Cielo Riveros las hermanas pervertidas

Written by , on 2024-07-08, genre hetero



Cielo Riveros las hermanas pervertidas
Mi historia sucede cuando iba a visitar a un amigo mío desde los años de escuela a su casa.
Yo era muy buen amigo de él y él vivía en una linda casa en un vecindario común y corriente, una de las tantas veces que fui a verlo note que en la casa de al lado habían dos niñas jugando en el jardín, una de ellas era muy pequeña y tendría si acaso unos 5 o 6 años, pero la mayorcita era toda una princesa.
Una niña de piel blanca, carita angelical, inocente a más no poder, tendría unos 10 años, jugaba con sus Barbéis y sus tacitas de té en el jardín.
Otras veces que llegue a ir a la casa de mi amigo, que por lo general era en fines de semana para ver algún partido o tomarnos una cerveza, siempre me asomaba al jardín de al lado, a ver si veía a esas niñas jugando.
A veces estaban, a veces no, pero siempre había una persona en la cocina de la casa con la cortina levantada vigilando a las niñas mientras guisaba o lavaba platos, las nenas tenían columpios y resbaladillas en su jardín, muchas veces la mayor se columpiaba tan alto que se levantaba su vestidito y dejaba ver sus piernitas blancas, con su calzoncito inocente.
Cabe decir que yo siempre he tenido atracción a las niñas, pero jamás había podido estar con una, solo me imaginaba a partir de relatos y videos lo que sería cogerse a una y la verdad ver a estas niñas ahí me llevaba a maquinar ideas en mi cabeza para poder cumplir esta fantasía.
Empecé a pasar por la calle con mi carro, aunque no viera a mi amigo, para conocer la rutina de estas niñas y descubrí que entre semana pasaban un par de días jugando hasta que empezaba a oscurecer en el jardín trasero de su casa y luego la mayorcita llamaba a la pequeña, sacaba unas llaves de debajo de la maceta y se metían a la casa y a las dos horas como las 9 llegaba un carro de donde se bajaba una señora y entraba a la casa.
Me ilusione con la posibilidad de que las niñas entre semana se quedaran solas en la casa, ya que esa impresión me daba y se veía que la mamá llegaba noche del trabajo y entonces estaba con ellas; Pero no era así, porque trate de pasar varios días a la semana en un horario similar y a veces las niñas jugaban pero había una especie de señora mayor cuidándolas, sin embargo, había un par de días a la semana en que solo eran ellas y llegada la hora se metían a su casa.
Así que me decidí y uno de esos dos días sería cuando caería ahí y me cogería a las niñas, por lo menos a la más grandecita.
Idee un plan y el día en cuestión llegue con mi coche al mediodía y espere que las niñas llegaran de su autobús y se metieran a la casa, ya sabía más o menos a qué horas llegaban de su escuela.
Cuando las vi entrar, puse en marcha mi plan, fui y toque al timbre y la mayorcita aun en su uniforme me abrió la puerta pero solo un pedazo y me pregunto si y yo le dije
? Hola, ¿está tu mami? soy un viejo amigo de la escuela de ella y quería saludarla
? No.
Mi mamá trabaja hoy y no llega sino hasta la noche.
? Que lastima realmente quería sorprenderla– le dije con una sonrisa amable – pero bueno dime ¿cómo te llamas?
? ¿Cielo Riveros? Qué bonito nombre y ¿estas solita?
? Nop.
Mi hermanita está conmigo
La verdad la niña era muy ingenua, que no sabe que no debe hablar con extraños.
Y le dije
? Bueno voy a ver si paso otro día para saludarla, pero me puedes hacer un favor, Cielo Riveros no le comentes que vine, quiero que sea una sorpresa para ella, ¿ok?.
? bueno, ojalá la encuentre otro día.
? Si claro, adiós Cielo Riveros
Había logrado confirmar que estarían solas todo el día, y al mismo tiempo había logrado que Cielo Riveros tuviera cierta idea y confianza de quién era yo, para la segunda ocasión, al siguiente día que sabía que estarían solas y llevar a cabo, ahora sí, mi más ardiente deseo.
Al día siguiente no aparecí, porque sabía que las niñas estarían siendo cuidadas por la señora.
Pero al tercer día, repetí lo mismo y espere a las niñas afuera de la casa en mi carro y puntualmente las vi regresar a su hogar, bajando de su autobús, con sus mochilas, loncheras, las vi entrar a la casa y deje que el autobús se fuera e inmediatamente me dirigí a la casa, cuidando de que no hubiera alguien en la calle que me vieran ahí.
Cabe decir que baje una pequeña mochila conmigo donde llevaba algunas cosas que iba a usar con ellas.
Toque a la puerta y Cielo Riveros se asomó y le dije
? ¿Hola, te acuerdas de mí?
? Sip—dijo sonriendo amablemente– eres el amigo de mi mamá.
? Si, así es, ¿ahora si esta tu mami?– ella me dijo lo esperado, que tenía mala suerte y que hoy también trabajaba hasta tarde – No inventes, no puede ser y entonces maliciosamente le dije – ¿tendrás algo de beber? ves que hace calor y me muero de sed y ella lo pensó dos vece Cielo Riveros y me dijo
? Si quieres te traigo un refresco–Entonces antes de que lo pensara más le dije
? Sabes que, ¿puedo tomarlo en el interior? es que acá fuera está muy caliente.
? Pero me han dicho que no deje entrar a nadie desconocido, cuando estoy sola con mi hermana
? Claro, pero yo no soy un desconocido, ¿verdad?–Se quedó pensando y dijo
? Pues no.
Pasa si quieres.
Al oír eso, casi se me paro la verga de golpe, estaba adentro.
La casa era bonita, lujosa, se veia que la mamá se mataba trabajando y no les faltaba nada a las niñas.
Cielo Riveros me dijo
? Ven conmigo a la cocina.
Me llevo, abrió el refrigerador y me dio mi refresco y yo le dije
? Gracias, ¿le dijiste a tu mamá que vine la otra vez?
? No, tu querías que fuera sorpresa, ¿no?
? claro que tonto soy
Se oía que la hermanita estaba en la sala viendo caricaturas, me asome y le dije
Hola— y ella me contesto
hola
¿cómo te llamas?
Paulina.
Hola Paulina.
? ¿Eres el amigo de mamá que vino la otra vez?
? Sip—conteste usando el mismo modismo que su hermana– ¿También me viste?
? Si, mi hermana me dijo
? Ah, ok, sigue viendo tu tele, en lo que yo platico con ella.
Cielo Riveros era un ángel, pequeñita, finita, rubia, de pelo atado en una coleta, vistiendo su uniforme de escuela, su típica faldita a cuadros, blusa blanca, calcetas blancas pero sin zapatos, ya que los había dejado en la entrada, cuando ingreso a la casa.
Entonces decidí seguir con el plan.
? Que lastima que no está tu mami, yo que le traía la película que quería ver.
? ¿Qué película?– contesto ella
? Esta mira
Saque un par de discos DVD-R de la mochila en unas cajas transparentes de plástico sin portada ni nada y que tenían pintado con plumón en los discos las palabras videos pedos.
? Pero pues me los tendré que llevar, ya que nadie los va a ver.
? Yo los puedo ver–dijo Cielo Riveros con cara de curiosidad
? No sé, son películas para gente madura y tú no vas a entender y además, que tal si te los dejo y tú mami te los descubre a ti y me regaña a mí.
? Nop, te lo prometo, yo los escondo—me lo dijo sin dejar de verlos, la curiosidad la calcomia
? no sé, ¿qué te parece si los vemos ahorita y después me los llevo?– Ella se quedó pensando y dijo
? Bueno dámelos y los pongo en el DVD.
Fue a la sala y le dijo a su hermana que si quería ver una película que era para su mamá, para gente grande, que los podían ver pero que tenía que ser secreto, su mamá no se podía enterar que vieron eso, su hermana inocentemente le dijo que si y Cielo Riveros la hiso jurar
? Júralo
? Si Cielo Riveros lo juro.
Cielo Riveros me volteo a ver y yo le dije que las pusiera cuando quisiera, saco una y la puso en el DVD, la película empezó como si nada un cuarto vacío, una niña que entraba por la puerta de su casa, dejaba su mochila y subía a su cuarto.
Inmediatamente entraba un adulto y la niña sentada en la cama lo veía con cara seria, el adulto que no se le veía la cara le sacaba la blusita, y le empezaba a besar los senos infantiles, después hacia acostar a la niña le metía las manos bajo la falda, le jalaba el calzoncito abajo, le levantaba la falda y le empezaba a lamer su vaginita; las niñas no parpadeaban, solo veían muy atentas con la boca abierta.
Inmediatamente el tipo se incorporó, la niña se sentó en la cama con sus pechitos al aire, le acaricio con su manita el bulto, le bajo el cierre, le saco el pene y se lo empezó a lamer.
Las niñas no parpadeaban y la más pequeña me pregunto qué era eso y le dije
Él y ella están jugando a un juego secreto y se van a divertir, eso que le saco se llama verga y sirve para coger niñitas inocentes y bien putitas como ustedes dos
Ya en el colmo del descaro se los dije, estaba muy caliente, me sobaba la verga sobre el pantalón.
La mamada de la nena se detuvo, el sujeto le quito la falda y la acostó desnudita en la cama, solo con sus medias de la escuela, se desnudó él todo, se puso encima de ella y le empezó a frotar su pene en su conejito, tratando de metérselo aunque no le cabía mucho y así estuvo el video por 15 minutos cambiando de posiciones, cuando esta por acabar hace hincar a la niña en la alfombra, le dice que le chupe la verga y esta obedece y después se viene rociándole la carita a la peque y dejándola toda cubierta de leche.
Terminando ahí el video.
Las niñas un poco acaloradas veían eso y Cielo Riveros me pregunto que fue eso que le salió y yo le dije
? Es leche, cuando a un hombre le gusta una niña bonita, así se lo demuestra.
Bueno niñas ya voy a quitar el video y mejor me voy, no estoy seguro si ustedes deberían haber visto eso.
Eso solo es para su mami—ellas al mismo tiempo
? ¡No!, te prometemos que no le decimos nada–Ya las tenía donde quería.
? Pero me juran que aunque las torturen no van a contarle nada
? Te lo prometemos, jamás vamos a decir nada.
? Ok pueden seguir viendo y ellas gritaron inocentemente emocionadas
? siiii.
Para ese momento yo ya estaba con mi verga durísima, mientras las niñas embobadas seguían viendo los videos prohibidos en su tele.
Había videos de actrices famosas, una luciendo su máscara y chupándosela a su gordo padre para después que este se la metiera por el culo entre pujidos y bufidos de ella.
Yo me pare y las deje en la sala viendo, sabiendo que ya iba a acabar ese disco y me fui a la cocina, ya eran como las 3 pm.
Al acabar el último video.
Cielo Riveros fue a la cocina y se le veía un poco roja y acalorada y me dijo
? Oye ya acabo, ¿podemos ver el otro?
? ¿Qué piensas de todo eso?
? No sé, es raro como juegan los adultos con las niñas.
? ¿Porque raro?
? Es que yo no sabía que se podía hacer eso.
? ¿ah si? —con toda la tranquilidad del mundo le seguí diciendo– Muchas niñas lo hacen con sus papás, pero la condición de esos juegos es que se mantengan en secreto, la niña y un adulto pueden jugarlo, pero la niña no debe decir nada a nadie, de lo contrario un monstruo aparecerá y se llevará a la niña.
? ¿Un monstruo?
? Sip Cielo Riveros, un monstruo.
Pero si no dices nada, no pasa nada, oye ¿no te gustaría a ti jugar?
? No sé.
? Ándale será divertido, si quieres lo podemos hacer tu y yo.
¿Acaso no te gusto como jugaban en la película?
? Pues sí, pero no sé.
? si no le dices a tu mamá, ni a nadie, podemos hacerlo, solo si tú quieres.
¿Te gustaría?
Ella estaba pensativa ahí en la cocina, y dijo bueno.
En ese instante casi me vengo en seco de oír su inocente voz pidiéndome jugar a esos juegos.
Le volví a decir
? Recuerda la regla, no puede saberlo nadie, ni tu amiga más cercana, ni tú maestro, ni ningún adulto, este juego solo lo pueden saber quiénes participan en él.
? De acuerdo, lo prometo y ¿cómo se juega? ¿Lo hacemos aquí? – mi pito brinco dentro del pantalón al escucharla,
? No, mejor lo jugamos en tu cuarto.
? Bueno vamos, voy a llamar a mi hermana– y le dije
? No, mejor a ella déjala viendo la otra película y tu explícale lo que te acabo de decir.
? salió Cielo Riveros de la cocina y tardo un rato, después regreso y me dijo
? Vamos pues.
? Y ¿tu hermana?
? Me dijo ella quería jugar también, pero le dije que primero juego yo contigo y si da tiempo, luego ella y que mientras puede ver la película.
? oye Johana y ¿si dice algo?
? No, ya le explique las reglas y le hice jurar que no diría nada y yo me encargo de que no diga nada.
? Ok Jo, vamos arriba.
Pasamos por la sala y le dijimos a Paulina que ahorita venimos, que siguiera viendo la película.
Jo me llevó a su recamara, subiendo las escaleras vi su cuerpo menudito que se contoneaba al caminar, su falda volaba con los pasos que daba, se me ocurrió una idea más morbosa y le dije que mejor jugáramos en el cuarto de tu mami, ella dudo un poco pero termino diciendo “Bueno, si quieres”.
Entramos al cuarto de su mamá, yo estaba con mi verga más que parada y le dije descaradamente
? Haber princesa putita cierra la puerta para que nadie entre.
? ¿Putita? ¿Qué es?
? Eres tú, eres una putita bien rica y que te voy a coger con mi vergota, hasta que me dejes seco y en esta cama donde seguramente te concibieron vas a ser mía, mi inocente y dulce niña.
Ella como que no entendió nada de lo que le dije, pero cerró la puerta con seguro y yo la espere sentado en la cama y le dije
? Empieza el juego desde ahorita me voy a referir a ti como mi putita.

? Y ¿qué es eso de putita?
? Quiere decir niña buena, pero esa palabra no la debes usar con nadie fuera de este juego, ¿ok?
? Ok.
? Pero primero, mira voy a poner mis cosas por aquí, porque ¿qué crees?, traigo mi cámara de video, la voy a sacar de mi mochila y la voy a poner sobre este mueble, no se me vaya a romper ahí metida.
? Bueno
Contesto ella mirándome algo desconcertada Coloque la cámara en un tocador apuntando a la cama y por la pantallita ajuste la imagen para que se viera el cuadro más completo posible y no se perdiera detalle alguno de lo que pretendía hacer.
Ella esperaba con su carita de inocente sentada en la cama, rascándose la pierna
? Muy bien Jo, lo primero que te voy a enseñar es a besar, ¿sabes cómo se besan los novios? —negó con la cabeza– mira párate frente a mí, yo me siento en la cama y cuando te diga vas a colocar tus labios sobre los míos para darme un besito.
? Bueno.
Yo me senté en la cama.
Ella se paró frente a mí y acerco sus labios a los míos.
Se veía tan inocente, tan ingenua, tan pequeña.
? Que rico putita, pero ahora quiero que los vuelvas a poner y abras tu boquita y metas tu lengua sin despegar tus labios en mi boca y masajees mi lengua con la tuya
Así lo hizo, al sentir su lengüita inocente, casi yo temblaba de la emoción.
? Ahora, yo te lo voy a hacer a ti
Así estuvimos fajando largo rato, pero ya eran más de las 4 pm y la mamá llegaba a las 8, así que tuve que meter turbo.
? Muy bien Jo, ¿te gusta?
? Si, mucho.
? Ok putita lo haces muy bien– ella solo sonreía– Ahora en la siguiente parte del juego, quiero que te sientes en la cama y vas a repetir las palabras que te voy a escribir en este papel, viendo digamos hacia mi cámara, ok.
? Vale.
Tome un papel de una mesa por ahí y una pluma y escribí HOLA SOY J Cielo Riveros, TENGO 11 AÑOS Y SOY UNA PUTITA BIEN CALIENTE QUE LE GUSTA COGER A ESCONDIDAS A HOMBRES CUANDO MAMI NO ESTA.
ME GUSTA QUE ME HAGAN DE TODO Y QUIERO QUE VEAN LO PUTA QUE PUEDO SER, YA QUE ERA UNA NENA INOCENTE PERO ME PERVIRTIERON.
Se lo di y ella emocionada empezó a leer las palabras, con la cabeza agachada y le dije
? No.
Yo lo voy a poner acá junto a la lente de la cámara y tu léelo, pero viendo hacia enfrente.
? Ok.
Hola soy Cielo Riveros, tengo 11 años y soy una putita bien caliente que le gusta coger a escondidas a hombres cuando mami no está.
Me gusta que me hagan de todo y quiero que vean lo puta que puedo ser, ya que era una nena inocente pero me pervirtieron.
Cuando la escuchaba decir esto con su dulce voz de niña buena ya no podía mas, el corazón me palpitaba muy rápido y le dije
lo estás haciendo muy bien, la siguiente parte del juego es esta.
Vas a ver a la cámara, vas a mandar un beso así, guiñas el ojo y te desabrochas tu blusita y te la quitas, aventándomela para acá, sin moverte de donde estas– así lo hizo, ya la tenía en su camiseta– Estupendo Cielo Riveros, ahora párate junto a la cama, allá a la altura de las almohadas, das la espalda a la cámara y te empiezas a desabrochar tu falda, cuentas 1, 2, 3 y la dejas caer al suelo, la recoges y me la avientas acá y te quedas viendo a la cámara.
si te está gustando el juego, ¿verdad?
Si, esta divertido
Ok putita, hazlo– así lo hizo.
Ya la tenía en ropa interior– Estupendo Cielo Riveros, ¿te estas divirtiendo?
? Sip, mucho y ahora que sigue,
? ahora vas a pararte frente a la cama, vas a decir vean lo puta que soy, te bajas el calzón a las rodillas, te quitas tu camiseta y me la avientas acá y te coges tus dos chichitas y las mueves así mira—hice el ademán de cómo debía hacerlo, ella se rio al verme y me dijo –
? Vale.
Ahí estaba ya mi ángel, desnuda, solo con sus medias blancas de la escuela.
? Qué bonita estas Cielo Riveros, nada más de verte ya se me paro la verga, eres una gran puta coge hombres– ella solo sonreía, ahí de pie desnudita junto a la cama– Ok Jo, sigamos jugando, quiero que te saques el calzón, te acuestes en la cama, te bajes tus calcetas a la altura de los tobillos para verte bien todas tus piernas, separes las piernas y me hagas una señal.

? Ok.
— lo hizo, ahí estaba mi ángel en la cama de su mamá desnuda, invitándome con su dedo índice a que me acercara y la follara.
? Ok Jo estas muy buena mi putita.
Estas entendiendo muy bien el juego, ahora te vas a dejar que yo te haga cosquillas,
? Ok—rio tapándose la boca
Me acerque me hinque y le empecé a chupar los senitos, mientras con mi mano le acariciaba su pequeña vaginita, coloque mi cabeza entre sus piernas y empecé a lamer su pequeño clítoris.
? Quiero que cierres tus ojos Cielo Riveros y me digas “que rico, hazme venirme como la gran puta que soy” y luego empiezas a jadear así como la nena del video, ¿te acuerdas?
? Ah sí, ok ya entendí.
Y dijo esas palabras que eran miel para mis oídos, mientras gemía despacito como gatita en celo, de repente me incorpore y ya quería ir terminando porque las horas se van cuando uno disfruta y le dije
? muy bien Cielo Riveros, qué bien juegas, te mereces un premio.
Ahora vas a hacer esto, siéntate en la cama, me bajas el cierre, me bajas la trusa y vas a tomar mi verga como la niña en el video, te lo vas a mater en la boquita y lo vas a chupar como un helado, ¿entiendes?
? Creo que sí,
Cuando sentí sus manitas tratando de bajarme el cierre, estaba en el cielo, un sueño hermoso del que no quería despertar, me desabroche el botón para facilitarle la tarea y le dije bájame el calzón.
? Ahora chupa ángel– al sentir su boquita en mi pene, hice un esfuerzo por no venirme luego, luego– Solo no uses tus dientes ok.
— Ella solo movió la cabeza, mientras tenía mi verga en su boca y la lamía de un lado para otro.
Era la mejor mamada de la historia– quiero que sigas dando gemiditos mientras me lo chupas.
– ¿Puedes?– Ella movió su cabeza en afirmativo y ahí estaba gimiendo como gatita, yo solo veía fotos de ella y su hermana en la recamara, ella de bebé siendo sostenida en brazos de su mamá y me daba más morbo todo, si la mamá supiera lo que su princesa estaba haciendo– Que rico Cielo Riveros eres toda una puta– el pene me empezó a palpitar muy rico, era señal de que me iba a venir y Jo seguía con su mamada, mientras yo le marcaba el ritmo con mis manos.
— Jo, ya me voy a venir, va a salir mi leche, ¿te acuerdas?– ella movía la cabeza, mientras me veía con sus inocentes ojos a la cara y le dije– quiero ahora que saques la verga de tu boca y me digas, “por favor échamelo en mi boca y mi cara de putita”.
¿Lista?– Saco mi pene y me dijo
? por favor échamelo en mi boca y cara de putita.
? Ok Jo, abre la boca, pon tus manos sobre tus chichitas, cierra los ojos y te voy a rociar como a las niñas del video.
Cielo Riveros siguió mis indicaciones y yo me la empecé a jalar para venirme, en cuestiones de segundos dispare mi leche a su lengua, su cara, su pelo, sus tetitas, la estaba bañando toda, yo solo aullaba de felicidad y le decía no te muevas, no pasa nada, es rico y cuando termine ahí estaba Cielo Riveros bañada en semen blanco, en la recamara de su mamá, con la cara, lengua y cuerpo escurriendo en mi esperma, abre los ojos Cielo Riveros.
Se le veía nerviosa y le dije
? voltea a la cámara y quiero que te tragues lo que está en tu lengua y te relamas y digas “que rica esta tu leche de hombre”, ¿lista?– mi princesa putita así lo hizo– No te limpies Cielo Riveros, deja que se seque solo, te esta gustando el juego mi dulce putita y ella.
? Sip.
Es muy padre, pero ahorita sentí que me ahogaba cuando me echabas la leche– Al oírla decir “leche” casi se me paro de golpe.
? Ok princesa ya son 5:15.
? Ay no, tengo que calentar en el hornito la comida.
? Ok linda, pero no te vistas, quiero que vayas así como estas a la cocina a calentar todo y que vea tu hermanita lo putita que eres, ok.
? Ok, pero me da frío.
? No te preocupes, tu hazlo
Abrió la puerta de la recamara y la vi bajar desnuda las escaleras, la película abajo ya iba acabando y se oía cuchicheo de las niñas, risitas de la hermanita.
Entonces yo apague la cámara y baje así desnudo y empalmado y su hermanita me vio y nada más se reía, me decía que estaba como en la película, pero estaba muy peludo y solo le sonreí, saque el DVD, del aparato y apague la tele.
Me asome en la cocina y ahí estaba Cielo Riveros desnuda, solo con sus medias blancas y toda batida en mi semen que ya se estaba haciendo costra encima de ella, metiendo trastes al horno.
Yo me senté en el sillón con la verga parada frente a la hermanita y le dije
? tu hermana juega bien rico, ya ves como la deje toda batida en mi leche.
Lo hice, porque me gusta mucho y quiero pedirle que sea mi novia secreta, tu ¿qué crees?
Paulinita solo se reía.
Cielo Riveros salió de la cocina así desnuda llevando platos y le dio a su hermana quien empezó a comer y no quitaba la vista de la desnudez de su hermana mayor, su cuerpo lleno de costras lechosas y su pelo tieso y a la vez veía mi verga parada.
Jo trajo su plato y se iba a sentar en una silla cuando le dije,
? siéntate sobre mi muñeca.
Ella sonriendo se acercó y la acomode en mis piernas, pasando mi parado pene entre sus piernas y frotándolo contra su vaginita, mientras ella comía su sándwich y sus papas.
? ¿Como te sientes Cielo Riveros te ha gustado?
? sip mucho, pero tengo frío y me siento pegajosa
? no te preocupes amor, es normal.
Coman niñas, coman su comida
Mientras yo le frotaba descaradamente a Jo mi pene sobre su conejito.
Cuando acabaron de comer ya eran casi 5:45 pm.
Cielo Riveros se reía y se veía que ya le había gustado estar así desnuda y con mi semen seco encima.
Y le dije,
? Cielo Riveros, ya se está haciendo tarde, me tengo que ir– y las dos gritaron
? noooooooooooo, quédate quiero que mi mamás nos vea así como jugamos seguro le gusta.
? Cielo Riveros que te dije, esto no se le debe decir a nadie o viene el monstruo por Uds.

? Si es cierto, perdón.
? Júrame que no vas a decir nada a nadie nunca.
Tú también Pau.

? Lo prometemos.
Cielo Riveros se paro de encima de mí, llevó los platos a la cocina, mientras la hermanita se sentó en el brazo del sillón y me veía mi verga bien parada
? ¿lo quieres tocar?– le dije.
Ella se rió y su puso su mano rápido encima de ella y la quito y le dije– no, hazme así, mira– y empecé a frotarme el pene.
Luego tome su manita la coloque encima y me la frotaba con ella.
Jo regresó de la cocina y solo nos veía y le dije– no te gustaría que tu hermanita viera como juegas conmigo mi putita.
? ¿Qué es putita?– dijo la más chica Y Cielo Riveros contesto
? Ya te dije mensa es niña bonita, pero esa es una palabra secreta.
? Ah– dijo la enana.
? Entonces que Cielo Riveros, quieres que tu hermanita te vea siendo una putita.
? Sale, que debo hacer,
? vamos al cuarto.
Eche a la enana por delante y Cielo Riveros enfrente de mí, desnuda y llena de leche subía las escaleras, mientras yo le iba agarrando una nalga Cielo Riveros brincaba y volteaba riendo a verme.
Ya en el cuarto, prendí la cámara, le dije a Pau que se fuera a sentar junto a la cama y solo nos viera.
? Ok Cielo Riveros, ¿te emociona que tu hermanita veía lo putita pervertida que eres?
? Sip.
? Di a la cámara princesa que quieres que tu hermanita te vea siendo una putita mama vergas,
? va.
Quiero que mi hermanita me vea siendo una putita mama vergas.
? Quiero mamarte tu verga con mi boca, dime.

? Quiero… — volteo a ver su hermana que reía tapándose la boca
? No te rías Pau, mejor mira lo que hace tu hermana la zorra.
Ok Cielo Riveros, igual que hace rato, híncate aquí, veme a la cámara y mámamelo puta.
Pau solo veía a su hermana chupándome el pene entre curiosa y divertida.
? Ay que rico Cielo Riveros, saca la verga y di soy una puta niñita colegiala y quiero que me trates como tal.
? Soy una puta niñita colegiala y quiero que me trates como tal.
? Chupa puta, chupa sácame la leche niña de mamá, niña inocente, niña cara de ángel,
Cielo Riveros seguía con su mamada y yo con mis manos le empecé a marcar un ritmo rápido en su cabeza.
Me voy a venir ya zorra, abre la boca.
Échamelo en mi boca y cara de putita– Se acordó de lo de hace rato, mi pene al escuchar eso hiso espasmos.
Ahí te va y la empecé a bañar de nuevo
Su hermana se quedó con la boca abierta, viendo como su inocente hermanita mayor era bañada por mi leche mojándola toda, al acabar se relamió los labios, la hice que me chupara con la leche escurriéndole por un ojo que mantenía cerrado mi verga, hasta que le quitara el semen.
Y finalmente me separe de ella, que quedo ahí hincada en el suelo, escurriendo en semen y tome la cámara y la empecé a tomar toda, sin dejar ningún detalle sin ver.
Luego enfoque a la hermanita y le dije
Pau dí esto, que puta es mi hermanita Cielo Riveros y yo quiero ser como ella, ¿lista?.
Que puta es…
¿Cómo te sientes Cielo Riveros? ¿Te gusto? ¿te encanto?
Sip mucho, ya sabía que hacer esta vez.
Ya ves que ya aprendiste a jugar y ahora quiero vayas a darte un buen baño a la regadera para que tu mamá no sepas que jugamos a esto, recuerden que es secreto, ok?
Bueno.
Yo me empecé a vestir.
Pau se bajó a la tele y Jo se fue caminando desnuda a su recamara toda manchada en mi líquido blanco, a los 5 minutos ya estaba en la regadera, mientras yo fui al baño, me limpie con papel el semen que tenía encima, me vestí, abrí las ventanas del cuarto, ya iban a dar las 7 pm de una a dos horas la mamá llegaba.
Me medio acicale en su baño, tendí bien la cama, guarde las películas y la cámara.
Limpie cualquier gota de semen que haya escurrido al suelo.
Baje a la sala y revise a conciencia los sillones, la cocina, mientras Pau solo me veía, lave los platos y ya como a las 7:25 Cielo Riveros salió envuelta en una bata de patitos y una toalla sosteniéndole su cabello.
Le dije
? tu uniforme, lo desarrugue y lo puse en un gancho
Ella asintió y se fue a su recamara a vestirse, eche al cesto de ropa sucia su camiseta, sus medias, su calzón y todo se veía impecable, no había rastros de que algo hubiese pasado.
Mi plan era irme a las 8 a más tardar de ahí a esperar en la acera de enfrente la llegada de su mamá y ver que no pasase nada.
Ya como a las 7:40 Cielo Riveros salió de su recamara y le dije
? ¿tu mami no sospechará que te bañaste?
? no, a veces llego muy acalorada de la escuela y me doy un baño, dejo las toallas aquí, para que ella las saque.
? Ok, pues Cielo Riveros, Pau, me voy.
Niñas quiero que esto quede entre los 3, si se les sale algo ya no podremos jugar, ¿quieren que vuelva para jugar con Uds?
? Si, si, si, gritaron las dos.
? Ok, puedo volver otro día y seguimos jugando y les puedo enseñar mas cosas, ¿les gustaría?
? Si.
? Ok Cielo Riveros es una promesa si Uds.
Cumplen la suya y no le digan a su mamá que vine, ok, sino ya no hay juego.
? Ok. Cielo Riveros
? Bueno ¿que eres?– ella se me quedo viendo y yo— una pu…
? Ah sí, una putita.
? Eso princesa, a ver déjame ver tu cabello,
Mientras se ponía sus calcetines de holanes, yo la revisaba y no veía que tuviese nada encima, di otra mirada rápida a la casa y les dije,
? niñas es hora, cuídense ok, es secreto, ¿vale? –
? Si.
¿Cuándo vienes?
? Uno de estos días mi putita, ¿ok? Dame un beso de lengua putita, antes de irme– se acercó y como le enseñe me empezó a besar— Mmmm que rica estas putita mama vergas– ella solo sonreía— Bye Pau… Hagan lo que normalmente hacen para que su mamá no sospeche que jugamos y si revelan algo, el monstruo va a venir.
Me dirigí a las escaleras, abrí la puerta de la entrada, me asome y espere que pasará un coche, apague la luz para que no me vieran salir y me escabullí en la oscuridad a mi carro.
Ahí espere y mientras fumaba un cigarro, veía el video y a Cielo Riveros decir todo lo que le enseñe y se me estaba poniendo dura otra vez, así que me empecé a masturbar mientras veía las imágenes, En eso un coche dio la vuelta a la esquina y me percate que era la mamá, apague todo y en las sombras, la observe llegar, meter el coche al garaje y gritar “ya vine niñas” y se oyó el “si mamá”.
Gritaban tan fuerte, que escuchaba hasta el carro como les decía “¿comieron?” “Si”.
– ¿Te bañaste Cielo Riveros? Voy a sacar las toallas y ya no escuche más.
Estuve pacientemente en la oscuridad calmando mis nervios y viendo en silencio las imágenes de mi pequeña putita, un sueño cumplido, cerca de las 11 pm supuse que las niñas ya estarían dormidas y vi la luz de la recamara de la mamá apagarse, no sin antes cerrar la ventana.
Misión cumplida, encendí el auto y despacio desaparecí en la noche, con la promesa de volver.
Pervirtiendo una nena inocente Capítulos 2 y 3
------------------------------------------------------
Pervirtiendo una nena inocente capítulos 2 y 3
Capítulo 2
Los días pasaron e iba en mis ratos de ocio afuera de la casa de las hermanitas para poder ver aunque sea un pequeño vistazo de mis 2 ángeles, desde la primera experiencia tenía la idea de volver a introducirme a esta casa y hacerles cosas a las niñas, cuando estuvieran solas, además me ganó la curiosidad de saber si alguien sabría algo de lo que había pasado, así que pase casi al tercer día de mi aventura con ellas en mi coche y las vi tempranito en la mañana salir de su casa acompañadas por su mamá con sus uniformes de Primaria y abordar el trasporte escolar que venía a recogerlas y nada me pareció fuera de lugar, sospechoso o que me hubiesen descubierto.
Lo cual me motiva a buscar la manera de volver a aprovecharme de estas inocentes niñas, puesto que cumplieron su palabra en guardar el secreto, pero tenía que esperar el día correcto, puesto que solo 2 días a la semana se encontraban totalmente solas todo el día, regresando de la escuela, los fines de semana su mamá estaba y otros días había una señora que las cuidaba.
Todo esto lo sabía porque me la pasaba casi en la acera de enfrente semi agazapado dentro de mi coche espiando para aprender más la rutina de esta familia y al cabo que si alguien preguntaba podía decir que venía a la casa de mi amigo quien vive al lado y meterme ahí, por si alguna patrulla o algo se acercase.
Veía a Cielo Riveros y Paulina en mi espejo retrovisor salir a jugar a los columpios y resbaladilla de su jardín, las veía reír como niñas inocentes, gritar, divertirse y a su mamá desde la puerta de la cocina tomando un vaso de limonada contemplar a sus hijas, ni si quiera se imaginaba como su hija mayor con 10 u 11 años, no sé exactamente, me pedía el otro día que le diera mi leche en su cara de putita, que la hice andar por su casa desnuda y batida en mi semen y que puse a la hermanita a ver videos pedófilos y a repetir a la cámara quiero ser una putita como mi hermana mayor, estaba decidido a llegar a más con estas niñas.
El día llego cuando yo sabía que no iba a haber nadie más en su casa salvo ellas y ese día decidí ir a dar “otro paso”, llegué una hora antes que el camión escolar a la hora de la salida y me estacione a un costado de la casa, esperando ver llegar a las niñas y entrar, como era de esperarse todo se veía cerrado y no había ni alma a esas horas en la casa o en la calle sea dicho.
Llegando la hora, cerca de la 1:30 pm venía el camión con los niños y vi a mis 2 princesas bajar, despedirse de sus amiguitas y correr gritando como niñas al pórtico de su casa para entrar, espere que entraran y pasaran unos minutos, con el corazón latiéndome a mil, baje del auto, saque mi mochila con mi cámara y me dirigí a la puerta, sin saber que esperar cuando las niñas me vieran de nuevo.
Toque el timbre y rápido Cielo Riveros levantó la cortina desde adentro vio que era yo, sonrió y corrió a abrir la puerta y me dijo apenas me vio… hola, que bueno que viniste! Como si fuera un amigo que la haya conocido toda su vida con su carita resplandeciente y emocionada; – Pasa, pasa, pasa, por favor.
Rápidamente me metí a la casa cerciorándome de que nadie me viera.
Cielo Riveros, rápidamente le grito a Pau que bajará, estaba en la planta alta en su recamara y le dijo – Mira quien vino! Pau bajo las escaleras toda abochornada se ve que acababa de llegar del colegio y se puso a dar saltitos en la escalera cuando me vio y supe que todo estaba bien.
– Hola niñas, las extrañe mucho! – Hoy vamos a jugar? Pregunto Pau, – Si niñas, por eso estoy aquí y las dos gritaron – Que padre!!! Para probarlas más, les dije – Pero ya me dijeron que lo contaron todo y el monstruo viene por Uds.
Cielo Riveros rápidamente contesto – Eso no es cierto, por que, nosotras no dijimos nada o tu dijiste algo? Viendo a Pau y ella solo movió la cabeza negativamente y ya yo dije – Ay perdón el mensaje del monstruo que me llegó por mail, le trate de componer, se refería a otras niñas que delataron y el monstruo va a venir por ellas hoy en la noche y llevárselas a su cueva bajo tierra.
Y las dos se asustaron, lo sé, era una mierda, pero esta babosada había funcionado.
Pero calma chicas, Uds.
Están bien mientras no revelen nada a nadie como esas niñas tontas y ellas respiraron aliviadas – Uf… – Bueno Jo, quieres empezar el juego.
– Sip.
Vamos a ir a la recamara de mi mamá? – No mi amor, ahora quiero hacerlo diferente, ok? Pau va a jugar también.
– Ah, me dijo Cielo Riveros y trajiste películas me dijo Pau… – Oh, nunca se sabe… – Ándale no seas malo, queremos ver, dijeron las dos.
Al rato, primero vamos a montar algunas tomas, ok… Miren niñas van a actuar de la siguiente forma, imaginen que es una película de esas donde las niñas juegan con los adultos y yo soy director de cine y las voy a dirigir fuera de cuadro, Uds.
Tendrán que hacer todo lo que yo les diga, les parece? – Siiiii que padre, gritaron las niñas.
Así empezamos, Pau, Cielo Riveros, quiero que se coloquen sus zapatos (ambas andaban descalzas solo con sus calcetas blancas), Cielo Riveros amárrate el sweater del uniforme como lo traías a la cintura, van a coger sus mochilas, van a salirse al pórtico, cuentan hasta 10 y van a volver a entrar a la casa, como si viniesen de la escuela y yo voy a filmar todo, nada más no vean a la cámara y se detienen cuando diga “corte”, como lo haría un director de cine, entendieron.
Las niñas hicieron todo al pie de la letra, se salieron de nuevo y yo empecé a tomar película, nervioso de que alguien las viera afuera, pero no, se oyó la llave, se abrió la puerta, las dos entraron muy serias,
(ambas andaban descalzas solo con sus calcetas blancas), Cielo Riveros amárrate el sweater del uniforme como lo traías a la cintura, van a coger sus mochilas, van a salirse al pórtico, cuentan hasta 10 y van a volver a entrar a la casa, como si viniesen de la escuela y yo voy a filmar todo, nada más no vean a la cámara y se detienen cuando diga “corte”, como lo haría un director de cine, entendieron.
Las niñas hicieron todo al pie de la letra, se salieron de nuevo y yo empecé a tomar película, nervioso de que alguien las viera afuera, pero no, se oyó la llave, se abrió la puerta, las dos entraron muy serias, cerraron la puerta y aventaron las mochilas al suelo… – Corte, excelentes actrices.
Ahora Pau, caminas desde la puerta, te vienes a sentar acá al sillón, como si vinieses toda acalorada, y tu Cielo Riveros, vienes también acá, te quitas el sweater de la cintura, lo botas a un sillón y te sientas junto a Pau y así lo hicieron las niñas, hasta que grite corte.
Se ve que estaban encantadas con esto.
– Que más? Que más? Decían las dos… Muy bien, en la siguiente escena, Jo, te acuerdas como te enseñe a besar el otro día? – Sip.
– Vas a sonreírle a tu hermanita, vas a tomar con tu mano derecha su cara, acercas tus labios a los de ella y le das un beso tratando de meter tu lengua en su boca.
Pau como que no entendía y dije haber Cielo Riveros enseñémosle como van a actuar, yo soy Pau y tu eres Cielo Riveros y las dos se rieron y así interprete la escena, Cielo Riveros se sentaba en el sillón me tomo la cara y me dio un beso en los labios y sentí su pequeña leguita introduciéndose en mi boca, Pau solo veía parada frente a nosotros… – Captaste Pau? – Aja! Muy bien, tu hermana te va a besar.
– Pero dos niñas no se pueden besar! Dijo Pau.
Mira, esto es un juego, así que no importa lo que hagamos aquí, allá en la calle, nadie las puede ver hacer esto, pero aquí adentro que importa.
– Ah, ok.
– Ya Pau, ya quiero hacer la escena.
Y grite acción, el ver a Cielo Riveros, sentada besando a su hermanita en la boca, hizo que mi verga se parara de golpe, Pau se reía, pero luego guardaba silencio mientras Cielo Riveros muy seria la besaba una y otra vez en los labios.
Corte.
– Que buenas actrices son.
Vamos a retomar la escena Cielo Riveros con Uds.
besándose, luego te separas y vas repitiendo lo que yo te diga viendo a los ojos a Pau, nunca a mí, ok y tu Pau ves a los ojos a tu hermana y escuchas lo mas seria que puedas lo que te dice, no te rías niña, ok.
Y acción, las niñas empezaron besándose, eso niñas, Cielo Riveros di, hoy quiero mostrarles lo putita que soy con mi hermanita pequeña y va… Cielo Riveros se separó y repitió todo a la perfección, sigan besándose y repite ahora quiero que mi hermana sea tan putita como yo y la quiero pervertir para que terminemos cogidas… excelente Cielo Riveros, continúen y corte… Y las niñas se reían.
– Niñas, les esta gustando? – Si.
– Quieren seguir con el juego? – Si… Muy bien, siguiente escena, retomamos en el beso y ahora Pau haces lo que Cielo Riveros y repites lo que te diga, ok y acción, beso… Pau di, me llamo
Paulina, tengo 6 años y quiero que mi hermana me enseñe a hacer el amor.
Oír a esa niñita diciendo eso, casi me hace venir en seco.
Sigan besándose y di Pau quiero estar desnuda para ti Pau y tu también quítate la ropa, ay estaba saliendo de maravilla.
Bésense, bésense niñas, no paren y Jo di a Pau te voy a enseñar a ser una putita lesbiana mama vergas como yo y corte, supremo niñas.
En la siguiente escena empiezan besándose, se separan y Pau vas a desvestir a tu hermana, quítale su falda y su blusa nada más, luego le pones tus manitas en sus chichitas (y Pau se río) así mira y le empecé a agarrar las tetitas a Jo, se las masajeas y se siguen besando, esto cuando Cielo Riveros ya no tenga falda ni blusa, ok? – Y Pau, sip esta bien.
Acción, la blusa de Cielo Riveros cayo al suelo, Pau se la desabrocho con una facilidad tremenda, la falda le costó mas trabajo y Cielo Riveros se puso de pie y dejo que su hermanita se la bajara, se sentó y Pau ejecuto todo a la perfección, corte.
Retomamos con el beso y tu Cielo Riveros, le haces exactamente lo mismo a Pau, sus risas inocentes e infantiles contrastaban con lo erótico del momento y acción! Nada mas de ver a Cielo Riveros, masajear los inexistentes senitos de su hermanita, mientras se besaban, me hacían querer cogerlas ahí mismo, ahora Jo di, hermanita quiero estar desnuda para ti.
– Hermanita… Le quito la ropa? – Si captas ya verdad Pau, lo mismo que con la falda, pero le quitas su camiseta y su calzón.
– Y las calcetas? – Déjaselas y cuando este desnuda le agarras de nuevo los senos y la sigues besando y acción… Mmmm que rica se veía Jo desnuda siendo tocada sexualmente por su hermanita baby y cambió, Jo hazle lo mismo… Así niñas, así, sácale también su camiseta, Cielo Riveros toca el pechito de Pau, eso y Pau nos saco del trance cuando dijo – Ay tus manos están frías y Cielo Riveros me vio y yo me sonreí y ella también y nos empezamos a reír los 3.
La siguiente parte es difícil niñas, así que traje la película para eso y ellas Siiiii! Vamos a verla, no se pongan su ropa así estense.
Pau, recoge los uniformes y llévalos a sus respectivas recamaras para que no se arruguen mientras Jo pone el DVD, sus calzones y eso los pones donde va la ropa sucia, ok Pau.
Van a andar desnudas el resto de la tarde y Pau se reía con sus dientes chimuelos de enfrente y recogió todo mientras Cielo Riveros cargaba el DVD, verla de espaldas a mí, su culito chiquito, blanquito e inocente y sus pechitos de manzanitas de perfil, me iban a provocar una eyaculación precoz.
– Ya Pau, ya va a empezar, siéntense aquí en el sillón, una a cada lado mío.
Y así lo hicieron
de enfrente y recogió todo mientras Cielo Riveros cargaba el DVD, verla de espaldas a mí, su culito chiquito, blanquito e inocente y sus pechitos de manzanitas de perfil, me iban a provocar una eyaculación precoz.
– Ya Pau, ya va a empezar, siéntense aquí en el sillón, una a cada lado mío.
Y así lo hicieron y con mi mano izquierda acariciaba el conejito desnudo de Cielo Riveros, mientras que con la otra la cabecita a Pau, esperen, pero yo también me voy a desnudar, es justo, vamos a estar los 3 igual y rápidamente me quite la ropa y la eche encima de la mesa del comedor, me senté con mi verga parada entre las dos niñas y ellas solo reían y continúe sobando el conejito virgen de Cielo Riveros o y Pau solo veía mi verga parada y se reía y le dije Paucita, tócamela con tu manita, como la otra vez te enseñe, te acuerdas así y le tome la mano y me frote el pene con ella y luego la deje que solita siguiera.
Quítale la pausa Cielo Riveros y empezó el video y era de dos niñas en su cama a través de una webcam y que pronto se besaban, se levantaban sus blusas y enseñaban sus tetitas y las dos niñas veían y les decía, ya ven como juegan también, pero nosotros lo hacemos mejor, esta es la parte que quiero que vean y en el video una se montaba sobre la otra en 69, sin calzones y se empezaban a chupar sus conejitos.
– Vean, vean, no pierdan detalle que ahora lo van a hacer Uds.
Pau no me dejes de frotar mientras ves.
Y a las niñas se les salían los ojos viendo eso y tome el control y puse pausa.
– Ok y vamos a filmar, ya tienen una idea de cómo sigue la película que estamos filmando nosotros tres.
– Eso creo, dijo Cielo Riveros Muy bien mira Pau, ves el conejito de tu hermana.
Pau estaba en el sillón y pare a Jo frente a ella, con mis dedos abrí los labios de Jo y esta se estremeció un poquito, mientras Pau veía a detalle, vas a chupárselo así, me hinque frente a Cielo Riveros y le puse mi boca encima y le empecé a mamar, mientras Pau estaba a escasos 10 cm.
Viendo a detalle lo que hacía con mi boca.
Cielo Riveros comenzó a suspirar y de repente paré y ella me dijo – Porque paras, se estaba sintiendo rico? Intercambie a las niñas de lugar y le enseñe a Cielo Riveros, chupándole a Pau, Pau a diferencia de su hermana se movía más y sonreía.
Ya captaron? – Eso creemos, dijeron las dos.
Ok, pero lo vamos a hacer así, empezamos en el besos, las dos así desnudas, siéntense y ahorita las acomodo.
Puse a Pau tocándole los senos de manzanita a Cielo Riveros, frotándole su conejito a Pau, cuando diga acción se besan y se acarician la parte de la otra, donde está su mano y acción, eso era lo más erótico que había visto en mi vida y sepárense y Jo di esto, hermanita quiero mamarte tu conejita, ok y Pau contesta Cielo Riveros quiero yo también mamártelo, para ser tan putita como tú y bésense y corte, sensacional niñas.
– Están cansadas? – Me duele un poco la boca, dijo Cielo Riveros.
Es por tantos besos, descuida, ahora van a hacer otra cosa, cuando diga acción, Pau te paras del sillón, Cielo Riveros te acuestas, abres bien tus piernas y Pau te vas a montar encima como en el video y le vas a lamer su conejita, al mismo tiempo que Jo te lame la tuya, captan, haber un ensayo y ya las fui acomodando y parece que las niñas entendieron y dije, ahora si va la toma buena, preparadas y acción… No se rían, Cielo Riveros lámele, lámele a tu hermanita su vaginita como la gran puta que eres, Pau, lame, yo sé que estas torcida, pero lame como te enseñe, eso niñas, relájense, sientan de una y de la otra, eso así, déjense ir, sientan que son un par de putitas y quieren experimentar toda clase de sexo.
Pau no me veas, sigue… Eso, eso, eso, ya se acoplaron, no se despeguen, sigan lamiéndose, vayan acelerando la velocidad gatitas, eso Cielo Riveros no se detengan, Pau sigue, Cielo Riveros se separa y me dice, – ay siento que quiero hacer pipí.
No es pipí linda es tu leche que te va a salir, tu hermanita menor te lo esta sacando con la lengua.
– Ay, ay se me viene, me decía Cielo Riveros mientras Pau no la dejaba de lamer.
Cielo Riveros no te espantes que se te salga lo que vaya a salir en la boquita de tu hermanita putita y Jo empezó a jadear mientras tenía la vaginita de Pau en la boca, se estaba viniendo.
Y respirando agitadamente.
Se separó y dijo –que rico, que es eso que sentí.
– un orgasmo putita, las niñas putitas como tú, sienten eso cuando son cogidas y Pau dejo de lamer se abrazó a las piernas de su hermana y empezó a agitarse, eso Cielo Riveros, lámele, lámele, que también la vas a hacer venir.
Pau, solo chispaba los ojos y empezó a respirar muy rápido y Cielo Riveros se separó y se veía como le temblaba el agujerito a Pau, aunque no le salió nada por su corta edad.
Yo no paraba de tomar todos los ángulos, una vez acabo el orgasmo de Pau, esta se incorporó Cielo Riveros, quiero que seamos amantes lesbianas y cogernos entre las dos cuando mamás no esté.
Oh, esas palabras tan morbosas, eran miel en mis oídos, en la boca de una niña tan angelical e inocente como Cielo Riveros Y Pau di, si hermana seré tu putita y nos cogeremos entre las dos… Estupendo Pau, y di eso cuando no haya una verga parada de hombre que nos coja.
Excelente niñas, son actrices de Hollywood, terminemos la escena con Pau diciendo Jo, quiero que me enseñes a mamar un pito parado y acción y di Cielo Riveros quiero que las dos mamemos un pito caliente y que nos bañen en leche, mientras nos besamos putita.
Excelente Cielo Riveros, dilo con más emoción y va… Oh niñas son mis dos putitas de ensueño… Ay ya son las 4 pm.
Que rápido vuela el tiempo.
Cielo Riveros vas a calentar la comida? Cielo Riveros estaba contemplando a su hermanita con ojos de ternura, no se si había despertado algo en estas niñas y me dijo – Ah si, voy a hacerlo, así desnuda supongo.
– Es la regla Cielo Riveros, comamos y después van a mamarme la verga putas hijitas inocentes de mami y las voy a dejar batidas… Continuara
Capítulo 3
Ay ya son las 4 pm.
Que rápido vuela el tiempo. Cielo Riveros ¿vas a calentar la comida? ¿ Cielo Riveros? Cielo Riveros estaba contemplando a su hermanita con ojos de ternura, no se si había despertado algo en estas niñas y me dijo – Ah si, voy a hacerlo, así desnuda supongo.
– Es la regla Cielo Riveros, comamos y después van a mamarme la verga putas hijitas inocentes de mami y las voy a dejar batidas… Fuimos a la cocina y Jo, rápidamente empezó a sacar refractarios del refri y a meterlos al horno, ya una media hora después de comer, estaba dispuesto a que las niñas me lo mamaran y quería que Pau hiciera su primera mamada.
Bueno, niñas… vamos a seguir jugando en la sala, antes de que se haga noche y me tenga que ir.
Cielo Riveros y Pau eran niñas y reían de cualquier tontera, se molestaban entre ellas y dijeron – ahí vamos.
Llegaron a la sala y se sentaron en el sillón, puse mi cámara filmando y le dije Cielo Riveros hazme una mamada como te enseñe putita.
Cielo Riveros Cielo Riveros se paró se hinco frente a mí, con su cara de niña inocente, tomo mi pene entre sus manitas frías, lo puso en so boquita y me lo empezó a chupar.
Yo tenía la verga paradísima viendo como ese ángel me lo mamaba, pero no quería correrme luego, luego y le hable a Pau.
Ahora tu Pau, ven.
Cielo Riveros enséñale a tu hermana como ser una putita como tú.
Pau di, quiero mamarte la verga.
– Ok.
Quiero… Híncate aquí juntita a tu hermana.
Cielo Riveros vas a tomar mi pene y se lo vas a ofrecer a Pau.
Pau ya te fijaste como me chupa el pene tu hermana, eso vas a hacer tú, solo con tus labios, no metas los dientes.
Despacito, despacito, eso, así, ay que rico Pau, siento tu boquita bien rica. Cielo Riveros, lámeme las bolas que ves bajo el pene.
– ¿Estas? – Si mi amor, esas.
Solo saca tu lengua y lamelas como gatita, eso.
Pau no dejes de mamar.
– Ay niñas, me vuelven loco, son unas zorras de primera, solo si su mamá las viera.
No se rían.
– Ay Pau casi me muerdes… – Perdón.
Descuida princesa tu sigue chupando. Cielo Riveros, lámeme con tu lengua el costado de mi palo, así, así que rico.
Lo único que se escuchaba en esa casa eran mis sonidos del placer que me estaba dando con la boquita de las niñas y sus bocas que hacían glup, glup, ensalivándome todo.
– Putitas, ya me voy a venir, quiero que se besen y me digan, rápido, queremos la leche en nuestra cara.
– Queremos la leche en nuestra cara, dijeron al unísono.
Bésense, ay les va.
Me empecé a frotar el pene, lo más rápido que pude y en menos de 10 segundos, empecé a disparar mis chorros en las caras de las niñas, mientras se besaban la boca, ellas solo se reían y yo les decía no se muevan.
1, 2, 3 chorros blancos salieron y se embarraron en las mejillas de las dos, en el cabello de Pau, en el ojo de Cielo Riveros, mi pene me palpitaba muy rico, estaba cumpliendo mi sueño pedófilo, con estas dos inocentes niñas.
Finalmente termine de escurrirme toda la verga, en sus caritas y estaban todas bañadas en semen, que les escurría de la barbilla hasta sus planos pechitos.
– ¿Les gusto niñas? Cielo Riveros se relamía con su lengua y dijo – Sip, es muy rico y Pau con su manita se limpiaba todo el semen embarrado por su cara y le dije a Pau, espérate. Cielo Riveros, quiero que te comas el semen que le está escurriendo en la cara a tu hermanita, recuerda es parte del juego y tienes que seguir las reglas.
Jo toda desnudita y batida en semen se acercó a Pau, quien solo la veía con un ojo semi cerrado por que el semen le escurría y Cielo Riveros me volteo a ver y le dije saca tu lengua y recógelo todo y así lo hizo.
El ver a Cielo Riveros lamiendo la cara de su hermanita menor para comerse mi semen me enloquecía totalmente y pensar que estas niñas hace semanas eran niñas de 10 y 6 años normales, jugando muñecas y en los columpios y ahora eran mis zorritas.
Pau solo decía – Me haces cosquillas y se reía y Cielo Riveros – Espérate mensa, que te estoy limpiando, no te muevas y le dije Cielo Riveros repite esto – Que rico te batieron de semen hermanita.
Que rico… Y lámelo, eso.
Pau ahora tu límpiale a Cielo Riveros su cara igual y Pau que claramente era más zorrita que Cielo Riveros para esto, se veía a leguas, claro sin dejar de ser niña inocente, le empezó a lamer la cara a Cielo Riveros Bueno niñas, vayan a darse un baño a la tina, Jo ve a preparar todo, yo voy a arreglar aquí.
Me vestí, apague la cámara, arregle cualquier evidencia sospechosa, lave los trastes y subí y vi a los
dos niñas metidas en la tina, riendo y salpicando todo, me senté en la orilla de la tina, tome una bandeja y les empecé a echar agua calientita a las dos en la cabeza, para cerciorarme igual de que no quedara nada de mi semen en ellas.
Cuando se iban a secar, yo les di unas toallas que yo lleve en mi mochila.
Sería muy sospechoso que a cada rato las niñas se bañaran y en este caso las dos, así que ahora en adelante cuando necesitaran bañarse yo traería las toallas y me las llevaría para evitar dejar alguna evidencia.
Les di dos a cada una y un par de batas de baño para niñas, insisto, todo esto yo lo cargue en mi mochila, Cielo Riveros como toda una pequeña señorita se abrocho la bata, se enredó su pelo en la toalla y salió hacia su recamara, Pau solo se puso la toalla como capa y andaba desnuda… Todavía faltaban una hora y media para que llegara la mamá, pero quise que se sacaran y que el baño se ventilara para no dejar evidencia alguna.
Mientras las niñas se secaban saque una revista de mi mochila sobre pedofilia, alemana, me recosté en la cama de Cielo Riveros y las llame a que se acostaran a mi lado para verla.
Las niñas, viéndose lo más tiernas posibles, luego de su baño en la tina donde jugaron hasta con su patito de hule, se disponían a ver pedofilia conmigo y empezamos a hojear la revista, en ella había fotos de niñas normales como ellas, series completas donde las veíamos desde que estaban con su ropita de nenas, ahí lo más inocentes, hasta que las culeaban y les eyaculaban en el cabello.
Cielo Riveros me pregunto que, que hacían en esta foto y era de una niña con medio pene, ensartado en su pequeña vaginita y le dije – Amor, eso se llama coger y es cuando alguien como yo, le mete su pene a las maripositas de niñas putitas y zorritas como Uds.
2, así con ese jueguito, yo siento rico y Uds.
También, Pau me dijo – ¡Vamos a hacerlo! Y Cielo Riveros movía su cabecita en afirmación a lo que había dicho su hermana y yo les dije… – Me encantaría nenas lindas, pero no hoy.
Su mami ya va a llegar y recuerden que si no quieren morir a manos del monstruo, nadie salvo nosotros 3, debemos saber de estos juegos y aunque pusieron sus pucheros, Jo cambió la cara cuando me dijo – Oye, luego de ver estas fotos, se me antoja chuparte el pene otra vez.
– Yo también dijo Pau y les dije – No nenas, ya se bañaron y no se pueden ni ensuciar otra vez, ni bañar de nuevo.
– Ay no es justo, replicaron las dos, entonces que vamos a hacer.
Les dije, ya se, recuerdan cuando se chuparon sus maripositas entre Uds.
Y sintieron que se orinaban, ¿no quieren hacerlo de nuevo? Y ambas – Si!!!! Cielo Riveros se quito la bata y la toalla en su cabello y se acostó desnuda con las piernas abiertas en su cama y Pau rápido como ya estaba desnudita, se le trepo encima, ya ni tuve que decirles nada y ellas solitas empezaron a lamerse una a la otra.
Así estuvieron un largo rato, yo solo era espectador con mi pene parado, hasta que luego de un ratito Cielo Riveros empezó a jadear y decía – Ya se me sale la pipí, pero seguía lamiéndole a Pau y su hermanita baby también encima de Cielo Riveros se estremecía, hasta que ambas terminaron viniéndose en la boca de la otra, respirando agitadas y temblando con la piel chinita.
– ¿Les gusto putitas? Y Cielo Riveros, – Sip es muy rico.
Saben pequeñas putas, Uds.
Pueden hacerse eso una a la otra, aun cuando yo no esté aquí.
– ¿De veras? Dijeron a coro y les dije si, pero prometan que no lo van a hacer cuando este su mamá o alguien más en la casa, solo cuando este yo, o Uds.
dos totalmente solas, sino ya saben que el monstruo se las lleva.
Lo prometemos.
Que buenas putitas son.
Saque la ropa de los roperos y le puse su calzón y su camiseta a Jo, también a Pau, les coloque sus calcetines con holanes, sus vestidos.
Faltando una media hora para que llegue la mamá, me despedí de mis putitas, dándoles un buen beso de lengua a cada una y les dije que ya sabían que el juego debía ser secreto y nadie debía saber una palabra de esto.
Salí en la oscuridad, aborde mi carro y me marche con más confianza que la primera vez, con mi cabeza llena de planes, para terminar de transformar a inocentes princesitas, en unas putas viciosas adictas al sexo.
continuará
Pervirtiendo a una nena inocente cap 4, 5 y 6
Capítulo 4
COMO SIEMPRE ESTE RELATO YO NO SOY LA AUTORA, SOLO SE LOS PEGO AQUÍ, YA QUE MUCHOS ME HAN PEDIDO MÁS DE LAS AVENTURAS DE ESTAS NIÑAS.
PERVIRTIENDO A UNA NIÑA INOCENTE 4 Había encontrado en esta casa, en estas 2 niñas Cielo Riveros y Paulina, una de 11 y otra de 6, la oportunidad perfecta, como caída del cielo, de cumplir todos mis sueños pedófilos más desquiciados, la sincronización había sido perfecta, mi amigo viviendo al lado, una madre ausente casi todo el día, las niñas solas un par de días a la semana, su ingenuidad y sus deseos de “jugar”, además su probada capacidad de guardar un secreto, era todo perfecto, mejor imposible.
Así que en mi cabeza, empecé a pensar cual sería mi jugada siguiente respecto a estas 2 inocentes, ciertamente ya les había enseñado a mamarme la verga, a darse placer entre ellas y coquetear con el lesbianismo, como si fuera nada del otro mundo.
En mi casa mientras editaba los videos que les tome, para pegar en una sucesión de cuadros coherentes, donde las veamos siendo putitas y borrar las indicaciones que les daba fuera de cuadro, mi mente se encontraba pensando, que más hacer con ellas.
Ciertamente si quería cogerme a una niña, pero tampoco era un animal.
Paulina era muy chiquita y la podría lastimar, así que ella estaba descartada por un tiempo, pero Cielo Riveros era otra cosa, de hecho con ella ya podría probar meterle parte de mi pene, pero quería ir despacio, gozarme a estas niñas, no por locura hacerles algo que después me fastidiara a mí más que beneficiarme.
Ciertamente mi fantasía siempre fueron las pequeñas princesas como ellas, vestidas con sus uniformes de colegialas y verlas así, siendo pervertidas por mí, me excitaba bastante, sin embargo ¿Qué más podría hacer con ellas? Bueno, podría enseñarlas a masturbarse con un dildo, tenía la idea de comprarles tangas, ligueros y ropas sexis para vestirlas como zorras cuando jugásemos.
Consideraba la posibilidad de hacerlas lucir como todas unas putas, enseñarles hasta fumar y beber para redondear el cuadro, incluso si algún día me desvirgaba a Cielo Riveros y la hacía adicta al sexo podría prostituirla entre mis amigos y ganar un buen dinero para mí; Insisto la idea de pervertir totalmente a estas 2 niñitas de mamá inocentes me excitaba bastante.
Quizás podía hacer que llevaran amiguitas a la casa y yo cogérmelas o hacer que ellas se las cogieran, ya que las quería volver bisexuales también, para que no solo me dieran placer a mí, sino que sintieran deseos por niñitas como ellas y hacerles cositas.
Quizás algo escatológico, la lluvia dorada podría ser algo genial de probar con ellas, o tal vez esclavismo, me imaginaba a Johanna con un collar y una cadena de perro en el suelo desnuda y se me paraba la verga.
Muchas ideas daban vueltas en mi cabeza, pero quería jugarme las cartas bien, despacio, sin prisas, con inteligencia, sin riesgos.
Una semana había pasado desde mi segunda visita a casa de las niñas y en este tiempo me la pase encerrado en mi casa, viendo la versión final de los videos, una y otra vez y masturbándome con ellas, casi no había ido a casa de mis princesas, ni sabía lo que estos días hacían mis zorritas.
Llegó el día en que de nuevo me encamine con mi carro y mi cámara a casa de las niñas, antes de que volvieran de la escuela, las vi entrar y después de un rato me dirigí a la casa e iba con la intención de ser más sexual con estas niñas que en otras ocasiones, agarré una maleta con cosas y toque el timbre, Cielo Riveros me vio, abrió la puerta y yo me metí luego, luego.
Al estar adentro tome a Cielo Riveros inmediatamente de su cara y le di un beso muy profundo, largo y cachondo en sus labios y le dije al separarme – Hola puta, ya vengo a jugar con Uds.
¿Dónde está la zorra de tu hermana? – Paso al baño, es que ya tenía ganas de hacer pipí, jijiji.
Ok bonita, ¿sabes algo Cielo Riveros? Los días que yo casi seguro voy a venir a jugar con Uds.
al sexo van a ser los martes y los jueves, quiero que esos días tu y tu hermana me esperen.
Mira lo que les compre, y saque de mi mochila un par de teléfonos celulares rosas, no muy baratos, pero tampoco muy caros y Cielo Riveros dijo – ¿Son para nosotras? Y les dije – Si guapa, son un regalo mío, por ser un par de niñas tan putitas y bien cumplidas de sus promesas.
– ¿Promesas? – Si Cielo Riveros, de no contar nada a nadie de esto.
– Ah si, descuida y mira, cuando yo por alguna razón no vaya a venir en los días que te dije, te llamo y no me esperan.
O si tu o tu hermana creen que no van a venir a casa y se van a quedar en la escuela por algo, o se enteran de que su mamá va a estar aquí o alguien más, alguna de Uds.
busca la manera de llamarme y me avisan para que no venga.
Si prometes que tu y tu hermana van a cumplir esto, los teléfonos son suyos, pueden enseñárselos a sus amigas, pero tienen que esconderlos de su mamá, ella jamás debe saber que tienen celular.
No hay problema, tengo en mi cuarto un escondite donde mi mamá nunca ve.
En eso Pau bajo y le enseñamos los celulares y le explique lo mismo que a Jo.
Lo juran entonces putitas.
– Te lo prometemos.
Ok, los teléfonos son suyos, disfrútenlos, por el crédito no se preocupen, yo me encargo de mantenérselos funcionando.
– Que padre, que padre… Le di un beso en la boca a Cielo Riveros y ella me correspondía, entonces me baje el cierre, me saque el pene y fui empujando a Cielo Riveros a que se hincará y ella ya sabía lo que tenía que hacer y comenzó solita a mamarme el pene, estaba roja como tomate y sudorosa, porque venía de la escuela, su hermanita desde las escaleras sentada veía a Cielo Riveros hincada haciéndome una mamada.
Pero la separe y me dijo – No me vas a dar leche y yo le dije si putita te voy a dar tu leche y a aquella puta también, pero primero quiero probar nuevos juegos secretos con Uds.
y yo solo me sonrió tiernamente e ingenuamente y se levantó del piso limpiándose la boca y yo metiéndome el pene en los pantalones.
Mira Cielo Riveros, primero que nada, cuando venga a jugar, quiero que tu te coloques tu uniforme así como te voy a decir.
Ahorita como estas pareces monja, pero cuando venga yo, me vas a esperar así.
Metí mis manos bajo su falda y le saque el calzón, ella entendió se agarró de la pared y levanto una pierna, luego la otra, puse mis manos en la parte de arriba de la falda y se la empecé a doblar.
Llevas la falda muy larga, quiero que tus piernas se vean más, eres guapísima y tienes que verte tan bonita como eres.
– ¿Crees que soy bonita? – Mi amor, eres la niña más bella del mundo y Cielo Riveros solo sonreía de oreja a oreja.
Así te debes enrollar la falda, para hacerla más chiquita, ¿entiendes? Se la subí muy rico, casi se veía donde empezaban sus nalguitas, estas calcetas me encanta vértelas, pero las llevas muy arriba, permíteme y se las baje por debajo de la pantorrilla, así sus piernas quedaban totalmente expuestas, tus zapatos de goma me encantan.
Ahora arriba, que traes bajo la blusa, tu top, quiero que te lo saques, le quite la blusa, levanto los brazos, le saque el top y le coloque la blusa de nuevo, y esta blusa quiero que la anudes en tu vientre así, ¿captas cómo? – ¿Haber? Ya te fijaste es muy sencillo, solo tomas este trozo de tela y lo giras para acá y luego acá y así tu ombligo se ve claramente y mira con este lápiz labial (lo saque entre las cosas que llevaba) te vas a pintar los labios.
¿Sabes pintarte? Ah si, una prima nos enseñó una vez, en una pijama da.
– ¡Muy bien Cielo Riveros! Y listo, haber mi putita, date vuelta, nada más de verla así, se me paro el pito.
¿Apoco no te excita ver a tu hermana así Pau? – ¿Qué es excita? – No deseas besarla y tocarla y hacerle el amor.
– Sip se ve muy bien.
Ya vez Jo, así te ves más putita y no dejas de ser niña buena y las dos niñas solo se reían y Pau dijo yo también quiero estar así y ella solita se sacó el calzón, se enrollo su falda, se bajó sus calcetas, se sacó su camiseta, pero no podía hacer el nudo.
Anda putita, ayuda a tu hermana, amárrale su blusa y píntale los labios y Jo camino hacía Pau, pero lo corto de su falda, sin calzones y la visión de sus piernas desnudas la hacían ver muy deseable.
Al final Pau se veía muy bonita, pero no tan sexi como mi Cielo Riveros, por ser mayorcita y así arreglada, se veía como toda una zorra de secundaría, aunque aun iba en la primaria.
Y Cielo Riveros me dijo ¿oye y podemos ir así a la escuela, me siento diferente? – ¿Les gustaría? Y las dos – sip.
Ok putitas, pero tienen que vestir normales y cuando lleguen a su escuela se meten al baño, se sacan los calzones, se bajan las calcetas, se enrollan la falda, se sacan sus tops o camisetas, todo eso lo guardan en sus mochilas, pero no pueden anudarse o pintarse los labios porque eso las delataría, ese paso solo lo hacen aquí conmigo y los días que no jugamos se vienen de la escuela “normales”, se componen como estaban antes y así su mamá no sabrá nunca nada.
A las niñas se les ilumino los ojitos.
Cielo Riveros se sentía más bonita así, se veía que florecía y no era para menos para tener 11, la zorrita se veía espectacular enseñando pierna, con su micro faldita y sin calzones, además de su ombligo al aire y sus labios pintados.
Pau tampoco estaba nada mal, se veía hasta más guapa.
Ya con mis dos zorritas desinhibidas, las senté en el sillón, saque mi cámara y las empecé a filmar, les dije que abrieran las piernas y que con sus manos se separaran sus labios y me los enseñaran a la cámara y así lo hicieron, yo les tomaba sus vulvas, sus rostros de perritas, sus piernas pelonas y regordetas, sus sexis boquitas pintadas, el sueño absoluto de cualquier pedófilo eran estas dos niñas, zorritas, pero inocentes.
Entonces ya les dije ¡corte! Y Cielo Riveros me dijo, oye podemos lamernos nuestras cositas.
– ¿Quién, tu hermana y tú? Y ella – sip.
– ¿Les gustaría princesas? Y ellas gritaron Siiiii al unísono, pero lo van a hacer vestidas así, se ven espectaculares, ¿ok? Decía Cielo Riveros – oye sabes, la otra vez en la noche, cuando ya no se oía nada desperté a esta y nos lamimos también hasta que nos orinamos.
Así me gusta putita, que sean zorras, solo tengan cuidado ya saben.
No podía creer que estas niñas tan buenas, tan tiernas, tan virginales, ya solitas se hacían sexo oral, una a la otra, ya sin necesidad de mí.
Me senté en la silla del comedor y las veía recostadas una sobre la otra lamiéndose sus pequeñas vulvas y gimiendo como perritas, mientras la cámara las tomaba.
Luego de que vi que las dos se habían venido, saque el DVD-R ya con lo que visitas anteriores había tomado y ellas dijeron ¿películas? Y yo les dije ¿quieren ver? Y las dos – siiii y dijo Cielo Riveros nos sacamos la ropa y les dije no, esta vez no, pueden quedarse justo como están.
Toma Cielo Riveros pon el DVD, Pau acomódate y mientras yo voy a ir al cuarto de tu mamá y voy a ponerme mi disfraz.
– ¿Disfraz? Si, para lo que vamos a jugar hoy, ahorita regreso.
La película empezó y básicamente la edite en dos videos, uno de Cielo Riveros sola y otra de Jo y Pau, se sorprendieron al verse a ellas mismas en la tele y se reían de cómo se veían entrando a su casa, dejando sus cosas y empezando a decir lo que decían… Ahorita regreso niñas, un amigo que dirigía una sex shop me había prestado una máscara de cuero y un látigo, amen de unos collares y cadenas para juego sexual, que quería utilizar con ellas.
Era hora de pervertir más a estas muñecas.
CINCO
Cielo Riveros era una niña muy bonita, blanquita, güerita, delgada, pero principalmente con una cara de ángel que me enloquecía, totalmente pura e inocente, crédula a cualquier cosa que yo le diga, tiene unos labios muy bonitos y pintados con lápiz labial de rojo, se le veían muy apetitosos, unos ojos tan bellos que ponía, cuando le daba indicaciones ella solo abría sus ojos y me veía con su cara de bebé.
Laura era mas extrovertida que su hermana mayor que para mí era tímida.
Laura era tosca, se ve que le gustaba jugar tosco con sus amigas, era más llenita que Cielo Riveros, más pequeña obviamente y con una cara a diferencia de su hermana más despierta, es como si esta niña hubiera nacido para ser zorra, solo necesitaba ser encaminada, igual blanca, güerita y muy linda también.
Pero eran mías, las había atrapado para mí.
Me dirigí al cuarto de su mamá, mientras ellas veían el video, al subir las escaleras contemplaba las fotos en el pasillo de las nenas en la playa, en la feria, pintadas con caras de conejo, jugando con sus juguetes, me daba mucho morbo pensar que las iba a hacer mis esclavas sexuales, me daba morbo, incluso hasta un placer desconocido pensar que un día yo me estuviera cogiendo a las nenas y su madre entrara por la puerta y me viera haciéndolo y a ellas gimiendo como perritas y no supiera que decir.
Si me calentaba la idea, pero no era estúpido, quería aprovechar a mis ángeles lo que más pudiera, no por una fantasía idiota arruinarlo todo.
Entre al cuarto de su mamá, a lo lejos se escuchaban las vocecitas de ellas comentando lo que estaban viendo en el video y sus risitas, me dispuse a desnudarme totalmente, solo me deje la trusa, mientras buscaba en mi mochilita/maletita la máscara.
Era una máscara de cuero, que me cubría todo el rostro, en la sex shops las vendían para caprichos sexuales de dominación y esclavitud y eso es lo que quería hacer con estos ángeles.
Pero ojo, no quería lastimarlas, jamás pensaría si quiera en una idea tan fea como esa o incluso asustarlas si era demasiado violento, porque yo saldría perdiendo, quería que lo vieran como un juego divertido más, que fueran inocentes, pero totalmente cooperativas.
Me coloque la máscara y tarde en acoplarme a respirar con ella, en el cuello tenía unos picos que la hacían ver más impresionante y me veía super con ella, me saque la trusa y ya estaba empalmado, quería regresar a la sala luciendo así, para que las niñas me vieran y haber como reaccionaban.
Agarre mi maleta y me encamine abajo, desde el descanso les grite – Cielo Riveros, Pau, pongan pausa al video, ya me puse mi disfraz y voy a bajar, quiero que cierren los ojitos y no los abran hasta que yo les diga.
– Bueno, grito Cielo Riveros.
Empecé a bajar, solo se escuchaba silencio y la excitación en mi crecía, baje las escaleras y llegue a la sala y ahí estaban con los ojos cerrados.
Les dije – Ya estoy aquí, a la cuenta de tres, los abren.
1, 2, 3… Abrieron sus ojos y se me quedaron viendo Cielo Riveros abría los ojos como platos y no se si veía mi verga bien parada o la máscara, Pau también me veía, se vieron entre ellas y se rieron.
Contrario a lo que podían pensar, era una buena señal, dado que no se asustaron, quería que les causara gracia.
Cielo Riveros fue la primera que me dijo, – que te pusiste.
Una máscara de Halloween contesto Pau, que estas ciega.
Y los 3 nos reímos y yo les dije si niñas es una máscara de Halloween, pero se puede usar para juegos sexuales como los que hacemos.
– Quieren que les diga cómo, las dos putitas colegialas rápido se emocionaron y dijeron si, si, si.
Muy bien, este juego lo vamos a llevar “las esclavas y el amo”, déjenme preparar mi cámara.
Ellas mientras me comentaron que les gustaba la película que les había hecho, que si se las podía regalar y les dije juguemos bonito hoy y lo voy a pensar.
Y estaba tentado a dárselas, para que siempre pudieran ver los putitas que podrían ser y las iba encaminando perfecto para transformarlas de bonitas niñas a inocentes a putas.
Antes que nada, van a hacer todo lo que les diga, como parte del juego yo les voy a ordenar algo, solo si les indico, quiero que me digan “si mi amo” o “lo que usted mande”, les voy a hablar fuerte, pero no estoy enojado, ni se asusten, las quiero mucho y esto solo es un juego, ¿ok? – Sip, dijeron los dos ángeles.
Vean lo que hay en esa mochila, vayan, las niñas abrieron y empezaron a sacar lo que estaba ahí, eran un par de pequeños collares de la sex shop y unas cadenas de perro.
Y se veían extrañadas y les dije, no se preocupen, es parte del juego niñas.
Cielo Riveros quiero que te vayas a la cocina, Pau vete arriba, cuando yo les griten bajan y me dicen “si mi amo, llamo usted”.
– ¿Ok? Vi irse a las niñas y la verga me palpitaba bien rico de imaginar lo que se podría hacer.
Y empecé a filmar, Cielo Riveros, Pau vengan, Cielo Riveros venía de la cocina y se paró frente a la puerta, Pau frente a las escaleras y dijeron con sus vocecitas “si mi amo, llamo usted”, si putitas les conteste yo, voltee la cámara y apunte a un espejo para que saliera en el video como estaba vestido y volví a apuntarle a las niñas y dije ¡corte! Eso nenas, ahora escuchen de aquí en adelante les voy a ir dando instrucciones o preguntas y Uds.
solo van ir haciendo o contestando, no se olviden en decirme “si mi amo”, ambas se reían y se veía que querían jugar, ¿listas? Y retome donde estaba la escena y dije, haber putitas quiero que me diga a que horas llega su mamá, Cielo Riveros contesto a las 9, ¿a las 9 que? Y le hacía señas con mi mano tras de cuadro para que completara la frase y entendió a las 9 amo.
Es cierto tu puta, dirigiéndome a Pau, si mi amo (uy que lindo sonaba) ¿Y su mamá sabe que son unas putitas? No mi amo, contesto Jo.
Cuando juegan conmigo son todas unas putas deseosas de sexo, verdad tu (dirigiéndome a Pau) – Si mi amo.
– Su mamá cree que son niñas buenas, pero en realidad quieren tener sexo entre Uds.
dos verdad y las dos – Si, mi amo.
Muy bien, hoy les voy a enseñar más cosas par de putas, Cielo Riveros, Pau vayan a la maleta y vean que hay ahí y sáquenlo, ¿de acuerdo? – Si mi amo.
Y empezaron a sacar las cadenas y collares.
¿Qué es? Un par de cadenas de perro y unos collares mi amo.
Así es, hoy van a ser mis perritas obedientes y van a hacer todo lo que yo les diga, les gusta mi regalo, – si mi amo (se ve que ya estaban acostumbrándose al “sí, mi amo”) Yo no dejaba de tomar, muy bien putitas, quiero que se quiten ahí donde están todos sus uniformes, blusas, faldas, zapatos, calcetas, todo las quiero totalmente desnudas, – si, mi amo y las niñas se empezaron a sacar sus uniformes, ya desnudas, se ve que el frío piso las incomodaba un poquito en sus piecitos (otras veces se habían dejado las calcetas) Pau, quiero que recojas esa ropa y la dejes en la mesa del comedor, – si, mi amo.
Muy bien putitas, ábranse sus maripositas con los dedos como les enseñe, así que bonitas son mis perritas, quiero que digan mis esclavas mamá somos tus dos hijitas putitas y esto hacemos cuando no están, – mamá… Eso mis perras, son unas putitas ¿verdad? Si, contesto Cielo Riveros, si que puta.
– Si, mi amo.
Puse pausa al video y les hice una seña a las niñas para que se relajaran, no quería que estuvieran nerviosas o asustadas y les dije les está gustando el juego niñas y Jo dijo algo mi amo.
Recuerden estamos actuando, cuando las esté filmando tienen que seguir todo lo que les digo Cielo Riveros no me digas “mi amo”, solo dilo cuando las esté filmando, todo lo que les pregunte y Uds.
contesten agregan el “mi amo” a la frase.
¿Ok muñecas? Créanme se van a divertir.
Ya más relajadas, miren mis actrices, estos collares se abren así ¿ven? Es muy fácil, haber Cielo Riveros, intenta abrirlo, eso, a ver tu Pau, y que listas son la verdad, se les veía contentas por mis halagos.
Luego miren, estas cadenas le abren de aquí esta pieza y embonan en el collar acá, ¿ven, ven? Haber practiquen, eso, muy bien escuchen cuando empieza a filmar y al dar la orden, van a seguir el juego, y quiero que una a la otra se pongan los collares en el cuello y luego las cadenas que van con cada uno, ok.
No les va a doler, por el contrario va a ser divertido, van a actuar, ¿ok? Las niñas movieron sus cabecitas aceptando lo que les decía y dije preparadas y comencé a filmar de nuevo.
Haber putitas, quiero que una a la otra se coloquen esos collares y cadenas como las perras que son, las niñas empezaron a seguir mis instrucciones, las vi abrir los collares y Cielo Riveros le puso el collar a Pau y se lo cerro en su cuellito, estaban perfectos, se veían hermosas, luego se inclinó y Pau le colocó a Cielo Riveros el suyo.
Cielo Riveros tomo las cadenas y le dio una a Pau y la otra ella se la embono en el collar a Pau y Pau hizo lo mismo con Cielo Riveros.
Eso putitas, quiero que se pongan de rodillas, así muy bien y quiero que me digan gracias por ser tan bueno con nosotras.
Gracias por ser tan bueno con nosotras (y moví la mano) mi amo.
De nada perritas, avancen hincadas hacia mi y quiero que cada una me entregue su cadena a mi mano, mostrando así su sumisión total a su amo y señor, las dos niñas venían hincadas por el suelo, llegaron a mi y me dieron sus cadenas que conectaban a sus collares.
Eso putitas.
Se van a mantener así de rodillas mientras dure esto y van a seguir mis órdenes perritas.
Si, mi amo.
Coloque la cámara en la mesa y me disponía a caminar por la sala y el pasillo jalando de sus correas a mis dos cachorras.
Uds.
se van a mantener en el suelo y van a ladrar como perritas, jadear y no van a hablar palabras al menos que yo se los autorice, ¿entendieron? Si, mi amo.
Dijeron las dos, empecé a caminar con mi mascara, mi verga empalada y llevaba en mi mano las correas con mis perritas a mi lado, las niñas estaban muy en su papel e iban ladrando y jadeando y les dije quietas mis putitas perritas, se van a quedar ahí donde están y si yo jalo la cadena de una quiere decir que se va a acercar a mí y cumplir mi orden.
Cielo Riveros y Pau con sus collares ahí estaban hincadas sacando la lengua como perras y jale la cadena de Pau y se acercó hincada hacia mi.
Puta quiero que me lamas mi pene con tu boca, no uses las manos, solo tu boca.
Apunte la cámara hacia mi pene y Pau rápido entendió y me estaba lamiendo el pene con su pura boca, muy bien perrita, sigue jadeando como perrita y regresa a tu lugar.
Jale la cadena de Jo y se acercó a mí y le dije quiero mi perrita que me lamas las bolas con tu lengua, eso perrita.
Pau seguía en su lugar jadeando y ladrando como perrita.
Muy bien putita, se han ganado un premio perritas y ellas solo estaban ahí hincadas jadeando, se veían muy bonitas y me pare y camine hacia la mesa con mis pequeñas perritas tras de mí.
Saque de mi mochila un par de galletas de una bolsa de galletas de animalitos y les dije les voy a dar su premio, quiero que me lo pidan como perritas y las niñas sacaban la lengua y jadeaban, se los voy a tirar al suelo y lo van a recoger cada una con la boca y se lo van a comer, no usen las manos.
Ay les va putas, avente una galleta a un lado y la otra al otro e hincadas corrieron cada una a su lado y estaban tratando de levantar la galleta con la boca, Pau lo logro primero y yo no paraba de filmar esta humillación que les estaba haciendo.
Después de comerse su galleta se me quedaron viendo y yo les dije sigan haciendo como perritas putitas, ya que eso son y seguían ahí hincadas jadeando.
Muy bien perritas, ahora quiero que… Me enternecía como sumisamente hacían todo lo que les pedía, las dos niñas actuaban como perros ladrando y jadeando, para ellas era un juego inocente, para mí era un perversión; las estaba pervirtiendo, las pensaba convertir en unas putitas mamadores capaces de satisfacer cualquier capricho humano, para mis adentros imaginaba toda la plata que haría con esos dos tesoros, mi pene se erectaba mirando como seguían corriendo a cuatro patas, con sus correas y desnudas, se reían entre ellas; a veces las tomaba y las jalaba de las correas diciéndoles que las sacaría a pasear, las llevaba hasta la puerta y hacía como si la fuera a abrir, ellas reían tapándose la boca, no dejaba de filmarlas, mi pene estaba erecto de deseo por ellas, vi que aún tenía tiempo de jugar un rato más con ellas, tome a Pau, la pequeña y la lleve de la correa hasta el sillón, me senté en él y la hinque sobre este a un lado mío, necesitaba las dos manos, Cielo Riveros ya sabía lo que iba a ser, nos seguía expectante a mis movimientos, relamía sus labios, mirando como acariciaba el cabello de su hermana mientras suavemente la guie hasta mi pito que apuntaba al techo emanando liquido pre seminal
? Cielo Riveros, acércate, toma la cámara, filma como la perrita de tu hermana aprende a mamar
Ella se acercó y tomo la cámara, la apunto a su hermana que empinada con la cara metida en mi entrepierna me mamaba, miraba a través del lente como movía su cabeza de arriba abajo, yo recargaba mi cabeza en el respaldo del sillón lleno de lujuria, mi mente volaba sintiendo la tibia y pequeña boca de Pau, mientras succionada mi glande, quería que la metiera más en su boca, pero no lo hacía por cuenta propia, así que la sujete del cuello y de su frente y una vez que la tuve sujeta, la baje para que le entrara más, ella por instinto puso ambas manos en mis muslos para evitar ahogarse, pero yo era más fuerte, movía mis caderas al mismo tiempo que mis manos, ya los hacía sin fijarme si a ella le gustaba, igual yo estaba en la gloria.
Cielo Riveros filmaba todo, hacía acercamientos, se alejaba, la notaba emocionada, solita se tocó su rajita y abría y cerraba su boca mientras se masturbaba y filmaba la felación de su hermana Cielo Riveros, hermosa apunta el lente a donde te estas tocando, quiero que también filmes como te tocas solita
Ella sonrió y me hiso caso, ahora era la salvaje cogida oral que le daba a su hermanita y la masturbación que ella se hacía, movía la cámara en ambas direcciones, lo hacía torpemente como lo haría una niña de su edad, seguramente me iba a marear tanto movimiento de la cámara cuando viera el video, pero ya no pensaba mucho en ese momento, moví con más ganas mi caderas, puse mi mano derecha en la rajita de Pau y la dedié un rato, metí mis dedos a la boca para ensalivarlos y acariciar su rajita y su culito que estaban más que estrechos, sería un verdadero acto heroico penetrar esos orificios, pero estaba metido en mi misión y cueste lo que cueste lo haría.
Sostuve firmemente la cabeza de Pau, sentí mi orgasmo inminente y me vacié en la boca de Pau que tosía fuerte, lo mismo que mis estocadas en su boca, di un grito de placer, sentía como la ahogaba con mi leche llenando su boca, pero no podía evitar bombearla fuerte, era como si fuera otra persona, sentí como salió el ultimo chorro directo a su garganta, tenía metido la mayor parte de mi pene en su boca, podía sentir su faringe oprimiendo mi glande, fue la mejor eyaculada hasta ese momento en mi asquerosa vida, ni la prostituta más experimentada me había dado tanto placer, la solté cuando el placer fue disminuyendo, ella se levantó catapultada por la resistencia de sus brazos, respiro hondo como si hubiera salido de lo profundo de una alberca, tenía los ojos vidriosos y con lágrimas, me miraba con algo de miedo, la jale a mí y la abrace besando su carita para tranquilizarla
? Eres una campeona, serás una muy buena y gran puta, aguantaste como pocas.
? Sentí que me ahogaba

