La nueva señora 7

Written by , on 2022-07-09, genre rómanticos

El sabado me despierto a las 10.
Me levanto pienso y decido jugar fuerte.
Voy al baño principal preparo el jacuzzi, tomo un champagne chico, cierro la puerta con traba y me meto en él .
Tipo 11 se despierta Marcela, va al baño golpea y yo de adentro bien turra le grito "ocupado".
Le agarra un ataque de nervios y yo re tranqui.
Salgo me vine a recriminar, la corto con un: me estoy yendo, basta por favor, ubícate.
Me dice ¿ubícate? Me estás cargando desubicada.
Voy a mi habitación, se acerca y me dice todavía no es la 1, todavía tenes que trabajar. Le contesto que Miguel me dio permiso para irme antes.
-Miguel o señor Miguel?
- Miguel.
Voy a la habitación agarro mi bolso que ya tenía preparado , mi reloj y mi gargantilla que me los pongo para que lo vea la bruja y salgo mientras ella me mira con odio.
Pido un Ubber y espero abajo
Lo llamo a Miguel avisandole que llegaré antes, que ma situación en la casa estaba re al límite que necesito definir.
Me dice que no me preocupe y que no me ponga mal.
Llega el auto, me subo y viajo a la quinta.
Me pongo a pensar que si no logro revertir la situación se me complicaría mal.
Pongo en claro cuáles deben ser mis futuros pasos.
Llamo a mi mamá avisandole que no iba a estar el finde en casa que viajaba.
Llego a la quinta y me espera en la puerta Miguel.
Bajo y pongo todo mi poder de convencimiento.
Me largo a llorar y lo abrazo.
Le digo que no la aguanto más, que lo amo pero prefiero perderlo antes de seguir bancando a esa mujer.
Me besa y me dice que no nos separariamos que me quede tranquila.
Sale una chica con uniforme de mucama.
Me da una caja de bombones me dice bienvenida, toma mi bolso y me afirma: - la acompaño a la habitación.
Llegamos, al entrar veo rosas rojas sobre la cama y un florero lleno.
Como gustar no me gusta pero no puedo dejar mi lado "romantico"
Aparece Miguel en la habitación me dice que el casero está terminando el asado.
A lo que le respondo que esta bien, si me deja un ratito me cambio y salgo a almorzar y a la pileta.
Me dice te espero en la pileta.
Sale, me tiro en la cama y pienso en que estará German.
Me reto porque corro riesgo de perder a un multimillonario y la posibilidad de vengarme de mi enemiga por boludear con un empleado de seguridad.
Pero como no puedo con mi genio lo llamo a la fábrica.
Marco el 204 y me atiende un hombre que no era German.
Pregunto por él y me dice soy Carlos, su compañero.
Le digo que soy la señora Alejandra y que German es el Sr German y es su jefe.
Me pasa le digo:
-¿como estas?
- muy bien y vos?
- bien quería saber si compraste la ropa.
- si, respondió, la estoy usando.
Le digo que vaya a la oficina de Miguel que lo llamo allá en 5.
Espero lo llamo, me atiende.
Lo consulto si está contento me dice que sí que mucho. Pero un poco desorientado que no entiende nada que le caigo de diez pero que no sabe quién soy.
Le digo que por ahora soy su futura jefa y más adelante su hada madrina.Le doy instrucciones de cómo tratar a Carlos, que el es su empleado que lo tenga cagando.
Que lo llame que le diga que le lleve un café y cuando llegue que lo vea sentado en el escritorio.
Le pregunto si le gusta eso, me dice que si.
Le pido me muestre la ropa que me dé cámara.
Le veo la remera negra y el pantalón.
Me calienta, le muestro mi biquini.
Le pregunto si le gusta me dice que mucho pero que más le gustaría verme en persona le digo que muy pronto podrá hacerlo, seguramente que no sea ansioso.
Me pregunta dónde estoy y le muestro y por la ventana l a pileta donde se ve a Miguel sentado esperándome.
Le digo que lo dejaba trabajar tranquilo que yo iba a divertirme un rato.
Le mando un beso y me dice: me dejas loquito y pensando en vos le digo que era muy amable y muy lindo.
Salgo muy cachonda, me acerco a Miguel, él estaba sentado en un sillón tipo cama. Me siento arriba y literalmente me lo cojo, a la vista del casero y la mucama, a la que llamo y le digo que lleve todo a la mesa que iba a seguir comiendo pero esta vez seria carne vacuna.
Me acerco a Miguel Lo beso, le pasó la lengua por su boca y su cara y le digo si le gusta y si íbamos hoy a definir nuestro futuro ahí él me dice que íbamos a hacer lo que yo quisiera.
Vamos a la mesa se acerca el casero con la carne nos sirve y se aleja cuando cuando estás cerca de la parrilla observo como me está mirando lasivamente.
Comemos, Miguel me pregunta que quiero hacer y le digo que quiero que el lunes volvamos al departamento y él le diga a Marcela que a partir de ese momento yo soy la señora de la casa y que ella tenía dos opciones o se iba en ese mismo momento o pasaba a lo que antes era mi habitación y quedaba como mucama.
Le aclaro que yo no lo obligo y que si no quiere hacer eso está todo bien, pero el domingo sería el último día que nos veríamos.
Le confirmo que yo sabía que ella no tiene donde vivir y que solo podría aceptar eso.
Me dice que si eso me ponía bien y yo era feliz, él lo haría
Siento que lo tengo comiendo de mi mano, que lo vuelvo loco y a pesar que me gusta todo esto y él también, me gusta mas el hombre que domina.
Ahora lo importante es ser yo la nueva señora de la casa y esa negrita me tenga que atender. Va a ser hermoso.
Terminamos de comer y le digo de meternos en la pileta, lo hacemos, me saco la parte de arriba de la bikini se la tiro sobre la cara.
Los desafíos a que me alcance y nado al borde de la pileta viene y me dice señora Alejandra soy suyo, entre eso contexto, el casero que me miraba y lo cachonda que me había dejado Germán tenía unas ganas de coger tremendas, así que lo miro lo beso con la lengua y le digo cógeme ya! adelante todos no me importa.
Me echó cinco polvos y cuando estaba destruido le ofrecí ir a la cama. CUando íbamos le dije a la mucama que prepare la cena para las 21 y que nos llame a esa hora. Llegamos a la cama y le pregunté si estabas seguro de lo que íbamos a hacer, que lo entendía si no, pero que no me ilusione, pero que yo no quería cosas por la mitad y que si realmente él quería ser mi pareja debía cumplir con todo lo prometido. Le pedí además, que desde el lunes quería ir a la empresa.
Me dice que lo tenía enloquecido, cosa que yo ya sabia, y que lo único que pensaba era en mí.
Lo miro, lo vuelvo a besar y le digo que seríamos muy felices.
Le comento que no sé manejar y voy a necesitar un chófer para moverme en el auto me dice así que bueno podríamos buscar uno y le dije que ya tenía en mente uno que el lunes se lo informaba.
Se ríe y me dice: tenes todo pensado le digo que sí que no me gusta dejar cosas sin cerrar.
Además, tendré un chófer que me dará mucho más que viajes, Germán.
Que más pedir no?
Continuará.

This story from has been read 1 2 1 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.