tumbada con los ojos cerrados, esperando lo que sabía que no tardaría en suceder, no había transcurrido ni un minuto cuando sentí que alguien se acercaba, se detenía donde yo estaba y oí el ruido de una persona al desnudarse, cuando sentí un cuerpo masculino voltearme y ponerme en cuatro con la cabeza apoyada en el pasto senti una verga deslizarse en mi interior, sin abrir los ojos, dije: "Hola cariño". "¿Como sabes que soy yo?", oí que respondía mi amigo. "Por que reconocería esa verga en cualquier momento y entre miles". Me cogio intensamente mientras le iba contando lo que había hecho con mi cliente y las sensaciones que había vivido. Nuestros orgasmos nos tardaron al terminar nos vestimos y me fue a dejar a mi casa ante que amaneciera

This story from has been read 1 0 7 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.