Decía la pobre limpiando las lágrimas de sus ojos haciendo pucheros
? Sí, pero el placer fue muy rico y me has dejado seco, serás la mejor perrita, te ganaste un premio
Volteé a ver a Cielo Riveros que con ojos cerrados se tallaba fuerte la conchita, la cámara ya ni siquiera filmaba algo, estaba solo mirando al suelo, lamente el evento, pero la imagen de ella masturbándose como gente grande lo valía, tomé la cámara, ella abrió sus ojitos y me miró
? No perrita sigue en lo que estas
Ella sonrió y volvió a cerrar los ojos pasando sus deditos por su rajita, lo hacía rápido, sí que había aprendido a hacerlo en estos pocos días, Pau hincada sentada sobre sus talones veía como su hermanita se tocaba sola cerrando los ojos y gimiendo de placer, filme el rostro atento de Pau y con mi dedo junte semen que estaba en sus labios y se lo metí en la boca, como si la alimentara de mermelada, ella chupó mi dedo sin dejar de mirar a su hermana, me hice hacia atrás para filmar ambas cosas como le daba leche con mi dedo mientras su hermanita parada en medio de la sala, con sus piernitas abiertas y semi dobladas se daba duro solita; era oro puro lo que estaba logrando en material, Jo se cansó de masturbarse y abrió los ojos dándonos una hermosa sonrisa chimuela, se sentó a mi otro lado y sin que yo se lo dijera me chupo mi pene extrayendo las ultimas gotas de leche, todo era filmado, guie de nuevo a Pau para que ayudara a su hermanita, se veían tan inocentes y hermosas lamiendo mi pene entre las dos, sentí que ya era suficiente, apague la cámara y me quite la máscara.
? Estuvieron fabulosas ¿les gusto el juego?
Cielo Riveros asintió pero note duda en Pau, creo que me había excedido con la mamada, pero ya no había vuelta a atrás
? ¿Qué pasa Pau?—ella solo me miró— eres una niña hermosa ¿lo sabías? Aguantaste como campeona, pero para la otra lo haremos más suave y tu hermanita te chupara tu rajita ¿está bien?— ella finalmente asintió— y recuerda que no debemos decir nada, sino el monstruo vendrá por ti y tu hermana
Puso cara de miedo y asintió rápidamente, el monstruo en verdad la asustaba, me levante y las mande a bañar juntas, les pedí que mientras se bañaban se tocaran mutuamente mientras lo hacían, sonriendo asintieron, me dirigí a donde había dejado mi ropa me vestí y me prepare para irme, mi pene no se pararía ni de chiste pero aun así me dio morbo ir a verlas.
Entre al baño y tras la cortina escuche el sonido del agua cayendo y los gemidos de Cielo Riveros, pensé rápido y baje corriendo por la cámara, subí y la encendí entrando al baño, me acerque a la regadera y abrí la cortina, ahí estaban las dos niñas, Pau estaba hincada frente a su hermana, Cielo Riveros la mantenía sostenida con ambas manos de su cabeza y la guiaba para que chupara su rajita, tenía los ojos cerrados y la boca abierta, movía la cabeza de su hermanita menor para darse más placer, en verdad que había encontrado una joya en Cielo Riveros, era una niña que rápido aprendía y ahora ella sometía a su hermanita para darse placer, no le interesaba si su hermana disfrutaba, ella lo hacía y eso era lo importante.
Ninguna de las dos se había dado cuenta de que yo estaba ahí filmando, grababa todo, mi pene se erecto cuando vi como Cielo Riveros jalo más la cabeza de su hermanita al momento de que gimió fuerte, estaba vaciando su vagina en la boca de su hermanita, la apretaba fuerte, tanto que Pau empezó a poner resistencia pero Cielo Riveros no se detuvo, la jaló hasta que llegó a su clímax; abrió los ojos con una placer y satisfacción impropios a su edad, me volteo a ver, al principio se asustó, pero después me brindo una sonrisa hermosa
? ¿Nos vite?
? Si—atiné a decir—estuviste fabulosa, estas enseñando de maravilla a tu hermanita
? Si pero de tanta chupada me quiero hacer pis—sonreí par a mis adentros, mi mente voló
? Orínate en tu hermana, orínale la cara
Cielo Riveros sonrió tapándose la boca y se acercó al rostro de la hincada Pau, y con sus dedos separó sus labios soltando el chorrito de orina, Pau se quiso quitar pero le ordene que se mantuviera y que abriera la boca para tragar la orina, sino el monstruo vendría, Pau no tuvo más remedio que hacerlo, mi pene reventaba en mis pantalones, la boca de Pau estaba llena de orina, volteo a verme y mi sola mirada le hiso saber que la tenía que tragar, lo hiso haciendo pucheros y cara de asco.
Cielo Riveros se metió al chorro de agua de la regadera y se relajó cerrando sus ojos, había vaciado su vagina y su vejiga en la boquita de su hermana y no parecía afectarle en lo más mínimo.
Cielo Riveros, eso estuvo hermoso, pero ahora yo también necesito vaciar mis huevitos, ¿me ayudas?
Cielo Riveros abrió los ojos y sonrió acercándose a mí, se hinco y abrió mi bragueta para sacar mi pene, este salió saltando cuan largo era, ella lo masturbo dos veces y lo llevó a su boca, estaba nuevamente en el cielo, sentía rico pero tenía que acabar rápido, así que la sujete con mi mano derecha de la nuca y le bombee fuerte mi verga en su boca, la sujete de los cabellos para poder guiarla, ella solo cerró sus ojos y se dejó llevar, no cabía duda que era un tesoro, no tarde ni 4 minutos en vaciarme dentro de su boca, ella lo recibió sin ningún problema, termine de eyacular y ella con el semen en su boca me miraba desde abajo, lo trago mirándome directo a los ojos, adivinado que eso me gustaba y vaya que me encantaba, la cámara filmaba todo, su mirada picara con una casi sonrisa mientras degustaba mi leche en su boca, miró mi aguado pene que goteaba lo último de le leche, con un dedito lo agarro y se lo llevó a la boca, cuando lo hiso mi pito brinco como queriendo despertar de su estupor, volvió a mirarme y miró a su hermana mientras me dijo
? Y ¿no quieres orinar también?
¡Guau! Estaba pervirtiendo a esa nena, pero tal parecía que solo estaba afinado detalles de una verdadera puta, me acerque más a la regadera y Cielo Riveros jaló a su hermanita para estar hincadas las dos frente a mí, sin dejar de filmar tomé mi pito y le acaricié el glande para estimular mi micción, no tardó en salir el chorro de orina y lo dirigí a las dos, Cielo Riveros abrió su boca y cerró sus ojitos, Pau la miraba y trataba de imitar a su hermana mayor, yo daba gusto apuntando el chorro a ambos rostros, fue largo, no había orinado en todo el día, terminé y vi el rostro de placer de Cielo Riveros, de felicidad por haber hecho que orinara en las dos, Pau seguía poniendo cara de asco
? ¿te gusto la pipí?—le pregunte a Pau
Ella negando con la cabeza dijo que no
? No, no me gustó, sabe feo, me da asco
? No sabe fea—intervino Jo— sabe rica, además si no la comes el monstruo se enojará, cómela— Cielo Riveros tomo algo de orina que le escurría del rostro y se la llevó a la boca, Pau con miedo la abrió y la trago.
Ahora si estaba yo en shock, Cielo Riveros amenazaba con el monstruo a su hermanita sino hacía lo que ella quería, en verdad que sería una niña manipuladora y muy inteligente.
? Bueno ahora si báñense, Jo asegúrate de que Pau se lave bien y no huela a orina, las espero abajo
Baje y mire el material que había grabado, no tenía idea como lo vendería pero solo sabía que era oro fílmico, conocía a varios que por lo menos le cobraría solo por verlo no por tenerlo, ya vería como contactar a alguien para comercializarlo.
Bajaron las dos cambiadas y peinadas, estaban arregladas con ropa ligera, les dije que me iría y me despedí con un beso de lengua de las dos, el beso fue más prolongado con Cielo Riveros que se me colgó del cuello para besarme mejor.
Salí no sin antes cerciorarme que nadie pasaba y hacerlas jurar que no dirían sobre nosotros, ellas lo hicieron y me retire a mi auto, donde espere hasta que la mama llegó y fue recibida por sus hijas riendo felices, no pasó algo sospechoso, así que más tranquilo me retire del lugar.
En mi casa no pude evitarlo y me masturbe viendo el video que hice con ellas, más me emocionaba la iniciativa que desarrollaba Cielo Riveros, era más despierta e inteligente, estaba decidido, ella sería la primera en probar mi pito por sus hoyos íntimos.
Estuve visitando la casa, me paraba por horas a una cuadra, solo la distancia suficiente para no levantar sospechas y vigilar, veía la rutina de ellas y la persona que las cuidaba, ellas como siempre jugueteaban todo el tiempo, me vi tentado ir cerca de ellas y llevar a Cielo Riveros al patio trasero y que la mamara, pero era peligroso, debía que tener paciencia para disfrutar a mis dos putitas a solas.
Me preparé con todo lo necesario para el día que iba a ver a mis dos tesoritos, compre gel relajante y dilatador para sexo anal, tenía mi mente perturbada con Cielo Riveros, quería hacerla mía, sabía que con ella sería más fácil.
Llego el día en que estarían solas, cuidadosamente me dirigí a la casa, estuve estacionado afuera y espere a que llegaran; cerca de 20 minutos después llegaron de su transporte y entraron corriendo, como si adivinaran que tenían que preparase para verme, mirando en todas direcciones vi que no había testigos y cargando mi maleta me dirigía la casa, toque, no tardó ni 3 segundo Johana en abrir la puerta, sus ojos brillaron cuando me vieron, su sonrisa me iluminó.
Hola, entra, estamos solas
Entré y Pao salió de la cocina tomando un vaso con agua, me sonrió y saludo con la mano, con una inocencia propia de su edad.
Me senté en la sala, las dos se sentaron a mi lado, Pao puso el vaso con agua en la mesita de centro y me saludaron dándome beso en la boca mientras recibían mis caricias.
? ¿Cómo se portaron mis perritas?
? Muy bien, no hemos dicho nada a nadie
? Excelente, ya saben que sino el monstruo viene
Cielo Riveros me miró cómplice sabiendo que no habría ningún monstruo, pero me secundaba para mantener callada a Pau.
? Hoy jugaremos muy rico, primero subiré con Cielo Riveros y después si hay Tiempo subiré contigo Pao, ¿está bien?
Las dos asintieron al mismo tiempo, abrí mi maleta y saqué un disco, le pedí a Jo lo pusiera en la reproductora, jalé a Pau para besarla y manosearla mientras Jo hacía a lo pedido, coloque a Pao frente a mí y mis manos se perdieron bajo su falda, la tomé de las nalguitas y la jale hacía mí, ella sonriendo por las cosquillas que sentía me recibió abriendo su boquita, mi lengua se introdujo sin problemas, levante la falda y trate de quitarla, no podía, Pao lo noto y ella misma se desabotonó la falda por la parte de atrás, mirándome con una sonrisa ganadora, como diciendo “así se debe de hacer”, le sonreí y baje su falda sin ningún problema, yo mismo le quite la camisa descubriendo su corpiño, admire sus pechito sin desarrollo, pero que prometía unas suculentas tetas, estaba solo en ropa interior, calcetas y zapatos escolares, mi pene brincaba dentro del pantalón, la senté a horcajadas sobre mí y mi pene se posicionó a nivel de su rajita, la deslice hacia adelante y atrás sosteniéndola de las nalguitas y caderas.
Ella colaboraba con los movimientos y ella misma fue quien se acercó a besarme metiendo su lengüita en mi boca, lo hacía torpemente, pero me excitaba a morir su iniciativa, la movía cada vez más rápido, mis manos locas de emoción se perdía pos debajo de la pantaleta infantil acariciando su rajita y culito, metí un dedo en este último, solo la uñita, ella dio un respingo abriendo los ojos, pero los volvió a cerrar y siguió besándome.
Cielo Riveros llegó a nuestro lado y se nos quedó mirando, como abrazaba a su hermanita acariciando su espalda hasta bajar a las nalgas y perderme hacia su rajita, todo esto sin dejar de besarla ni mover mis caderas, me separe de ella solo para besarle el cuello y chuparle un ratito su cuello, note a Cielo Riveros algo celosa, por lo que me tranquilice y deje de besar a Pao y de mover mis caderas, solo movía mis manos acariciándola.
? Y díganme ¿cómo se han portado?
? Muy bien, hemos jugado nosotras solas cada que hemos podido
? Si, todas las noches nos chupamos nuestras “pepitas”—dijo Pao sonriendo
? ¿sus qué?
? Nuestras pepitas— dijo señalando su rajita
? Ah ok, pero no debes decirle pepita, dile chocha, panocha, raja, concha, pero no vuelvas a llamarla pepita
? Está bien
? A ver repítelo
? Chocha, concha… pano… ¿qué? Ya se me olvido
? Panocha y recuérdala que esa es mi favorita
? Ha sí, panocha
Su vocecita sonaba tan hermosa repitiendo las palabras obscenas que le enseñaba, movía su boquita como si le estuviera enseñando las tablas de multiplicar, quite a Pao y le pedí que se desnudara por completo, en la pantalla un tipo colocaba vaselina en el culo de una niña, dilatándola con sus dedos, preparándola para la inoculación, la niña estaba empinada pegando su pecho a la cama, tenía los ojos cerrados, Cielo Riveros miraba la pantalla sin perder detalle, Pao terminó de quitarse la ropa y se paró frente a mí solo en calcetas y zapatos escolares, no lo pude evitar, abrí mi bragueta liberé mi pene y la jale hincándola en el sillón a un lado mío, tomé su cabeza y la guie a mi polla, ella sabiendo cómo era comenzó a chupar sin que yo le dijera como hacerlo, la sujete y lentamente la subía y bajaba saboreando su boquita en mi pito, ella dócilmente se dejaba guiar, tenía sus ojitos cerrados y sus manitas suavemente apoyadas en mi muslo, estaba empinadita, por lo que libremente acariciaba su culito y rajita con mi dedos, se lo hacía suavemente para que no se asustara, Cielo Riveros nos miraba atenta con la boca abierta, por donde respiraba mientras relamía sus labios mirando como su hermanita empinada, con la cara metida en mi entrepierna, me daba un placer infinito.
La sentí que se perdía de la acción y con una seña le pedí que se acercara, cuando la tuve a mi lado la jale y bese en la boca, ella metió su lengua que se enrosco con la mía, su boca sabía a aliento extraño, tal vez no se había lavado bien los dientes después de comer, igual me excitaba como le ponía ganas al beso, la abrace soltando a Pao, quien no dejo de mamar ni mover su cabeza de arriba abajo como lo hacía yo, lamente en lo infinito no tener más de dos manos, me hubiera gustado seguir guiando a Pao en su mamada mientras abrazaba y dedeaba a su hermanita Jo.
Le quite la ropa a Cielo Riveros como pude mientras Pao seguía en lo suyo, Cielo Riveros tenía los ojos cerrados y se dejaba llevar por mis caricias, aflojaba su boquita permitiendo que mi lengua entrara y saboreara su lengua y sus labios a mi voluntad, sus manitas rodeaban mi cuello y suavemente se movían, me separé un poco de ella
? ¿Te gusta lo que hacemos?
? Si—contesto abriendo sus ojitos hermosos y sonriendo feliz
? Has pensado en esto
? Sí, todos los días ¿por qué no había venido?
Su vocecita sonaba con algo de reproche, note que su carita se puso algo seria
? No pude mi putita porque siempre había alguien cuidándolas
? Sí, es nuestra abuela, viene 3 días a la semana y los otros no puede porque es voluntaria en un hospital
? Bueno recuerda que solo podemos jugar a las putitas cuando estamos solos, si ella se entera no nos dejara jugar más ¿quieres que eso pase?—negó rápidamente con la cabeza—bueno entonces tenemos que guardar el secreto.
Hoy quiero que juguemos a otra cosa, lo haremos en tu habitación, solos tú y yo y Pao se quedará aquí viendo la película, ¿estás de acuerdo?
? Si– Contesto emocionada
Me separe por completo de ella que se puso de pie y separe a Pao de mi pito, cuando lo hice sonó como un chupón, tenía saliva y liquido pre seminal en sus comisuras, sonreía mientras seguía mirando mi pene erecto, le dije a Jo que le lamiera las comisuras y que yo subiría a su habitación para preparar todo.
Entre a la habitación donde las dos dormían y coloque mi cámara en un buró, apunte a la cama de tal forma que captara todo lo que ahí haría, me desnude y me coloque mi mascara negra, volví a cerciorarme de que la cámara estaba bien enfocada y de la maleta tomé una segunda cámara, quería captar todos los ángulos posibles.
Una vez comprado todo estaba a la perfección salí de la habitación y desde la planta alta llame a Cielo Riveros, le dije a Pau que siguiera viendo la película y que se tocara solita, que iría por ella en un rato más.
Cielo Riveros entró y encendí la cámara que estaba fija sobre el peinador y la que traía en mi mano, ella miró mi mascara y sonrió, me acerque a ella enfocándola con mi lente y grabe todo el esplendor de su cuerpecito, le dije se desnudara, ella con sonrisas nerviosas lo hiso, su piel blanca la hacían ver hermosa, su cabello rubiecito y sus ojos claros la hacían ver como una pequeña diosa.
? Di lo tuyo— le ordené, ella ya sabiendo que era sonrió y miró a la cámara
? Hola soy Cielo Riveros tengo10 años y me gusta ser una puta, me gusta que los hombres me manoseen y que me chupen toda, también me gusta que metan su cosa dentro de mi boca
Yo la miraba asombrado, caminaba alrededor de ella, mientras ella con cara agresiva decía sus palabras, mientras lo hacía ella también giraba sobre sí misma, para no dejar de mirar hacia el lente, me detenía y yo giraba hacía el lado contrario, cuando lo hacía ella solo me seguía con la cabeza para después seguir girando sobre sí misma, era una joya, se comportaba con naturalidad como si supiera de que se trataba.
? ¿qué más te gusta?
? Que me toquen mi rajita con sus dedos, así– abrió su boca y ella sola se froto su rajita—luego que me metan la lengua
? ¿dónde?
? Aquí, señalo su rajita separando sus labiecitos
? ¿eres puta?
? Si— decía sin dejar de frotar sus deditos en su rajita
Me acerque a ella y la hice agachar metiéndole mi pito en la boca, ella lo hiso y retiro su mano de su rajita para apoyarse en mis muslos, movía su cabeza para sacar y meter mi verga dentro de su boca, yo desde arriba filmaba, ella tenía ojos cerrados, pero de repente los abría y me daba miradas de alegría mientras seguía chupando, creo que este material valdría oro puro, estuve un rato así, la verdad estaba en la gloria; después de eso la retire y la acosté en la cama, ella camino hacia atrás hasta que topo en el borde de la misma y cayó hacia atrás, se apoyó en sus codos y se quedó mirándome, su mirada era grabada por mi cámara, me acerque, sabia necesitaría las dos manos así que le di mi cara y le dije que filmara lo que yo haría, ella sonriendo feliz la tomó, al parecer le encantaba filmar, separé sus piernitas y metí mi cara en su rajita, sentí como ella vibro y cerró los ojitos, por l que le recordé que debía abrirlo para filmar bien, ella me obedeció y enfoco la cámara hacia mi cara donde yo sacaba la lengua atreves de la máscara y la metía en su rajita, le chupaba el pequeño y carnoso clítoris, ella colabora moviendo sus cadera, volteaba a verla para ver si filmaba y ella con la boca abierta y respirando agitada seguía filmando, sus gemidos eran grabados, le pedí que enfocara su cara ella sola y lo hiso, ahora enfocaba mi mamada y después su rostro; decidí que era ya mucha chupada y le quite nuevamente la cámara para continuar filmando yo, ella seguía con las piernas abiertas, la jale más hacia el borde de la cama y sin dejar de filmar con mi mano derecha, con la izquierda tome mi pene y se lo frote en su rajita, lo hacía de arriba abajo, le enfocaba su carita y ella estaba de lado con los ojitos cerrados, escupí atreves de la máscara y e gargajo cayó sobre su rajita, esto facilito mi frotamiento, el pene era filmado como se desplazaba de arriba abajo, cuando noté que estaba ,muy lubricada empuje mi glande dentro de su rajita, ella pego uyn gritito y me miro asustada
? Tranquila mi putita, será solo un poquito y veras que después sentirás rico
Ella asintió y cerro sus ojos, solo que ahora los apretaba, empuje un poco más y mi glande abrió su rajita, la deje quieta mientras filmaba su carita y mi pene empezando a entrar, saque un poco pero inmediatamente empuje, ella gimió fuerte, con mi pulgar estimule un poco su clítoris ara que se relajara , ella lo hiso y saque solo para seguir metiendo, empecé un mete y saca solo de la punta, estaba haciéndolo así para que no sufriera tanto, cuando vi que relajo empuje un poco más y ella volvió a gritar, ya llevaba 15 minutos haciendo eso y sentí como mi pene topo en la barrera virginal, me agache a ella y la bese en la boca, ella lo hiso dócilmente y me volví a retirar y deje la cámara sobre la cama, la tome con ambas manos y metí mi pene desgarrando su himen, ella gritó fuerte, ya no era una niña, ahora era una mujer que emputecía cada arrepentida que le daría, ella comenzó a sollozar, eso ya lo esperaba yo, me quedé quieto nuevamente y me dedique a besarla en su carita, sus ojitos, sus pómulos, su frente, sus labios, cuando pasaba por ellos, ella sacaba su lengua y lamia mi boca, eso me dio confianza, nuevamente saque un poco mi verga y la volví a meter hasta el desgarro, ella ya no se quejó tanto y eso me dio confianza para hacer un mete y saca, lo hacía lento y continuo, para que se fuera acostumbrando, ella apretaba sus ojitos cuando mi pene entraba y los relajaba cuando salía.
estuve así como por 5 minutos y cuando la vi más relajada aumente un poco la velocidad, no metía todo mi pene pero lo que metía era más o menos la mitad, la sujetaba fuerte, ella ya más relajada respiraba hondo cuando la sacaba y agitaba la respiración el tiempo que se lo dejaba dentro, me encendí un poco y aumente la velocidad, los dos estábamos sudando, era una desfloración difícil, pero ya estaba hecha, la bese en la boca y aproveche para aumentar mi velocidad, ella gimió fuerte separándose de mí, bese su cuello y mi pene salió y entro rápidamente de su rajita, mis huevos quería explotar, no pude evitarlo, la excitación era demasiada, aumente mucho mi velocidad y metí mas mi pito ella gritaba ya a cada metida que le daba, me abrazaba fuerte y gritaba, yo sentí como mis huevos liberaron el semen y este salió disparado hacia la sangrada cuevita, grite mi orgasmo empujando mi pito lomas que pude, sentía calambre en mi glande por lo estrecho del agujero, salía lechazo tras lechazo, parecían interminables, ella gritaba igual que yo mientras tenía el orgasmo de mi vida; eyacule toda mi leche en su cuevita, me quede quieto disfrutando el momento, mi pene no perdía aun la rigidez, mire su carita como sollozaba y sus ojitos rojos despedían lágrimas, me enterneció tanto que sin misericordia empuje mi pene, provocándole otro grito de dolor, así lo hice una y otra vez, hasta que mi pene se aguado dentro de ella y solo salió, flácido y desmayado, seguí sobre ella que no dejaba de sollozar y la seguí besando dejando le caer todo mi peso, a pesar de que sollozaba, cada que la besaba en la boca sacaba su lengüita y me correspondía, me levante y tomé la cámara, filmando su cara roja, con lágrimas, incluso algo de moco salía por su nariz.
Miró la cámara
? ¿Qué eres?— le pregunte, ella tallándose los ojos con sus dos manitas sollozando contesto
? Una puta
? Si lo eres, eres una puta que le gusta que se la cojan ¿verdad?
Ella tallándose los ojos asintió, le retire las manos de su cara y le dije que lo dijera
? Soy una puta que le gusta que se la cojan—volvió a decir sollozando.
Me levante, apague las cámaras y me dirigí al baño para tomar fomento de agua tibia y lavarle la conchita, tenía rastros de sangre y había mancha las sabanas, “rayos” no había pensado en eso, le dije dónde estaba las limpias y las cambie, doble la sucia y la eché a mi maleta, la intentaría lavar en mi casa, revise nuevamente su conchita y la hice para, ella lo hiso con dificultad y muecas de dolor, la abrace y ella me correspondió, ni me acordaba que aun traía la máscara, me la quite y la volví a besar
? Eres la putita más hermosa que he visto en mmi vida
? ¿si? ¿Lo crees?
? Si, te aplicaré crema en tu panochita y te pondrás más antes de dormir, por la mañana igual y en la noche, así por 3 días, ¿entendiste?
? Si
Me vestí y la mande a bañar, cuando salió le apliqué abundante crema antiinflamatoria y le di el pomo para que lo escondiera, acomode mi maleta y baje, ahí estaba Pao viendo la película, se dedeaba solita me enterneció me acerque y la bese
? ¿ya?—pregunto inocentemente
? Si ya, me iré porque no tengo más lechita que darles pero volveré y ahora será tu turno, ¿está bien?
? Si
Contesto mientras me veía como quitaba el disco de la reproductora y lo guardaba en mi maleta, bajo Cielo Riveros cambiada y perfumada, habíamos arreglado su cuarto así que no habría evidencia, les hice jurar guardar el secreto sino el monstruo vendría, Pao puso cara de asustada y Jo solo sonrió.
Les di un besito en los labios a cada una y me despedí de mis perritas.
Antes de salir puse mi dedo índice en mis labios en señal de silencio y ellas riendo hicieron lo mismo.
Salí y me metí en mi auto, espere hasta que llegara la mama y al ver que no había ni gritos ni llamabas, ni policías, decidí irme, en mi casa tendría un buen de material que editar y cabe decir unas cuantas pajas que le dedicaría a mi video.
Volvería con estas niñas oro… claro que si
continuará
1. pervirtiendo a una nena inocente 7-------------------------------------------



Capítulo 7 Habían pasado 4 semanas en las que estuve con mis princesas putas, las había visto 2 veces por semana e incluso Johana me había pedido si podía ir un tercer día ya que su abuela no iría, me gustaba como Jo tomaba iniciativa para estar juntos, tenía un tesoro con esta niña. Estaba en la cama matrimonial de la mamá de mis putitas, tenía a Jo boca abajo y debajo de mí, se la metía fuerte y profundo por su rajita, tenía mi mano derecha en su entrepierna y le pellizcaba fuerte el clítoris mientras se la metía una y otra vez, ella pujaba a cara arremetida que le daba, ya llevábamos 1 hora cogiendo, se sostenía con sus dos manitas de las sábanas para resistir mis embates, de hecho lo hacía para que fueran más profundos, gemía fuerte cuando le apretaba más el clítoris con mis dedos, levanta sus nalguitas sosteniéndose firme de la sabanas y yo solo en la gloria sintiendo como su estrecha rajita aprisionaba mi pito como si lo quisiera ahorcar, ya estaba trabajando en el culito de ella, aún no la penetraba por ahí, solo la dilataba con mis dedos mientras me la cogía ya sea por su rajita o por la boca. La tome del cuello y la jale hacía mí, ella ya sabía qué hacer, giro su cara para permitir que mi lengua entrara en su boca, que en cuanto lo hiso fue recibida por su tibia lengüita, nos enroscamos en un beso pasional impropio de una nena de esa edad, la estaba pervirtiendo, aunque a veces no sabía si ella era la que me pervertía a mí. Me proponía cosas que ni siquiera...
... imaginaba pasaban por su cabeza, gimió fuerte cuando acelere mis metidas ‐ Aaahhh aaahhh aaahhh si, así me gusta. ‐ Te gusta mi putita ‐ Sí, mucho. Y ¿si me pones boca arriba y me metes deditos? Guau, era un tesoro, ya lo habíamos hecho infinidad de veces y a ella le gustaba que le metiera dedos en su culito mientras me la cogía; se la saque y la puse boca arriba, pase mi glande por su introito y solo empuje un poco para que se perdiera dentro, le metí dos dedos en la boca y ella los chupo, más bien los ensalivó y una vez que sentía estaba muy mojados de saliva, me deje caer sobre ella y la bese metiendo mi lengua ella cerró sus ojitos verdes y me recibió con gusto, metí mi mano entre sus nalguitas y localice su culito, primero metí uno ‐ Aaahhh Fue el suspiro de ella al sentir el intruso, lo saque y metí lubricando su cuevita, ella movía su cadera y cerrando los ojitos me besada saboreando mi lengua, cuando sentía que ya estaba lubricada acomodé el segundo dedo, abrió sus ojitos solo para ver mi rostro de placer al hurgar su anito, hiso una mueca de dolor y después sonrió cuando entro el segundo dedo y volvió a cerrar los ojos y me siguió besando, ya no movía su cadera se quedaba quieta para que yo metiera y sacara los dedos de su culito, el placer era inmenso. Me movía como loco, recordaba las primeras veces que se lo hice, como batalle para lograr tal dilatación y que aguantara mis cogidas, me movía fuerte para que se acostumbrara a la brusquedad, si quería explotarla tenía que...
. Adelantarme a los pervertidos que se la cogerían, lo más seguro es que lo haría muy fuerte y para eso la entrenaba, para que no tuviera miedo ni dolor cuando los locos se la cogieran por todos sus agujeritos, al contrario que ella disfrutara con la brusquedad, eso haría que los clientes tuvieran mas satisfacción arrancándole orgasmos a una nena inocente. Estaba en mi punto máximo de excitación mi pito entraba y salía lubricado por su excitación y el líquido que escurría de su rajita era absorbido por su culito que recibía mis dedos, cabe mencionar que estos entraban y salían a la velocidad de la luz, los dos gemíamos fuerte, la cama rechinaba como catre viejo, en eso estábamos los dos, cuando escuchamos que se abrió la puerta, volteamos y vimos para a Pao ‐ ¿Ya? Ya llevan mucho ya me aburrí de ver las películas, son las mismas de siempre ‐ ¡Lárgate! Sabes que no nos debes interrumpir ¡lárgate! Johana le grito a su hermanita, no le gustaba que ella estuviera presente cuando me la cogía, era muy posesiva y territorial, lo que no sabía era que igual estaba en mis planes cogérmelas a las dos y compartirlas con amigos míos, la bese en la boca para tratar de tranquilizarla, cerro sus ojitos mientras lo hice y me seguí moviendo, deje de besarla y voltee hacia Pao que nos seguía mirando seria desde la puerta ‐ Pasa Pao Jo abrió los ojos y me miró, yo le sonreí para que se tranquilizara ‐ Tranquila mi amor, ya es tiempo de compartir las cosas con tu hermanita, anda Pao, siéntate ...
... aquí nuestro lado ‐ Pero ¿qué hacen? ¿por qué tardan tanto? Siempre se encierran en los cuartos y tardan mucho, me aburro, ya vi todas las películas ‐ ¿te tocaste mientras las veías? ‐ No, ya me aburren, ya se lo que va a pasar ‐ Bueno entonces quédate a jugar con nosotros para que no te aburras ‐ Si, ¿qué hacen? ‐ A ver dime, ¿qué es lo que hacen las niñas en las películas que ves? ‐ Cogen con los adultos ‐ Así es, es lo que hacemos tu hermanita y yo, cogemos y a ella le gusta, y pronto lo haremos tu y yo y te gustara Pao sé quedó mirando, le toma la mano y la lleve a que tocara con mi pene que entraba y salía de la rajita de su hermana, mientras hablaba con Pao nunca deje de cogerme a Johana, por lo que seguía mojada, Jo había cerrado los ojitos después que le dije compartiríamos con su hermanita, termino cediendo y siguió disfrutando mi metidas en su rajita, Pao palpo mi pito duro entrando y saliendo de su rajita, sonrió emocionada sintiendo en carne viva lo que veía en las películas. La jale hacia mí y la bese en la boca, ella correspondió, ya sabía cómo hacerlo, me la chupaba después de que me cogía a su hermanita, le hacía aun mete y saca feroz en su boquita, ella ya toleraba eso y ya no le daba miedo, saque mi verga de Jo y se la ofrecí a Pao, era la primera vez que ella probaba mi verga con jugos vaginales de su hermanita, mamo mi pito y saboreo el moco vaginal, pensé que sería más difícil o que le daría asco, pero desde abajo me miro sin dejar de chupar y me brindo una ...
Sonrisa de gusto. No esperé más, la sujete de la nuca y moví mi cadera metiendo y sacando mi verga de la boquita de Pao, ella cerró sus ojos y dejo hacer por mí, cuando hiso un arqueo de vómito me detuve, la baba escurría por sus comisuras y eso me prendió, me encantaba ver como se le lagrimeaban los ojitos por la falta de aire y como escurría su baba por su boquita. Jo desde la cama con las piernas abiertas nos veía, tomé su manita y la lleve a su rajita para que tocara solita, me sonrió entendiendo que es lo que yo quería que hiciera, abrió su boquita cuando metió dos deditos en su cuevita, le saque los dedo se los chupe, se los ensalive y los regrese a su entrepierna, solo que ahora los guie a su culito, ella abrió los ojos sorprendida pero divertida como diciendo “como crees”, pero cuando los empuje no tuve que decirle nada y solita los metió y saco de su culito, voltee a la cámara que filmaba el suceso, ya no traía yo mascara, había aprendido como borrar rostros del video, así que ya no preocupaba ponérmela, además me hacía sudar demás. Pao seguía chupando con ganas, sentí que era tiempo de cambiar, la acosté al lado de su hermanita y metí mi cara en su entrepierna, ella la recibió con una sonrisa, eso si que le encantaba, que mi lengua hurgara su cuevita y que le hiciera cosquillas con ella, saboreaba su esencia tanto con mi lengua como con mi nariz, no me cansaba de ver como se iba mojando tanto de mi saliva como de sus jugos de excitación, Jo estaba a un lado, ...
... obedientemente se seguía dedeando el culito, movía su cadera saboreando el placer anal, mi mano izquierda busco la rajita de Jo, trate de penetrarla pero ya se estaba secando, me separé un poco de Pao y moje mis dedos rápidamente para no perder la excitación de Pao, regrese a su rajita con mi lengua y mis dedos se perdieron dentro de la rajita de Jo, qué gimió al sentirse penetrada por mis dedos, ahora si era un coro de gemidos infantiles, pocas veces habíamos compartido juntos, generalmente me llevaba a Jo me la cogía por un buen rato, dejábamos a Pao solita en la sala viendo las pelis porno para que se dedeara, después llegaba yo me la comía con la boca en su rajita y después le hacía chupar mi pito hasta que sacara mis mocos y dejarlos dentro de su boquita, siempre eran mínimo dos eyaculaciones cuando nos juntábamos, una en la rajita y potra en la boquita. Cuando sentí que ya habían alcanzado el punto máximo me separe de las dos y me puse de pie viéndolas, las dos abrieron sus ojitos y se apoyaron sobre sus codos levantándose un poco ‐ ¿les gustó mis putitas? ‐ Si—contestaron al mismo tiempo ‐ Bueno Jo, es hora de que empecemos a penetrar más a Pao ¿no crees? Jo me miró con dudas, en ese momento no sabía si pensaba en el daño que podría hacerle a su hermanita menor con mi pito o en que ya no sería mi favorita al cogerme también a su hermanita ‐ ¿me ayudaras? Te necesito aquí para romper a tu hermanita Ella asintió no muy contenta pero ya era mía y haría lo que yo le pidiera, fue ...
1. ... ella misma quien de mi maleta sacó un pomo de crema dilatadora, la misma que había usado con ella y gentilmente esparció el líquido gelatinoso en su manita para después con la habilidad propia de una niña le fue aplicando la crema, su hermanita al sentir el frio del gel cerró un poco las piernas, pero después riendo las volvió a abrir. Jo estaba en cuatro sobre la cama aplicándole el gel a su hermanita, me posicione atrás de ella, apunté mi pito en su rajita y tras pasarlo de arriba a abajo para llenarlo de moco vaginal, lo hundí en la rajita, Jo gimió agachando la cabeza como queriendo ver la cama, pero sus ojitos estaban cerrados, sentí su placer en la rajita que me recibió con una contracción y además manifestado con sus manitas que apretaron la sábanas, la sujete con mis dos manos de sus pequeñas caderas e inicié mi movimiento de cadera, lo hice moderado para permitirle continuar lubricando a su hermanita que a ojitos cerrados con gusto recibía las caricias de su hermanita. Pao se movía inquieta, abría y cerraba las piernitas al sentir como Jo hábilmente le estaba metiendo lubricante en su rajita, metía uno y a veces dos deditos, no solo la lubricaba, además la excitaba con sus deditos, me encantaba Jo, desde mi posición veía como su rajita se comía casi entera mi verga y al mismo tiempo como estimulaba a su hermanita que cerrando ojos gemía; era un coro de gemidos, Pao por su hermanita, Jo por mi verga y yo por su estrecha rajita, voltee a la cámara que filmaba todo, ...
... sonreí y bombee más fuerte a Jo, que tuvo que dejar de dedear a su hermanita para sostenerse de las sábanas con sus manitas, casi grito cuando sintió mis feroces y potentes embestidas, pero no se quitó ni hiso muecas de dolor, abrió su boca gimiendo fuerte, ya sabía sentir placer con mis cogidas y pronto lo haría su hermanita menor, que abrió los ojos y nos vio en nuestra salvaje cogida. Estaba frenético embistiendo a Jo, sentí que acababa en su rajita, pero esa no era mi intención, mi intención era Pao, la desfloraría enfrente de su hermanita, ella me ayudaría; le saqué mi verga y ella se desplomó sobre la cama, cato metiendo su cara en la entrepierna de Pao, saco su lengua y la metió en la fraternal rajita, Pao solo volvió a cerrar los ojos y se volvió de dejar llevar, yo agarré aire pues lo necesitaría en verdad y me moví hacia Pao. ‐ Jo, tú me vas a ayudar a romperle la rajita a tu hermanita, la aremos tan puta como tú, ¿lo harás? Jo asintió sonriendo, iba a hacer puta a su hermanita y eso le gustaba, era controladora, dominadora, y controlaría a su hermanita a voluntad, me coloque de rodillas entre las piernas de Pao, Jo se acercó a nosotros y me miró, le ordené que tomara y guiara mi pito a la rajita de su hermanita, así lo hiso, tomo mi rígido pene y lo puso en la entrada de la rajita, yo empuje un poquito y mi glande se acomodó un poco adentro de la cuevita, Pao hiso una mueca de dolor, Jo al verla se acercó y la beso en la boca, lo hiso suavemente para relajarla, Pao ...
... correspondió el beso cerrando los ojos, Jo sin cerrarlos la siguió besando y con su mano izquierda tomo mi verga la masturbo para que no perdiera erección, besaba a su hermana y masturbaba mi pene para que siguiera rígido camino a su misión. Fue la misma Jo quien jaló mi verga y la metió un poco más en el introito, Pao gimió nuevamente de dolor, y este quejido quedo tapado por la boca de Jo que la seguía besando, le metía la lengua, lo hacía de una forma tan sensual que me excitaba a tope, la imagen más la masturbación y más la sensación del estrecho agujero de Pao me estaban llevando al cielo; Jo seguía besando a Pao pero no cerraba los ojos, la veía como estudiándola, cuando noto que se relajó volvió a jalar mi verga y esta llego hasta su pequeño himen, cabe decir que no poseo el mega miembro, eso facilitaba mi perversión sin tanta sensación de culpa. Pao gemía, sus gemidos dentro de la boca de Johana resonaban en toda la habitación, Jo volvió a jalar mi pene dentro de la rajita de su hermana y sentí que algo se desgarro, Pao grito en serio, pero Jo no desistió, me tuve que detener porque Jo me jalaba más adentro, al sentir mi resistencia me volteo a ver, estaba seria, sabía yo en ese momento que ella quería tener el control de la desfloración de su hermanita. ‐ Jo, mi putita, tiene que ser más lento, sino sangrara demás Me miro seria y regreso a besar a su hermanita, que ya ponía cara de susto, la beso tiernamente, le lamia la cara, los ojitos, era como si la consolara de ...
... un regaño, Pao recibía las caricias que su hermanita le hacía cerrando los ojitos y abriendo la boquita cuando le metía le lengua, yo seguía con mi pene duro, Jo no dejaba de masturbarlo mientras hacía caricias para calmar a su hermanita; cuando sintió que Pao se había vuelto a calmar jaló nuevamente mi pene, en esta ocasión sentí el desgarró del pequeño himen de Pao, que pujo al sentirse desflorada, Jo lo saco un poco solo para regresarlo, yo seguía el movimiento de la mano con mis caderas para facilitarle la desfloración. Jo tenía el control total del movimiento, movía mi verga dentro y fuera de la rajita de Pao y ahora le chupaba los diminutos pezones, Pao apretaba los ojitos mientras movía mi verga dentro y fuera de ella, ya me había cansado, pues sentía como temblaban mis piernas por el esfuerzo, me deje caer, pero no totalmente sobre Pao, solo apoye mis manos sobre la cama, sentí como mis piernas me lo agradecieron, Jo hacía movimientos mas rápidos sobre la rajita de Pao y mis caderas ya cobraban autonomía de las manos de Johana y de mi propio control, ya sentía el placer de penetrar la rajita de Pao, como resbalaba mi pene lubricado por la sangre infantil, quería meter más, mi verga así lo pedía, hice un movimiento rápido y mi verga logro entrar casi hasta la mitad, Jo se tuvo que quitar de entre Pao y yo y ahora si me deje caer por completo sobre ella; una vez estando en esa posición lo primero que hice fue besar en la boca a Pao que abrió su boquita dejando meter mi ...
... lengua, sentí la tibieza de su boquita y como la aflojo para permitir mis besos y lengüetazos, estaba poniéndome frenético, Jo esta hincada sobre la cama a un lado de nosotros y acariciaba mi espalda mientras yo me movía más rápido, Logre conseguir que Pao empezara a gemir de placer e hiciera movimientos suaves con su cadera, levanto sus piernitas y aproveche para tomarlas y sujetarlas con mis manos, la tenía toda doblada, solo era cuestión de empujar mas y penetraría a fondo a la niña, pero algo dentro de mí me detuve, si así eso podía dañarla, trate de controlarme y solo metí y saque lo que ya había logrado meter, aumente la velocidad sin dejar de besarla, sentía como Jo apretaba mi espalda queriendo que se lo hiciera más fuerte a su hermanita, así lo hice, acelere mi embestidas y sentí las lágrimas de Pao correr por su carita, con mi boca las junte y las absorbí, mis huevos ya pedía vaciarse, esa necesidad era más fuerte que yo, enloquecí por esos segundo y metí mi verga en lo más hondo de Pao pujando y gimiendo en mi placer, mis huevos dispararon la leche que se acumuló dentro de la rajita y la desbordó saliendo por los costados de mi verga que no dejaba de entrar y salir haciéndome el hombre más feliz de la faz de la tierra. Eyaculé copiosamente dentro de Pao y una vez conseguido mi “egoísta objetivo”, me desplomé a un lado de ella, Jo se abalanzó sobre de mí y se subió a horcajadas, me besaba con verdadera excitación, metía su lengua dentro de mi boca, su rajita quedó ...
... sobre mi aguado y ensangrentado pene, ella movía su cadera sobre mí, frotando si peque{o clítoris sobre mi verga, tenía una mano sujetando mi cuello mientras me besaba y la otra acariciaba mi pecho izquierdo, era una experta, veía en nuestras películas porno, como los adultos acariciaban a las niñas y ella lo hacía así conmigo, se retiraba para besar y chupar mi cuello y agachaba su cabeza metiendo mi pezón dentro de boca, lo chupaba como si fuera a sacar leche de él, tanto movimiento y cachondeo de ella me hiso excitar de nuevo mi verga cobro vida estimulada por su rajita que se movía de atrás hacia adelante, ella lo sintió y sonrió satisfecha por su logro, me besó en la boca metiendo su lengua y con su mano derecha pellizco mi verga. Ninguno de los dos nos preocupamos ya por Pao que sollozando no miraba como cachondeábamos a un lado de ella ‐ Puta— le dije sonriendo ‐ Si, tu puta, tú me hiciste así Contesto Jo, la tenía sujeta de las caderas y la levante poniéndola a un lado mío, la puse boca abajo y metí mi cara en su culito. Mi lengua se introdujo un poquito, ya estaba dilatado con mis dedeadas de hacía rato, Jo gemía como adulta, moviendo su tórax de un lado a otro apretando las sábanas, le deje mucha saliva en el oscuro hoyo y me situé sobre ella, mi verga dura buscó un agujero, estaba apoyado sobre la cama con mis rodillas y las dos manos, no podía tomar mi verga así que le dije ‐ Jo, toma mi verga y métetela en tu culito, demuestra lo puta que eres Ella sin voltear ...
.. paso sus manos hacia atrás buscando mí duro pito, cuando lo halló lo dirigió obedientemente a su culo, sentí como mi verga de atoro en la entrada de este y mis caderas empujaron ‐ Aaahhh Fue el gemido que la niña dio al sentirse penetrada por mi glande, me quedé quieto, pensé que ella apretaría las sábanas con sus manitas, pero no; masturbo mi pene el tiempo que estuve quieto para no perder mi erección, con una manita, mientras la otra abría su nalga para favorecer la introducción, sabía que le dolería, pero aun así lo masturbaba para que continuara con la enculación, eso me animo y metí mi pene logrando pasar atreves del esfínter anal, Jo grito, pero fue un gritito corto, moví mi cadera logrando meter mi verga hasta la mitad de un empujón, ahora si Jo soltó mi verga y su nalga y se sujetó de las sábanas, saque mi verga solo para regresarla dentro y meter más de lo que ya había metido, Jo abrió su boca cuando lo hice pero no grito, parecía solo una lagartija con sed, apretaba sus ojitos y mi verga entraba y salía, profanando el hueco prohibido de una nena prohibida que pervertía a un punto que ni yo imaginaba fuera a ocurrir. Cuando mi verga entro del todo, me dejé caer sobre ella sujetándola de la cadera y el tórax e iniciando una bestial enculada, mi mano ¿se fue a su entrepierna buscando su rajita, cuando la hallé estimule su clítoris y metí dedos dentro de ella, eso hiso que gimiera, había desflorado a su hermanita recién unos instantes, había eyaculado dentro de ella, ...
... por lo que duraría más enculándola, sentía como su esfínter oprimía mi verga, la enculé como 20 minutos hasta que por fin sentí mi eyaculación, cuando sentí que iba acabar me voltee a estar boca arriba con ella encima de mí, al hacer el cambió nunca se la saque ni deje de bombear, estando ya boca arriba la sujete de las corvas levantando un poco su cadera, eso permitió que mis caderas se movieran libremente; estaba loco, frentico, me moví como loco hasta vaciar mis huevos totalmente, Jo gimió cuando sintió mi orgasmo en su culete, cuando acabé de eyacular, solté sus piernitas exhausto y estas cayeron quedando sobre las mías, mi verga seguía dentro de ella y hacía movimientos suaves disfrutando la salida de las últimas gotas, mi pito rápidamente se aguado y salió del culo de Jo, yo recuperaba el aire, ella se bajó de mí y se puso a un lado acariciándome y tratando de secar el sudor de mi frente con sus manitas ‐ ¿cansado?-- Fue la pregunta que hiso Jo sonriendo y oliendo mi cuello ‐ Fulminado ‐ Jajaja En ese momento recordé a Pao que recién la había desflorado y ni siquiera la había checado para ver cómo había quedado, me acerque a ella y ya no sollozaba, me miro con cara de miedo y duda ‐ Hola mi putitita, ¿cómo te sientes? ‐ Me duele mi tajito ‐ ¿tú qué? ‐ Mi panocha ‐ Ah, no te preocupes, ya pasará, deja te reviso para ver cómo te la deje mi putita La acosté boca arriba y le abrí la piernitas, me alarme cuando vi que había muchos coágulos, la lleve al baño y con un trapo li ...
... pio y agua tibia limpie a conciencia la niña, ella hacía muecas de dolor pero no tan intensas, cuando lave a conciencia su rajita trate de revisarla por dentro, afortunadamente no había daño serio, la saque del baño y la lleve a la cama donde le pedí a Jo la llevara su habitación y la cambiara de ropa, le di una toalla femenina para que se la pusiera y la indicación de aplicarle mucha creme anti inflamatoria, Jo lo entendió todo y se la llevo, me quede en la recamara y vi las manchas de sangre en la sabanas, y me lamente no haber preparado un hule, ni modo ya estaba hecho, fui y saque unas limpias, guarde las sucias para conseguir unas nuevas y ver como relavarlas para que no se vieran nuevas. Jo regreso con hermanita, ya era tarde y tenía que irme, le deje instrucciones muy precisas a Jo para que le aplicara ungüento anti inflamatorio a su hermanita y a ella misma en el culito. Le dije que vendría por mañana y que me esperara en el patio para darle las sábanas limpias y que las guardara en el closet de su mamá. Ella entendió las instrucciones y me fui sin dejar evidencia. Hice mi rutina de esperar a la mamá y ver indicios de sospecha, pero todo transcurrió con normalidad, me retire más tranquilo a terminar de editar mis videos y conseguir las sabanas para la cama de la mamá. *********** No haré el cuento largo, los aburriría con lo mismo, pero me tomó cerca de 1 mes y medio en poder penetrar por completo a Pao, fueron faenas legendarias, no lo hubiera logrado sin la ayuda de ...
... Jo, en todo momento me ayudo para la completa y total desfloración, convirtiéndose en mi ayudante principal además de enfermera particular de su hermanita, me encantaba esa niña, su iniciativa para que yo lograra cogerme por completo a su hermanita, como la amenazaba para que no dijera algo de lo que hacíamos, la controlaba en su totalidad. Estaba sentado en el sillón de la sala de la casa de mis putitas, tenía a Pao sentada sobre mi verga que ya entraba sin problemas en su rajita, incluso notaba placer en ella, la niña se movía, de arriba abajo, ensartándose solita en mi dura verga, la cual estaba lubricada por los juguitos vaginales de Pao y la saliva de Jo, quien por cierto estaba sentada en el otro sillón con su faldita levantada y recogida en su cintura, su pantaleta corrida a un lado y sus deditos entrando y saliendo de su panochita, miraba como en la tele un tipo enculaba a una niña y tenía a otra parada a un lado de él besándola y dedeándola, miraba alternadamente a la tele y a nosotros, Pao sentada sobre mí cabalgaba, su falda escolar la traía puesta y ocultaba la penetración, pero sus movimientos eras más que evidentes de que me la estaba cogiendo; no había habido tiempo para desnudarnos por completo, teníamos una semana sin vernos así que apenas me vio se sacó el calzoncito y se abalanzó sobre mí haciendo que me cayera en el sillón, para después sentarse a horcajadas y con su manita guiar mi verga a su panochita hasta hacerla entrar. Jo estaba algo sudada, abría y
... cerraba su boca, lo mismo que sus ojitos y en ocasiones se quedaba mirando la nada, sintiendo sus pequeños orgasmos que ella misma se provocaba, estaba muy excitada mirando la pantalla, era una película nueva, vi como gimió cuando miró al tipo de la película que puso empinadas a las dos niñas y las azoto con un fuete, no lo hacía fuerte, pero la escena impacto a Jo que acelero sus dedeadas y gimió con más intensidad, Pao me besaba con pasión metiendo su lengua en mi boca y sus coletas escolares no me dejaban ver a Jo, la tenía que ladear para seguir besándola sin perder detalle de Jo; Pao ya estaba cansada y ya no brincaba, solo movía sus caderas de atrás a adelante, sentí mucha humedad en mi pubis y pude adivinar que Pao se orinaba en mí, algo había ocurrido y en sus orgasmos más intensos se orinaba, tal vez por la estreches de su pequeña vagina comprimía mucho su vejiga, sentía la humedad proveniente de Pao y como ella, apretando su boca a la mía, gemía con intensidad lo mismo que sus movimientos, de repente se detuvo exhausta y agarró aire, la quite de encima mío y la puse a que me mamara la verga un rato, se empinó metiendo su cabecita en mi entrepierna y mamó con fervor tratando de sacar mi leche, ahora tenía una vista panorámica de Jo que se masturbaba viendo la tortura que el tipo le aplicaba a esas niñas. Eran unas niñas muy parecidas a Johana y Pao, en edades y estatura, el tipo por alguna casualidad tenía mi complexión, creó que eso la hiso excitar más, el tipo ...
... dejo de flagelarlas, las dos niñas seguía moviendo sus culitos de un lado a otro ansiosas por lo que venía, mire a Jo que estaba metida en la pantalla, el tipo apareció en escena con otro hombre a un lado de él y le indico que las enculara con la verga y con sus dedos a cada una; lo hacía al mismo tiempo, mientras penetraba a una, le metía tres dedos a la otra, lo hacía fuerte, miré a Jo que frenética masturbaba su rajita, abrió su boca casi por completo y comenzó a gemir, algo en la escena la había prendido de verdad, cerró finalmente sus ojos inclinando su cabeza hacia atrás terminando su orgasmo, abrió los ojos y vio que la observaba mientras Pao me mamaba con intensidad, me brindo una sonrisa de satisfacción que casi me hace acabar en la boquita de su hermana. ‐ ¿Te excitó la escena putita? ‐ ¡Si! Me levante sacando la verga de la boca de Pao, me acerque a Jo y la cargue colocándola después en la mesa de centro de la sala, la puse en cuatro y me posicione en su culito, Jo seguía viendo las imágenes de las niñas siendo sodomizadas por un amigo del papá, tanto por dedo como por verga, gimió fuerte cuando mi verga se perdió en su culo, agacho la cabeza cuando se la metí, después regreso a ver las imágenes de la película; la sujete fuerte de las caderas y sin importarme si le dolía empecé un mete y saca, las niñas gemían en la tele y Jo lo hacía siendo enculada por mí. Sentí la estreches de su culo y bombee sin piedad, los dos gemíamos de placer, Jo estaba excitada de más

... película, el trama era nuevo para ella y lo vivía al máximo, sentía como ella misma se empujaba hacia atrás para meter más mi verga, el tipo tenía a las dos niñas empinadas en una cama y las azotaba con un fuete de cuero, Jo miraba como eran azotadas y más se movía, levante mi mano y la deje caer en su nalga derecha ‐ Aaahhh Fue el grito que dio cuando sintió mi mano, pero no se dejó de mover, yo continúe con las nalgadas cada el tipo le daba a las niñas yo lo hacía en su nalga, Jo gemía fuerte, deje de nalguearla, porque el tipo volvió a encular una de las niñas, tome con ambas manos de sus cintura y embestí su culo sin piedad, parecía pistón en su trasero, mi verga entraba y salía lubricado por la saliva de Pao, mis caderas se movía pidiendo eyacular, sentí como mis huevos explotaban y como salía mi leche directo al recto infantil ‐ Toma mi putita, toma toda mi leche aaahhh Eyacule copiosamente en el recto de Jo que se movía como serpiente sintiendo como me vaciaba en su interior, la sujete muy fuerte y metí mi verga lo más hondo que pude, bramaba como un toro con mis ojos en blanco, estaba todo sudado y mi cara desfigurada por el pervertido placer de encular a una niña de 9 años, aquel que me viera saldría horrorizado, pero a mí me valía estaba teniendo el orgasmo de mi vida en un culo infantil. Terminé de eyacular y me quedé un rato sintiendo como Jo contraía su culo por instinto y aprisionaba mi verga, me daba shocks eléctricos cada que ...
... hacía eso, cuando sentí mi verga se aguadaba la saque lentamente, cuando lo hice Jo soltó un pedo, a veces le pasaba eso, le salían gases por el trasero por tenerlo muy dilatado, sonrió apenada cuando lo hiso, yo también le sonreí, pero mi sonrisa era más pervertida, la jale y le metí mi verga a la boca, la chupó un rato y cuando la sentí limpia se la saque y caí desplomado en el sillón, Pao me recibió a besos y mimos, la deje acariciarme un rato y después la mande a bañar. Jo se acercó a mí y sentó a mi lado escurriendo mi leche de su culo ‐ ¿Te gusto la película mi putita? ‐ Mucho, nunca habías traído una así, quiero ver más así como esta, ¿la traerás? ‐ Se me acabo la plata mi putita no son fáciles de conseguir ni baratas ‐ Y no puedes conseguir más dinero ‐ No de momento, pero haber dime ¿qué te gusto más de la película? ‐ Cuando el papá invita al amigo a que se coja a sus hijas ‐ ¿Te gustaría estar con alguien más? ‐ No sé, tal vez, ¿me dejarías? ‐ Por supuesto mi putita, si para eso te entreno, de hecho tengo un plan que nos podrá dar plata, dime algo ¿Cuál es el maestro que crees tenga más plata? ‐ Mmm no sé, tal vez el profe Alvarado, trae un carro nuevo muy lujoso ‐ Jajaja, ese será perfecto Tenía un plan imaginado, que si salía bien podía ganar mucho dinero, solo tenía que ejecutarlo a la perfección, le platique como sería la cosa, ella lo entendió todo tal y como yo quería que fueran las cosas, el plan no podía fallar. Continuará
Pervirtiendo a una nena inocente capitulo 8
Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por adalberto1979.
PERVIRTIENDO A UNA NENA INOCENTE CAPITULO 8
El profesor Alvarado era un hombre de alrededor de 45 años, había trabajado en el magisterio toda su vida desde que se graduó en la docencia, estaba casado desde hacía 20 años con Margarita, había procreado dos hijos Samuel de 14 y Diana de 11; su vida económica marchaba viento en popa, había estudiado las maestrías y diplomados necesarios para alcanzar el máximo sueldo que un maestro puede alcanzar, vivía cómodamente; su hermosa y flamante esposa ocupaba un lugar importante entre sus amigas, tanto por el puesto económico como por el moral, ella era la esposa de un prestigiado maestro, eso la enorgullecía y siempre que podía lo presumía; sus hijos eran el orgullo de él y se desvivía por ellos, trabaja por las mañanas y por las tardes se dedicaba a su hogar.
En pocas palabras se sentía el hombre más afortunado del mundo.
El lunes por la mañana inicio su rutina como cada inicio de semana, preparo en su oficina las cosas que enseñaría y las evaluaciones pertinentes, llegó al salón de clases y todos sus alumnos lo recibieron con un buenos días mientras se ponían de pie, contesto educadamente y con un ademán dio una seña de que se sentaran, le pidió abrir el libro en la página correspondiente al tema del día y que iniciaran con los ejercicios que habían practicado la semana anterior, los alumnos así lo hicieron.
Estaba Alvarado repasando los detalles de su semana cuando algo llamó su atención, al final de la fila cercana a él, Johana la niña rubiecita leía ensimismada su libro de matemáticas, mientras lo hacía tenía las piernas abiertas dejando ver parte de su pantaleta, él como viejo docente estaba acostumbrado a presenciar esas escenas fortuitas, no le impresionaban, aunque esta ocasión era diferente, Johana no solo las abría sino que además las abría y cerraba lentamente, sostenía el lápiz entre sus dedos y la boca luciendo concentrada; el borrador del lápiz estaba entre sus labios y era acariciado por su lengua, continuaba con el aleteo de sus piernas abriendo y cerrando lenta y sensualmente, lo hacía no como una niña, sino como una mujer que luce sensual.
Alvarado pensó que Johana estaba tan concentrada que no se daba cuenta de la sensualidad que derrochaba y por alguna razón el no dejaba de ver su entrepierna mostrando su pantaleta blanca e infantil; Alvarado por primera vez vio a una alumna en su entrepierna más del tiempo debido, Johana seguía con danza cadenciosa de sus piernas como lo haría una mariposa que lentamente agita sus alas, el pene de Alvarado comenzó a crecer dentro de su pantalón, se sintió ofendido a si mismo por desarrollar una erección viendo la ropa interior de Johana, no era pedófilo, nunca se había sentido atraído por una niña, pero aun así no perdía detalle ni su creciente erección.
En cierto momento Alvarado miró al rostro de Johana que ya no miraba el libro, lo miraba directamente a él con una sonrisa, ella tomó el borde de su falda y la levanto agitándola, como si tuviera calor sin dejar de sonreír inocentemente; Alvarado ahora si se perturbo, pues había sido sorprendido mirando la entrepierna de la niña, Johana le sonrió como le sonreiría una alumna a su maestro, pero mientras lo hiso continuo con su danza demostrativa, el pene de Alvarado no dejaba de crecer, se estaba excitando demás, él pensó que tenía que desviar su propia atención
? Johana, por favor pasa al pizarrón y escribe el primer problema
? Si, profe
Johana al levantarse abrió casi totalmente sus piernas mostrando su pantaleta, que ahora Alvarado pudo percatarse no era tan infantil, era una pantaleta de encaje que poniendo más atención podía distinguir la rayita de sus labios mayores, no pudo evitar abrir la boca al ver tal espectáculo; Johana para variar, caminó sensualmente mirándolo y cuando casi llega al pizarrón, recordó que no llevaba su libro, se giró sobre sí misma y al hacerlo la falda voló dejando ver sus muslo y parte de la sexy pantaleta de encaje, Alvarado se maldecía a si mismo ya que su pene estaba completamente erecto, si llegara la directora o alguien más notarían su erección; Johana de regreso a su pupitre contoneo su cadera y se agacho para levantarlo, dejando ver en pompa su culito en desarrollo, el maestro ahora si alucinaba, mientras admiraba el trasero de la niña, Johana volteo sin levantarse se giró y lo miró a los ojos volviendo a sonreír.
Se enderezó y camino al pizarrón escribió el problema que le había señalado, cada que podía volteaba ver a su maestro le brindaba una sonrisa, Johana desarrollo el problema con las dificultades que cualquier alumno hubiera tenido, no era ningún genio.
Terminó la hora de clase y tocaba cambiar de salón, el maestro les dio tarea para el día siguiente y mientras guardaba las cosas en su lujoso maletín de piel, Johana se le acercó
? Profe
? Dime Johana
? he tenido muchas dudas de los últimos temas ¿cree que pueda ir a su oficina y mostrárselas? Usted me dice que ejercicio hago y yo lo sigo al pie de la letra, no quiero reprobar este block
? sabes que no puedo dar asesorías, menos si no están tus papas de acuerdo
? es que mi mamá trabaja hasta tarde y no tiene tiempo de venir, por fa profe—Jo lo miraba con súplica y lo sujetaba suavemente del saco.
? está bien, te espero en mi oficina a la hora del descanso
? gracias
Johana casi brincó de emoción al ver que su maestro acepto aclararle sus dudas, el maestro sintió un escalofríos al pensar que estaría solo con Johana, algo en eso le perturbaba.
Alvarado realmente no se pudo concentrar en las siguientes clases, pensaba en la pantaleta de la niña, sus ojos azules, su boca sensual, cuando fuera mayor sería una verdadera rompecorazones, aunque ahora ya lo era, cuando pensaba en todo su frágil cuerpecito desnudo su pene brincaba y tenía que concentrarse en su clase para bajar la erección.
Su corazón dio una fuerte palpitación cuando escucho el timbre que anunciaba el descanso, sintió sus propios latidos y hasta escucho su corazón como se aceleraba, con cierto temblor guardó las cosas en su maletín, incluso ni tarea dejo al grupo, solo se despidió y salió al mismo tiempo que los alumnos lo hacían, algunos corriendo y aventándose entre ellos, en un día normal los reprendería y los haría esperar en el salón hasta que salieran los demás, pero hoy andaba muy tolerante y sobre todo no quería perder tiempo para llegar a su oficina.
Llegó y se sentó en su cómodo sillón, saco unos documentos, apenas los iba a leer cuando escuchó los toquidos de la puerta.
? Adelante
Dijo levantando la voz, Johana entró con una libreta y su libro de matemáticas entre sus brazos.
? Pasa Johana, toma asiento, dime ¿Qué dudas has tenido?
? Son varias, mire… mmm ¿me puedo acercar?
? Si
Jo se acercó y se puso a un lado de él, abrió su libro y señalo los problemas que no podía resolver.
Alvarado como todo un profesional, le explico cómo resolverlos, Jo ponía atención en todo, en algunos momentos se acercaba mucho a Alvarado y él podía percibir el perfume del jabón de baño infantil.
? Ya me case de estar parada, ¿me puedo sentar en el escritorio? es que no hay más sillas o ¿quiere que me siente en sus piernas?
? En el escritorio está bien
Alvarado contesto rápido y fracciones de segundo después se arrepintió de su respuesta, hubiera sido agradable tener a esa nena sentada en sus piernas, aunque tampoco sería prudente.
Terminó de explicar el problema y Johana se lo agradeció y para demostrárselo le dio un beso en la mejilla.
Todavía quedaban 10 minutos de descanso y Johana se dispuso a platicar, se recargo con sus brazos hacía atrás apoyados en el escritorio e interrogó al profesor, sobre que hacía por las tardes y cuantos hijos tenía, como se llamaba su esposa y cosas por el estilo, el respondía a todo, pero en cierto momento se armó de valor y él hiso las preguntas, cabe decir que todo el tiempo Johana movía inquieta sus piernas y su falda se había subido hasta la mitad de su muslo, el profesor no perdía detalle de las blancas y delgadas piernas de la niña
? Johana ¿por qué tu mamá no acude a las juntas y solo tu abuela?
? Es que trabaja hasta tarde, siempre llega a las 9, nos da de cenar, a veces nos baña y nos lleva a la cama.
? Johana, ¿quién te compra la ropa interior?
? Mi mamá ¿por qué?
? Sin querer vi tu ropa interior, y vi que era de encaje ¿ella te la compró?
? Si jijiji, ¿me vio? Qué vergüenza— Johana tapo sus ojos azules con su mano derecha apenada.
? No tengas pena, no te vi con malos ojos solo me llamó la atención que era de encaje, es bonita—hubo un silencio entre los dos, pero nunca dejaron de mirarse a los ojos, ni ella de sonreír coqueta, eso lo animo— ¿me la podrías enseñar? Solo un poco, por curiosidad
? Jijiji ¿la quiere ver? bueno no creo que haya algo malo, igual ya me la vio
Johana con sus manos tomó el borde de la falda y la levanto lentamente, Alvarado miraba arrobado como se iban mostrando la parte superior de los muslos, miraba su blanca piel con escaso bello, ella levantó un poco más y su blanca pantaleta emergió iluminada por la luz de la oficina, Johana no contenta con mostrarla abrió sus piernas un poco, Alvarado sintió escalofríos y como sus manos temblaron.
? Es muy bonita— dijo con su boca completamente seca
? Y es muy suave, mire tóquela
? ¿Si? ¿La puedo tocar?— preguntó levantando la mano y dirigiéndola a la entrepierna infantil
? Jijiji si, si quiere, pero y ¿si alguien entra?— la mano de Alvarado se detuvo en el aire
El profesor se quedó congelado, no supo que responder, no le iba a decir que no pasaba algún problema si alguien entraba, porque no hacían nada malo, porque si lo estaban haciendo, una niña no debe mostrarle la pantaleta a un adulto y mucho menos dejar que la toque; Johana al notar duda en él soltó su falda y de un brinco bajo del escritorio y se dirigió a la puerta poniendo seguro, regreso a donde estaba sentada y volvió a abrir las piernas y levantar su falda, Alvarado se quedó perplejo, vio toda la escena y como ella regreso con sonrisa cómplice para seguir enseñándole la pantaleta.
? Ya cerré, ande, tóquela profe para que vea que es muy suave
La mano de Alvarado se había quedado en el aire todo ese tiempo, cuando Jo se acomodó exactamente donde estaba, la mano continuó su perverso camino, los temblorosos dedos palparon la pantaleta percibiendo el encaje que ostentaba; con su pulgar acaricio la línea divisora de los labios de la rajita, lo hiso de arriba abajo, Jo abrió más las piernas para recibir la malversa caricia, riendo suavecito y disfrutando como el maestro todo nervioso trataba de palpar su rajita.
? Es muy suave, tanto que se puede hacer a un lado sin ningún problema— dijo Johana sin dejar de sonreír
Alvarado sin dejar de temblar paso su dedo índice por el borde de la pantaleta, justo a nivel de la rajita, la hiso a un lado y vio por primera vez la raja de una niña, de una alumna o algo que fuera mujer y tuviera 10 años, palpo la rajita, en ese momento sintió miedo de romper algo de su virginidad, su instinto perverso quería meter el dedo, probarla con su lengua, meterle la verga con ferocidad, pero su prudencia solo le permitía acariciarla suavemente, con sus temblorosos dedos, por la apertura de los labios.
? Se siente rico—dijo Jo sin de dejar mirarlo y sonreír
? ¿Te gusta?
? Si
? ¿Alguien había tocado tu pantaleta o mirado tu rajita?
? Solo mi mamá— mintió Johana– pero solo me lava, no me acaricia como usted aaahhh se siente rico
Johana tenía el ceño fruncido y ya habría su boquita recibiendo la caricia del adulto “responsable” de su educación.
? Huele muy limpia
? Sí, me lavo todos los días para que este muy limpiecita, puede olerla jijiji o probarla si quiere.
El maestro sintió la palpitación de su corazón, nunca hubiera imaginado hacer lo que hacía, mucho menos que una nena inocente le pidiera eso, su cabeza estaba nublada por la excitación, no pensaba más, su pene reventaba en su pantalón, lentamente se acercó a la rajita percibiendo su olor, su lengua emergió de entre sus labios, estaba a 10 centímetros de la rajita infantil, iba saboreando el manjar nublado de excitación cuando de repente el timbre escolar lo hiso brincar del susto, por instinto saco la mano de la entrepierna de la niña y se acomodó su ropa nerviosamente; Johana recargada en el escritorio, apoyándose en su brazos hacía atrás, respiraba agitadamente, la pantaleta quedó cubriendo parcialmente la rajita, él podía ver los jugos que emanaron demostrando que se estaba excitando
? Johana arréglate y ve a tus clases
? ¿Quiere que regrese mañana?
? Si… digo no… bueno, talvez… no, mejor no, no podemos
? ¿Por qué? si nos estamos divirtiendo mucho
? No es correcto, además alguien puede entrar
? Es cierto—Jo pensó un momento— Profe y ¿si va a mi casa a darme asesorías? Podríamos repasar y así aprendo más
? Pero dices que tu mamá no está, eso no sería correcto
? Bueno no está mi mamá pero mi abuela nos cuida, si es para repasar ella no se opondría
? No sé, bueno creo que talvez si podríamos
? Perfecto, mañana le doy la dirección y usted llega a eso de las tres de la tarde ¿sí?
La mirada de Jo era de súplica, casi juntaba sus manos suplicando que dijera que sí, Alvarado todavía estaba demasiado excitado para pensar correctamente y terminó cediendo ante la incorrecta petición de Johana, quien al escuchar el “SI” brinco de gusto y le dio un beso en la boca, no fue un beso apasionado, solo fue un piquito fugaz, pero a Alvarado le alboroto toda la hormona, Johana se puso de pie y metió las manos bajo su falda acomodando la pantaleta sin dejar de mirar a su profesor con cara de pilla, para después retirarse de la oficina dándole una última mirada picara
Ella sabía que esa semana su abuela no las cuidaría, tenía que resolver asuntos en otra ciudad por enfermedad de una hermana de ella, la mamá le dijo a Johana que contrataría a una niñera, pero ella se opuso diciendo que podía cuidarse solas, que ya eran grandes, además sabían cuidarse de las personas desconocidas, la mamá vio en ella madurez y seguridad por lo que no contrató niñera, solo les dejaría cosas para calentar en microondas y comer.
********
? Aaahhh aaahhh aaahhh
En la habitación de las niñas se escuchaban los gemidos de Pao mientras yo la enculaba salvajemente, la criatura se sostenía de las sábanas y en cuatro patas recibía mi verga por su culito; había batallado, pero le pude meter toda mi verga, la niña lloró, sangro de su ojete, pero ni así me detuve, Johana tuvo, en esos días, que ponerle a diario crema antinflamatoria y dado pastillas para prevenir infección y quitar dolor, cabe decir que la tuvo bajo amenaza de que vendría el monstruo si ella decía algo, estuvimos así cerca de 3 semanas hasta que se acostumbró y tolero toda mi verga sin problemas, le jodía fuerte en todas las posiciones que se me venían a la mente, siempre por el culo, ya su rajita no era divertida para mí, solo pensaba en darle fuerte y hacerla cagar mientras la sodomizaba sin piedad.
Jo, en ese momento, estaba abajo preparando la comida y esperando a que acabara de cogerme a su hermanita, para después merendar juntos, yo estaba con mi cara desencajada de placer, ponía mis ojos en blanco, mi boca abierta liberaba baba de las comisuras, sacaba mi lengua y hacía movimientos como si el aire tuviera vagina y yo la lamiera; Pao me estaba dando un placer infinito, me movía sosteniéndola de las caderas embistiendo una y otra vez; me encantaba como su cabello volaba a cada embestida que le daba, no le había quitado su uniforme, su pantaleta estaba enrollada en un tobillo a nivel de su calceta escolar, la falda solo se la había subido y después de comérmela con la boca y lengüetear sus hoyitos, primero pase mi glande por la rajita que entre pujido y gemidos me recibió y momento después por el culito, que mientras me lubricaba con la raja, le dilaté a punta de dedazos y saliva, ella se quejaba como de dolor, pero le metía la verga más fuerte en la rajita arrancándole gemidos de placer y así olvidara las molestias de la dilatación.
? Aaahhh aaahhh aaahhh si, así métemela toda, me gusta, me gusta la verga en mi culito
Su lenguaje había florecido bastante, le enseñaba a hablar sucio para excitarme más durante la cogida, la hacía decir cuánto le gustaba la verga y cuando se la metía ya sabía que tenía que decir “más fuerte” “si por el culo” “jódeme como hombre en mi culo hasta que me arda” y sandeces impropias de una nena de esa edad.
? ¡Si papi! ¡jódeme fuerte por el culo!, si ¡ay!.
¡ay!.
¡ay!.
Abrió su boquita y ojos al máximo cuando la embestí fuerte como pistón de carro, tanta fue la velocidad y la fuerza que me tuve que dejar caer, eso sí, sin dejar de bombear y la hice quedar boca abajo completamente acostada, la bombeaba fuerte la sostenía del cuello y su cadera, mi panza se atoraba en su región lumbar y vibraba a cada arremetida que le daba, mi sudor empapo su espalda; la jalé del cuello, levantándola y girando su cabeza para meter mi lengua en su boquita, no recordaba si me había lavado la boca, posiblemente traería mal aliento; mi boca apestaría a raja, culo y un poco de orina aparte de mi mal aliento, pero eso no me detuvo para profanar con mi lengua la boquita infantil, que se abrió para recibirme sin problema alguno
? Mmmggghhh mmmggghhh
Era el sonido de sus gemidos ahogados dentro de mi boca, me estaba cansando de estar sobre ella, la jale y me puse de lado, le levante la pierna y la seguí bombeando fuerte y rápido, sentía como mi corazón se aceleraba, en ese momento recordaba cómo al principio, cuando las conocí, me cansaba de bombearlas y tenía que parar para agarrar aire, pero de tanta cogida que les ponía ya había agarrado condición física, era como correr, te acostumbras de tanto hacerlo; le saque mi verga y le abrí el culo para que la cámara captara la plena y completa dilatación del mismo, le metí tres dedos sin ningún problema.
? Méteme tu verga otras ves papi, en mi culo anda
Jeje reí para mis adentros, era toda una actriz y ya sabía pedir verga cuando mostraba a la cámara su dilatación; escupí en mi mano y le unte la saliva en su anillo anal, dirigí mi verga al hoyo y volví a arremeter contra su culo, metía y sacaba mi verga sin ningún problema, la saliva había hecho milagros.
Volví a acomodarme y la puse sobre mí, de tal forma que la cámara captaba la penetración anal; la cámara no solo captaba la penetración anal sino también como mis dedos apretaban su clítoris, Pao gemía como una adulta, en ocasiones pujaba cuando se la metía hasta el fondo, solté su clítoris y con mis dos manos apreté su pancita al mismo tiempo que le metía el pito, sus pujidos se incrementaron, tanto que demostraron alarma
? Papi… papi, siento cosas raras en mi panza ay… ay
Sabía lo que venía, con mis intenciones más pervertidas aceleré y apreté su abdomen, ella se quejó más
? Siento que me cago papi… ay… no… para, si me cago… ay
Sentí opresión sobre mi verga que venía del intestino de la nena, apreté más el abdomen y saque rápidamente mi verga, la sostuve de sus corvas con mis dos manos y de su ano salió mierda semisólida, casi aguada en dos pequeños trozos, desde abajo veía como Pao luchaba por cerrar su ano y frenar la mierda, estaba tan dilatado que no lo pudo evitar, la veía roja de la cara, estaba más que apenada, sentí la fragancia propia de la mierda y eso me hiso pensar que ganaría una fortuna con los malditos pervertidos que vieran el video.
Había hecho que se cagara con mis estocadas, imaginaba como se masturbarían como locos viendo la escena hasta eyacular en su mano; la deje en esa posición unos segundos para que la cámara captara todo el mugrero y después la hice a un lado y le ordené que fuera al baño a lavarse, me levante y caminé tras ella, vi cómo se desvistió en el baño y se metió a la regadera, vi su trasero manchado de café y reí; yo con el rollo del baño limpie mi abdomen tire los papeles sucios a la taza del baño, con toallitas húmedas limpie las manchas de excremento de mi abdomen y mi verga, lave mis manos y salí del baño, dejando que la niña se aseara sola, fui y apague la cámara.
Baje desnudo y ahí estaba Jo, viendo sus libros e intentando hacer la tarea, me vio y se levantó, caminó a la cocina y empezó a preparar las cosas que calentaría para nosotros tres, la miraba con su falda escolar su cabello recogido en una cebolla mostrando su largo y delgado cuello y como concentrada ponía la comida en las vasijas de plástico para calentar en el micro y después servirme
? ¿Ya vamos a comer verdad papá?
? Sí, pero acércate, la putita de tu hermana no pudo sacarme la leche, se cagó antes de que acabara en ella
? ¿Otra ves?—su mirada cambió a enojada — ¿de perdido pusiste un hule en la cama?
? Nop, la putita de tu hermana se puso tan cachonda que no me dio tiempo y me la tuve que coger sobre las sábanas, ya sabes cómo es, jejeje
? ¡Joder papá! Ahora la cama va a apestar, no sé por qué te gusta esa cochinada
? Tranquila mi putita mayor, yo me las llevo y las lavo, ya sabes, yo siempre lo resuelvo
? ¿Y te lavaste?
? Me limpie con una toallitas húmedas muy concienzudamente
? O sea papá, hay un pinche baño allá arriba— Johana molesta apuntaba con su brazo extendido a la planta alta— ¿por qué no te lavas? Sabes que no me gusta el sabor a toallita húmeda ¡chingado!
? Tu hermana estaba en la regadera lavándose el culo y posiblemente querría cagar más, así que la deje sola
Yo estaba sentado con mi verga parada y Jo estaba cruzada de brazos frente a mí con cara de molesta, eso me divertía, el cómo le gustaba poner reglas y que se siguieran al pie de la letra, pero a mí me gustaba hacerla enojar para después contentarla a punta de cogida limpia
? Ya mi putita ven, acércate no te enojes
La jalé hacia mí y abriendo mis piernas quedo muy cerca de mí, la abrace sujetándola de las nalgas y mi verga apuntó directo a su rajita, tan solo separada por su falda y pantaleta, acerque mi boca, ella sin dejar de mirarme seria se dejó besar, la bese suavemente, como lo haría un enamorado con su novia, sentí como poco a poco aflojo su boca, pero seguía seria, mis manos se perdieron bajo su falda y bajaron un poco su pantaleta, solo lo suficiente para que mis dedos palparan su huecos; hurgue su ano sin penetrarlo, solo lo acariciaba suavemente, mi otra mano exploraba su rajita, sentía como emanaba jugos demostrando excitación; no dejaba de besarla, ella no me abrazaba, pero si ladeaba su cabeza para facilitar mi besos e intromisión de mi lengua y en ocasiones cerraba los ojitos y los volvía a abrir para seguirme mirando.
Cualquier persona de amplio, pero muy amplio criterio, que mirara la escena, notaría que en ese momento había amor y enamoramiento profundo entre los dos, deje de besarla y la separe un poquito mientras le bajaba otro poco más la pantaleta y la desplazaba a un lado destapando su rajita, cerré mis piernas y la subí a horcajadas en mí, mi verga tiesa se apuntaló en la entrada de su cuevita y la baje enterrándola en lo profundo de su ser, cuando lo hice Jo no pudo evitar abrir su boquita y entrecerrar sus ojitos azules, gimió quedito, aún estaba enojada y no me quería demostrar lo excitada que estaba, pero bastaron cuatro metidas en su coño para que empezara gemir más fuerte y se sujetara de mis hombros facilitando mis metidas y moviéndose ella misma como una putita que era, comenzó la danza pervertida de copulación entre un adulto y una niña, dos de mis dedos se perdieron en su culo, ella abrió la boca cuando lo sintió y me miro con cara de pícara.
? Ves que así lavo mi verga más rico, la limpio con los juguito de tu panochita
Ella sonrió, ya la había hecho sonreír, nuevamente ganaba yo quitándole el coraje mientras me la cogía
? ¿Ahora si me la vas a chupar putita? Ya no va a saber a toallita
Volvió a sonreír y asintió con la cabeza rápidamente.
Se desmonto de mí y se puso a un lado mío inclinándose para mamar mi pito, a ella le gustaba más hacerlo así que hincada, porque en esa posición mis dedos hurgaban libremente sus hoyitos; y así lo hice, dos de mis dedos estuvieron profanando su culito y su rajita alternadamente, arrancándole gemidos de placer.
En eso estábamos los dos cuando bajo Pao recién bañada, traía solo puesta su pantaleta rosa, nos vio, me sonrió y se sentó frente a nosotros poniendo sus manos juntas sobre la mesa, apreciando el espectáculo copulador y malsano que le dábamos.
Jo se cansó de chuparme y se levantó volviendo a cabalgarme de frente, ella solita se metió mi pito en su raja y se movió en todas direcciones como una puta que era, mire a Pao que sonriendo nos veía sin perder detalle, Jo estaba haciendo un trabajo sobre mi verga fenomenal, mis dedos volvieron a hurgar su culo, ella sonrió cuando lo hice, sabía que era un pervertido que le encantaba el culo de las dos
? Jo, te la voy a meter por el culo y voy a hacer que te cagues también, esta vez sí lo lograré
? No creo papá— contesto Jo agitada sin dejar de moverse—ya hice en la mañana
Siguió cabalgándome sin dejar de mirarme y una sonrisa pícara emergió de su boca, se acercó a mí y me susurró en mi oído
? Pero puedes vaciarte en mi culo y cago tu semen en la boca de Pao
Ella había visto eso en una película porno que le rente, sentí un calambre en mi verga, mi mente voló con la idea de Jo, ella noto que me agrado porque mi verga se endureció más dentro de ella y la metí más profundo, eso le arranco gemidos de placer, no esperé más, la quite de mí y la empine en la mesa, ella se apoyó con sus codos en la mesa y miro directamente a Pao que estaba atenta a nosotros; Pao por la cara desencajada de Jo, adivinó que se la estaba metiendo por el culo, yo mientras lo hacía fui desabotonando su falda hasta sacársela por arriba, porque por abajo mi verga dentro de su culo lo impedía, le deje la pantaleta solo la jale lo más que pude a un lado para que no estorbara; mis estocadas fueron profundas, era como si quisiera sacarle mi pito por la boca desde su culo, Jo gemía con ganas, estaba excitada por lo que iba a hacer con mi leche, y a mí el imaginarlo me enloqueció, sentí el típico cosquilleo en mis huevo, señal de mi inminente eyaculación, acelere y brame cuando mi leche salió hacia el culo infantil, temblaba sintiendo como le llenaba el culo de leche, no la saque hasta derramar la última gota dentro de ella; cuando se la saque lo hice con cuidado, no quería derramar el vital líquido; Jo cuando sintió que salió mi verga de su hueco, lo tapó con su mano, siguió inclinada y en esa rara posición se dirigió a Pao que no entendía, se dejó acostar por su hermana mayor, quien una vez acostada su hermana, se Hincó a nivel de la cabeza de ella, retiró la mano de su culo y pujo.
Yo no tenía erección, pero jamás había estado tan excitado viendo como Jo pujaba apretando sus dientes y ojitos, teniendo su culo en la boca de su hermanita, quien finalmente entendió de que se trataba y abrió su boquita sonriendo, el primer chorro de leche cayó en su lengua, blanco como la leche que era, el segundo salió un poco más oscuro, Pao igual lo mantuvo en su boca, Jo se sentó de plano en la boquita de su hermana y le ordeno chuparlo
? Chúpame putita, sácame la leche de papa
Yo maldecía para mis adentros, no tenía la cámara cerca y ese momento quedaría solo guardado en mi memoria; Jo sintió que acabo de cagar mi leche, se levantó y se dirigió a mí cambiando coqueta, se acercó y me besó, yo estaba sentado en la silla desfallecido por el esfuerzo, me enderecé un poco para poder besarnos a gusto, Jo volteo a su hermana y le ordenó
? Putita, trágate la leche de papá, sabes que es muy buena y nutritiva para ti, anda trágala
Pao cerró sus ojitos y tragó mi leche y con su lengua recogió la que estaba en sus labios comiéndola también para después voltear a vernos y brindaros una chimuela sonrisa, Jo volvió a mí y con carita mimosa me dijo
? Ya ves papi cuanto te quiero, siempre terminó cumpliendo tus caprichos no importa lo asquerosos que sean
La jalé a mí y la volvía besar, Pao por iniciativa propia, gateo hasta mí y metió mi pito en su boca mamando y sacando lo último de leche y limpiándolo al mismo tiempo.
Había recién eyaculado y no tendría erección mínimo por una o dos horas más, las separé de mí y les dije me iba a bañar que calentaran la comida para comer juntos.
Me bañe y baje con mi maleta en la que llevaba las sábanas manchadas de mierda, además había echado perfume en la cama para que no oliera, las dos me esperaban, Jo ya se había puesto su falda, la pantaleta estaba doblada sobre la mesa de centro de la sala, como quedo manchada también me la llevaría a lavar; Pao permanecía en pantaleta, me senté y comimos.
? Mmmm esta comida esta deliciosa, felicítame a tu mamá de mi parte
? Si papi, lo hare
Jo sonrió divertida sabiendo que nunca lo haría, de hecho casi desde el principio supo que yo no conocía a su mamá, pero algo en ella le dijo que no hablara con su mamá de mí, eso permitió que pasara lo que había pasado.
? Y dime ¿cómo te fue en la escuela putita?
? Bien aprendí mucho
? No de eso, de nuestro asunto
? Ha si, jajaja muy bien, vendrá mañana a las 3
? Perfecto, yo llegaré desde la mañana para preparar todo, tú me darás tu llave
? Si papi
? Y batallaste
? No, para nada, hubieras visto su cara cuando vio mi calzón de encaje, lo dejé que la tocara y la hiso a un lado y estaba a punto de meterme su lengua, pero el pinche timbre sonó y no pudo hacerlo
Jo decía palabrotas, yo le había enseñado, me gustaba que hablara grosero y se expresara de todo con una maldición
? ¿te hubiera gustado que te lamiera?
? No sé, si estaba muy cachonda en ese rato
? Puta
? Solo tu hija papá, solo tu hija
Sonreí con ella.
Ella no tenía papá, yo era la figura paterna de su vida, una figura paterna que se la cogía y la pervertía cada vez más, eso me excitaba a morir.
? Y ¿cómo la tiene?
? Yo creo que grande, más que la tuya, yo digo que me va a doler
Sonreí porque tenía razón, yo no era el monstruo de pito, solo normalita, posiblemente él la tendría más grande que yo y si le dolería, eso sería aún mejor, que hubiera dolor para que se creyera una desvirginación.
Miré a Jo que se quedó pensando y me dijo
? Papá yo creo que si me va a doler ¿y… si antes de irte me coges por el culo?, para que no se me cierre y no me duela tanto mañana
? ¿Crees que te cogerá por el culo?
? No sé, tal vez, pero quiero estar preparada
? Si, tienes razón, es mejor estar preparados, te ayudaré
Una hora y media después estaba Jo recargada en la puerta, apoyada de manos, con su falda escolar enrollada en su cintura y yo atrás de ella cogiéndomela por el culo, gemía y se retorcía rico, yo estaba masticando un chicle y miraba mi reloj para no perder hora, Jo se retorcía de un lado a otro
? Papi muévete de un lado a otro para que me dilates más el culo
Yo obediente lo hice, no solo metía y sacaba, también me movía de arriba abajo y de derecha a izquierda, en círculo, era una dilatación placentera para los dos, Pao sentada en calzones en la sala nos veía, mientras acariciaba su rajita por encima de la pantaleta, empuje fuerte a Jo haciéndola pegarse a la puerta con su cara y bombee fuerte, la nalguee varias veces mientras la jalaba del cabello, me estaba comportando brusco, necesitaba más excitación para vaciar mis huevos, había eyaculado demasiado ese día y ese me estaba costando para llegar a mi orgasmo, la llame puta ramera, la escupí en la cara cuando la voltee parta besarla; lo peor del caso es que Jo sonreía ante mis insultos y escupitajos y no se diga los gemidos fuertes que daba cuando la nalgueaba sin piedad, hacía un gran esfuerzo por bombear fuerte, en ocasiones sentía que mi pito pedía descanso pero mi pervertida mente no se lo daría, apreté mis dientes y sujetándola de un hombro y una cadera la bombee deseando desgarrarle el ano con mi verga, lo hice con furia, Jo gritaba, no sé si de placer o de dolor, a mí me valía madres todo en ese momento; estaba de lo más salvaje cuando sentí por fin mi inminente eyaculación, la penetré lo más profundo que pude vaciándome en su culo, terminé de eyacular, fue una dilatación de media hora y descargue leche casi agua, la sujete fuete de la cadera con una mano y del cuello con la otra ahorcándola mientras me vaciaba de nuevo en su culo, gimió ahogada, abriendo los ojos mirando la nada, terminé de eyacular y tomé mi verga llena de baba y la guardé en el pantalón, Jo volteo y me beso dándome las gracias por ayudarla con su dilatación, camino con dificultad alejándose de la puerta, abrí cerciorando que nadie pasaba y cuando voltee a verla ya estaba empinada, apoyando sus manos en sus rodillas y Pao bajo su falda jalándola de los muslos, extrayendo con su boca la leche que le deje dentro, por la cara de placer de Jo adiviné que Pao le hacía un excelente trabajo con su boca, me hubiera gustado quedarme más, pero el tiempo era el enemigo, puse seguro y salí a hacer mi rutina de vigilancia, llegó la mamá una hora después y todo en calma, me fui tranquilo saboreando el día siguiente.
PERVIRTIENDO A UNA NENA INOCENTE CAPITULO 9
Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por adalberto1979.
PERVIRTIENDO A UNA NENA INOCENTE CAPITULO 9
Alvarado miraba perturbado la entrepierna de Jo, quien nuevamente le daba su espectáculo de pantaleta infantil, era una nena inocente que jugaba un juego prohibido, Alvarado imaginaba que dentro de la inocencia de ella, la falta de figura paterna o algo que no fuera perversión la hacía actuar así ante él; el espectáculo seguía pero esta vez también se miraban a los ojos en complicidad del momento, Jo maliciosamente las abría, él la miraba a los ojos y regresaba a la entrepierna, incluso en una de esas, Jo con su mano levantó la falda y separó con sus dedos sus muslos mostrándole su entrepierna a todo esplendor a su profesor, que sudaba excitado, el timbre sonó y el maestro permaneció sentado, si se levantaba todos notarían su erección, se acomodó y vio como Johana se acercó y le puso su libreta abierta, ahí estaba un papel que el discretamente tomó
? Es mi dirección, si irá a mi casa ¿verdad?
? Este, no sé, ¿ya le avisaste a tu mamá?
? No, pero mi abuelita ya está enterada y ahí estará con nosotros
? Bueno creo que así no habrá problema
? Muy bien lo espero a las 3 ¿está bien?
Johana preguntó quedito para que nadie más escuchara y el solo asintió con la cabeza guardando el papel en la bolsa de su pantalón; todo el resto de la jornada Alvarado metía mano a su pantalón y acariciaba el papel, solo ese hecho lo excitaba, lo rozaba con sus dedos y sentía que representaba a la alumna más sexy e inocente que había tenido en la vida.
El timbre escolar anunció la salida y el corazón de Alvarado brinco como un relincho de caballo que se dispone al galope feroz.
Jo y Pao llegaron a la casa a eso de las 2:15, yo miraba el reloj, tendríamos el tiempo contado; ellas en cuanto entraron me vieron y se abalanzaron a abrazarme y besarme, Jo inmediatamente tocó mi entrepierna
? Papi cógeme un ratito, vengo muy caliente
? No mi putita debes estar apretadita para hacerle creer que es el primero
? Ay no, vengo caliente, cógeme por el culito o de perdido chúpame la rajita, anda solo 10 minutos
? Bueno vamos a tu cuarto y ahí te chupo un rato, sirve que checamos tu ropita
Subimos yo me dirigí al closet donde ya había separado ropa interior para ella de varios modelitos, cuando voltee a verla Jo ya estaba acostada en la cama, subiendo sus piernas quitándose la pantaleta, para después abrirlas y esperarme moviendo inquieta sus pies, yo me acerqué y me hinque en el suelo cerca del borde la cama y metí mi cara en su entrepierna, la lengüetee mucho, chupe su clítoris, metí mi lengua en su raja, Jo gemía liberando jugos vaginales
? Si papi, que rico, sí, me gusta mucho como me chupas, ay sí.
Y ¿si cancelamos al maestro y me coges toda la tarde?
? ¿por qué lo dices?
? Me da miedo, no sé cómo lo haré
Seguía siendo una nena inocente, le daba miedo estar con alguien que no fuera yo, tenía que tranquilizarla para obtener mis resultados
? Vamos mi putita, ya sabes cómo lo harás, solo relájate, tu llevas ventaja sobre él.
? Pero de verdad papi me da miedo aaahhh
Mi lengua de introdujo en su introito, lo hice lo más profundo que pude, la necesitaba relajada y excitada, la chupe con fuerza y me separe para meter mi dedos en su cuevita y mientras la dedeaba le dije
? No mi putita, el plan debe seguir, ya tendremos tiempo para notros dos solitos, por lo pronto harás lo que te pido
? Aaahhh aaahhh está bien, haré lo que quieras, pero no dejes de chuparme aaahhh
Estuvimos así los 10 minutos prometidos y después me levante limpiándome la baba con el dorso de mi mano
? Ya mi putita, así está bien, límpiate con un trapo húmedo la rajita y regresas
? Si papi, gracias por chuparme, ahora me siento mejor
Lamente no tener mi cámara a la mano o haber filmado, me encantaba cuando me daba las gracias o me pedía por favor que me la cogiera.
Ella se fue al baño a lavarse, regreso con una sonrisa de oreja a oreja de satisfacción; le di instrucciones y como debía seducirlo, ella acostada el cama boca abajo sosteniendo con sus manos su cara ponía atención; sin dejar de sonreír escuchaba cuando le decía las cara que debía hacer y los gestos de dolor, ella más sonreía cuando yo hacía los gestos mientras le decía eso, para mis adentros pensaba que mis consejos estaban de más porque ella era una experta manipuladora.
Le explique donde estaba las cámaras ocultas para que ella se moviera de tal forma que se grabara la cara del profesor, mi plan era perfecto porque la tenía a ella, de otra forma no funcionaría.
Estaba escondido en el cuarto de la mamá de ellas cuando el timbre sonó, mire mi reloj y sonreí, eran exactamente las 3 de la tarde, el tipo tenía puntualidad inglesa y no lo culpaba, si yo fuera a estar con una nena como Jo por primer a vez, estaría hasta 15 minutos antes de la hora.
Jo se dirigió a la puerta y abrió, le había doblado la falda de la parte superior, no se notaba pero esto hacía que su falda quedara a medio muslo, su cabello estaba suelto haciéndola ver sensual y no contento con ello se había desabotonado dos botones de su blusa, dejando ver su corpiño, Alvarado abrió la boca cuando la vio, sus manos temblaron
? Hola profesor, llegó puntual
? Gracias, siempre me ha gustado la puntualidad
? No trajo su carro ¿verdad? Pregunto Jo volteando a la calle en ambas direcciones
? No vine en taxi, mi carro lo deje en el taller, le tocaba mantenimiento
Claro que le tocaba mantenimiento al coche, esa era su excusa para no llegar a su casa en la tarde, el tipo no había dicho que vendría con esta nena, eso significaba que tenía la esperanza de pasarla bien.
? Pase profe, póngase cómodo
? Gracias ¿y tú abuelita?—pregunto mirando a todos lados
? No esta—Jo puso cara triste—no va a venir hoy
? ¿No?
? Nop, estaré a cargo de la casa toda la tarde
Alvarado entró y se sentó en la sala mientras escuchaba las noticias que Jo le daba, algo dentro de él se puso muy contento y “otra parte” muy dura; estarían solos todo la tarde, de la cocina salió Pao con una galleta
? Hola profe
? Hola Paola
? Pao, el profe y yo iremos a mi recámara, me va a explicar unos problemas, no nos vayas a molestar porque estaremos muy concentrados
? Está bien, aquí los espero
Pao contesto con una sonrisa de amabilidad, y Alvarado sintió un mini infarto por la simpleza de Johana de pasar a su recámara a “estudiar”.
La siguió como un zombi, sin decir nada iba tras ella viendo como meneaba su culito al subir las escaleras, Jo se dirigió a su recámara y lo invitó a pasar, cuando él lo hiso cerró con seguro la puerta
? ¿Es seguro que estemos aquí? Digo a tu mamá o a tu abuelita les puede molestar que este en tu recámara sin su consentimiento
? Bueno hagamos un trato, usted no dice algo de esto y yo tampoco.
Será nuestro secreto—guiño un ojo al decirlo
? Bueno, está bien, no diré nada de esto— levantó su mano en señal de promesa, Jo hiso lo mismo—es muy bonita tu recámara, digna de una belleza como tu
? Gracias profe, ¿de verdad cree que soy bonita?
? La más bonitas que he conocido, ¿cuál de estas dos es tu cama?
? Adivine— Jo miraba divertida a su maestro
? Mmmm creo que esta
? Si, ¿cómo supo?
? Es la mejor acomodada
? Si, y es muy resistente, mire puedo brincar
Johana se subió a la cama y empezó a brincar, cada vez que lo hacía su falda volaba y dejaba ver su pantaleta color rosa viejo, su cabello rubio volaba cada que caía haciéndola ver más que sensual; Alvarado miraba divertido la escena, tenía sus manos en las bolsas de su pantalón, la miraba desde una distancia prudente
? Ande profe acérquese y brinque conmigo
El sonriendo se acercó, sacó las manos de su pantalón, la tomó de las manos y Johana siguió brincando tomado de las manos de su maestro; él emocionado la miraba y veía como su falda se quedaba toda arriba enseñando su pantaleta en plenitud.
? Jajaja es muy divertido brincar
? Jajaja si ya veo, oye esa no es la pantaleta que traías ¿verdad?
? No, jijiji me la cambié
? ¿Por qué?
? Me gusta más esta porque en muy suavecita, mire tóquela
? No Johana, eso no es correcto
? Ande, por favor, tóquela
Alvarado miró la cara inocente de Jo y como le pedía por favor que le tocara la pantaleta, sintió que erala nena más inocente de este mundo al pedirle que le tocara su pantaleta, que seguramente se había puesto solo parpa él.
Soltó las manos de Johana y ella dejó de brincar, hubo un silencio entre los dos y él tomó la iniciativa, puso sus manos en ambos muslos de la nena y lentamente las subió hasta llegar las nalgas infantiles, la niña se sonrojó al sentir las manos de su profesor, él sin dejar de verla ruborizada suavemente acarició las nalgas por encima de la suave pantaleta de algodón; Jo por instinto puso las manos en los hombros de su maestro para facilitarle la palpación de su pantaleta, la cual era suave en demasía, tanto que él fácilmente la pudo mover y metió sus manos por debajo de ella palpando los delicados y prohibidos bollitos de la nena, que al sentir el magreo adulto no pudo evitar sonrojarse aún más y suspirar excitada.
Habían pasado como 10 minutos de magreo, solo magreo, ninguno hablaba, Alvarado con una erección de miedo trato de bajarle al asunto y le dijo
? Si, tienes razón, es muy suave ¿Tienes muchas?— esa era la pregunta que ella esperaba
? Si, muchas, deje se las enseño
? ¿cómo?— pregunto Alvarado desconcertado
? ¿No quiere que me las pruebe para usted?
? No Johana, no es correcto, alguien puede llegar
? No profe, nadie llegará y será un secreto entre los dos
? Johana…
? Por favor, no pasa nada, ande deje que le modele mis pantaletas, nadie las ha visto, me las compró bonitas, pero si nadie las ve de nada sirve eso.
Ande profe por favor deje que las modele y usted me dice que opina ¿sí?
Johana puso cara de niña triste suplicante, Alvarado se sentía mal por la inocencia de la niña, la simpleza con la que le pedía le viera sus ropitas interiores, él estaba en un dilema entre hacer lo correcto o dejarse llevar por sus impulsos; su verga ganó el debate, “un poco de picante a nadie le cae mal”, pensó para sí mismo
? Está bien enséñamelas, pero tendrás que prometerme que será un secretito entre los dos, si alguien se entera estaremos en serios problemas
? Gracias profe, prometido, será un secreto
Tomó las manos del profesor de un brinco cayó en el piso, casi corrió a su closet y abrió el cajón, de ahí sacó varias ropitas y las puso en la cama, había una gran variedad desde las normales para una nena de su edad hasta las que parecían tangas tipo hilo dental.
? ¿Todas son tuyas?
? Si
? ¿y las usas?
? Si jiji ¿Cuál quiere que me pruebe?
? Mmm, mira, ponte esta
Había tomado una pequeña que parecía en corte francés, Jo divertida la tomó y metiendo las manos bajo su falda tomó su pantaleta y la bajó, cuando lo hiso volteo a ver a su maestro que pálido veía que se cambiaba delante de él; de hecho él imaginaba que se metería al baño o lo sacaría de su recámara, Johana lo vio sonriendo y le hiso seña de que se volteara, Alvarado rápidamente lo hizo.
Cuando Jo se la puso le dijo que volteara; él volteo hacia ella que tenía la falda acomodada, no podía verla
? No se ve— dijo él algo decepcionado
? ¿La quiere ver?—la cara de Jo cambiaba a picara
? Pues sí, eso querías
? Bueno, levante usted la falda
Alvarado no lo pensó dos veces, se acercó y tomó la falda por los borde y la levanto lentamente, ya no temblaba tanto, ya se sentía más relajado, Jo sonrió inquieta cuando él la veía levantándole la falda, ella se separó de él, pero sostuvo su falda, giró lentamente para que Alvarado admirara su cuerpo infantil semidesnudo de la cintura hacia abajo, Alvarado ya más seguro de sí mismo y tomando control de la situación, tomó otra tanga aún más pequeña que la que traía, se acercó a Jo que mantenía su falda levantada, se hinco frente a ella y ella con ojos de divertido asombro lo miraba en silencio, mas sonrió cuando él tomó los bordes de su pantaleta y la bajo; la tanga cayó a sus tobillos y ella colaboró levantando los pies para qué saliera; y de la misma forma levanto para que colocara la nueva.
? Quiero ver cómo te queda esta
La subió y con sus dedos acomodó los bordes, inclusive cuando lo hiso pasó sus dedo a nivel de su rajita, “acomodándola” y con esto rozo la abertura con el dorso de sus dedos, metió el hilo entre sus nalgas separándolas, aunque más bien parecía una caricia, después pasó sus manos por detrás de la falda y la desabotonó
? La falda estorba, no deja apreciar cómo te queda—dijo Alvarado sonriendo mirándola directo a los ojos
Jo soltó la falda y Alvarado termino de bajarla, nuevamente los pies de Johana se levantaron para sacarla por abajo, ella seguía sonriendo ante la insolencia del maestro de dejarla sin falda, más abrió sus ojos cuando Alvarado fue desabotonando la blusa hasta sacarla por los brazos, tenía una camiseta interior, que él tomó de los bordes inferiores y la sacó por arriba.
Ahí estaba Johana solo en corpiño y una pantaleta tipo hilo dental, demasiado sexy para su edad, posando ante un adulto, sola en su habitación y sin nadie que fuera a llegar pronto, Alvarado continuaba hincado frente a ella y con sus dedos acarició la rajita por encima de la tanga, Jo no pudo evitar abrir su boca y soltar un gemido leve, se sonrojó por su gemido; Alvarado se separó de ella y se sentó en la cama, no la dejaba de ver, apreciaba su silueta y como lucía con esa obscena tanga, que por cierto la había colocado ajustada hacia arriba para que le marcara su rajita a través de ella.
Le hizo una seña para que se acercara y Jo lo hiso sonriendo cómplice, se paró cerca de él y Alvarado la tomo de los hombros acariciando su piel.
Acarició sus pezones por encima del corpiño
? ¿Profe, por qué me quito mi blusa y camiseta?
? Para apreciarte mejor
Contesto como un lobo feroz que era, irónicamente el cuanto de caperucita roja era el favorito de ambos y los dos captaron el mensaje, Johana sonrió
? Tiene una boca muy grande
? Es para besarte mejor
? Jijiji— Jo tapó su boquita tierna ocultando la risita que le provocaba el juego
? Johana acércate más a mi
? ¿para qué?
? Para acariciarte mejor
Jo se acercó al adulto y se paró frente a él que como tenía las piernas abiertas, quedaron muy juntos, sus rostros estaba a 30 cm de distancia, podía percibir la esencia de la niña
? ¿Segura no vendrá alguien?
? Nop, no vendrá alguien, al menos hasta las 9 que llega mi mamá, tendremos mucho tiempo para “jugar”
Alvarado armado de valor con el dorso de su mano derecha acaricio la suave piel infantil, paso su mano por el bracito de ella, subió hasta el hombro, después al cuello y de ahí lo bajo hasta su pezones subdesarrollados, ocultos por el corpiño, la piel de Jo se puso totalmente erizada
? ¿Le gusto?—preguntó Jo con la voz bajita y entrecortada
? Eres la niña más hermosa que he visto en mi vida— Jo se sonrojó
? ¿Si le gusto?—la voz de la nena era más entrecortada
? Mucho— Alvarado hiso un ademán de quitarle el corpiño pero Jo lo detuvo
? No
? ¿No?—Alvarado se desconcertó y detuvo su mano
? No, ya me vio desnuda, ya me vio hasta mi rajita y ahora quiere ver mis tetitas, pues no
Hubo un silencio entre los dos, Alvarado creyó que ya había llegado al límite, igual estaba satisfecho por lo que había visto y tocado, llegando a su casa se encerraría en el baño y se haría la mejor puñeta de su vida, no lo llamaría masturbación, la palabra para esta fantasía era puñeta.
Resignado asintió y la iba a retirar cuando escucho la voz de ella
? Primero me tiene que enseñar algo desnudo de usted
Él sonrió aceptando el hecho de que ella estaba casi desnuda delante de él y asintió resignado
? Está bien ¿qué quieres que te enseñe?
? Eso— señalo su entrepierna que abultaba por la erección—nunca he visto una y quiero verla
? Nunca has visto un hombre desnudo—Jo negó con la cabeza– ¿ni en fotos?
La nena volvió a negar mintiendo sin dejar de ver su entrepierna, no solo había visto una, sino que además ya se la había metido por todos sus agujeritos y la había disfrutado mucho.
Alvarado no sabía esto, él pensaba que iba a ser el primero, volteo a la puerta Jo lo notó
? Tiene seguro, yo se lo puse, Pao no entrará, debe estar muy entretenida viendo la tele, es la hora de sus caricaturas
Alvarado se levantó y cambio de lugar con ella, la sentó en la cama y se paró frente a ella.
Tomó su cinturón lo desabrocho para después hacer lo mismo con el pantalón, cuando lo hiso lo soltó y este cayo quedando en sus pies.
Jo relamía sus labios, se estaba excitada, abrió sus ojos como platos cuando vio como abultaba en su bóxer; la verdad yo también abrí mi boca cuando vi el bicho que se cargaba el profesorcito este, tenía una cosa que era lo doble que la mía, en cierto momento pensé en cancelar todo, me dejaría a mi putita inservible para cualquier persona normal, pero ni modo negocios son negocios.
Alvarado sonriendo cariñosamente tomó las manos de Jo, las guio al elástico de su bóxer y lo bajo, cuando este cayo junto al pantalón emergió el monstruo de pito, no tenía circuncisión, estaba erguido, imponente ante los ojos de Jo, que con la boca abierta lo admiraba, casi hacía viscos mirando como salía una gotota pre seminal del meato urinario
? ¿Esto es lo que quería ver?—Jo asintió abriendo la boca– ¿la quieres tocar?
Jo lo volteo a ver a los ojos y regresando al pito asintió sin cerrar la boca, Alvarado tomó nuevamente su manita y la llevo a su garrote y la puso sobre él, Jo por reflejo lo bajo descubriendo el brillante glande, por la cara que puso mi niña adivine que inhalaba el aroma de pene, movía su manita de arriba abajo y Alvarado la miraba con ternura desde arriba, mientras ella lo puñeteaba suavemente; él ya estaba demasiado excitado, la tomó de la cabeza con ambas manos y poco a poco la acercó a su pito
? Pruébalo Johana, si ya estamos en conocimiento pues que sea completo
Johana sabedora de lo que vendría abrió su boca y el glande se introdujo en su boca, su lengua probo el sabor dulzón del esmegma de su maestro, chupó sin dejar de masturbar lo que no estaba en su boca, Alvarado movió sus caderas de atrás a adelante saboreando el momento, la tenía sujeta de la cabeza y movía sus caderas, se la estaba cogiendo por la boca, movió sus pies sacando su pantalón y bóxer y sin sacar el pito de la boca de Johana se acostó en la cama boca arriba y la puso perpendicular a él; la nena seguía en su tarea mamatoria y no percataba que su maestro la iba acariciando las nalgas, recobró conciencia cuando le acarició la rajita por encima del hilo dental, recordó que no debía dejarse dedear, porque podría descubrir que ya estaba más ponchada que una llanta vieja, movía su culito retirándose de la caricia de su maestro y sacó el pito de su boca poniendo una perfectamente actuada cara de miedo
? ¿Qué pasa Johana?
? Tengo miedo
? Ven preciosa no debes tener miedo
La calentura había cegado al profesor y mintió, claro que ella debía tener miedo con la cosa que se cargaba él y sobre todo con lo que le pensaba hacer, la acomodo encima de él, por primera vez sus cara estuvieron juntas, demasiado juntas, suavemente ella se acercó y lo beso con un piquito en su boca, Alvarado la volvió a acercar y la beso más apasionadamente, ella no habría su boca (supuestamente no sabía besar)
? Abre tu boquita un poco Johana y verás que rico es besar
Ella tímidamente asintió y se volvió a acercar a él, abriendo su boquita tal como se lo había dicho, se enroscaron en un beso francés apasionado que hasta a él sorprendió, abrió sus ojos mirándola y después los cerró dejándose llevar por la lengua infantil que hurgaba dentro de su boca; yo desde la otra habitación miraba las imágenes de cómo se morreaban en la cama, mi pene se estaba erectando y lo acaricie por encima del pantalón.
El pene de Alvarado sobaba la entrepierna de ella que gemía quedito sintiendo la dureza de su maestro, movía sus infantiles caderas dándose placer solita, por como la veía podía adivinar que mi nenita si se estaba excitando, solo esperaba no se fuera a salir de la actuación y aflorara la puta que llevaba dentro; el maestro debía creer que era aún una nena inocente que el desfloraría.
Seguían en el morreo, ella arriba de él moviéndose sobre su verga desnuda, el maestro bajo sus manos acariciando los bollitos de Johana que no dejaba de gemir ante las caricias de su profesor, sintió como él tomó los bordes de su tanga con la intención de bajarla, Johana colaboró levantando sus caderas, cuando su tanga de despego de la raya de sus nalgas gimió en el oído de Alvarado, quien no dejaba de decirle que era hermosa del mundo, que era la niña más linda que él había conocido, incluso en una le dijo al oído que le recordaba a su hija, a lo que Johana gimió fuerte moviendo su raja desnuda sobre el pene adulto.
Alvarado quiso tocar la rajita de su alumna pero Jo se lo volvió a impedir
? No, tengo miedo
? ¿Miedo a que?
? A que me duela, nunca nadie me ha tocado ahí
? Eres un ángel
La acostó boca arriba en la cama y se fue bajando besando sus pechitos por encima del corpiño, no dudo en levantarlo y cuando lo hiso Johana levanto los bracitos para que lo sacara, mientras le brindaba las más hermosa de las sonrisas; Alvarado se sintió en el cielo sacando el corpiño de una risueña nena, chupo ambos pezones siendo sostenido por las manitas de la niña que lo guiaba de un pezón a otro
? Sí que rico profe, siga chupándome
Él lo hiso fuerte en uno de ellos, y Jo gimió tan fuerte que retumbó en la habitación, él volteo hacia ella y le hiso seña de que guardara silencio, la beso en la boca metiendo su lengua, Jo lo recibió feliz; la dejó de besar y volvió a bajar a chupar pezones pero no lo hiso mucho rato, continuó lamiendo la pancita de la niña que se rio por las cosquillas, bajo hasta su entrepierna y olio el aroma a raja infantil, nunca antes lo había hecho; recordó una ocasión que por puara curiosidad tomo un pantaleta de su hija y la olió, esta había olido a orina, no le agrado mucho; pero la raja de Johana olía a limpio, olía a raja de mujer; no dudo más hiso a un lado la pantaleta y metió su cabeza entre las pierna de Johana, poso su lengua en la apertura y lamio la esencia de ella, la probó y le supo cómo el manjar más prohibido, incluso para los dioses, y por eso era prohibido, su sabor te podía llevar a la gloria, Johana lo sujeto de los cabellos y lo jaló más hacia ella.
Yo estaba hipnotizado viéndola pantalla cuando entró Pao a ver que hacía, supongo que la curiosidad le invadía, la invite con una seña para que no hiciera ruido y se acercara, ella admiró el espectáculo de como su hermana mayor recibía un cunnilingus por su maestro, veía como Johana abría las piernas lo más que podía y jalaba la cabeza enterrándola en su rajita; en cierto momento abrió los ojos y volteo a la cámara sonriendo satisfecha, mi pene reventaba, abrí mi bragueta, lo saqué, jale a Pao y se lo metí en la boca, ella mamó sin chistar mi verga, la sujete de su cabeza por la nuca y se la metí a fondo.
En la pantalla el maestro se había levantado y se subió en Johana que lo esperaba con las piernas abiertas; se posó sobre ella y su pene quedó en la entrada de la rajita, supongo que el maestro ya estaba demasiado excitado para pensar, beso a Johana que lo recibió con gusto y dio un pequeño brinquito cuando el glande se atoro en su introito, se dejaron de besar y ella puso cara de miedo, a estas alturas no sabía si estaba fingiendo o ya no actuaba
? Me dolerá
? No bebé, te lo hare suave
? No
? Si, déjate
? No
Johana decía no con su boquita pero mantenía las piernas abiertas en su totalidad y sus manos sostenían las caderas masculinas, jalándolo hacia ella, seguía diciendo “no” y lo jalaba más
? No, me va a doler ay ay ay
El glande entró en su cuevita, si estaba muy grande el pito para mi nena, pero tenía la confianza de que aguantaría
? Profe está muy grande no entrará ay ¡sáquemela!
Ponía cara de dolor pero tenía sus manitas encajadas en las caderas jalándolo hacia ella, Alvarado por su parte hacía un mete y saca leve, la miraba a la cara, miraba el gesto compungido de dolor de Johana, empujo más su verga y esta entro otro poco
? Ay duele, no profe, ya sáquela ay
Johana levantó su cadera al mismo tiempo que el profesor empujaba haciendo que le entrara más, por el gemido de él y el grito de ella, adivine que este sería el momento que el pensaría fue el que rompió su himen
? Aaahhh profe ¿entro toda?
? No bebé, falta la mitad
? ¿La mitad?
Johana abrió los ojos como platos y volteo a ver su entrepierna constatando que aún faltaba la mitad de verga, dejo caer su cabeza en la cama mirando el techo, abriendo su boca porque Alvarado empujo otro poco, sentía que la verga le llegaba lo muy profundo como nunca algo le había llegado, ni siquiera cuando su dildo se sintió tan invadida.
Si sentía dolor, pero también placer, estaba conociendo hacerlo con alguien con una verga más grande que la mía, le estaba gustando, estaba siendo invadida en su rajita sintiendo como se dilataba a su máxima capacidad
? Aaahhh
Fue el gemido que ella dio cuando Alvarado metió más, quedando solo una pequeña porción fuera de ella.
Jo pasaba de las caderas a la espalda de su maestro y regresaba a las caderas, acariciando sus nalgas, Alvarado se sentía el hombre más feliz de la tierra, estaba cogiendo a una princesa por primera vez y sentía como ella se iba relajando y disfrutando la “desfloración”; metió su lengua en la boca de la gimiente Johana y se enlazaron en una danza lingual, las caderas de él se movieron de dentro a afuera aumentado el ritmo y la fuerza, su verga estaba lubricada por los jugos de Jo que gemía ahogando sus gritos dentro de la boca de Alvarado.
Por alguna extraña razón se giraron sincronizados, como si lo hubieran hecho toda la vida y Jo quedo sentada en su verga, tenía sus manitas apoyadas en sus pectorales y su infantil cadera se movía torpemente al estar ensartada casi hasta la base del pito adulto, por su parte Alvarado puso sus manos en los subdesarrollados pechitos y los acarició con los pulgares, paso una mano por la boca de Jo que casi al instante lamió, metiendo un dedo a su boca, lo chupo como una experta, eso desquició a Alvarado que aceleró sus embestidas mientras la sujetaba fuerte de las caderas.
La mano traviesa de él se fue deslizando por la cadera, acarició la nalga infantil y llego al ano de ella, que, al sentirse acariciada de ahí, gimió fuerte y apretó sus manitas sobre el pecho de él; Alvarado empujó su dedo y escuchó el quejido de Jo al sentir como su dedo corazón entraba en su culito, fingió dolor cuando lo que en realidad sentía era el mayor placer que ella había recibido.
El dedo lubricado con saliva de Alvarado entro hasta el segundo nudo y salió solo para regresar a la oscura cuevita, Jo no lo pudo evitar y por instinto movió sus caderas al compás de la cogida y dedeada, sus gemidos retumbaban en las paredes de la habitación, estaba llegando a su orgasmo y no podía fingirlo, su vagina escurrió jugos que Alvarado percibió y esto hiso que acelerara su penetración, su mano también era un pistón en el culo de Johana que se apretó sus pezones dándose más placer, Alvarado estaba arrobado viendo el orgasmo de Jo y más se asombró cuando una manita de ella se fue a su entrepierna y acarició fuerte su clítoris, era una cosa que ella hacía cuando se venía en serio, en ocasiones lo hacía tan fuerte que liberaba orina y esta no fue la excepción, la zona púbica de Alvarado fue mojada con orina de ella.
Era demasiado lo que los dos sentían, Alvarado se sintió con la confianza y la levanto poniéndola a un lado de el en 4 patas, se paró e hinco atrás de ella y guio su enhiesta verga a la rajita de Jo, que volvió a gemir al sentirse empalada por el tremendo garrote de su maestro.
Nuevamente inicio la danza copuladora, los dos se movía como poseídos, él la sostenía fuerte delas caderas y ella se apoyaba en las sábanas
Yo también estaba más que cachondo, quite a Pao que me seguía mamando, la puse frente a mi empinada, le quite rápidamente el calzón y mi verga se perdió en su rajita, ella comenzó a gemir, temí ser escuchado y le metí la pantaleta en la boca, quiso protestar, pero no la deje, ya más silenciosa le metí y saque mi verga de su rajita, mientras los dos mirábamos la pantalla y como Jo ya gritaba su orgasmo siendo penetrada como una perra.
Alvarado estaba enloquecido, soltó la cadera derecha para seguir dedeando el culo de ella, en esta ocasión lo hiso con dos dedos, Jo gritaba y gemía, decía que no, que le dolía, pero no dejaba de moverse de delante a atrás, ponía más su culito en pompa para facilitarle la dedeada.
Alvarado escupió en su mano y sacó su pene de la rajita y lo apunto en el ano, Jo volteo y puso cara de asustada
? No profe, por favor no, es muy grande
? Tranquila preciosa será como en su vaginita
? Bueno, pero así no.
Sobre el buró hay aceite, use eso
Alvarado volteo y vio sobre el buró un pomito de aceite de almendras, sonrió maliciosamente como nunca antes lo había hecho y camino dos pasos al buró, tomo el aceite y regreso atrás de la nena “inocente”, vertió abundante aceite al mismo tiempo que metía dos dedos; me la había cogido fuerte el día anterior y todavía estaba dilatada, Alvarado tomó más aceite y lo embarro en su verga, apuntó su glande en la entrada, Jo volteo a verlo, sus miradas se cruzaron, no había vuelta a atrás.
Yo sabedor de lo que haría escupí en el culo de Pao y me dispuse a hacer los mismo.
Jo agacho su cabeza cuando sintió que fue entrando y la levanto cuando el de golpe introdujo cerca de la mitad, el grito fue intenso, tanto que enmascaró el fuerte gemido que dio Pao al sentirse invadida por mí; cada quien en su recámara culeaba a su niña, Jo lloraba, apretaba y golpeaba las sábanas, abría su boca y Alvarado no se detenía, fue empujando cada vez más hasta que sintió como su pubis topo con las nalgas de Jo y como sus huevos campanearon en la rajita.
Yo estaba excitado demás y la culee fuerte, Pao quería gemir, así que le tape la boca, solo podía respirar fuerte por su nariz, sentí que me venía y acelere sintiendo como mi leche salía a su recto, descargué toda mi leche y ya más relajado se la saque, le quite la pantaleta de su boca y se la metí ahí para que me la limpiara con su boquita.
En la pantalla Jo seguía sufriendo los embates de su maestro, quien ya sudaba, se desabotonó su camisa y se la quitó, para después hacer lo mismo con su camiseta interior, quedo completamente desnudo culeando a Jo, admiré con envidia su tórax marcado por el ejercicio y como se marcaban lo músculos de sus brazos mientras sostenía fuerte a su alumna sodomizándola como si fuera adulta, regresé a sentarme en la silla sin sacar la verga de la boca de Pao y admiré la vitalidad del hombre, parecía actor porno, cogía como demonio, Jo estaba ya más relajada disfrutando la brutal enculada, gemía fuerte, porque así se la cogía él con su enorme pito.
? Profe… profe Aaahhh… es muy grande
? Pequeña aguanta, Ya te acostumbraras y te gustara
? Ya me gusta, si, así más… mas
Jo ya estaba enloquecida disfrutando la salvaje enculada, Alvarado como todo un semental se la cogía y no daba señas de querer acabar pronto; la cargó sin sacar su verga del culito infantil y se sentó en la cama con Jo encima, movió sus nalgas de tal forma que se desplazó a media cama y se dejó hacer con la nena sentada en su pito, Jo bramaba como posesa por el dolor y el placer mezclados, este tipo era más canijo que yo para coger y ella estaba sintiendo la diferencia.
Miré mi reloj y ya llevaba dos horas enculando a Jo, la había puesto en muchas posiciones, la niña estaba más que orgasmáda, la empinó, la puso de lado, boca arriba, boca abajo, se la metió por la rajita, regreso al culo, se la metió en la boca, creo que yo nunca le di tanto placer a mi Johana que a grito abierto recibía la verga de su maestro en su rajita; estaban en la posición de misionero y se besaban apasionadamente, los dos sudaban, era una faena legendaria, mi nena no se rajaba y aguantaba la cogida de su maestro con su mega pito, él no se limitaba en las arremetidas y le daba muy duro en su huequitos, vi como aceleró las metidas en la rajita de Jo y los dos gritaron, estaban llegando a su orgasmo, era simultaneo, él la apretó del tórax metiendo su verga en lo más profundo de la rajita y Jo lo sujeto con sus manitas de las caderas afianzándose para que no se quitara hasta que su vagina dejara de contraerse, gimieron por 30 segundo, fue un orgasmo largo y profundo, se relajaron poco a poco, Alvarado la seguía besando, pero ahora lo hacía suave, lento, apasionado, ahí si sentí celos, porque vi como Johana con los ojos cerrados recibía los tiernos y apasionados besos de su maestro, la conocía bien ya no fingía, le estaba gustando como la trataba el individuo quien lentamente se quitó de encima de ella y ya a un lado los dos se miraron directo a los ojos; Johana respiraba lento y profundo su sonrisa era de placer en plena relajación, Alvarado tiernamente le retiro cabellos mojados y pegados de su carita, se miraron a los ojos y el la volvió a besar, mientras lo hacía la acariciaba de su pancita y tórax, lo hacía con el dorso de sus dedos y Jo cerraba los ojitos elevándose al cielo con el trata tan bello que le daba su recién enculador.
? Eres preciosa Johana, la niña más bella que he conocido ¿cómo está tu cosita?—le pregunto mientras acariciaba su pubis
? Bien creo yo, pero me arde mi colita y mi rajita—dijo ella sin dejar de sonreír feliz mirándolo a los ojos—tengo que ir al baño
Se retiró y vi como Alvarado se quedó mirando el techo del cuarto como analizando lo que acababa de hacer, puso sus manos en el rostro, creo que era el momento en el que la culpa aparece, se levantó y se puso su ropa, para cuando Jo regreso desnuda del baño él ya estaba completamente cambiado, en su mano traía un papel manchado de rojo, lo miró alarmado, vi el rostro del maestro que se asustó y se acercó a ella
? ¿Qué es? ¿Sangre de tu vagina?
? Si y de mi colita, me duele mucho
Jo ponía cara de miedo y de dolor, el maestro se metió al baño y reconoció la pomada antinflamatoria, la trajo y acostó a JO en la cama y con sus dedos le fue aplicando generosamente la crema en su rajita, y un poco más en su culito
? Perdón Johana, perdón, no debí… eres muy pequeña.
Por favor prométeme que no contaras esto, mañana te revisaré en la escuela para ver como seguiste.
¿está bien?
Jo con su cara más inocente asintió con la cabeza, él la llevo al baño, ahí no tenía cámaras pero escuche la regadera y supuse que la lavaba de sus hoyitos, regreso con ella cargada en sus brazos como si fuera bebe, Jo no podía disimular la cara de felicidad, la coloco en la cama, aplico más crema en los dos hoyitos y la vistió, le coloco la ropa que debería llevar una nena inocente y decente de esa edad, la peino, arreglo su carita, ni yo podía creer lo galante que era el tipo, yo me las cogía y las dejaba a su suerte, pero Alvarado se esperaba en arreglarla, mientras lo hacía le decía cual bonita y hermosa era.
Terminó de cambiarla y bajaron juntos, yo ya hacía rato que había mandado a Pao a la sala y le dije que fingiera estar dormida, llegaron los dos a sala, iban de la mano como novios y la vieron, Pao tenía los ojitos cerrados y Jo se sentó a un lado de ella y le acarició su carita.
? Mi hermanita es muy inocente, no se dio cuenta delo que hicimos, de hecho ni cuenta se dará que estamos aquí con ella
Le tomó la falda y le descubrió su pantaleta blanca de algodón extra suave, Alvarado sintió coquillas en la entrepierna, su pene se llenó un poco de sangre; Johana acariciaba la rajita de su hermanita por encima de la pantaleta, volteo a ver a su maestro que la miraba atenta, con solo la mirada lo invito a que se sentara junto a ella y le tocarla rajita
? Es muy suave verdad
Alvarado no respondió pero su mano seguía acariciando la rajita infantil, de repente se despegó de ella y se levantó
? Johana me tengo que ir, ya es tarde
? ¿Vendrá mañana?
? No sé, depende de ti, si no dices algo podré venir, pero si comentas con alguien no podré regresar jamás
? Entonces no diré nada
? Muy bien, me voy
Le dio un beso en la boca que duró más de lo que debe durar un beso de despedida, su pene brinco en erección y estaba a punto de cárgala y llevarla a la recámara para cogérsela de nuevo, la lengua de Johana lo invitaba a eso, pero no debía abusar de su suerte, había hecho con esa nena más de lo que imaginaba llegara a pasar, él solo pensaba que le miraría la pantaleta y con eso se masturbaría en el baño de su casa, pero no, se la había cogido y bien cogida por todos su agujeros, ni siquiera sabía si menstruaba, podría quedar embarazada, su cordura lo regreso a la realidad y suavemente se separó de ella
? Bonita, me tengo que ir y si me besas así no me saldré nunca
Jo sonrió coqueta y le dio un último beso igual o más apasionado que el que se daban hace rato, terminó el beso y Alvarado tomó su maletín y salió de ahí, eso sí, vigilando que nadie lo viera.
Una vez que salió y se retiró caminando, salí de la habitación sonriendo, Pao ya se había levantado del sillón y le reclamaba porque no lo había incitado a que la manoseara más, que ella también quería, no cabe duda que estaba formando una putas convertidas en minas de oro.
Jo me vio bajando y se acercó a mi emocionada
? ¿Viste el tamaño de verga que me comí? Te dije que la tenía muy grande, me hubieras dilatado más, si me sangro la cola—decía mientras me abrazaba coqueta
? Eso estuvo perfecto, el creyó que si te había reventado tu virginidad, eso nos favorece.
¿Cómo te sentiste mi putita?
? Pues así, bien puta, jajaja me gustó, de hecho no podremos repetir, digo, si vas a sacarle plata a lo mejor con más videos
La mirada de Jo era de una niña putita, me lo pedía como negociando un nuevo encuentro, al parecer si le había gustado mucho que se la cogiera su maestro con su enorme pito
? Bueno ya veremos, por lo pronto ¿qué me toca a mi?
? ¿a ti? Pues vaciarte en Pao, porque yo tengo mis hoyos hechos mierda y quiero descansar por hoy
La tomé de la mano y la lleve a la recámara, reía divertida viendo como me valía madre que estuviera cansada, la puse en cuatro patas en la cama y le hice a un lado la pantaleta, Jo divertida me decía que no, escupí en mi mano untándola en mi verga y se la metí, su cola estaba toda aguada, sentí como si se la metía a una mujer con muchos partos, pero eso no impidió que gimiéramos felices cogiendo, la nalgueaba con ferocidad
? Papi ay si… papi me gusta cómo me lo haces
La sodomice por 1 horas, quería aguantar más pero no tenía la vitalidad de Alvarado, pero eso no me resto placer, la nalgueé fuerte mientras me vaciaba en su culo infantil, nuevamente un adulto le había profanada su culo y en el mismo día, eso debía ser un record para una nena de esa edad, y claro que su record lo romperíamos pronto, tenía en mente como la prostituiría, mis huevos liberaban leche mientras pensaba en esto y eso hacía que mi placer fuera más pervertido que nunca, bramamos felices tenido nuestro orgasmo, ya era toda una puta pervertida.
Caí en la cama a un lado de ella que se volteo hacia mí y se acurrucó como lo haría una hija con su padre, los dos callados, niña y adulto compartían la cama después de haber cogido; más relajado la bese y me levanté, acomode mi pantalón y la deje en la cama con su falda enrollada y su culo a medio cubrir escurriendo leche.
Retire todas las cámaras y cambie sábanas para borrar evidencia, puse las maletas en la entrada y vi a Pao y Jo comiendo en la mesa, no quería perder más tiempo
? Mis putitas, me tengo que ir, mañana será un día largo, Jo ya sabes que hacer mañana en la escuela ¿verdad?
? Si papi
? Muy bien, Pao un beso adiós
? Adiós papi
Contestaron las dos sin levantarse de la mesa.
Nuevamente mi rutina y a mi casa, me dormí tarde editando los videos, mañana haría una visita a la escuela y hablaría con Alvarado del rendimiento escolar de mi nena.
CONTINUARA
1. PERVRTIENDO A UNA NENA INOCENTE CAPITULO 10

Fecha: 12/11/2019, Categorías: Hetero Autor: adalberto1979, Fuente: SexoSinTabues


PERVRTIENDO A UNA NENA INOCENTE CAPITULO 10 Alvarado notó diferente a Johana, la veía cabizbaja, casi ni lo miró y no se diga de su entrepierna que ya no era exhibida para él. Antes de salir la hiso acercarse y le pregunto ‐ Johana ¿estás bien? ‐ No, me siento muy mal por lo que pasó ‐ ¿Cómo seguiste de ahí? ‐ Me arde y me duele ‐ ¿Seguiste aplicando la crema? ‐ Sí, pero mi mamá me pregunto porque caminaba raro Alvarado sintió angustia manifestada por fuertes palpitaciones y temblor de manos y no se hable de su cara que cambio de varios colores como pulpo en celo ‐ Y ¿se enteró de lo que pasó? ‐ No, no le dije. Usted y yo quedamos en un trato ‐ Muy bien te espero en mi oficina en el descanso y ahí hablaremos más detalladamente Alvarado pensó que se estaba metiendo en problemas serios, si la niña hablaba no solo iría a la cárcel sino que también el prestigio de su familia caería por los suelos, debía resolverlo y lo mejor era curar los hoyos de Johana, convencerla de que olvidara el evento y no volver a verla; la niña le gustaba en serio, la había disfrutado como nunca antes a una mujer, ni siquiera a su esposa cuando eran novios; Johana era diferente, lo excitaba, lo elevaba por los cielos, recordó que él nunca había hecho sexo anal, su esposa, la mujer impecable, se habría horrorizado solo al proponérselo. La mañana transcurrió normal, Alvarado entró a su oficina y se sentó a esperar a Johana, tenía una larga charla con ella pendiente, en su cabeza pensaba como la abordaría ...
... para que ella entendiera la discreción y olvidara el asunto. La puerta sonó en toquidos cortos, el corazón de Alvarado se aceleró, se auto-tranquilizó y alzó su voz ‐ Adelante Grande fue su sorpresa cuando me vio entrar, con 1.70 de estatura mi vientre abultado por la cerveza, mi barba sin rasurar de tres días, mi ropa relavada, usaba mezclilla despintada por el uso y una camiseta simple, eso sí llevaba mi laptop en mi mano ‐ ¿Disculpe?—fue la pregunta de Alvarado ‐ Perdón buenos días, soy Joaquín el tío de Johana, mi hermana me envió para hablar sobre el bajo rendimiento de Johana, me dio toda la autoridad para buscar una solución ‐ Johana no es mala alumna, de hecho sus calificaciones son buenas, creo que se equivocó de materia ‐ No, es esta, ¿matemáticas verdad? ‐ Sí, es mi clase ‐ Bueno, me gustaría que viera algo antes de hablar Me senté sin pedir permiso y abrí mi laptop, tenía ya preparado el video que el necesitaba ver, puse el volumen bajo para que solo el escuchara. La pantalla se abrió y le di play, me acomodé en la silla y burlonamente miré la cara de Alvarado y como cambió de colores; en el video se veía a él en primer plano con imagen HD como eculaba a Johana que gritaba que “estaba muy grande” y como él la tranquilizaba diciendo que aguantara que lo iba a disfrutar. Miré como los ojos del maestro se vidriaron, como queriendo llorar. ‐ ¿Qué es esto? ‐ El mejor porno pederasta que haya visto ‐ ¿Quién es usted? ¿Cómo consiguió esto? ‐ Ya, ya tranquilízate hermano, ...
1. ... sino quiero perjudicarte, sólo quiero hablar de negocios ‐ ¿Qué quieres? ‐ Bueno, por lo pronto quiero esto—deslice un papel con una cantidad que consideré el conseguiría rápido ‐ ¿Dinero?—miró el papel— es mucho necesito una semana para tenerlo ‐ ¿Una semana? Entonces será el doble ‐ Eso es imposible, necesito tiempo para vender unos terrenos que tenía en secreto ‐ Mira mariconsin, esa es la cantidad, por cada semana que tardes aumentara al doble, tu sabes cuánto te quieras tardar ‐ Está bien pediré prestado, pero necesito que me entregues los videos y no vuelvas por aquí jamás ‐ Jajaja mira , las condiciones las pongo yo, por lo pronto necesito ese dinero Me levante y me dirigí a la puerta, me despedí saludándolo con mi mano en la frente tipo militar y me fui de ahí, Por la tarde me esperaba mi rutina de cogérmelas por todos lados… ********** ‐ Hola soy Pao, tengo 9 años y me encanta que me metan la verga en mi… Pao agacho la mirada, había olvidado el dialogo que le había pedido dijera, trataba de recordarlo como una tabla de multiplicar, a pesar de que ya disfrutaba mis arremetidas y había presenciado como otro adulto se había cogido salvajemente a su hermanita mayor, Pao seguía siendo una niña y sobre todo muy inocente, no miraba la magnitud de lo que le hacía, para ella era un juego, que aunque secreto (porque si no vendría el monstruo) no dejaba de ser un juego para ella. ‐ En tu panochita—le recordé mientras la filmaba con mi cámara portátil ‐ Ha si, en mi panochita ‐ ...
... Muéstramela Ella se sonrojó, aun le daba pena enseñar sus partes íntimas a la cámara, lentamente se levantó la falda y enseño su pantaleta infantil en color blanco, se acostó en la cama e inocentemente separó sus piernitas, levantando con una mano la pantaleta; yo trataba de ser “profesional” mientras filmaba, pero mi perversión y gusto por las niñas me traicionaba, mi verga se endurecía dentro de mi bóxer que era la única prenda que vestía. ‐ Repite lo que quieres que haga ‐ Quiero que me metas tu vergota en mi panochita Su mirada era la de una niña que sonreía inocente al juego pervertido pedido por un adulto que abusaba de su inocencia ‐ No lo estas pidiendo bien ‐ Ha si, perdón, ¿podría por favor meterme tu vergota en mi panochita? ¿Si? Había soltado su faldita y junto sus manitas en señal de súplica, mi verga reventaba, me gustaba como la pervertía y dentro de su inocencia no distinguía como al suplicar ser cogida por un adulto excitaba demás a las personas. Me acerque a ella que emocionada vio como mi pene abultaba en mi bóxer, cuando estuve muy cerca ella me miraba a los ojos y a mi bulto alternadamente, su mirada era de emoción ‐ Papi, ¿me dejarías chupártela?—sus ojitos claros y puros me sonreían; el guion era hecho por mí y me encantaba que pidiera las cosas por favor ‐ Sácala tú y chúpamela Ella se puso de rodillas en la cama, su falda escolar cayó y le volvió a cubrir su entrepierna, su blusa estaba desabotonada hasta dejar ver su corpiño, me encantaba que luciera ...

... sexy, ya hincada tomó el elástico del bóxer y lo jaló hacia abajo, mi pene brincó erecto al sentirse libre, ella puso ambas manos en mis muslo y sin tocar mi pene bajo su cabeza, este erecto lo esperaba liberando gotas pre seminales, lo metió a su boquita, solo el glande primero y lo sacó, me volteo a ver ‐ ¿Así te gusta papi? ‐ Si mi putita, me gusta que no uses las manos, si así, solo usa tu boquita Ella apoyada en mis muslos movía su cabeza de arriba abajo, la giraba mientras hacía esos movimientos y mi pene estaba en la gloria, aún tenía sus coletas escolares, que vibraban a cada movimiento de ella, yo de pie filmaba con mi cámara cada movimiento y hacía cercamientos a su boquita que sujetaba mi glande haciendo que se estiraran sus labiecitos, de vez en cuando abría sus ojitos y me miraba. Era una filmación tipo gonzo, eso hacía que los que vieran el video sintieran que era a ellos a quien la nena mamaba el pito, mis caderas de forma involuntaria se movía de atrás a adelante; ya no era tan “profesional” estaba disfrutando en serio la felación de mi inocente nenita; pero bueno que hay de malo en disfrutar nuestro trabajo, es la meta de todo ser humano, “trabajar en lo que te gusta y disfrutar lo que haces”. Así que ahí estaba yo haciendo filme gonzo con esta inocente nenita que me mamaba con fervor, sin darse cuenta de que lo que estaba haciendo era muy penado por la sociedad. Pao comenzó a hacer ruidos guturales, ya le había enseñado a hacerlos, ella solita forzaba mi ...
... verga en su garganta, sus ojitos claros se ponían rojitos cuando hacia esfuerzo con mi verga en su garganta, se la sacaba toda por completo para agarrar aire y respiraba por la boca; en algunas ocasiones había un puente de baba entre mi verga y su boquita, ella absorbía esa baba cuando se iba acercando y metía de nuevo mi glande en su prohibida boquita, era una maniobra que les había enseñado, las dos lo hacían con maestría. Acaricie su cabecita con mi mano libre y la sujete de la nuca, mis caderas se movieron rápidamente de adelanta a atrás y ella aguantó los embates que le daba con mi verga, en ocasiones ponía tensa sus manitas y se retiraba para respirar, pero yo no la dejaba mucho y forzaba mi verga en su garganta, sus ojitos verdes lagrimeaban y se ponían rojitos, me sonreía y se volvía a meter mi pito en su boca, se la saque y me dirigí a mi maleta, tomé el colar de perro que les había comprado y se lo puse en la cama ‐ ¿vamos a jugar a la perrita? Preguntó retóricamente mientras brincaba y aplaudía emocionada ‐ Si mi putita, vamos a jugar, ponte tu collar Ella se lo puso en el cuello y ajusto el cincho, tomó la correa y me la dio, se puso en cuatro y ladro dos veces para después sacar su lengüita como perro sediento ‐ Woff woff ‐ Ah ¿mi perrita tiene sed? ‐ Woff ‐ Bueno abre tu boquita y saca tu lengüita para darte un poco de lechita Abrió su boca y yo masturbe un rato mi pene cerca de su boquita, cuando vi que salió una gota pre seminal se la acerque y ella con la ...
... lengüita la agarro de mi glande ‐ ¿te gusta tu lechita verdad? ‐ Woff La jale de la corre y ella divertida me seguía en cuatro patas, reía y sacaba su lengüita y ladraba, para ella era un juego y este en especial le divertía mucho, la lleve hasta la sala filmando todo, Jo estaba en la mesa haciendo tarea, nos vio y sonrió moviendo la cabeza en sentido negativo ‐ ¿Quiere pasear mi perrita? La jale y la lleve a la puerta e hice ademan de abrirla, ella abrió sus ojitos azules, no importaba cuantas veces lo hiciera siempre hacía que se asustara pensando que si abriría, la volvía a jalar, Jo salió en la imagen haciendo tarea, vio la cámara que filmaba y saludo con su manita, me acerque a ella con Pao por un lado en cuatro ‐ Hola mi putita ¿qué haces? ‐ Mi tarea— sonreía a la cámara coqueta ‐ ¿quién eres? ‐ Soy Jo y soy una putita y me encanta que me metan vergotas los adultos ‐ Sí, eso lo sé ‐ Papi ¿me cogerás al ratito? ‐ Si mi putita, solo deja acabo con tu hermanita y regreso contigo Subí las escaleras, lo hice lento porque Pao las subía como perrita que era, llegue a la habitación y le indique se subiera a la cama, ella lo hiso y se volteo a mí, metí mi verga en su boquita, no había perdido erección, ella chupo mirando a la cámara, la volví a sujetar de los cabellos y metí y saque mi verga con ferocidad, tanto que hacía que se perdiera la imagen de la mamada, La pequeña Pao hacia arqueo de vómito, pero se recuperaba y volvía a atacar mi verga chupándola con ganas, puentes de ...
... baba se hacía entre su boquita y mi glande, ella los absorbía como una profesional, lo hacía sonriendo a la cámara, me sentía el más pervertido del mundo viendo como esa pequeña me mamaba dándome placer en todos los sentidos; sentí que ya era tiempo y la jale de su correa, la puse en cuatro en el borde de la cama, sus rodillas quedaros justo en la orilla y sus pies volando, solté la correa y coloqué la cámara en un mueble para que filmara de lado como me la pensaba coger; la cámara enfoco el cuadro en el que yo aparecía ante una inquieta Pao que meneaba su culito mirando de lado la cámara, después aparecí yo como mi vientre abultado y peludo, mi verga mediana erecta y goteando baba, me coloqué atrás de ella y la apunte a su introito, cuando lo hice Pao agacho su cabeza mirando la cama, lentamente mi pito se perdió dentro de su rajita, la danza comenzó, Pao se sujetó fuerte de las sábanas y yo de sus caderas, los gemidos de ambos retumbaron en la habitación al compás del sonido de mi pelvis golpeando las nalguita de la nena, aceleraba y cuando sentía mi eyaculación me detenía y la metía a una velocidad más lenta, saboreando la chorreante rajita de Pao que gemía quedito apretando las sábanas inundando mi verga de jugos orgásmicos. Voltee a la cámara y como el mueble estaba pegado a la cama se había movido por nuestro ajetreo, se la saqué y volví a acomodar la cámara, regresé a Pao que ya pegaba su pechito a la cama poniendo en pompa su culito, se veía tan deliciosa, que mi verga ...
... solo con esa imagen brincó, ella estaba toda sudada por el cansancio ejercido por mi cogida, desde su posición volteo a verme y me sonrió, esa sonrisa que me enamoraba, mi boca libero baba que fue recogida por lengua, me sentía el lobo feroz que se cogería a la tierna nieta de la abuelita, la hermanita de caperucita roja, ¿cómo podría llamarse la hermanita menor de caperucita roja? En ese momento solo pensé en un nombre… Pao Me posicioné atrás de ella, estaba tan empinada que su rajita se abría lo mismo que el oscuro hoyo de su culito, la tentación fue demasiada, escupí en mi mano y embarre mi asquerosa saliva en el tierno hoyito, Pao se contrajo un poquito, ya sabía lo que venía, cerró sus ojitos y trato de relajarse, mis dedos entraron en el agujero prohibido doblemente, si era prohibido en una adulta, sería lo doble en una niña, pero este era un agujero con oficio, ya había sido cogida por mi muchas veces. Mi glande se atoró en el hueco y empuje sujetándolo de la mitad para que estuviera más duro y pudiera entrar rompiendo nuevamente la poca resistencia que me pondría, Pao lanzó un gritito, siempre lo hacía ‐ Aayy ‐ Tranquila mi putita, relájate Metí más mi verga dentro de ella, entre gemidos míos y pujidos de dolor de ella, lo hice sin detenerme hasta que entró toda, una vez logrado me quedé quieto para que ella respirara más tranquila, una vez normalizada su respiración (era la señal que teníamos en pacto) la saque solo para volver a meterla, mi verga gracias a la ...
... saliva estaba resbalosa, no fue problema meter y sacar mi pito del culito infantil, la sujete por las caderas y metí saque más rápido, estaba yo parado en el piso a una orilla de la cama, Pao empinada en la orilla, mis cabellos sudados se pegaban a mi frente, estaba ya cansándome, la empuje con mi cadera fuerte dejándome caer sobre ella para que quedara acostada boca abajo en la cama, con mis rodillas seguí empujándola hasta dejarla en medio, ya estando los dos encima de la cama me la cogí con fuerza ella cerraba los ojitos y los apretaba cuando aceleraba y aumentaba la fuerza, la sujetaba del tórax para que no se moviera y moví mis caderas como si me cogiera a una mujer adulta, mi verga era un pistón y los gritos de ella se acoplaron a mi cogida. Sentí mi eyaculación, ya llevábamos una hora cogiendo en su cama y me estaba cansando, aceleré y cuando mi semen comenzó a salir se la saque y la hinque, ella ya sabía que hacer abrió su boquita y puso sus manitas juntas cerca de su boca para que cayera lo que no podía entrar en boquita, me puñetee fuerte mi verga pegando mi glande a su lengüita de fuera y me vacié gimiendo como búfalo, los chorros salieron cayendo la mayoría en su boquita, otros en sus manos y algunos por la fuerza con la que salían lograron impactar su cara, respiré tranquilo exprimiendo mi verga para sacar las últimas gotas, me aleje para tomar la cámara del mueble y me acerqué a ella que limpiaba con su lengüita el semen que estaba en sus manitas para después recoger ...
. el que había caído en su cara, me miraba cuando lo hacía sonriendo a la cámara, le hice una seña para que hablara, ella la entendió ‐ Me encanta la leche de los adultos en mi boquita ‐ ¿y qué más te gusta? ‐ Sacarla chupándola de sus penes ‐ De sus ¿qué? ‐ De sus vergotas Corrigió recordando la palabra correcta, la tomé con mi mano de su nuca y la guie a que chupara mi verga, ella lo hiso y mi babosa verga fue chupada nuevamente por mi nenita pervertida, lo hacía tan rico que podía sentir su tibia lengua moviéndose alrededor de mi pene que por inercia recobró vida y se endureció dentro de su boquita, ella lo notó y me volteo a ver emocionada, sabía que significaba dos cosas, la primera que había logrado parármela nuevamente después de una cogida y la segunda que me la cogería de nuevo, solo que en esto último estaba en un error porque Jo me esperaba abajo y también debía recibir su ración de hoy. Metete a bañar, voy por tu hermanita que también quiere verga Hiso puchero pero hiso caso, se levando y camino desnuda al baño, yo la seguí filmando como meneaba su culito todo rojo por mi reciente cogida, antes de bañarse se volteo a mí y me lanzo un besito con su manita, lo hiso tan sensual que si me vi tentado a entrar y cogérmela en la regadera, pero resistí y me fui. Baje las escaleras y ahí estaba Jo haciendo su tarea, aun traía su uniforme escolar, me vio como baje desnudo, sudado y con mi verga chorreando babas pero bien parada, me sonrió maliciosa y sin decir nada se ...
... levantó y ella misma se desnudó ante mi cámara, solo en calcetas y zapatos escolares caminó hasta e sillón, se hinco apoyándose en el respaldo, escupió en su mano y embarró la saliva en su rajita y en el culito, desde su posición volteo con cara inocente y me dijo ‐ Papi ¿me podrías coger? Por favor No me hice del rogar, puse la cámara en la mesa de centro de la sala y me la cogí por todos sus agujeros y en todas la posiciones que me vinieron en gana, los gemidos fueron ahogados por las gruesas cortinas, la nalguee, la escupí y me vacié ferozmente en su rajita, para después mandarla con Pao a que le sacara la leche con su boquita, le dije que jugaran con mi leche antes de tragarla, ella feliz se levantó y se dirigió a buscar a su hermanita, yo me quedé desfallecido en el sillón recuperando el aire. Mi semana fue normal, me cogí a las dos en todas las posiciones habidas y por haber, Me encantaba hacer que Pao se cagara cuando la embestía como monstruo en su culo, a ella no le agradaba mucho, pero era algo que no podía evitar, Johana sabedora de mis perversiones y fetiches ponía hules bajo las sábanas que luego yo cambiaba, no los aburriré con los detalles, fue una semana rutinaria, Hablé con Johana que no buscara a su maestro y que no le coqueteara, ella me comento que él ni la volteaba a ver, que estaba de lo más serio con ella, que incluso ni su tarea le revisaba, solo tomaba la libreta la firmaba y la mandaba sentar, era de los más apático e indiferente. Solo le comenté que no ...
.. preocupara que no la molestaría y que además ya tenía su pase garantizado con excelente calificación en matemáticas, ella sonreía cómplice y se abalanzaba sobre mí a mamar mi verga hasta erectarla y metérsela solita; nuestra semana estaba como a mí me gustaba, llegó el martes esperado, me arregle y perfume, iba a recibir una cantidad obscena de dinero así que saque a crédito ropa nueva y hasta me di el lujo de comprar una cámara de última generación, mi futuro económico pitaba muy bien. ******** Eran las diez en punto cuando entré al pasillo de la escuela rumbo a la oficina de Alvarado, toque la puerta y escuche la voz de “adelante”, entre con la mejor de mis sonrisas y me senté sin pedir permiso. ‐ Hola mi estimado, llegó la fecha pactada, espero no me decepciones Él solo deslizo un sobre cerrado hacia mí y este llego a mí con la fuerza que llevaba, lo notaba serio y con cara de seguridad que me desconcertaba, abrí el sobre y ahí solo había cerca de la cuarta parte de lo que habíamos pactado ‐ ¿Y esto? ¿Es una broma?, no es ni la cuarta parte de lo acordado ‐ No, no lo es ‐ ¿Y el resto? No quiero enojarme, así que será mejor que me lo des ‐ No lo tengo y no lo tendré, solo tengo esto Arrojo sobre la mesa un sobre grande amarillo, lo abrí intrigado y ahí dentro en unos papeles estaban mis datos personales, mi dirección, trabajo, contactos familiares, mi número de seguridad social, todo referente a mí ‐ ¿Y esto? No juegues ‐ No, no juego, mira esto Arrojo un tercer sobre y al ...
... abrirlo se me cayó la quijada, eran fotos mías entrando a la casa de mis nenas y saliendo recién bañado, se me veía el cabello mojado recién bañado, mi maleta de accesorios en mi mano y hasta se veía cuando me subía al carro, las fotos eran tan nítidas que se veían las placas de mi armatoste y una foto se veía como llegaba la mamá y yo observaba. ‐ ¿Vamos a portarnos mal?, te advierto que tengo tus videos y los puedo subir a la red te iría muy mal ‐ No nos engañemos, Johana no era virgen cuando fui, no creerás que soy tonto, supongo que tú te las has cogido y no solo a ella, Pao también ya paso por tus garras. ‐ Sí, me las he cogido a las dos a Johana y Pao y me las seguiré cogiendo cuantas veces me dé la gana por todos sus agujeros, pero tú no tienes pruebas de ello, solo fotos estúpidas que no demuestran nada, en un juicio saldré libre sin problemas y sobre eso te demandaré por difamación. Alvarado respiró hondo indiferente, tomó un control remoto y encendió una tele que estaba a un lado de nosotros, en ella apareció mi rostro ‐ Saluda a la cámara, te estoy grabando desde que llegaste y acabas de aceptar que te cogiste a las dos niñas que viven en esta casa y que te las seguirás cogiendo por todos sus agujeros, si me voy a las rejas iras conmigo. Mi piel sudó, me acaba de atrapar con mi propio juego, mi boca seca no podía emitir palabras, mis manos temblaron, el cazador se volvió presa, me podía mandar a la cárcel con esta prueba, imagine todo el escenario del juicio y ya ...
... no me era muy favorable extorsionar al maestro este; ya no tenía yo la carta mayor. ‐ ¿y ahora?— pregunte solo por decir algo— bueno será mejor que me vaya, aquí no ha pasado nada— hice ademán de levantarme pero su voz me detuvo ‐ No, no saldrás tan fácil, ahora me dirás desde cuando pasa esto— tomó otro control y apago la cámara que filmaba, eso me desconcertó— hablaremos honestamente, no habrá cámaras ocultas ni extorción, ¿estamos? ‐ Estamos— conteste resignado ‐ Quiero imaginar que sólo planeaste extorsionarme o ¿además pensabas comercializar esto? ‐ Honestamente, pensaba vender los videos, obvio iba a editar tu cara, nadie quiere ver el rostro del adulto, solo el de las nenas ‐ ¿Ya tenías comprador? ‐ No, apenas estaba en eso ‐ Eso Imaginé, no tienes mucho intelecto, aunque he de aceptar que haber logrado cogértelas sin que alguien se diera cuenta fue muy audaz de tu parte. Agache mi mirada, me sentía sumamente estúpido con esto ‐ Esta es mi propuesta, esto se puede vender a muy buen precio, tú haces el material y yo lo vendo, iremos a partes iguales y será una sociedad por conveniencia, nunca imagines que llegaremos a ser amigos ‐ ¿Qué? ‐ Lo que oyes, haremos sociedad, yo tengo los medios y el presupuesto para comercializar esto sin ser descubiertos, yo me encargo de esto y tú haces el material, editarás videos etc. ‐ O sea ¿yo lo técnico y tú la mercadotecnia? ‐ Así es ¿Aceptas? ‐ Y ¿Cuándo podremos venderlo? ‐ Pronto, pero antes necesito dos cosas, ver todos los ...
... videos y sobre todo destruir los míos, no quiero evidencia de mi acto. ‐ Está bien, seremos honestos, tengo muchos videos, puedo darte los tuyos y comercializar los otros. ‐ No hablemos más, iré hoy por la tarde y revisaremos los videos, pero no a la casa de las niñas sino a la tuya, ya sé dónde vives, espérame ahí a las tres-- agache mi mirada y asentí ‐ Está bien Salí de la oficina peor que como entre, llevaba en mi mano el sobre con el dinero que él me había dado más por lástima que por obligación, mi plan había fracasado, tal vez tenía razón no era bueno para la planeación y él se veía que sabía de lo que hablaba, me arriesgaría a planear con Alvarado un negocio de porno prohibido, bueno también no tenía mucha opción. Llegue a mi casa y esperé. ******** Johana fue llamada, una hora antes del descanso, a la oficina del maestro Alvarado, ella nerviosa caminaba hacia ahí, sabía que yo estaba extorsionándolo y una cosa era que entre él y yo hubiera problemas y otra involucrarla, no sabía que decir o cómo reaccionar, al fin y al cabo era solo una niña. Tocó tímida la puerta y escuchó loa voz de que pasara, Alvarado estaba tranquilamente sentado, se veía paz y tranquilada en su postura ‐ Siéntate Johana, necesito hablar contigo ‐ Si ‐ Tu “tío” vino a visitarme, ¿sabes a lo que vino verdad? Ella asintió, no era muy buena improvisando en ese momento, estaba asustada y se decidió por la honestidad ‐ No nos pusimos de acuerdo en su negocio— hiso una pequeña pausa y continuo-- pero ...
... optamos por emprender otro juntos, yo sé lo que pasa entre ustedes, solo quiero saber algo ¿te obligo a hacer lo que haces con él? ‐ No ‐ ¿te gusta? ‐ Si— Johana contestaba con la mirada agachada estaba demasiado nerviosa y apenada por aceptar que le gustaba coger ‐ Si te lastimó u obligo puedes contármelo y yo te ayudaré ‐ No, no me obliga, me gusta a Pao también— tapó su boca y cerró sus ojitos claros apretándolos, había hablado demás ‐ No te preocupes, sé que Pao también participa, sólo quería saber si estabas a gusto con eso, porque si no yo te ayudaba a que no te molestara más ‐ No me molesta, si me gusta ‐ Está bien, lo entiendo y guardaré el secreto, ahora dime ¿fingiste cuando estuvimos juntos? ‐ No ‐ ¿te gustó lo que hicimos? ‐ Sí, mucho Jo entrelazaba sus dedos nerviosa y seguía con la mirada en el piso, quería correr, llorar, gritar, su cara estaba roja, su boca seca, sus manos sudaban, no podía evitar mover sus pies que colgaban de la silla, estaba verdaderamente asustada, la voz de su profesor la sacó de sus pensamientos ‐ Muy bien, por los negocios que haremos tu tío y yo creo que estaremos mucho e contacto ‐ ¿sí?— Johana subió la mirada sorprendida ‐ Si, y creo que nos llevaremos muy bien los cuatro— una sonrisa de tranquilidad emergió de la nena, respiró más tranquila, algo dentro de ella sabría lo que vendría— levántate y pon seguro Johana sonrió y se levantó en dirección a la puerta, ya estaba segura de qué se trataba, puso el seguro y el click retumbó en ...
... la habitación, este selló el pacto entre los dos, la niña se acercó a su maestro, ya no se sentó, se dirigió directo a él, se puso a un lado y él la acarició en la cara, Johana recibió la caricia cerrando los ojos y recargando la cabeza en la mano adulta ‐ No mentí, eres la niña más hermosa que he visto en mi vida Johana abrió sus ojos azules y le brindó una bella sonrisa, ella misma fue quien se acercó a su maestro y lo besó, él la recibió con su boca semi abierta, nuevamente adulto y niña se entrelazaban en un beso prohibido por la sociedad, pero entregado en total pasión entre ellos. Johana sujetó la cabeza de su maestro metiendo los dedos entre el cabello de este, ladeo su cabeza y aflojo sus labios para que el profesor se diera gusto con su boca, la rajita de la niña empezó a emanar jugos solo con el beso y se contraía en espasmos esperando el intruso; Alvarado se giró para quedar completamente de frente, la sujeto con sus manos de la cintura y suavemente fue las fue bajando, las dos que se atoraron en las nalgas infantiles, un gemido escapó de la boca de Johana y otro más al recibir un apretón en sus nalgas. Alvarado continuó bajando sus manos y llegó al borde de la falda escolar, sus manos se perdieron por debajo y subieron acariciando la cara posterior de sus muslos hasta llegar a las nalgas de Johana, las acarició, las sintió un poco frías, las apretó; Johana se movía inquieta ante las caricias prohibidas de su maestro y lo besaba con más intensidad y pasión, metiendo ...
... su lengua en lo profundo de la boca adulta; ya estaba más que relajada, de hecho estaba muy excitada. Alvarado la sostenía firmemente de las nalgas y la jalaba hacia él, Johana aflojaba su cuerpo, como dándole permiso de que hiciera con ella lo que quisiera, el pito de Alvarado reventaba en sus pantalones, cuando la pego a él Johana lo percibió y sin dejar de besarlo sonrió saboreando lo mucho que disfrutaría cogerse ese enorme pene. Johana soltó la cabeza de su maestro y bajo sus manos hasta llegar a la bragueta, la abrió con una habilidad impropia de una nena, ya sabía perfectamente cómo hacerlo, metió la mano dentro palpando el duro y enorme miembro adulto, su pequeña manita apenas lo rodeaba, no recordaba cómo pudo metérselo, pero en unos momentos más lo recordaría con mucho placer. Alvarado desde su posición estaba indeciso entre hurgar los hoyos infantiles o bajarla a que le mamara un rato la verga, él dudaba, pero Johana no, ella sabía lo que le gustaba los adultos, meter dedos en los hoyitos mientras las nenas les mamaban el pito, había visto muchas películas y lo había aprendido; se separó de él y para este momento ya había sacado el pene del bóxer y este brillaba erecto esperándola; ella con una sonrisa y cara excitada le cerró las piernas y se puso a un lado de él, se agacho lentamente y lo metió en su boca, Alvarado no pudo evitar gemir al sentir la tibia boca de su alumna, la sujeto de la cabeza y de la cintura, Johana tomó la mano de él que estaba en su ...
... cintura y la guio a su rajita por debajo de la falda; la mano de Alvarado se metió por su pantaleta y después paso entre sus nalgas acariciando su ano, solo lo acarició un poco y continuo hasta la rajita que parecía un charco de agua. Los dos gemían quedito, Johana mamaba con mucho esmero y Alvarado metía y sacaba dos dedos de la rajita infantil, no tenían mucho tiempo, los dos lo sabían, Johana solita se separó y se bajó rápidamente la pantaleta, la puso en el escritorio y sin quitarse la falda se subió a su muy excitado maestro, los dos gimieron cuando Johana fue bajando introduciendo el miembro adulto, mientras lo hacía hiso mil muecas que excitaron más a Alvarado. Una vez completa la penetración niña y adulto iniciaron su danza, Johana se recargaba en el hombro para ahogar sus gemidos y Alvarado mordía sus labios, para no gritar su placer, los dos a ojos cerrados se movía dándose placer. Alvarado la separo un poquito para quedar los dos de frente se volvieron a fundir en un apasionado beso, Alvarado conoció a que sabía su verga, Johana tenía impregnado la esencia masculina en sus labios, por alguna razón Alvarado le excitó más el sabor. Johana necesitaba agarrar aire y lo dejó de besar respirando por la boca, lo miraba sonriendo con cara de placer, abría su boca y respiraba al ritmo de la cogida, se veía sensual haciendo eso, sus labios rojos por los besos recibidos, abiertos, permitiendo ver parte de su boca, sus ojos azules le daban una mirada felina los cerraba y los abría
... mirándolo directo a los ojos, Alvarado arrobado miraba como esa nena inocente disfrutaba la cogida; en ese momento, por alguna razón, Alvarado sentía que Johana se parecía a su hija, tal vez no se parecía pero empezaron a emerger sentimientos ocultos, muy ocultos en él, sintió que era a Diana a quien se cogía, su mirada se nublo y su pene se endureció más dentro la pequeña nena ‐ Johana eres hermosa, te pareces tanto a mi hija ‐ Aaahhh Johana sentía que estaba siendo penetrada como nunca, la posición le permitía estimulo directo a sus zonas erógenas y su vagina ya un charco de agua se contraía una y otra vez, sintió tanto placer que decidió darle otro regalo a su maestro ‐ Profesor… ¿cómo se llama su hija?—pregunto Jo respirando entrecortada y moviéndose de arriba a abajo ‐ Diana ‐ Llámeme así Alvarado era un adulto inteligente y comprendió el juego, por su parte Johana ya sabía que a los adultos les gusta fantasear, recordaba que algunas veces me la cogí y tuvo que fingir que era otra persona, si yo veía una película donde una niña me gustaba la hacía llamar así y ella fingía ser esa persona ‐ Papi, te gusta cogerme ‐ Si Diana, me encanta cogerte ‐ ¿Siempre has querido hacérmelo verdad? ‐ Si mi amor siempre Alvarado se dejaba llevar y cerraba los ojos pensando en su propia hija, después de todo era solo fantasía ¿o no? ‐ Papi quiero algo ‐ ¿Qué mi bebé hermosa? Johana se acercó al oído y le susurró con la voz más infantil que pudo ‐ Papi, por favor… métemela por el culo El ...
... pene de Alvarado casi relincho, para estas alturas dos dedos de él ya se perdían dentro del culito infantil y al escuchar ese susurro, un pene casi eyacula, él tuvo que detenerla porque si no eyacularía dentro de la niña, una sonrisita inocente pero de pilla emergió de ella ‐ ¿Pasa algo papi? Por favor métemela en mi culito, anda, consiente a tu hijita Jo ponía cara de niña con puchero y lo miraba directo a los ojos, Alvarado como pudo se la sacó y la iba a levantar, pero ella lo detuvo, guio su manita hacia atrás y tomo el miembro viril adulto, lo apunto a su culito y fue bajando, el pene de Alvarado se hundió dentro, sintió como el esfínter cedió paso a su enorme pito, se sorprendía como una nena de esa edad podía tolerarlo, ni su mujer lo dejaba, una vez lo intentó con ella y terminó llorando pidiendo que lo sacara y ni siquiera había metido el glande, solo había empujado un poco, pero Johana se la comía por atrás como si fuera actriz porno profesional; la cara de Johana era de dolor mezclado con placer ‐ Papi, es enorme… es enorme, aaahhh Logró meter la mitad y ahí se detuvo, respiraba agitada, como agarrando valor, se levantó un poco y se volvió a dejar hacer metiendo otro poco en su pequeño orto, Alvarado la sostenía de las nalgas, ayudando a soportar su peso, Jo se armó de valor y metió lo que faltaba, gimió fuerte cuando lo hiso, descanso totalmente empalada por su culo. Alvarado la veía directo a su rostro, Jo tenía cabellos regados por su cara que se habían zafado de ...
... su coleta cuando le mamó la verga, sus labios se abrían sensualmente cuando metía aire, sus ojitos cerrados denotaban concentración en el tolete que tenía metido por el culo, se movía lento al mismo tiempo que los labios de su boca, Alvarado imagino que así debía mover los labios las sirenas cuando encantaban a los marineros, las manitas de Jo se posicionaban suavemente sobre los hombros de su profesor, su cadera de deslizó hacía arriba y después bajo, cuando lo hiso Alvarado no pudo evitar gemir, se sentía en el paraíso acompañado por esa pequeña diosa del sexo. Inició una danza sexual, Jo abrió los ojos cuando se acostumbró al grosor y se movió con más rigor, su mirad felina enloquecía a su maestro, su boca entreabierta mostraba el placer que sentía, talvez era más dolor que placer, lo que no entienden algunos es que cuando una hembra se entrega a su macho, no importa el dolor, el placer esta en eso, en mirar como el macho disfruta aunque a ellas les provoque dolor y es esa sensación las que las lleva al cielo. Alvarado estaba consciente de que el tiempo era corto, no duraría las horas, tenían que regresar a clases, de hecho ya había sonado el timbre que marcaba el inicio del descanso, él sabía que solo duraría 25 minutos el descanso y después volvería a sonar y Johana tendría que regresar clases, había perdido el sentido del tiempo, no recordaba cuanto tiempo llevaba si 10 o 20 minutos, eso hiso que acelerara para llevar a su clímax, Johana cabalgaba sobre él Papi que ...
... rico, me gustas mucho, quiero que me cojas todos los días, seré tu nenita Si dianita, mi amor, te cogeré todos los días Papi… papi… papi…ya… ya … ya… acabo aayyyy Johana enloquecida casi gritaba cuando sentía su pequeño pero jugoso orgasmo, Alvarado acelero sus estocadas en el culo infantil y se vació mordiendo sus labios, lo hiso porque si no gritaría de placer y alguien podría escucharlos, Jo por su parte se recargo sobre su hombro y ahí ahogó sus gemidos. Se quedaron quietos los dos, ella sobre él y él todavía con su pito dentro, solo respiraban recuperando el aire y la cordura, Johana fue la que se despegó de él, lo miró a los ojos, era el momento en el que la conciencia rompe el instinto carnal y analizas que es lo que has hecho, no hablaban, solo se miraban aun compenetrados, él fue quien hablo ‐ Eres una niña hermosa Johana ‐ No, llámeme Diana ‐ Jajaja si, está bien, me gusto el juego, pero ya acabó, ahora eres Johana, gracias por la fantasía ‐ Podemos repetirla cada que quiera profe ‐ Gracias, en verdad que eres una lindura, pero no creas que no pensaba en ti, es solo que me gustó el juego, eso hace que me gustes aún más ‐ Y ¿qué pasará con mi “tío”? Johana pregunto realmente preocupada, ella aún me era fiel, si le gustaba el tolete de su maestro pero su corazón me pertenecía Nada, llegamos a un acuerdo, seremos socios de algunos negocios ¿Entonces no está enojado con él ni conmigo?—su mirada era de preocupación Hermosura, talvez con él un poco y ya pasará, pero contigo ...
... nunca Aún ensartada se acercó a besarlo, lo hiso con la pasión más profunda que pudo, parte por agradecimiento por no tener rencor con ninguno de los dos, lo dejó de besar y lentamente se sacó el monstruo de pito del maestro y bajo de él, se agachó a limpiarlo con su boquita ante la mirada sorprendida y emocionada de él, era algo que solo había fantaseado en sus masturbaciones y ahora tenía a una niña sumamente bonita y sensual limpiando su verga después de haber sido enculada. Una vez terminada la higiene, Jo se levantó limpiando sus labios sin dejar de sonreír a su maestro, tomo su pantaleta y se la colocó, se veía hermosa brincando enfrente de su profesor para acomodar su ropita interior, una vez que acabó titubeó en besarlo de nuevo, pensó que a él le podría dar asco besarla después de haberle mamado su sucio pene, Alvarado lo notó y la acercó a él metiendo su lengua lo más profundo que pudo, se fusionaros nuevamente en ese beso prohibido, se separaron cuando escucharon la campana de regreso a clases, ella acomodó rápidamente su cabello dejando su ...
... coleta impecable, se hecho aire con las manos en su carita y caminó por la oficina para calamar el color de su rostro, Alvarado arrobado veía eso, no podía creer tanta inteligencia en una niña que pensaba en todo, cuando Jo sintió que estaba lista le dijo ‐ Gracias por todo profe, espero que me visite en mi casa y ahí volver a jugar ‐ Si preciosa, así será ‐ Pao estará también emocionada de que vaya, la última vez pensó que ella también recibiría algo y se sintió muy decepcionada de que solo la tocara Él pene de Alvarado brincó dentro de su pantalón solo imaginar el cogerse a Pao, pero sobre todo el cómo Jo lo llamaba “jugar”, para ella era solo un juego, pero para él representaba el placer más prohibido pero delicioso del mundo. Se despidieron con un piquito y ella salió de la oficina no sin antes brindarle una pícara sonrisa y lanzarle un beso con la mano, Alvarado le sonrió y una vez que la nena salió se quedó muy pensativo sobre las cosas que se había suscitado, por lo pronto se había salvado de la extorsión y ahora tendría mucho que meditar. Continuará
Pervirtiendo a una nena inocente capitulo 11
Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por adalberto1979.
Capítulo 11
Joaquín estaba en su casa acostado mirando el techo, lo veía como la pintura estaba descarapelada, no lo había pintado ni una sola vez desde que se mudó a esa vieja casa, no tenía una propia, era rentada, miraba lo descuidada que estaba, a él no le importaba la higiene o los cuidados, vivía solo así que no tenía que dar cuentas a nadie.
En eso estaba cuando escucho un “toc toc” en la puerta, miró su reloj y por la hora supo quién tocaba, respiró hondo y se levantó, iba caminando lento, llegó a la puerta y al abrirla vio al pulcro y bien vestido Alvarado, llevaba su maletín de piel sujeto con ambas manos al frente de él, como en actitud de descanso
? Eres puntual
? Siempre, ¿puedo pasar?
? Si claro
Alvarado entró y sintió asco por lo descuidado de la casa, platos sucios en la mesa adornaban el comedor y los sucios desde el fregadero daban el aroma indicado para el lugar, pestilencia pura.
? Perdón por el desorden, no acostumbro visitas
? No te preocupes—puso su elegante maletín sobre la mesa y lo abrió—bueno a lo que vinimos
Tomo un disco DVD y se lo entregó a Joaquín, este lo miró y regresó la mirada a Alvarado
? Y ¿esto?
? Es la grabación que hice de ti en la oficina, puedes corroborarlo si quieres
? No, confió en ti
Alvarado caminó hasta su cuarto y regreso con dos discos igual sin marcas
? Creo que esto es tuyo, son las grabaciones que hice de ti cuando…
No pudo terminar, Alvarado los tomó y al instante lo doblo dañándolos permanentemente.
? Bueno creo que ahora si ya no hay secretos ni extorsión ¿de acuerdo?
? De acuerdo
? Quiero ver el material que tienes
? Si vamos a mi recámara
Alvarado lo vio con intriga
? No te preocupes, ya no habrá trampas, es solo que ahí es donde tengo mi equipo de video
Caminaron los dos hacía la igualmente desordenada habitación, Joaquín le ofreció un asiento a Alvarado, este se sentó frente a un computadora de última generación, insertó una memoria externa y abrió una carpeta oculta, puso una contraseña y una lista de MP4 apareció
? Adelante, es todo lo que tengo
Había una buena cantidad de videos, estaban ordenados por fechas de creación, Alvarado abrió el primero de la lista, mientras Joaquín se sentó en la cama a observar, en el video aparecieron las primeras grabaciones de las niñas como las fue convenciendo para hacer lo que él quería, como las traía como cachorros; Alvarado vio todos los videos, obvio los adelantó y se detuvo en las partes que consideró importantes, sintió algo de nauseas cuando el hacía cagar a Pao, pero igual que Joaquín pensó que eso vendería mucho, la gente pervertida ama el scat.
? Bueno, creo que tienes buen material, ¿tendrás alguna memoria extra?
? ¿Por?
? Necesito una copia de este, este otro, estos dos y este de aquí
Marco los videos que se llevaría para promocionar trabajo, Joaquín asintió y del cajón saco una memoria USB, grabó los videos y se los entregó
? Esperemos que todo salga bien—dijo el pobre Joaquín suspirando resignado
? Así será.
Oye aparte del negocio quiero otro encuentro con Jo y uno con Pao
Joaquín sonrió malicioso
? No veo problema, ellas harán lo que les pida ¿Cuándo lo quieres?
? Mañana
? Ahí te esperaremos
Salió Alvarado de la mugrienta casa dejando a Joaquín con una sonrisa, por alguna razón la visita lo había tranquilizado
********
? Aaahhh aaahhh mmmhhh
Los gemidos de Jo eran callados por ella misma al apretar sus labios y morderlos, lo hacía porque no quería gemir fuerte, nuevamente estaba montada en la dura y gran verga de su maestro, se movía de arriba a abajo y de adelanta a atrás, quería darle placer, que fuera la mejor cogida de su vida, aunque no restaba el placer que ella misma sentía
De hecho en ese momento, cuando sus vagina secretaba más jugos por el fuerte orgasmo que sentía, su conciencia sentía culpa al mismo tiempo, pues en verdad estaba disfrutando la cogida, de hecho más que con Joaquín su pseudo-papa; Joaquín le había enseñado a sentir placer, a liberarse, a que le hicieran sexo rudo y disfrutarlo y vaya que en su momento lo había disfrutado, hasta había colaborado en la perversión de su inocente hermanita, pero ahora comparaba, ya había cogido con alguien más, sentía el firme pecho de su maestro, lo limpio y bien arreglado de su cabello, el olor de su piel a jabón fino, el aliento de su boca que sabía mucho mejor que el de Joaquín, sus manos más fuertes que la apretaba con más intensidad que su mentor y no se diga la verga, que era mucho más gruesa y larga, le llegaba a donde no le había llegado el otro, cerro sus ojos y continuó moviéndose.
La comparación era inevitable, lo mismo que el hecho de reconocer que su maestro fuera mejor copulador que su mentor, el sentir mejor le daba remordimiento, al fin y al cabo no era una niña mala, solo algo caliente y cooperadora.
Alvarado sentado en su lujoso sillón la sostuvo de las nalgas y movió rápido su cadera de arriba abajo, llevaban escasos 25 minutos cogiendo, el descanso escolar era de 30 minutos, así que faltaba poco para que sonara la campana y se tuvieran que desacoplar y regresar a sus actividades
? ¿Profe no me la meterá por el culito?
Pregunto Jo entre gemidos, él se quedó callado sintiendo placer y mucho morbo por lo que le pedía su inocente alumna
? Papi cógeme por el culito anda
? Si hija mía, te destrozaré tu orto
? Si
Alvarado se levantó con la pequeña ensartada, las desacopló de él y la giró sin ningún problema colocándola con su pecho recargado en el escritorio, se agacho y escupió en el culo de la niña y tomó con lujuria su miembro que goteaba liquido pre seminal, colocó el glande en la entrada y lo empujo, Jo apretó sus ojitos y volteo como pudo a verlo
? Papi, tu vergota es enorme, se tierno con tu nena
Alvarado escucho en su nebulosa lo contrario “se duró con tu nena” empujo sin misericordia su verga que se perdió dentro de la niña, entrado cerca de la mitad, la pequeña Jo abrió sus ojos como platos y después los volvió a cerrar apretándolos, abrió su boca lo más que pudo pero no gritó, sabía que no debía hacerlo.
Alvarado sacó su verga un poco, volvió a escupir cerca del orificio posterior de la niña y metió nuevamente su verga, Jo gimió entre adolorida y complacida, la sujeto por sus caderas e inició su candencia de entrar y salir de la pequeña, Jo solo gemía quedito, ella solita puso su manita en la rajita y con su dedito estimuló su clítoris, eso la relajó, Alvarado lo percibió y aprovechó para aumentar sus estocadas dentro de la pequeña, los dos gemían quedito, el escritorio hacía ruidos de movimiento, pero es muy cuidado así que no rechinaba ni hacía ruido demás que fuera a despertar sospechas en los que estaba afuera de la oficina, Alvarado sudó un poco de su frente, en esa posición el esfuerzo era mayor para él, miraba con admiración como ese culito pequeño se comía toda la verga sin problemas, los sacaba en su totalidad, veía lo brillosos de los jugos y como el ano se invertía cuando el metía su verga de nuevo en él.
? Hija eres divina, me encanta cogerte
? Si papi, soy tu hija, me encanta que me cojas fuerte, dame más, más fuerte anda si… si así más, mas, mas…
Alvarado enloquecido imaginando que enculaba a su hija aceleró como poseso, desencajando su cara, haciendo que Jo gimiera más fuerte sin poder evitarlo, pues las embestidas que da eran de miedo para cualquier adulta, movió todo su cuerpo intentando con ello meter más la verga en ese culito, ya era algo descontrolado tanto en gemidos como en movimiento, los huevos de Alvarado le avisaron que su descarga llegaría en cualquier momento y así fue, el semen salió disparado al recto infantil más allá del mismo llegando al mismo recto sigmoides
? Mmmhhhh aaahhh
? Aaahhh aaahhh
Los dos gemían, Alvarado mordía su dedo índice derecho para no gemir tan fuerte y con la mano izquierda empujaba fuerte a Jo hacía el escritorio que al ser aplastada ya no pudo evitar gemir más en el orgasmo enloquecedor que sentía, su mano también hacía su trabajo en su entrepierna
? Papi… papi
Solo podía exclamar quedito con sus ojitos cerrados y el orgasmo de su vida, si definitivamente era el orgasmo de su vida, ¿o había sido la otra ocasión? Ya estaba confundida, con su maestro sentía cada vez orgasmos más fuertes.
Los dos estaba quietos en la misma posición, Alvarado dejó de presionar a Jo que respiró mejor, pero continuaba con la verga muy en su interior, la campana sonó como anunciando el fin de la pelea, el pervertido maestro sacó el pene del culito infantil, al hacerlo Jo gimió nuevamente, él cayó sobre su sillón y la cansada Jo se levantó como pudo, sabiendo que tenía poco tiempo metió su cabeza en la entrepierna de su profesor, mamando su pene limpiando de cualquier suciedad, él acariciaba el rubio cabello de su alumna mientras ella a ojos cerrados mamaba como un pequeño becerro la ubre de su madre, cuando sintió que lo había limpiado, se levantó y se sentó a horcajadas sobre su maestro
? ¿Te gustó papi?
? Mucho, eres hermosa y divina, te visitaré hoy por la tarde
? ¿Si? ¿En serio?
? Si mi amor
? Pao estará encantada de que vayas, ella es más pequeña, no se lo hagas tan fuerte al principio, deja que se acostumbre después ya, le das fuerte ¿sí?
Alvarado asintió, sentía ternura como ella trataba de proteger, a su modo, a su pequeña hermanita, recomendándole como debía cogérsela, primero despacio y después fuerte, no pudo evitar sentir amor por ella y el beso a lengua suelta, ella tiernamente lo abrazó del cuello y ladeo su cabeza para que la besara mejor.
? Bueno mi amor ya levántate y ponte tu pantaleta
? Si papi ¿o profe?—pregunto como queriendo saber si ya debía de dejar el juego
? Profe
Contesto Alvarado con la sonrisa más amable que pudo, vio como le escurría por las piernitas la leche que le había dejado en el recto, le dio un papel y Jo se limpió sin ningún pudor delante de él, se subió y acomodó su pantaleta para después bajar la falda y plancharla con las manos, ya de despedida ella se agacho metiendo el pene de Alvarado que ni se había guardado, le dio tres mamadas rápidas y lo sacó de su boquita
? Me quería despedir de él
? Dijo poniendo carita inocente y tierna
? No te despidas, lo verás hoy por la tarde
? ¡si!
Casi brincó emocionada, respiró hondo, acomodó su cabello y esperó a que su maestro guardara el pene dentro del pantalón, cuando lo hiso, llevo su dedo índice a la boca en señal de silencio, su maestro hiso lo mismo y sonrieron cómplices, salió volteando a todos lados si alguien la veía al salir, cerró dejando a Alvarado arrobado de emoción, pues por la tarde disfrutaría de estas deliciosas niñas.
Por la tarde iban Pao y Jo en el transporte platicando entre sí, hablaban emocionadas de que serían visitadas, obvio no utilizaban palabras de quine serían, hablaban del maestro refiriéndose como el tío y a Joaquín como su papá, el sexo lo llamaban jugar y/o estudiar según fuera la frase, esto lo hacían por prudencia de que alguien les oyera, ellas sabían que no debían decir algo de esto, Pao ya le había agarrado el gusto por coger que ya nos quiere era necesario amenazarla con el monstruo.
Entraron a la casa y corrieron al baño a lavarse sus vaginas y culitos, querían estar limpias para las visitas, ya no se pusieron pantaletas, Pao fuer por agua, tenía sed y Jo comió media manzana, ya por experiencia sabía que si quería que se la cogieran por el culo sin “riesgos” debía comer ligero, cosa que Pao aun no entendía, ella si comía bien por eso Joaquín su papi adoptivo la hacía cagar con facilidad.
Se sentaron en la sala y encendieron la tele, la veían sin poner atención sus sentidos estaban atentos a la puerta o el timbre de entrada, en eso se oyó el timbre, Pao corrió a tal velocidad que la falda le voló mostrando sus tiernas nalgas, cuando abrió se asustó, había un hombre de saco con una biblia en la mano
? Hola pequeña ¿está tu mamá?
? No—contestó ella inocentemente
? ¿estás sola?
? Nop, mi hermana mayor está conmigo ¡Johana! ¡Hay alguien en la puerta!
Johana que ya se estaba desabrochando la falda para esperar sus visitas, al escuchar que no era los esperados se acomodó rápidamente su falda y se dirigió a la puerta, vio a un hombre de alrededor de los 45 años, bien vestido, traía un saco color azul marino perfectamente planchado, camisa blanca con una llamativa corbata roja, sus zapatos perfectamente voleados y su aroma a limpio masculino, las pupilas de Jo se dilataron con la visión, por algún motivo sintió mariposas en su estomago
? Hola—saludo sin más
? Hola pequeña, le preguntaba a tu hermanita si está tu mamá
? No, no esta
? Bueno, vengo hablando de la palabra de dios, el testimonio de la biblia, pero ya veo que no hay adultos presentes, mira le entregas este folleto y dile por favor que lo lea
El tipo lo entregó en la pequeña mano de Jo que lo vio despedirse y darse la vuelta para alejarse, llevaba 3 pasos hacia la calle cuando Jo sin saber por qué lo llamó
? ¡Señor! ¡señor! Disculpe— el tipo desconcertado volteo— mi mamá no está ahorita pero estará mañana
Pao volteo a verle desconcertada frunciendo el ceño, iba hablar pero un codazo discreto de Jo la calló
? Ella estará mañana y creo que le interesara hablar con usted, a ella le gusta mucho hablar de la biblia
? Bueno, normalmente no regresamos a la misma colonia, siempre avanzamos a la siguiente…
? Por favor, de verdad a ella le gustaría escucharlo—interrumpió la vivaz Jo
? Bueno, creo que haré una excepción, ¿a qué horas estará ella aquí?
? A las 3, yo le diré que vendrá para que lo pueda recibir
? Muy bien, dile a tu mamá que vendré mañana chao
? Chao
El hombre se alejó caminando a la siguiente casa, Pao, cuando lo vio alejado, le pregunto con recriminación a Jo
? ¿Por qué le mentiste? Mamá no vendrá hasta las 8, además el profe y papá pueden venir
? Yo sé lo que hago, quiero comprobar algo, ellos vendrán hoy, pero no les diremos de esto y me seguirás la corriente
? Pero…
? Lo vas a hacer
La voz de Jo era autoridad para Pao, que no muy de acuerdo acepto, cerraron la puerta y regresaron a sus actividades.
Pasaron alrededor de 20 minutos cuando el timbre sonó nuevamente Pao como un rayo corrió a abrir y gritó desde el umbral
? Jo el profe llegó
Alvarado sonrió ante la emoción de la chiquilla, se llevó un dedo a la los labios en señal de silencio, Pao se tapó la boca cuando entendió que lo había dicho Profe y lo había dicho muy fuerte
? Pase profe—dijo Pao en un tono más bajo
? Hola ¿y Jo?
? Está en la cocina, le dio sed
? Muy bien, ¿cómo has estado?
? Muy bien, esperándolo, Jo ya me dijo todo y estoy muy emocionada de que jugaremos todos
Alvarado sonrió para sus adentros, Jo era muy comunicativa con su hermanita, él tenía que controlar la información, tendría que hablar con Jo muy serio de eso, pero ahora su verga solicitaba un agujero infantil para penetrar, en eso estaba cuando Jo salió de la cocina tomando agua en un vaso, Alvarado admiró lo sensual que lucía la niña, caminaba lento, con su cabello suelto, su blusa algo abierta, su falda escolar desabrochada de un botón, descalza y sin calcetas, sus labios gruesos besaban el borde del vaso y cuando lo retiraba quedaba el brillo del agua, era una pequeña amazona que invitaba a pecar; nuevamente un relincho surgió dentro de él, su pene brincó
? Hola profe, que bueno que llegó pensábamos que no vendría
? Me retrase por unos asuntos, pero ya estoy aquí, veo que ya le comentaste a Pao
? Sí, no hay secretos entre nosotras, de hecho ella ya sabe a qué viene y está más que contenta
? ¿sí?—preguntó retóricamente Alvarado mirando a Pao
? ¡sí!—contesto la menor de las hermanitas
? Pao sube a tu habitación y espera al profe allá
? Si—Paso corrió ante la orden de su hermanita, una vez que se perdió en las escaleras Jo se acercó a su profesor
? Profe recuerde, Pao es más pequeña, hágalo despacio y deje que se acostumbre y después…
No terminó la frase, Alvarado al jaló y la beso a lengua suelta, Jo divertida correspondió el beso colgándose del cuello, la niña acarició el paquete del adulto por encima del pantalón, con su manita localizó el pene adulto y lo masturbo por encima, Alvarado sus piro con la caricia, bajó el cierre y Jo metió su manita localizando la gruesa carne, la sacó y lo masturbo ya más cómoda
? ¿Quiere que se la chupe tantito antes de subir con Pao?
No recibió respuesta, al menos no verbal, Alvarado la sujeto de la nuca y la empujo a su verga, metió al mitad de golpe en la pequeña boca de Jo, qué cerrando sus ojos mamó con devoción; decir que lo excitaba con la mamada sería hablar de más, pues Alvarado desde que la vio salir de la cocina desarrollo una erección natural y firme, no pudo evitar gozar de ella, cierto era que disfrutaría hoy a Pao, pero Jo era tan sensual que igual podría pasar toda la tarde con ella, eso mismo le recordó a que venía ese día, la separó dulcemente y la levantó sujetándola de los hombros, vio como la baba escurría de sus comisuras, Jo no se la limpió dejo que el viera como escurría, le sonrió y él le correspondió con un tierno y paternal beso en al frente, la hiso a un lado y caminó hacía las escaleras blandeando su pito erecto, arriba había otra niña que lo esperaba.
*****
Eran casi las 5 de la tarde cuando el timbre sonó, Jo estaba en la sala viendo la tele y disfrutando una pequeña porción de frescas fresas, se levantó acomodando su ropa y se asomó por la ventana, sonrió cuando vio quien tocaba, fue a la puerta y abrió, ahí estaba Joaquín bañado y peinado, cosa rara, normalmente venía desalineado y con mal aliento, talvez el hecho de que ahora hubiera dos hombre lo hacía alienarse y arreglarse mas
? Hola Jo ¿vino Alvarado?
? Sip
? ¿Dónde está?
? Arriba cogiéndose a Pao—ya dentro de la casa se escucharon lo gemidos de la pequeña, gemidos que provenían de su habitación
? ¿Es lo que creo?
? Sip, se la está jodiendo bien y bonito por el culo—Jo hiso una ademan obsceno de copulación con ambas manos— le dije que despacito porque era pequeña, pero tal parece que le vale madre a estas alturas, Pao esta grite y grite desde hace rato
? ¿y tú?
? Yo tenía hambre y aburrimiento, veía la tele y me comía unas fresas
Dijo Jo mientras se sentaba nuevamente en el sillón frente al televisor, llevó una fresa a su boca y con la lengua acarició la punta antes de darle una pequeña mordida, el pene de su papá brincó
? Bueno ya llegue para des aburrirte
La cargo y la volteo dejándola sobre sus rodillas apoyando sus brazos en el respaldo, Jo sonreía divertida negando con la cabeza ante la impaciencia de su papá
? Papá mójame primero un poquito, anda
? No mi putita, ando muy cachondo, mójate tu mientras te cojo
Jo volvió a sonreír ante el egoísmo de su papá y escupió en su mano llevando la saliva a su rajita, apenas la untó apareció el pene de su papá que la penetro hasta la mitad, Jo frunció el ceño y apretó el respaldo con sus manitas, la danza de caderas empezó, Jo las movía de un lado a otro y Joaquín bombeando; la sujeto de la caderas y la embistió sin piedad, Jo comenzó a sentir placer de ser cogida de nuevo, volteo a verlo, vio su cara desencajada, esa cara que tanto le gustaba provocar en él, su boca se abrió y empezó a gemir, su ceño fruncido, Joaquín la jaló y le metió la lengua la boca, todo esto sin dejar de bombear a la niña que feliz lo recibía
? Papi y ¿si vamos arriba?
? Está ocupada la recámara
? ¿Y eso te intimida?
La mirada de Jo era de una diablilla, retaba a su “papá” a subir a la misma habitación donde el profesor se cogía salvajemente a la pequeña Pao, eso ya era mucho, Joaquín sabía lo bien dotado que estaba Alvarado y no solo eso, su cuerpo atlético opacaba por completo al suyo regordete que lo adornaba, pero veía a Jo sonriendo maliciosa, eso lo reto y lo caso obligo a aceptar, no podía verse como intimidado por alguien más.
Sacó su verga y tomándola de la mano la llevó a la habitación, conforme subían las escaleras los gritos de Pao eran más intensos, Jo abrió la puerta, entraron y vieron como Alvarado tenía los pies de Pao en sus hombros y sus manos en los muslos, se veía tan pequeña, tan frágil a su lado, Alvarado presumía un cuerpo atlético que era marcado por sus sudor.
Pao estaba boca arriba en la cama, por la posición parecía una pequeña rana, sus bracitos a ratos se sostenían de los antebrazos Alvarado y a ratos de la almohada que estaba cerca de su cabeza; su carita estaba toda fruncida, no demostraba si era placer o dolor lo que sentía, eso sí, no se quitaba ni decía que se detuviera, solo se dejaba hacer.
Joaquín y Jo se acercaron y se ubicaron en la otra cama, Jo sin dejar de ver la escena se puso boca arriba y abrió sus piernas donde Joaquín se situó, la verga mediana de este se perdió dentro de la mojada rajita infantil, Jo no lo veía a él, sólo veía fascinada como era salvajemente enculada su hermanita.
Joaquín bombeo solo como 10 veces la rajita infantil y haciendo lo mismo que Alvarado puso los tobillos de Jo en los hombros de él y guio su verga al culo de la pequeña Jo, por primera vez desde que entraron ella volteo a ver a su copulador pseudo papá, le sonrió con esa sonrisa que invitaba a hacerlo fuerte y él no se hiso del rogar, embistió al poco dilatado ano de la niña haciendo que esta gimiera fuerte.
El coro de gemidos inundó la habitación, los dos adultos enculaban a su respectiva niña y lo hacía tan sincrónico que parecía lo habían ensayado por semanas, cabe decir que las niñas gemían casi al unísono, que alguien que no viera la escena pensaría que era una sola niña gimiendo en una tina metálica que provocaba eco, Alvarado desde donde enculaba a Pao volteo a ver a Jo, las miradas se cruzaron y los dos sonrieron cómplices, Joaquín vio eso y acelero dando a entender que era él quien la enculaba y a quien le debía sonreír, Jo volteo a verlo entendiéndolo y le brindó una sonrisa a él también, eso lo tranquilizó y desde su posición también vio a Pao como ya estaba toda sudada, cansada por el tremendo esfuerzo, su vagina estaba hinchada después de haber sido masacrada por el enorme palo del Alvarado, su culo se invertía cuando él lo metía y se revertía cuando lo sacaba, eso significaba que no tenía suficiente lubricación y en ese momento era más el dolor que él placer.
Joaquín de apiado un poco de la pequeña
? Hermano, ¿qué te parece si cambiamos?
Alvarado sin dejar de ver ala pequeña Jo solo asintió, su enorme verga salió entre suspiros de la pequeña Pao, su pene goteaba líquido del meato y moviéndolo de arriba abajo se acercó a Jo, Joaquín se quitó y fue con la pequeña Pao, le metió el pito al aboca para que lo chupara un rato; mientras Alvarado ya se situaba entre la piernas de Jo, no lo metió, se dejó caer sobre ella besándola, metiéndole la lengua en la boca, Jo lo recibió cerrando los ojos y abrazándolo, sus lenguas se enroscaban y sus caras se movían sincrónicas, parecían dos novios enamorados.
Jo bajo sus manos tomando la verga de Alvarado, la pasó por su rajita mojando la punta y después la guio más abajo hasta su culo, lo colocó y la empujó, las caderas del maestro hicieron el resto y el enorme pito se hundió hasta la mitad, el suspiro de la nena llegó a los oídos de su papá que en ese momento supo ella ya no le pertenecía, en el poco tiempo que había estado con Alvarado había sido suficiente para que lo quisiera y deseara más que a él.
A decir verdad Joaquín no las quería, para él solo representaban negocios, pero eso no quitaba el celo que sentía al ver como otro hombre les daba más placer a sus tesoros, desde el principio pensó en compartirlas, prostituirlas, fue parte del entrenamiento que les brindo, las enseño a dar placer, a pedir más verga aunque les doliera, a decir frases como “soy Johana y me encanta que los adultos me metan sus vergas en mis hoyitos de niña”, ahora esa preparación rendía frutos ante sus ojos, solo que ahora el macho alfa no era él, sólo tenía la esperanza de seguir gozándolas y sacar el máximo provecho económico de ellas; con esa resignación puso en cuatro a la pequeña Pao y guio su verga al ojete infantil que entró sin ningún problema, ya estaba bien dilatado por Alvarado, la bombeó lo más fuerte que pudo y Pao gimió agradeciendo la enculada.
Alvarado ya estaba acostado en la cama y Jo hábilmente se situaba a horcajadas sobre él y ella solita se metía la verga en el la rajita, copularon un rato besándose, Alvarado volteo a ver a Joaquín sus miradas se cruzaron, Alvarado volteo a ver la cadera de Jo y volvió a los ojos de Joaquín que pareció entender a que lo invitaba.
Un trio, la mente de Joaquín voló y se maldijo como no tener una cámara puesta grabando, pero recordó que Alvarado no quería grabación, así que resignado se zafó del culo de Pao que volteo a verlo con protesta y se dirigió al de Jo que seguía besando a su maestro a ojos cerrados, los abrió cuando sintió el segundo intruso que buscaba entrar en su culo, miró a los ojos a Alvarado que con la mirada la tranquilizó, sus miradas no se perdieron y el maestro miró todo el sufrimiento en los ojos de la pequeña cuando Joaquín intentaba meter su verga, finalmente los cerró cuando el segundo intruso logró su objetivo y los volvió a abrir solo para ubicar la boca de su maestro y seguirlo besando, se acercó a su oído y le dijo
? ¿Te gusta papi, te gusta que me cojan dos al mismo tiempo?
? Si mi amor, me gusta, relájate para que no duela tanto, cuando estés lista asiente con tu cabeza y nos moveremos como salvajes en tus hoyitos, hoy será la enculada más salvaje que una niña pueda tener ¿oíste? Tú serás esa niña
Joaquín sacaba su pene y lo metía a una velocidad moderada, lo mismo que el maestro, Jo estaba concentrada en sus esfínteres a ojos cerrados, cuando ella pensó que estaba lista abrió sus ojitos azules, frunciendo su entrecejo miró a su maestro y asintió dos veces, Alvarado desde abajo miró a Joaquín y asintió también, sin decir palabras los dos aceleraron al mismo tiempo, los gritos de Jo no se hicieron esperan, la escena era brutal, como esa pequeña era penetrada al mismo tiempo por sus dos hoyitos, ellos no se medían, lo hacía fuerte, uno entraba y luego el otro, los gritos se convirtieron en chillidos, parecía un pequeño cerdo correteado de miedo, Alvarado la sostenía de las caderas para penetrarla más fuerte y Joaquín de los hombros para apalancarse mejor, los ojos de Jo emanaron lágrimas, eso solo hiso que Alvarado acelerara más y Joaquín al sentirlo no quedó atrás; los apretaban sus dientes, sus expresiones eran de enojo, pero solo eso aparentaban porque era el mayor placer que ambos hubieran sentido en sus vidas.
Jo respiraba agitada, sus chillidos eran intensos, los dos parecían pistones en su culito y rajita respectivamente, Pao sentada sobre sus talones miraba la escena medio asustada, pero sin dejar de tocar sus rajitas, recordó cuando vieron una película en a que dos hombres negros se cogía a una niña, aunque más grande que Jo, los negros se la cogieron sin misericordia y las dos le preguntaron a Joaquín cuando harían algo así, ahora Pao no sabía si sentir emoción o miedo.
Alvarado fue el primero en gruñir su orgasmo, no dejo de acelerar y Joaquín también tuvo el suyo, los dos huecos fueron llenados de leche fértil masculina, bufaban como toros mientras esta salía y se adentraba en Jo, conforme salió se fueron relajando, se quedaron quietos y Jo poco a poco fue recuperando el aliento, Alvarado soltó sus caderas y la tomó del rostro besándola tiernamente
? Ves te dije que sería la enculada más salvaje
Jo sonrió y lo besó en la boca, ninguno de los dos había sacado sus vergas de los hoyitos, Joaquín volteo a Pao
? Pao acuéstate boca arriba, se ve que tienes hambre
Pao sonrió y se acostó boca arriba Alvarado medo entendió y cuando vio como Joaquín tomaba del vientre y del tórax a Jo y la cargaba desacoplándolo de él, lo entendió y sonrió, puso sus manos en la nuca a modo de almohada y vio como Joaquín la llevó hasta Pao y la sentó en su boca, Jo comenzó a pujar y la leche salió de ambos hoyos llenando la boca de Pao que golosa tragaba la leche.
Se relajaron un rato y Jo bajo a preparar la merienda para los cuatro, Pao exhausta se fue a bañar
? No cabe duda que este es el mayor placer del mundo—dijo Joaquín
? Sí, sí que lo es, la verdad nunca había participado en algo como esto, de lo que me perdía jaja
? Oye y ¿cómo vamos con el negocio?
? Muy bien, contacte a un amigo de un país balcánico y le dije de que se trataba, puso muchos ceros en las grabaciones si eran en verdad lo que le había dicho, creo que pronto tendremos mucho dinero
? ¿Me dirás detalles?
? No, es mejor que no los sepas, no te preocupes quedamos en honestidad y eso será
Jo desde abajo los llamó para merendar, los dos bajaron y vieron a la pequeña Jo con un delantal, por lo demás desnuda, sirviendo la sencilla merienda, Pao bajo recién bañada desnuda y vio el cuadro donde los cuatro estaban igualmente desnudos, sólo Jo que traía su delantal, Alvarado ya estaba caliente otra vez y la jaló besándola en la boca, Pao solo pudo abrazarlo y corresponder al beso, el pene se erecto y Alvarado la sentó de espaldas a él y se la metió en la raja, pao cerró los ojito sy os abrió ya toda empalada
? Profe, primero es la merienda y después el postre
Dijo Jo con reclamo con una mano en la cintura, Joaquín la jaló riendo y la sentó en sus piernas y la beso, Jo le correspondió también y lo besó riendo, las dos niñas merendaron con un pene dentro de ellas, a ratos se movían y a ratos comían, Jo era más cariñosa, le daba de comer en la boca a Joaquín que con su verga en el culo de ella recibía los bocados con gusto.
? Terminó la merienda, a eran las 6:30, los dos estuvieron de acuerdo que era peligroso seguir, así que ahí mismo en la mesa, se movieron más rápido haciendo gemir a las niñas hasta vaciar sus huevos en ellas, los cuatro sonrieron cuando el orgasmo pasó
? Pao, ¿crees estar lista para hacer lo que le hicimos a Jo?—pregunto Alvarado acariciando la espalda de esta
? No sé, me da miedo—decía la pequeña Pao moviendo su caderas, extrayendo las ultimas gotas de leche
? Tu tranquila, te iremos preparando verdad Joaquín
? Así es socio, te haremos gritar igual o más que al putita de tu hermana, ¿estás de acuerdo primor?
? Si– contesto Jo divertida aún con la verga en su culo, pensó que era oportuno hablar y dijo– papi
? Mande
? Mande
Contestaron los dos al mismo tiempo y rieron cuando se escucharon
? ¿A quién le hablabas?- preguntó Joaquín
? A ti papi, mmm serás papi Joa y usted papi Alva—dijo Jo renombrándolos para no confundirse de papi—mañana no estaremos solas vendrá mi mamá temprano, creo que pidió medio día porque le “preocupa” que estemos solas, yo les diré cuando vengan para que no esté ella o mi abuelita
? Está bien
? Ok
Contestaron los dos, Pao la volteo a ver y ella con la mirada le ordenó silencio
? Tu nos avisas, bueno a Alvarado en la escuela y el me avisa a mí y vendremos por Pao, que ella es la que sigue
Los cuatro rieron aunque Pao aún estaba desconcertada, se levantaron las niñas, se fueron a bañar los dos adultos se cambiaron en la habitación y ya todos en la sala cambiados y bañados se despidieron, primero salió Alvarado, después Joaquín.
Jo se tocó sus hoyitos recién profanados y pensó en el día siguiente con un suspiro.
Continuará
pervirtiendo a una nena inocente capitulo 12
Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por adalberto1979.
Capítulo 12
Alvarado cenaba tranquilo, su flamante esposa no solo era bella, también era una excelente cocinera, su sazón era único y no sólo eso, además se cercioraba de preparar los alimentos más saludables para su familia, los cuatro en la mesa cenaban en silencio, estaban bien vestidos, era una familia bien “acomodada”.
Alvarado miraba su hija Diana que tranquilamente llevaba trozos de carne a su boquita, la veía degustando la fina cena que tenía enfrente, nunca la había visto de otra forma que no fuera su hija, pero desde tiempo acá, específicamente desde que se cogió a Jo, había empezado a verla de otra forma, no sería capaz de hacer algo con ella, pero su mente ya volaba en posibilidades que antes no tenía.
? Y ¿Cómo te va en tu curso mi amor?
La pregunta de su esposa lo sacó del trance, volteo a verla y ella atenta esperaba la respuesta, su mirada era limpia, tranquila, honesta, no tenía por qué ser de otra forma, tenía una vida plena y feliz
? Bien mi amor, es de lo más aburrido, pero es algo que me exigen en la escuela tomar
? ¿Y durará mucho?
? Sí, todo lo que resta del ciclo escolar
Alvarado había mentido para tener una excusa y poder perderse en las tardes y divertirse con las inocentes hermanitas, recordando eso su pene se quiso erectar, lo excitaban como nunca se había excitado en la vida, trato de tranquilizarse y pensar en otra cosa.
? Papá ¿me vas a ayudar con mi tare de mate?—la voz de Diana era la de una niña propia de sus 10 añitos recién cumplidos
? Si pequeña, pero ya sabes que no la haré por ti, sólo te explicaré como la hagas
? Pues deberías hacerla por mí, necesito ese “10”
? No, al terminar la cena nos quedaremos en el estudio y repasaremos ¿está bien?
? Si, ok
? ¿Que?
? Perdón, “Está bien”
Alvarado era un defensor de la lengua española y le molestaban de sobremanera los modismos, mas aquellos que incluyeran lenguaje extranjero.
Terminaron la cena, él fue a su recámara a cambiarse de ropa, se colocó su pijama y se dirigió a su estudio donde su hija de igual forma en pijama lo esperaba con los libros de matemáticas abiertos, los leía atenta como intentado descifrar los números que ahí veía, ni cuenta se dio cuando entró su papá, él desde el marco la admiro, su cara perfecta, su nariz respingada, su ojos grandes y de color verde, sus labios que prometían dar los más sensuales besos del mundo, y más allá de eso chuparían al pene del hombre más afortunado del mundo; ella sintió la mirada y lo volteo a ver
? Hola papá, ¿llevas mucho ahí?
? No pequeña, solo veía lo bonita que eres
? Gracias—contesto ella con una sonrisa de pureza—ven explícame este de aquí que ni idea que es lo que me pide el ejercicio
Alvarado se sentó a su lado y como un padre amoroso le explico los ejercicios, ella atenta lo escuchaba mientras miraba el libro, tenía un lápiz sujeto con sus labios del borrador y mientras Alvarado le explicaba, miraba lo sensual que su pequeña se veía así; agitó su cabeza para disipar las ideas que se formaban dentro.
? Papi, ¿te puedo preguntar algo?
? Si mía amor, sabes que sí, dime de que se trata
? Hoy en clase nos hablaron de la menstruación, ¿es verdad que me saldrá sangre por dónde hago pipí?
? Jajaja si pequeña, eso significará que estas madurando y que serás ya toda una señorita
? Y ¿dolerá?
? Mmm puede haber algo de dolor, no te preocupes, ya hay pastillas para disminuir las molestias, cada mujer desarrolla diferente grado de dolor, esperemos que el tuyo no sea mucho
? También dijeron que nos crecerían los pechos y ¿sabes qué? Ya me están creciendo y me duelen
? Mmm ¿en serio? A ver muéstrame
Alvarado no supo por qué le pidió eso a su hija, eso le correspondía más a la mamá, pero admirar los tiernos senos infantiles de su hija fue demasiad tentador, hablo casi por reflejo.
? Si– Ella volteo a la puerta del estudio que estaba abierta y luego volteo a su papá.
? No te preocupes, nadie entrará, pero cierra y pon seguro para que estés más tranquila
Dianita fue y cerró tal y como dijo su papá y puso el seguro, regreso a donde él estaba y frente a él se fue desabotonando la camisa de su pijama, abrió por completo la blusa y su pecho quedó desnudo frente a su papá, no tría corpiño por lo que quedaros sus tetitas expuestas a la mirada fraternal, eran pequeñas, pero grandes para una niña de 10 años, los pezones ya abultaban como un montículo, el tubérculo mamario ya hacía su trabajo y los desarrollaba, Alvarado acaricio el derecho ante la sorpresa de ella que abrió los ojos entre asustada y sorprendida
? No te asustes mi pequeña, es solo que me cercioro que todo esté bien
? Si, está bien papi, tu eres mi papá y puedes tocarme, yo sé que nadie más puede hacerlo
Alvarado sintió algo de culpa, en la escuela les hablaban a los niños sobre el abuso sexual y como debían prevenirlo, él les había hablado mucho de eso, de hecho hacían sesiones familiares de cómo cuidarse cando ellos (los papás) no los estuvieran vigilando, pero nunca la previno de que el pervertido podría ser él.
? Si pequeña nadie más te puede tocar, yo lo hago porque soy tu papá y te quiero mucho
La niña lo abrazó como abrazaría una niña a su papa de adoración, él correspondió y la estrechó contra él, y sintió como ella se separó y abrió nuevamente la camisa del pijama, de hecho lo hiso más que la primera vez, Alvarado volvió a pasar su pulgar por el pequeño pezón y después lo hiso con la otra mano, lo hacía al mismo tiempo en los dos pezones, jugaba con el botón mamario, lo hacía suave, era con cariño, pero dentro de él de desarrolla un sentimiento malsano a su pequeña hija que dócilmente se dejaba acariciar por su papá.
Alvarado noto que ella abrió un poco su boca, inocentemente también disfrutaba las caricias, él la tenía sujeta del tórax y sus pulgares realizaban el masaje.
? Papá siento extraño, así como cosquillas
? ¿Dónde mi princesa?
? Aquí abajo
Señalo la entrepierna, era algo demasiado tentador para dejarlo pasar
? Déjame te reviso
Tomo el pantalón del pijama y se la bajo hasta casi los tobillos, la niña atenta observaba como de igual forma su papá la despojaba de su infantil pantaleta dejándola al nivel de su pantalón; la pequeña raja emergió brillante, no perdió tiempo, la mano de él se fue acercando y la tocó, por primera vez estaba tocando la raja infantil, ella sintió cosquillas y él la excitación más fuerte que hasta ese momento había sentido, el dorso de su dedo palpo la abertura y sintió el calorcito que emergía de ahí
? ¿Es aquí donde tienes cosquillas?
? Si
Diana Contesto con un hilo de vos, ella también estaba sintiendo cosas, cosas rara que nunca había sentido, era una niña inocente y pura, pero eso no limitaba que su cuerpo respondiera, también dentro de ella sabía que eso no sería del todo correcto, pero él era su papá y debía confiar en él y ya de paso disfrutarlo.
Ella no supo cómo, pero poco a poco se fue acercando a su papá hasta quedar muy junto a él y lo abrazó mientras el papá tiernamente le acariciaba la rajita, lo sujeto con ambas manos y a ojos cerrados recargo su cara en el hombro de este, él con la mano libre le correspondió el abrazo, mientras con su otra mano ya no acariciaba, ahora masturbaba rápidamente la rajita infantil.
Diana giró su cabeza hacía su papá de tal forma que sus labios quedaron rozando el cuello de él, los gemidos emergieron se su boquita por primera vez en su vida, estaba gimiendo de placer por las caricias malsanas que su papá le hacía; Alvarado estaba en la gloria, sentía como la rajita se humedecía cuando el aceleraba las caricias y como las caderas de ella comenzaban a moverse, correspondía las caricias, la pequeña e inocente dianita estaba siendo excitada por su padre.
Alvarado se retiró un poquito de su hija quedando los dos nuevamente de frente, la mano de él continuó situada en la rajita infantil y ahora se movía lentamente.
? ¿Cómo te sientes princesa?
? Bien… bien
La voz entrecortada de dianita no dejaban lugar a dudas, estaba muy excitada, Alvarado continuo moviendo su mano pero ya no tan rápido, ahora volvía a ser una simple caricia, su dedo estaba todo mojado
? ¿Qué fue esto papi?
? ¿No lo sabes?—ella negó con la cabeza aun con los ojos entrecerrados— esta humedad en tu rajita significa que estas madurando, que ya desarrollas excitación, es lo que hace a una mujer desear a un hombre
? ¿Ya soy mujer?
? Casi mi amor… casi, aún eres una niña, pero tu cuerpo empieza a madurar y ya da señales como esta y tus pechitos que empiezan a crecer
? Me gusto, sentí muy rico como nunca en mi vida
? Si mi amor, a mí también me gustó, pero debes prometerme algo, no le dirás a nadie de esto, a nadie
? ¿Por qué?
? Soy tu padre y te quiero, y nunca te haré daño, pero habrá personas que no lo entenderán igual y querrán hacernos daño, así que mi princesa a nadie debemos decirle.
? ¿A mamá?
? De momento no, ya hablaré con ella y la haré entender.
Alvarado mintió, claro que no le diría a su esposa, ella lo quería mucho y lo respetaba, siempre hacía lo que él ordenaba, pero esta era otra situación, una peligrosa que nadie debía saber; miro confianza en su carita y eso era la aprobación que él necesitaba, retiró la mano de la rajita y dianita sin poder evitarlo abrió su boca al sentirlo, la mano de Alvarado olía a raja, ella lo percibió, nunca la había olido así, su rajita aún se contraía emocionada mientras veía a su padre subirle la pantaleta y su pijama, se tomaron de las manos y se miraron a los ojos
? Ya mi amor, es tiempo de ir a dormir
? Si papi—se soltó y justo cuando se daba la vuelta para irse le pregunto—papi ¿tú también te mojaste como yo?—Alvarado sonrió de ternura
? No mi vida, yo me mojo así como tú, mi excitación es diferente
? ¿Cómo es?
? Mmm no creo que sea correcto enseñarte eso
? Pero si tú me acabas de tocar donde nadie debe y prometí no decirlo, será secreto, anda, por favor, es que ahora me da más curiosidad
Alvarado ya no sabía cómo reaccionar, su pene reventaba en el pijama, estaba sentado por lo que no se notaba, pero de que estaba súper erecto lo estaba, miró a su hijita que suplicante con esos hermosos ojos verdes le pedía saciar su curiosidad, tal vez eso fue lo que lo hiso ceder o el hecho de que esto era sumamente morboso, miro hacía la puerta
? Está bien hijita, pero ¿si pusiste llave verdad? Porque esto si nadie debe saberlo ni siquiera tu mamá, esto debe quedar entre tú y yo ¿de acuerdo?
? Si papi, prometido, nadie lo sabrá jamás
Dianita levanto la mano en señal de promesa, Alvarado suspiró y se puso de pie, por diferencias de estaturas ella quedo a nivel de sus pecho, pero su mirada estaba clavada en el bulto que ahora se notaba en demasía a nivel de la entrepierna de su padre; Alvarado tomó el elástico su pijama y lo bajo quedando solo en bóxer
Bueno mi princesa, hasta aquí llego yo, si tú quieres ver como es mi excitación deberás bajar tú el bóxer; dianita estaba frente a él y su curiosidad era mucha, tomó valor y torpemente bajo el dichoso bóxer el cual jalo el pene de Alvarado que cuando se zafó brinco como un resorte ante los ojos incrédulos de la niña.
Dianita esta frente a su padre con los ojos como platos y su boca abierta, nunca hubiera imaginado como era eso, ya había llevado biología en su escuela y les habían explicado cosas que muchas de ellas no comprendió y ahora veía el pene de un hombre duro como roca frente a ella, Alvarado de forma involuntaria lo movía haciéndolo parecer un potro brioso que quiere emprender el galope.
? ¿Así es?
? Si mi amor, así es, esto es una erección, esto va dentro de tu rajita
? ¿Mi rajita?
? Bueno no tu rajita, una rajita de mujer y en mi punto máximo, así como el tuyo cuando te mojaste mucho, yo suelto leche por aquí
? ¿Leche?
? Si leche que dejo dentro de la rajita y de ahí se forman los bebés
? ¿Cómo es la leche? ¿Cómo sale? y ¿como haces para meterla?
? Son muchas preguntas, bueno cuando esta duro lo meto dentro y me tengo que mover para excitarme más, cuando me muevo muy rápido y profundo siento muy rico y eso hace que libere leche que es la que forma los bebés ¿más o menos comprendes?
? No—Dianita negó con la cabeza sin dejar de mirar el pene erecto
? Bueno está bien deja te muestro
Se sentó sin subir el pijama ni el bóxer y prendió su computadora, abrió una página de porno y puso una que no estuviera tan fuerte, solo para ver la penetración, dianita se puso a un lado de él y miro el monitor, bajaron el volumen y las imágenes emergieron, un hombre enorme se disponía cogerse a la actriz que feroz lo mamaba, el tipo la acostó boca arriba y atoro su glande dentro del introito vaginal, empujo y este entro arrancando un grito de placer de la mujer, la danza sexual empezó y los gemidos de placer aumentaron, la puso en muchas posiciones, la actriz era muy flexible y finalmente se la cogió por el culo, la mujer gritaba toda sudada, en el punto máximo él se la sacó y se la metió en la boca eyaculando dentro de ella, la tipa se comió toda la leche, antes de hacerlo lo mostró a la cámara para después pasarla sin problemas, la escena terminó con una mujer chupándose los dedos y sonriendo feliz a la cámara
? ¿Eso es lo que le haces a mamá?
? No, esto es actuado, no encontré algo más suave, en realidad el sexo no es tan “así”
Y tenía razón hoy en día ya no hay porno suave, todo es salvaje y muy elevado, difícilmente hubiera encontrado porno tranquilo y rutinario.
? ¿Así avientas la leche tú?
? Más o menos
? ¿y mamá se la tiene que comer?
? No—Alvarado sonrió por la inocencia de su hija
? Quiero verlo ¿Puedo?—puso carita se súplica al pedirlo
? No mi pequeña, eso si no será posible, ya te toque tu rajita para que sintieras rico, ya te enseñe mi pene erecto, pero eso de soltar leche para ti no está bien
? Anda por favor papá, no le diré a nadie, será el secreto más grande que yo tenga, quiero verlo… necesito verlo
Dianita siempre había sido una niña curiosa, si alguien le decía “no debes ver por la ventana” ella hacía hasta lo imposible por asomarse, no podía quedarse con una curiosidad, tenía que hacer siempre las cosas ver, tocar, oler, etc.
más cuando le decían que no debía hacerlo, Alvarado sabía eso y subconscientemente lo hiso para retarla
? No mi bebé hermosa, no podemos pasar esa barrera, no sería responsable de mi parte.
Alvarado, por caliente y pervertido que era, seguía recordando que era su pequeña hija la que estaba pidiéndole le enseñara el pene y que soltara la leche para ella, no debía hacerlo, pero la carita de la pequeña era de una súplica que le doblaba el corazón
? Papi anda, de verdad prometido que no diré lo que me vas a enseñar, por favor
Alvarado no era tan fuerte, la miraba frente a él con sus manitas juntas en señal de súplica; finalmente termino asintiendo a la petición de su pequeña hija
? Está bien, pero de verdad será un secreto, no lo diremos ¿entendido?
? Si papi
Alvarado de nuevo se puso de pie y la pequeña noto el pene que seguía erecto y una gota emanaba del meato urinario, miró con atención como su padre bajo su mano y acarició su pene cuan largo que era, movió su mano y el prepucio se retractó dejando ver un glande brilloso; el olor llegó a las fosas nasales de la pequeña, cuyas alas nasales se abrieron percibiendo el olor a feromona que de ahí sale, por instinto se acercó para olerlo más, y Alvarado también por instinto se hiso hacia atrás
? ¿Qué pasa papi?
? Nada es que pensé que lo ibas a meter a tu boca
Los ojos verdes de la pequeña miraron directamente a los ojos de su padre, eso no había pasado por su cabeza pero ahora la idea ya estaba ahí, lo quería pedir, pero sabía que su padre se negaría, por lo que solo se conformaría con ver; miró de nuevo el pene que era zangoloteado por la mano derecha de Alvarado.
? Papi la leche no sale
? Es que aunque no lo creas estoy nervioso y tardó más
? ¿Si te ayudo será más rápido?
? No sé, podemos probar
Alvarado ya empezaba a sumergirse en el mar de lascivia, lo hacía en el punto donde ya no hay retorno; la pequeña levanto su mano y lentamente se dirigió al pene paterno, lo tomó y se asustó, era más duro de lo que ella imaginaba, el pene de Alvarado era como una roca y este además brinco al sentir la suave mano de su hijita.
Dianita lentamente movió su manita de arriba abajo, Alvarado ya no lo sujetaba, solo se dejaba llevar lo la caricia infantil
? Mi amor, tienes que moverlo más rápido
Dianita recordó parte de la película porno, recién vista, donde la chica masturbo al tipo, y si lo hiso muy rápido, así que aceleró su manita cuán rápido pudo, volteo a ver a su papá que ya cerraba los ojos sintiendo un enorme placer, eso la animó a colocar su otra mano y ahora a doble mano lo hacía, su cara estaba cerca y el fuerte olor a esmegma la penetraba hasta el hipotálamo, liberando los neurotransmisores de excitación, ella percibió desconcertada como la temperatura de su rajita aumentaba, sentía cosquillas y estas iban en aumento, se volvió a sentir igual de bien que cuando su padre la masturbo, estaba descubriendo el placer de dar placer.
Alvarado estaba sumergido en el mar del placer, sentía como su hija sujetaba el pene con las dos manos y lo masturbaba a mediana velocidad, no lo hacía como una adulta, pero el simple hecho de tener la intención elevaba a su padre muy por lo cielos; Dianita por su parte seguía masturbándolo con entusiasmo, estaba muy cerca del glande, veía como la gota pre seminal iba creciendo y el olor la invadía hasta muy dentro de su cerebro, ya estaba excitada de nuevo y su cuerpo por instinto respondía, no supo que fue lo que la empujó y su boca de acercó al glande que estaba brillosos y jugoso, sus labios se posaron sobre este.
? Aaahhh
Fue el gemido que Alvarado no pudo evitar soltar al sentir la boquita de su hija posarse sobre el glande, la niña por “instinto puro” paso su lengua por el meato y extrajo la gota, la saboreo con su lengua y paladar, era nuevo, sabía raro, pero no desagradable, regreso al pene y lo chupó, sus manos se seguía moviendo y su boquita chupaba
Alvarado con ambas manos tomó la cabeza de su hija que ya le mamaba el pene sin disimulo; las caderas de él respondieron e iniciaron una danza sexual, gemía quedito para no hacer tanto escándalo, sentía como el pene cobraba mayor dimensión debido al grado de excitación que tenía, la niña seguía chupando el glande con devoción, él posó sus manos en la nuca de esta y la empujó a meter más en su boca, la niña se dejó hacer, para ella eso era totalmente nuevo.
Alvarado seguía de pie ante su hija que devoraba el pene sin disimulo, sus piernas le flaquearon, se dejó caer hacía atrás y cayó sobre el sillón de su escritorio, al hacerlo, su hija retiró sus manos y el pene salió de su boca dejando un puente de baba que se estiró al máximo para después romperse, él ya ciego de deseo la jaló sentándola sobre él y la atrajo a su cara, la besó con loca pasión metiendo su lengua en la boca de la pequeña, que asustada Abrió los ojos al máximo; ella sabía lo que era un beso entre esposos y así se lo estaba dando su papá, no sabía cómo reaccionar, Alvarado abrió los ojos y miró los ojos abiertos como platos de su hija que asustada se dejaba besar, la culpa lo invadió hasta lo más hondo de su ser, acaba de besar en la boca a su hija metiéndole la lengua y ella se asustó porque un beso en la boca, con esta abierta y metiendo la lengua solo lo hacían los adultos y eso si lo conocía, la retiro de él
? Perdón m bebé, perdón, me deje llevar y no debí
? ¿Por qué lo hiciste?— la pregunta era más de curiosidad que de reclamo
? Porque te amo y me hiciste sentir cosas muy lindas y me deje llevar, perdón no debí hacerlo
? ¿Te hice sentir lindo?
? Si mucho
Ella misma se acercó a él, suavemente lo tomó de la cara con ambas manos y lo jaló un poco para volver a besarlo, por instinto inclinó su cabeza, ya había visto cómo lo hacía su mamá, su entrepierna quedó a la altura del desvanecido pene, Alvarado había perdido la erección por la culpa de hacer lo que había hecho con su hija, pero ella sintió como el pene fue recobrando vida desplazándose a través de su entrepierna.
Alvarado volvía a perderse en el placer, sus manos acariciaron los hombros de su hija mientras la besaba sintiendo como ahora era ella quien le metía la lengua, sentía esa tibieza combinada con suavidad, la lengua inexperta de su hija le estaba dando mucho placer, las dos lenguas se enroscaron y él la abrazó.
Mientras se besaban Dianita soltó el rostro paterno y lentamente bajo sus manitas hasta tocar nuevamente el pene de su padre, ella sintió como el gemido de placer de este quedó ahogado dentro de su boca, el pene brincaba como potro garañón en las manitas de Dianita que empezaron a subir y bajar masturbándolo nuevamente.
Dianita soltó el pene de su mano derecha y bajo su pijama y pantaleta al mismo tiempo hasta donde pudo, regresó la manita y soltó la izquierda para bajar desde el otro lado sus ropitas, estas cayeron hasta sus tobillos, levanto alternativamente los pies para sacarlas y quedó desnuda de la cintura hacia arriba.
Dianita tomó una de las manos de su padre y al guio a su rajita, el dedo incide de Alvarado rozó nuevamente la abertura y se empapó de los jugos que de ahí salían; el cuadro no podía ser más enternecedor, Alvarado y Dianita desnudos de la cintura hacía abajo, el moviendo su mano con rapidez en la rajita, mientras ella lo masturba con sus dos manos, unidos en un beso a lengua suelta y ojos cerrados; Dianita lo deja de besar, abre sus ojos verdes y lo mira
? Papi, te amo
? Y yo a ti mi bebé
El estudio estaba relativamente alejado de las habitaciones donde dormían su esposa e hijo, pero no debían gemir muy fuerte porque se arriesgarían a ser escuchados; Dianita lo miraba directo a los ojos, los cuales estaba entrecerrados por el placer que la niña sentía, Alvarado estaba loco de excitación nuevamente y más se aloco cuando vio cómo su niña soltó el pene, se agachó, lo metió a su boca y mamo moviendo su lengua por el frenillo.
Dianita movía su tierna cabecita de arriba abajo, trataba de imitar a la actriz porno que había visto hacía un rato, se cansó de mamar, le dolía la quijada y recordó como la chica blanca como la leche y delgada montó al negro enorme, se armó de valor y ante el asombro de su padre se subió a horcajadas sobre él y apuntó el glande en su rajita, Alvarado la sostenía de las nalgas y miraba la cara de dolor de la niña intentado meter su pito en la rajita
Ay
Fue el pequeño quejido que dio al intentarlo, Alvarado la sostuvo por las nalgas y evitó que bajara más, sabía que no podría y solo se haría daño
? Papi duele, pensé que podría meterlo, pero no cabrá
? Si mi amor, eres muy pequeña para soportar mi pene
? Pero quiero hacerlo, quiero que sientas muy rico
? Si, lo sé pero mi bebé eres muy pequeña
? Y ¿si me muevo así sientes rico?
Dianita posó sus labios mayores sobre el pene erecto que descansaba sobre el vientre de Alvarado, se deslizó sobre este sin meterlo, los jugos que salían de la rajita ayudaron mucho
? Si mi amor, siento muy rico
Eso bastó para Dianita que inició una danza sobre el pene de su padre, no lo metía pero la sensación para él era divina, sus facciones desencajadas no daban lugar a duda, dianita puso todo su esfuerzo para darle placer a su padre, se movía lo besaba, se recargaba en él
Alvarado por su parte estaba en el séptimo cielo, por reflejo nato guio una mano a la división entre las nalgas y palpo el pequeño y claro culo de su hija, ella gimió cuando su padre empezó a estimular su ojete y casi grita cuando sintió que el mete una falange del dedo medio, Alvarado lo sacó solo para escupirlo y regresarlo al hoyo posterior infantil, este regreso hasta la falange media y lo metió y saco por un rato, cuando vio que se lubricaba lo volvió a sacar y lo llevo a la boca de la niña que por reflejo chupo, ya más ensalivado regreso al hoyo y lo introdujo, ahora forzó el dedo índice que también quería entrar, entre gemidos ahogados de su niña dentro de su boca logro forzar un segundo dedo, la excitación era mucha, Dianita no dejaba de moverse ni de besarlo y sus dedos ya entraban a salían como pequeño pistones del culo infantil,
? Aaahhh aaahhh aaaahhhh
Dianita se separó de su padre para gemir a gusto, su placer estaba llegando al punto máximo que una mujer puede alcanzar, Alvarado también sintió cosquillas en sus huevos y estos explotaron liberando leche que cayó sobre su vientre haciendo un charco de leche
? Mmmmm mmmmm mmmm— Alvarado gemía sin parar
? Aaahhh aaahhh
Y dianita no se quedaba atrás en los gemidos que ya eran más fuertes pero en ese momento nada importaba.
Alvarado cuando termino de eyacular se inundó en la mayor culpa que se podía sentir, acaba de hacerle sexo manual a su hija, había hecho chuparle la verga y terminó eyaculando pasando su pito por la húmeda rajita, cerró sus ojos ya que no podía verla de frente, dianita lo notó y tiernamente se recargo en el pecho de su padre, en ese momento sintió algo en su culo y recordó que su papá aún no le sacaba los dedos, pujo un poco y estos fueron saliendo lentamente, al hacerlo hiso ruidos extraños en el trasero donde este se volvía a cerrar.
Dianita respiraba en el pecho de su padre y este recuperaba la respiración a ojos cerrados, ninguno de los dos hablaba, el silencio era casi ensordecedor, se podía escuchar el vibrar de la lámpara al recibir corriente eléctrica, finalmente dianita habló
? ¿Qué pasa papi? Te quedaste callado
? Hija, perdón por lo que te hice, estuvo mal, no debes comentarlo a nadie
? ¿Ni a mamá?
? A ella menos, se enojaría porque hicimos cosas que solo los adultos pueden hacer
? Si, lo entiendo, no diré sobre esto
? Y no lo podremos hacer de nuevo, esto lo olvidaremos también nosotros ¿de acuerdo?
? ¿Por qué? A mí me gustó
? A mí también, mucho, demasiado, pero no es algo que un padre y una hija deban hacer, lo olvidaremos ¿está bien?
? Si
Contesto resignada la confundida dianita, se levantó y ubico su ropa, la levantó y se la pudo delante de su papá, total ya la había visto desnuda, él aún con su aguado pito de fuera la veía, terminó de cambiarse y sin que él pudiera evitarlo, dianita con su dedo índice tomó semen regado en el vientre de su padre y lo llevó a su boca, chupo su dedo paladeando el sabor del semen
? Mmm con que a esto sabe la leche tuya, no está mal
? Hija no…
? Está bien papi, sólo quería saber a qué sabía y no sabe mal
Una sonrisa emergió de su tierna boquita, era una niña traviesa y siempre se salía con la suya, Alvarado resignado sonrió con ella, eso la animó y tomó otro poco de leche y la llevo a su boca, solo que esta vez tomó más, un hilo caía de su dedos y ella rápidamente lo atrapó su boquita, eso empezaba a excitar a Alvarado y su pene brinco un poco ante la mirada atenta de dianita que sin disimulo lo veía y una sonrisa de diablilla emanó de ella, se miraron directo a los ojos y ella se acercó a besarlo, Alvarado reaccionó rápido y la detuvo
? Ya hija, fue suficiente, ve a dormir
? Si papi—dianita resignada lo besó en la mejilla, él le correspondió y beso su frente
? Y recuerda ni una palabra de esto, y esto nunca pasó
? Si, está bien
Dianita se dio la media vuelta y salió del estudio, Alvarado miró como contoneaba su culito, se levantó y se subió su bóxer y pijama tomó un pañuelo y limpio el semen de su abdomen, lo olió y estuvo a punto de pasarlo por su lengua, pero se detuvo sacudiendo su cabeza, y desconcertándose del porque lo iba a probar.
Subió a su habitación y su esposa ya estaba dormida, al sentir que él se acostaba a su lado, se volteo y lo abrazo, él respiro el delicado aroma de ella, la miro un momento, sus facciones perfectas, la paz con la que dormía, por un momento sintió envidia, su conciencia ya estaba corrompida y no podía dormir con esa paz, pensando en lo sucedido se quedó dormido, pero sus pensamientos lo siguieron hasta sus sueños y le brindaron una pesadilla de la que el despertó a media noche transpirando sudor y con respiración agitada; la fatiga lo volvió a vencer y se quedó profundamente dormido.
****
? Aaahhh aaahhh
? Papi sí que gusto me das aaahhh aaahhh
Alvarado enculaba salvajemente a Jo que empinada en el escritorio lo recibía con un gusto impropio de una nena de esa edad, la bombeaba sin piedad y más aceleraba cuando ella le decía papá, lo desquiciaba y la apretaba fuerte de sus caderas, Jo lo percibía y cuando veía que le bajaba a la intensidad nuevamente lo llamaba papi, provocando que Alvarado arremetiera con fuerza en su culo infantil.
Alvarado apretó sus dientes cuando sintió la eyaculación proyectarse en el recto sigmoides de Jo que también gimió mordiendo sus labios para no gritar de placer; terminó de eyacular y se desabotono de la niña, cayó sentado en el sillón con su verga de fuera aun escurriendo jugos, Jo se quedó empinada sobre el escritorio, aún se movía de la cadera, la leche escurría por sus muslos, Alvarado presenció como el dilatado ano fue recuperando su posición de cerrado, cuando lo cerró por completo se levantó y lo miro con una sonrisa de diablilla
? ¿Te gustó papi? Hoy estuviste muy precoz, pensé que duraríamos más
? Es que no ando concentrado, me desquicia cogerte
Jo puso su dedo meñique entre sus diente mordiéndolo con picardía, su mirada coqueta de niña traviesa-inocente
? Papi ¿hice algo mal?
? No mi amor, soy yo, traigo cosas en la cabeza, anda ven mámamela un rato para que la limpies
Se agacho y metió la verga de su maestro en la boca y no se levantó hasta que la limpio totalmente.
? Jo dime una cosa, ¿te gusta lo que hacemos?
? Sí, mucho
? Pero, por ejemplo, si Joaquín no hubiera tocado a su puerta, vaya si no se hubieran conocido, no estarías haciendo esto, dime ¿eso estaría bien? Digo ¿no ocuparías esto para ser feliz?
? No sé, cuando él llegó yo no tenía ni puta de idea de que se trataba, empezó tan poco a poco, que para cuando acorde ya lo tenía encima cogiéndome, la verdad no sé si estaría deseando coger con alguien si Joaquín no me lo hubiera hecho, pero lo hiso y ahora ya sé que se siente y lo disfruto; disfruto estar con usted profe y acá entre nos, me gusta más con usted que con Joaquín, usted la tiene más grande, su boca huele rico, su cuerpo es de un hombre fuerte, cuando me posee, siento su fuerza en mis huecos y me mojo mucho, a veces solita me hago cosas pensando en usted; la verdad me hubiera gustado que usted fuera realmente mi papá y que hubiera sido el primero.
? ¿Te hubiera gustado que fuera tu papá?
? Sip, mucho, imagínese coger a cualquier hora del día, amante las 24 horas del día, eso estaría estupendo
? Sí, creo que si
? ¿Por qué lo pregunta, no me diga que está pensando en su hija?
? No sé
? Eso estaría padre
? ¿Qué?
? Pues eso, que se cogiera a su hija, que usted fuera el primero, creo que si yo fuera ella me gustaría así, debería invitarla un día a la casa y yo le ayudo a convencerla
? ¿tú crees?
? Sí, eso estaría bien “hot”, hacer un trio o una orgía, si quiere hasta invitamos a Joaquín
La cara de Alvarado cambió cuando escucho el nombre de su socio, ella lo notó
? Bueno a él no, pero los 4 la pasaríamos bien, ¿qué dice?
? No sé, hay que pensarlo
En eso sonó el timbre que anunciaba el fin del descanso, Alvarado guardo su verga y abrocho su pantalón, Jo se arregló el vestido después de ponerse su pantaleta y limpiarse el semen del culo.
? Ah profe, recuerde que este día no podremos jugar en mi casa, mi mamá estará, avísele a papá Joaquín para que no vaya.
? Si yo le aviso
Salió la niña de la oficina y él se quedó nuevamente pensativo, muchas ideas locas pasaban por su mente, pero sabía que la mayoría serían solo fantasías para él, su verdad era Jo y Pao, las dos niñas que podía cogerse, su hija era una fantasía que solo estaría en su mente.
El día transcurrió de forma rutinaria Alvarado dio sus clases y regresó temprano a su casa, su esposa Margarita se asombró cuando él llegó, no lo esperaba temprano
? Hola mi amor ¿qué haces aquí?
? Se suspendió el curso el día de hoy y vine acá, la verdad me da gusto porque hoy en especial me sentía cansado, ¿los niños?
? Arriba haciendo sus tareas
? Mi amor ¿es problema si tomo una siesta? Me siento muy agotado
? No mi amor, ve descansa, te hablo cerca de la cena
Alvarado se retiró a su recámara y durmió profundamente, había pasado mala noche, repuso energías y no regresó a este mundo sino hasta que su hijo Samuel lo llamó para la cena, bajo y cenó vestido en pijama, le dio mucha pereza cambiarse para la cena, su familia lo hiso con la ropa adecuada para el momento y a pesar de que él no la llevaba nadie le reclamo o cuestionó su vestimenta.
? Samuel, dianita levanten sus platos por favor y llévenlos a la cocina, después quiero que se vayan a lavar los dientes y se preparen a dormir
Margarita había dado las instrucciones rutinarias de antes de dormir, los dos niños obedecieron, cuando dianita se disponía a ir a su recámara regreso con sus papas
? Mamá, te recuerdo que papá me tiene que ayudar con mi tarea, necesito repasar—Alvarado palideció cuando escuchó la voz de su hija
? Es verdad no lo recordaba, ve ponte tu pijama y bajas al estudio, mi amor—dijo dirigiéndose a su marido—me voy a dormir, para mí también el día fue ajetreado
Alvarado en silencio recibió el tierno beso de su esposa directo en sus labios y vio como ella con la paz y tranquilidad que la caracterizaba se perdió en las escaleras rumbo a su habitación; se levantó y se dirigió al estudio donde encendió su portátil y espero a su hija que a los pocos minutos entró, sólo que esta vez ella desde el principio cerró con llave la puerta, Alvarado sintió palpitaciones viendo como su hija con naturalidad ponía llave y se dirigía a él, llevaba una libreta que ni siquiera era la de matemáticas, agarró la primera que tuvo al alcance para no perder tiempo de bajar con su papá, su mirada era diferente a otros momentos, podía adivinar deseo en sus ojos
? Hija, yo…
No le dio tiempo de decir más, se acercó rápido a él lo beso en la boca, metió su pequeña lengua en la de él, la succionó suave y fuerte, lo abrazó y lo jaló para que el hiciera lo mismo, cuando se sintió abrazada por su papá, bajo sus manitas hasta la entrepierna paterna, libero el pene y lo masturbo como ya sabía hacerlo.
Los jadeos empezaron, la mano adulta con habilidad desnudó a la niña, lo gemidos de esta escaparon de su boquita sintiendo la lengua paterna en su rajita, ella misma se llevó el pene de su padre a la boca y mamó orgullosa de hacerlo mejor que la primera vez, lo percibió por los movimientos de este haciéndole una cogida oral, mientras lo hiso él le metió dedos en su rajita y culo, la masturbo hasta que ella tuvo que sacar el pene de su padre de la boca para poder gemir a gusto
Después vino el placer del padre que la empinó en el escritorio y le puso el pene en la rajita y lo empujo, esta vez ella aguantó y logro meter el glande, hiso un mete y saca de lento a moderado, y sin poder evitarlo descargó leche en el introito de su pequeña hija que ya no disimulo los gemidos.
Alvarado se quedó un rato con la verga atorada en el introito y cuando se aguado se liberó sola, dianita se levantó y nuevamente lo besó en la boca, Alvarado había eyaculado nuevamente en su hija, se había propuesto que no lo haría nunca más y no pudo resistirse a hacerlo nuevamente, y esta vez había llegado más lejos, le había metido el glande y había eyaculado dentro de ella, pero esto no parecía incomodar a su hija que feliz lo besaba aojos cerrados, lo hacía con amor.
Alvarado pensó que si ya había pecado de nuevo, mínimo tendría que valer la pena, la tomó de su cabeza y la llevo a su verga haciendo que ella la metiera de nuevo en boca y succionara las últimas gotas, dianita como una niña dócil lo hiso, cuando Alvarado sintió que ya no saldría más leche la quito y la besó en la frente
? Mi chiquita ¿por qué lo hiciste?
? Porque todo el día he pensado en ti, me toqué varias veces y sentía como latía, no lo pude evitar; no te preocupes, sé que no debo decirle a nadie menos a mamá, para poder seguir haciéndolo
? Si bebé, no debes decirlo, anda ve a dormir, mañana será otro día
Dianita sonriendo coqueta salió del estudió dejando sólo a su Alvarado, nuevamente la culpa invadió a su padre que con el ceño preocupado subió a su recámara, se acostó al lado de su esposa y trato de cerrar los ojos, en eso estaba cuando la luz de la lámpara del buró de ella lo hiso reaccionar
– Alvarado, me dio sed– dijo su esposa seria– me levante y bajé por agua a la cocina, vi cerrado el estudio y me acerqué, escuche ruidos extraños, yo sé muy bien que ruidos, me quedé y vi salir a Dianita acomodándose el pijama, ¿qué hiciste con ella?
Alvarado sintió que la sangre le helaba la frente, su esposa los había escuchado y no podía ocultar que fueron ruidos sexuales, no sabía que decir, su boca estaba seca y su mente en blanco del pánico, miraba sólo la su esposa que dé pie a un lado de él lo miraba con recriminación.
Ahora si estaba en problemas…
Continuará
Pervirtiendo a una nena inocente Capitulo 13
Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por adalberto1979.
Capítulo 13
Jo iba caminando por el pasillo de la escuela, apretaba sus nalgas porque si no lo hacía, sentía que la leche le escurriría por las piernas hasta sus tobillos, acaba de coger con el profe Alvarado y recordó la conversación de coger con su hija, ella misma se había excitado de imaginar incluir a otra niña de su edad en el pequeño club que estaba formando sus dos pseudo papas, sonreía para sus adentros de recordarlo, pero también sonreía porque sabía que ese día tendría la tarde libre para probar que tanto podía seducir a un hombre ella solita, ya lo había hecho con su profesor, pero bajo la supervisión de Joaquín, si algo no hubiera salido mal Joaquín hubiera entrado en su defensa o al menos eso creía ella; apretó más las nalgas al sentir que la leche quiso salir, la conservaría para ella un rato más.
Feliz continuo su día y ya por la tarde, en su casa, ella y su hermanita esperaban con júbilo al pastor que vendría a “evangelizarlas”
? Jo, ¿estás segura de esto? Yo tengo miedo
Pao era más pequeña y ella percibía la inseguridad de lo que su hermana mayor pretendía
? No seas miedosa, tu sigue el juego, recuerda tú te quedarás aquí, y tendrás el teléfono a la mano, si algo sale mal grito “llama” con todas mis fuerzas y tu llamaras por teléfono
? ¿A la policía?
? No tonta, ya habíamos quedado que a ellos no, hablaras a Joaquín ya está marcado el número, solo oprimes remarcar y la llamada entrara al instante
Jo, dentro de su niñez e inocencia, trataba de no dejar las cosas tan a la suerte, sabía que si hablaba a la policía su madre se enteraría y las vigilaría más o contrataría una niñera y ya no podría hacer lo que le gustaba (coger como coneja con adultos), por eso prefería marcarle a Joaquín, total él se enojaría un rato con ella, pero se lo cogería con todas sus ganas para contentarlo.
Eran cerca de las 3 de la tarde cuando escucharon los toquidos en la puerta, el “toc toc” hiso que el pulso de Jo se acelerara, esa era la prueba de fuego que ella misma se había puesto; tratando de lucir tranquila fue a abrir la puerta
? Hola señor—dijo al abrir
? Hola pequeña, ¿está tu mamá?
? No ha llegado, pero pase, la esperaremos juntos…
El hombre de religión y fuertes convicciones entro lentamente cerrando tras de sí, miró a su alrededor contemplando la barata decoración que adornaba la sala, después miró a las dos niñas que atentas lo miraban con sus manitas cruzadas hacia atrás y les brindo una sonrisa, las dos al mismo tiempo le sonrieron en respuesta, ese fue el comienzo…
*************
Cerca de 40 minutos después…
? Aaahhh aaahhh ay ay aaahhh
Jo empinada en la cama recibía los embates del pastor que sudoroso la penetraba, su cara era de miedo, excitación y confusión al mismo tiempo, se la clavaba fuerte y desesperado, cuando llegó no pensó acabar así, ahora penetraba a una niña sin misericordia.
La recámara estaba llena de ropa suelta, habían aventado todo sin fijarse donde caía, Jo empinada sonreía por su logro, recordaba como lo llevo con engaños, diciéndole que necesitaba un consejo de él, como lo hiso que le revisara su entrepierna, diciéndole también que confiaba en él por ser un hombre de “fe”, como el hombre tembloroso la exploró poco a poco cada vez más, para después terminar en un cunnilingus arrodillado frente a ella, su rostro era tapado por la falda, el hombro degusto la raja infantil con aroma a orina, Jo no se había limpiado, quería que el hombre oliera su orina y se saciara de ella.
La hiso ver estrellitas con su lengua, por poco y ella se orina de placer en su rostro y en compensación la niña le mamó la verga con una técnica depurada, haciendo que el religioso pusiera los ojos en blanco y abriera su boca de placer.
Jo recibía la verga del pastor en su raja, la había penetrado en varias posiciones, empezando obvio con la del misionero, ella misma fue la que cambio de posición, ahora empinada lo recibía, quería que el tipo le viera el culo, a ver si se atrevía a sodomizarla.
El conservador hombre nunca había experimentado el sexo anal, había visto porno en su adolescencia, pero desde que había entrado de lleno en su iglesia esas cosas desparecieron de su vida y mente, cogía una vez a la semana a su esposa que usaba pantaletas de abuela, falda larga, sin maquillaje, cabello recogido, no se depilaba, su entrepierna parecía un bosque espeso que llegaba más allá del pubis y más allá de los muslos, siempre en la misma posición, siempre a la misma hora, siempre los 7 minutos máximos que ella le permitía, porque abusar de la lujuria sería pecado; era el único que la había visto desnuda, cabe mencionar que a pesar del conservadurismo de ella, poseía un cuerpo de diosa, sus curvas perfectas hacía armonía con sus senos medianos, ella era 10 años menor que él, se la hubiera cogido a diario y hubiera hecho las cosas más depravadas del mundo, pero ella no se lo permitía.
La vida marital había sido una completa tortura para él, tenía un mujerón a su lado con suculentas tetas y firmes nalgas, pero no podía gozarla como él quería, eso lo atormentaba y algunas noches solo en su baño se masturbó pensando en todo lo que le hubiera hecho a ella si tan solo le hubiera permitido la mitad de lo que el imaginaba.
Ahora estaba atrás de una niña, ¡y era solo una niña! que no supo cómo acabo cogiendo, quería que la vida se detuviera en ese instante y este momento fuera eterno, veía la piel blanca de su espalda sudada y delgada que brillaba, veía como la cría se retorcía de placer cuando el aceleraba sus embestidas, ella estaba completamente empinada su cara pegada a la cama, aferrándose fuerte a las sabanas para permitirle hacérselo fuerte, el pastor sintió un chispazo cuando vio como ella con sus manitas, tomó sus nalgas al mismo tiempo y las abrió para facilitar las embestidas, pero las abrió tanto que su culo se hiso oval, dejando al abertura como un ojo que lo miraba.
? Aaahhh si, si… señor que rico siento, ¡más fuerte!… mas
El hombre obediente acelero sus arremetidas, y con ojos de asombro vio como Jo metió al mismo tiempo sus dedos medios en el culo y los jalo hacía los lado, el culo se abrió tanto que él pudo ver lo rosa de su interior, si hubiera sabido de anatomía humana hubiera reconocido con facilidad los plexos hemorroidales interiores y la línea dentada que una al esfínter con la mucosa rectal, pero solo percibió el olor a recto que por alguna extraña razón lo excitó mas
? Niña que rico siento
? Yo más señor, yo más… Aaahhh
Jo no pudo evitar gemir al sentir como un dedo masculino hurgó su hoyo prohibido, se introdujo justo entre los deditos de Jo, qué sintió como su raja se mojó, teniendo un orgasmo de sentir la osadía del hombre, que no contento con ello sacó su jugosa y lubricada verga llevándola al hoyo posterior de Jo, quien ya muerta de excitación, no pudo evitar sonreír de placer al adivinar lo que le haría
? Aguanta niña, aguanta
? Sí señor, aguanto todo lo que usted quiera aaahhh aaahhh si aaahhh
Abrió su boquita al sentir el glande invadir su interior, sacó sus deditos para facilitar la penetración, el hombre empujo hasta meter la mitad, según él lo quería hacer con cuidado, no quería lastimarla y traumarla para toda la vida, en el segundo envión la metió hasta su base haciendo que sus huevos quedaran pegados a la vulva infantil, se quedó quieto para que ella se acostumbrara, pero cuál fue su asombro al sentir como ella solita se movió de adelante a atrás, para meterse y sacarse la verga de su culito, él podía sentir como la piel que cubre su verga era jalada por la estreches de ese culo que totalmente dilatado le daba el mayor placer que siquiera hubiera imaginado.
La tomó de las caderas y se movió tras Jo que gritaba loca de excitación, la niña se desquició e hiso lo que ya le habían enseñado a hacer, decir las palabras más obscenas para “excitar más” a los supuestos clientes
? Ay cabrón, me partes el culo, sí que rico, pártemelo como a una puta pártemelo
El pobre pastor confundido, pero muy excitado arremetió contra ese culo y trato de partírselo como la cría se lo pedía.
? Tu verga me abre mi culo, ay ay ay que rico, siento como entra y me abre, méteme deditos en mi rajita anda lo necesito… ¡si así!
El pastor hacía todo al pie de la letra como ella se lo pedía, metió dos dedos en la raja, batalló para ubicarse, no era algo que tuviera muy ensayado, hiso su mayor esfuerzo agachándose sin dejar de penetrar el culo y meter su mano en la entrepierna de Jo que loca de excitación se desinhibió moviéndose como una desquiciada.
Todo esto era demasiado para este hombre de religión, miro su reflejo en el espejo de la recámara y vio como ella era tan pequeña a su lado y como los dos se movían como si quisiera pucharla y aventarla hasta el infinito, más enfoco y vio la imagen de Pao que desde el umbral de la puerta los veía, volteo a la puerta y miro a la menor de las hermanitas con la falda levantada y su manita dentro de su calzoncito infantil dedeándose solita, su boquita estaba abierta, sus pupilas dilatadas miraban cómo se cogía a su hermanita por el culo.
Jo seguía gritando sandeces propias de la mujer más vulgar y puta del mundo, le describía de la manera más vulgar como le estaba partiendo el culo y como ella lo disfrutaba, como le mamaría la verga sin importar si tenía mierda, que se tragaría toda su leche; decía eso y cuanta cosa se le venía a la mente.
El hombre tenía demasiada excitación, tanta que no pudo evitar bramar al sentir como sus huevos expulsaron leche, fue un orgasmo casi doloroso, sentía algo como agonía placentera, nuca había eyaculado así, tanta leche y con tanta fuerza, cada eyaculación que daba era una bombeada a lo profundo del recto infantil
? Aaahhh—grito Jo sintiendo la eyaculación masculina
? Mmmmmgggghhhhhh—fue el gemido del pastor al sentir como salía la leche
Se movió un poco más después de haber eyaculado, sentía que le quedaba leche y que esta seguía saliendo, pero más despacio; el silencio retornó a la habitación, los dos respiraban agitados y recuperaban el aliento, el pastor poco a poco sacó la verga del culo infantil, al hacerlo se escuchó como escurrió la leche y ruidos a flatulencias emergieron del pequeño hoyo, Jo desde su posición volteo a verlo y sonrió apenada, poniendo roja y tapando sus ojitos claros con su manita.
? Perdón señor, que pena, no lo puedo evitar, no crea que lo haga a propósito
? No te preocupes pequeña, sé que no lo puedes evitar
Se desplomó al lado de la empinada y apenada Jo que lo vio sonriendo con esos ojitos claros que rompían corazones, Jo volteo a ver a Pao y sus miradas se cruzaron, Jo volteo a mirar el aguado y mojado pito del pastor y Pao entendió, entro caminando lento, el pastor la vio y vio como ella se subió a la cama y se hincó perpendicular a un lado de él, se agacho y ante el asombro del hombre, metió su verga a la boca y la mamó extrayendo las últimas gotas.
La cabeza de Pao se movía sensualmente de arriba abajo con el pene del hombre que volvía a recobrar dureza, Pao lo sintió y volteo a verlo sonriéndole feliz sin sacarlo de su boca, regresó la mirada al pene y continuó mamando, las manos del pastor no pudieron evitar posarse por la castaña cabellera de Pao, guiándola en su cometido.
Jo se enderezó para mirar mejor como Pao lo volvía aponer duro, puso su manita en la base del pene y lo masturbó al mismo tiempo que Pao lo mamaba, el pastor abrió su boca y gimió de placer, sintió que Jo le soltó la verga y abrió sus ojos, miro como ella se puso de pie en la cama, era tan delgada, pero su cuerpecito ya tomaba formas de mujer, su piel blanca estaba enrojecida a nivel de las caderas conde él la tomo para cogérsela fuerte, se giró y pudo apreciar sus nalgas rojas después de haber recibido los embates de él.
Jo de un brinco divertido se bajó de la cama, caminó hacía donde Pao empinada le mamaba la verga y se situó atrás de ella, ante la mirada de él le levanto la falda y metió su cara entre las nalgas de Pao que gimió con la verga dentro de su boca, al sentir como su hermanita le olía el trasero.
Jo con habilidad impropia de una nena de esa edad le bajo la pantaleta a su hermanita para regresar su cara y meterle la lengua en el culo y la raja alternativamente, eso hiso que Pao acelerara el movimiento de su cabeza sobre la verga del pastor.
Salió Jo debajo de la falda de su hermanita y el pastor asombrado vio como estaba toda mojada a nivel de su boquita de los jugos de su hermanita, se acercó a él y lo beso pasándole el sabor de su hermanita con su lengüita, él soltó a Pao y tomó a Jo con sus dos manos para besarla con mucha pasión, se retiró de él y regreso a la falda de su hermanita, pero esta vez le bajo el cierre y se la quitó, Pao ya estaba desnuda de la cintura hacia abajo, el pastor miraba el subdesarrollado cuerpo de la niña que le mamaba la verga con fervor, miraba como Jo le metía dos dedos en la raja para después sacarlos empapados y metérselos en la boca a él.
La habitación olía a sexo, el hombre por primera vez conoció lo más cercano al cielo, un cielo terrenal que pocos habrán de conocer con ese desborde como él lo estaba haciendo, Pao movía su cabeza con maestría impropia de su edad, al mismo tiempo el degustaba los jugos de su rajita a través de los dedos de su hermana mayor.
Jo tomó a Pao de las caderas y la movió hacia el enajenado hombre que percibió como Jo le colocaba a Pao a horcajadas sobre su rostro, el olor a raja entro por sus fosas nasales y vio lo lindo que lucían los labios mayores, eran como una pequeña boca que lo invitaba a besar, miro como se veía algo hinchados, era una raja infantil, pero que ya había sido penetrada en muchas ocasiones.
? Chúpela, a ella le gusta mucho y más que le metan la lengua
? Pero, ¿no la dañare?
? No, hágalo y gócela
Eso fue más que una invitación de Jo al pobre pastor que saco su lengua y con ella palpo la abertura entre los labios
? Aaahhh
La pequeña Pao se sacó la verga de la boca y gimió ladeando su cabecita, a ella le encantaba los cunnilingus y recibió por largo rato las lengüeteadas que le daban, sonreía de placer al sentir como la lengua iba de arriba abajo y después la penetraba.
Ya habían pasado 15 minutos de sexo oral, Jo consideró que era hora de cambiar, levantó a Pao y la giró quedando la niña sentada sobe el pito del hombre que por iniciativa propia tomó su verga y la apuntó a la rajita de Pao que con el ceño fruncido no pudo evitar demostrar el placer que sentía; la verga se perdió hasta la mitad, el pastor imaginaba que la iba a desflorar, pero vio cómo se fue como en mantequilla, la niña sola se la saco solo para dejarse caer y penetrarse completamente
? Aaahhh—gimió Pao
? Mmmmgggghhhh— pujo el pastor de tanto placer
El coro de gemidos entre un adulto y una niña inició, Jo no quería quedarse fuera y se sentó en el rostro del pastor que al instante metió su lengua en la raja y sintió como la leche que le salía del culo iba a parar a su frente y nariz, pero eso no le importo y siguió metiendo su lengua lo más profundo que pudo mientras Pao lo cabalgaba con una experiencia impropia.
Los minutos transcurrieron y convirtieron en una hora, el cuarto estaba inundado de olor a sexo, las dos niñas gemían como locas y el pastor disfrutaba del mejor sexo de su vida, tenía a Pao acostada de lado y el sentado sobre sus talones la penetraba por la rajita, sus huevos golpeaban en la nalga derecha de Pao y él desde arriba le pellizcaba los pezones con fuerza para que gimiera con más ganas, esto último a petición de Jo que supervisaba la penetración y al oído le susurraba cosas para que le hiciera a su hermanita
? Señor, métasela por el culo
? ¿no la lastimaré?
? No, hágalo despacio y después se la coge con fuerzas
El obediente sacó la mojada verga, apenas lo hiso Jo se prendió de ella y la mamó, pero al mismo tiempo la dejo completamente llena de saliva, ella misma tomó la verga y la guio al culo de su hermanita que se quejó al sentir el intruso buscar se hueco posterior
? Ay aaahhh
? No se detenga— Le dijo Jo al pastor cuando vio que se la iba a sacar
? Déjesela dentro, ahorita se acostumbra, ande métala más
Así lo hiso, metió lo que faltaba y el pene quedo dentro del hueco infantil, se quedó quieto un momento y miró a Jo que estaba atenta al rostro de su hermanita, cuando vio que la pequeña quito la cara de sufrimiento volteo con el hombre
? Ya, cójasela fuerte, con ganas
? Ay ay ay ay
Pao se quejó al sentir el bombeo masculino, pero no se detuvieron, la bombeo si piedad ante los quejidos de la pequeña que abrió sus ojitos y los puso en blanco; como Pao seguía acostada de lado el hombre la sujeto de la corva de la pierna que tenía arriba y se la pegó al abdomen, con la otra mano la sujeto de entre el hombro y el cuello e inició un bombeo bestial al tenerla completamente sujeta, inmovilizada y poder hacer palanca con su cuerpo
? Aaahhh aaahhh aaahhh
Pao gemía a grito abierto y Jo le metió una pantaleta en la boca para no provocar tanto ruido
? Mmmgggghhhhh mmmmmggggghhhhhh
La pequeña gemía con la pantaleta en su boca, mientras el pastor la sodomizaba con la cara desencajada de placer; si el culo de Jo apretaba el de Pao era una agonía de placer, era más estrecha que su hermanita y su pene lo percibía, de hecho pensó que no aguantaría más, su clima estaba por llegar
? Aaaahhhh mi niña me vengo, no puedo creerlo me vengo, como siento aaahhh
El hombre grito su orgasmo bombeando casi a velocidad de la luz en el culo de una gritona Pao, mientras Jo sin poder evitarlo se dedeaba mirando la pervertida escena, todo sudoroso el pastor no dejaba de moverse, ya había vaciado sus huevos por segunda vez, en un segundo culo, de una segunda niña, eso era una hazaña que jamás hubiera imaginado, lentamente saco la verga del culo de Pao y se acostó boca arriba, recuperando el aire y brindándole una sonrisa que él correspondió acariciándole una mejilla; Jo se acercó y metió su pene a la boca, lo mamó igual que Pao recién lo hiso cuando acabó con Jo
? No mi niña, ya no puedo más
? No se preocupe solo se lo quiero limpiar
Dijo masturbándolo suavemente, el pobre se dejó caer en la cama con la cría prendida a su verga y admiró el trabajo de Jo que le dejo el pene sin un rastro de semen, hasta sus huevos higienizó.
Se quedaron los tres en la cama en silencio, los tres desnudos boca arriba, el en medio de las dos, tenía sus manos en los muslos de las niñas
? Oye y ¿si iba a venir tu mamá?
? No, llega hasta las nueve
? O sea que lo planeaste
? Sip, quería coger con alguien que no fuera…
Iba a hablar de más, el pastor lo notó
? ¿Con quién han estado? Se nota que no es la primera vez, las dos cogen mejor que mi esposa
? Es secreto, nos gustó compartir con usted, pero no podemos hablar de lo otro, lo siento
? Está bien, disfrute mucho esto como nunca hubiera imaginado, creo qu eme cambio para irme, fue un gusto conocerlas
? ¿Se despide?
? Si, así es
? ¿No quiere regresar después?
? ¿Quieres que regrese?
? Sí, me encantaría, fue rico coger con usted
? Bueno, dime ¿cuándo quieres que regrese?
? Deme su teléfono y cuando estemos solas yo le hablo ¿de acuerdo?
? Si claro, mira aquí en el pantalón traigo una tarjeta
El hombre se vistió frente a las desnudas niñas, que abiertas de piernas le mostraban sus rajitas, él con delicadeza se colocó su ropa hasta quedar completamente vestido; las dos desnudas bajaron a acompañarlo hasta la puerta y antes de irse se besaron los tres con pasión desbordante, el hombre iba más que feliz, no solo se había cogido dos hermosas y experimentadas niñas, sino que además tenía la promesa de repetir, no pudo evitar meter los dedos en las rajitas de las hermanitas al mismo tiempo, mientras las besaba a lengua suelta.
El pastor que por cierto se llamaba Salvador, salió por la puerta con la prudencia que el momento aclamaba, Jo dentro de la sala se quedó pensativa, Pao lo percibió
? ¿qué piensas Johana?
? ¿Qué horas son?
? No sé
? Pues checa boba
? Ah si— Pao miró el reloj del comedor—son las 5:10 ¿Por qué quieres saber la hora?
? Vamos a vestirnos, tengo otra idea
? Y ¿qué me pongo? ¿para qué? ¿a dónde vamos? Recuerda que no podemos salir
? Podemos y lo haremos, entiende algo, podemos hacer lo que queramos, ya nadie no dominará ni nos dirá que hacer.
? Pero…
? Pero nada, ponte tu vestido rosa y yo también me cambiaré
Johana tomó un viejo celular de su mamá y salieron las dos muy correctamente vestidas, las dos en faldas formales, propias de su edad, Jo además tomó su bolso con dinero que había ahorrado del que les daba su mamá, miró un taxi y le hiso señal de alto, en cuanto vio que el taxi se detuvo frente a ellas para que abordaran, tomó su celular y fingió un llamada
? Hola abue… si… si ya vamos para allá… hay abue, no es necesario yo… está bien, es el taxi numero 223154… si abue… si yo también te quiero chao
El taxista desde el retrovisor las miró estudiándolas y finalmente pregunto
? ¿A dónde se dirigen?
? Ay disculpe, lo que pasa es que mi abuela es precavida y no quiere que nos subamos a un taxi sin reportarle el número, no crea que es que yo desconfíe eh
? Está bien niña, estoy acostumbrado ¿A dónde quieren ir?
? A la parroquia cruz del milagro, mi mamá nos espera allá
? Si, se dónde es.
Arrancó el taxi y Pao miro desconcertada a la actriz de Jo que con la mirada le pidió silencio, llegaron más rápido de lo que esperaban, pagaron al taxi y bajaron; la iglesia era la típica construcción de 80 años de antigüedad, aún conservaba los detalles barrocos de la época de construcción, era una iglesia moderadamente grande, en ocasiones su mamá las llevó a misa y era el lugar a dónde iban, era la única que ella conocía.
Entraron las dos hermanitas, miraban la decoración eclesiástica del lugar, las figuras y las pinturas que adornaban, Jo se sentó en una banca y estudió el lugar, miró lo vacía que lucía y sobre todo lo silenciosa
? Pao, tú te quedas aquí y vigilas
? ¿Qué vigilo?
? No sé, así se dice
? Oye no sé qué quieres hacer, pero no me gusta
? Ssshhh no hagas ruido, tu quédate aquí has caso
Jo tomando valor se levantó y se dirigió al confesionario, lo vio vacío, eso no era lo que esperaba, miró y caminó por la iglesia, de pronto un hombre en sotana la abordo
? Hola niña ¿qué haces aquí?
? Hola padre, es que quiero confesarme
? ¿Eres católica?
? Si, bautizada en esta iglesia
? Y ¿tu mamá?
? Llega en un rato más y me pidió que me confesara—mintió Jo
? Mmm bueno pasa al confesionario
Pao desde donde estaba vio como el sacerdote se colocó su estola para confesión y se metió al confesionario, Jo se hincó a un lado y la charla comenzó, Pao no escuchaba, solo veía como su hermana hablaba en voz baja, su boca se movía rápido, el sacerdote fruncía el ceño mientras la escuchaba y volteaba a verla para después regresar la mirada al frente, Jo seguía hablando y en un momento el hombre se llevó la mano a la boca de asombro, volteo a ver a la niña, que siguió hablando y se santiguo asustado, Pao no imaginaba lo que ella le estaría diciendo, pero por la cara que el hombre ponía no debía ser algo bueno.
Pao vio como Jo le decía cosas y el hombre empezó a asentir, ella algo le había preguntado y el contesto si, miró como el sacerdote se puso de pie y salió del confesionario, miro la iglesia sola y a la pequeña Pao sentada al final de las bancas, Jo se levantó desde su hincada posición y se situó a un lado del hombre de iglesia, el señalo a una puerta al fondo de la iglesia y los dos caminaron al unísono; la pequeña Pao asustada vio como el sacerdote abrió la puerta de la sacristía y Jo se metió al instante, después él no sin antes darle una última mirada a la iglesia.
La soledad volvió a reinar en ese lugar, Pao miró el viejo y apagado celular con el Jo fingió la llamada, sabía que a su hermana mayor no le gustaban las cosas al azar, y se había asegurado que el hombre del taxi lo pensara dos veces antes de querer hacerles algo.
}
Ya habían pasado 20 minutos y los dos seguían encerrados en la sacristía, Pao aburrida se levantó y se dirigió al lugar dónde había entrado su hermanita, se acercó a la puerta, no escuchaba ruidos, pegó su oreja a la antigua madera y ahora si escucho los ruidos que adentro se generaban
? Aaahhh aaahhh padre… padre
? Mmmgggghhh mmmmggghhhh
Se asustó Pao, sabía que ruidos eran, esos ruidos su hermana los hacía solo cuando cogía, ¡el sacerdote se la estaba cogiendo!
Casi una hora después, Pao escucho ruidos en la puerta, la cual se abrió y emergió una despeinada Jo, su cara estaba roja como un tomate, su vestido todo arrugado y desalineado; traía una sonrisa de placer, se acercó a la asustada Pao y la beso en la boca, Jo aun traía leche en la comisura, Pao lo percibió
? Jo, traes leche en la boca
? Y en el culo Pao, mucha en el culo
? Tu cara está muy roja
? Deberías ver mis nalgas, me nalgueó muy fuerte casi todo el rato, es un salvaje y me encantó
? Y ¿ahora?
? ¿Ahora? Mira— le mostró una tarjeta con un número telefónico– Pues tenemos un nuevo amigo, uno con muchas ideas depravadas, ¡como en los videos que hemos visto!
Jo emocionada se acercó y beso nuevamente a Pao que no tuvo más remedio que cerrar los ojos y dejarse llevar por el beso incestuoso que su hermanita mayor le daba, mientras abría las piernas para que Jo le acariciara la rajita por encima de la pantaleta tal y como a ella le gustaba, desde la puerta el sacerdote las miraba con lujuria, su mente volaba en todo lo que les haría a estas dos.
Pero esa será otra historia…
Continuará.
9977 LECTURAS/1 OCTUBRE, 2018/0 COMENTARIOS/POR SEXOSINTABUESETIQUETAS: HERMANA, HERMANITA, MADRE, MAYO
pervirtiendo a una nena inocente 14
Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por adalberto1979.
Capítulo 14
? Alvarado contesta, ¿qué hiciste con Diana?
Margarita con una mano en la cintura recriminaba a Alvarado, quien ya tenía la almohada tapando su cara de la vergüenza, el pobre quería llorar, no sabía que responder, era como si su vida fuera un castillo de naipes y un solo soplido lo había derribado, escuchaba la recriminación de su esposa.
? ¡Alvarado!
? No quise hacerlo, no la dañe, es que una cosa llevo a la otra…
? ¿Qué hiciste?—la voz de ella era de recriminación
? Tenía dudas sobre cosas de la escuela, y para cuando acorde quería que la revisara de sus pechitos que habían crecido, también tenía dudas sobre la menstruación, no supe cómo me enredé y la toque, ella se emocionó de más y sentí que si paraba la iba a traumar, traté de hacerlo ver normal, no la dañe, prometido, si quieres habla con ella
? Por supuesto que voy a hablar con ella, pero no me has dicho que hiciste
Alvarado sentado, cabizbajo, lleno de vergüenza y remordimiento, le explico a su esposa lo que había pasado con su hija los últimos dos días, obviamente que no menciono lo mucho que el disfruto ni que el favoreció algunas cosas, Margarita atenta la veía con el ceño fruncido, abrió los ojos como platos cuando el mencionó como ella insistió en verle la erección, que quiso hacer natural el rechazo, pero ella insistió tanto que mejor cedió y ahora lo natural fue para que ella lo viera y no se traumara.
? Margarita, de verdad no quise hacerle daño al rechazarla, la verdad no sé si actué mal, pero no lo hice con dolo, lo hice para protegerla, tu sabes cuánto la quiero y que la cuido, yo mismo les he hablado de cómo cuidarse, Margarita… Marga, mi amor, por favor créeme
? No lo sé Alvarado, no debiste hacerlo, debiste recurrir a mí y yo debía hablar con ella no tú
? Lo sé, solo quise quitarle morbo, que lo viera natural, sólo que ahora tengo un problema, ella quiere que sigamos jugando a eso
? Por su puesto que no lo vas a volver a hacer, hablaré con ella y esto terminará, no le vamos a enseñar sexo de forma teórica y práctica
? Marga, mi amor, ¿sigues enojada conmigo? Prometido no lo haré, sólo haré lo que tú me pidas, pero no quiero que pienses que soy un pervertido
? No sé Alvarado, nunca lo hubiera pensado de ti, ahora no sé qué pensar, no dormiré aquí contigo, hoy no me apetece compartir cama
? Entiendo—contesto un resignado Alvarado
? Dormiré en otra habitación
? No, lo haré yo…
? No, dije que yo dormiré en otra habitación—la voz de Margarita fue contundente y autoritaria, Alvarado no quiso más lío
? Está bien, ve a donde este mejor en este momento
? Mañana volveremos a hablar de esto, ahora hay que resolver como vamos a manejar a Diana
? Si
Margarita salió de la habitación, Alvarado se quedó pensando sentado sobre la cama, no podría dormir eso era obvio, quedarse sin hacer algo tampoco era una opción, pensó con las manos tapando su rostro, no sabía si quedarse o irse, de pronto algo se cruzó por su mente, se levantó puso ropa y salió de su casa, tomando su auto.
Joaquín dormía como un cerdo, sus ronquidos retumbaban en toda la habitación, sus sábanas aun manchadas con la reciente masturbación cubría su gordo cuerpo, se había masturbado liberando mucha leche mientras veía una de sus pervertidas películas, pensaba en Jo y Pao como las encularía salvajemente mientras.
Joaquín soñaba ser el amo de un campus escolar, era el macho alfa y semental del lugar, las niñas se formaban para estar con él, había de todos los colores imaginados, rubias, orientales, latinas, afro, etc.
El con su pene siempre erecto las haría gozar a todas por todos sus agujeros, uno de sus súbditos llamo a la primer niña, una oriental toda hecha risitas que se desnudó frente a él ofreciéndole su desnudez, solo a él, pues era el amo, se dirigió con su verga dura hacía la niña oriental y justo cuando la tomó de la mano el ruido de su celular hiso que ella se esfumará y lo despertó, miró su oscura habitación y maldijo mil veces a aquel que había osado despertarlo de ese sueño celestial, medio dormido buscó el origen del ruido, ubico su celular y lo contestó
? Aló
? Joaquín, soy yo Alvarado, me urge hablar contigo
? ¿Qué horas son? ¿Qué quieres?
? Voy a tu casa es importante hablar
Alvarado colgó y Joaquín aun dormido y erecto se levantó poniéndose su vieja bata y sus pantuflas, se dirigió a la sala y esperó a su “socio”; el toc toc de la puerta anunció la llegada, abrió y vio a un desencajado Alvarado
? Pasa hombre, ¿qué horas son?
? La 1:00 AM
Alvarado pasó y se sentó en la sucia sala, miró al intrigado Joaquín que se sentó en el sillón de enfrente
? ¿Qué pasa?
? Ya conseguí vendedor y comprador para los primeros filmes, pagarán mucho por ellos, más de lo que iba a pedir, de hecho quieren más filmes a la brevedad
? Eso no será problema ya tengo mucho filmados y puedo hacer más, pero eso me lo pudiste decir por la mañana ¿qué pasa?
? Estoy en apuros…
Alvarado con lujo de detalles le contó lo que pasó con su hija, a Joaquín no le oculto el deseo desarrollado ni las ganas de repetir, vio la cara de susto cuando le dijo que su esposa los había visto y le aunó la preocupación e incertidumbre de ¿qué iba a pasar ahora?
? Hermano de verdad ¿eso le hiciste a tu hija? ¿No lo grabaste?—la mirada de Alvarado le hiso retractarse— perdón es que no me imaginaba hacerle eso a tu hija y hubiera estado padre filmarlo, pero bueno no te adelantes, tal y como me contaste abriste una ventada de escape, mira tu mujer te quiere y de seguro ella tampoco quiere acabar mal, se enojara te castigara, pero terminara perdonándote, tu tranquilo
Alvarado acudió a Joaquín, porque no tenía amigos para platicar estas cosas, él era su único amigo o cómplice de fechorías, pero las palabras que acababa de escuchar eran exactamente las que necesita, esa palabras de alivió cuando se está en crisis.
? ¿Tú crees?—decía Alvarado tratando de creerlo el mismo
? Mi estimado, eres un “partidazo”, buen sueldo, buena casa, buen cuerpo, buen rostro, ella te perdonará, solo deja que las aguas fluyan por sí mismas y sobre todo hazle caso en todo lo que te diga
? Jajaja gracias por lo que me toca
Alvarado se sintió aliviado, ya llevaban 2 horas platicando, miró el reloj y decidió que era tiempo de irse
? Gracias Joaquín, no sabía a quién acudir
? No te preocupes mi hermano, total si te corren seremos dos en este palacio jajaja
? Jajaja
Alvarado se puso de buenas, Joaquín lo había tranquilizado y hasta lo había hecho reír, si hubiera sido algo gay lo habría besado, pero no había que exagerar las cosas
? Me retiro y seguimos en lo mismo
? Ok, descansa y mañana me cuentas que pasó
***********
Margarita escuchó cuando Alvarado su flamante esposo salió de la casa, se sentía como su hubiera sido doblemente infiel, había sido traicionada por su esposo y su propia hija, no sabía que le podía más, si el hecho de que él se fijara en otra mujer o el que fuera su hija, la cual sabía era hermosa y mucho más joven, ¿cómo podría competir con eso?
Camino por el pasillo de la segunda planta, no quería regresar a la habitación para no toparse con su esposo si regresaba y tampoco quería estar con Diana, se sentía enojada y sobre todo muy celosa de ella, solo quedaba una habitación, la de Samuel.
Abrió lentamente la puerta y se metió en la cama de su hijo mayor, el adolescente sintió el movimiento y despertó
? ¿Qué pasa mamá?
? Hijo ¿me permites dormir contigo? Por favor, sólo esta noche
? ¿Estas llorando? ¿Te peleaste con papá?
? Si, peleamos y no quiero dormir con él ¿me dejas dormir aquí? Prometo no molestarte
? Si mama, ven
Samuel amaba a su mamá, admiraba y respetaba a su papá pero amaba a su mamá sobre todas las cosas, levantó las sábanas para que ella se metiera debajo, su mamá era su adoración y sintió deseos de ir a golpear a su papá por hacer llorar a su madre, Margarita tímidamente se acostó de lado dándole la espalda, con una mano limpiaba sus lágrimas y con la otra sujetaba la sábana.
Samuel se acomodó atrás de ella y la abrazó, lo hiso de amor puro y verdadero, tratando de consolarla, ella giro su rostro hacia él y sintió la tibia boca que beso sus ojos, como tratando de secar sus lágrimas.
? Ya no llores mamá, mañana se resolverá todo.
Margarita se sintió confortada por su hijo mayor, tenía demasiadas cosas en la cabeza, ira, tristeza, decepción, celos, envidia, más coraje, todo al mismo tiempo, pero ahora sólo sentía el confort de su hijo, el único que no la había traicionado.
Trato de dormir, pero no podía, cerraba los ojos e imaginaba a su esposo e hija en las posiciones más aberrantes del mundo copulando como condenados, posiciones que nunca le haría a ella, cosas que jamás harían juntos, ella recordó el sexo anal cuando él se lo pidió y ella simplemente lo botó, le daba asco, pero ahora en imaginación su hija se lo ofrecería y lo disfrutaban, ella quedaría fuera de la jugada por recatada y negada.
¿Sería ese el problema? ¿Ella no era lo suficiente hembra para satisfacerlo? ¿Cualquier escuincla mugrosa lo llenaría más que ella? Estas preguntas la atormentaban, su mente daba vueltas, sentía coraje consigo misma, debía de haber sido más audaz, si eso era, tenía que ser lo que un amigo gay le dijo una vez “Querida, la mujer debe ser tres cosas para un hombre: la primera una dama en la sociedad, la segunda un chef en la cocina y la tercera y más importante una puta en la cama” esa idea le daba vueltas, debió haber sido esa puta en la cama, las otras dos cosas siempre lo fue.
Sus ojos seguían llorando de coraje e impotencia y de repente sintió algo, algo diferente, la mano de Samuel se posicionó sobre su cadera, no fue algo fortuito, la mano la sujetaba con firmeza, esa misma sensación que sentía cuando Alvarado quería sexo con ella.
Margarita confirmo sus sospechas cuando sintió como entre sus nalgas una erección adolescente se desarrollaba, podía sentir como el pulso de sangre lo iba llenado hasta dejarlo duro como roca, era grande para su edad, tenía la genética del padre, podría satisfacer a cualquier escuincla mugrosa de su escuela; después sintió el movimiento tímido del muchacho, cómo sus caderas hacía pequeños movimientos desplazando el pene entre sus nalgas, ella no se movía, solo sentía como su hijo la disfrutaba, escucho su respiración acelerarse, sintió la respiración adolescente en su nuca y como la mano oprimió más su cadera.
El movimiento de Samuel ya era más pleno, la mano oprimía y acariciaba la cadera, Margarita se dejaba hacer, por alguna razón (venganza, odio o despecho) sentía que lo debía dejar hacer, si su esposo le había “enseñado” a su hija, ¿por qué ella no podía hacer lo mismo con su hijo? Con esa pregunta retórica continúo quieta.
se sintió sorprendida cuando la mano de Samuel lentamente bajo por su muslo hasta llegar al borde la bata de dormir y la fue subiendo hasta por arriba de la cintura, la mano regreso al muslo y lo acarició de forma lenta y suave, era como si disfrutara de su máxima fantasía mientras lo hacía, Margarita no pudo evitar sentir calor en su raja, más cuando la mano después de acariciar su muslo se dirigió hacia adelante llegando a su entrepierna acariciando ahora con el mismo amor a su rajita por encima de la suave pantaleta de algodón.
? Aaahhh
Margarita sin poder evitarlo gimió, en ese momento se puso a pensar cuando había sido la última vez que Alvarado se la cogió, haciendo memoria habían pasado cerca de tres semanas, su vida marital había dejado el sexo como tercer término, ahora solo se conformaba con besos o caricias tranquilas, eso estaba bien para ella y aparentemente para él.
La mano de Samuel palpó la humedad de la raja materna y sintió como su pene brincó cuando su madre separa un poco las piernas, facilitando la masturbación
? Aaahhh
Ella volvió a gemir, y su cadera se movió disimuladamente al ritmo lento de la mano de su hijo, que además de mover la mano movía la cadera, desplazando la verga sobre la pantaleta materna, margarita tenía ambas manos cerca de su cara, sostenía las sábanas para evitar que se movieran y los destapara, era como hacerlo bajo las sábanas fuera bueno, pero hacerlo sobre ellas sería descarado.
Era una danza lenta, pero inequívoca de intento de copulación, ella se dejaba hacer y en su mente surgía la pregunta hasta donde llegaría su hijo con ella, la respuesta llego al segundo cuando sintió como él desplazo su mano hasta el borde superior de la pantaleta y se introdujo hasta llegar a la húmeda raja; si definitivamente que él quería llegar muy lejos, ella no estaba segura de hasta dónde llegaría, pero tampoco oponía resistencia a lo que el muchacho le hacía.
Los movimientos de ambos ya eran descarados, el hijo se movía muy fuerte oprimiendo su verga en las nalgas maternas y ella abría su boca teniendo una gran excitación al ser masturbada por su hijo, la mano de este salió de la pantaleta y subió desplazando mas hacia arriba la bata de dormir, llegó al punto donde ya no podía subir más sin la ayuda de su madre, ella así lo sintió y no supo porque se levantó un poco para facilitar ser despojada de su ropa, ahora estaba en ropa interior solamente con su pantaleta toda mojada de la raja.
Samuel jaló lentamente la sábana, ella quiso detenerla pero su mano se abrió de forma involuntaria, se quedó destapada, y semidesnuda, la habitación tenía una pequeña lámpara de pared que se quedaba encendida y esa escasa luz alumbraba la habitación, esa misma luz alumbro el escultural cuerpo de margarita que tímidamente junto sus piernas.
? Mamá, te amo… te amo demasiado
? Y yo a ti hijo, siempre te amaré
Samuel se acercó al rostro de su madre y sus bocas quedaron muy cerca una de la otra, él había avanzado las tres cuartas partes, y ella tendría que hacer el resto, eso lo entendió ella y entreabrió su boca y la unió a la de su hijo que recibió el cálido beso de su madre.
Madre e hijo se entrelazaron en un beso prohibido, la lengua de él tímidamente salió para introducirse en la de su madre, que la recibió con gusto, sus lenguas se enlazaron y las manos del muchacho bajaron a los medianos y suculentos pechos maternos, los palpó por encima del sostén, el pobre no tenía idea como desplazarlo o quitarlo, nunca lo había hecho, su novia no se dejaba acariciar demás, así que no sabía cómo retirarlo, su mano derecha se desplazó hacia la espalda materna y busco el seguro que lo detenía, se desesperó porque no lo hallaba, miro directamente a los ojos de su madre que sonriendo lo miraba también
? Hijo, ese no se desabrocha de ahí, es de aquí
Señalo la parte delantera entre las copas, ella lo pudo haber hecho, pero quería que su hijo lo hiciera, el pobre con las manos temblando intento quitarlo, sólo aquellos que han quitado un sostén de la parte de adelante saben lo complicado que es la primera vez, no pudo hacerlo y la miro a los ojos, ella le correspondió con una sonrisa
? Hijo, este se quita así mira, primero lo doblas y después mueves uno hacia arriba y el otro hacía abajo
El sostén se abrió ante la mirada de su hijo que apreció las tetas desnudas de su madre por primera vez, eran tal y como él las había imaginado, firmes, blancas y con el pezón del color café más claro que había visto en su corta vida, lentamente los acarició ante los suspiros de su madre que abrió la boca sin poder evitarlo y tampoco pudo evitar gemir al sentir los labios de su hijo posarse sobre el pezón izquierdo de ella.
? Aaahhh hijo ¿qué haces? Aaahhh
Mamó los pezones alternativamente mientras su mano izquierda regresaba a la raja por debajo de la pantaleta, ella se portó más participativa, su mano se desplazó a la entrepierna de su hijo y palpo el duro palo que el muchacho tenía, se sintió tan orgullosa de palparlo grande y duro, con habilidad abrió su pijama y lo masturbo, continuó boca arriba, con su hijo a su lado izquierdo, mamándole los pezones y metiendo mano en su raja
? Aaahhh mamá te amo, aaahhh
Él sentía una mano que no fuera la de él masturbándolo, eso le gusto y estaba muy excitado, tanto que no supo cómo agarró valor para bajar la pantaleta de su madre, quien colaboro asustada, pero colaboró y se puso sobre ella
Hijo, bebé, ¿qué vas a hacer?
La pregunta era estúpida, pues el pene se acomodó en el introito, ella abrió los ojos como platos cuando lo sintió
? Hijo, espera, no debemos
Lo decía mientras lo abrazaba fuerte y sus ojos se nublaban de deseo, lo decía, pero su cuerpo no le obedecía, abrió más sus piernas para permitir que su hijo avanzara más
? Hijo, detente por favor
Lo volvió a decir, pero esta vez no solo abrió más las piernas, sino que además lo beso apasionadamente metiendo legua
? Aaahhh hijo, mi bebé, aaahhh
El pene entro hasta la mitad, lo saco casi todo solo para meterlo de nuevo y esta vez lo hiso hasta la base.
? Hijo, mi amor aaahhh
? Mamá, te amo, siempre te cuidaré aaahhh
Saco el pene por segunda vez y lo volvió meter, lo hiso en tres ocasiones y la cuarta casi grito
? Mamá… mamá… mamaaaa aaahhh
Puso cara de asustado y se vació precozmente en la raja de su madre que contrajo su vagina una y otra vez para ordeñarlo y tener su orgasmo
? Mamá perdón, no quería…
? Sshhh está bien, no digas nada, solo quédate así sobre mi
Se quedaron en la misma posición, ella boca arriba y él sobre ella, madre e hijo habían compartido sexo, y ahora iniciaba la culpa postcoito, Samuel sobre ella, sin voltear a verla le preguntó
? Mamá ¿estás enojada conmigo?
? No mi amor, nos dejamos llevar, esto no está bien, pero no estoy enojada contigo—Samuel se levantó un poco y la miró a los ojos
? Mamá lo que dije es cierto, te amo y siempre te cuidaré
? Lo sé mi cielo, lo sé
Sus caras quedaron juntas nuevamente, sus bocas se volvieron a unir en un beso intercambiando caricias linguales, el pene de Samuel aún estaba dentro de la raja materna.
? Aaahhh
Margarita gimió cuando sintió que el pene volvió a crecer dentro de ella separando sus paredes vaginales de una forma deliciosa, era un adolescente excitado, así que no batallaría para tener erección, mas con el mujerón con el que estaba, Samuel se sentía mal porque en muchas ocasiones se masturbo pensando en ella, fantaseaba en cómo sería desnuda y cogérsela una y otra vez, ahora estaba desnuda debajo de él con su pene dentro que recuperaba dureza
? Mi amor, mi bebé ¿quiere de nuevo? Aaahhh aaahhh
La respuesta no llegó verbal, Samuel inició un mete y saca franco y constante, se acababa de correr así que ahora tenía mejor oportunidad de coger más tiempo, tomó las corvas de su madre y las subió flexionándola y elevando su cadera, metió su verga lo más que pudo arrancándole gemidos a su progenitora, que cerró los ojos dejándose llevar por su hijo mayor.
? Mmm aaahhh mamá esto es delicioso
? Si mi amor lo sé, no te detengas, házmelo aaahhh
Samuel se dio gusto con su madre, la bombeaba lo más profundo que podía y fuerte, ella gemía ante las embestidas de su hijo, estaba todos sudados, ella misma fue quien cambio de posición y se montó en él, Samuel admiró el desnudo y sudado cuerpo de su madre y como se movía sobre él, era una máquina sexual, era como si ella hubiera nacido para hacer el sexo más delicioso del mundo, la tomó de ambas tetas y se las estrujo, ella gimió de agradecimiento, bajo a ambas caderas y sintió los potentes movimientos de ella, como se movía de atrás a adelante con su pene dentro.
********
Alvarado más aliviado regreso a su casa, entro tratando de no hacer ruido, subió las escaleras y justo en el pasillo escucho ruidos y gemidos, desconcertado agudizó su oído buscando la fuente, más se desconcertó cuando vio que venían del cuarto de Samuel, caminó despacio y llego a la puerta, la abrió un poco, solo para ver qué pasaba, la escena lo impacto,
? Aaahhh
? Aaahhh
Madre e hijo gemían al mismo tiempo, Margarita su esposa cabalgaba ferozmente a Samuel, su hijo mayor, estaba toda sudada, brillaba como perla, se movía como posesa
? Mamá… mamá, me llega otra vez
? Si hijo, lo puedo sentir, acaba mi amor, acaba dentro ay aaahhh aaahhh
Margarita se movió rápidamente sobre la verga se su hijo y se arqueo hacía atrás, lo hiso hasta que su manos se apoyaron sobre la cama y ahí movió aún más rápido la cadera
? Aaahhh mamá aaahhh
? Mmmgggg aaahhh
Alvarado sintió envidia, no recordaba cuando había cogido así con él, si lo habían hecho, pero últimamente se habían distanciado en lo sexual, no había sido problema para él, pero ahora la veía como de forma eróticamente sexual se movía tendiendo un orgasmo simultaneo con su hijo, cerró siendo escuchado por los copuladores, que voltearon al mismo tiempo a la puerta
? Mamá
? Tranquilo hijo, acaba bien, ya veremos mañana que pasa aaahhh si así
********
La mañana despertó a Alvarado con los rayos del sol que entraron por su ventana, se sentía con cefalea y malestar, había pasado una noche horrible, durmió muy poco y solo, porque margarita no regresó con él, se puso su bata de dormir, miró el reloj y vio que ya eran pasadas las 8 am, era la hora de entrada a la escuela y no se había levantado temprano, no puso despertador la noche anterior, eso lo hacía margarita; se puso sus pantuflas y bajo a la cocina, escucho ruidos y vio a margarita también en bata, preparando deliciosos hot cakes a sus dos hijos que atentos la miraba sentados en la mesa de la cocina
? Buenos días—lo recibió ella con una sonrisa amable
? Buenos días
Contesto Alvarado entre serio y desconcertado, era como si no hubiera pasado algo, Samuel y diana estaba también en bata de dormir, nadie estaba cambiado
? Margarita ¿por qué no me despertaste?
? Nadie ira a la escuela hoy, será un día familiar
? ¿Familiar?
? Sí, tenemos esta horrible rutina y creo que es ya necesario romperla
? ¿Romperla?— Alvarado estaba desconcertado
? Niños, empiecen a comer, su padre y yo subiremos a la recámara a hablar
? Si mamá
Contestaron los dos al unísono, Samuel nunca miró a su padre, no se atrevió a pesar de que Alvarado le busco la mirada, margarita subió las escaleras y con la mano lo invitó a quela tomara y la siguiera; de la mano entraron a la habitación y ella cerró
? Margarita ¿qué pasó ayer?
Margarita no contesto, se hincó frente a él y abriendo su bata saco el pene del bóxer y lo mamó, Alvarado no pudo evitar gemir al sentir la boca tibia de su mujer rodear su pene, lo mamó un rato, lo masturbo al mismo tiempo hasta hacer que desarrollara una erección.
Ella se levantó una vez que logró la erección de su marido, frente a él se quitó la bata y ese escultural cuerpo emergió, el pene de Alvarado brincó al verlo, margarita con una paz y tranquilidad camino contoneado su cuerpo hasta el peinador de ella, abrió el cajón y sacó el tarro de vaselina de ahí, tomó con sus dedos abundante crema y se puso de espaldas al espejo y girando la cabeza para ver el reflejo la llevo a su culo, puso cara raras cuando metió un dedo y después otro, metió y sacó los dos dedos embarrando toda la vaselina que pudo.
Alvarado la veía como un tonto con su pene erecto de fuera de su bóxer, él solo observaba y vio como ella tomó más vaselina y camino mirándolo a los ojos hacia él, embarró la vaselina en el pene y después se hincó en la cama, para lentamente bajar las manos hasta quedar en cuatro como una perra, giró su cabeza y lo miró
? ¿Quieres mi culo o prefieres que Samuel lo tome?
Alvarado no contestó, sólo caminó a ella y tomando el pene de la base lo guio al rosado y estrecho culo de ella, margarita regreso la mirada el afrente cuando sintió el glande entrar al introito
? Ay aaahhh
Gimió y puso cara de dolor cuando sintió que el intruso fue desplazándose, el pene de Alvarado entro hasta la mitad y se quedó quito, mirando como ella se retorcía, la tomó de las caderas, saco un poco solo para meter el resto
? Ay
Se volvió a quejar y él se quedó quieto de nuevo, respiro hondo e inició un mete y saca en el culo de ella que sin inhibirse gimió
Aaahhh aaahhh Alvarado mi amor ay ay
Mmmm— Alvarado pujaba de placer
Te lo doy a ti, ¿te gusta? ¿Eso quieres? Seré lo que tú quieras, seré tu esposa, una dama en sociedad, una cocinera, pero sobre todo seré tu puta, podrás hacerme lo que quieras, eso seré tu puta… tu puta ay ay aaahhh
Si mi amor, siempre serás mía—Alvarado la sujetaba fuerte de las caderas y la bombeaba sin piedad
Si, lo seré ay ay mi amor cógeme, rómpeme como una puta ay ay
Mi amor, acabo
Si, acaba en mi culo, en el culo de tu puta
Eso fue demasiado, ella siempre hablaba y se comportaba con propiedad, ahora era eso, una verdadera puta, descargo mucha leche en el culo de ella, lo hiso tan fuerte que cayó sobre ella quedando los dos acostados en la cama
? ¿Te gusto?
? Si mucho
Contesto él recuperando el aire y recibiéndolas caricias de ella en su rostro, se desacopló de ella y se acostó a un lado, ella se acurrucó en el sintiendo como salía la leche de su culo
? Y ¿ahora qué haremos?— pregunto Alvarado
? ¿Me amas?
? Si
? ¿Amas a tu hija?
? Si
? ¿Amas a tu hijo?
? También
? Entonces estamos de acuerdo en algo, nos amamos los cuatro, anoche entendí que podemos compartir cosas, y sé que tú también lo quieres, solo te pido que cuando te cojas a Dianita seas gentil
? Pero yo…
? Calla tonto, sé que lo terminarás haciendo, está bien, nos uniremos más
Margarita se fundió en un apasionado beso con su amado y flamante esposo, una nueva faceta se había iniciado en la familia, compartirían cosas que las demás familias no harían, la raja de ella se mojó de pensarlo.
Continuará
ervirtiendo a una nena inocente – Capitulo 15
Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por adalberto1979.
Capítulo 15
Jo y Pao salieron de la iglesia, Jo todavía iba limpiándose la leche de los labios, se pararon un rato en la esquina a esperar un taxi, Pao miraba a Jo que sonreía y parecía como si nada le pudiera quitar la felicidad
? Jo, creo que no debimos salir de la casa, eso es peligroso
? Ya tranquila, no ha pasado nada que no queramos que pase, tu solo no vayas a decir algo a Joaquín ni al profe Alvarado
? Si, está bien, pero igual tengo miedo, aún no estamos en la casa, siento que todos nos miran
? Ya te dije que tranquila, es más mira ahí viene un taxi… ¡taxi!
La pequeña Jo grito levantando la mano en señal de alto, el taxi disminuyo la velocidad y se detuvo cerca de las hermanitas, las dos se quedaron mirando indecisas, era el mismo taxista que las había traído a la iglesia, Pao miró a Jo que estudiaba la situación, la neurocinesis de Jo estaba a Mil por segundo, valoraba todas las posibilidades de subirse, hasta el hecho de que fue muy “casual” que fuera el mismo tipo que las había traído
? ¿Subimos?—Pregunto Pao bajando el tono de voz, Jo la miró con seriedad y tranquilidad
? Si, vamos; hola buen día señor, nos podría llevar a esta dirección
? Hola niñas, ¿este es el lugar de dónde las traje verdad?
? Si, ya nos dimos cuenta que usted nos trajo, ¿qué casualidades tiene la vida verdad? Jejeje
Jo nerviosa contestó lo primero que se le vino a la mente, el tipo solo sonrió y abrió la puerta de adelante, Jo se subió en el asiento delantero y Pao lo hiso en el trasero, Jo volvió a usar la misma táctica, fingió llamar por el viejo celular
? Hola abuela… si ya.
Si, acabamos de confesarnos… si ya vamos de regreso… ¿el número de taxi?.
bueno es el mismo que nos trajo… si ¿verdad? Es mucha casualidad, bueno ya vamos para allá… si chao abuelita
Jo colgó y miro nerviosa al taxista que de reojo la miraba y continuaba con la vista al frente, manejaba tranquilo, parecía no tener prisa de llegar, pero no de mala voluntad, solo de la paciencia que pocos conductores tienen
? Oye niña
? ¿Qué señor?
? ¿Pasa muy seguido?—preguntó el hombre manteniendo la mirada al frente
? ¿Qué?
? Que finjas hablar por eses viejo celular, que muy posiblemente ni encienda
Jo abrió los ojos como platos y su cara se puso roja como un tomate, sus manos temblaron lo mismo que su labio inferior, volteo a ver a Pao que tenía las mismas características faciales, las dos de verdad estaban muy asustadas, las habían descubierto en su truco de seguridad.
? Este no… yo si hable… mi abuela sabe que vamos para mi casa y yo…
? Tranquila niña, imagino porque lo haces, y tienes razón, deben cuidarse, dos niñas de su edad no deben andar solas, pero debes cambiar la estrategia, es demasiado obvio que esa cosa no prende y tú no llevas los tiempos correctos de una conversación
? ¿Fue muy obvio?—pregunto Jo con más calma
? Si mi niña, demasiado, debes trabajar en eso
? Si lo haré señor, gracias por ser tan amable
? Pero dime algo y dime la verdad, ¿Ni tu abuela ni tu mamá saben que salieron verdad?
? Bueno no, les queríamos dar la sorpresa de habernos confesado y venir nosotras solas a la iglesia
? Mmm que interesante, o sea que la sorpresa será que ustedes se confesaron, pero ¿no les dijo el cura algo por ir solas? de hecho él no debe recibir confesiones de menores sin que estén los papás presentes
? Bueno le dijimos que mi mamá llegaría en cualquier momento
? ¿Y funcionó?
? Sí, mucho, de hecho ya hasta podemos comulgar
? Que interesante
Jo se sintió más aliviada, miró a su hermanita menor que aun miraba con dudas la situación, pero Jo se relajó, hasta se le antojo platicar con el hombre
? Oiga y ¿cómo se llama usted?
? Oscar, pero todos me dicen “el puma”
? ¿Por qué?
? Por mi color de ojos
Hasta ese momento Jo se percató que el hombre maduro tenía ojos color verde-azulado, un color demasiado intenso, ella los tenía claros, pero el color del hombre era muy intenso, Jo se sintió muy atraída por esos ojos, sus piernitas se cerraron contrayendo su vagina de excitación
? Y señor puma ¿trabaja usted todo el día?
El tipo sonrió, lo había llamado señor en señal de respeto y le había nombrado puma como su apodo, nunca se lo habían planteado así
? Jajaja, no me digas señor, sólo dime puma, puedes tutearme, no me molesta y si trabajo todo el día; eso pasa por no estudiar, ustedes nunca hagan eso, estudien mucho para que no acaben en un taxi como yo
? Bueno yo no lo veo mal, es un buen trabajo, conoce a mucha gente
? Eso sí, uno en este trabajo conoce de todo tipo de personas
? Y dígame ¿quién ha sido la persona más interesante que ha conocido?
? Bueno una vez lleve a un cantante al aeropuerto, lo reconocí a pesar de traer lentes, platique con él, era más sencillo de lo que parece en la tele, hasta me dio su autógrafo
? ¿Y quién era?
? Vicentico
? No lo conozco
? Jajaja imagino él es de otra época, ustedes hoy en día solo escuchan música infantil
? ¿Y quién más?
? Bueno, una vez lleve dos niñas hermosas que iban de hacer una travesura las muy pillas
? Jajaja ¿seremos nosotras?
? Si así es, son ustedes, ¡imagínate! pienso que tuvieron mucha suerte de que yo las llevara, si hubiera sido algún pervertido no sé qué les hubiera pasado, me estresa pensarlo
? Pero qué bueno que fue usted
Jo miraba fascinada al hombre de algunos cuarenta años, era robusto, alto, fuerte, con unos ojos que enamoraban a cualquier mujer, se sentía excitada solo de verlo, su culo aun guardaba leche del pastor y del cura, pero sin ningún titubeo lo acogería a él y también guardaría su leche, pero ya sería demasiado osado que él se la cogiera, ahora si sería un record en la vida cogerse a tres completos desconocidos en un solo día, y que los tres le retacaran el culo de leche, esto sin dinero, solo por puta lo haría.
Pao miraba con desconfianza al desconocido, le alarmaba la confianza que su hermanita había agarrado, veía ese brillo en la mirada de su hermana de que quería hacer algo más, estaba muy asustada por el simple hecho de haber salido de su casa, una cosa era coger bajo el resguardo de su casa y otra era salir a hacerlo fuera de ella, Jo seguía en la plática con el puma
? Oiga y ¿usted es casado?
? Soy divorciado
? Lo siento
? No te preocupes, está bien, ya lo superé, tengo dos niñas un poco mayores que ustedes que me visitan todos los fines de semana, me la paso bien con ellas, pero el domingo tengo que regresarlas con su mamá, para mí siempre el domingo ha sido el día más triste de todos, desde que era niño, los domingos representaban ir al martirio de la escuela, ahora representan el no tener a mis hijas a mi lado
? Debe sentirse solo
? Un poco a veces
? Bueno nosotras podemos ser sus amigas ¿verdad Pao?
Pao la miraba alarmada, ella no se sentía a gusto desde que salieron de la casa, asintió con la cabeza, pero solo lo hiso por compromiso, ella ya quería llegar a su casa y besar el piso de agradecimiento por haber llegado
? Gracias niñas, eso me hace sentir bien y ¿cómo se llaman?
? Ella es mi hermana Paulina y yo soy Johana, mi hermana tiene ocho y yo nueve, pero pronto cumpliré diez años
? Felicidades por adelantado
? Gracias, no le gustaría ir a mi fiesta
? No creo que sea correcto y que tu mamá lo apruebe
? Mmm si, ese sería un obstáculo, pero bueno, lo puedo invitar después y usted me da un regalo ¿le parece puma?
? Sí, eso sería muy lindo, pero con una condición
? ¿Cuál?
? Tutéame, me siento raro que me hables de usted ¿está bien?
? Muy bien, entonces te invitare después de mi fiesta para que traigas mi regalo ¿así está mejor?
? Me parece perfecto, oye Johana
? Llámame Jo
? Ok Jo, quiero pintar el cuarto de mis hijas, quiero poner dibujos que a ellas les guste y quiero que sea una sorpresa, ¿cuál crees que sería el mejor para la recámara de ellas?
? ¡Ponys! Eso les encantaría, a todas las niñas nos encantan los ponys
? ¿Tú crees?
? Si, en mi recámara tengo esas pinturas, si quieres te la enseño para que te des una idea
? ¿Tu mamá no se molestará?
? Ella no está
Pao casi siente un infarto al escuchar a su osada hermana invitar al taxista a conocer su recámara, los últimos tipos que habían entrado con ella habían terminado cogiéndosela, cierto es que ella también había cogido con los dos, pero no quería que fuera tan costumbre de ellas cogerse a cuanto tipo las abordara; Jo no pensaba así, su rajita ya era una mar de agua y las contracciones que presentaba hacía que tuviera que cerrar las piernas
? Bueno, si ya tienes la confianza de que entre a tu casa pues…
? Claro, si ya somos amigos, solo que será nuestro secreto, mi mamá no debe enterarse
El puma sintió palpitaciones en su pecho, se sentía muy atraído por Jo desde que la vio, era un hombre atractivo a las mujeres, él lo sabía, se había cogido a muchas mujeres de todas las edades, de todos los colores y de todos los estatus, casadas, solteras, con novio, etc.
Oscar el puma estaba acostumbrado a seducir mujeres, pero Jo era una niña, muy coqueta por cierto, él había aprendido a ver una mujer que se excitaba con él y eso lo percibía de Jo, que aunque niña, le demostraba que se estaba emocionando con él, solo que él no sabía hasta donde llegar con una niña inocente.
? Ya llegamos—dijo el sintiendo su boca seca de nerviosismo
? Sí, pero no se estacione enfrente, alguien podría sospechar, mejor parece acá en este lado
Señalo la esquina contraría, el puma se estacionó con sus manos temblorosas, donde le dijeron y espero a que las niñas bajaran y entraran a la casa, después, según lo acordado por Jo, ella le hiso señas desde la ventana para que entrara, él todo nervioso miró a todos lados, esperó a que la calle estuviera sola y bajo de su taxi, caminó intentando lucir natural hasta la puerta de entrada, suavemente tocó la puerta y Jo abrió rápidamente
? Pasa
La casa estaba algo desordenada, Jo había olvidado que no habían recogido, que salieron de prisa a la iglesia después de que el pastor se las cogiera, la recámara de su mamá estaba en desorden, había mandado a Pao a tender cama y limpiar las evidencias de la reciente cogida, su hermana como buena menor le hiso caso y limpiaba la habitación mientras Jo le “mostraría” sus ponys al nuevo amigo de ellas.
Entraron a la habitación, Jo por delante y se hiso a un lado para que el puma pasara; una vez adentro ella le mostro con la mano la pared adornada con pinturas de ponys
? Estas son, ¿verdad que son bonitos?
? Si, están hermosos, ¿quién los pintó?
? No sé, mi mamá contrato a alguien y lo hiso, desde que tengo memoria estos dibujos están aquí
? Es una lástima
? Bueno si quieres le pregunto y a ver si se acuerda
? ¿de verdad?
? Sí, yo le pregunto
Se hizo un silencio entre los dos, solo se miraron a los ojos, Jo se subió a la cama y se recargo en la pared donde estaba los dibujos, extendió sus manos a los lados ya acarició la pared, no dejaba de mirar a el puma, ni él a ella
? ¿Se enojaría tu mamá si supiera que estoy aquí?
? Tal vez, pero yo no diré nada, ¿tú dirás algo?
? No te asusta que yo esté aquí contigo, no me conoces muy bien
? Nop, no me asusta
? ¿Sabes que es peligroso que un adulto entre a la habitación de una niña tan bonita como tú?
? ¿Soy bonita?
? No, más bien eres hermosa
Jo sonrió sintiéndose halagada por las palabras de su nuevo amigo, tenía una voz tan aterciopelada que con solo hablar enamoraría a cualquier mujer.
? Dijiste que no dirías nada, o sea que sabes guardar secretos ¿verdad?
? Si, se guardar secretos
? No te creo
? Ponme a prueba
Jo se agacho y puso sus manos en ambos muslo mirando directo a los ojos al seductor puma
? Ok, te diré un secreto, me gustas mucho
? Eso no es secreto
? ¿Por qué?
? Puedo ver emoción en tus ojos
? Bueno, entonces te diré otro, quiero besarte
? Eso tampoco es secreto, se te nota que quieres hacerlo
? Bueno entonces dime ¿que sería secreto?
? Que lo hicieras, si lo hicieras entonces si sería secreto y a nadie se lo diría
Jo arqueo una ceja y lo miró sensualmente mientras dijo eso, su boca se entreabrió como una invitación, el pene del puma brincó dentro de su pantalón, su corazón dio brincos expulsando sangre a todo el cuerpo, sus manos recibieron los chispazos de sangre y lo impulsos eléctricos de los nervios motores que lo hicieron temblar, estaba desarrollando descarga adrenérgica y simpático mimética como nunca lo había sentido.
Con la boca seca, y sus manos y piernas temblando se acercó lentamente a Jo que se enderezo y se acercó a la orilla de la cama, quedaron los de frente, cara a cara, sus ojos se miraban y casi no parpadeaban
? ¿De verdad guardarías el secreto?
Jo no contestó, se acercó a él y ladeo la cabeza para que las narices de los dos no impidieran el beso, sus bocas se unieron y la lengua de ella salió para introducirse en la de él, lo tomó con ambas manos del rostro para darle más pasión al beso, él estaba tan emocionado que se sentía un adolescente besando a la chica de sus sueños por primera vez.
Las manos de él estaba en sus costados, no se había movido, ahí estaba en posición de firmes, Jo soltó el rostro de él y bajo para tomar ambas manos y las guio a sus nalgas, las dejo ahí y ella lo tomó del tórax para besarlo con pasión
El puma estaba más que loco de excitación, acariciaba las nalgas por encima de la falda de esa hermosa y desinhibida niña, sentía la firmeza infantil de sus nalgas, las acariciaba y las apretaba, en eso si tenía mucha experiencia
? Quiero que guardes otro secreto
? ¿cuál?
? Este
El puma bajo sus manos, levantó su falda y palpo las nalgas por encima de la pantaleta, su mano derecha se posicionó en el canal entre las nalgas y de ahí bajo hasta llegar a la zona donde estaría su rajita, una vez llegado presiono fuertemente hacía arriba arrancando un gemido de Jo
? Aaahhh, si ahí, que rico aaahhh, guardaré el secreto
El puma podía sentir toda la humedad en la raja de Jo, movía su mano con la maestría y experiencia ganada con los años, Jo acompañaba los movimientos con sus caderas, los dos se seguían besando y Jo gemía dentro de la boca del puma; se separó un poquito mirándolo a los ojos mientras respiraba toda agitada.
? ¿Guardarías otro secreto?—pregunto el puma
? Si, ¿Cuál?
? Este
Metió su mano por dentro de la pantaleta infantil de Jo y palpo su rajita que era un charco de agua, metió un dedo arrancándole gemidos impropios de su edad, y después pasó el mismo dedo al culo de ella y lo acarició, estaba algo laxo por la reciente cogida, el metió tímidamente la primera falange del dedo, arrancando un gritito de placer y emoción de Jo
? Quiero que ahora tu guardes un secreto—dijo ella con la voz entrecortada y las pupilas todas dilatadas de excitación empezando a disfrutar el juego de los secretos
? ¿cuál?
? Este
Ante el asombro de él, ella se hinco y con gran habilidad sacó la verga del pantalón y volteando a verlo a los ojos dio una sonrisa maliciosa y metió la enorme verga de él en su boquita
? Aaahhh chiquita aaahhh que buen secreto aaahhh
La tomó de la cabeza con ambas manos, sintiendo como ella le mamaba la verga y movía su cabeza de arriba abajo; ella sacó la verga de su boca y con la mano derecha lo masturbó rápidamente, lo volteo a ver y le preguntó
? ¿Te gusta puma?
? Si me encantan tus secre…Aaahhh
No alcanzó a terminar, ella volvió a meter su verga en la boca y movió rápidamente su cabeza mientras mamaba con ganas el pene de su nuevo amigo; el sintió como un poco de líquido pre seminal salió, ella también lo percibió y puso sus labios solo sobre el glande y mamó el líquido pre seminal pasando su lengua por el meato urinario, el pobre puma no podía con tanto placer, sentía choques eléctricos cada vez que ella acaricia su meato con la lengua
? Aaahhh, ¿qué haces? Aaahhh chiquita… ¿cómo sabes hacer eso? Aaahhh
Ella no contestó, no podía, tenía el enorme pene dentro de su boca y no quería sacarlo, se deleitaba con el sabor a esmegma concentrado de todo el día, para ella eso ya era un manjar; Jo paso su mano por su raja y sintió su propia humedad, ya estaba lista para ser penetrada y lo haría
? Métemela
? ¿Qué?
? Que me la metas
? ¿y eso también será un secreto?
? si
Jo se quitó de donde estaba, bajo rápidamente su pantaleta y se volteó dándole la espalda, se hinco cerca de la pared donde estaban los dibujos y volvió a subir su falda
? Anda ven, métemela
? Pero chita te voy a lastimar
? No lo harás, anda ya no aguanto, lo quiero dentro
Ella misma abrió sus nalgas y recargó su cara en la pared, el puma vio el culo de ella, estaba todo desfigurado, conocía perfectamente un culo penetrado y ese era uno, era más que obvio que alguien se la cogía, sintió culpa, pero su calentura era mayor, se hinco atrás de ella y guio su verga a la rajita de Jo
? Si, métemela, aaahhh
El puma puso su verga en el introito infantil y empujo, Jo puso sus manos nuevamente en la pared para resistir el empuje de él, frunció su entrecejo, abrió su boca y labios al sentir como iba entrando en ella
El puma sentía la humedad en exceso que esa niña tenía, no tuvo problemas para metérsela, se fue desplazando dentro, a pesar de lo estrecha logro meterla todo de un envión
? Aaahhh chiquita, quemas mi verga con tu raja
? Si, siento rico, cógeme, anda ya hazlo por favor
No se hiso del rogar, sus cadera se movió hacia atrás y después hacia adelante, la sostuvo por las caderas, sus años de experiencia le indicaron que podía acelerar sin problemas; si, era más que obvio que esos huecos ya habían sido profanados.
La danza sexual empezó, la tenía fuertemente sujeta de las caderas y se movía como loco atrás de ella, se la cogía ya sin miramiento de que era una niña de casi diez años; Jo lejos de inhibirse con las potentes embestidas, se liberó mas
? Si, aaahhh que rico me coges puma, no pares aaahhh que rico
Jo sacó la lengua y lamió la pared, lamía la imagen de un pony justo donde debería estar el pene excitado del animal, el puma desde atrás de ella veía como la niña lamia su dibujo como si quisiera realmente chupar la verga de ese animal, eso lo prendió a él que arremetió con fuerza en la rajita infantil de Jo.
Johana pasó su mano hacía atrás y palpo la verga que la penetraba, puso dos dedos a cada lado del pene sintiendo la humedad con la que estaba embarrado
? Sí que rico aaahhh, siento tu verga como me abre toda por dentro si aaahhh… dame fuerte, no tengas miedo, dame fuerte si aaahhh… ay… ay… aaahhh que rica verga tienes
El puma le daba fuerte ante la petición de ella, se la cogía tan fuerte como si fuera una mujer de treinta años, la ventaja es que la rajita de Jo ya estaba acostumbrada a recibir vergas de adulto y sobre todo que ya se la había cogido varias veces ese día, por lo que su vagina ya estaba muy dilatada.
Jo se sostenía con una mano de la pared y la otra seguía en la entrada de su raja recibiendo su moco vaginal, a través de la verga del puma, ya cuando sintió que tenía mucho en los dedos, los llevo a su culo y metió dos de una vez, como ya se la habían cogido también por el culo no batallo para meter tres dedos, todo esto era vigilado por el puma, que ya echaba a volar su pervertida imaginación; Jo sacó los dedos y los chupó, volteo a verlo
? ¿Se te antoja?
? ¿Qué?— contesto el puma sin dejar de cogérsela
? Metérmela en el culo
El puma abrió sus ojos al máximo, casi eyacula de pura emoción, sacó su verga y la apuntó en el culo, Jo se soltó de la pared y se dejó caer sobre la cama poniendo su cara y pecho sobre esta, con sus dos manos abrió las nalgas para facilitar la penetración anal
? Si, así métemela, ay, es muy grande, pero sigue, ya casi entra aaahhh que rica verga, la siento en mi culo si aaahhh
Jo apretaba sus ojitos sintiendo como esa enorme verga la iba penetrando, era la más grande que su culo se había tragado hasta ese momento y la tercera que se metía en ese día de personas que nunca antes había conocido, se había convertido en una niña puta, con ese pensamiento apretó sus ojitos cuando sintió como él la tomaba de las caderas e iniciaba un mete y saque rápido en su culo, de hecho el puma sintió la libertad de cogérsela sin culpa, ese culo ya había sido penetrado ese mismo día, tenía demasiada experiencia cogiendo culos que sabía distinguir perfectamente uno virgen de uno no virgen e incluso si había sido dilatado previamente por otro pene.
? Si puma, me encanta, no eres un puma, eres un pinche tigre cogiendo aaahhh si así, no te detengas, no tengas miedo metérmela fuerte, puedo aguantar ay ay si aaahhh
Jo abrió sus ojitos y boca al máximo cuando el puma empujo su verga dentro de ella con mucha fuerza, casi la dobla del tremendo empujo de verga que le dio, la pobre niña puta sintió ver estrellitas con la empalada que le había dado, puso sus ojos en blanco mientras abría su boca, pero eso no limito que floreciera su lenguaje aprendido
? Si, cógeme como una puta ay, tu verga me parte el culo, lo siento muy rico como me lo partes, carbón, eres un cabrón
El puma desquiciado por el florido lenguaje de esa nena hermosa de ojos verdes, lo estaba llevando al punto máximo de excitación, volteo a la puerta y vio parada a Pao, los veía con atención, no sabía si detenerse, continuar o de plano invitarla a pasar; opto por mejor seguirse cogiendo a Jo y no meterse en embrollos con la otra niña, que cabe decir también estaba imaginando cogérsela.
Jo seguía empinada diciendo majaderías y sandeces propias de un albañil en cantina barata, la niña le describía como sentía su verga dentro, como sentía que estaba compactando toda la mierda en su intestino, pero que eso no la detendría para mamarle la verga y limpiársela, que lo haría el hombre más feliz del mundo con su culo cada que él quisiera, no tendría que ir a buscar putas a los burdeles, ella le daría el mayor placer que podría pagar y ella se lo haría gratis, sólo por el placer de ser enculada por tan rica verga
? Aaahhh
El puma ya no aguanto la eyaculación, liberó mucha leche dentro del culo infantil de Jo que se remolineo como poseída por un demonio, sintiendo los lechazos en lo profundo de su intestino grueso.
? Aaahhh—el puma se seguía quejando del maravilloso orgasmo que tenía
? Aaahhh
Jo no se quedaba atrás y también gemía sintiendo su vagina convulsionar en un orgasmo tras otro, tanto flujo salió que escurrió por su muslo, apretaba las sábanas
? Niña que rico siento, mi verga nunca había soltado tanta leche
? Yo también siento rico puma, tu verga es enorme
El puma se enderezó un poco sacando la verga del dilatado culo de Jo, la niña se quedó en esa misma posición contrayendo su culo hasta dejarlo cerradito como antes.
? A ver, ahora cumple con lo que prometiste
? ¿Qué?
? Dijiste que me limpiarías la verga con tu boca, hazlo
? Ah si
La cumplidora niña se levantó desde donde estaba y le mamó la verga ante la admiración de él, vio como limpio con su lengüita toda su verga, no quedó ni un solo rastro de leche ni suciedad en ella, cabe decir que poco falto para que desarrollara otra erección.
? Ya está puma, quedó brillando de limpio—Jo le brindo una sonrisa a su reciente enculador
? Si ya vi, quedó más limpia que antes, oye tu hermanita nos estuvo viendo
? ¿Ah sí? Qué raro
? ¿Qué raro qué?
? Que no haya entrado, a ella también le encanta la verga
? O sea ¿qué también me la pude haber cogido?
? Sip, a las dos nos pudiste haber cogido, no me importaría si también te la quieres coger a ella, ¡Pao! ¿Dónde estás? ¡Ven a mamársela al puma!
? No
? ¿No qué?
? No creo que se me pare, no soy propiamente un chaval
? Mande—Pao desde el marco de la puerta contesto
? Ven a mamársela al puma, a ver si logras parársela
Pao tímidamente se acercó al puma, su estatura era imponente, él estaba de pie a un lado de la cama con su verga de fuera, Pao se sentó en la cama y la tomo con sus manitas, la levantó, a pesar de estar flácida era enorme, la tomó con ambas manos y llevo el glande su boquita, la chupó tímidamente
? Mámasela bien, que se le pare, no que le aguade mas
El puma divertido por las palabras de la hermana mayor sonrió, tomó delicadamente la cabeza de Pao y metió y saco su verga de la boca de la niña para ver si s ele paraba, no hay que mentir que la sensación era exquisita, pero no desarrollo erección, su pene solo se llenó un poco más de sangre, pero no llegó a una erección.
? Ya chiquita no creo que se pare, debe pasar un rato y ya me tengo que ir, no sea que vaya a llegar alguien
? Volverás
? Claro ¿Cuándo pueden? ¿Mañana?
? No sé, mejor déjame tu teléfono y nosotras te llamamos para hacer una fiesta, aún me debes mi regalo eh
? Jajaja claro que te voy a regalar algo, ten esta es mi tarjeta, llámame a cualquier hora, yo vivo solo y me puedes marcar cuando quieras
? Muy bien te marcare
? Bueno me retiro
El puma metió su pito en el pantalón y cerro su cierre, les dio un besito tierno en los labios a cada una y se despidió.
? Jo no debemos hacer esto, es peligroso, que si se entera papa Joaquín o Alvarado de esto
? No les dirás nada, no debes decirle, ellos no se enterarán, yo controlaré la situación, ¿quedó claro?
? Si
Pao se intimidaba mucho con su hermanita, sabía que si la acusaba podía meterse en problemas con ella, mejor llevaría la feta en paz
? Deberías haber cogido en el puma, tiene una verga deliciosa
? Pero está muy grande
? Igual te la tragarás, la próxima vez cogerás con el ya verás que rico se mueve, por cierto ¿qué horas son?
? Casi las siete
? Mmm tenemos una hora libre…
Jo se dirigió al teléfono y marco, el teléfono dio tres tonos de timbre y se escuchó una voz del otro lado
? Alo
? Hola papa, soy yo Jo
? Hola mi putita ¿qué pasa? ¿Por qué me marcas?—Pregunto Joaquín entre emocionado y desconcertado
? Bueno lo que pasa es que mamá salió y regresa como en dos horas y tengo ganas de coger contigo, ¿vienes?
? En diez minutos llego
Colgó y 12 minutos después se escuchó el rechinar del carro de Joaquín, solo él sabía cuántos semáforos se pasó en luz roja y cuanta gasolina gasto al acelerar su carro en demasía, pero en cuanto colgó desarrollo una erección que no lo dejo pensar más y solo aceleró para allegar rápido a cogerse a su adoptiva puta hija
? Hola mis putitas ya llegué
? Ven corre a mi recamara, tenemos poco tiempo
Subieron los dos casi corriendo seguidos por Pao que ahora sonreía más tranquila, la presencia de Joaquín por alguna razón la tranquilizó; entraron a la recámara y JO se fue directo a la cama quitándose su calzón y empinándose
? Anda papi métemela, ya la quiero
? Si mi putita ya la traigo parada por ti desde hace rato
Se puso atrás de ella y su verga se perdió dentro como si penetrara un pastel tibio de manzana, su verga entro con una facilidad nunca antes sentida por él, pero ya no pensó más, solo se movió como loco atrás de ella y los gemidos de la niña marcaron el placer que sentía sentirse penetrada por su papá Joaquín bombeaba a Jo sin piedad, la nalgueo en varias ocasiones como ya lo tenía acostumbrado y jaló del cabello para levantarla y meterle la lengua en su tierna boquita
? Papi que rico siento, más… por favor… más fuerte si aaahhh
Joaquín aceleró sin piedad metiendo su verga en la rajita infantil que lo toleraba como nunca antes, veía como se retorcía de placer recibiendo su verga, se sintió orgulloso de sí mismo por haber entrenado tan bien a su hija
? Te voy a llenar la raja de leche
? No, ahí no, la quiero en mi culo
? Ah si mi putita, bueno entonces no te hare esperar
Saco su verga y la apunto al culo de ella, quiso ser agresivo y provocarle dolor, pero ante su sorpresa su verga se perdió dentro sin ningún problema
? ¿Qué chingados pasó?
? Pregunto Joaquín sin dejar de cogérsela
? Nada ¿por qué?
? Tu culo está muy dilatado y mojado, lo mismo que tu raja
? Jo se asustó, no se dejó de mover mientras pensaba que contestar, Pao también se puso roja como tomate
Es que estaba muy caliente y no sabía cómo bajármela, mamá no se iba y me encerré aquí en la recamara y me metí una zanahoria
? ¿Ah sí?
Pregunto Joaquín con duda, tendría que haber sido una zanahoria muy gruesa para dejar el culo así de dilatado
? Bueno, también un pepino, pero no muy grande ¿estás enojado por eso?
Pregunto Jo volteándolo a ver, Joaquín la miró sin dejar de penetrarla y se rio a carcajadas
? Jajaja a que mi niña tan puta, por eso querías caña eh, un pepino no te lleno como tu papa ¿verdad?
Puf Jo y Pao respiraron con alivió se la había creído y no habría problema con él, Joaquín se siguió moviendo enculando a su caliente hijita.
? Para la otra si quieres caña háblame, y no te andes metiendo cosas raras, ¿oíste?
? Si papi, solo me meteré tu verga
Joaquín arremetió en el culo de ella y sintió su eyaculación
? Aaahhh mi putita te voy a llenar la boca de leche
? No papa, en el culo, la quiero en el culo
Joaquín puso los ojos en blanco cuando sintió como la leche le salía y se la inyectaba en el culo, los dos bufaban como toros sintiendo su respectivo orgasmo; después se la sacó y Pao corrió a mamársela para limpiársela, Jo se acostó en la cama y sonriendo los vio, Pao mamaba con esmero, y logro desarrollar erección de nuevo, lo miró emocionada y Joaquín la acostó boca arriba, levanto su falda y desplazó su pantaleta a un lado, la verga se perdió dentro de la rajita de Pao que gimió en el oído de su papá postizo
? Aaahhh papi
? Mi putita, tú también recibirás tu ración de verga, estas aguadita, ¿tú también te metiste cosas el día de hoy?
Pao sin dejar de gemir asintió tímidamente, no era tanta su mentira, la pregunta era contestada textualmente, afirmando que si se había metido cosas el día de hoy, solo que no especifico que, sintió algo de culpa por traicionarlo y lo abrazó besando su cuello y recibiendo la verga de él en su rajita.
? Papi, te amo
Pao le dijo amorosamente al ya desquiciado en lujuria Joaquín que acelero más al escuchar amor de parte de Pao hacia él, nudo demostrarle de otra forma su amor que cogiéndosela salvajemente, para rematar empinándola y sodomizarla antes los gemidos y bufidos de Pao que termino en un lindo orgasmo anal empinada en la cama, recibiendo la leche de Joaquín.
Joaquín se la sacó y se la metió en la boca a Jo que seguía acostada a un lado de ellos viendo como cogían, la acomodó y se la metió en la boca, Jo la mamó y limpio, era la cuarta verga que limpiaba ese día y la tercera que su hermanita mamaba.
Una vez terminada la higiene, Joaquín se levantó y acomodó su ropa que nunca se quitó, se despidió de las dos con una suculento beso de lengua y salió, lo hiso de prisa porque no sabía a qué horas llegaría la mama de sus tesoros, se quedó afuera a vigilar que todo estuviera en orden
? Jo, ¿por qué le hablaste a Papa Joaquín? Por poco y nos descubre
? Si ya vi, no pensé que notara mis huecos dilatados, pero improvise, viste como se la creyo Jijiji
? Sí, pero no lo volveremos a hacer
? ¿Qué coger con desconocidos?
? No, salir de la casa, si quieres mejor los invitamos—Pao le dijo a la atenta Jo que vio en su hermanita un brillo de complicidad
? Puta, eres igual de puta que yo Jijiji
Se acercó a su hermanita le dio un beso en la boca, las dos se besaron, prometía ser una noche de pasión entre las dos, como ya muchas habían ocurrido, acomodaron las cosas abrieron ventanas y lavaron sus rostros para no oler a sexo.
Afuera Joaquín vigilaba que todo estuviera bien, de repente llegó la mamá, venía vestida como siempre con su uniforme de trabajo, se desconcertó, algo no cuadraba, las niñas le dijeron que ella estaría toda la tarde con ellas, pero ella llegaba a la misma hora del trabajo y con uniforme, entonces ellas le había mentido, eso sería algo que tendría que investigar.
Continuara
Pervirtiendo a una nena inocente 16
Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por adalberto1979.
Una sincera disculpa por la tardanza, pero tengo nuevo jefe y es más exigente que una esposa y su mamá juntas
Capítulo 16
Alvarado manejaba feliz a su casa, habían pasado varios días desde que su esposa se acostó con su hijo y había descubierto que los placeres no deben tener límites, lejos de enojarse con ella, se sintió el hombre más afortunado del mundo, había reencendido la llama entre ellos, todas las noches habían cogido, en unas hasta dos veces, eso no resto que en la escuela enculara con placer a Jo y por las tardes disfrutara de su hija, aunque aún no había penetración la pasaba muy bien con ella; no había ido a visitar a las hermanitas, pues en su casa tenía cosas nuevas por hacer.
Estacionó su auto en la cochera, y bajo mientras la cortina descendía de forma automática, entro por la puerta trasera y llego a la parte posterior de la sala, su niña lo vio y se lanzó sobre él; Alvarado riendo la cargo sosteniéndola de las nalgas, ella aun traía su falda escolar, era de tablones a medio muslo.
? Hola papi te extrañe
? Y yo a ti mi amor
La niña acercó el rostro al de su padre y lo beso metiéndole la lengua, él le correspondió sintiendo como su pene crecía dentro de su pantalón, su esposa salió de la cocina, estaba toda roja de la cara y sus labios hinchados, lo vio como besaba a su hija le sonrió
? Hola amor, ya veo que llegaste y lo último que haces es saludarme
? Jajaja no amor, es sólo que tu hija se te adelantó a darme la bienvenida
? Pues espero que eso no acabe en “venida”, recuerden primero la cena y después el postre
Los tres rieron, Alvarado volteo a la cocina y de ahí salió su hijo, su primogénito terminando de abrocharse el pantalón
? Mmm veo que alguien también estaba adelantando el postre
? No era postre mi amor, era un tentempié—su esposa le guiñó el ojo coquetamente
? Jajaja
Alvarado bajo a su hija, no sin antes meterle la lengua por última vez, la terminó de bajar y se dirigió a su esposa, que sensualmente entreabrió su boca y le lanzó esa mirada felina que lo enloquecía, más últimamente; la abrazó de la cintura y la jaló hacia él, la beso con loca pasión, sus hijos los miraron desde diferente lugares de la sala, ambos sonreían porque se veían tan apasionados.
Dianita emocionada los veía, recordaba como antes le incomodaba hasta molestarla el verlos besarse, ahora no, ahora le excitaba y pensaba que ella lo haría igual o más con su papá.
? Hey los dos, dijimos que postre al final
Dianita los interrumpió, los dos se separaron con una sonrisa, se soltaron y Alvarado tomó su maletín
? Bueno me voy a cambiar, ya no aguanto este traje
? Yo te acompaño—grito dianita
? No mi amor, usted señorita se queda aquí, ya te conozco y sé a qué quieres ir con tu padre
Su mamá le espetó pero no muy enérgicamente, dianita se quedó cruzada de brazos haciendo un puchero de niña malcriada.
Alvarado entró a su lujosa recámara y comenzó su ritual de cambio de ropa, una vez cambiado con algo más cómodo bajo a la sala, dianita ayudaba a su mamá a preparar la cena y Samuel miraba tele en la sala, Alvarado se dirigió a él
? Hola hijo ¿Qué miras?
? Un documental africano de iniciación sexual
? ¿Es porno?
? No papá jajaja es documental
? Pues que aburrido—Alvarado hiso una pausa, tomó aire, necesitaba hablar con su hijo, no lo había hecho formalmente desde que pasaron las cosas– Hijo ¿puedo preguntarte algo?
? Si papá
? Desde que las cosas han cambiado en esta casa te he notado algo distante conmigo, cuando en realidad deberían ser al revés
Samuel agachó la cabeza, estaba apenado por lo que había hecho, no soportaba la idea de sentir que traicionaba a su papá y tampoco la idea de desear tanto a su madre, incluso cuando su padre entró a la casa, él le metía la verga en la boca a su madre hincada, mientras la sostenía de la nuca para sentir como su glande era aprisionado por las amígdalas maternas, su mamá hacía arqueo de nausea y él más metía, sentía como la estaba asfixiando y eso lo hacía enloquecer más, escuchó como la puerta de la casa se abrió y la soltó asustado, como si fuera la primera vez, su madre sonriéndole se limpió la boca y se acomodó la ropa para dirigirse a recibir a su esposo, Samuel apenado vio su pantalón desabrochado y con sus manos temblorosas lo abrochó mientras se dirigió a la sala a recibir a su padre
? Hijo, ya se lo que haces y tú lo que yo hago, mírame a los ojos por favor—Samuel volteo con ojos dudosos—yo quiero a tu madre, quiero a tu hermana y también te quiero a ti, pero no quiero que tengas dudas, dime ¿te gusta lo que haces?
? Si papa
? Y ¿por qué te noto distante a mí? ¿Te he hecho algo malo?
? No papá
? ¿Entonces?
? No sé, siento pena cada vez que te veo
? ¿Por qué te coges a tu madre?
Samuel se puso rojo como un tomate, la pregunta retórica de su padre lo puso bajo mucha pena, no esperaba eso tan directo
? Si… bueno no, es que tú y mamá y ahora yo… pues
? Tranquilo hijo, no pasa nada, ella es mi esposa, es tu madre y ahora será la hembra de los dos, pero eso solo será dentro de esta casa
? ¿De verdad a ti no te importa papá?
? No hijo, de verdad, me gusta compartir contigo, aunque siendo honestos solo contigo, no soportaría pensar que tu madre saliera con alguien más
? Entonces ¿de verdad no estas molesto conmigo?
? No, y para demostrarlo mira—Alvarado volteo a la cocina y grito— ¡marga… mi amor, ven por favor!
Margarita algo desconcertada salió de la cocina secándose las manos, los vio sentados en la sala mirando la pantalla donde una adolescente africana era manoseada por el jefe de la tribu en inspección de pre coito.
? ¿Qué pasa? ¿Para qué me llamas?
? Nada, solo quiero decirte que hoy te ves hermosa—margarita miró a Alvarado con algo de reproche, él continuo hablando—pero pienso que te verías más hermosa con menos ropa, anda quítatela por favor
? ¿Aquí?
? Si aquí, quiero que tu hijo vea algo
Margarita los vio y miró directo a los ojos a su esposo, ella sabía que su hijo aún no se adaptaba bien, sonrió finalmente y cedió, desabotonó su vestido y lo abrió, llevaba una conjunto negro que hacía un contraste perfecto con su color claro de piel, el vestido cayó al piso, margarita de pie frente a ellos semidesnuda puso la mano en la cintura
? ¿así?
? Mmm no sé, ¿tú qué opinas hijo?
? Menos—dijo Samuel relamiéndose los labios
? Ya oíste a tu hijo, menos ropa
La mirada de los dos cambió como la de un lobo en celo, Margarita sonrió mostrando su dentadura perfectamente estética y pasó sus manos a su espalda, desabrocho el sostén y lo arrojo a su esposo, que riendo lo recibió, lo llevó su nariz y lo olió
Margarita estaba sin sostén, sólo en bragas en frente de los dos, sus tetas se bamboleaban al leve movimiento de ella, sus caderas perfectas estaban levemente cubiertas por su sexy pantaleta, estaba con una mano en la cintura, como retándolos a que no se excitaran, arqueó su ceja y preguntó
? ¿Así?
? No, menos—su hijo volvió a hablar, ya salivando
? ¿ah quieres menos eh?—Margarita acaricio sus senos mientras preguntó a su hijo
? Si, menos
? Bueno si quieres menos tendrás que quitarla tú
Margarita habló con voz sensual, el pene de los dos brincó dentro del pantalón, padre e hijo con pupilas dilatadas veía a ese mujerón que tenían por esposa y madre respectivamente; margarita parecía flotar cuando se acercó a Samuel y se paró justo frente a él, quien volteo a ver a su padre, Alvarado riendo cómplice le hiso una seña alentándolo a que lo hiciera
Samuel con manos realmente temblorosas tomó e borde de la pantaleta y la bajo lentamente, mientras lo hiso miró la entrepierna materna que lo enloquecía, esa que fue fantasía y motivo de muchas masturbaciones nocturnas de él, incluso fue motivo de intercambio de golpes con uno que otro compañero que lanzaba piropos impropios de su madre, Samuel tenía la genética de su padre, no tuvo problemas para poner en su lugar a esos insolentes que osaban desear a su madre
La pantaleta bajo suavemente en los muslos de margarita, ella sintió como las manos de su hijo la despojaron de su última prenda, su raja se humedeció con solo el hecho de ser desnudada por su hijo, respiraba lento, pero profundo, su tórax marcaba el ritmo de su excitación, Alvarado lo notó.
Samuel seguía hipnotizado con esa vulva por la que una vez salió, se veía hermosa como brillaba de la unión de los labios.
? Huy mi amor, parece que alguien está “mojadita”
Alvarado dijo en tono burlón, margarita lo volteo a ver y le sonrió, no contesto, solo sonrió y volvió la mirada a su hijo que se relamía los labios
? Anda campeón comprueba como “nuestra hembra” está toda mojada de la raja, tócala y mete un dedo—Alvarado incitó a su hijo
La mano temblorosa de Samuel se dirigió a la raja materna, palpó con un dedo la abertura y sintió el movimiento de excitación de su madre
? Aaahhh
? Vaya, parece que tus dedos surten efecto, anda mete uno
? Aaahhh—Margarita volvió a gemir al sentir como el dedo índice se introdujo al introito
? No, ese no, mete el medio—el papá volvió a hablar
? Mejor los dos—ahora era margarita la que hacía la sugerencia mientras jadeaba sin poder evitarlo— aaahhh
Margarita gimió intenso cuando sintió los dedos dentro de ella, volteo a ver su esposo, su mirada estaba nublada de deseo, Alvarado lo notó, incluso notó el abultamiento en la entrepierna de su hijo, sonrió malicioso
? Mi amor, creo que alguien también está muy emocionado con esto, creo que necesita de ti
Margarita abrió los ojos y volteo a ver la abultada entrepierna de su hijo, se separó de los dedos de su hijo y se hinco frente a él, mientras miraba a su esposo que no dejaba de sonreírle.
Samuel todo excitado vio cómo su madre frente a su esposo, sin importarle nada le abrió la cremallera, el sonido se escuchó en toda la sala, él no pudo más que estremecerse de lujuria, sintió la mano materna hurgar dentro de su pantalón, vio la sonrisa de satisfacción cuando su madre palpo su dura carne, volteo a su papá que sonreía orgulloso.
Margarita sacó el pene de su hijo, este lucía erguido brillante, tenía dimensiones dignas de un semental, Alvarado sintió nostalgia recordando tener un tamaño similar a esa edad, margarita lo masturbo lentamente, parecía más quererlo acariciar que provocar una erección
? ¿Huele bien?—pregunto Alvarado
? Huele delicioso
? Pruébalo entonces—invito Alvarado
Margarita pasó su lengua por el glande, mientras miraba directo a los ojos a su hijo, que n o puco más que abrir la boca al sentir esa descarga de placer; Alvarado ya no pudo más, bajo su cremallera, su hijo al escuchar el sonido volteo a verlo, el tolete de Alvarado salió erguido, imponente, era más grande que el de Samuel, pero el de este último prometía rebasar a su padre en algunos años.
? No vas a descuidar a tu esposo ¿Verdad?—preguntó Alvarado con voz ronca de excitación
? Nunca—le contestó Margarita mientras con su mano izquierda tomó el pene de su marido
El show comenzó, Margarita masturbaba con su mano derecha el pene de su hijo y con la izquierda el de su esposo, metía un pene y lo chupaba con esmero y luego alternaba el otro, bien podría ser la fotografía de una película porno profesional, margarita lucia hermosa desnuda solo en tacones, hincada frente a los dos mientras los masturbaba y mamaba.
Alvarado volteo a la entrada de la cocina y su hija metía mano bajo su falda masturbándose suavemente, con una seña la invito a acercarse, la pequeña se acercó lentamente, esta sería la primera vez que participarían los cuatro, lo habían hecho en parejas o en tríos, pero esta sería la primera vez que lo harían todos juntos.
La pequeña Diana se acercó a su padre quien la jaló y la acercó besarla, le metió la lengua al mismo tiempo que su mano se perdía bajo la falda infantil, sonrió cuando sintió la humedad que provenía del sexo de su hija, la pequeña gimió cuando se sintió dedeada por su padre.
? Aaahhh
Gimió la pequeña.
Ni su madre ni su hermano voltearon a verla, estaban muy ocupados entre ellos, Alvarado le bajo el calzoncito y le metió un dedo, la pequeña lanzó un gritito de placer y más le metió le lengua a su papá en la boca, volteo a ver a su hermano que tenía sujeta a su madre de la cabeza y la movía de arriba abajo haciendo que esta tosiera, miro a su padre como una invitación de hacerle lo mismo, los dos sonrieron, ella se levantó y ante la mirada directa de padre y a ratos de su hermano se desnudó frente a ellos, su madre ni cuenta se dio, ella luchaba por respirar con la verga de su hijo.
? ¿Papi?
? Si, hazlo
Esas fueron las únicas palabras que se dijeron antes de que ella se hincara frente a él e iniciara una rápida mamada, ella ya sabía cómo debía moverse de arriba abajo y sacarle las gotitas de líquido pre seminal a su padre, eso le encantaba a él, sabía que debía masturbarlo rápidamente para hacer que la verga estuviera más dura.
Ahora el cuadro había pasado de película “porno profesional” a película “porno bizarra y prohibida”, madre le mamaba a su hijo, mientras la pequeña hija se la mamaba a su padre, las dos denudas tenían sus culos elevados, florecía el ano de las dos, el de la madre era imponente sensual y el de la pequeña estaba en desarrollo, pero invitaba a pecar de la forma más aberrante.
Alvarado se levantó y se quitó su camisa, el pantalón ya estaba desabrochado por lo que cayo y de los pies fue sacado levantando los pies, la pequeña nunca dejo de mamar a su padre, Samuel veía como su padre se desnudaba sin pudor frente a él, se armó de valor e hiso lo mismo, ambos varones estaban de pie, desnudos y siendo mamados por su respectiva mujer.
Samuel y Alvarado estaba de pie uno a un lado del otro, en la sala se escuchaban los sonidos felatorios de las dos, parecía competencia de mamada, los ruidos solo eran opacados por los gemidos que daban tanto Samuel como Alvarado; en un movimiento raro de Margarita Samuel se movió y casi se cae, Alvarado lo sostuvo del brazo y evito que se cayera, Samuel lo miró y se sonrieron
? Agárrate que te caes hijo
? Si papá
? Ves que no pasa nada, eres mi hijo y podremos compartir cosas de hoy en adelante… todo
? Si… aaahhh papá
Los dos estaban muy cerca, tanto que podían percibir el olor uno del otro, Alvarado olía a fragancia de loción cara, mientras que Samuel olía a juventud pura, se miraron a los ojos y fue Alvarado quien se acercó más, sus rostros estaba muy cerca uno del otro, se miraban a los ojos y respiraban por la boca, las pupilas de ambos estaban dilatadas de excitación, Samuel fue ahora quien se acercó más a su padre tanto que sus bocas quedaron pegadas, se entreabrieron los labios de los dos y sus lenguas buscaron la cavidad contraria, Alvarado sujeto a su hijo de la nuca y lo oprimió más contra él.
Ninguno de los dos era gay, nunca habían sentido atracción por algún hombre, tal vez en otra situación jamás se hubieran siquiera acercado tanto uno al otro, pero el tener a su madre e hija mamándoles las vergas, los hiso elevar más allá de su control, Alvarado se deleitaba con la suave y joven boca de su hijo mientras que Samuel sentía la rasposa barba de su padre, nunca imaginó que raspara tanto, pero no le molestaba, en ese momento solo pensaba en el placer que sentía.
Margarita y Dianita sintieron los movimientos de los dos y casi al mismo tiempo voltearon hacia arriba, viendo el beso fraternal, después se miraron entre ellas, sonrieron y regresaron a mamar su respectiva verga, cabe decir que ahora lo hicieron con mayor entusiasmo, su cabezas casi en sincronía se movieron de atrás a adelante, lo hicieron más rápido arrancando gemidos de placer a su padre e hijo.
? Aaahhh
? Aaahhh
Los dos gemían y se besaban con más pasión Alvarado se sintió en la gloria cuando su hijo lo tomó del rostro para besarlo con más intensidad, estaban en su punto máximo, casi en sincronía exacta sintieron el típico cosquilleo en los huevos de la inminente eyaculación, sus hembras también lo percibieron y aceleraron sus movimientos; el semen de ambos salió disparado a la garganta de ellas, se quedaron quietas las dos metiendo lo más que podían las vergas en sus bocas, esperaron a que saliera hasta la última gota, Alvarado y Samuel se despegaron para gemir a gusto su eyaculación, se seguían sujetando de los rostros, Alvarado fue el primero en soltarlo completamente, no sin antes darle un beso en los labios, sin legua ni pasión solo fue un beso de amor y agradecimiento
? Te amo hijo
? Y yo a ti papá
? Seremos la familia más feliz del mundo
Cayeron los dos sentados en el sillón y las dos mujeres siguieron chupando sus ya aguados penes, todos sonreían, era un momento familiar, intimo, tal vez prohibido, pero familiar y solo de ellos.
Margarita se levantó y busco su escasa ropa, levantó también la de dianita que seguía mamando la verga paterna, los miró sonriendo, era una mirada diferente, sensual, cómplice, con lujuria, deseo todo mezclado.
? Dianita ya deja de chupar a tu padre, lo vas a hacer desmayar, ven vamos a terminar de preparar la cena
Dianita se levantó limpiando con su mano el resto de semen de su boca, iba tomar la ropa para ponérsela cuando su padre la interrumpió
? No mi amor, las hembras de esta familia hoy cenarán desnudas
Margarita miró a Alvarado que le cerró un ojo y le lanzó un beso, ella le sonrió y tomó de la mano a dianita para ir a la cocina.
Las dos se perdieron de vista y Alvarado tomó su pantalón y se lo puso de nuevo, Samuel hiso lo mismo
? Papá
? ¿Qué hijo?
? ¿Somos gays?
? ¿lo dices por el beso?
? Si
? Jajaja claro que no, jamás besaría a otro hombre, contigo lo hice porque te amo, pero no soy gay y por como miras a tu madre creo que tú tampoco
? Ha bueno
Dijo Samuel más tranquilo, minutos después margarita los llamó a cenar, los dos vestidos se sentaron en la mesa y comenzaron a cenar con sus mujeres desnudas
? ¿Saben algo?—dijo margarita mientras desnuda cortaba su trozo de carne, sus hermosos senos se bamboleaban de un lado a otro—esto es rico, muy rico y agradable, pero siento que se sale de control, debemos poner reglas
? ¿Reglas? ¿Cómo qué?—dijo Alvarado llevándose un bocado
? Si, esto es sólo de nosotros, pero no podemos hacerlo todos los días, lo debemos dejar para un sólo día y los demás comportarnos como una familia normal
? Ay no, yo quiero besar a papi, todos los días
? Y yo a ti mamá—dijo Samuel con cara de preocupado
? Y yo a ustedes, pero no podemos, imagínense que algún vecino venga a pedir algo y nos mire por la ventana
? Te compraré cortinas gruesas—dijo Alvarado que seguía masticando
? No, esto no debe ser así
? Dejémoslo a votación—dianita propuso sabiendo que tenía mayoría
? No, ya sé que todos votarían por “esto”—margarita suspiro resignada—miren lo que podemos hacer es poner horario, será en nuestras recámaras y antes de dormir, no nos vamos a estar desvelando todos los días
? Creo que su madre tiene razón, no debemos perder el control, yo voto por el horario, creo que eso es mejor que un día a la semana
? Bueno está bien… horario—dijo dianita con cara de no muy contenta
? Si, horario—Samuel hablo serio, no dejaba de ver la tetas de su madre, su padre lo notó y le sonrió
? Ya ves, te dije que no eras gay jajaja
Jajaja
Todos rieron el comentario y continuaron la cena hablando de temas triviales, Samuel mientras continuaron con la cena no dejo de ver a su madre, los senos de Margarita se bamboleaban de un lado a otro, tenía un sexy lunar en la cara interior del seno izquierdo, estaba tan abajo que ni con el escote más pronunciado se podría ver, ese lunar era solo para aquel que la pudiera ver desnuda; Samuel pensando en eso desarrollo una nueva erección, Alvarado lo noto y le sonrió cómplice a su mujer, que no dejaba de mirarlos coqueta, Dianita no se quedaba atrás y también le lanzaba miradas de deseo a su padre.
? ¿Papá?—hablo el tímido Samuel
? ¿Si hijo?
? No quiero ser atrevido ni disputar tu título, pero ¿podría dormir con mamá hoy? Solos ella y yo, con tu permiso obviamente
? Hijo, esa pregunta no me la debes de hacer a mí, no te preocupes por mi título, eso ya no existe, ahora a quien debes preguntar es a tu madre
Samuel miro a los ojos a los dos, no se esperaba esa respuesta, él no quería brincar la autoridad de su padre, miro directo a los ojos a su madre
? ¿Podría mamá dormir contigo?
? ¿Eso quieres?—Margarita lanzó la mirada seductora que ella sabía que tenía
? Si
? Está bien, dormiré contigo
Dianita todo el tiempo estuvo callada, miró a su hermano que solicitaba dormir a solas con su madre, sintió un cosquilleo en su rajita, y la humedad que la excitación da, miró a su papá y este le guiño un ojo como si adivinara sus pensamientos, pues si su hermano pasaba la noche con su mamá ella lo haría con su papá.
La cena continuó en charla normal, hablaron de la escuela, del clima y de otras tonterías, era como si nunca hubiera pasado algo diferente, pero en el aire se respiraba la excitación de los cuatro, ansiando llegar a la hora de dormir
Mi amor, la cena estuvo deliciosa, creo que me voy a bañar y preparar mi pijama
Si mi amor
Alvarado subió y se dispuso a dar una ducha, la disfruto tanto, sentía el flujo del agua pasar por su cuerpo, tenía una extraña sensación de placer y tranquilidad al mismo tiempo, pensaba en las cosas que habían pasado y de cómo la vida dio un giro desde que intimó con Pao y Jo, pensaba si sería capaz de confesarle eso a su esposa, llevar a su hija y hacer una orgía con la hermanitas o de plano llevar a Samuel y que se saciara con esas niñas como él lo había hecho; todo eso pasaba por su mente, imaginándolo desarrollo una erección, toco su pene y estaba duro como una roca, se quiso masturbar, pero debía conservar fuerzas para la noche.
Estaban los cuatro viendo la televisión, miraban un programa de comedia esperando la hora de dormir, los cuatro sentados en sillón largo de la sala, Margarita miró el lujoso reloj de pared que tenían y ya eran cerca de las 10:30, bostezó al mismo tiempo que estiraba sus delgados brazos.
? Aaahhh niños creo que ya es hora de irnos a dormir, vayan a sus recámaras
Los dos niños se levantaron y se dirigieron a sus recámaras, Alvarado y margarita se quedaron solos en la sala, Alvarado la abrazaba, ella volteo le brindo una hermosa sonrisa y le dio un beso en los labios
? ¿Te arrepientes de algo?—preguntó Alvarado
? No ¿y tú?
? Tampoco
? Procura no hacer mucho ruido con Samuel, los demás debemos dormir
? Jajaja si está bien y tu procura ponerle vaselina a dianita si te la piensas coger
? Jajaja si mi amor, pero aún no creo que sea prudente hacerlo, es muy pequeña
? Pues la verdad no creo que pase mucho tiempo en que la penetres, cada vez los veo más apasionados a ustedes dos
? ¿tú crees?
? Sí, es más deja subo y preparo la vaselina, no vaya ser que la “ocupes”
Margarita subió siendo seguida por la mirada de su esposo, al minuto, desde arriba, ella le grito
? Ya está, me voy a dormir, te veo en la mañana, descansa
Alvarado sonrió y se levantó, subió las escaleras y entró a su habitación, estaba sola, se acercó a la cama y la preparo para dormir, fue al baño, lavó sus dientes y se dirigió a la cama, apagó la lámpara del buró y suspiró mirando el techo con la escasa luz que la luna daba.
Alvarado sentía pesadez en sus ojos cuando escuchó a su esposa gemir, se escuchaba despacio, como si no quisiera ser escuchada, pero de repente sus gemidos se intensificaron, se hicieron rítmicos y con intensidad, supuso que su hijo le daba la cogido da su vida, no pudo evitar sentir celos, pero estos desaparecieron por completo cuando la lz de su cuarto se encendió.
Alvarado desde su cama vio a Perlita, su pequeña hija, entrar.
Estaba con su infantil pijama, se paró frente a su cama y sus miradas se cruzaron, eran miradas de deseo, perlita sonrió cómplice a su papá, era como si adivinara lo que él quería, lentamente se desnudó, primero se quitó su camisa, fue lento pero continuo.
Perlita estaba frente a su papá sin camisa con sus pezones expuestos a la mirada de su papá, Alvarado por su parte tenía una gran erección y vio como perlita se agachó para llevar su pantalón abajo.
El pantalón de perlita quedó en sus tobillos, lo liberó con sus pies y quedó ante su padre solo en pantaleta, caminó lentamente hacia él, subió a la cama casi gateando y llegó cerca de su padre, sus rostros estaban cerca uno de otro
? ¿Me amas?—preguntó de forma retórica perlita
? Si, con toda mi alma
? Entonces hoy será el día… o la noche ¿verdad?
? ¿quieres que así sea?
? si
Alvarado sintió el corazón acelerar, su hija estaba ante él dispuesta a ser desvirgada, no le importaba el dolor, ella quería ser mujer… su mujer
Alvarado extendió su mano en señal de que se acercara, ella con una sonrisa coqueta lo hiso, sus manos se juntaron y ella quedo acostada al lado de su papá, él deslizó su mano por su espalda, la bajo hasta sus nalgas y las apretó, perlita dio un suspiro y se acercó a besarlo, sus lenguas se juntaron y cuando lo hicieron la mano de Alvarado se metió entre las nalgas y palpó la rajita ya húmeda.
La rajita de perlita era tan estrecha, tan tierna, tan virginal que Alvarado sentía que profanaba la tumba faraónica más prohibida del mundo, y con ello le caería una maldición por 100 años, pero eso no detuvo a su dedo que se metió palpando el himen que marcaba la pureza de perlita
? Aaahhh papi
Fue lo que alcanzó a decir perlita para después seguir metiendo su lengua en lo profundo de la boca de su padre, el dedo de Alvarado entraba y salía con facilidad, no era la primera vez que se lo hacía de esa forma, solo que esta vez introdujo otro, la niña vibro al sentir como un segundo dedo forzó su vagina y entró, abrió sus ojos y miró a su padre
? No papá, si vas a “romperme” que sea con esto
Palpó la verga de Alvarado por encima del pantalón y él sonrió hundido en lujuria, bajo rápidamente su pantalón del pijama y quedo en un bóxer de algodón tan suave que parecía una tienda de campaña, ahora fue Perlita quien tomo el elástico del bóxer y lo bajo hasta donde pudo, Alvarado termino de bajarlo.
Ahí estaban los dos, Alvarado ya desnudo y perlita sólo en su pantaleta infantil color rosa, sus miradas se cruzaron y sus bocas se juntaron con pasión, sus lenguas se enroscaban en una danza sexual, las manos de Alvarado fueron al elástico de la pantaleta infantil, la bajo mientras la besaba con pasión, la lujuria ya lo invadía, no la baja lento, lo hacía cuán rápido podía.
Quedó desnuda bajo su padre y este sin pensarlo apunto su verga a la entrada de su hija, el glande se atoro en el introito de su hija y de repente se escucharon los gemidos de Margarita que venían de la otra habitación, eran intensos, ella estaba en su orgasmo.
Alvarado al escuchar los gemidos de su esposa se excitó más de lo que ya estaba, empujo el glande y este se adentró más allá del introito, perlita abrió sus ojos con miedo, sintió la invasión del enorme pene de su padre ya eso le causo dolor, este la besaba desesperado y movía su cadera de dentro a afuera, era solo el glande que la penetraba.
? Papi, despacio me duele ay
Alvarado la escuchó y eso la trajo a su realidad, bajo la intensidad, se quedó quieto y miro a su hija que tenía cara de miedo, respiraba agitada, la verga de su padre estaba metida hasta el glande, sus piernitas temblaban, él se sintió mal y la beso más tiernamente, recordó que era una niña solamente que se aventuraba a intentar ser mujer.
Alvarado iba a sacar su pene pero ella lo detuvo con sus piernas alrededor de su cintura
? No papi, no la saques, solo hazlo despacio
Alvarado tuvo que hacer un esfuerzo enorme para no ser salvaje, escuchaba como margarita gemía como una loca siendo cogida por su hijo, el traqueteo de la cama se percibía, no cabía duda que su hijo había heredado sus dones.
Volteo a ver a su hija que estaba bajo el y movió su verga lentamente, lo hiso como si estuviera acariciando su vagina por dentro, la niña tenía lágrimas que escurrían hasta sus orejas, parecían un pequeño riachuelo, se acercó a ella y la besó tiernamente, sus labios estaban hinchados por el llanto, pero eso no impidió que correspondiera el beso a su padre.
Alvarado sintió como de la nariz salía fluido por el llanto, degustó el sabor salado de su hija y la besó con más pasión, su verga se movió con más entusiasmo, su hija sollozaba mientras lo besaba, enrosco sus piernitas en la cintura de su padre y movió sus caderas a pesar de sentir un dolor horrible.
Perlita amaba tanto a su papá que no le importaba el dolor que sentía al ser desvirgada por él, el hecho de verlo gozar tanto con ella valía la pena ante cualquier miserable dolor, no importaba si todas las veces que se dejaría coger dolieran, sería algo que le entregaría a su papá, el dolor de su raja contra el placer de la verga de su papá.
? Te amo princesa
? y… yo a ti… snif snif
Ella seguía llorando, sentía que le destrozaban la vagina, pero no cedería por dolor, su papá estaba muy excitado con ella y eso la hacía la niña más feliz del mundo; Alvarado bajo su mano por el costado de ella y llego a su nalga izquierda, la apretó al mismo tiempo que metió su verga, la niña gritó dentro de la boca de su padre, llevó la mano más hacia la raja y la palpo siendo penetrada por él, sintió la tensión que las paredes de la pequeña vagina de hija soportaban a su gruesa verga
? Princesa ¿quieres parar y lo intentamos después?
? No, sigue, no importa si grito, no te detengas
Eso fue más que una invitación, Alvarado saco la verga y la regreso a fondo, cuando lo hiso sintió como algo se desgarró por dentro, talvez no solo había roto el himen, lo más probable es que también haya desgarrado pared vaginal, posiblemente habría que visitar un ginecólogo para que reparara su vagina, pero habría preguntas y eso complicaría las cosas.
Alvarado pensaba eso mientras volvió a repetir la maniobra, sacó la verga y la regreso al interior, lo hiso una y otra vez, misma que su hija grito y araño sus espalda, ya no había marcha atrás, estaba tan caliente que no se detendría con nada y así fue, ya en su punto máximo acelero casi gritando cuando sintió que sus huevos explotaron liberando leche
? Aaahhh bebé me vengo dentro de ti, siento hermoso aaahhh
? Si papi acaba dentro si ay ay
Alvarado ya no se contuvo en sus movimientos y se agito muy brusco, la pobre perlita recibió los embates rudos de su padre, vuelto loco de lujaría eyaculaba una y otra vez dentro de ella, sintió que la partía en dos con su metidas profundas, pero aguantó todo, eso sí no pudo evitar gritar ni llorar.
? Aaahhh bebé te amo
? Y yo a ti papi, seré tuya para siempre
Alvarado terminó de eyacular y se desacoplo de su hija que volvió a gritar cuando él la sacó, se desplomó a un lado de ella, estaba agitado sudoroso, voleo a ver a su hija que lloraba con ojos cerrados y un puchero que lo hicieron sentir mal, la culpa post coito lo invadió
? Mi amor, perdón, yo…
? Está bien papi, snif… yo quería que lo hicieras… snif… pero si dolió mucho ¿siempre será así? Snif snif
? No mi amor, las posteriores serán placenteras cada vez
? Está bien, solo quería saber si siempre dolerá, solo para saber, soy tuya y te complaceré cada que quieras, aunque me duela… snif snif
? Princesa
Alvarado la abrazó y la arropo con él, era una niña que lo amaba y él se había aprovechado de ese amor, se sintió el hombre más despiadado del mundo, acaba de romper por dentro a si hija que entre dolor y lágrimas le había entregado su pureza.
? Deja te reviso princesa, deja ver si te dañe mucho
La acostó y puso las piernas en posición ginecológica y tomó una lámpara y abrió sus labios, estaba muy dilatada los que facilito observa el interior, afortunadamente no había desgarros serios, solo el himen que había pasado a mejor vida.
La cargó y la llevó a bañar, cuidadosamente le limpió la vagina y cargada la regresó a la cama donde la secó y vistió de nuevo para dormir juntos; abrazados descansaron, los gemidos de margarita, su esposa, cesaron entrada la madrugada y el silencio reino en la casa.
La luz del día despertó a Alvarado, que se levantó mirando a su alrededor, su hija estaba profundamente dormida, levantó las sábanas y vio su ropa manchada con sangre, se volvió a sentir mal, se puso su bata y se dirigió a la planta baja, margarita ya estaba despierta y preparaba el desayuno
? Hola mi amor ¿cómo dormiste?—pregunto de forma retórica su bella esposa que lucía unas ojeras por el desvelo
? Bien, ¿y tú? Bueno para que pregunto si te escuche, luces cansada, deberías regresar a la cama
? No, estoy bien, aunque más tarde tomaré una siesta, lo bueno que ni hoy ni mañana hay escuela, así que no importa desvelarnos
Margarita le giño un ojo
? Por cierto como te fue con perlita, escuche que se quejó mucho ¿acaso tú ya la…?
? Sí
? ¿De verdad?—margarita se sentó muy interesada
? Sí, no me pude contener, me lo pidió de una forma que ya no pude detenerme, necesito que la revises para ver que todo esté bien
Margarita puso cara de asombro, pero después la quitó
? Si, desayuno, subo a verla
Margarita se perdió en las escaleras y regreso a los 20 minutos, Alvarado comía los panes tostados que ella le había preparado
¿cómo está?
Bien, algo machacada, pero no hubo desgarro importante, sacó mi vagina— Margarita le dio un tono de broma porque vio a su esposo preocupado— eso sí, no podrás repetir el ”numerito” por una semana mínimo, ya le di analgésicos y le apliqué una crema inflamatoria, con eso deberá bastar, así que reposo para esa rajita ¿de acuerdo mi amor?
Si, de acuerdo
Alvarado respiró aliviado, no hubo recriminación por su esposa, la vio como ella con una sonrisa amable se sentó y lo acompaño a comer pan tostado con mermelada, en eso se escuchó el teléfono celular de Alvarado sonar, se levantó y lo contestó
? Hola
? Hola Alvarado—era Joaquín
? Hola Joaquín como estas
? Muy bien mi estimado, sólo preguntándote como te fue, me quedé preocupado y ya no te reportaste
? Bueno, creo que tendremos que vernos para decirte las cosas y para entregarte un pendiente
? ¿Hablas de…?
? Así es—Alvarado bajo la voz—hay muchos ceros
? Excelente, ¿vendrás?
? Si, en una hora estoy allá
? Muy bien chao
? Adiós
? ¿quién era mi amor?
? De la escuela, tengo que salir a arreglar unos asuntos, no me tardo
? ¿todo bien?
? Sí, todo bien, subo a bañarme—Alvarado se dirigía a la planta alta cuando Margarita lo llamó
? ¿no se te olvida algo?
Volteo a verla, ella estaba de pie a un lado de la mesa con la bata entreabierta, su piel blanca lucía más blanca con el contraste del azul fuerte de la bata, se dibujaban el contorno de sus senos perfectos, Alvarado sonrió pensando que no podría llegar en una hora con Joaquín, su pene se erecto y se dirigió a su esposa que lo recibió con apasionado beso…
***
Tres horas después Alvarado tocaba la puerta de Joaquín mientras esperaba recordó cómo se cogió a Margarita en la mesa, como le embarró el culo con mermelada y le metió la verga entre gemidos de placer de ella que empinada sobre la mesa con las piernas abiertas y sus nalgas obscenamente separadas por sus manos lo recibió, para después de eyacular recibir la boca de margarita que lo limpio a conciencia, en verdad que era el hombre más afortunado del mundo.
Pervirtiendo a una nena inocente 17
Relato publicado originalmente en SexoSinTabues.com por adalberto1979.
Nota del autor: una disculpa por la tardanza, pero tenía que enfriar las ideas, ya estaba legando aun callejón sin salida, así que la deje por un tiempo, pero ahora la retomo, espero sus comentarios y sugerencias, que como siempre son bienvenidos.
Espero la disfruten
Un saludo y un gran abrazo
Capítulo 17
La casa estaba en un silencio sepulcral, no había movimiento, el silencio solo era interrumpido por los gemidos que Pao daba, estaba empinada sobre su cama y tenía a Joaquín atrás de ella, quien le clavaba la verga una y otra vez en su tierna rajita, ella estaba feliz, era un momento especial para ella, amaba a Joaquín, era tan inocente que no se había dado cuenta de cómo la fue pervirtiendo, para ella todo fue un juego, un juego muy placentero.
Joaquín era como su papá, al menos ella si lo sentía así, se preguntaba por qué había tardado tanto en llegar a sus vidas, ella hubiera deseando con toda su alma que el fuera su verdadero papá y siempre estuviera con ella.
? Aaahhh aaahhh
Gimió cuando sintió como Joaquín, su papá postizo, aceleró sin piedad abriéndose paso en su estrecha cuevita, ella sintió como sus paredes se abrieron con la penetración brusca que le daba, extrañamente no fue dolor lo que sitió, sino mucho placer, tanto que no pudo evitar gemir y sentir como su vagina lubricaba la verga invasora, permitiéndole salir y entrar a voluntad.
? Aaahhh papi
Gimió llamándolo “papi”, eso la enloquecía más, ella no conoció a su padre, ni siquiera recordaba el por qué se había ido, desde que tenía uso de razón sólo eran ellas tres; en su escuela ella miraba con nostalgia como sus amigas eran llevadas y recogidas por sus padres, sentía tristeza y envidia, pero ahora no, ahora tenía un padre a quien querer, que importaba que se la cogiera, era su padre y era el mejor papá del mundo para ella, pensando eso sintió un orgasmo al sentir como Joaquín bruscamente la sujeto del cabello y la jaló haciéndola chillar
? Ay aaahhh
Pao sonrió después de que el dolor del jalón de cabello pasó; si, él era su papá, no importaba nada más.
? Mi puta, que rico aprietas
? Aaahhh aaahhh
Ella no contesto al obsceno comentario que hiso Joaquín, al menos no contestó con palabras, su respuesta fue gemir de placer y contraer su vagina una y otra vez para que la verga de su papá sintiera mucho placer, haciendo eso sintió como él aceleró sus embates, esa era la señal de su eyaculación, no sabía cómo sería esta vez, eran tantas las variantes, podría descargarse en su raja, sacarla y aventarle el semen en su espalda, en su rostro o bien voltearla y meterle la verga en lo más profundo de su garganta y vaciarse ahí.
? Mi puta me vengo
Él escogió la última opción, la jaló bruscamente y la volteo dejándola en cuatro, pero de frente a él, le metió la verga por la abierta y hambrienta boca de Pao, la sujeto por la nuca y sus movimientos de cadera fueron bestiales, Pao por reflejo intentó liberarse, pero sabía que era inútil, él siempre la sujetaba tan fuerte que no podía hacer más que recibir semen y soportar la asfixia que le provocaba.
? Aaahhh—Joaquín con los ojos en blanco vació su semen en la garganta de Pao mientras la sujetaba del cabello
? Mmmggghhh
La pequeña solo emitió sonidos guturales, tratando de no vomitar, porque la verga le llegaba hasta el punto de su garganta que le provocaba arqueo de vómito.
Joaquín termino su pervertida eyaculación dentro de la inocente Pao y cayó sobre la cama, pero no sacó la verga de la boca de Pao, se acomodó de tal forma que ella siquiera chupando, ya no la sujetaba fuerte, solo la guiaba, esa era parte favorita de Pao, sentir como la verga de su papá iba perdiendo dureza y ella recibía las últimas y saladas gotas seminales
Para Pao solo era un tierno gusanito con el que le gustaba jugar con su lengua; se emocionaba cuando pasaba la lengua por el frenillo y veía como Joaquín daba brinquitos de placer, al sentir los chispazos postcoito.
? Mi putita, cada vez lo haces mejor
? ¿Si te gusta cómo cogemos papi?
? Me encanta, cada vez eres más puta
? Si, lo soy para ti
Pao subió reptando sobre su papá y se acurrucó a su lado, lo abrazó con el mayor amor que pudo, deseo que ese momento nunca acabara, que él se quedara a vivir con ellas, que fuera realmente su papá, que se la cogiera todas las noches, no importaba que ella tuviera que usar algo en su boca para no gritar, le entregaría todos sus agujeros cada que se lo pidiera.
? ¿Qué horas son?—pregunto Joaquín mirando el techo
? No sé, ¿quieres que cheque?
? Si putita, ve y checa mi reloj
Joaquín como un lobo miró como Pao se levantó y desnuda con sus nalgas rojas por las nalgadas recibidas, caminó hasta su ropa tirada en le piso, se agachó sin saber que su papá la miraba, apreciando su enrojecida raja, su verga se inquietó cuando los infantiles labios se abrieron, tenía una raja tan dilatada que el simple hecho de agacharse hacía que se abriera como un ojo de una cerradura que invitaba a mirar dentro
? Son las 5 y media—dijo Pao levantándose y sorprendiendo a su papá mirándole el trasero, sonrió coqueta
? Ok, ya hace hambre, vamos abajo a ver que calentó la puta de tu hermana
? ¿No quieres comer otra cosa?
Pao lo miró coqueta y caminó hasta subirse a la cama y ahí continuó caminando hasta ponerse encima de su papá a nivel se cabeza, fue bajando a horcajadas y Joaquín con la mirada perdida de deseo vio como la rajita de ella se abrió, sin poder evitarlo sacó su lengua para recibir esa tierna rajita, sintió el sabor a jugo vaginal, su lengua entro unos centímetros y la movió dentro y afuera.
? Aaahhh
Pao lanzó un gemido y movió sus caderitas, Joaquín jugó con el clítoris de ella y su introito hasta sentir como emanaron jugos del orgasmo infantil de Pao, chupó como el manjar prohibido que era; Joaquín sintió como Pao se estremeció en su orgasmo, Joaquín bajo el ritmo de la chupada hasta dejar de hacerlo, tiernamente la bajó
? Vamos, ya es hora de bajar
? Si papi
Pao brincó y Joaquín enternecido vio como caminó con dificultad por el tener las piernas abiertas durante la chupada, si las quería, más de lo que él se imaginaba, al principio fue placer carnal, pero después, aunque no lo aceptara, las había empezado a querer, realmente él nunca había tenido una familia, venía de un hogar fracturado, tuvo que salir muy joven a buscar su propio futuro, pasaba la navidad solo, nadie festejaba su cumpleaños, vivía en un cuchitril al que nadie visitaba, siendo honestos y realistas, si se había encariñado con las pequeñas
? Hola papá, ¿ya acabaron?
? Si mi puta y mira que hicimos mucha hambre, verdad mi amor
? Si papi—contestó Pao coqueta
Jo se levantó de la mesa de la cocina donde hacía tarea, sacó los platos ya listos del refrigerador y uno a uno los fue calentando, el primero que sirvió fue para Joaquín, pues era el papá y jefe de familia, al menos en ese momento; él veía la dedicación con la que Jo se esmeraba para servirle y complacerlo, claro que ella era más inteligente, más suspicaz, no era tan inocente como su hermanita.
? Oye papá—dijo Jo sentándose sirviendo el último plato para ella— ¿papa Alvarado ya no vendrá?
? No lo sé, el anda en unos asuntos en su casa
? Pues como venía casi a diario y ahora nada
? ¿Y lo extrañas?
? Un poco—mintió Jo, porque extrañaba mucho la verga dura y larga de Alvarado, no significaba que no le gustara ser cogida por Joaquín, solo que le gustaba más la de Alvarado
? No te preocupes mi putita que aquí está tu otro papá para meterte la verga como a ti te gusta
? Mmm ¿me la meterás por el culo?
? Sabes que si
? Entonces comeré poquito, no quiero accidentes como con Pao
? Jajaja
Rieron los tres y continuaron comiendo, platicaban cosas triviales, en eso escucharon ruidos afuera, eran parecidos a pasos en el porche de la entrada
? Hola hijas, soy yo su abuela
Los tres palidecieron y abrieron los ojos como platos del susto, brincaron de sus sillas, Joaquín volteo a verse a sí mismo, estaba desnudo, Pao también, solo Jo traía ropa
? Rápido suban los dos, vístanse y escóndete papá—susurró Jo a los dos
Subieron los dos corriendo, Jo recogió el palto de Joaquín tiró la comida y lo dejo en el lavatrastos, arregló su ropa y miró a su alrededor, buscaba cosas que pudieran delatar la presencia de Joaquín, no vio algo delatador.
? Hija abre ¿dónde están?
La abuela golpeaba la puerta y gritaba, Jo suspiró para bajar adrenalina y caminó hacia la puerta
? Ya voy abue
Abrió y la anciana mujer entró sin pedir permiso
? Muchacha, ¿pues qué hacían que no habrían?
? Nada estábamos comiendo, Pao subió al baño
? ¿Arriba? Y ¿por qué no usa el de abajo?
? Ya ves cómo es ella, agarra modas, ¿qué haces aquí abuela?
? Pues regresé a la ciudad y vine a ver como estaban
En eso bajó Pao ya cambiada y con una coleta simple
? Hola abuelita ¿Qué haces?
? Mis niñas pues regresé a la ciudad y las voy a volver a cuidar
Jo puso cara de angustia y Pao también, la abuela lo notó
? ¿Qué no les da gusto?
? Sí, pero es que ya nos cuidamos solas y pues…– Jo trató de decir más pero la abuela la interrumpió enérgicamente.
? Pues nada, dos niñas de su edad no pueden estar solas tanto tiempo, y menos en estos días con tanta gente enferma
¿Gente enferma? Pues si es lo que a ella le encantaba, que esa gente enferma se la cogiera por todos sus huecos y la presencia de su abuela impediría su nuevo placer
? Pero abue, de verdad no tienes que preocuparte, nos cuidamos solitas todo este tiempo ¿verdad Pao?
Pao asintió inmediatamente, era inocente, pero no tonta, sabía que la presencia de la abuela impediría coger con su papá Joaquín de quien estaba muy encariñada o con su papá Alvarado quien le gustaba mucho.
? Bueno, solo venía a avisar, ya me voy, al rato le hablo a su mamá para avisarle que vendré a cuidarlas
Las dos callaron, sabían que la batalla no la ganaría convenciendo a la abuela, esa batalla la ganarían convenciendo a su madre, esa era la única esperanza, convencer a su mamá de que podían estar solas por las tardes
? ¿Y esa maleta?
Las dos palidecieron, había olvidado la maleta dónde Joaquín guardaba su material, cámaras, aceites dilatadores y todas sus “herramientas”, la cara de Pao era la viva imagen de la angustia
? Es… es un proyecto de la escuela, es para una obra de teatro, la guardamos nosotras
? ¿Y ustedes por qué?—dijo mientras se acercaba a la maleta
? Pues porque la organizamos los alumnos
? ¿Y podré ir?—la abuela preguntó emocionada
? No creo, es solo para alumnos y maestros
? Mmm que raro, igual hablaré con tu maestro para ver si me da oportunidad de ir
? Bueno, si quieres habla con él
? Jo suspiró aliviada cuando vio que su abuela salió de su casa, igual tenía al maestro de su lado, sería Alvarado quien le dijera que no podía ir a la obra de teatro
? Jo, por poco y nos cacha, olvidamos la maleta
? Ya sé, estamos bien tontas ¿y papá Joaquín?
? Escondido arriba
? ¿Dónde?
? En el closet de nuestro cuarto
Subieron las dos y Jo abrió bruscamente la puerta del closet, Joaquín brincó super asustado, aún estaba desnudo, tenía su ropa en la mano y temblaba como perro chihuahua, no se había vestido porque el closet era muy estrecho y su gordura no le daba facilidad de vestirse
? Jajaja ¿te asusté papi?—preguntó pícaramente Jo
? ¿Tu abuela?
? Ya se fue, pero tenemos malas noticias, quiere regresar a cuidarnos, o sea que ahora nos veremos muy poco
? Ya lo sé
? Bueno déjame me cambió para irme, no sea que regrese
? ¿Miedo?—preguntó Jo con ojos de diablilla
? No como crees mi putita, me encanta que atrapen con dos niñas recién cogidas
? Jajaja ay ya se fue, y no creo que regrese
? No, ni madres hoy con el susto no creo que se me pare
? ¿Apostamos?—dijo mientras pasaba la lengua por sus sensuales labios
Una hora después Jo estaba sentada de espaldas sobre Joaquín, recibía verga en su culo y tenía a Pao metida chupándole la raja
? Si papi cógeme, quien sabe cuándo podremos hacerlo de nuevo, hazme gozar, mete tu pince verga hasta dentro, si así… aaahhh
El florido lenguaje hiso que Joaquín explotara en un estresado orgasmo, aún tenía miedo, pero la hábil lengua de Jo lo había hecho perder la cordura y termino cogiéndolcela en las formas que ella se lo pidió, de repente mientras eyaculaba dentro de ella pensó que ya no la dominaba
? Aaahhh me vació todo mi putita
? Si, que rico, siento como me entra tu pinche leche hasta dentro aaahhh
Jo se movió muy brusco que hasta a Joaquín asustó, se levantó y jaló a Pao, se sentó en su rostro y apretó los dientes y ojos y volteo la cara hacia arriba para poder pujar y cagarle el semen a Poa en su boca
? Si, está saliendo, aaahhh trágatelos puta, es la leche de papá
Le gritó Jo a Pao que obediente trago la nutritiva leche de su papi, que importaba que viniera del culo de su hermana, Jo cuando sintió que ya no le salía leche se dejó caer sobre su papá y le beso el sudado pecho
? Ya ves que si podías—le dijo ronroneando como gatita
? Si, tu lengua revivió mi verga, pero ahora si me voy
? Aaawww—Jo hiso un gesto de tristeza– bueno papi, y déjame ver como convenzo a mamá de que nos deje solas y puedas venir a cogernos cada que quieras
? Si mi putita, haz lo que tengas que hacer, pero no dejes que tu abuela venga
? Si papi, lo haré
Joaquín salió y llegó a su casa, lo primero que hiso fue llamar a su socio Alvarado, contestó casi al instante.
? Hola
? Hola Alvarado
? Hola Joaquín como estas
? Muy bien mi estimado, sólo preguntándote como te fue, me quedé preocupado y ya no te reportaste
? Bueno, creo que tendremos que vernos para decirte las cosas y para entregarte un pendiente
? ¿Hablas de…?
? Así es—Alvarado bajo la voz—hay muchos ceros
? Excelente, ¿vendrás?
? Si, en una hora estoy allá
? Muy bien chao
? Adiós
Joaquín colgó, esperaba a Alvarado, pero este tardó más de la cuenta, lo que él no sabía ni imaginaba era que Alvarado en ese momento sodomizaba a su flamante esposa sin piedad.
Toc toc
El sonido de la puerta hiso brincara Joaquín de su asiente mientras veía porno en su computadora, ya había olvidado que venía Alvarado y se distrajo viendo porno del que le gustaba, se levantó, guardo la verga que masturbaba, acomodó su ropa y fue a abrir
? Hola Joaquín—saludo alegremente Alvarado
? Vaya hombre pensé que no vendrías—Joaquín le estrechó la mano con la que se masturbaba
? Me entretuve con mi esposa—dijo guiñando un ojo
? Jajaja eres un cabrón, ya ves, te dije que todo pasaría, pero ¿Cómo lo resolviste?
? Es una larga historia, pero mira esto, es tu ganancia
Alvarado soltó una maleta casi arrojándola a los pies de Joaquín, era pequeña.
Pero estaba llena de billetes grandes
? ¿Todo eso?
? Y habrá más, le gente quiere más, tal parece que tienes talento para esto
? Guau, es mucha plata
? Sólo se discreto y sobre todo no lo guardes ni en tu casa ni en el banco, consigue una caja de seguridad o algo así.
Joaquín miró el maletín y relamió sus labios, nunca había visto tanto dinero junto y menos que fuera de él.
? Tenemos un problema
? ¿Cuál?
? La abuela de las chicas regresó y las va a cuidar de nuevo,
? Es un problema—dijo Alvarado serio
? Jo va a hablar con su mamá para convencerla de que las deje solas, ojalá y pueda porque si no nos quedamos sin modelos, lo bueno que tengo más material guardado
? ¿Tienes más de Pao cagándose?
? Sí, no tan bueno como los que te llevaste, pero sí tengo de esos; pero ya dime ¿cómo resolviste las cosas?
? Es una larga historia
? No tengo prisa, ¿quieres cerveza?
? Si, ¿por qué no?
Joaquín regresó con dos cervezas heladas y se sentaron en la vieja y desordenada sala, Alvarado contó todo con lujo de detalles, a Joaquín no le ocultaría nada, este puso cara de asombro y otras de cachondez cuando escuchó como terminaron en una orgía familiar, por poco y le pide permiso de sacar su verga y masturbarse, pero mejor no lo hiso.
*******
Jo le llevaba las pantuflas a su mamá, llegaba siempre cansada del hospital, las dejó en el suelo y le quito los zapatos de enfermera y le colocó las pantuflas
? Ten mami, para que descanses tus pies
? Gracias hija, solo 5 minutos en lo que descanso mis pies y les preparo la cena
Carla era una mujer de 30 años, estaba en plenitud de belleza, trabaja para un hospital de seguridad social, desde que su esposo la había abandonado se había entregado a su hijas, trabajaba todo el día para tener más sueldo y que a ellas no les faltara nada, llegaba siempre a las nueve de la noche, se colocaba sus pantuflas y preparaba la cena, adoraba sus hijas; era una mujer muy atractiva, de ahí la belleza de ambas niñas, tenía el mismo color claro de ojos que Jo.
En el hospital recibía invitaciones de los hombres de todas las categorías, desde el que limpiaba hasta el medico millonario de abolengo, ella declinaba siempre, porque sabía que sólo querían un acostón, se volvió la enfermera bonita, pero amargada de la clínica; Jo tímidamente se acercó a ella.
? Mami
? Dime mi princesa
? ¿Crees que hemos sido responsables Pao y yo?
? Si princesa, se han portado como todas unas mujercitas, la casa siempre está limpia y tú has cuidado muy bien a tu hermana.
? De hecho de eso te quería hablar, si yo también siento que hemos madurado mucho Pao y yo y que nos hemos cuidado mutuamente, hacemos nuestra tarea, limpiamos la casa, yo le caliento la comida a Pao, creo que nos ha beneficiado
? Y ¿por qué me dices eso mi princesa?
? Porque la abuela regresó y quiere cuidarnos y Pao y yo queremos seguir cuidándonos solas
? ¿Regresó tu abuela?
? Si, vino hoy, pero por favor mami, anda deja que sigamos igual, nos sentimos más libres para administrar nuestros tiempos, la abuela a veces no me deja acabar la tarea y nos manda a dormir, luego andamos apuradas porque no acabamos la tarea, la casa ha estado limpia y ordenada, anda mami por fis ¿sí?
Jo juntó sus manitas en súplica, tenía que convencer a su mamá de que las dejara solas para poder seguir invitando a sus amigos a coger con ellas, la mamá pensaba seria las cosas
? No lo sé hija, me siento más segura con tu abuela aquí, dos niñas tan bonitas como ustedes no deben estar solas
? Anda mami, por favor, de verdad seremos responsables como hasta ahorita, es más te prometo mejorar mis calificaciones en matemáticas
? ¿Segura que prefieren estar solas?
? Si mami
? Y vas a mejoraren matemáticas
? Si, te prometo un diez en mi próximo examen
? ¿Segura que será un diez?
? Si, si no lo saco, que venga la abuela
? Bueno princesa, pero prométeme que se portaran bien
? Prometido—dijo Jo con su manita atrás cruzando los dedos, sin que su madre la viera
? Bueno hablaré con tu abuela mañana en la mañana y le diré que no venga, deja preparo la cena
Jo casi grita de felicidad, había logrado convencer a su mamá, últimamente había notado la habilidad que tenía para convencer, miró a Pao que sonreía feliz.
Cenaron se bañaron y se fueron a sus camas, Jo sacó su celular debajo del colchón y lo encendió, se tomó un foto de su rajita y se la envió a Joaquín
? Hola papi, te mando un besito
Joaquín veía porno, Alvarado tenía rato que se había ido y regresó a su rutina de masturbarse, escuchó su celular y su pene brincó cuando vio la foto de la rajita de Jo
? Hola mi putita, como quisiera estar ahí para meter mi lengua entre esos labios
Jo rio tapándose la boca por la respuesta
? ¿Ha sí? Y ¿qué más me harías?
? Te metería la verga en la boca hasta hacerte llorar
? Y ¿Qué más?
? Te empinaría y te metería la verga hasta hacer que te orines de gusto
Jo abrió su boquita y apretó sus piernas, se estaba calentando con la plática; se tocó la rajita y metió dos deditos, se masturbó
? Me estoy masturbando
? Quiero verlo
Mando foto y Joaquín también se masturbó viendo los dedos dentro de la rajita que le daba tanto placer
? Manda video, quiero verte en video
Jo sonrió y puso la cámara frontal y se masturbó, abrió su boca y susurró “papi”, Joaquín aceleró su mano cuando la vio
? Métete dedos en el culo, quiero que te dedees el culo para mí
Jo sonrió por la pervertida petición de su papá postizo, pensó como hacerlo, puso la cámara en el buró y se empinó ante esta, con una mano jaló una nalga y con la otra metió dos dedos, los metió y sacó, estaba tan laxo su culo que ya fácil lo hacía, mando el video
? Aaahhh
Joaquín puso ojos en blanco y gimió de placer al ver a la pequeña Jo como se metía dedos en el culo tal y como él se lo pidió
? ¿Estas excitado?
? Mucho, yo también me masturbo
? ¿Vendrías a verme?
? ¿Saldrías?
? Si, nos iríamos al patio y nos metemos entre los arbustos y ahí me podrías coger por el culo ¿te gustaría papi?
Joaquín estaba muy excitado, trataba de aclarar su mente y ver su imprudencia, pero su verga tenía el control en ese momento
? Voy en camino
15 minutos después Jo recibía un mensaje nuevo
? Ya llegue, ¿qué hago? ¿por dónde entro?
? Camina despacio y ve al patio, espérame por los arbustos
Joaquín se arrepentía de haber ido, su pene había perdido dureza y ahora si veía el peligro que corría, caminaba sigiloso, pero los perros ladraban delatándolo, vio los arbustos y se escondió entre ellos, estaba agachado, vio la luz del celular de Jo y como esta abrió sumamente despacio la puerta trasera, lo hiso con un sigilo impresionante; se acercó a la barda donde el perro ladraba como loco y loe arrojó un trozo de pollo, el perro recibió el soborno y dejo de ladrar
? Papi ¿dónde estás no te veo?—susurró Jo
? Aquí—susurro en respuesta Joaquín
Jo lo distinguió y sonrió mirándolo como se escondía como ninja entre los arbustos, se acercó a él y apagó la luz de su celular, Joaquín se hincó para no estar agachado y abrazó a la delgada Jo, sus bocas se juntaron desesperadas, se escuchaba el estruendo de sus bocas al ser chupadas mutuamente.
Joaquín casi desesperado llevó sus manos por debajo de la bata de Jo y apretó sus nalgas ella gimió quedito al sentir el pervertido manoseo de su papá
? Aaahhh papi, viniste
? Si mi puta, me pusiste tan caliente que no pensé en otra cosa que en partirte ese hermoso culo que tienes
Joaquín llevo sus manos al culo, Jo no se había puesto bragas, palpó el esfínter y lo sintió mojado
? ¿Qué te pusiste?
? Aceitito, ¿te gusta así?
? Eres una puta
? Tu puta, anda cógeme, ya muero de ganas
Joaquín bruscamente la volteo y la hincó frente a él, saco su verga del cierre y levantó la delgada bata, la escasa luz de la luna permitió ver las blancas nalgas de Jo y al centro el oscuro culo que lo invitaba a pecar de la forma más pervertida; apuntó su verga y la metió hasta el fondo
? Mmmggghhh
La pequeña Jo apretó sus labios para no gritar de placer, sintió la brusquedad de Joaquín tan delicioso, ya estaba acostumbrada al sexo rudo que posiblemente ya nada le llenaría, más que el sexo rudo y pervertido
? Papi
Susurró Jo cuando Joaquín inició un mete y saca rápido, no quería perder tiempo, sabía que estaba abusando de la suerte, Jo se había lubricado con aceite el culo, porque no tuvo problemas para meterle la verga, sentía lo resbaloso del esfínter, eso le daba más placer, sujetó a Jo de ambos hombros para hacer más palanca; Jo pasó los ojos en blanco como la mayor de las putas
? Papi, aaahhh voy a gritar mmmggghhh
Joaquín rápidamente le tapó la boca y aceleró como una bestia en el culo de la bella, pequeña y frágil Jo, sintió el inminente cosquilleo en sus huevos y eyaculó dentro, se mordió tan fuerte el labio inferior para no gritar que por poco y lo hace sangrar, sintió un orgasmo muy intenso bombeando salvajemente el culo de Jo que gemía en la mano de su papá postizo.
? Mmmggghhh
? Mmmggghhh
Gimieron los ahogando su orgasmo, Joaquín por reflejo soltó la boca de Jo, en cuanto lo hiso se escuchó el intenso gemido de ella
? Aaahhh papi aaahhh….
Mmmggghhh
Joaquín volvió a tapar rápidamente la boca de Jo, el gemido se oyó muy fuerte en medio del silencio de la noche, se oyó tan intenso quye los dos vieron asustados como la luz d ela recámara de la mama de Jo se encendió
? Mierda—exclamó Joaquín sacando le la verga a Jo, quien brincó cayendo de pie y acomodándose su bata de dormir
? Escóndete detrás de esos arbustos
Le susurró Jo a Joaquín, quien gateando corrió a esconderse, la ventana de la recámara se abrió
? ¿Quién anda ahí?—se escuchó la voz de su madre
? Soy yo mami
? ¿Jo? ¿Qué haces ahí afuera?
? Escuché el gato que siempre viene a hacer destrozos y salí a espantarlo
? ¿sola? No hija, no debes salir sola ¿y espantaste al gato?
? No era un gato, era un perro—dijo Jo volteando al arbusto donde Joaquín en cuatro patas, con la verga escurriendo jugos, se escondía
? ¿Un perro?
? Si mami, yo creo que andaba en celo, porque traía su cosita de fuera—dijo mirando al asustado Joaquín en cuatro con su verga colgando– pero ya acabé con él
? Hay que cosas dices, eres muy pequeña para fijarte en eso
? En la escuela nos enseñan y vi muy bien como andaba el pobre perrito con la cosita de fuera
? Hay hija ya metete, es tarde
? Si mami
La mamá de Jo cerró la ventana y apagó la luz, Jo se asomó riendo al arbusto dónde el pálido Joaquín seguía en cuatro patas
? Hola perrito—dijo Jo sonriendo pícaramente
? ¿Ya se fue?
? Si ya, y ya me tengo que ir
? Si, corre
? ¿así nada más?
? ¿cómo?
? Pues falta que limpie tu verga
Jo se agacho y llegó hasta dónde Joaquín seguía en cuatro, se torció toda y logro meterse debajo de su papá y le mamó la verga limpiándola de cualquier suciedad, la verga empezó a querer responder, Jo lo notó
? ¿Otra vez papi?
? No, ya metete, no vaya a ser que se asome y te vuelva a ver
? Anda papi, lo hacemos raído—Jo estaba muy caliente, tenía demasiada adrenalina para meterse
? Bueno, pero acabo en tu boca así como estamos
? Si
Joaquín se levantó quedando hincado y Jo quedó en cuclillas inclinada a él, ella sintió como la fue sostenido con ambas manos del cuello y de la nuca, su rajita brinco sabiendo lo que venía
? Mmmggghhh
Fue el gemido que dio cuando Joaquín la sostuvo firmemente y empezó a mover su cadera, prácticamente se la cogía por la boca, fue tan brusco el movimiento que la pobre cayó hincada y se sostuvo como pudo de la cadera de su padre
? Oh mi puta, que rico siento—susurró Joaquín
Apretó los dientes y aceleró haciendo que la pobre Jo luchara por zafarse y respirar, pero Joaquín se lo impidió, la sostuvo más fuerte hasta que sintió como sus huevos explotaron llenado de nutritiva leche la boca de su hija
? Aaahhh mi puta—volvió a susurrar
? Mmmggghhh
Fue lo único que pudo contestar la asfixiada Jo, porque Joaquín no la soltó hasta que descargó la última gota, y cuando esto pasó no la sacó solo aflojo un poco a Jo para que respirara y empezara a mamar de nuevo, ella lo hiso, mientras respiraba por la nariz recuperando el aire, a ojos cerrados mamó la verga de su papá hasta que esta se aguado en su boca, eso le encantaba, sacarle la leche y chuparla después jugando con ella en su boca; finalmente la sacó y se levantó quedando hincada frente a su papá, este le limpió con el pulgar la comisura que tenía un poco de leche.
? Mi puta
Jo sonrió ante el bello piropo de su padre y se acercó a besarlo, sus lenguas se enroscaron y la leche que traía pegada en su lengua fue saboreada por su padre, por mero reflejo la niña llevó su manita al pene y lo masturbó, lo sintió muy mojado
? ¿Otra vez?—susurró la insaciable Jo—aún falta mi rajita
? No mi puta, ahora si me voy
? Mmm—Jo puso cara de puchero
? Mejor convence a tu mamá de que no venga tu abuela
? Si eso intentaré, pero creo que esta semana si vendrá
Jo mintió, por alguna razón le gustaba tener el control de cada cuando iban, se puso a sí misma una semana “libre” para invitar al pastor, al cura o al semental de Arturo el “puma”, solo de pensarlo su rajita de mojo de nuevo, si, invitaría a los tres y cogería ella y su hermanita con todos.
? Está bien le diré a Alvarado, o bueno tu mejor dile en la mañana en la escuela
? Si papi, yo le digo y te hablo cuando estemos libres
? Me voy mi putita, espero tu llamada
Joaquín salió a hurtadillas, escabulléndose entre las sobras hasta llegar al auto, respiró hondo sintiendo el alivió de haber salido ileso del evento y con dos orgasmos de ensueño, lo dicho Jo era una diosa del pecado, aún sospechaba de ella, pero no había pasado nada extraño, así que dejo de investigar, esas niñas lo tenían loco, bendecía el día que las vio y decidió conocerlas, nunca imaginó que esas nenas inocentes terminarían siendo unas fierecillas del sexo.
*****
Eran cerca de las 4 de la tarde, Joaquín acababa de llegar a su casa de su trabajo, por recomendación de Alvarado no dejó el trabajo para no levantar sospechas, estaba indeciso entre ver porno y masturbarse, comer y tomar cerveza o de plano tomar una reparadora siesta, era miércoles y las niñas no le habían hablado, solo mensajeado un poco con Jo, quien le dijo que su abuela las cuidaba pero que la próxima semana se verían casi todos los días.
Estaba abriendo el refrigerador para sacar una cerveza cuando el timbre de su celular sonó, vio que era el celular que le había regalado a Jo, sonrió con lujuria cuando lo vio, lo tomó y contestó
? Aló
? ¡Papi! ¡Ven por favor! ¡Corre!—era la voz angustiada, no más bien asustada y en pánico de Pao—el padre le está pegando a Jo, grita mucho y no la suelta
? ¡¿Qué?! ¿Cuál padre? ¿De qué me hablas?
Joaquín estaba asustado y desconcertado, escuchaba la asustada voz de Pao que le gritaba y no entendía nada.
? ¡Ven por favor! ¡Corre! ¡Ayúdanos!
Supuso que algo andaba mal, tomó sus llaves y salió casi corriendo, arrancó el vehículo y rechinando llantas partió rumbo a la casa de las hermanitas, llegó estacionándose y vio como salió un hombre alto y joven, iba vestido con ropas de sacerdote, caminó rápido pero tranquilo, abrió su lujoso auto y antes de subir movió su cabeza a los lados como estirando su cuello, Joaquín bajo al mismo tiempo que él arrancaba, entró a la casa de las niñas.
, la sala estaba sola, subió corriendo a la recámara de Jo y escuchó llanto, abrió la puerta y se puso pálido con lo que vio.
Continuará
Pervirtiendo a una nena inocente 18
continuan los días previos a la tragedia.
Nota del autor
Hola buen día a todos, retomo esta historia, bueno no es que la hubiera abandonado, es solo que la página anterior ya no me dejó publicarla y finalmente cerró, me encontré con esta página y decidí volver a subirla, espero les guste y como siempre los comentarios son bien recibidos.
un beso y abrazo a todos
Atte. Adalberto1979

Capítulo 18

Día lunes
Jo caminaba por los pasillos de la escuela, tenía comezón en su rajita, comezón de la que sentía cuando estaba cachonda, con ganas de ser cogida salvajemente, había hablado con el maestro Alvarado de la situación de su abuela, él lo compendió y no puso peros, ella estaba feliz, porque junto a su inocente hermanita, pasaría una semana inolvidable para ella.
****
Arturo, mejor conocido como el puma, miraba el retrovisor, miraba a su pasajera, era una mujer muy atractiva de algunos 25 años, tés blanca, labios rojos y carnosos, ojos cafés claro, una nariz respingada, todo haciendo una armonía que la harían pasar por una “top model”, ella también a ratos lo miraba, sus miradas eran de coqueteo discreto, hacía 5 minutos que así era, el puma era muy seductor solo con su mirar, la chica no fue la excepción.
• ¿es nueva en la ciudad? —preguntó el puma tratando de ser amistoso y cordial
• Si, voy llegando, me ofrecieron trabajo, bueno a mí y a mi novio, solo que yo me adelanté y el llegará la próxima semana
• Ya veo, ¿y conoce el barrio donde vivirá? Hay que conocer para saber dónde debe moverse y donde no
• No, no lo conozco, como quiera no pienso salir mucho, esperaré a mi novio y juntos comenzaremos a conocerlo
• Me parece bien
El puma había aprendido a distinguir una mujer que le coqueteaba a uno que no le interesaba, esta chica no dejaba de mirarlo a sus azules ojos, en más de una ocasión la sorprendió mirándolo a través de retrovisor y ella desviaba su mirada sintiéndose sorprendida
• Y si no es problema ¿cómo se llama señorita? —preguntó el puma en tono cordial
• Paty—contesto ella, normalmente no decía su nombre a extraños, pero con este taxista ella sentía algo diferente— ¿y tú cómo te llamas? – ahora fue ella la que devolvió la pregunta e inició el tuteo
• Me llamo Arturo, pero todos me conocen por el puma y, a decir verdad, tanto me lo han dicho que ya me gusta más puma que mi propio nombre
• Sí, es bonito apodo, muy acorde a ti—al decirlo Paty mordió su labio inferior
• Y dime Paty, ¿qué piensas hacer en estos días? ¿de verdad estarás encerrada toda la semana?
• Pues creo que sí, no tengo conocidos y no me quiero a arriesgar a meterme a un lugar equivocado
Esa era la jugada del puma, había llevado la conversación a donde él quería y ahora solo faltaba lanzarse.
• Bueno Paty, no quiero parecer atrevido, pero yo podría ofrecerme como tu guía, lo digo en buen plan, sin afán de aprovecharme, pero creo que una chica tan linda como tú no debe andar sola, ni tampoco estar encerrada todo el día, tarde que temprano tendrás que salir y mínimo ya conocerás algo de por aquí
• Gracias eres muy amable
• Si, mira Paty, yo podría llevarte a una fonda dónde sirven la mejor lasaña de la ciudad, sé que suena poco al decir “fonda”, pero créeme cuando te digo que es la mejor lasaña de la ciudad, la dueña llego de Italia hace como diez años y es una excelente cocinera y muy amiga mía.
• Mmm no lo sé, no sé si sería prudente
• No desconfíes de mí, si quieres puedes decirle a tu novio, para que sepa quién soy – el puma era inteligente y había lanzado la propuesta para ver hasta donde quería llegar ella
• No, mejor no le pregunto, él es muy celoso y no creo que me deje andar con un desconocido
• Bueno no le preguntaremos
• No lo sé, tengo que establecerme en mi departamento
• Eso no es problema yo te ayudo
La mirada de Paty era de estudio, ella se sentía tan atraída por el taxista que estaba dispuesta a salir con él sin conocerlo
• ¿de verdad me ayudarías?
• Claro que sí, es la forma de darte la bienvenida de parte de todo el barrio
• Bueno, está bien, me ayudas a bajar maletas y a desempacar, me baño y nos vamos a comer lasaña
El puma por dentro hiso una señal de “yes”, la paloma había caído, muy posiblemente en esos días, si no es que ese mismo día, se la acabaría cogiendo, ella pronto tendría su verga dentro de su boca y de cuanto agujero se le antojara.
• Aquí es—dijo el puma estacionándose frente al edificio de departamentos, dónde Paty viviría con su novio.
Bajaron del taxi, el puma corrió para abrirle la puerta, Paty con una sonrisa de felicidad bajo, admirando la caballerosidad del atractivo taxista, ella subió por delante de él, mientras el cargaba las cuatro maletas que ella llevaba, iba haciendo un gran esfuerzo, pero miraba hacia arriba y veía el culo de Paty menearse de un lado a otro, su contonear era sexy y casi voluntario, como diciendo “esto será tuyo” y eso lo motivaba a seguir adelante.
Iba el puma sudando y pujando cuando en eso sonó su celular, maldiciendo hiso pirueta y media para ver quién era y su corazón brinco al ver que era Jo quien le hablaba, con esfuerzo sobre humano llevó el celular a su oído
• Hola
• Hola puma, ¿estas ocupado?
• No, dime preciosa, puf
• Estaremos solas en la tarde, ¿no quieres venir?
• En 15 minutos estoy allá—la vos del puma fue casi un grito desesperado
Paty volteo cuando lo escuchó contestar, lo miró como su cara cambió, llegaron a la puerta de su departamento y ella sacó la llave para abrir
• Deja me baño y nos vamos, luego venimos y me ayudas a desempacar
La propuesta no era más evidente, casi le gritaba “primero llévame a comer y después me traes a cogerme”, pero el puma ya traía otra cosa en la cabeza
• Lo siento Paty, de verdad tengo que irme, es un asunto familiar que requiere mi presencia
• Pero — intentó objetar la pobre Paty
• De verdad lo siento, mira esta es mi tarjeta, háblame mañana y nos ponemos de acuerdo para mostrarte toda la ciudad
Le entregó la tarjeta, se dio la media vuelta y caminó rumbo a las escaleras por dónde había subido, Paty se quedó con mirada nostálgica viendo a ese sexy y guapo taxista que se iba, la pobre ya estaba convencida de tener intimidad con él, total nadie se enteraría y él hombre era sumamente atractivo, pero ahora veía como se alejaba su orgasmo del día, ni modo, la masturbación al parecer sería la única opción.
Llegó el puma a la casa de las hermanitas, rechinó llantas cuando frenó, bajo tratando de calmarse, respiró hondo y caminó tranquilo a la entrada principal, tocó la puerta suavemente con sus nudillos, su corazón palpitó sin que él pudiera evitarlo cuando la puerta se abrió lentamente, casi grita de emoción cuando ve a Jo que lo recibía solo en ropa interior, se veía endemoniadamente sensual con su pataleta infantil y un top, los dos de color rosa que hacían juego con el color claro de su piel, su cabello estaba suelto y los rizos caían por sus hombros, su sonrisa chimuela demostraba el gusto que le daba verlo
• Hola puma, pasa
El puma entró lentamente, no quería que se le viera la emoción, espero a que Jo cerrara, cerciorándose de que nadie los vio, volteo a verlo y él le mostró la mano que traía escondida en su espalada, Jo gritó emoción
• ¡Es un pony!
El puma con una sonrisa le extendió la mano dándole el peluche en forma de pony que le había comprado, Jo lo tomó y se lanzó sobre él colgándose del cuello y buscando su boca para besarlo, sus bocas se unieron abiertas, metiéndose lengua el uno al otro
• Te lo compre el mismo día que las conocí, sabía que te gustaría, lo traigo en la cajuela desde ese día y ya no veía el momento para dártelo—dijo el puma orgulloso de su regalo—feliz cumpleaños hermosa
• Gracias puma, es hermoso, lo guardaré e mi cuarto, de verdad que me gustó mucho y para que veas te lo voy a compensar, ven vamos, yo también tengo un regalo para ti
Caminaron tomados de la mano, ella abrió la puerta de su recámara y el pene del puma brincó dentro de su pantalón, en la cama estaba Pao, solo en pantaleta, acostada boca abajo, estaba atada de las manos y los pies, de hecho, estaba mal atada, sus nudos eran fácil de romper, Jo lo hiso de forma totalmente amateur, ellas lo vieron en una película que les trajo Joaquín y a Jo le pareció una buena idea darle ese regalo al puma
• Ven acércate, Pao te espera
Pao desde la cama lo veía con una sonrisa de nerviosismo, sus piernitas se movían inquietas, parecía demasiado ansiosa, Jo se hincó a un lado de su hermanita menor, la acaricio con las yemas de los dedos haciendo que la piel de la inocente Pao se erizara.
• ¿te gusta? —pregunto coqueta Jo al puma, que solo asintió— acércate ya
El puma lo hiso, Jo pasó su mano por el canal entre las nalgas de Pao, metió su pantaleta al hacer, después jaló el elástico haciendo que los dos bollitos de Pao quedaran al descubierto, el puma hipnotizado miraba ese par de nalgas infantiles, s mano tembloroso se fue acercando para tocarlas, le temblaban los dedos cuando hiso contacto con una nalga de Pao; era pequeña, pero firme, ya más confiado apretó una nalga con su mano haciendo que Pao lanzara el primer gemido de la tarde.
• Aaahhh
• ¿Quieres mirarle la rajita? —pregunto Jo, el puma solo sintió—pues rómpela de en medio, está atada y no podremos quitarla
El puma hiso lo que Jo pidió, tomó la pantaleta a nivel de sus nalgas y sus fuertes manos rompieron la infantil pataleta, esta crujió al ser desgarrada, la hiso girones, la rompió hasta deshacerla y que la pequeña Pao quedara desnuda, boca abajo
El puma babeaba ante el espectáculo, Jo maliciosa levanto la cadera de Pao haciéndola quedar empinada.
• Acuéstate puma, acuéstate y pon la cabeza debajo de la panochita de Pao
El puma lo hiso, quedó justo debajo de la entrepierna de la niña, que no dejaba de moverse inquieta esperando la caricia lingual, el puma percibía el olor a orina y vagina mezclados, no sentía asco, al contrario, eso le daba mucho morbo; sacó su lengua y la punta de esta se introdujo entre los labios de la niña, Pao gimió fuerte cuando lo hiso
• Aaahhh
Jo o se quedó quieta, se fue a la cintura de su maduro amante y con habilidad impropia a una nena de su edad, le abrió el pantalón, el puma colaboró levantando su cadera permitiendo que Jo le bajara el pantalón y su trusa clásica, el pene brincó erecto y brilloso, Jo relamió sus labios y se abalanzó sobre él
• Aaahhh
Ahora el que gimió fue el puma al sentir la tibia boca de Jo meterse la cabeza del pene, el metió más la lengua en su infantil amante y el acto comenzó, cada quien, hacia el oral a su respectiva parte, Pao gemía mucho
• Aaahhh… Aaahhh
Jo dejó el pene del puma y se sentó sobre el pecho de este, le retiró la boca de la rajita de su hermana y le metió dos dedos en la rajita, moviéndolos de dentro a afuera, más que masturbación parecía querer ordeñarla, el puma desde abajo miraba como los dedos parecía pistones en la rajita de Pao, de repente ella gimió muy intenso
• Ay… ay…. Jo me viene… me viene, no puedo detenerla aaahhh
El puma no cayó en su asombro al sentir la tibia orina que Pao si poder evitarlo vertía en su boca, trago y trago, no quería desperdiciar, no era la primera vez que sentía lluvia dorada, pero esta sabia diferente, pues venía de una pequeña niña
• Aaahhh—Pao titiritaba como si tuviera frio a cada chorrito de orina que le salía
• Ven puma híncate aquí—señalo Jo entre las piernas de la empinada Pao
El puma lo hiso, puso su verga cerca de la rajita de Pao, Jo se acercó también y metió la enorme verga del puma a su boca, lo mamó un rato para ponerlo más duro y dejarlo llenó de saliva, después ella misma lo tomó y lo guio a la inquieta Pao que ya se movía de un lado a otro, atoró el glande en el pequeño introito y el puma empujo
• Ay
La pequeña Pao lanzó un quejido, el puma se detuvo, espero un poco y metió más, un nuevo gritito llenó la habitación
• Ay, es muy grande—dijo la pequeña Pao a los sordos oídos de Jo y el puma
• Empuja más y te quedas quieto
le dijo Jo al puma que obediente metió otro poco más, se quedó quito mientras Jo revisaba de cerca la penetración, supervisaba que todo saliera a la perfección, el puma estaba demasiado excitado para detenerse mucho tiempo, así que empujo otro poco
• Ay
• Espera puma, no seas impaciente, deja que se acostumbre otro poco y luego ya le das duro si quieres
El puma al escuchar las palabras de Jo se excitó en demasía, Jo se acercó a él y lo beso con pasión, el puma llevó su mano a la rajita de Jo y empezó a dedearla, la pobre Jo movió sus caderas por instinto, el puma hacía un acto heroico, estaba hincado y torcido hacia Jo, la masturba mientras la besaba, tenía penetrada parcialmente la estrecha rajita de Pao, trataba de concentrarse en sus tareas sin perder el control y eyacular loco de placer
• Aaahhh si
Pao dio señales de vida al empezar a sentir placer y secretar jugos vaginales, el puma sintió lo resbaloso y su verga se fue más a dentro
• Aaahhh que rico
Pao ya estaba lista, Jo se separó del puma y lo miró con lujuria, volteo a lugar de la penetración y vio como la verga de este empezó a entrar y salir, el puma la sacaba hasta dejar solo el glande en el introito para después regresarla, pero no entraba toda, una tercera parte quedaba de fuera
• Si, puma si
Pao ya estaba moviendo sus caderitas y gozaba la enorme verga del puma, en un principio sintió como sus paredes vaginales se fueron abriendo, en un momento sintió miedo de ser desgarrada por ese enorme pene, pero después se fue acostumbrando y sintió las contracciones involuntarias que su vagina empezó a dar, ella sabía que sintiendo eso lo demás sería placer, abrió su boquita de la cual salieron los más hermosos gemidos que el puma hubiera escuchado en su sexual vida
• Aaahhh… Aaahhh puma si, muévete así
El puma la sostenía de ambas caderas mientras la penetraba una y otra vez, las penetraciones eran cada vez más rápidas y profundas, la verga del puma entraba casi toda en la pequeña rajita, el abdomen se Pao se distendía cuando el puma le metía la verga, la empujaba fuerte intentando metérsela toda, Pao chillaba como una pequeña cerda
• Aaahhh… Aaahhh
Jo recargo su cara sobre las nalgas de Pao, el puma desquiciado seguía cogiéndose con ganas la rajita de la pequeña niña, Pao apenas cumplía los 8 años y está ya era la cuarta verga que se comía en su corta vida, hay mujeres que mueren sin haber probado si quiera una, pero esta pequeña ya llevaba cuatro y no parecía importarle, iría por más
Jo miraba como entraba la verga y salía llena de jugos, los quiso probar y sacó su lengua, esta se deslizó sobre la verga del puma, él loco de lujuria la sacó de la rajita, sostuvo la cabeza de Jo y se la metió, la hermana mayor sintió como el glande chocó una y otra vez en sus amígdalas, se la metía sin piedad, llegó un momento en que Jo no podía respirara, sentía el arqueo del inminente vómito, el puma empujó y la dejo un rato lo más adentro que pudo, sentía las contracciones de la garganta de Jo y eso le daba mucho placer, se la sacó finalmente y al hacerlo mucha baba salió embarrada en su verga y otra tanta más salió de la boca de Jo, la baba cayo al culo y rajita de Pao; Jo con los ojos rojos y llorosos, su respiración entrecortada, lejos de enojarse, le lanzó una hermosa sonrisa al puma que desde arriba la miraba
• Aaahhh
Le verga regreso a la rajita de Pao, que gimió de placer al sentirse nuevamente empalada por esa vergota, si su papá Joaquín solo pudiera verla, se sentiría orgulloso de su putita que ya se comía una verga enorme sin soltar una sola lagrima de dolor. Jo aun con baba en sus labios se hincó nuevamente al lado del puma, este la jaló hacia él y le metió la lengua con furia, su verga seguía taladrando a la pequeña, lo cabellos volaban, Jo también se mecía al ritmo de la cogida sosteniéndose del musculoso brazo del puma
• Mastúrbame
Le susurró al puma y este bajo su mano por la infantil espalda de Jo y llego al canal de entre sus nalgas, acarició el culo y quiso meter un dedo, pero no estaba lubricado ni dilatado
• Ay
Jo frunció su entrecejo y puso cara de agonía, el puma llevó su mano a la boca de Jo y esta chupó dos dedos y cuando se los sacó de la boca le escupió una gran cantidad de saliva, se vio tan vulgar escupiendo los dedos para que pudiera metérselos por el culo, que casi eyacula el puma, que abrió su boca de placer
• Si, ahí
Gimió Jo al sentir como un dedo entro y después el puma forzó el segundo dedo, los dos entraron hasta los segundos nudos, los separó dentro del culo para dilatarlo, la pequeña lanzó un gritito
• Ay
• Te voy a dilatar porque te quiero meter la verga en tu culo
• Si puma, jódeme el culo con verga, quiero que me partas con esa cosota Aaahhh
El puma movió los dedos con furia, sus caderas ya eran un pistón de motocicleta al penetrar a la pequeña Pao una y otra vez que no paraba de gemir, a veces parecía más chillar que gemir y eso enloquecía al afortunado puma que besaba a Jo metiéndole lengua como si quiera llegar hasta su estómago.
• Ya puma, métemela ya
Dijo Jo con voz entrecortada separándose del puma, sus pupilas estaban tan dilatadas que apenas se veía un delgado circulo verde rodeando su pupila; el puma no se hiso espera, se la sacó a Pao, que gimió al sentirse vacía de su rajita, para después acomodar empinada a Jo a un lado de su hermanita, su verga a punto el ojete infantil de Jo, el glande abrió el culo y fue seguido del resto de la descomunal verga, cerro y apretó sus ojos al mismo tiempo que abría su boca en señal de dolor
• Mmmm
Pujo el puma para meterla toda, estaba muy excitado, demasiado que no sintió ningún remordimiento sabiendo que le hacía daño a la pequeña Jo, solo quiso disfrutar su placer, Jo seguía con su cara crispada de dolor, pero no hubo quejido o protestas, solo sumisión ante ese macho que la sodomizaba sin piedad
• Aaahhh Jo eres divina aaahhh
El puma apretaba los dientes, loco de lujuria, mientras sujetaba por las caderas a Jo para poder deslizar toda su verga dentro de ella, ya la había sodomizado antes, así que no había problema con hacerlo una vez más, su verga sorprendentemente entró toda, solo fueron 5 segundos para lo que esperó para que la pequeña se adaptara y después de eso fue movimiento pleno de sus caderas
• Aaahhh
Jo gimió al sentiré terriblemente empalada por esa enorme verga del puma, la danza sexual empezó, a partir de ahí fue un coro de gemidos tanto del puma como de Jo, Pao ya se había zafado de sus ataduras y boca arriba se masturbaba, tal y como le habían enseñado, el puma miraba como su pelvis chocaba con las nalgas de Jo, mientras a un lado Pao se metía deditos en su rajita mirándolo directo a los ojos; el puma jalo a Jo para tomarla de los hombros, Jo de estar empinada terminó hincada, su cabello y cabeza volaban ante las arremetidas que el maduro le daba en su culo, ya había pasado lo peor, ahora su culo lo recibía sin problemas y la lujuria venció al dolor, así que Jo sentía muy rico ser sodomizada por su maduro amigo
• Pinche puma, eres un cabrón
Nuevamente el florido y vulgar lenguaje florecía en la linda boquita de Jo, su tierna voz angelical hacía tan pervertido el hecho de pronunciar las más vulgares palabras, describiéndole como sentía las paredes de su culo dilatadas por el enorme pene de él, después decía más majaderías de como quería ser tratada
• Si, jódeme fuerte, pórtate como hombre, aaahhh si… dame fuerte… me gusta… aaahhh… no seas un pinche maricón y párteme el culo… ay… aaahhh
El puma no podía creer, las palabras que ella pronunciaba, solo en las cantinas más pútridas había escuchado ese lenguaje, era como si un albañil de poca educación hubiera poseído el cuerpo de Jo, pero eso solo hiso que él arremetiera más fuerte contra el culo infantil de Jo, sentía como las paredes del esfínter infantil de Jo apretaba su verga, la sensación era parecida a tenerlo fuertemente rodeado por su dedo pulgar e índice, sentía resbaloso y eso facilitaba el meter y sacar cada vez más fuerte, la cría gemía a grito abierto
• Aaahhh… aaahhh… ay, puma… puma… pumaaaaaa
Grito al último cuando él la sostuvo de ambas caderas y la jaló hacia él al mismo tiempo que empujaba su cadera, no recordaba una culeada tan intensa y pervertida como esa, la mocosa tenía un esfínter muy bien manejado, su dilatación era perfecta e idónea para el culeo fuerte y degenerado como este.
El puma volteo a ver a Pao que boca arriba se metía deditos en su rajita, su manita era un pequeño pistón, lo hacía rápido, también le habían enseñado como hacerlo, así que se dedeaba con la experiencia de una mujer adulta, lo hacía por su propio placer y el placer de ver como el puma babeaba con esa imagen.
• Chupa a tu hermana
ordenó el puma a Jo, que con una sonrisa de pervertida se dejó llevar por él hasta dónde estaba acostada Pao; Jo abría su boca cuando el puma la jalaba o la cargaba levemente para ir hacía donde estaba, porque eso sí, nunca dejó de cogérsela mientras se acercaron a la hermanita menor, Jo con una sonrisa de felicidad sintió como la mano del puma se colocó en su nuca y la fue bajando hacia la rajita con olor a orín de Pao, la chupó y dedeó mientras el puma se ocupaba salvajemente de su culo, maliciosa miró a Pao, que cerraba sus ojitos llena de placer, la lengua de su hermana mayor siempre le dio mucho placer, Jo aceleró los movimientos y estimuló nuevamente la vejiga de su hermanita, Pao empezó a gemir en serio al sentir el estímulo insoportablemente placentero que su hermana mayor le daba, empezó a gritar.
• Jo, ay… aaahhh … ay… me viene otra vez, me viene, no lo puedo detener ay aaayyyy
Soltó un chorro de orina tras otro, cada que Jo hábilmente sacaba sus dedo tallando su vejiga, esta liberaba orina, salpicaba el feliz y sonriente rostro de Jo, que abría la boca como si de una eyaculación se tratara, el puma percibió el olor a orina y aceleró sus arremetidas; Jo apoyó ambas manos en la cama y se levantó quedando como una perra, después como pudo quedó hincada y volteo hacia atrás, el puma vio el mojado rostro de Jo que maliciosos sonreía, su rostro se movía al compás de las metidas que él le daba, ella solo lo miraba y sonreía, no lo pudo evitar y se acercó al orinado rostro de sus joven amante y la beso, sintió el sabor a urea, era una micción infantil, besó a Jo, pero después lamió el rostro, extrayendo los residuos de orina que la Pao la había dejado
• Ya me quiero venir—dijo el puma con tono desesperado
• No, aun no, falta meterla en el culo de Poa ¿o no quieres?
El puma no respondió, dejo a Jo sacándosela bruscamente y se abalanzó sobre Pao que sonriendo lo recibió abriendo más las piernas, el puma rápidamente se subió en ella y su pene solo se colocó en la rajita de Pao
• Aaahhh
Gimió la pequeña al sentir la verga penetrarla nuevamente, la bombeó como 10 o 15 veces, cada metida que le dio fue un gemido de la pequeña, mientras s el cogía la besaba con mucha pasión metiéndole la lengua todo lo que podía, la sensación de la saliva de Poa era indescriptible.
• Por el culo
Fue la frase que le susurró al oído Jo al puma, él se la sacó y la levanto como un pequeño muñeco que era, la giró en el aire y al dejo empinada sobre la cama, escupió saliva y esta cayó justo al centro del culo infantil, apuntó su glande tomándolo con la mano derecha, mientras la izquierda jalaba la nalga correspondiente para abrir más el culo
• Aaawww
Aulló Pao como una gatita, el glande entró, el pene del puma no era recto, tenía un engrosamiento justo después del glande, él sabía que entrando esa parte lo demás entraría son problemas, pero meterla si sería muy épico en esa niña
• Ay, está muy gruesa—dijo Pao con cara de dolor
• Aguántate, ya te entrara toda y la gozaras
Dijo Jo “alentando” a su pequeña hermana, el puma empujó y parte gruesa dilato más el culo, para después pasar
• Aaahhh…ay
Se quedó quieto escuchado los gemidos de dolor de Pao, respiraba entre cortado, su pecho subía y bajaba con las inspiraciones y espiraciones que daba, Jo lo miró y después a Pao
• Dale puma, ya se acostumbro
El volteo ver a Jo, que con su mirada felina lo invitaba a cogerse a su inocente hermanita, empujó su cadera y Pao volvió a gritar
• Ay
• No te detengas, dale ya
El puma entre desconcertado y excitado le hiso caso a Jo y se hiso sordo a los ritos de dolor de Pao, que apretaba las sábanas con una mueca de dolor
• Ay… ay
El puma sintió que su pene topó en algo, saco su verga toda llena de baba y la regresó dentro arrancando nuevos gritos, no se detuvo, repitió la operación, pero sintió que se estaba secando su verga
• Jo escúpele a mi verga, se está secando
Jo se acercó y lamió un rato el quieto pene del puma, después junto mucha saliva en su manita y la embarró en todo el tronco, el pene nuevamente estaba lubricado, lo regreso dentro de Pao y ahora fueron gemidos de placer lo que arrancó, su mente se enervó, era la locura sexual, lo más pervertido que había hecho, nunca había imaginado hacerlo con una menor y menos que fueran tan pequeñas, pero eran tan putas que se olvidaba de la edad que tenían.
• Aaahhh
El puma gimió, estaba demasiado excitado y no podía parar, aceleró dejando la culpa y lástima atrás, solo era placer lo que sentía, no supo de dónde sacó fuerzas, pero mantuvo ese ritmo, Pao era un mar de gemidos y gritos
• Aaahhh ya no aguantó
Fue lo último que dijo el puma cuando su pene empezó a vomitar semen, lo inyecto dentro de Pao, que también gimió escuchando el orgasmo de su maduro amante, el placer de dar placer, la sumisión de la hembra ante un macho semental, a Pao no le importó el dolor ni la rara sensación de la inminente defecación, en ese momento solo importaba el placer que el puma sentía en su culo, ella se sentía orgullosa de haberle sacado la leche y por lo que oía, él lo estaba disfrutado en demasía
Sacó su mocoso pene del culo infantil, cuando lo hiso se oyeron ruidos raros provenientes del culo de Pao, al mismo tiempo un chorro de semen salió del oscuro agujero.
• Aaahhh que placer— dijo el puma cayendo boca arriba en la pequeña cama de Jo
• Te la cogiste como todo un hombre—le dijo Jo reptando sobre él, al mismo tiempo que le besaba el pecho
• Sí, me cogiste muy fuerte
sólo alcanzó a decir Pao con su sonrisa chimuela, recuperando el aire toda sudada, se puso del otro lado del puma, ambas descansaban su cabeza en el brazo correspondiente de Arturo el puma, el acariciaba las cabelleras infantiles, mientras recuperaba su aire
• Las amo a las dos
• y nosotras te amamos
Dijo Jo besando una tetilla de él mientras la otra era acariciada por la manita de Pao, pasaron cerca de 5 minutos y los tres cerraron sus ojos, durmieron por una hora, el puma fue el primero en despertar, se levantó antes los leves movimientos de sus muy jóvenes amantes, miró el culo de Pao todos lleno de semen seco, se agachó y le dio un beso, tomo un papel y lápiz, escribió algo, se visitó y se fue.
Jo abrió sus hermosos ojos verdes, no sintió a su maduro amante, volteo y el lugar estaba vacío, solo quedaba Pao con su culo rebosante de leche, estaba todo rojo e hinchado, miró hacía su buró y vio el papel, lo leyó sonrió al hacerlo y lo llevo a su pecho, cerrando sus ojos
“fue la mejor tarde de mi vida, ustedes me vuelven loco, creo que ya las amo, en especial a ti Jo, si muriera hoy, no me importaría, ya conocí el cielo con dos angelitos… de verdad las amo”
La nota era corta, pero para Jo fueron las palabras más románticas que un hombre le había dicho, guardó para sí la nota, la escondió en un lugar donde nadie la vería, miró a su hermanita y la despertó
• Pao… Pao despierta, hay que bañarnos y limpiar aquí,
• ¿Qué pasa? — dijo Pao tallándose los ojitos– ¿y el puma?
• Se fue, hay que levantarnos, tienes que bañarte, para ponerte crema en el culo que lo tienes todo hinchado
• Si, ya me empieza a arder, me baño
Madia hora después Pao estaba empinada en la cama recibiendo la lengua de su hermanita, para después aplicarle crema antinflamatoria, eso la hiso sentir mejor y pudo sentarse.
• Debes mejorarte del culo, que mañana tendremos acción de nuevo
• ¿vendrá otra vez el puma?
• No, tenemos más amigos a quien invitar
El corazón de Pao se aceleró, era algo entre miedo y excitación, conocía lo atrevida que era su hermana, le daba miedo, pero no tanto, al menos esta vez no saldrían de casa.
********
Martes
Los gemidos que salían de la pequeña boca de Pao retumbaban e toda la habitación, su culo recibía verga nuevamente, la pequeña Pao recordaba el amor con el que su hermana Jo le estuvo colocando crema antinflamatoria, la vega del puma había sido la más grande que su culo se había tragado, le había quedado muy inflamado, de hecho pensó que no podría coger por una semana, pero su hermana mayor le demostró lo contrario, ahora nuevamente su cuerpo se mecía con el vaivén de la cogida que su copulador le daba y vaya que le daba duro, al principio fue noble y blando, pero después se puso brusco y apático a los gritos de dolor que ella daba, fue como todos los que se la habían cogido, eran tiernos y con miedo al principio y después se desquiciaban, ella al único que en verdad disfrutaba era a su papá Joaquín, a pesar de que la hacía cagarse, orinarse y la humillaba en cada cogida, ella se sentía especial con él.
• Aaahhh si, así
Aunque eso, siendo honestos, tampoco le restaba placer a lo que sentía en ese momento, porque también la hacían sentir excitada cuando se la cogía, más por el culo, eso le daba mucho morbo, sentirse penetrada por el lugar donde le salía la caca, al principio sintió asco, pero después le agarro el gusto, más al ver como se ponían sus amantes cuando la enculaban
• Aaahhh niña, como aprieta tu culo
• Dele fuerte pastor, a ella le gusta
El tipo de fuertes convicciones religiosas aceleró ante la petición de la hermana que, hincada a lado de ella, acariciaba la espalda de la empinada Pao y a ratos los huevos del pastor.
• Ay aaahhh… aaahhh
La pequeña Pao gimió cuando sintió al invasor taladrarle el culo, no era grande la verga, pero era la de un adulto y su culo aun resentía la enculada del día anterior, el pastor la sujetaba fuerte de las caderas
• Ay… ay
• Sí, no se detenga, pártala, ándele, dele
El hombre sentía como su alma se estaba yendo directo al infierno, las puertas del averno se abrían ante él, pero no podía dejar de pecar, estaba pecando de lujuria, adulterio, pedofilia y pederastia; si, como bien dicen, “iras al infierno, pero antes conociste la gloria”
• Ay… ay
La pequeña Pao se seguía quejando, Jo con ojos de lujuria veía como el inflamado culo de su hermanita se abría, los gritos de dolor le estaban llegando a la zona límbica de su cerebro, estaba demasiado excitada, ella ya no era una nena inocente, su alma había sido corrompida por un adulto, que la enseño a disfrutar del sexo mucho antes de lo que le tocaba, ahora su mente lasciva ya no sentía placer solo con ver una película, masturbarse o coger, ahora sentía placer viendo como maltrataban a su hermana, sentía demasiado morbo, verla tan pequeña, tan inocente y ahora siendo sodomizada sin piedad
¡Plaf!
Sonó la mano de Jo estampada en una nalga de Pao.
• Dele fuerte, ¡más fuerte!
Jo apretó sus dientes y metió su mano en su entrepierna, estaba demasiado mojada, dos dedos la penetraron, se movían dentro a fuera a una velocidad relámpago, su mirada era nublada mientras veía como el pastor se movía rápido en el culo de su hermana, era la segunda para él, la primera eyaculación fue en el culo de Jo, qué gustosa se lo dio, ahora era el turno de Pao, le miraba su cara de dolor, eso la excitaba, seguía moviendo sus deditos de dentro a afuera, Poa desde hace 15 minutos tenía su pantaletas en la boca y deteniéndola una media a modo de mordaza, Jo sabía que gritaría, de dolor o de placer, pero abría gritos, así que le puso eso para mitigar el ruido.
Jo seguía hincada masturbándose, miró como el pastor levanto su mano y esta cayó sobre una nalga de poa que ahogo su grito de dolor en la pantaleta metida en su boca, Jo ya no pudo más, abrió su boca y cayó sentada sobre sus talones, su mirada y cara era de un orgasmo agónico, su cara estaba desencajada viendo la nalga roja de Pao, era demasiado placer, quería lograr su orgasmo, grito un gemido, cuando vio que el pastor repitió la maniobra, ahora en la otra nalga
• Aaahhh… aaahhh
Era demasiado para Jo, cayó de lado en la cama con su entrecejo fruncido, viendo la cara de dolor de Poa, que apretaba sus ojitos, su orgasmo fue como pocos, soltó orina al ver como el pastor ponía los ojos en blanco como lo haría un zombi, abriendo su boca y desfigurando su rostro, la segunda eyaculación estaba en proceso, le inyectaba una gran cantidad de leche a Pao
• Aaaahhhh
Gimió el pastor moviéndose como loco, la leche salió y quedo en el recto infantil de la inocente Pao, cuando terminó se quedó quieto y sus ojos regresaron a él, miro la escena, las nalgas rojas y lastimadas de Poa y a un lado Jo con cara de placentera angustia soltando orina sin dejar de dedearce
Jo se levantó sacando fuerzas de quien sabe dónde y desacopló de un tirón a Poa, la pobre cayó quedando boca arriba, Jo se abalanzó a la verga aguada del pastor y la mamó, literalmente lo hiso, sus mejillas se hundían succionando las últimas gotas, el pobre hombre ponía mil caras, la sensación era demasiado placentera
• Plop
Sonó la boquita de Jo al sacar la verga de su boca sin dejar de mamar, la masturbó suavemente mientras volteo a verlo mostrando su chimuela sonrisa
• ¿le gustó?
• Demasiado
Cayó el hombre en la cama, sus piernas temblaban, Jo se acostó a su lado y recargó la cabeza en el brazo de este, Pao sumisamente hiso lo mismo, el pastor le acarició la cabeza
• ¿estás bien pequeña?
• Si padre—dijo Pao después de haberse quitado la media y sacado su propia pantaleta de la boca
• No es padre, es pastor, es diferente— le corrigió Jo
• No te preocupes, a estas alturas ya no sé lo que soy— dijo el pastor mirando al cielo con cara de resignación
• ¿le gusto jugar con nosotras?
• Si mucho, pero creo que me excedí con Pao, perdón Pao, te nalgueé fuerte, me excité demás y no pude detenerme
• No se preocupe, ya se me pasó y me gusto coger con usted—dijo sumisamente Pao
• Entonces si se excitó mucho ¿verdad? — dijo Jo pícaramente
• Sí, no sabes cuánto, quisiera que mi esposa cogiera la quinta parte de lo que tú haces
• Le diré algo, las mujeres no pueden evitar ser hembras y cuando un macho las somete, liberan sus hormonas y se dejan hacer lo que el macho quiera, para eso somos, solo que usted debe comportarse como macho y no como esposo, hágaselo, no pida permiso, sométala y vera como su vagina se moja como nunca, ni ella sabrá por qué
Las palabras de la niña retumbaron en el cerebro del hombre religioso, pensándolo bien no estaba tan perdida, él siempre le pedía permiso, ahora algo estaba creciendo en él, era ese valor que sólo los machos seguros de sí mismos tienen, si eso haría.
Se levantó y vistió ante la atenta mirada de las dos, se puso toda su ropa y arreglo su facha, peinó su cabello y miró a las desnudas hermanitas, observó sus entrepiernas enrojecidas
• Me voy niñas, pero quisiera darles un besito antes de irme
Las dos se levantaron quedando sentadas cuando el volvió a hablar
• No, así no, empínense
Jo lo miró con una sonrisa, el macho dominante estaba creciendo en él, ya no pedía permiso, solo daba una orden y sus hembras lo obedecían con gusto, las dos quedaron empinadas, el se agachó y metió su boca entre las nalgas, Pao hasta abrió su boquita del placer que sintió, fue el mejor beso negro que ellas hubieran recibido
• Me voy princesas, espero verlas pronto
Jo empinada volteo a verlo y le sonrió
• Si, y cuando venga me contará como se cogió a su esposa y la hiso venirse como una cerda por todos sus agujeros
• Si princesa, así lo haré—la mente del pastor voló
******
Eran las 11 de la noche, en casa de las hermanitas, Jo tenía a Pao empinada, le metía la lengua como el pastor se lo hiso, le metía deditos como a ella le gustaba, le aplicaba crema antinflamatoria, Pao abría su boquita de placer al sentir la tibia y curativa lengua de Jo.
Al otro lado de la ciudad, el puma estaba acostado en la cama de Paty, ella dormía placida y relajantemente a su lado, la luz de la ventana iluminaba el culo de ella, del cual salía leche brillosa, así había sido, él fue a buscarla, ella abrió y solo preguntó ¿ahora sí me llevarás a pasear?, claro, contestó él entrando sin pedir permiso y cerrando la puerta tras de sí con candado, se quedaría a dormir con ella toda la semana.
En su departamento, Joaquín estaba cerrando los ojos de sueño, en la pantalla estaba una grabación de él con Pao, una donde él la hacía cagarse, el vientre de Joaquín estaba todo lleno de semen de la intensa masturbación que se había dado viéndolo, eyaculo dos veces sobre su propio vientre, ahora el sueño le ganaba.
En punto de la ciudad dentro de la casa pastoral, la esposa del pastor respiraba agitada por la boca, se tocaba el pecho, tenía el entrecejo fruncido, estaba toda sudada, se sentía extasiada, había tenido el orgasmo de su vida, Salvador su esposo y pastor de la iglesia que profesaban, había llegado y la jaló a la recámara, no preguntó, solo la desnudó, ella desconcertada se lo quiso negar, pero ahora ese “no” no lo detuvo, la dominó como siempre quiso hacerlo, hasta la nalgueó, la cambió de posición cuantas veces quiso, le metió un dedo en el culo y ella gimió como nunca antes lo había hecho, se convirtió en la sumisa de su esposo, lejos de enojarse se acercó a él y lo besó en una tetilla, mientras seguía respirando agitada, salvador solo miró el techo feliz cruzando los brazos bajo su cabeza.
En su casa Alvarado miraba el techo, pensaba como su vida había cambiado radicalmente, su esposa a su lado dormía como un ángel, en la otra habitación su hija Diana perla aún tenía rastros de semen paterno en su rostro, su esposa con la raja llena de leche de su hijo también dormía feliz.
Así era la vida ahora para ellos, sexo sin control, no podían decir que tan planeado fue, o si ya el destino lo tenía previsto, ahora su vida estaba enlazada a las dos tiernas hermanitas inocentes que estaban siendo pervertidas…
CONTINUARÁ
Pervirtiendo a una nena inocente 19
El día de la tragedia.
Capítulo 19
Día miércoles
Jo estaba sentada sobre la piernas de Alvarado, se besaban metiéndose la lengua mutuamente, el acariciaba las nalgas por encima de la falda, no estaban cogiendo, no tenían tiempo, Jo lo había ido a visitar a su oficina, lo extrañaba, tenía mucho sin tener intimidad a plenitud, solo lo poco que podían coger a la hora del descanso
• Aaahhh
Jo gimió al sentir la mano de Alvarado apretar su nalga, ella estaba sentada sobre sus piernas, estaba de lado, ni siquiera se había subido su falda, de hecho sus piernas estaban juntas, por alguna razón ellos en ese momento, solo querían besos y caricias.
• Aaahhh
Volvió a gemir la niña ante las malsanas caricias que su profesor, amante y padre sustituto le daba, ella dócilmente solo lo sujetaba del hombro, lo hacía suave, quería verse sumisa ante él, su raja estaba toda mojada, podía sentir la enorme erección de su profesor.
Jo no estaba preocupada por ser penetrada, ella tenía planes para ese día recibiría una visita especial, ese día recibiría al cura que la confesó, él tipo que se excito cuando ella le contó cómo se mojaba, como deseaba ser tocada por adultos, como miraba con deseo a su profesor, a su tío y las personas que visitaban su casa, obvio que sólo le mintió, ella quería animarlo a invitarla a lado de él, cosa que funcionó a la perfección, el pervertido cura la invitó a estar a su lado y lo demás no tardó.
Riiiiiiinnnnnngggggggg
El timbre del final de descanso los sacó de su magreo, se separaron brindándose sonrisa de amor, Jo se levantó y acomodó su falda y Alvarado empezó a respirar más tranquilo para bajar su erección.
• Te extraño papi, ¿por qué ya no quieres venir a la casa?
• He estado ocupado, yo también te extraño, a ti y a Pao, de verdad pronto iré
• Bueno, hoy no tuvimos de coger tiempo, espero que mañana si ¿ok?
Dijo Jo viendo divertida como Alvarado levantaba la ceja, lo hiso a propósito, pues sabía cuánto le molestaba que usara palabras extranjeras.
• Ay Perdón, como se dice… ha si, ¿Está bien?—dijo mordiéndose el meñique
• Si, está bien, pero recibirás un castigo por usar palabras que no debes
• ¿en serio?—lo preguntó Jo más emocionada que asustada
Alvarado sonrió, sabía que esa niña era una diablilla que le encantaba ver como reaccionaban las personas ante sus actos, estaba excitado, pero tampoco estaba preocupado por coger, sabía que llegando, tanto su hija como su esposa, lo esperarían para coger por horas.
• Te veo de rato papi
• Si mi amor
Jo salió de la oficina, como siempre lo hiso con mucha prudencia y discreción, su rajita latía, estaba muy mojada y en la tarde recibiría la visita de su amigo el cura.
************
Damián era un adulto joven, tenía 30 años, estaba recién ordenado como sacerdote, era el más joven de su generación, cabe mencionar que además de eso era muy atractivo, sus finas facciones lo hacían un hombre muy deseable para todas… y todos.
Estaba impartiendo un curso prematrimonial, hablaba de la fidelidad y el apego a los dogmas religiosos, como educar a los hijos en el camino de dios y el compromiso de los padrinos en la formación cristiana.
Mientras lo hacía no podía dejar de ver el escote de una chica de 25 años que estaba sentada al lado de su pareja y futuro esposo, la chica lo miraba directo a los ojos y en varias ocasiones lo sorprendió mirando su escote, pero no parecía molestarle, eso Damián lo detectaba, sus miradas cuando se cruzaban llegaban a ser cómplices.
• Bueno ya casi finalizamos la sesión, quisiera saber si tiene alguna duda
Algunos presentes levantaron la mano y él les fue pacientemente contestando sus preguntas; terminó la sesión con una oración mientras todos se tomaban de las manos, su mano derecha sostenía la mano izquierda de Nidia, la chica del escote; a ojos cerrados él decía la oración y sentía como ella lo apretaba diferente, en cierto momento él ya más animado, acarició con su dedo pulgar el dorso de los dedos de ella quien hiso lo mismo con su pulgar, el movimiento de ella fue igual de suave y sutil en total aprobación.
• Amén—dijo Damián finalizando la oración
• Amén—contestaron todos
Se soltaron de las manos, cabe decir que Damián y nidia lo hicieron despacio, como disfrutando el momento, los presentes empezaron a hablar entre ellos, el futuro esposo de Nidia se puso a hablar con una pareja, esto fue aprovechado por Nidia quien se acercó a Damián
• Hola padre
• Hola nidia, ¿te gustó la sesión?
• Si, de hecho me gustó más la oración final— sus pupilas se dilataron mientras dijo esto– usted siempre sabe que decir
• Gracias Nidia, que bueno que mis palabras te reconforten
• Padre hablando de eso, quisiera, si se puede, hablar con usted, necesito un consejo.
• Puedes venir a la iglesia cuando quieras, sabes que siempre estoy aquí
• De hecho me gustaría que no fuera aquí, ¿cree que se podría?
Eso era lo que Damián esperaba, sonrió, sabía que la había flechado, era su oportunidad de oro para liberar al demonio que tenía dentro y satisfacer sus más bajos instintos
• Claro Nidia, ten este es mi teléfono privado, quisiera que por favor no se lo des a nadie más, tú sabes, a veces se necesita privacidad
• ¿Y a mí prometido?—pregunto nidia intentando ver si estaban en el mismo canal
• Preferiría que no, sin embargo es tu decisión lo que le quieras ocultar a él
• Prefiero ocultárselo y que quede entre nosotros y nadie más lo sepa. ¿Cree que esta semana podría usted ir a mi casa? por las mañanas estoy sola y hay pocos vecinos en la calle
• Claro—los ojos de Damián chispearon, si, liberaría el demonio que en pocas ocasiones podía liberar
Nidia tomó la tarjeta y la guardó mirando hacía su prometido que distraído seguía hablando con los demás.
Damián con ojos de lujuria miró como ella se acercó tiernamente a su prometido y mirándolo antes a él, beso a su novio tiernamente en la mejilla; el pene de Damián se erecto sin poder evitarlo, era la sutil invitación a pecar por parte de ella; sintió que algo vibro en su bolsa y miró su teléfono, tenía un mensaje, su pene brincó más cuando lo leyó
“Hola Damián, ¿crees que mi confesor personal tendrá la tarde libre para jugar?”
Era el mensaje de Jo, lo enviaba junto a una foto de su rajita lampiña, con dos dedos separaba sus labios dejando ver su abierto y muy penetrado introito
“Por supuesto, sólo dame tu dirección y la hora a la que quieres que llegue”
********
Eran cerca de las tres de la tarde cuando Damián tocaba la puerta de la casa de las hermanitas, traía una maleta con accesorios, le encantaba usarlos, nunca había estado con una niña, aunque esa era una fantasía de él, nunca lo había hecho, pero tenía una gran colección de pornografía prohibida de todo tipo, desde el amateur casero, hasta el de los filmes de alto costo, miles de veces se masturbo con su colección, pero eso no se equiparaba a lo que habría de sentir al penetrar una rajita infantil, esa sensación ni el sexo anal más bizarro se lo hubiera dado.
• Hola
La puerta se abrió y ante él apareció Jo, iba descalza, con la blusa abierta dejando ver su corpiño transparente, traía sus coletas y la falda escolar, en su mano derecha traía una manzana, la cual mordía; era la viva imagen del pecado, el motivo por el que él sería expulsado del edén.
• Hola Jo, luces muy bonita
• ¿Le parece?— contestó Jo de forma retórica, sus labios estaban húmedos por el jugo de la manzana
• Sí, mucho—contestó él saboreándose a la niña que devoraría
• Pase, no se quede ahí parado, ¿gusta manzana?—ella abrió su boca sensual mientras le ofrecía el fruto prohibido
Damián pasó al mismo tiempo que mordía la manzana de Jo, no titubeo en ser expulsado del paraíso, el trozo de manzana solo recibió 3 masticadas y después fue tragado por él, mientras pasaba por su garganta pensó si se le quedaría atorado como a Adán, pero no, este se deslizo sin problemas hasta su estómago, talvez porque adán se arrepintió a última hora, Damián ni en el lecho de su muerte lo haría
• ¿estás sola?
• Nop, mi hermana está conmigo
• ¿Y ella…?— pregunto dando a entender si sería un problema para ellos dos
• No, ella no se meterá, se queda en el estudio en el ordenador o le pongo una película y nunca sube, estaremos solos y cómodos los dos en mi habitación— Jo lanzó una mirada sexy y coqueta e hiso mucho énfasis en el “solos y cómodos”
Damián casi eyacula de la emoción, miró sentada en la sala a Pao, estaba correctamente vestida, tenía un plato con fruta y comía ensimismada en sus caricaturas, notó la presencia del cura y le sonrió saludándolo
• Pao, él es el cura Damián, ya te había hablado de él, me confesará para mí primera comunión, por favor no nos interrumpas, estaremos en mi habitación y sobre todo recuerda que es una sorpresa para mamá, así que no le digas nada ¿está bien?
• Si Jo
Jo lo tomó de la mano y lo guio a la planta alta, él la siguió un poco atrás de ella, llevaba en la otra mano su maleta de “utensilios”, en las escaleras dejó que Jo se adelantara dos escalones, quería verle el culo, ese culo que dentro de poco profanaría salvajemente.
Entraron de la mano a la habitación de Jo adornada por ponis en las paredes, no hubo más palabras, Jo cerró la puerta y volteo a verlo, se quedó parada con las manos juntas atrás de ella, él la miró y se acercó, la tomó con ambas manos de la cara y la beso, Jo con una sonrisa abrió su boca y sacó su lengua.
Eso fue el principio, después las manos desesperadas de Damián se dirigieron a las nalgas de Jo, ella gimió y cerró los ojos al sentirse libidinosamente manoseada por el cura, este no perdía tiempo, estaba como desesperado, movía rápido sus manos, estrujaba ambas nalgas, subía y bajaba sus manos, Jo se concentraba en excitarse, pues calculaba que no tardaría mucho en ser penetrada
Damián la cargo cuan ligera que era y ella enlazó sus piernas a su cintura, sin dejar de besarla Damián caminó hasta la cama, se dejó caer sobre ella, sus manos desesperadas desabrochaban su pantalón, sacó su verga y solo hiso a un lado la suave pantaleta de Jo.
Jo se sintió algo decepcionada, pues pensó que le modelaría el conjunto que se había puesto especialmente para él, pero este ni cuenta se dio como eran sus ropitas, solo sacó su verga y la dirigió a la rajita de Jo, no estaba lo suficiente mojada ni excitada
• Despacio Damián tenemos tiempo
Él seguía intentando penetrarla, sus estocadas eran torpes, ya una vez la había penetrado en la iglesia, pero en esa ocasión ella estaba llena de semen y muy dilatada por el pastor, eso facilitó la penetración, ahora ella estaba sin dilatar, no lo suficiente mojada y ya se empezaba asentir incomoda
• Tranquilo Damián, déjame hacerlo a mí
Él se detuvo un poco, su respiración era agitada, estaba todo desesperado, Jo escupió en su mano y la llevó a su rajita, la mojo por fuera y un poco por dentro, tomo el durísimo pene de Damián y lo apuntó a su rajita, metió el glande, Justo cuando lo iba a sacar Damián empujó, metió la mitad lastimándola, ella gritó
• ¡Ay Damián!, que te esperes, te dije que yo lo hacía— dijo Jo algo molesta
• ¡Cállate puta! Serás mía
Sacó su verga solo un poco y la metió de nuevo, esta vez llegó hasta el fondo, lo hizo tres veces seguidas
• Ay me lastimas
• Antes te gusto cuando te hice así, eres muy puta y te terminará gustando
• No, espérate, así no— Jo intentaba zafarse sin éxito
Jo pensó que ya no era tan buena idea hacerlo con él, pero él era más fuerte que ella, la tenía totalmente sometida, sentía como la verga de él entraba y salía, ya no era tan placentero como antes, incluso se desfloración solo le dolió un poco y después fue placer, esto en cambio no era nada cerca al placer
Jo sintió como sus manos fueron atadas al mismo tiempo que era penetrada, hiso un ademán para zafarse, pero solo vio estrellitas al sentir la fuerte bofetada de Damián, le cruzó la cara y ella ahora si cayó en pánico, sus manos quedaron inmovilizadas, Damián la bombeaba ella empezó a gritar
• Ay no… no… así no… ay me lastimas
Damián sacó un trapo de su bolsa y se lo metió en la boca, eso le silencio los gritos, las arremetidas empezaron más intensa
Puta te gusta, lo sé, te gusta que sean agresivos y salvajes contigo, conozco las de tu clase, entre más duro les den a las putas, más les gusta
El sudor de Damián empezó a caer en la cara de Jo, ella ya tenía lágrimas, Damián la tomó de la cintura, la levantó y la giró en el aire dejándola caer en cuatro, Jo como una perra llorosa volteo y vio como él dirigió su pene a su raja, la tomó de las caderas y la penetró una y otra vez sin contemplación ni lastima, se sentía en el paraíso violando a esa pequeña niña
Plaf
Una sonora nalgada retumbó en la habitación donde tantas veces ella había sido cogida de muchas formas, pero esta fue diferente, esta si dolió en lo más profundo
Plaf… plaf… plaf… plaf
Una y otra vez recibió castigo en sus nalgas, las lágrimas ya parecían gotas pesadas de lluvia, grito con intensidad cuando sintió un chicotazo en sus nalgas
• Mmmggghhh
Solo pudo hacer sonido guturales, pues el pañuelo hacía su función como silenciador, Damián ya había sacado su cinto y ahora era su herramienta de tortura, Jo estaba tan asustada que gritaba por mero reflejo, sentía como era penetrada, pero eso ya no le importaba, su miedo era a un daño serio sobre ella, por primera vez en su vida tuvo miedo a morir
• Toma perra, toma puta, eso es lo que te gusta ¿verdad?… te voy a dar lo que tú quieres
Jo ya era un muñeco sin sentido propio, su cerebro se había desconectado y su alma abandonado, solo quedaba el cuerpo vacío. No sintió cuando fue desnudada por completo, su mirada estaba perdida, tampoco sintió como el pervertido y sádico cura le ató las manos junto a los pies, la acostó boca arriba y escupió en su verga mucha saliva
• Te voy a dar por el culo, ¿oíste? Y te va a gustar, eso es lo que las putas quieren, verga en el culo
Jo solo se agitó cuando fue acosta boca arriba, Damián con una mano la sostenía de la cuerda que ataba sus pies y manos juntos, la jalaba hacia arriba, mientras con la otra mano dirigía su verga al culo de Jo, la verga entró, Jo estaba tan perdida que su esfínter se relajó por mero reflejo; la verga entró hasta el fondo y salió solo para regresar, sus huevos chocaron con sus nalgas.
• ¿Te gusta verdad?— Damián, desde hacía un momento, tenía un demonio dentro que lo controlaba
Damián ahora la sostenía, con sus dos manos, de los tobillos y muñecas, sus caderas se movían obscenamente de atrás a adelante, ya no traía pantalón, solo la camisa y el saco, sudaba, eso le daba un aspecto más grotesco; Jo, totalmente ida, se mecía al compás de las arremetidas que su violador le daba.
• ¡Dime que te gusta!… ¡Dímelo!
Jo no contestaba, su mirada perdida y sus lágrimas denotaban lo traumada que estaba, no contestaba, sólo miraba la nada
• ¡dímelo! Te estoy diciendo que me digas cuanto te gusta
No hubo respuesta, Damián loco de sadismo, sostuvo solo con la mano izquierda los tobillos y muñecas, mientras la derecha se elevó y cayó sobre el rostro de Jo
• ¡Dímelo!
Un cachetada más y no hubo respuesta
• ¡Dímelo!
Otra cachetada
• ¡Dímelo!
Esta vez no fue cachetada, su puño derecho se estrelló sobre el pómulo izquierdo de Jo, Damián nunca había experimentado tanto placer, su mente hervía, el maltratar a esta niña lo llevaba a los más oscuro y podrido de su mente, pero eso lo enloquecía de lujuria, ya no razonaba bien.
No era la primera vez que ocurría, en el seminario durante su formación una novicia tuvo la misma suerte, sólo que fue encubierto por el arzobispado, Damián era el hijo ilegitimo del mismo obispo, él sabiendo las consecuencias de los actos de su hijo bastardo, tuvo que encubrirlo, despidieron al novicia y jamás supieron de ella, Damián sólo recibió un regaño y una penitencia de una semana, después de eso sus pecados fueron expiados
• ¡Dímelo!
Otro puñetazo, ya era demasiado para sostener, miró su obra de arte, Jo tenía el pómulo izquierdo morado y la sangre salía por su nariz y boca, esto fue más de lo que pudo aguantar, eyaculó en las entrañas de Jo gritando de placer.
*****
Pao miraba la tele, sólo la miraba, pues su mente estaba en la planta alta, se preguntaba como estaría siendo cogida su hermana mayor, Jo era tan audaz, hacía cosas que ella nunca haría, la curiosidad le picó demás, sabía que no debía intervenir, Jo lo quería para ella sola, talvez después la invitaría, pero esta era solo de Jo; pero a Pao le pico la curiosidad, iría sólo a ver como antes lo había hecho, talvez se masturbaría viendo y regresaría a ver la tele
Iba subiendo las escaleras, escucho los gemidos del cura, sí que estaba gozando y como no, si su hermana era una verdadera maestra de las artes amatorias, el cura era afortunado de tener a Jo.
Escuchó golpes, eso la asustó, la última vez Jo salió toda roja de la cara y las nalgas, el cura le había pegado, a Jo le encantó, ese pensamiento la tranquilizó, se acercó a la puerta y notó que no tenía seguro, sonrió, sabía que Jo la había dejado así por ella quería subir a ver, amaba a su hermana era tan considerada con ella.
Lentamente abrió la puerta y casi grita cuando vio a su hermana, ella tenía sangre en la boca y nariz, el cura la sostenía de forma rara, de los tobillos y muñecas al mismo tiempo, eso era demasiado, más cuando vio la mirada perdida de Jo, eso no era normal, salió corriendo a la planta baja, sus manos temblaban, ¿qué debía hacer?
Recordó lo que una vez ella le dijo, “si algo sale mal le hablas a papá Joaquín”, corrió al teléfono y busco en los contacto, marcó
• Aló
• ¡Papi! ¡Ven por favor! ¡Corre!—era la voz angustiada, no más bien asustada y en pánico de Pao—el padre le está pegando a Jo, grita mucho y no la suelta
• ¡¿Qué?! ¿Cuál padre? ¿De qué me hablas?— Joaquín estaba asustado y desconcertado, escuchaba la asustada voz de Pao que le gritaba y no entendía nada.
• ¡Ven por favor! ¡Corre! ¡Ayúdanos!
Supuso que algo andaba mal, tomó sus llaves y salió casi corriendo, arrancó el vehículo y rechinando llantas partió rumbo a la casa de las hermanitas, llegó estacionándose y vio como salió un hombre alto y joven, iba vestido con ropas de sacerdote, caminó rápido pero tranquilo, abrió su lujoso auto y antes de subir movió su cabeza a los lados como estirando su cuello, Joaquín bajo al mismo tiempo que él arrancaba, entró a la casa de las niñas, la sala estaba sola, subió corriendo a la recámara de Jo y escuchó llanto, abrió la puerta y se puso pálido con lo que vio.
*****
Joaquín entro a la recámara y casi se desmaya al ver a Jo atada de mano y tobillos estaba desmayada, tenía sangre en su rostro, Pao llorando lo miraba sin saber que hacer
• ¿Qué demonios pasó?
• Él le pego, lo invitó y subieron, después subí a ver y él le pegaba, te marque y cuando ibas a llegar él bajó, tuve miedo y me escondí en la cocina, pensé que también a mí me iba a pegar
• Demonios—gritó desesperado
Se acercó a Jo y la desató, la levantó, las manos de Joaquín temblaban, estaba asustado, Jo abrió los ojos y vio a Joaquín, el alma regreso a ella
• ¡Papá!
Gritó y se abrazó a él, la camisa de Joaquín se manchó de sangre de Jo, pero eso a él no le importó, le preocupaba que había pasado
*****
Alvarado estaba en la sala, pasaba un momento agradable con su hija, Diana Perla estaba sentada a horcajadas sobre él, lo besaba metiéndole la lengua, su falda tapaba su entrepierna, traía puesta su pantaleta, no había penetración pero sus caderas se movían con mucho ánimo rozando su rajita sobre el bulto duro de su padre, los dos gemían con mucha pasión.
Su esposa estaba en la cocina, lavaba platos antes de preparar la cena, su hijo la acompañaba y desde hacía unos minutos se dejaron de escuchar ruidos de lavada de platos, posiblemente estaban teniendo un momento íntimo madre-hijo.
Así era felices ahora compartiendo el sexo entre los cuatro, sus tardes eran sumamente placenteras y las variantes ahora eran mucha; Alvarado metió la mano bajo la falda escolar de su pequeña hija, ella gimió al instante de ser tocada obscenamente por su padre, se separó de él para poder gemir sin que la lengua paterna le estorbara, los dedos de Alvarado masturbaban la húmeda raja infantil, ella empezó a moverse y de repente el teléfono de él sonó, escuchó el timbre y supo quién era, pues lo tenía personalizado para Joaquín, se separó un poco de su hija y tomó su teléfono
• Hola Joaquín
• ¡Ven por favor a la de ya a la casa de las niñas, pasó algo muy cabrón, creo que estamos en problemas!
• ¿Qué pasó?
• Es larga la historia y grande el problema, ¡ven a la de ya!
Alvarado sintió que su corazón se aceleró, su boca se secó y pene perdió erección, su niña lo notó, vio la cara de preocupado de él
• ¿Pasó algo papi?
• Sí, tengo que irme
• ¿No me cogerás?—preguntó ella dulcemente
• Luego mi amor, esto tengo que resolverlo ya
Se levantó y se arregló su ropa, fue a la cocina para avisarle a su esposa que se iría por unas horas, que tenía un problema en la escuela y debía atenderlo, al entrar vio a su esposa apoyada en el fregadero y a su hijo penetrándola desde atrás, lo hacía con mucho vigor, ella tenía los ojos cerrados y la boca abierta por el placer que sentía.
• Mi amor tengo problemas en la escuela, tengo que irme, no sé cuánto tarde, te hablo cuando venga de regreso
• Si mi amor—dijo entre jadeos su esposa abriendo los ojos y volteándolo a ver—no tardes aaahhh
Salió Alvarado imaginándose mil y un cosas que pudieron haber pasado
*******
Alvarado llegó a la casa de las “inocentes” hermanitas, tocó y Joaquín de inmediato abrió, vio su camisa con sangre, eso lo asustó
• Entra ya— le dijo Joaquín a Alvarado, esté pálido entró, miró a su alrededor y vio la cara de asustada de Pao y casi sufre un infarto cuando vio a Jo, ya se había bañado, ya no tenía sangre, pero su pómulo esta hinchado y morado, tenía hielo para desinflamarlo
• ¿Qué pasó? ¿Qué le hiciste?— dijo Alvarado recriminándole a Joaquín
• Yo nada, esta pendeja invitó a un cura a coger y este le empezó a pegar mientras se la cogía por el culo y así la dejó, Pao me habló porque se asustó
• ¿Qué? ¿Estabas cogiendo con él?— le gritó Alvarado a la llorosa Jo
• Esta gran puta, lo hacía a nuestras espaldas quien sabe desde cuándo— dijo Joaquín con los ojos rojos de cólera
• Por favor perdónenme, se me hiso fácil snif snif
• Vas a tener que contarnos todo y desde ahorita te digo que recibirás un castigo
Alvarado habló lleno de coraje, ahora sus manos temblaban, pero de ira, Joaquín no se quedaba a atrás, los dos crispados miraban Jo que llorando les explicó cómo fue todo, solo contó la versión del cura, no mencionó al puma ni al pastor; hiso mucho hincapié en que se le hiso fácil, que pensó que sería una travesura y ya, cada que terminaba una frase pedía perdón, incontables perdones salieron de hinchada boca, Alvarado serio la miraba, mientras ella hablaba él pensaba en una solución para el problema.
• Y eso fue todo, por favor perdónenme, no lo volveré a hacer
• ¿Qué opinas?— preguntó Joaquín a Alvarado
• Tengo una idea, pero necesitamos movernos rápido…
Alvarado habló y contó su plan, era descabellado y tal vez no funcionaría, pero era lo único viable, todos asentían escuchándolo
********
Carla, mamá de Jo y Pao, estaba sentada en la estación de enfermería del cuarto piso, revisaba una hoja con indicaciones médicas, mientras lo hacía el médico de guardia la miraba con deseo, ella lo notaba y le molestaba, no le gustaba que la miraran así, ella sabía que de un momento a otro la abordaría y la invitaría a salir y ella tendría que rechazarlo de la forma más educada y amable posible, porque si no tendría una enemigo despechado intentando vengarse o hablaría mal de ella diciendo lo puta que era, pero que lo ocultaba con una fachada de mojigata.
• Hola señorita Carla, la veo muy atareada ¿verdad?
• Si algo— contestó ella sin voltear a verlo
• Siempre me he preguntado qué es lo que hace en su tiempo libre
• Pues cuido a mis hijas
• Mmm ya veo y con todo respeto, ¿No le gustaría….?
¡Ringggg!!!!!!
El timbre del teléfono de la estación de enfermería la salvó, era un “salvado por la campana”, ella volteo y le brindo una sonrisa amable de “tengo que contestar”, levantó el auricular
• Medicina Interna, buenas tardes
• Buenas tardes, me gustaría hablar con la Srta. Carla
• Si soy yo, ¿quién me busca?
• Soy el profesor Alvarado, por principio no quiero que se alarme, le hablo para notificarle que su hija la alumna Johana tuvo una riña con otra alumna
• ¿Qué?
• Repito, no quiero alarmarla, pero por reglamento, el trabajador social y una servidor la llevaremos a su casa, ella nos dio este teléfono de localización y le pido por favor, se dirija a su casa para vernos ahí y hablar del evento
• ¿Mi hija está bien?— dijo Carla con cara de alarmada mientras era observada por el médico de guardia
• Si está bien, pero tenemos que hablar en su casa
• Ahí estaré en media hora
• Si, también llegaremos a esa hora
Carla miró al médico al colgar, este le iba a preguntar falsamente si necesitaba ayuda, la verdad no le interesaba nada más que llevarse a la cama a esa suculenta enfermera, pero ella se levantó y sin decir nada salió del área rumbo a la oficina de su jefa inmediata; ahí le explicó a su jefa que tenía una urgencia familiar y que debía salir a su casa, el permiso fue concebido.
Llegó lo más rápido que pudo a su casa y vio parados a dos hombres en su porche, los dos lucían sacos nuevos y elegantes, su corazón se aceleró de angustia.
• Buenas tardes señora Carla, soy el profesor Alvarado y él es el Lic. Joaquín, es trabajador social
• Buenas tardes señora Carla
• Buenas tardes ¿qué fue lo que pasó?
• Antes que todo quiero que sepa que las cosas ya están bajo control, en estos casos nos hacemos acompañar de un trabajador social para resolver estos asuntos; la esperamos en el pórtico de su casa porque no es correcto que entremos, sus hijas sin embargo ya están dentro esperándola, quisiera si nos permite pasar con usted y hablar con más tranquilidad
• Si, por favor pasen
Carla casi grita cuando vio el pómulo morado de Jo, además de un poco hinchado su labio superior, Jo la miraba con miedo
• ¿Pero qué te pasó?
• Señora Carla quiero que se tranquilice, la alumna Johana tuvo una pelea con otra niña
• ¿Pero cómo es posible que la haya dejado así?
• Estamos aquí porque la señorita Johana inició la pelea y la otra niña sufrió lesiones más fuertes
• ¿Qué?
• Si, la señorita Johana la golpeo con un libro en la cara, fue una pelea muy seria, en este momento otro maestro con un trabajador social están en la casa de la otra alumna explicando lo sucedido y tratando de que esto quede sin demandas penales
• ¿Demanda penal?
• Sí, quiero que mire esta foto
Alvarado le mostro una foto de las que tenían en los archivos, se veía una alumna con la boca más lastimadas y el ojo cerrado, además múltiples golpes en el resto del rostro, la alumna había sufrido una caída severa de 2 metros y los maestros tomaron fotos para el archivo, era un “As” bajo la manga, tanto Alvarado como Joaquín esperaban que eso fuera suficiente
• ¿Quién es ella?
• Es la señorita Jazmín, ambas pelearon se golpearon, pero como puede ver Jazmín se llevó la peor parte, no queremos conflictos entre padres ni problemas legales
• ¿Pero qué hiciste Jo?
• Perdón mami, ella me ofendió y le di una cachetada y después ella me la regresó, todas rieron y volví a golpearla, no recuerdo mucho, solo recuerdo termina sobre ella golpeándole el rostro con mi libro de historia
• ¿Pero qué te dijo?
• Me dijo que era una huérfana de padre, que era una bastarda de alguien, no es la primera vez que me molesta, esta vez exploté, perdóname mamá
Carla se quedó callada, no sabía cómo reaccionar, seguramente era bulling escolar, su hija sufría bulling y ella no lo sabía, estaba molesta quería demandar a los padres de jazmín por bulling, pero como quedó peor que su hija no sería una demanda ganable y posiblemente acabaría peor.
• ¿Qué debo hacer?—preguntó Carla entre resignada y molesta; esa era la pregunta que Alvarado esperaba.
• Bueno por principio quiero que firme este acuerdo, es para ambas partes, en él se menciona que no será resuelto mediante vía legal, se hará a través de los trabajadores sociales, quienes harán sesiones además de estudios de familia para buscar prevenir futuros eventos
Alvarado tenía pleno conocimiento de manejo de estos eventos, así que no tuvo problema de hacerlo, Carla respiraba ya más tranquila al escuchar la palabra trabajador social en lugar de ministerio público; Joaquín aprovechó el momento y habló
• Bueno señora Carla, yo tendré que venir varias veces a la semana para hacer el estudio socioeconómico y detectar focos de agresión como quién cuida a las niñas, como se alimentan y otras cosas.
• Buena ellas son cuidadas por mi madre
• Mmm no, eso no siempre es bueno, tendré que ver si ella es apta para hacerse cargo de sus hijas
Carla palideció, ella sabía que su madre era de la escuela antigua, de esas abuelas que aconsejaban que debes soltar el primer golpe, que si alguien te insulta debe recibir el puño en su boca, tenía tan arraigada esa convicción que nunca la ocultaba, Carla estaba segura que su madre tomaría venganza y fastidiaría el acuerdo de negociación pacífica.
• Aunque mis hijas han demostrado un gran nivel de madurez y se cuidan solas
• Bueno eso ya lo veremos, vendré mañana, usted debe decirme a qué horas es posible me reciba
• Temprano, no me quedaré a trabajar, sólo cubriré mi turno, cuantas sesiones serán
• No puedo decir un número, pero deben ser entre 10 y 15
• Está bien
Dijo Carla resignada pensando en el impacto económico que tendría en esas semanas; por lo pronto tendría que buscar la manera de evitar que su madre fuera esos días a su casa, ella podría arruinar todo
• Bueno, señora Carla, créame que nos da mucha pena por el suceso, pero nos da gusto su cooperación para prevenir estos sucesos; esta es mi tarjeta para cualquier duda, es la extensión de mi oficina en la escuela y mi teléfono personal está al reverso, me permití apuntar la del licenciado Joaquín ya que él olvidó sus tarjetas de presentación
• Si, una disculpa en la siguiente visita le traeré mi tarjeta personal
• Gracias, me da mucha pena todo esto, cooperaré con todo lo que me digan
Salieron los dos más aliviados, habían logrado tranquilizar a la madre de las niñas, habían ensayado lo que iba a decir cada uno, la ventaja que tenían es que Jo era una excelente actriz, se pararon los dos antes de subirse a sus respectivos autos, Alvarado habló sin mirarlo
• A las diez pm pararé por ti
Joaquín serio como en un funeral contestó
• Te espero
**********
Eran casi las 10 pm cuando Joaquín estacionó su auto frente a la casa de Joaquín, este salió y llevaba ropa negra, traía un gorro que se convertía en pasamontañas, miró hacia Alvarado que vestía igual, subió al auto.
• Andando— dijo Joaquín mirando al frente
Alvarado arrancó y 15 minutos después se estacionó frente en una plaza cercana a la iglesia donde se encontraba el padre Damián, caminaron hasta llegar la puerta principal que aún estaba abierta, acababa de terminar la misa nocturna.
La iglesia tenía columnas que facilitaban el esconderse, entre ellas caminaron escuchando como los monaguillos se despedían del sacerdote y salían, no notaron la presencia de los hombres que tras las columnas los vieron salir.
Ese fue el momento, Joaquín fue a cerrar la puerta y puso seguro, Alvarado bajo su gorro y el pasamontañas lo cubrió, volteo a ver a Joaquín que había hecho lo mismo, caminaron con sigilo hacía el vestíbulo donde Damián contaba las ganancias del día, los vio entrar y levantó las manos
• Hijos por favor no me roben, es una iglesia pobre
• No venimos por el dinero, venimos a cobrar otro tipo de deuda—dijo Joaquín mientras se acercaba por un lado y Alvarado lo hacía por el otro
• ¿Deuda? ¿De qué hablan?
• Sabes, hoy estuviste con una niña, la maltrataste
• Damián palideció cuando entendió de qué se trataba
• Pudiste solo habértela cogido e ido; pero no, fuiste más allá y la golpeaste salvajemente
Joaquín hablaba pausadamente, haciendo que sus palabras penetraran en la mente del cura haciéndolo temblar de miedo, ese era su don
• Por favor, tengo dinero, se los daré, no me hagan daño, soy hijo del obispo, esto tendrá repercusiones
• ¿Hijo del obispo? ¿No tienes idea quienes somos verdad?—dijo Joaquín con un tono tan amenazante que hasta Alvarado sorprendió— Somos más poderosos que él, por si no lo sabías la lava nuestro dinero, así que somos dueños de esto, te metiste con la niña equivocada
Damián tembló, sabía que su papá, el obispo, lavaba dinero para la mafia, sabía de lo que eran capaces, se sintió perdido, bajo su vista y esto fue aprovechado por Alvarado que le puso un puñetazo en peno rostro.
Damián vio estrellitas por el golpe, pero recobró la vista al sentir como Joaquín le golpeaba el estómago, el aire salió de sus pulmones, fue todo lo que reconoció.
Unos minutos después Damián yacía en el piso, apenas si podía abrir los ojos por lo hinchado que los tenía, su rostro estaba todo desfigurado por los golpes recibidos, lo último que escuchó fue la voz de Joaquín
• Este será tu castigo, pero si quieres tomar represalias tendrás algo más fuerte que una simple paliza, la versión oficial de esto es que te robaron y pusiste resistencia, si dices que fuimos nosotros, incluso a tu padre, desataremos una guerra
Damián seguía temblando, pensaba que lo matarían a golpes, sin embargo solo iban a golpearlo, sintió alivió y asintió a lo que Joaquín le decía.
Ah y otra cosa, tendrás que rezar tres padres nuestros y tres aves marías como penitencia—Joaquín no tenía reparo en humillar al sacerdote que se había atrevido a tocar su pequeña
¿Qué?—preguntó Damián intentando abrir los ojos
¡Qué empieces a rezar idiota! ¿No oíste? tres padres nuestros y tres aves marías como penitencia, a menos que quieras otra paliza
¡No por favor!
Damián todo tembloroso se hinco y junto sus manos, empezó a rezar ante los dos tipos que lo habían golpeado, sus palabras salían apenas, pues estaba al borde de las lágrimas, nunca en su vida había tenido tanto miedo, termino de rezar y trató de abrir los ojos para ver a sus verdugos si ya lo dejarían en paz.
Muy bien cabroncito, has sido un buen penitente, ahora solo besa la bota de amsolución
Joaquín con ojos chispeantes miraba con odio al hombre y cuando este temblando se acercó a besarla, Joaquín le dio una patada directo a la boca, el hombre gritó de dolor y cayó d elado arrojando sangre por la boca, ese fue el broche de oro que él quería, Alvarado sonrió satisfecho
Salieron los dos de la iglesia, la calle estaba desierta, volvieron a cerrar la puerta y caminaron al auto, mientras lo hacían se quitaron sus pasamontañas que regresaron a ser gorros, subieron al auto y arrancaron
• ¿Crees que diga algo o tengamos más problemas con él?—preguntó Alvarado a Joaquín
• No creo, no viste como se cagó de miedo cuando le dije que éramos de la mafia, no hará nada, es un pollito asustado
Llegó Alvarado hasta la casa de Joaquín, este bajo y se despidió sólo con un saludo militar, Alvarado le respondió igual y arrancó, se sintió orgulloso de su amigo, de como hicieron un gran equipo y actuaron como si estuvieran entrenados para ello; acababan de vengar a Jo, pero esa niña no se libraría de su castigo.
Alvarado llegó a su casa, su hijo y esposa veían la televisión, él la tenía abrazada y ella estaba recargada en su hombro, las luces ya estaban apagadas.
• Hola
• Hola mi amor ¿Cómo te fue? ¿Hiciste mucho ejercicio?— preguntó su esposa sin voltear a verlo
• Si algo ¿y dianita?
• Está arriba esperándote— su esposa ahora si volteo a verlo y le sonrió coqueta y le dio un guiño de complicidad
• Subiré con ella
• Si mi amor, al rato te alcanzo en la recámara ¿o dormirás con perlita?—la pregunta fue tan tranquila como si le preguntara si tomaría agua o no
• No, dormiré en nuestra recámara, solo estaré un rato con ella.
Subió las escaleras y al entrar a la recámara de su hija su pene brincó, ella llevaba un baby doll color rosa, muy transparente, su madre se lo había regalado comprándolo en una tienda especial para gente de baja estatura.
Dianita estaba boca abajo y leía un libro erótico, últimamente se le permitía leer lo que ella quisiera así que ahora antes de dormir leía historias eróticas, más las de incesto entre padre e hija, se mojaba tanto que se tenía que masturbar metiendo deditos en su rajita
Alvarado con mirada de lobo se subió en ella rosando su erección en desarrollo entre las nalguitas de ella
• ¿Qué lees mi amor?— Dianita dio un brinco de susto y volteo a verlo
• ¡Ay! Hola papi, me asustaste— le dio un piquito en la boca y continuó hablando— estoy leyendo una novela francesa que se llama “George le curieux”
• ¿Ah sí? ¿Y de qué trata?
• De un hombre que empieza a desear a su hija y la espía cuando se baña, cuando se cambia, cuando pasa con poca ropa por su casa, etc.
• ¿Y está buena la novela?
• Súper cachonda, estoy muy mojada
Alvarado apoyó ambas manos en la cama quedando sobre su hija, y se sentó en los muslos de ella, Diana perlita continuó boca abajo, pero subió su suave y trasparente baby doll y bajo su sexy pantaletita, Alvarado desde arriba veía todo desarrollando una erección con el espectáculo de su hija.
Dianita quedó desnuda de la cintura hacia abajo, ella regreso a su libro dejando sus nalgas a merced de su padre, antes de leer su libro miró los nudillos de las manos de él, los vio muy rojos y en algunos había descamación de la piel, datos inequívocos de una pelea
• ¿Papi, qué te pasó? ¿Peleaste?… aaahhh
No pudo hablar más, los dedos de Alvarado se introdujeron en su rajita, si estaba muy mojada, tanto que Alvarado sintió que enterraba sus dedos en yogurt tibio, los metió y los sacó y conforme lo hacía avanzaba la velocidad, Dianita cerró los ojos de forma involuntaria y abrió su boca sus cabellos se mecían al ritmo de la dedeada de su padre
• Léeme algo de tu libro
Alvarado le pidió a su hija que le leyera, quería ver si ella era capaza de leer mientras tenía un orgasmo.
“George el curioso miraba a su hija dormida, ella boca abajo estaba en lo más profundo de su sueño, su piel era iluminada por la luz de la luna, parecía una poesía, era como si la luna hubiera sido creada solo para iluminarla a ella; George pensaba que era tan hermosa que si la tocaba desaparecía, su pene como siempre estaba en el punto más alto de excitación, su mente nublada no le permitía pensar o ser prudente…”
• Aaahhh
Dianita gimió sin poder evitarlo, Alvarado torció sus dedos y estimuló su punto G, Dianita sintió un fuerte chispazo que inundó su cerebro ya excitado.
• No pares continua
• Si papi… aaahhh
“Bajo su cremallera, lo hiso lento, no la quería despertar, su pene brincó fuera de su pantalón, él lo tomó con mano derecha e inició la tan ya conocida masturbación…”
• Aaahhh papi aaahhh
Dianita no pudo seguir leyendo el pene de Alvarado se introdujo en la sobre encharcada rajita infantil de su hija, el peso de él la oprimió sobre la cama, Dianita quedó con su carita pegada al libro, el movimiento no le permitía seguir leyendo, cerró un ojo y con el otro leyó la frase en su libro erótico
“eyaculo sobre su piel”
Eso la hiso tener un orgasmo de locos, sus gritos empezaron a inundar la habitación, lo gemidos de ella serían escuchados por su madre y hermano que veían la tele en la sala, Alvarado metió su mano en la entrepierna de ella y llegó a su clítoris, lo estimuló con un dedo haciendo que Dianita se moviera sin control y presentara orgasmos múltiples
Aaahhh… aaahhh… aaahhh
Ella estaba en la locura, no sabía por qué, pero su padre había llegado demasiado excitado, se le veía el placer que sentía al penetrarla y hacerla orgasmarce una y otra vez, ella estaba feliz, no podía controlar sus orgasmos, sus caderas se movían por sí mismas, sentía que orinaría de un momento a otro, no sería la primera vez
• ¡Papi! Aaahhh
Un chorrito de orina mojó la mano de Alvarado, él como respuesta arremetió con su durísima verga en la rajita de su hija, sacó los dedos de la entrepierna y se los dio a probar a su hija, ella sacó la lengua y de una forma obscena lamió el orín de los dedos de su padre, parecía una producción cara de hard sex.
• Mi amor voy a eyacular
• Si papi hazlo… hazlo… así… aaahhh… aaahhh
Dianita apretó las sábanas con sus manos al mismo tiempo que sus ojitos se cerraban fuerte, su boca abierta emitía gemido tras gemido, Alvarado no se quedaba atrás y se movía como poseso eyaculando todo el semen dentro de su hija.
Una vez más el acto incestuoso se había consumado, Alvarado cayó fulminado al lado de su hija ella con las piernas temblorosas se levantó y mamó la verga paterna, lo hacía con tanto entusiasmo que Alvarado sintió el inició de una nueva erección, pero no quería coger de nuevo, tenía que guardar energías para su suculenta mujer.
• Ya mi amor, debemos descansar
• Otra vez papi, anda
• No bebé, debemos dormir, te extrañe hoy, pero ya hay que dormir
• Bueno, pero mañana si verdad
• Si mi amor, mañana si
Se levantó Alvarado justo cuando su esposa iba caminando por el pasillo hacia su habitación
• ¿Ya nos vamos a dormir?
Pregunto su esposa mientras veía hacía el interior de la recámara de Dianita, la vio boca abajo con su rajita toda roja y escurriendo semen, sonrió mirando a su esposo
• Si mi vida ya vamos—contestó Alvarado caminando tras ella
Su esposa miró sus nudillos todos rojo, lo miró a los ojos, Alvarado se vio sorprendido por ella, agachó la mirada tratando de no darle importancia al asunto, su mujer lo entendió
• ¿Debo preguntar qué pasó?—dijo ella arqueando la ceja
• No, mejor no, igual ya quedó todo arreglado
• ¿Ganaste?
• Sabes que siempre gano—dijo Alvarado mientras se desnudaba
Se acostó en la cama, no se bañó, estaba tan cansado, había sido un día muy estresante para él, esas hermanitas se habían pasado con la travesura, Jo tendría que ser reprendida, pero ¿cómo castigas a una niña que no vive contigo? Tendría que pensar en el castigo y este tendría que ser ejemplar
Sintió como su esposa desnuda se acostó a su lado, le dio la espalda, Alvarado sintió sus firmes nalgas, su erección regreso, se volteo hacia ella y puso su verga en el culo de ella y esta entró hasta la mitad, seguramente su hijo se la había estado cogiendo por el culo, que importaba, ahora la vida era así, se movió un rato hasta sentir que sus huevos explotaban, eyaculo en el recto de su esposa, mientras ella mordía una almohada y gemía quedito, le sacó la verga y la abrazó
• Descansa amor
Fue lo que escuchó de su esposa antes de que sus ojos se cerrar y cayera en un profundo sueño.
Continuará
Pervirtiendo a una nena inocente 20
La vida empieza a dar giros para estas niñas.
En este capítulo me la llevaré tranquila, quiero conducir esto a una trama mas estrecha, espero les guste
atte adalberto1979
Capítulo 20
Joaquín formalmente vestido estaba parado en el porche de la casa de las inocentes hermanitas, miraba hacia la calle, hacia media hora que la mamá de las niñas debía estar ahí, trataba de ser paciente, sin embargo eso no le quitaba la sonrisa, pues llego junto con las niñas, siguió el transporte escolar en su auto y entró con ellas, subió a la recamara de Pao y se la cogió por todos sus agujeros, se satisfizo como un cerdo con la inocente hermanita, la sodomizó, eyaculo en su culo y después le metió la verga en la boca provocando arqueadas de la pequeña niña.
Pero antes de cogerse a Pao entró al cuarto de Jo, la acostó boca abajo en sus piernas, le descubrió sus blancas y firmes nalgas y la nalgueó hasta que le dolió la mano; no era de placer, era de castigo; Jo lloraba, pero no pedía que parara, sabía que tenía que ser castigada por su acto.
Jo le pidió perdón y le dijo que la castigara cuanto mereciera, pero que por favor no dejara de cogérsela, Joaquín enérgicamente la mandó a la planta baja y le pidió que calentara la comida para su hermana, ese sería el castigo que él le daría, la nalguearía toda la semana y la dejaría en abstención sexual hasta que fuera suficiente la lección, tampoco le permitiría masturbarse, él la vigilaría de cerca.
Joaquín en posición de firmes miró como Carla estaciono frente a su casa su modesto vehículo, bajo apresuradamente, su cara era de pena y preocupación
• Discúlpeme Lic. Joaquín, pero es que mi relevo no llegaba y no puedo dejar sola la estación de enfermería, espero me entienda y me disculpe y no piense que no me interesa el bienestar de mis hijas
• No se preocupe señora Carla—dijo Joaquín con toda seriedad
• ¿Pero por qué no ha pasado a mi casa?
• No es correcto, las niñas están solas y no puedo estar dentro sin un adulto presente
Joaquín trato de no carcajearse cuando menciono estar dentro de la casa, porque estuvo y no solo dentro de la casa, también de todos los huecos de Pao
• Tiene razón en eso, pero bueno pase por favor, ¿le ofrezco algo de tomar?
• Agua por favor
Entraron, las niñas estaban en la mesa haciendo tarea, ya habían comido, saludaron respetuosamente a su madre y al Joaquín
• Pase por favor sientes en el sillón, en un momento bajo, Jo dale un vaso de agua al Licenciado Joaquín
• Si mami
Carla se subió a cambiar y Jo le acercó el agua, iba seria, pues sabía que estaba molesta con ella, Joaquín serio e indiferente tomó el agua, Jo le dijo algo
• Papá por favor, ya perdóname…
• Cállate, ve y siéntate allá y no me hables
Joaquín inmediatamente la cayó y la mandó a la mesa, Jo hiso un puchero de querer llorar y se fue a sentar, él seguía muy molesto con ella, pero también veía la oportunidad de estar más con ellas, sin problemas con su madre y sobre todo también debía aprovechar el tiempo que estuviera con Carla pues en cuanto la vio sintió una muy fuerte atracción por ella.
• Discúlpeme licenciado por la tardanza, ya estoy lista para empezar
Joaquín abrió la boca como tonto cuando la vio bajando la escalera, traía un vestido que exaltaba sus curvas, y le daba un toque sensual de ama de casa, su cabello suelto la hacía lucir más que hermosa, sacudió su cabeza, pues debía ser frío y aparentar ser un trabajador social
• No… no…. No se preocupe— dijo Joaquín tratando de disimular el impacto que provocaba ella en él
• Bueno ¿Por dónde quiere empezar?
“Por metértela en la boca y sentir tus amígdalas apretar mi verga” pensó Joaquín sintiendo una erección
• Bueno a ver… si aquí está la encuesta, tengo su nombre completo y… si aquí es, dígame cuantas horas trabaja al día
• 12 a 14 horas, hago mucho tiempo extra, yo sola mantengo a las niñas, la hipoteca y su escuela, sobre todo su escuela, usted sabe cuan cara es
• Si estoy consciente de ello
La encuesta continúo por dos horas, Joaquín alargaba las preguntas, incluso agrego otras, sobre todo las de su vida personal
• ¿Actualmente tiene novio o pareja?
• ¿Qué tiene que ver eso?
• Mucho, es parte de la evaluación
• Pues no, no tengo, pero no sé qué diferencia pueda hacer el que tenga o no
Ella tenía razón, pero a Joaquín le interesaba saber que tan disponible estaba.
• Bueno creo que es bueno que tomemos una pausa con el estudio, creo que será todo por hoy
• ¿Es todo?
• Si
• Pensé que duraría más
“Claro que puedo durar más, por horas te partía ese rico culo que tienes” la mente de Joaquín seguía fantaseando
• Si, por hoy será suficiente— dijo lo que tenía que decir, pero pensó lo que realmente quería hacer
• Bueno gracias por haber venido y una cosa más, si solo van a ser dos horas por sesión ¿cree que pueda ser más tarde? así podría quedarme unas horas como tiempo extra, usted sabe, es por el ingreso que necesito
• ¿A qué horas sería?— preguntó Joaquín adelantando sus pensamientos
• ¿A las 8 estaría bien?— su mirada era de súplica, esa era la ventaja que él esperaba
• Eso sería muy tarde, normalmente cenó a las 10, eso obstaculizaría eso
• Lo puedo invitar a cenar yo aquí
• Sería un placer
Joaquín en su interior sonrió, su mente voló de nuevo, llegaría temprano con las niñas a cogérselas, bueno mínimo a Pao y por primera vez no tendría que salir corriendo, hasta se quedaría a cenar, eso sí era una gran ventaja
Se despidió y salió feliz, casi grita de emoción cuando subió a su auto.
************
Plaf
• ¡Ahu!…
Plaf
• ¡Ahu!…
Plaf
• ¡Ahu! Ya papi por favor, ya no me pegues, perdóname
• No mi putita, pensabas que podías hacernos pendejos y salirte con la tuya, pues no, ahora así serás castigada
Las nalgas de Jo estaban más que rojas, había durado más el castigo, pues Joaquín ahora uso una sandalia, tipo como para después de bañarse, era suave, pero suficiente para provocar dolor, Jo tenía sus ojos rojos
Plaf
• Ay, ya papi de verdad, perdóname
Joaquín se detuvo y acarició las nalgas de Jo, no lo aceptaba del todo, pero ya no la quería castigar; Jo meneo sus nalgas tratando de provocarlo, Joaquín se excitó, pero fue fuerte
• Ya suficiente castigo por hoy– lo dijo con tono espetante, mientras la apartaba
• Gracias papi
Jo se levantó llorosa y lo beso en la boca de agradecimiento que detuviera el castigo, intento meterle lengua para iniciar una cópula, a ella realmente no le molestaban los golpes en sus nalgas, estaba acostumbrada, eran juegos rudos los que hacía Joaquín con ellas, lo que realmente extrañaba era una buena verga dentro de ella, sentir su orgasmo y como su raja se mojaba con las embestidas que recibía por sus agujeros
• Ya—Joaquín, con falsa indiferencia, la apartó al sentir la lengua de ella — ve a calentar la comida
Se levantó, estaba todo sudado, aun así caminó como un lobo hambriento y se metió a la habitación de Pao, ahí estaba ella, acostada y desnuda, ella lo vio y le sonrió, había escuchado el castigo que le dio a su hermana, pero no intervino, era su papá y estaba bien que le pegara para educar a su osada hermana.
• Hola mi putita
• Hola papi
La verga de Joaquín ya iba erecta, sus ojos desbordaban lujuria, su lengua relamía los labios, deseaba tanto a esa niña que para él era siempre como la primera vez.
• Ponte boca abajo
Ordenó Joaquín y Pao dócilmente se giró y quedó boca abajo con sus codos apoyados en la cama
• Abre tus nalgas—volvió a ordenar
Pao sonriendo abrió sus nalgas dejando sus huecos expuestos de una manera muy obscena
• ¿Así papi?
• Si, así me gusta
• ¿Me meto dedos para ti? – pregunto ella con el tono más tierno que pudo
• Hazlo
• ¿Dónde? – pregunto Pao girando levemente su cabeza para ver su reacción
• Sorpréndeme
Pao soltó su nalga derecha, llevó su mano a la boca y escupió, esparció la saliva en los dedos y volteando a ver a su papá, los llevo a su culo, su entrecejo se frunció cuando ella solita forzó su esfínter, la verga de Joaquín dio un respingo y soltó una gota de líquido preseminal, no se masturbaba, porque sabía que si lo hacía podía soltar la leche antes de penetrar ese dulce culo
• Aaahhh
Gimió Pao sintiendo su rajita humedecerse por su auto dedeada, sus deditos empezaron a entrar y a salir, su velocidad no era fuerte, solo se estaba lubricando, ella sabía que su papá se saciaría con ella sin compasión, así que tenía que lubricarse bien, lo que ella no sabía es que ese acto excitaba sobremanera a Joaquín.
• Voy por ti
Dijo Joaquín ya loco de lujuria, tomó su verga y la guio al tan deseado agujero
• Ahu
Pao aulló al sentir la verga de su papá abrir su orto, dos empujones y esta entro hasta que sus huevos chocaron con la vulva, los movimiento de cadera empezaron Pao gimió intensamente, la cópula perversamente prohibida nuevamente comenzó.
Jo abajo aun sollozaba, sentía que sus nalgas le ardían, pero eso no era por lo que lloraba, se sentía muy mal por no poder coger con alguien, aun pensaba en sus amantes como la enloquecían, escuchó los gemidos de su hermana menor y fue su oportunidad, metió su mano bajo la falda y se masturbo a ojos cerrados escuchando los gemidos de hermanita menor.
• Aaahhh
Joaquín gemía mientras Pao le limpiaba la babosa verga, del culo de ella salía leche de Joaquín, ya había pasado hora y media cogiendo con ella, la puso en las posiciones más aberrantes que imaginó, por poco y la hacer cagar otra vez, pero Pao aguantó como campeona los embates en su culo sin cagarse, eso sí lo orino en la boca, Joaquín tenía gran destreza con su lengua y le provocó que escurriera orina, ella aflojó intencionadamente su esfínter y soltó orina en lal boca de su papá postizo, sabía que eso lo enloquecía.
• Ya papi, ya está toda limpia tu vergota
Pao le mostró su sonrisa chimuela orgullosa de haber limpiado la verga que le profano cuanto agujero dios le había dado
Si mi putita, ya lo vi, deja me doy un baño, mientras tu baja con tu hermana y empieza a comer
Joaquín se dio un buen baño y bajo limpio y cambiado, se puso la ropa formal con la que recibiría a la mamá delas hermanitas que pervertía, Pao y Jo lo miraron, pero solo habló Pao
Guau papi, que elegante te ves
Gracias mi putita
Jo con ojos hinchados vio a su papá, iba a opinar lo mismo pero no se quiso exponer a una grosería por parte de él, ella sabía cuan vulgar y ofensivo podía ser con ella, más ahora que estaba enojado; Joaquín se sentó y Jo se levantó sirviendo un plato para él
Esto huele bien—dijo Joaquín mientras devoraba el plato
Eran cerca de las 7 de la noche, Joaquín miraba la tele con Pao abrazada a él, Jo desde el otro sillón solo los veía
• Bueno, creo que ya es hora de esperar afuera a su madre—dijo apartando suavemente a Pao
• Si papi—dijo Pao acomodándose
• Papá—Jo habló por primera vez—quiero hablar contigo en la cocina
• ¿De qué?
• Por favor, vamos a la cocina
• Está bien, pero que sea rápido, tu madre no debe tardar
Entraron a la cocina y Jo se volteó hacia él y antes de que él dijera algo ella cayó hincada a sus pies
• Papá, por favor perdóname, ya levanta mi castigo, llevas una semana sin tocarme, solo me pegas, ya por favor, perdóname
Jo arrodillada ante él lloraba abrazando sus piernas volteaba a verlo, Joaquín ya no pudo soportar más, desabrochó su pantalón y sacó su verga, Jo en cuanto lo vio se abalanzó sobre esta y la metió a su boca, Joaquín cerró los ojos y abrió obscenamente su boca, abrió nuevamente sus ojos, pero estos estaban en blanco
• Mmmggghhh
Sonidos guturales salían de la boca de Jo, Joaquín ya tenía demasiadas ganas de joderse a Jo, ese evento fue el detonante de su lujuria, la levantó cual ligera y la volteo, Jo sin cerrar los ojos se dejó hacer, una sonrisa pareció en su boca cuando sintió como su papá le desplazaba la pantaleta para penetrar su vagina, el dolor que sintió fue escandalosamente placentero
• Si papi si, hazme lo que quieras
Joaquín no se hiso del rogar y comenzó a penetrar esa deliciosa raja, Pao desde la sala vio cómo se balanceaba la cabeza de su hermana mayor por la embestidas, sintió coraje y celos, pues eso significaba que le había levantado el castigo y que ella ya no sería la favorita
• Papi te extrañaba… extrañaba tu verga dentro de mí… te amo… aaahhh… nunca lo volveré a hacer, te lo prometo… aaahhh
Joaquín arremetía sobre ella mientras la escuchaba, lo que no veía es que ella tenía los dedos cruzados, para neutralizar cualquier promesa que hiciera en ese momento.
• Jódeme fuerte, hazme acabar, si así aaahhh
Jo tuvo un orgasmo muy verdadero, no como sus promesas, sintiendo como la verga de Joaquín escupía leche dentro de ella, los cuerpos se relajaron, Joaquín la soltó, ella se zafó de él y se hincó metiendo su verga dentro de ella, la mamó con tanto esmero que esta recobró viuda dentro de su boca.
• Otra vez papi ¿sí? Ahora métele en mi culo, se está cerrando dónde ya no lo usas
• No mi putita, ya abusé del tiempo, será mañana
• ¿Lo prometes?
• Si, arréglate y arregla todo para que no quede evidencia
Joaquín tomó su maletín y se fue al porche, se sentó en una banca y esperó; Media hora después el modesto carro de Carla se estacionaba frente a su casa, cuando ella bajó Joaquín se puso de pie para esperarla
• Hola Lic. Joaquín—saludó Carla
• Hola Sra. Carla—contestó amablemente él
• ¿Por qué no ha pasado?
• Las niñas están solas y no es prudente
• Pero ya le he dicho que puede pasar, tiene mi permiso, es poco educado de mi parte que espera afuera
• Gracias agradezco su confianza, pero prefiero esperarla para entrar
Carla se sintió tranquila, ya había pasado una semana con las entrevistas y el estudio socio-económico, ella veía mucha honestidad y confianza en ese hombre; ese día se dio la entrevista y cerca de las diez de la noche los cuatro reían, Carla reía a carcajadas y lágrimas de risa salían de sus ojos
• Eso no puede ser cierto—decía mientras limpiaba sus ojos con una servilleta
• Me temo mi muy estimada señora que así fue, le hice el estudio a la familia equivocada y castigaron al niño inocente, solo porque yo confundí los apellidos
Joaquín era un gran contador de historias, casi ninguna era cierta, pero era bueno haciéndolo; no era el más guapo, pero si el más labioso, tenía a las tres embobadas en sus historias, la entrevista había durado solo media hora, ella lo invitó a cenar y ya llevaban más de una hora de estar riendo de las divertidas historias que él les contaba.
Carla no recordaba otro momento en el que se sintiera tan contenta, estaba consiente que ya llevaba una semana en el estudio socio-económico que él hacía.
Por alguna razón ella miraba impaciente el reloj, esperando a que dieran las 7.30 pm y salir a su casa, el trabajador social de la escuela de alguna forma la hacía sentir bien, era un hombre muy educado, correcto al actuar, le ponía mucha atención, su mirada era siempre a sus ojos y nunca bajo a su escote, eso era nuevo para ella, ya que estaba acostumbrada a ser devorada por las miradas de todos los hombres, pero este no era el caso.
• Vaya que es tarde— dijo Carla mirando el reloj— niñas alístense para dormir
• Mi estimada señora, creo que me tengo que retirar para que hagan su rutina antes de dormir— dijo Joaquín mirando su reloj tal y como ella lo hiso
• No, espere, le compre un postre
Carla, por alguna razón que ella desconocía, quería demostrarle que estaba muy agradecida con él por las atenciones que se tomó para con su familia y el problema tan grave que se suscitó; por otro lado el corazón de Joaquín dio un brinco, él no se esperaba eso, no pudo más que aceptar la oferta; 15 minutos después las niñas estaban en sus recámaras empezando a dormir y Carla bajo con sus pijamas, Joaquín como bobo la miró, pues la ropa era algo trasparente dándole un toque sensual sin caer en lo vulgar
• Joaquín compre este pequeño pastel para agradecerle todas las atenciones que ha tenido con nosotras—dijo ella sacando el pastel de la nevera
• Mi señora, no tiene porque, pues solo hago mi trabajo
• Si lo sé, pero modificó su horario de trabajo para adaptarse al mío, y eso no está en sus obligaciones, no sabe cuanta ayuda fue que me visitara en este horario, también sé que afecte sus hábitos, así que de alguna manera lo tenía que agradecer
Carla sirvió una rebanada de pastel en un plato, colocó un tenedor y se lo ofreció a Joaquín, él odiaba el pastel, para él era mejor una carne roja y una cerveza, pero tomó el pastel como si fuera el mejor manjar del mundo
• Es un pastel especial, la dueña es amiga mía y le pedí que hiciera el pastel que solo hace para familiares y amigos, este no lo encontrará en ningún otro lado
Joaquín miró el pastel que ella le daba, era una simple rebanada, pero intentó recordar otro momento como ese, uno en el que una mujer hermosa se tomaba molestias para con él.
• Gracias señora mía, es usted más que amable— él tomó el tenedor y lo probó, Carla se sirvió una para ella y juntos en la mesa degustaron el postre
• Me da mucha pena hacerlo venir tan tarde, pienso que tal vez su esposa se molestaría con esto
Carla agachó la mirada al decir “su esposa”, era la forma menos obvia que encontró para averiguar si él estaba casado o tenía algún tipo de compromiso, Joaquín era astuto y lo detectó
• No mi estimada señora, no tengo esposa, ni siquiera novia, estoy tan metido en mi trabajo que lo sentimental pasó a ser secundario
• Lamento escucharlo— dijo Carla, pero sonrió para sus adentros— y dígame ¿Cuánto más durará el estudio que nos hace? Y ¿Cuándo sabré los resultados y las acciones que haremos?
• Bueno creo que será la próxima semana también y después lo analizaré y vendré con los resultados y las acciones
• ¿No vendrá en sábado o domingo?
• No, esos son días de descanso para todos
• Si, entiendo, yo también descanso sábados y domingos
Carla movía sus manos inquieta, estaba nerviosa, Joaquín sabio lector detectaba eso también, pero se desconcertaba por qué lo hacía, talvez quería proponerle que le ayudara a que pasara las pruebas y no metiera en problemas a Jo, él estaba expectante a eso.
• Sabe, usted ha sido demasiado amable con nosotras, quisiera compensárselo de alguna forma— Carla hablaba con la vista en el suelo
• Señora mía lo acaba de hacer, nunca antes alguien había hecho un detalle así conmigo—dijo como el caballero que aparentaba ser
• Bueno si, pero quisiera invitarlo otro día, nada formal, solo convivir, no quiero sonar atrevida, pero quisiera invitarlo a pasear con mis hijas y pueda ver otro aspecto de nuestras vidas y como convivimos
• Señora Carla no sé qué decir
Joaquín contestó lo que correctamente se esperaría que contestara, su verdadero “yo” se hubiera abalanzado sobre ella y profanado cuanto hueco pudiera
• Esto nunca me había pasado
• Discúlpeme, no quise hacer algo incorrecto
• Acepto
• ¿Qué?— preguntó retóricamente Carla volteando a verlo, ahora su corazón brincó
• Acepto salir y convivir con ustedes tres, nada formal, solo convivir
• ¿De verdad?— se dibujó una sonrisa en su rostro, después se puso rojo al sentir vergüenza por ser tan obvia de querer invitarlo a salir
• Créame que nunca lo había hecho en mi larga carrera, pero como dicen “siempre hay una primera vez”
• Gracias, de verdad es importante para mí y también es mi primera vez
Carla volvió a agachar la mirada y sonrojarse, ella no recordaba otro momento en el que invitara a alguien a salir, normalmente era al revés y ella siempre los rechazaba, ya sabía que solo querían sexo ocasional y un adiós, pero ella sentía que Joaquín era diferente a los demás.
• Bueno mi muy estimada señora me retiro, ha sido el mejor pastel que he comido en mi vida, vendré el domingo a las once de la mañana por ustedes tres
• ¿No se lo lleva?
• No, prefiero que usted lo guarde y lo comparta con sus hijas y si queda algo podrá ofrecérmelo en nuestro próximo encuentro
Carla casi grita de emoción, este hombre era tan atento y considerado, sacrificaba quedarse sin pastel para que ella lo compartiera con sus hijas.
• Me despido
Dijo Joaquín en el marco de la puerta, tomó la mano de Carla, la llevó a su boca y la besó como un caballero medieval a su reina, no hiso el movimiento lento, pero tampoco rápido, lo hiso a una velocidad que fuera perfecta, Carla sintió su corazón palpitar
• Adiós—dijo finalmente al retirarse
• Adiós Licenciado
Carla se quedó mirándolo como subía a su viejo auto y partía rumbo a su casa, suavemente acarició su mejilla con el dorso de la mano que él había besado, discretamente la olió, aún quedaba el aroma de él, bajo su mano apenada por su osada acción.
*******
Era domingo por la mañana, Carla miraba el techo de su casa, tenía casi dos horas despierta, pensaba en lo sola que a veces se sentía y como pasaban los años por ella; sentía que moriría sola, ya no encontraría pareja, su exesposo la abandonó cuando las niñas eran muy pequeñas, al parecer su secretaria era mejor partido para él, nunca supo más de su paradero, ella sola decidió mantener a sus hijas, pero la vida era cara en esa ciudad.
Riiiinnnggg
El timbre del teléfono la sacó de su trance, se levantó y levantó el auricular
• Hola
• Hola mi muy estimada señora,
• Hola Licenciado—contestó ella con una sonrisa en su boca
• Le hablo para recordarle que hoy pasaré por ustedes a las 11 en punto
• Si, lo sé, estaremos listas, pero ¿a dónde iremos?— preguntó ella emocionada como colegiala
• Bueno, ya usted que me lo deja a mí, primero iremos a almorzar a Pizza play, después iremos al cine y por último al parque por un helado
• Licenciado, pareciera que nos conociera de toda la vida, son las cosas que les encanta hacer a mis hijas
Joaquín sabía perfectamente los gustos de las niñas, por eso lo dijo, su madre solo veía grandes cualidades en él sin saber el oscuro y perverso mundo al que él había llevado a sus inocentes hijas
*****
Eran las once con dos minutos y el claxon del vehículo de Joaquín sonó, las tres salieron, él abrió su boca como bobo, las niñas llevaban vestidos claros y holgados que les llegaba a medio muslo y Carla llevaba un vestido, solo que el de ella era un poco ajustado al cuerpo, acentuando sus perfectas formas de mujer, Carla al verlo levantó su mano al aire y lo saludó, ella también abrió su boca al ver el nuevo carro de él
• Hola licenciado
• Hola señora mía, hola niñas
• ¿Es auto nuevo?—preguntó ella admirando el flamante vehículo
• Recién sacado de la agencia, ayer fui y lo compre, tengo ahorros y poco los uso, y pensé que si las iba a llevar a pasear, tenía que ser en un mejor carro
• ¿Y el anterior?—preguntó ella mientras se subían las tres
• A la basura—contestó él con cara de falsa soberbia, los dos rieron
• Jajaja
• Jajaja
En pizza play las niñas jugaron todo lo que quisieron, Joaquín no escatimó en gastar billetes para canjear monedas, Carla quiso pagar pero él nunca la dejó, ni siquiera la cuenta de la comida
• Pero licenciado que pena, yo lo quería invitar no que usted me invite a mí, así no debe contar
• Mi estimada señora, no puedo permitirme dejar que usted siquiera toque su bolso, me educaron a la antigua y un caballero siempre invitará a una dama, nunca al revés
• Hay licenciado me da mucha pena—dijo Carla mientras se sonrojaba
• A mí también
• ¿Cómo?—preguntó Carla no esperando esa respuesta
• Que a mí también me da pena, pero que me hable de usted
• ¿Me pide que lo tutee?—dijo ella más intrigada que ofendida
• Si, si esto es informal, que sea en todo aspecto
• Bueno por mí no hay problema
• Perfecto Carla
• Perfecto Joaquín
• ¿Qué te parece si nos vamos al cine?—dijo Joaquín con la mirada más educada que encontró en su cochino ser—me tomé la libertad de reservar asientos en la sala VIP
• Hay no Licenciado, eso es mucho
• Perdón—dijo el refiriéndose a que le volvió a hablar de usted, ella lo detectó
• Perdón… si… Joaquín—lo dijo cerrando sus ojos como tratando de memorizarlo– pero eso es mucho dinero
• Es poco para ver esa sonrisa en tu cara al igual que en el de tus hermosas hijas, ¿sabes algo? Tus hijas son las niñas más hermosas de la escuela, ahora que te conozco veo de dónde sacaron esa belleza inusual
• Joaquín, que cosas dices—dijo ella sonrojándose y poniendo un mechón de su cabello tras su oreja mientras apenada miraba el piso
• Ven, vamos por las niñas que luego se nos hace tarde
La tomó de la mano, ella se sorprendió, pero se dejó llevar, la situación fue tan natural que no pudo apartar su mano; llegaron a donde Pao y Jo golpeaban salvajemente a unos topos que se asomaban por agujeros
• Hola niñas veo que se divierten
Las dos voltearon sonriendo y las dos notaron que él llevaba a su mamá de la mano, Pao sonrió porque sintió que eso era algo que ella siempre quiso, un papá, sin embargo Jo se quedó seria mirando la escena, Carla lo notó y suavemente apartó su mano de la de Joaquín
• Vamos niñas, apurémonos que la película no tarda en comenzar
Caminaron los cuatro, entraron a la lujosa sala VIP, tanto las niñas como Carla estaban fascinadas con el lujo y atención que ahí recibían, todo era diferente, ella de reojo vio cuanto costaron los boletos, pensó cuantas horas extras tendría que hacer para comprar esos boletos
• Niñas pónganse cómodas
Se sentó primero Pao, después Jo a su derecha, Carla a la derecha de Jo y por último Joaquín a la derecha de Carla; la película comenzó, él y Carla compartieron palomitas, las niñas tenían una bolsa para cada una, además de VIP era cine en 3D, Joaquín sostenía las palomitas con su mano derecha y las colocaba cerca de Carla para que ella tomara palomitas, él lo hacía con su mano izquierda.
En cierto momento y por obra del a casualidad la mano izquierda de Joaquín hiso contacto con la mano derecha de Carla, sus dedos se entrelazaron dentro de la caja de palomitas, al mismo tiempo los dos detuvieron sus manos y sus dedos se quedaron así por unos segundos, Carla lo volteo a ver y a través de los lentes 3D, compartieron una sonrisa cómplice, el suavemente acarició con sus dedos la mano de ella, por supuesto que ella no la apartó hasta que él dejó de acariciarla.
• Me encantan las palomitas—dijo él despacio y al oído de ella
• A mí también—contestó ella muy bajito para que solo él escuchara
A partir de ese momento los roces ya no fueron casuales, uno esperaba a que el otro tomara palomitas para meter su manos y que dentro de la complicidad de la caja sus manos se acariciaran, Joaquín a veces ni palomitas tomaba, su intención era solo acariciar, supo que era el momento y alejó la caja de palomitas colocándolo en el asiento vecino a su derecha.
Los asientos era casi en posición horizontal, Joaquín se acomodó y bajo su mano cerca de donde estaba la de Carla, con sus dedos la volvió a acariciar, ella volteo de reojo y acercó su mano a la de él, 10 segundo después sus manos estaban entrelazadas y así vieron el resto de la película, los dedos de él nunca se quedaron quietos, su pulgar era el que más se movía y acariciaba el dorso de la mano de Carla, el pene de Joaquín brinco cuando sintió como el pulgar de ella hiso lo mismo con el dorso de su mano, ahora la caricia era mutua.
La película acabó igual de aburrida que como comenzó, sin embargo el pene de Joaquín estaba duro como roca, tuvo que acomodarse para que no se notara su erección
• Jamás había disfrutado tanto una película—dijo Carla sentándose y estirándose, Joaquín vio con morbo su estético cuerpo
• Esa es la ventaja de la sala VIP—dijo Joaquín orgulloso acomodándose igual que ella
• Si es una sala única
Dijo ella volteándolo a ver, después vio como sus hijas se levantaron acomódense su vestido y sacudiendo las moronas de palomitas, Carla lo aprovechó eso y se acercó a Joaquín cerca de su oído
• Pero la compañía fue mejor—después de decir esto le dio un beso suave en la mejilla—gracias
La cuenta internacional dice que duro “un Misisipi” o cerca de “un Misisipi y medio” y eso fue más que sugerente, el caso es que Joaquín no supo que contestar, se quedó callado, esto iba más rápido de lo que él podía imaginar, salieron sonriendo los cuatro, las niñas no dejaban de hablar de la princesa en la película y la sala a la que nunca habían entrado
Llegaron al parque Joaquín nuevamente pagó ante las protestas de Carla, ahora ella lo tomaba del brazo y se recargaba en él, quejándose falsamente de cómo no la dejaba pagar ni siquiera un helado
• Anda Joaquín siquiera déjame invitarte un helado
• Carla, hermosa mujer, jamás de los jamases lo permitiría
• ¿Crees que soy hermosa?—dijo ella sonrojada y coqueta
• La más hermosa del mundo
Dijo mientras con pulgar suavemente le limpio de helado la comisura de su boca, instintivamente ella a aflojo sus labios haciendo ver más sensual la escena, después se sonrojó por su propia reacción
• Joaquín—dijo mientras recargaba brevemente su cabeza en el hombro de él
Las niñas brincaban como locas, se divertían, los dos sentados en una banca las veían como cualquier papás, sus manos discretamente se rozaban y en ocasiones se sujetaban; Pao estaba en un columpio y torpemente intentaba mecerse, no lo conseguía, Joaquín lo notó, gentilmente soltó la mano de Carla y se levantó fue hacia Pao y sujetó el columpio, le susurró al oído
• Te voy a puchar, pero quisiera hacerlo con mi verga y cuando vinieras de bajada te la metería de lleno en ese culo que tienes
Ella volteo y coqueta le sonrió, abrió su boca emocionada cuando él la jaló para después empujarla, Pao sintió su corazón palpitar, era la primera vez que una figura paterna empujaba el columpio, recordó todas las veces que ella lo vio en otras niñas y lo envidió, la obscena frase de Joaquín de partirle el culo quedó como parte del cuadro, ella aun así era feliz
Carla veía emocionada como Joaquín empujaba a Pao en su columpio, no pudo evitar que una lágrima de emoción asomara, se contuvo y evito llorar a mares de felicidad, Jo desde una parte distante veía con recelo la situación, a ella no le parecía del todo bien lo que estaba pasando.
• Más fuerte
Gritaba Pao a Joaquín para que la empujara, una erección se desarrolló en él al escuchar a su nenita gritarle “más fuerte”, recordaba los momentos tan pervertidos que pasaba con ella y como le pedía que le diera más fuerte por el culo.
La tarde transcurrió y Carla le pidió a Joaquín si las llevaba a su casa, pues las tres estaban más que agotadas, el caballerosamente accedió y las llevó, se estacionó frente a la casa, las niñas bajaron y abrieron
• Me divertí mucho hoy, creo que fue una tarde muy productiva—dijo Joaquín
• Yo también Joaquín, no recuerdo un día como hoy
• Bueno Carla, me despido y vendré mañana a continuar con nuestro estudio
• ¿Ya te vas? ¿No te quedas un rato con nosotras?
• No quiero interrumpir su rutina
• Para nada, déjame prepararte la cena ¿qué se te antoja?
Preguntó Carla con un brillo en sus ojos, Joaquín sacando al seductor desconocido, incluso para él, la tomó de las manos
• Creo que lo que este par de manos prepare será el mejor manjar que yo haya probado
• Ay Joaquín que cosas dices— dijo Carla roja como un tomate– anda bajemos y ponte cómodo
Entraron a la casa, él se sentó en el sillón principal, ese donde muchas veces se cogió a las dos hermanitas, Carla fue a la cocina y regresó con una cerveza en su mano, Joaquín la volteo a ver y abrió sus ojos sorprendido
• Espero que te guste esta marca de cerveza, las compré ayer, pensando en ti—dijo Carla mientras se la ofrecía con una sonrisa de oreja a oreja
Joaquín estaba ahora realmente sorprendido, tomó la cerveza sin dejar de verla a esos hermosos ojos que ella tenía, olió la fragancia que salía de la botella y bebió un sorbo pequeño
• Es perfecta—dijo Joaquín
• ¿De verdad?—dijo Carla tomando la cerveza de la mano de él bebiendo un trago—espero no te moleste que le haya tomado, pero se me antojo
Joaquín tomó la cerveza y la llevó a su nariz y la volvió a oler
• Nuca me molestaría Carla, a decir verdad ahora huele mejor—bebió un trago—y sabe a manjar de dioses
• Es un adulador—dijo Carla sin poder ocultar su sonrisa—si quieres enciende la tele, ponte cómodo
Se fue a la cocina a preparar la cena, Joaquín encendió la tele y ahora una imagen de sus películas prohibidas llegó a su mente, su pantalón se abultó de inmediato, su trance fue interrumpido por las niñas que bajaron cambiadas, traían unos shorts ligeros, Pao fue al baño y Jo se sentó a su lado, estaba seria
• ¿Qué haces?—preguntó Jo a Joaquín
• Nada mi putita ¿o de qué hablas?—dijo él frunciendo el entrecejo
• ¿Qué haces con mi mamá? Te vi en el cine
• ¿Estas celosa?—rio burlonamente
• No, pero es mi mamá, no quiero que salgas con ella
• ¿Por qué no? Ella me gusta, además tú no tienes opinión, recuerda que aún estás castigada, así que no te metas en estos asuntos ¿oíste?
Jo ya no tuvo más remedio que callarse, ella seguía sin estar de acuerdo con lo que ahora pasaba entre su mamá y su amante adulto.
Pao regresó y se sentó al otro lado se recargo en su brazo y lo abrazó, sabía que su mamá no saldría de la cocina tan pronto
• Gracias papi, fue la mejor tarde de mi vida—dijo Pao en tono bajito para que solo él escuchara
• Por nada mi putita, aunque mañana me lo agradecerás con tu culito
• Si papi
Pao orgullosa lo volvió a abrazar mientras veían las noticias deportivas, Jo seria está al lado de ellos cruzada de brazos, escuchó toda la conversación y le molestó que no la incluyera en el agradecimiento del día siguiente
• O sea Pao te dará “las gracias”—dijo enojada haciendo la seña de entre comillas con los dedos– ¿y a mí no me pides nada?
• Claro mi puta mayor, pero contigo me arreglare hoy mismo en la noche, regresaré y nos veremos en nuestro nidito de amor
• ¿Vendrás a cogerme?—la cara de Jo cambió de seria a expectante
• Si mi primor, vendré a partirte el culo como te gusta—dijo Joaquín con cara de perverso, Jo sonrió por primera vez, las miradas de los dos fueron interrumpidas por la voz de Carla desde la cocina
• Joaquín, ¿te gusta el picante?
• Mis putitas, las dejo tantito, voy a hacerle compañía a su madre en la cocina, ¡si, un poco de picante solamente!
Contestó casi gritando mientras se ponía de pie y caminaba a la cocina, las niñas se quedaron solas
• ¿Estás viendo lo que está pasando?– preguntó Jo a Pao cuando Joaquín se perdió en la cocina
• ¡Sí!, ¿no es emocionante? Imagínate que se casen, Joaquín pasará a ser nuestro papá de verdad—Pao no podía esconder su emoción
• Pero tonta, perderemos libertad y ya no podremos ver a nuestros amigos
• No me importa, prefiero un papá que un amigo
• ¡Asshh!
Fue lo único que hiso Jo haciendo gesto de enojada cruzando sus brazos por delante, a ella le encantaba su libertad y esto lucía como un obstáculo
• Esto huele delicioso—dijo Joaquín acercándose por detrás de Carla que volteo a verlo con una sonrisa
• Es una receta secreta
• No refería al platillo, me refería a ti, tu aroma es embriagador
• ¡Joaquín!
Él se sentó en la mesa de la cocina, recordó cómo se cogía a las niñas ahí, a veces mientras comía y otras después de comer, miraba con lujuria las curvas estéticas de Carla, como se mecía al preparar la cena, algo de nostalgia lo invadió de repente, nunca una mujer tan hermosa como ella lo había invitado a cenar, había mujeres hermosas en su vida, pero a todas les tuvo que pagar, con Carla era diferente, era demasiado obvio que sentía atracción por él, eso era nuevo, nunca antes una mujer hermosa se había fijado así en él; Carla volteo y lo sorprendió mirándola, sonrió cuando Joaquín brincó a ser sorprendido
• ¿Qué tanto miras?—dijo ella en tono pícaro
• No miraba, pensaba
• ¿En qué?— dijo ella con sonrisa de intriga
• Pensaba cuando una mujer, tan hermosa como tú, me había preparado una cena y se había tomado tantos detalles conmigo, creo que si te preocupa la evaluación, no debes estar preocupada, ya aprobaste, es sólo formulismo, no tienes que hacerlo para que yo las apruebe—dijo Joaquín agachando la vista, pensando en haber encontrado la respuesta a esas atenciones
Carla volteo y puso cara seria, pero sin demostrar enojo, tomó una cuchara y la metió a la olla donde guisaba, caminó hasta él y le dio a probar, Joaquín abrió la boca y probó, ese guiso de verdad sabía bien
• No lo hago por eso
• ¿Entonces?
• No preguntes lo obvio—dijo ella mientras con una servilleta le limpiaba parte del guiso que estaba en la comisura de él y lo miró directo a los ojos
• No juegues con eso—dijo Joaquín sintiendo que su corazón estaba demasiado expuesto a ser roto
• No juego y ya no me hagas hablar más, eso te toca a ti, tú eres el hombre.
Dijo girándose rápido y regresando a su guiso, Joaquín le dio otro trago a su cerveza, las cartas estaban sobre la mesa, era todo o nada, se levantó y se paró atrás de ella, apagó la estufa, no quería accidentes, y la giró dejándola de frente a ella
• Talvez sea el trago de cerveza, talvez sea este momento, talvez sea que estoy ante la mujer más hermosa que haya visto, pero ya no puedo dentarme
• ¿De qué hablas? ¿Qué quieres ha…?
Ya no pudo terminar la pregunta, Joaquín la tomó de los hombros y la acercó a él hasta besarla, ella puso resistencia pero solo un segundo, después de eso aflojó su boca permitiendo el beso entre los dos
Pao desde la sala se levantó y los vio besándose, una sonrisa apareció en su rostro, volteó con Jo que sería veía la tele
• Se están besando
• ¿Qué?—preguntó Jo con una mueca
• Mira
Las dos vieron hacia la cocina y ella ya lo abrazaba colgada de su cuello, las manos de Joaquín bajaron de los hombros a su cintura, la pegó a él y sintió el gemido de ella al palpar con su pubis la erección de Joaquín.
*****
Los tres cenaban escuchando una más de las anécdotas de Joaquín, reían con sus desenlaces, hasta Jo por un momento olvidó que estaba molesta con él por seducir a su madre, las historias de él sí que eran divertidas
• Bueno niñas, ya es hora de irse a la cama—dijo Carla
• Carla me retiro yo también, te veré mañana
• No te vayas, deja acuesto a las niñas y bajo—dijo Carla con mirada suplicante—me esperas ¿sí?
• Está bien, estaré en la sala
• Hay más cerveza en la nevera, por si quieres más—dijo ella sonriéndole amablemente
Joaquín se encogió de hombros resignado y sacó otra cerveza de la nevera y se sentó frente a la televisión esperando a Carla; 15 minutos después escuchó pasos en las escaleras y volteo abriendo su boca como un bobo, Carla bajaba en bata de dormir, sólo que era extremadamente sexy, le llegaba casi a la rodilla y estaba escotada, solo estaba cerrada por un cordón en su cintura, él imagino que debajo no traía ropa interior, bueno al menos eso quiso imaginar
• Hola Joaquín, ¿qué miras?
• Una obra de arte de la naturaleza—dijo mirándola sin disimulo
• Calla tonto, me refiero a la tele
• Ha nada, solo cambiaba de canal buscando algo interesante
• ¿Y lo hallaste?
• Ahora si—dijo sin dejar de verla
• Cállate, jajaja
Carla se sentó a un lado de él y su bata se subió a medio muslo, Joaquín ya no veía la tele solo a ella, ella también lo veía a él sus manos se juntaron
• ¿Qué tanto miras?
• A ti, en verdad que eres hermosa—dijo Joaquín tratando de dar el tono mas respetuoso pero sincero que pudo
• ¿Te parezco hermosa?
• Si, y no solo hermosa, también demasiado sensual, elevas mucho mi mente
• ¿Soy sensual?—dijo poniendo pose de coqueta
• Insisto, demasiado
Joaquín tuvo otro momento de valentía, el alcohol ayudaba, la jaló, pero lo hiso suavemente y la acercó a él, sus bocas nuevamente se juntaron, le soltó las manos y las puso en su espalda, ella le acariciaba los brazos, el beso parecía de dos adolescentes enamorados, la mano traviesa de Joaquín bajo por su espalda y llego a sus bien formadas nalgas, apretó la más próxima, Carla abrió los ojos asustada, pero después los cerró y continuó el beso.
• Carla eres hermosa—decía Joaquín mientras la besaba
• ¿Crees que lo soy?—decía ella despegándose un poco, para después juntar su boca a la de él
• Eres un ángel
• ¿y a todos tus ángeles les agarras las nalgas?—dijo riendo pícaramente
• No puedo decirte, nunca había estado con uno—dijo Joaquín devorándola con el beso, Carla sonrió con la respuesta de él
El beso continuó, la mano de Joaquín no le soltaba la nalga, su otra mano se dirigió al escote y se metió en él llegando al seno más próximo, ella traía sostén, Joaquín lamento eso, pero lo entendió, ella era una mujer decente.
• Aaahhh
Gimió ella al sentir los dedos de él entrar en su copa y con el dorso acariciar su firme y rosado pezón, ella estaba demasiado excitada, el magreo que le daba Joaquín estaba rindiendo frutos; Joaquín también estaba en el cielo, si hubiera sabido que acabaría magreándoce con la mamá de las hermanitas desde hace mucho que hubiera fingido ser el trabajador social.
• Aaahhh Joaquín
Joaquín hiso otro movimiento táctico, la mano que apretaba su nalga se fue hacia adelante, en dirección hacia la entrepierna de ella, llegó y sintió la humedad de esta a través de la pantaleta de encaje, el pene de él estaba duro como roca y brincó al sentir la sexy pantaleta de ella, si traía ropa interior, pero se puso la que considero más sexy.
El travieso dedo de Joaquín movió la pantaleta a un lado y palpó los labios mayores de ella, estaban muy peludos, obviamente para que se depilaría si nadie la iba a ver, Carla sintió los dedos y por primera vez lo detuvo, con su mano izquierda le tomó la muñeca y lo aparto de su vagina
• No Joaquín, mis hijas están arriba y no quiero que pienses mal de mí
• No Carla, no pensaría mal de ti nunca, agradecido estoy que me hayas invitado a pasar el domingo contigo y me dejaras besarte, es el día más feliz de mi vida
• ¿Lo es?—dijo Carla con emoción en su rostro
• Si
Carla soltó la muñeca de él como dándole permiso de tocarla de nuevo, él no se hiso del rogar y sus dedos regresaron a la hermosa vulva de ella
• Aaahhh Joaquín, mis hijas están arriba
• Seamos silenciosos
Joaquín la acostó en el sillón y de un rápido movimiento desabrochó la bata, el cuerpo de Carla emergió en ropa interior, los ojos de Joaquín eran los privilegiados que la podía ver así, se abalanzó sobre ella y besó su cuello, lengüeteó sus mejillas, vio que el sostén se abría del frente y con su experiencia en eso lo desabrochó sin problemas, ella ladeo se cabeza de vergüenza, era la primera vez que un hombre veía sus pecho desde hacía mucho tiempo, de hecho él era el segundo hombre de su vida, se exesposo fue el único novio que ella tuvo.
• Carla eres hermosa
Diciendo esto con sus manos tomó el borde superior de su pantaleta y la bajó, ella levantó un poco sus caderas para facilitarle la acción, Joaquín la quitó pero la dejó atorada en un tobillo de ella, levantó ese pie y lo dejó sobre el respaldo del sillón
Vio su monte de venus en todo su esplendor, ella no se depilaba, el vello púbico sí que era abundante, acarició entre los labios y sintió la humedad de su excitación, ella suspiraba cerrando los ojos y los abría para ver que hacía él, Joaquín desesperado intentó abrir su cinto
• Espera Joaquín, vamos muy rápido, espera por favor
• Carla es que te deseo tanto—Joaquín estaba desesperado, babeaba como perro, su verga liberaba líquido preseminal.
• Pero no estoy tomando anticonceptivos, no puedo quedar embarazada, además no quiero que pienses mal de mí, yo no soy así, eres el primer hombre que me hace esto desde hace años
El Joaquín “original” se hubiera abalanzado sobre ella y violado, pero si quería tener una relación seria con ella debía ir a la velocidad que ella pedía, respiró hondo y trato de bajar su excitación, respiraba con la boca abierta, poco a poco se fue tranquilizando.
Me gustas mucho Carla, como nadie nunca antes, pero tienes razón, debemos ir despacio, tampoco quiero que pienses que solo quiero “esto” de ti.
• ¿Me entiendes verdad?
• Si
Joaquín se enderezó, Carla aún estaba acostada con la bata abierta, lo mismo que su sostén, sus piernas seguían como él las había dejado, una sobre el respaldo y otra colgando hacia el suelo, su abundante monte de venus color castaño parecía la cereza en el pastel, se había tranquilizado, pero su verga no perdía erección.
• Está bien Carla, no tendremos sexo, tus hijas están arriba, prometo que no haremos nada que tú no quieras y sobre todo lo haremos cuando estés lista, ¿está bien?
• Si Joaquín
Carla sintió que su corazón brinco de emoción cuando escuchó las nobles y caballerosas palabras de él, no pudo evitar mirarlo y abrir su boca de deseo, era como la hembra sumisa que tiene que ceder ante su macho, Joaquín como sabio lector de expresiones lo detectó y decidió jugar su última carta con ella.
• Sólo por esta vez Carla, te haré caso de forma parcial, tengo que sentir algo de ti
Diciendo esto se agacho y la besó, ella le correspondió, bajo su rostro y chupo los pezones, uno a la vez, ella se estremeció, se sorprendió de sí misma que ya no hiso nada por detenerlo, le cedió el total control del momento, sintió como los dedos de él acariciaban su piel haciéndola erizar, ahora su boca estaba hurgando su ombligo.
Carla sintió un calambre cuando el bajo más y se topó con su vello púbico, sintió mucha pena, si hubiera sabido que llegaría a “tercera base” se habría depilado; aún y con pena, la excitación era demasiada, abrió su boca cuando el con las dos manos separó sus labio y metio la lengua en su introito.
• Aaahhh
No pudo evitar gemir quedito, tomó la cabeza de él con ambas manos, pero no era para detenerlo, al contrario, lo apretó contra ella, Joaquín sabio dominador de las artes linguales, hiso gala de sus conocimientos, sintió la salida de líquido del interior de su vagina en un orgasmo tras otro, él ingirió eso como el manjar de dioses que era
• Joaquín aaahhh
Carla estaba extasiada, a su exesposo no le gustaba darle sexo oral, solo que ella lo chupara, ella no le daba importancia, pues estaba enamorada, ahora sabía de todo lo que se había perdido, Joaquín con hábil lengua le arranco un orgasmo tras otro
Jo estaba despierta, no podía dormir, escuchó que platicaban luego fue silencio, después se escucharon ruidos raros, con al mayor sigilo posible, bajo las escaleras, sintió corrientes de calor en su cara, su boca tembló lo mismo que sus manos, cuando vio la escena en la sala, podía ver la pierna de su mamá sobre el sillón, su pantaleta atorada en el tobillo y más allá las nalgas de Joaquín que empinado lengüeteaba a su mamá, quiso llorar de coraje, pero se contuvo, estuvo tentada a ir y armar un escándalo, pero sabía que después sería doblemente castigada, se tragó su coraje y subió las escaleras, esta vez sí hiso ruido, pero nadie la escuchó.
Joaquín se levantó quedando hincado en el sillón, con su dorso limpió su boca, Carla estaba con su cabeza de lado, sus ojos cerrados y su boca abierta recuperando la respiración, finalmente los abrió y lo vio, por mero reflejo involuntario le sonrió, no podía ocultar el placer que había sentido
• Joaquín, me hiciste sentir lo que nunca había sentido
• Y ese solo es el comienzo, no será todo hoy, te lo prometí, pero cuando se llegue el momento, mi único objetivo en esta vida será que seas feliz en todos tus sentidos
Se levantó y se acomodó la ropa, Carla intentó levantarse, pero sus piernas no le respondieron, él caballerosamente le ayudo y ya los dos de pie se volvieron a besar, ella ni se molestó en cerrar su bata, las tetas de ella estaban en contacto con el pecho de él, la pantaleta había caído hacía unos momentos, se separaron mirándose con ojos de amor
• Preciosa, ya me tengo que ir, porque si no, no respondo
• Está bien Joaquín, gracias por ser paciente y por darme este momento tan delicioso—Carla no se reconocía así misma con lo que decía
Caminaron hasta la puerta tomados de la mano, ella cerró su bata y él abrió la puerta, sus bocas se juntaron por última vez, cerró tras de sí, ella se recargo en la puerta, se sentía muy feliz, talvez mañana se arrepentía, pero en este momento se sentía la mujer más feliz de la tierra
Joaquín se subió a su auto y desde ahí mando mensaje a Jo, ella estaba acostada en su cama, lo vio en las notificaciones pero no lo abrió, no quiso hablar con él, estaba demasiado enojada para contestarle, Joaquín esperó unos minutos, no vio respuesta y pensó que quizás se había quedado dormida, ni modo, la masturbación sería la única opción esa noche, mañana se desquitaría con ella.
Avanzó unos metros cuando el celular timbró del mensaje
• “Estoy despierta, te veo en el jardín”
Joaquín sonrió malicioso, después de todo tendría un agujero donde eyacular. Con el mayor sigilo se movió al patio trasero y espero entre los arbustos a Jo, la vio salir solo en bata, no dijo nada, llegó a donde él estaba y se hinco de espaldas a él, levantó su bata dejando sus nalgas desnudas, no llevaba ropa interior, Joaquín tampoco perdió tiempo hablando, bajo su cremallera y la penetró por su raja
La cogida empezó, ninguno hablaba, solo se escuchaban pequeños gemidos de ella, que apretaba su boca para no gemir a grito abierto, si estaba molesta, pero también estaba caliente, necesitaba ser cogida y masturbarse nunca era lo mismo para ella, gimió cuando sintió como él le sacaba la verga y la penetraba por su culo, estaba tan mojada que ni saliva ocupó
• Aaahhh papi
• Te amo mi princesa, nunca lo olvides, pasé lo que pasé siempre te amaré
• Aaahhh
Jo ya no pudo evitar gemir, Joaquín le tuvo que tapar la boca, eyaculo en el recto infantil, con los ojos en blanco moviendo su cadera como poseso, terminó se la sacó y se guardó el baboso pene en sus pantalones,
• Ve a dormir, tu mamá sigue despierta, no te vaya a ver
Se iba a retirar, pero Jo lo detuvo
• ¿De verdad me amas?
• Sí, mucho
• ¿Seguirás viendo a mi mamá?
• Sí, creo que tengo una oportunidad de hacer algo serio con tu mamá y no quiero desperdiciarla
• Tengo miedo
• ¿De qué?
• De que las cosas cambien y ya no podamos hacer “esto”
• No mi amor, no te confundas, aunque sea pareja de tu madre, nunca dejaré de cogerte, siempre serás mía, aunque te cases, lo seguirás siendo
Jo dio una sonrisa de alegría, mínimo él le prometía que siempre sería suya, aunque la vida cambiara, seguirían siendo amantes, eso la tranquilizó un poco, se acercó a él y lo abrazo, sus bocas se juntaron intercambiando caricias linguales
• ¿Prometido?
• Prometido
Continuará
Pervirtiendo a una nena inocente 21
aumenta la relación entre Joaquín y Carla.
Capítulo 21
“Siempre estoy pensando en ti”
“¿De verdad? No estás jugando ¿verdad Joaquín?”
“Nunca”
“Yo también pienso mucho en ti… pero ¿si piensas mucho en mí?
“Si, mucho, todo el día, entraste a mi mente y a mi alma de una forma que ya siento que eres parte de mí, es doloroso para mí no verte”
“¿En serio? ¿Soy importante para ti?”
“Mucho, más de lo que podría imaginar, ya espero con ansias poder verte a la noche”
“Yo también ya quiero verte”
“Solo espero no pensar demasiado en ti y volverme a equivocar de niño y que regañen al equivocado de nuevo”
“jajaja”
• Guau
Carla brincó al sentirse sorprendida, viendo su celular, por el médico de guardia en el hospital donde trabajaba
• ¿Perdón?—preguntó ella guardando su móvil en el bolso de su chaquetín
• Dije “Guau”, ¿Y quién es el afortunado que provoca esa sonrisa tan alegre?
• No sé de qué habla—dijo Carla seria.
Sabía que no debía darles mucha entrada a los pretendientes, porque si no después no la dejaban en paz.
• Vamos Carlita, esa sonrisa solo la puede arrancar un hombre, eso es obvio, solo que no sé quién pueda ser ese afortunado—dijo el médico mirándola burlonamente
• No es nadie, son mis hijas, ¿Ya tiene las indicaciones del paciente de la cama 5?
• Si guapa, aquí están—Carla las iba a tomar y cuando estaba por hacerlo el médico rápidamente las apartó dejándola con la mano en el aire– ¿segura que no hay pretendiente? Recuerda que soy muy celoso y posesivo
• Si segura—dijo ella arrebatándole la carpeta de indicaciones médicas— y le pido por favor que no haga bromas de ese tipo, ya sabe que no me gustan.
• Ok, no te enojes guapa, te veo de rato
El médico se dio la vuelta y continuó su rondín, Carla inmediatamente tomó su móvil y texteó con una inevitable sonrisa de emoción.
“¿Qué quieres de cenar? Te preparo lo que tú quieras ¿Qué se te antoja para esta noche?”
En la casa de las “inocentes” hermanitas Joaquín estaba hincado en la cama de Jo, ella estaba en cuatro, su culito elevado para permitirle a él poder penetrarla a placer y voluntad, él se había lento y profundo, pues estaba escribiendo textos en su celular con la mamá de ellas, lo aventó a un lado para poder joderse a Jo como debía, muy fuerte; escuchó el timbre de nuevo mensaje, volteo a ver su celular que había dejado en la cama a un lado de donde él estaba hincado.
• Aaahhh
Gimió Jo cuando sintió que él la tomaba con ambas manos y se la metía fuerte y hasta dentro en cinco ocasiones antes de agacharse y tomar su móvil, sonrió malicioso con el texto que leyó.
“¿Qué se me antoja para esta noche? No preguntes, porque no me dejarías entrar a tu casa”
“jajaja, eres un pícaro, ya en serio ¿qué quieres cenar?
• Tu mamá pregunta que, que quiero de cenar, ¿qué me sugieres mi putita? ¿Qué guisa tu mamá que le quede rico?
• Aaahhh… lo que quieras papi, ella es buena cocinando… aaahhh…si, así… mas… aaahhh
• ¿Y cogiendo?—preguntó él casi riendo, pues sabía que a Jo le molestaba esa relación
• No digas eso… aaahhh… aaahhh—gimió intenso cuando arremetió bruscamente sobre ella dándole fuertes golpes de cadera
• Jajaja no te creas, no necesito que me digas, igual eso lo averiguo esta noche jejeje—la sujetó fuerte y se la metió una y otra vez sin piedad ni misericordia– ¿quieres que te muestre como me La voy a coger?
• Aaahhh—gimió Jo sintiéndose muy excitada.
• ¿Quieres?—preguntó Joaquín mientras le daba una fuerte metida
• Si, papi… si… aaahhh—contestó la ya muy excitada niña
• La voy a tomar así—la levantó jalándola de sus manos dejándola hincada, una mano se quedó en sus tetitas y la otra fue a su entrepierna—después me a mover así
Sus caderas empezaron a moverse penetrando a Jo rápida, profunda e intensamente, Jo solo fue un gemido tras otro
• Después la voy a hacer que se sostenga así de mí
Agarró ambas manos de Jo y las llevo a su cabeza, Jo tuvo que arquearse toda, su tórax dibujó un arco perfecto. Esta posición permitió que Joaquín la tomara de ambas caderas al mismo tiempo y la pudiera afianzar, una vez sujetada, se movió como loco penetrándola como pocas veces se lo había hecho, Jo comenzó a gemir, el pene de Joaquín parecía un pistón de moto taladrando el culo infantil de la pequeña.
• ¿Te gusta cómo le voy a partir el culo a la puta de tu madre?—preguntó Joaquín con el ceño fruncido mientras la penetraba salvajemente
• Sí, me gusta mucho… aaahhh—dijo Jo desesperada en su orgasmo mientras penetrada fuertemente por su papá postizo y próximo papá verdadero.
• La voy a partir como a una puta
• Si, como a una puta… aaahhh… pártela como a una puta… aaahhh— Jo gimió cuando sintió como su papá empezó a darle más fuerte que nunca—papi… papi… aaahhh… me lastimas… ay… aaahhh
Jo sentía que su esfínter se desgarraba, abrió su boca todo lo que pudo, se inclinó más hacia adelante, sin soltar la cabeza de su papá, para que este pudiera partirle el culo, ella estaba toda mojada de su raja, por extraño que pareciera estaba teniendo el orgasmo de su vida siendo desgarrada por su padre postizo.
• Mira mi putita—dijo él apretando los dientes y poniendo cara de enojado al escuchar que ella se quejaba de que la lastimaba— no me digas eso como si dependiera de ti, ya te dije que tu solo me obedecerás, ¿entendido? Si quiero partirte el culo te lo partiré
• Si papi, perdóname… aaahhh… ¿si me perdonas?, no pares… aaahhh… que rico… aaahhh… pártme… párteme como a una puta… aaahhh y parte a mamá como a una puta también, hazla gritar de dolor… aaahhh… que sienta lo que es un hombre con una verga como tu… aaahhh—se sintió la mayor de las putas sometiéndose a su padre y recibiendo una penetración anal bestial,
Joaquín se quedó quieto después de darle una embestidas brutales y continuo dándole y no paró hasta sentir que Jo tenía un orgasmo, después bajo la velocidad y volteo a su móvil, escribió mientras Jo se movía de adelante a atrás suavemente para permitirle textear con su mamá.
“Mi estimada y respetable señora, creo que lo que sus manos preparen para mí será como un manjar de dioses”
Carla del otro lado del teléfono casi grita de emoción, ni ella misma se reconocía, era como si fuera otra mujer, más atrevida, más sensual, pero sobre todo más deseosa de estar con un hombre, bueno no con cualquier hombre, solo con Joaquín, algo le había pasado a ella con él.
*****
Esa mañana mientras se bañaba por primera vez tomo el rastrillo que usaba para sus piernas y depiló la enorme mata de pelos que tenía por monte de venus, se sorprendió la cantidad de bello que quedó en la regadera, tuvo que tomarlo con la mano, lo envolvió en papel y lo tiro al cesto de la basura.
Se miró en el espejo de su recámara, su cuerpo lucía escultural, su estrecha cintura marcaba muy sensualmente sus caderas y ahora lucía más sensual con su vulva totalmente visible, buscó en su armario y no encontró ni una sola pantaleta decente que mostrar, todas eran grandes y conservadores, y es que nunca tuvo la necesidad de mostrar su ropa interior, decidió de regreso pasar al mol y comprar mínimo algo para esa noche.
*****
“preparé algo que te va a encantar, esta noche será especial para ti”—texteó Carla apretando involuntariamente sus piernas de emoción.
Plaf plaf plaf sonaba la mano de Joaquín al golpear las hermosas e infantiles nalgas de Jo
• Aaahhh… aaahhh… aaahhh
Jo gemía su interminable orgasmo siendo salvajemente nalgueada por Joaquín, ya ni vio el móvil y se concentró el culo de Jo, su mirada era fúrica de deseo, sentía demasiado placer al encular a esa mini diosa llamada Jo; ya se había contentado plenamente con ella, ya volvía a coger seguido con ella, incluso Alvarado se la había vuelto a coger en la escuela, ella estaba contenta, no tan plena, pues ya no tenía tanta libertad, pero mínimo ya cogía seguido.
• Aaahhh mi puta, ven acá
Joaquín se desacopló de ella y la giró poniéndola boca arriba con su cabeza colgando al bode de la cama, ella abrió su boca, sacó obscenamente su lengua y recibió la verga de su papá postizo, aguantó los salvajes embates que él le dio, literalmente acostado sobre ella mientras salvajemente le dedeaba la encharcada raja infantil, la bombeó por la boca hasta eyacularle toda la leche.
• Mi puta… traga… traga… traga… traga
A cada palabra fue una embestida de Joaquín y una descarga de leche en lo profundo de su garganta, casi se ahoga, pero por extraño que parezca a ella le fascinaba eso, que su papá se saciara con ella, no importaba si era una puta, lo sería para él cada que se lo pidiera, su placer era escuchar los gemidos de placer agónico que él daba mientras eyaculaba la leche en su boca, ella podía adivinar la cara que ponía Joaquín, toda fúrica, desesperada, salvaje, asustaría q cualquier niña o mujer, pero no a ella; y no se equivocaba, Joaquín tenía una cara de espanto con sus ojos en blanco y la boca abierta mientras perversamente eyaculaba en la boca de esa niña de la que estaba enamorado.
Después de cuatro “traga” y cuatro chorros de leche dentro de la boca infantil de Jo, Joaquín cayó a un lado de ella y básicamente se desplomó, respiraba agitado, Jo elevó su cabeza para poder tragar la leche de él y la volvió a dejar colgando por la fatiga, desde su posición vio como entró Pao desnuda, los gritos del orgasmo de Joaquín la habían llamado, entre sus piernitas había semen seco que había escurrido desde su raja, se la había cogido antes que a Jo, ella escucho el orgasmo con su hermana menor de su papá postizo, que tal vez muy pronto pasaría a ser su papá verdadero, Pao se subió a la cama y se metió la verga de él a la boca, la limpio y no paró hasta dejarla dura de nuevo, notó que estaba de color rosa debido a la sangre que del culo desgarrado de Jo
• Para Pao, para por favor, necesito descansar—dijo Joaquín con cara de súplica
• ¿No quieres metérmela por el culo a mí también?—dijo ella inocentemente, mientras a horcajas sobre el guiaba la verga al esfínter posterior
• Si, si quiero, pero tengo que guardar energía, tal vez a la noche tenga suerte con tu mamá
• Ha bueno, si es por eso te dejo descansar—dijo ella, pero la verga de Joaquín ya entraba hasta la mitad en el culo infantil—pero aunque sea solo métemela poquito ¿sí? Anda papi, “porfis”– dijo Pao juntando sus manos en suplica, ya con la mitad de la vera de él dentro de su esfínter posterior
• Si mi putita, ahí te va—dijo Joaquín elevando sus caderas hasta penetrar completamente a Pao que con ojos entrecerrados y la boca abierta recibió la verga de él y ella también colaboró bajando hacía él hasta que los huevos toparon con sus nalgas
• ¿De verdad quieres ser pareja de mi mamá?—preguntó Jo seria acomodándose al lado de él de lado apoyando su cabeza en su mano.
Aun no muy convencida de lo que se avecinaba, mientras veía como su hermanita empezaba dar sentones sobre el excitado Joaquín que la guiaba con sus manos, Jo llevó una mano a su culo y vio restos de sangre, no supo qué hacer con sus dedos así que solo se los chupó, total no era la primera ni sería la última que sangraría por lo tosco de su papá.
• Si mi putita, tu mamá me gusta mucho… aaahhh—gimió de placer– solo piensa las posibilidades de vivir juntos, podríamos irnos los tres solos a una playa, a una cabaña, o a donde nos pegue la gana, ya siendo tu papá legal, puedo llevarte a donde tú quieras a coger como conejos y a hacer todas las marranadas que se nos antojen.
Jo se quedó viendo la nada mientras pensaba en eso, por primera vez ella vio otra perspectiva de la situación, ella solo veía la libertad que perdía para coger con sus nuevos amigos, pero no había tomado en cuenta que ahora podía salir con Joaquín libremente, Playas, cabañas solitarias en un bosque, etc.
Podrían hacer realidad muchas fantasías que tenía, podría jugar a caperucita roja y el lobo depravado feroz, o que la amarrara a un árbol y se la cogiera como si la violara o se la metiera por el culo en el mar, mientras muchas personas estuvieran ahí, su raja se mojó al pensarlo, ella apretó sus piernas inevitablemente excitada
Se quedó ensimismada en sus pensamientos mientras él se levantaba y se dirigía al baño cargando a Pao sin sacársela del culo, escuchó los fuertes golpes que dio con su verga y después a Pao casi gritando
• No papi, por favor no, ay, para… por favor… aaahhh… me viene la popó… aaahhh
• ¿La qué?—preguntó Joaquín corrigiéndola de cómo debía hablar cuando él se la cogía
• Perdón, la pinche mierda que me sacas del culo con tu verga… aaahhh… no la puedo detener… aaahhh
Jo escuchó las ya tradicionales blasfemias de su hermana y después las flatulencias y el excremento de Pao cayendo en la taza del baño, después escuchó la regadera que Joaquín abría para limpiarse bien la verga, tal vez esta noche su “panchito” como él le decía tendría suerte de reestrenar una boca, una raja y hasta un culo, quien sabe, todo puede ser.
Pao había escuchado la misma respuesta y mientras sentada en la taza del baño terminaba de defecar, pensaba las posibilidades de estar juntos los cuatro, solo que ella pensó en Disneylandia, en Orlando florida, en los Estudios universal, en sus actuaciones de teatro en la escuela siendo vistas por Joaquín como ella siempre soñó etc. La perspectiva de ella era más hacia la de un papá verdadero.
*****
1 semana antes Joaquín y Alvarado charlaban.
• ¿Qué hiciste qué?—Alvarado con la boca abierta preguntaba a Joaquín
• Pues le puse un agasajo de miedo a la mamá de las niñas
• ¿A Carla?
• Si
• ¿Carla la bonita, con cuerpazo y ojos de color?
• Si
• ¿Tú?
• Si hombre—dijo Joaquín con fastidio, por no tener credibilidad– ¿pues qué no me crees capaz de ligarme un forro como ella?
• La verdad no jajaja—rio Alvarado de buena gana y después preguntó serio– Oye pero, ¿No crees que nos puedes meter en problemas?
• No, ¿por qué seria eso?—preguntó Joaquín contando los billetes que Alvarado le había llevado como pago de su nuevo y turbio negocio
• Pues porque no eres trabajador social pedazo de imbécil, ella se va a dar cuenta
• No, ya lo tengo resuelto, cuando amarre a la potranca, le diré que renuncio y las cambio de escuela si es necesario.
• No creo que sea tan fácil
• Si lo es, la tengo comiendo de mi mano, la verdad me gusta mucho y si pienso hacer una vida con ellas tres
• Pues hombre, ¿Qué te puedo decir? Ya lo tienes decidido—dijo Alvarado encogiéndose de hombros– solo espero que no la cagues, de verdad no lo hagas, vamos muy bien con esto—le dijo mirando hacia el maletín con el dinero
• Si, lo sé—dijo Joaquín echándose aire con un fajo de billetes—y no te preocupes, que con la mamá voy muy bien, creo que en una semana le profano todos los huecos
• Bueno, si tú lo dices, y fíjate que pensándolo bien no es mala idea que cuides de cerca a ese par, ya ves lo que andaban haciendo
• Ni que lo digas, me las traeré muy cortitas a las cabroncitas
• Y de lo nuestro ¿seguiremos?
• Oye eso de “lo nuestro” se oyó muy puto—dijo Joaquín indignado– como si te cogiera a ti también
• Hablo de lo “nuestro”—dijo Alvarado inclinando la cabeza hacia un lado
• Ha claro que continuaremos con nuestro negocio, deja mucho dinero
• Hablo de lo otro “nuestro”—volvió a inclinar la cabeza para que Joaquín entendiera
• ¿quieres seguirte cogiendo a las niñas? ¿No llenas en tu casa?—rio burlonamente Joaquín
• Sabes que eso es aparte
Alvarado por primera vez tenía un amigo al que le podía contar todo, hasta las cosas prohibidas que pasaban en su casa, sentía un gran alivio descargar su conciencia, aunque Joaquín lejos de hacer que se arrepintiera lo incitaba a continuar
• Está bien—dijo Joaquín finalmente– seguiremos en lo nuestro con las niñas, creo que deberías presentárselas a tu hija y a tu hijo, capaz que se llevan bien, imagínate iniciar nuestro “loliclub” privado
• Ya veremos—dijo sonriendo Alvarado, pues en ese momento no le pareció tan descabellado
Se despidieron como buenos amigos que eran y cada quien se dirigió a su casa
*****
Ese mismo día, lejos de ahí Damián el sacerdote pervertido, estaba hincado frente al obispo, le besaba el anillo obispal
• Ave maría purísima—dijo el gordo y exageradamente trompudo obispo
• Sin pecado concebida
Contestó él, se levantó cuando el obispo le hizo una señal de que podía hacerlo, lo miró y vio los golpes en su rostro, ya casi desaparecían pero aún presentaba cicatrices.
• Dime tus pecados—dijo el obispo caminado indiferente hacia su escritorio como si la vida fuera hecha para su bienestar y comodidad.
• No vengo a confesarme su ilustrísima.
• ¿Entonces?—volteo mirándolo con la indiferencia que lo caracterizaba, Damián miró hacia la puerta abierta y bajó su voz al hablar.
• Vengo a hablar con mi padre—dijo agachando la mirada.
• Entonces cierra la puerta– el obispo que con la misma mirada indiferente le habló y sin voltear a verlo preguntó– ¿qué te pasó en el rostro?
Damián poniendo seguro le contó todo, no omitió detalles, mencionó a las niñas, lo que había hecho con Jo, lo que hicieron en la iglesia, después como ella lo invitó a su casa y como la terminó golpeando y violando, el obispo escuchaba mientras miraba hacia la ventana, una vez terminado se volteó a verlo al escuchar la voz de su hijo quebrarse.
• Papá tengo miedo.
• ¿A qué?
• A que vuelvan, temo por mi vida.
• No volverán.
• Tengo miedo—dijo Damián con su voz ya quebrándose casi para llorar, el obispo molesto se levantó y lo abofeteo volteándole el rostro.
• No te comportes como un cobarde, te dije que no tengas miedo—dijo el obispo con mirada de ira, mientras lo decía le temblaba el labio inferior de coraje– aquí el que provoca miedo soy yo, así que pórtate como un hombre y deja de lloriquear, vas a regresar a la iglesia que te encomendé y ahí estarás hasta que yo te dé la orden de moverte ¿Oíste?
Damián asintió mientras se tocaba el rostro golpeado, él sabía de lo que era capaz el obispo y padre biológico de él, se hincó frente a su padre para recibir su bendición, el obispo de mala gana hizo el ademán de la cruz y le puso la mano para que besara el anillo obispal, Damián después de eso se levantó y se fue, el obispo se sentó mientras miraba como su vástago se retiraba de su lujosa oficina, pensó un momento y después tomó su celular y marcó.
• “Príncipe”, Ven a mi oficina, necesito hablar contigo, tengo una importante tarea para ti.
*****
En Tiempo actual.
Alvarado miraba su hija y a su esposa, las dos ensimismadas y desnudas preparaban la cena, veía sus cuerpos, el contraste entre el escultural cuerpo de su esposa y el que se desarrollaba en su hija prometiendo ser similar al de su madre, eso le gustaba hacer a él, sentarse y admirar los bellos cuerpos de sus hembras, bueno ya no eran solo de él, pues su hijo compartía los mismos placeres con ellas.
Sintió como su pene se erectó y se levantó para acercarse a ellas, Su flamante esposa sonrió cuando sintió las manos de él posicionarse en su cintura, le acercó la verga para que sintiera su dureza, su hija volteo y también le sonrió viendo cómo se restregaba atrás de su mamá
• Oye, compórtate—dijo Margarita divertida—vas a provocar un accidente
• Si mi amor—dijo Alvarado besando su cuello mientras su mano se perdía entre las nalgas de ella—no provocaré accidentes
• Aaahhh—gimió Margarita al sentir los dedos de él penetrar su mojada raja, soltó el cuchillo con el que picaba verdura para la cena y se sostuvo del borde de la cocina con ambas manos.
Alvarado movió su mano hasta la vagina de su flamante y hermosa esposa, dos dedos se perdieron dentro de ella, Margarita miró al techo mientras abría la boca y gemía; Alvarado no perdió tiempo y la sujetó por las caderas con ambas manos.
Margarita gimió cuando sintió los dedos mojados por sus jugos vaginales sostener su cadera, el sentir sus propios jugos embarrados en los dedos de su esposo le recordaran lo placentera que era su actual etapa de vida, ya no había inhibiciones entre ellos, ella podía llegar de la calle y no se sorprendía ver a su hija cogiendo con su esposo en la sala o ver a sus dos hijos compartir su sexualidad.
Samuel ya se cogía a su hermana, tuvo algo de dudas al hacerlo, pues él sentía que su hermanita era posesión de su padre, pero un día lo convencieron y frente a sus padres los dos hermanos se demostraron su amor carnal, tres fueron las eyaculaciones que Samuel dejo en los agujeros de su hermana.
• Aaahhh
Gimió Margarita al sentir la tibia lengua de su hija acariciándole el clítoris que ya estaba duro como roca, se movió medio paso atrás para dejarle espacio a su pequeña hija que ya se acomodaba hincada frene a ella, la lengua de Diana se movía de arriba abajo, después ella inclinaba su cabeza y hacía el mismo movimiento solo que ahora su lengua rascaba el clítoris materno de lado a lado.
• Aaahhh
Margarita volvió a gemir poniendo ambas manos en la cabeza de su pequeña, escuchó como la bragueta de su esposo fue abierta, moviendo ella sus caderas sobre la boca de su hija sintió como Alvarado le fue apuntando el glande en la entrada de su encharcada raja.
• Aaahhh mi amor
Casi gritó cuando la verga de Alvarado entró hasta topar con su cérvix, le encantaba coger con su esposo, de hecho siempre le gustó, solo que ahora en su nueva etapa se desinhibía más rápido y más intenso, la fuertes manos de él sujetaron sus caderas y potentes estocadas golpearon sus bellas y blancas nalgas, la verga de Alvarado era de buen tamaño, la vagina adulta de Margarita soporta ese largo y grosor, aunado a eso soportaba las fuertes embestidas que él le daba, en ese momento se preguntó cómo su hija aguantaba esa enorme verga, más por su estrecho culito.
• Mami
Margarita volteo hacia abajo donde su hija estaba hincada brindándole una sonrisa, su boca brillaba por lo mojada que estaba, el pulgar de Dianita estaba acariciando el clítoris mientras la verga de Alvarado la taladraba.
• Aaahhh… aaahhh—Margarita gemía sin cesar, sus cabellos volaban por la velocidad de las embestidas de su esposo.
• Hija, bebé, rápido abre tu boca.
Alvarado se desacoplo de ella y la movió hacia un lado, Dianita ya abría la boca para recibir la paterna verga que empezaba a aventar leche
• Mmm
Gimió Alvarado sintiendo como su hija con su lengüita acariciaba el meato por donde le eyaculaba la leche en su boquita.
• Las amo
Dijo él separándose de las dos, una con la raja toda roja y la otra de su pequeña con leche saliéndole de la comisura derecha, Margarita tomó la leche con su dedo y la metió a la boca de Dianita, después levantó a su hija y la beso, sus lenguas embarradas de leche se enroscaron, Alvarado se sintió nuevamente excitado, pero quería guardar fuerzas para la noche.
Alvarado parado en la cocina como un bobo miraba el beso pasional entre madre e hija, su verga seguía fuera del pantalón y ya recuperaba dureza, en eso escuchó su celular, fue la a sala y lo contestó
• Hola
• Hola carnal, ¿Qué haces?— dijo Joaquín en video llamada
• Nada, acabo de cogerme a mi esposa ¿Y tú?
• Yo también, pero no a mi esposa sino a estas dos cabroncitas—movió el celular para que la cámara mostrara a Jo y Pao desnudas que le sonreían y saludaban con las manos, Pao aun con leche en su rostro sonreía orgullosa.
• Hola preciosas
• Hola papá Alvarado—contestaron las dos al mismo tiempo—te extrañamos, ¿Cuándo vienes a visitarnos?—dijo Pao
• Un día de estos paso por allá ¿Y a qué se debe el milagro de la llamada?
• Joaquín apareció en primer plano y se alejó de las niñas
• Carnal, creo que hoy será el “día”
• ¿Crees que vas a tener suerte hoy con Carla?
• No lo creo, lo aseguro, de hecho te hablo para pedirte un consejo, ¿cómo lo manejo con ella?
• Si de verdad quieres mi consejo, pues ve lento, ella no es una mujer cualquiera, es un forrazo, debes ser un caballero y manejar el sexo tradicional, nada de mamadas, culearla y nada de querer eyacular en su boca o cara, todo tranquilo, ¿me entiendes?
• Si carnal, solo que no creo contenerme
• Pues debes hacerlo
• Lo intentaré
• Suerte con eso
• Gracias, te dejo carnal
• Hasta luego—se despidió Alvarado con un ademán.
Joaquín colgó y respiró profundo, tomó su ropa y se vistió, debía cambiarse y esperar afuera, Carla ese día llegaría más temprano para preparar la cena para los cuatro, se despidió con un beso de lengua de las dos niñas y les metió mano en sus rajitas, así eran los besos entre ellos.
Se sentó en el porche y espero cerca de media hora después vio como Carla llegó en su modesto carro, traía su uniforme de enfermería y se veía endiabladamente sexy, no traía su cofia, se había hecho una coleta de chongo alto, haciendo que su cabello cayera como una cascada y luciera sexy, traía unos lentes que en lugar de hacerla ver seria, la hacían ver como una invitación a pecar, su falda le llegaba a medio muslo, Joaquín abrió su boca, ella caminó hacia él y le sonrió coqueta.
• Hola, cierra la boca, parece que viste a un muerto
• No, he visto a un ángel—dijo Joaquín después de cerrar la boca que lo hacía poner cara de bobo– ¿de verdad ese es tu uniforme de trabajo?
• Algo así—dijo ella coqueta
• Me dan ganas de enfermarme
• Pues si te hospitalizas no me mirarías así
• ¿A no?
• No
• Me cambié antes de venir, quería que me vieras bonita, por eso me puse esta falda que nunca usaría en el hospital
• ¿de verdad hiciste eso para que yo te viera bonita?
• Si, ¿lo logré?—los ojos verde de Carla lo miraban expectante.
• Más de lo que imaginas, solo porque soy un caballero, sino no sé qué te hubiera hecho en este momento, de verdad irradias belleza
• Gracias—dijo Carla apenándose. Le dio un beso pequeño en la boca y juntos entraron.
Carla había hecho una parada en el moll, ahí compró esa falda para lucir sexy para él al llegar y además compró ropa interior nueva, eso no se lo había dicho a Joaquín, quería que él lo averiguara más tarde esa noche, ella se sonrojaba al pensar que quería que él durmiera con ella, de verdad no se reconocía a sí misma, era como si otra Carla estuviera dentro de ella diciéndole las formas de portarse mal.
La cena transcurrió como todas las anteriores, todos riendo por las graciosas anécdotas de Joaquín, él miró el reloj ya eran las 10 de la noche.
• Bueno, bella mujer—dijo dirigiéndose a Carla—ya es tarde y me tengo que ir
• ¿No te quedas?—preguntó Carla casi asustada
• Bueno, pensé que ya tenían que hacer sus actividades previas a su descanso, ¿Quieres que me quede más tiempo?—preguntó Joaquín con cara de sorpresa
• Si—casi gritó ella desesperada.
Joaquín sabio lector de lenguaje no corporal sabía que ella quería estar con él, pero quería que ella lo pidiera, casi que le rogara que se la cogiera, era el talento que él tenía. Carla casi grita de desesperación pues ella ya se había preparado mental y físicamente para que él intimara con ella.
• Bueno, si es así ¿qué tal si las niñas se van a adormir y tú y yo vemos la tele un rato?—dijo él todo natural, pero su verga brincaba dentro del pantalón.
• Sí, me parece bien, niñas preparase para la cama.
Las dos se levantaron al mismo tiempo, Jo iba delante de su hermana y cuando Pao pasó a un lado de Joaquín le preguntó con la voz más tierna que pudo
• ¿Puedes darme un beso de buenas noches?—la carita de Pao era de un pequeño angelito que suplicaba por cariño.
Carla sintió angustia, pues sabía que eso era mucho compromiso para Joaquín, quien tenía poco tiempo de conocerlas, sabía que Pao quería una figura paterna y por eso se había encariñado muy rápido con él, o al menos es la información que ella tenía. Vio como Joaquín sonrió enternecido tomó a la pequeña Pao de sus mejillas con ambas manos.
• Claro pequeña—la besó en la frente con un beso sumamente paternal y después le dijo—y que tengas los mejores sueños que una niña tan hermosa y pura como tu pueda tener, descansa pequeña.
Carla casi grita de emoción, ella no esperaba esa reacción tan paternal por parte de él, vio como la sonrisa de Pao demostró lo mucho que lo quería, si ese era el hombre ideal para ella y sus hijas, un hombre honesto, limpio y puro, Carla sentía para él sus niñas representaban a sus propias hijas; si, debía ser él, tenía que ser él, no importaba lo que tuviera que hacer, haría que se enamorara de ella.
Las niñas subieron corriendo por las escaleras, sus piececitos hicieron ruidos tiernos mientras corrían, se quedaron solos, Carla se levantó y se acercó a él, cuando cerca se agachó y lo besó, Joaquín cerró los ojos y lucho por no meter la mano bajo la falda de ella.
• En la nevera hay cerveza fría—dijo ella en un cuchicheo—abre dos y me esperas en la sala.
Joaquín sacó las cervezas, las abrió y se sentó en la sala a esperar a Carla, la espera no tardó mucho, escuchó los pasos a su espalada y volteo a verla, su boca nuevamente se abrió al ver la escultural mujer que bajaba para él.
Carla Bajaba con una bata muy corta, le llegaba poco más arriba de medio muslo, pero lo sensual o sexy de la prenda no era lo corto, sino lo transparente, no era una tela propiamente de encaje o algún material típico de las prendas sexys nocturnas, más bien era tela de algodón y poliéster, eso sí, muy delgada, tanto que dejaba ver su ropa interior, Joaquín admiraba con cara de bobo ese monumento mientras ella baja sensualmente sabiendo que era devorada por la mirada de él.
Carla estaba acostumbrada, y por acostumbrada debemos decirlo literal “acostumbrada” (mas no de acuerdo), porque realmente le molestaba mucho y en ocasiones le repugnaba como los hombres la miraban, literalmente desnudándola con la vista, sin embargo ahora quería ser vista por Joaquín, quería lucir ardientemente seductora para él, no recordaba ella una situación igual con su marido o con alguien más, ahora sentía ese calorcillo en su entrepierna, lo sintió desde que subió a cambiarse, se desnudó y cambió de ropa, cuando puso su pantaleta sintió como esta se humedeció un poco con el calor que emanaba de su raja, la desconcertó mucho, pero era algo que ella no podía evitar.
• ¿Me tardé?—fue la pregunta retórica de ella
• Te esperaría mil años—le decía mirándola descaradamente de arriba abajo.
• Adulador—le dijo ella con una sonrisa de felicidad de oreja a oreja, sintiendo la penetrante mirada de él sobre su escultural cuerpo.
• Ven siéntate a mi lado—le dijo Joaquín señalando la parte vacía del sillón a su izquierda
Carla se sentó a su lado, él la tomó de las manos y la acercó a él, lo hizo cerca, pero respetó su espacio, sin embargo el uno podía sentir el aliento del otro, a esta distancia le dijo
• Carla, hermosa mujer, no cabe duda que en cuanto más te conozco, más cuenta me doy de lo que eres.
• ¿Qué soy?—preguntó con divertida intriga.
• Simplemente la mujer más hermosa del mundo
La jaló hacía él y ahora si invadió su espacio y también su boca con su lengua, Joaquín cada vez batallaba más para detener a la bestia enferma sexualmente que llevaba dentro, soltó sus manos para sujetarla, una de ellas se fue a su nuca y la otra a su cintura, Carla gimió al sentir la fuerza con la que él la aprisionaba.
• Joaquín… aaahhh—gimió ella abnegada a él– ¿no quieres ofrecerme algo de cerveza?—preguntó ella como un escape de su inminente gemido de placer.
Joaquín estaba loco de deseo, su verga amenazaba con romper el pantalón de lo dura que estaba, pero se detuvo un momento, sabía que ella ere diferente al tipo de mujer que estaba acostumbrado a tratar, a las otras le pagaba, Carla lo hacía por gusto.
Tomó un cerveza y se la ofreció a ella, Carla con una sonrisa la tomó y la levantó como esperando hacer un brindis, Joaquín lo entendió, tomó la de él y chocaron embaces.
• ¿Por qué brindaremos?—pregunto ella, Joaquín tomó aire y habló
• Por ti… por nosotros… por este momento… porque sea el momento más agradable para los dos y sobre todo porque nunca acabe
Carla nuevamente casi grita de emoción, Joaquín sí que sabía usar la lengua y no solo sexualmente, también hablando y convenciendo, ambos bebieron un sorbo de cerveza, Carla la puso sobre la mesa, la televisión estaba encendida, pero ninguno de los dos le interesaba que ocurría en ella, el interés estaba en el uno sobre el otro.
Joaquín miraba a Carla que estaba sentada de lado, para estar de frente a él, tenía sus piernas cruzadas, mostraba lo torneadas y firmes que eran y para rematar el color blanco de su piel hacía la combinación perfecta.
• ¿Qué pasa?—preguntó ella divertida al ver la cara de bobo que él ponía mientras la miraba.
• Miraba tu belleza, y al mismo tiempo me preguntaba como una mujer como tú quiere convivir con un hombre como yo
• ¿Cómo tú?—preguntó ella desconcertada
• Sí, no soy el más guapo del mundo, ni tampoco el más rico, creo que tu podrías salir con quien tú quieras—su mirada era de desconcierto
Carla sonrió y se levantó, se paró junto a él y lentamente se fue sentando horcajadas sobre las piernas de Joaquín, que tembló al sentir como a ella se le subió la bata y antes de que se sentara alcanzó a ver su ropa interior, era sexy.
• Tienes razón, recibo muchas invitaciones para salir, más de las que te imaginas—tomó la cara de él con sus manos y se acercó, pero no llegó a besarlo– ¿sabes cuantas he aceptado?
• No—dijo Joaquín con ya típica cara de bobo
• Ninguna, ¿Y sabes a cuantos he invitado yo a salir?
• No—volvió a contestar
• Solo a uno
• ¿A quién?—preguntó Joaquín serio como si algo le hubiera molestado
Carla lo miró divertida, había logrado que se pusiera celoso, lo beso tiernamente en los labios
• A ti tonto, solo a ti, nunca antes había hecho eso, sé que hay hombres con la descripción que tu diste hace un momento que me invitan a salir, algunos hasta me ruegan prometiéndome el cielo y las perlas de la virgen, pero no me llaman la atención, porque no ando buscando novio, pareja ni un acostón, pero tu llegaste e hiciste algo en mí que ahora si quiero estar con alguien—hizo una pequeña pausa—contigo, por eso te invité a salir.
Lo volvió a besar, solo que ahora lo hizo con mucha pasión, sus caderas se movieron sobre él, Joaquín gimió, se sentía seducido por esa hermosa mujer, cosa que no era común en él, de hecho nunca antes le había pasado, al menos no sin que hubiera un pago de por medio, su verga se endureció casi al instante, Carla lejos de inhibirse se movió con más intensidad, él la tomó de las nalgas, tenía que sentirlas, tenía que apretarlas, prácticamente las magulló como viles tomates.
• Aaahhh
Carla gimió en la boca de él, Joaquín ya no lo pensó más, se levantó con ella enredada en su cintura, ella era ligera, así que no tuvo problemas para caminar con ella; camino hacia las escaleras, Carla estaba desconcertada, tenía sentimientos encontrados, ella pensaba que iba a haber besos, caricias intensas, algo de sexo oral, estaba dispuesta a chupársela, pero todo en la sala y de forma silenciosa, ahora no era dueña de su voluntad, era llevada cargada por ese hombre poco atractivo que la había hecho hacer cosas que antes no hubiera imaginado haber hecho.
Mientras era llevada a la recámara Carla agradeció, en su mente, que su hija Jo sacara el carácter impulsivo y agresivo de su padre y peleara en la escuela con esa niña, porque eso la había hecho conocer a Joaquín.
• Aaahhh
Gimió cuando cayó en la cama de su recámara, ni cuenta se dio cuando llegó, ella solo lo besaba mientras Joaquín desesperado la manoseaba mientras la cargaba de camino a su recámara, al caer por instinto abrió las piernas, se sintió sonrojada por hacerlo, pero no lo pudo evitar, quería que Joaquín mirara lo que muchos habían rogado por ver, pero que ninguno había podido, y era porque habían equivocado la manera de conquistarla, todos la querían llevar a la cama, y ninguno le interesaba sus hijas, Joaquín a diferencia de los demás se ganó su confianza y al ver como trató a sus hijas, con esa amabilidad y respeto hizo que ella cediera ante él.
• Ya ven—le dijo Carla a Joaquín en un gemido desesperado
Joaquín viejo lobo de mar, se tomó su tiempo, dejo que ella lo deseara más, se acercó lentamente a ella, su interior sonreía al ver como ella lo miraba a con ojos entrecerrados, con la boca abierta y como abría más la piernas, sus pupilas estaban totalmente dilatadas, era la hembra abnegada ante su macho dominante.
• Aaahhh
Carla vibró al sentir como la mano de él le acariciaba el muslo, lo hizo primero por fuera y después se desplazó hacia adentro y de ahí bajo lentamente en dirección a su entrepierna, Joaquín saboreaba la sensación de la suave piel de ella y como se estremecía al sentir la mano de él acercarse a su parte más íntima.
• Joaquín
Susurró ella cuando la mano de él llegó a dónde había querido llegar desde que la vio, se miraban directo a los ojos, nunca se dejaron de ver desde que ella cayó en la cama, Joaquín acarició con el dorso la vagina, le gustaba ver como ella abría sus ojos al hacerlo y los entrecerraba, quitó la mano, pero solo para con la otra jalar la pataleta de ella y dejarla desnuda de su cintura hacia abajo, Carla roja de vergüenza levantó ligeramente sus caderas para permitirle desnudarla.
Joaquín abrió los ojos cuando vio la vulva depilada de ella, ella se sonrojó aún más, porque era la prueba de que ella esperaba que él la viera desnuda y no quería que la viera con ese matorral de vellos que ella desde hace años ni se había molestado en mirar.
• Eres hermosa
• ¿Te gusta cómo luce?—preguntó ella con el tono más inseguro del mundo
• Es la cosa más hermosa que he visto en toda mi vida
Joaquín le dio la respuesta más honesta del mundo, pues realmente le encantaba ver como lucía depilada, pero lo quemas le gustaba es que lo hubiera hacho para él, podía ver la irritación que presentaba en algunas áreas, pues posiblemente ella no tenía gran experiencia depilándose, con más atención vio una ligera cortadita, señal inequívoca de la poca experiencia de ella.
• Aaahhh
Gimió Carla cuando Joaquín con su lengua acarició las partes irritadas y la pequeña heridita que se había hecho, era como si quisiera curarla con su lengua en agradecimiento por tan noble gesto, ella podía sentir el cariño con el que él la lengüeteaba una y otra vez
• Aaahhh Joaquín…
Gimió y casi grita, de hecho tuvo que taparse al boca para evitar hacerlo cuando Joaquín le metió la lengua en el introito, él saboreo ese exquisito sabor de una mujer bien aseada y excitada a sobremanera, podía ver como escurría el jugo vaginal, ese jugo que se emana cuando una mujer anhela con todas sus fuerzas ser penetrada.
Carla tuvo que poner la almohada en su cara para que los gemidos de placer que daba, no fueran escuchados por sus hijas, en cierto momento entre nubes de placer, pensó cuanta experiencia tenía Joaquín con su lengua, eso solo significaba que no era la única a la que le había chupado la zorra, se volvió a sonrojar por el hecho de nombrar su vagina con el nombre de zorra, y también se sintió muy celosa por el hecho de no ser la primer zorra que él habría chupado, no imaginaba que numero sería ella.
• Aaahhh
Gimió más cuando Joaquín puso uno de sus dedos en el introito y la penetró, estaba loca de placer, no recordaba tanta excitación, ni siquiera con su esposo, sintió como Joaquín se separó de ella y la jaló dejándola sentada en la cama, tomó los bordes de su bata y la subió, ella nuevamente colaboró elevando sus delgados brazos para ser despojada de su prenda, ahora lo único que la cubría era el sostén que permanecía ahí indiferente a Joaquín que tenía algo mas con que entretenerse.
• Joaquín… aaahhh ¿qué haces?—dijo Carla en un susurro roja de excitación.
Joaquín la había levantado y en el aire la giró dejándola boca abajo, Carla quedó mirando la cama con sus brazos abiertos en cruz, gimió y apretó las sábanas cuando Joaquín le chupó la zorra, como ella la llamaba, pero un gemido intenso escapó de su boca hermosa cuando Joaquín más que atrevido le metió la lengua en el culo
• Aaahhh
El gemido se oyó en toda la casa, para las hermanitas no pasó desapercibido el que su mamá pasara cargada por su papa postizo, ni el crujir de la cama y ahora este gemido que retumbó en todos los rincones.
• Joaquín… Joaquín… aaahhh
Carla gemía como nuca en su vida, la lengua de él le estimulaba el culo y sus dedos penetraban su vagina una y otra vez.
• Aaahhh
Volvió a gemir muy intenso cuando la lengua de Joaquín intentó entrar en el culo de ella. Carla cerró sus hermosos ojos, de hecho los apretó, su boca tembló y apretó las sábanas con sus manos cuando la punta de la lengua de Joaquín logró vencer la resistencia del esfínter y entró en ella.
• Joaquín—alcanzo a decir ella en un susurro
Carla nunca había experimentado eso, normalmente sentiría asco de lo que le hacían, pero estaba tan excitada, Joaquín lo había hecho de una forma que no se pudo resistir ni impedirlo, al contrario, sus ojos lagrimeaban de placer.
Joaquín se saboreaba ese culo como un manjar de dioses y de hecho lo era, nadie en el mundo había podido probarlo como él lo había hecho, viejo lobo de mar sabía de ella estaba en su punto máximo y podría hacerle lo que quisiera, pero quería llevar las cosas tranquilas.
• No me puedo detener Carla
• No lo hagas—dije ella acostada boca abajo volteando la cabeza para verlo—métemela en la zorra
Joaquín sonrió en su interior viendo como la cara blanca como la nieve de Carla se ponía roja como un tomate, se auto había llamado “zorra” a su vagina. Ella cerró sus ojos verdes al escuchar la cremallera de él bajar, escuchó como el pantalón cayó, no quería voltear, pero lo hizo; vio el abultado vientre de Joaquín, su pelo en pecho que hacía una curva anterior hacia su panza, pudo verle la verga erecta, tenía buen tamaño, pero no como la de su exesposo que era más grande, sintió vergüenza compararlas, pues Joaquín no se merecía eso, después de todo a ella no le importaba el tamaño que tuviera, igual ya le había hecho acabar solo con su boca y con sus dedos.
• Carla, mi amor, te la voy a meter por tu zorra
• Aaahhh—Carla gimió, no supo si porque la llamó “mi amor” o porque le dijo que se la iba a meter por su “zorra” como ella la había llamado—sí, métemela en mi zorra, ya la quiero dentro.
No se incomodó en usar un leguaje “vulgar” se sintió excitada al usar palabras sucias, quería demostrarle que era atrevida y que podría explotar toda su sexualidad. Joaquín sonreía entre divertido y con ternura, ella no tenía idea de lo que era hablar vulgar, pero él se encargaría de enseñárselo así como lo hizo con sus inocentes hijas.
• Aaahhh
Volvió a gemir cuando sintió como Joaquín se fue subiendo al a cama, sintió como acomodó sus piernas a cada lado de las de ella, en ese momento recordó que nadie cerró la puerta, volteo y lo comprobó
• Joaquín, la puerta está abierta, nos pueden escuchar las niñas
• Lo siento, ya no puedo detenerme
• Aaahhh
Su gemido fue intenso cuando la verga de él se deslizó hacia su interior, perdió la noción, no solo del tiempo, sino también de la cordura, ya nada le importó, sintió como él se movió haciéndole ver estrellas de placer, mientras Joaquín sonreía malicioso, pues esa era su intención, jodérsela fuerte y que la niñas oyeran.
Puff puff puff
Joaquín bufaba en el oído de ella haciéndola volar de excitación, le excitaba el placer que ella le provocaba a él con su zorra, en ese momento entre nubosidades sexuales pensó si se dejaría coger por su culo, ciertamente sintió cosas que nunca había sentido cuando él le lamió su esfínter, pero no sabía si dejaría que se la metieran por ahí.
• Aaahhh
Gimió cuando Joaquín bajo su mano y la metió a nivel de su entrepierna y mientras la penetraba le estimulo su clítoris, sentía el vientre abultado de él recargado en su zona sacra- lumbar, el vello púbico le estimulaba directamente en su culo, la verga le estimulaba el interior de su vagina y los dedos le machaban de una forma deliciosamente dolorosa, ya no podía detener sus gemidos, su vagina era un charco de agua, se oía el chapotear de la verga de Joaquín, él sabedor de que ella ya estaba en su punto máximo se acercó a su oído y le susurró.
• Me gusta cómo se siente mi pene en tu zorra—quiso se suave y no llamarla verga
• Aaahhh—gimió casi en un grito— aaahhh Joaquín…
Joaquín arremetió contra la zorra de ella, lo hizo fuerte, quería que ella gritara tan fuerte que hasta los vecinos escuchara, él sentía que sus hijas postizas se estabn masturbando y estaba en lo correcto, Pao con sus ojitos cerrados movia sus deditos sobre su pequeño clítoris, Jo más osada los espiaba desde el marco de la puerta abierta metiéndose mano mientras veía como su papá se cogía a su mamá.
• ¿Te gusta cómo te la meto?
• Si… aaahhh
• ¿Dónde te la estoy metiendo? dímelo
• Aaahhh… En mi zorra… aaahhh—contesto ella entre jadeos, ya sin importarle si alguien le oía decir la palabra “zorra”
• ¿Cómo quieres que te la meta en la zorra? ¿Suave o fuerte?
• Fuerte… aaahhh—Carla apretó las sábanas para afianzarse
• Pídemelo
• ¿Qué?—preguntó ella algo desconcertada intentando voltear a verlo.
• Pídeme que te joda fuerte tu zorra, pídemelo—Joaquín dijo apretando sus dientes, el verdadero Joaquín empezaba a emerger.
Carla estaba en otro nivel de excitación, uno en el que nunca había estado, no podía razonar bien, para ella ese momento solo era placer exponencial, estaba llegando a dejar de ser ella misma, para convertirse una puta, sí, eso era lo que estaba siendo, una puta y ese sentir la hizo volar.
• Jódeme fuerte mi zorra, muy fuerte… aaahhh
• ¿Así?
• Más fuerte, más— decía ya a grito abierto— aaahhh jódeme muy fuerte por mi zorra… aaahhh párteme mi zorra… aaahhh
Joaquín no se hizo esperar, se dejó caer sobre ella y sus caderas se movieron de forma bestial, como si realmente quisiera partirle “la zorra” como ella le llamaba, le tomó la cabeza y la beso, cuando la giró ella sacó su lengua y se enroscó con la de él, lo huevos querían explotar, Joaquín sintió como empezaba a salir la leche y bramó en el oído de ella.
• Me vengo, me sale la leche… aaahhh
• Aaahhh
Gimieron los dos en un intenso orgasmo simultáneo, Joaquín se siguió moviendo, pero lo hizo cada vez más lento hasta terminar en una suave penetración, se la metía lento y profundo, cuando sentía que llegaba al fondo, empujaba un poco más arrancando suspiros de su nueva amante.
Se bajó de ella cuando su verga se salió sola, se acostó boca arriba aun lado de ella que seguí boca abajo, en un momento se giró y quedó boca arriba, tapó con sus manos su cara, la cordura había regresado y se estaba arrepintiendo de lo que había hecho y sobre todo de lo que había dicho.
• ¿qué pasa Carla?—dijo Joaquín girándose y tratando de apartarle las manos del rostro, cuando lo hizo vio a una Carla roja como tomate a punto de llorar
• ¿Qué hicimos Joaquín?
• Nos demostramos nuestro amor
• Mis hijas nos oyeron, oyeron todo lo que te dije, todas esas obscenidades—dijo ella en un casi llanto
Joaquín luchaba por no carcajearse sabiendo lo que sus hijas eran capaces de hacer y decir.
• Tranquila Carla, hoy en día los niños no son tan inocentes, en la escuela deberías ver lo que algunos hacen y las cosas que alcanzamos a escuchar cuando hablan entre ellos de sexualidad
• ¿Tú crees?
• Si Carlita—dijo el acariciándole el cabello—habla con ellas y abiertamente pregúntale que escucharon y explícales lo que pasó, obvio con palabras de amor.
• Joaquín, ¿te digo algo?—dijo ella mirándolo con cara de angustia
• ¿Qué mi amor?—pregunto sin dejar de acariciarle el cabello.
• Nunca había sentido lo que sentí hace rato
• ¿Fue bueno?
• Demasiado bueno, me perdí y dije cosas que nunca hubiera pensado decir ¿qué me hiciste?—dijo ella mirándolo como si la hubiera drogado
• Sólo te amé con la pasión que mi corazón siente por ti
• ¿De verdad me amas?
• Con loca pasión, estoy enamorado de ti, te amo Carla
• Y yo a ti también te amo
Carla se puso de lado sobre la cama frente a él y se besaron con mucha pasión, tanta que la verga de él se erecto, suavemente se subió en ella y la penetró nuevamente por su zorra, el sexo ahora fue apasionado y con amor, Joaquín le pegó las rodillas de Carla a los senos y en esa posición la amó por una hora entera, el orgasmo fue simultaneo.
Y continuaron.
Lo hicieron casi toda la noche, cerca de las 5 am, se quedaron dormidos, él atrás de ella en tipo cucharita.
La vida estaba dando un giro completo.
Continuará
Pervirtiendo a una nena inocente 22
El callejón se cierra, pero siempre hay esperanza.
Nota del autor: entrego el capitulo 22, voy cerrando esta saga, para los que me leen espero que esto les guste tanto como a mi escribirla, parece callejón sin salida, no hay acciones sin consecuencias, pero aunque el tunel sea largo y profundo, al final siempre hay una luz.
saludos, besos y abrazos.
adalberto1979

Capítulo 22
Joaquín iba con una sonrisa de oreja a oreja, iba caminando por los pasillos de la escuela donde “supuestamente trabajaba” como trabajador social, quería visitar a Alvarado y darle la nueva noticia de haberse cogido a la hermosa mamá de las niñas.
Mientras caminaba por el pasillo recordaba cómo fue despertado muy temprano por la hermosa Carla.
*****
• Joaquín, Joaquín… despierta, se me hizo tarde—le decía Carla a un somnoliento y fatigado Joaquín, apenas hacía unas dos horas que habían dejado de coger como conejos.
• ¿Qué pasa Carla?
• Se me hizo tarde, me quedé dormida, ¿podrás tu llevar a las niñas a la escuela?
• Claro, cuenta con ello.
• ¿No será problema para ti?—decía Carla con cara de preocupación, sus ojeras marcaban lo poco que había podido dormir.
• Para nada, tus hijas se bañan y se arreglan solas, ¿verdad?—Carla asintió—ya ves, yo solo las llevaría, creo que después iré a mi casa a cambiarme, no pensé que pasaría aquí la noche.
• ¡Joaquín!—dijo Carla toda apenada sin poder dejar de sonreír.
• Pero me alegro, fue la mejor noche de mi vida—le dijo tomándola de la mano.
• ¿de verdad?—preguntó Carla emocionada.
• Si, la mejor de toda mi vida—contestó, había mucha sinceridad en su respuesta.
• Me duelen las piernas y las caderas—dijo bajito y algo apenada.
• Ya te acostumbraras mi vida.
• ¡Joaquín!—volvió a gritar ella roja como tomate, pero con una sonrisa en los labios—pero también fue la mejor noche de mi vida; bueno, me voy mi vida, muac
Le dio un beso en los labios, Joaquín no la quiso besar, le apenaba el mal aliento matutino que siempre tenía, pero se asombró que Carla no titubeó en besarlo.
Escuchó como se cerró la puerta y como un auto se encendió y posterior a calentar motor arrancó, se levantó lentamente, estiró su cuerpo, él también estaba cansado, pues cargó a Carla en la madrugada y se la cogió recargada en la pared continua a la recámara de su hija, lo hizo hasta que sus piernas le temblaron y apenas pudo regresar a la cama cargando a una muy feliz y orgasmada Carla.
Fue al baño y se lavó los dientes, escupió la espuma en el lavabo y enjuagó su boca, tocó su verga por encima de su nuevo bóxer y sintió como su verga se ponía dura, se dirigió al cuarto de Pao, entró muy sigilosamente y la vio acostada boca abajo, las sábanas estaban casi en el suelo, ella tenía flexionada una pierna y no traía pijama, estaba solo en pantaleta, se acercó y olió la rajita, sonrió pues olía a orgasmo, sonrió malicioso, eso significaba que cuando los escuchó se masturbó.
Lentamente le fue bajando la pantaleta, Pao se había desvelado masturbándose, estaba tan dormida que no se dio cuenta, la niña quedó desnuda de la cintura hacia abajo, un dedo entró en su rajita infantil, aún estaba mojada, su orgasmo fue muy intenso, sacó el dedo y escupió en su mano y la llevo a su glande que emergía erecto del bóxer.
Apuntó a la rajita y el glande se atoró, empujó un poco y entró hasta la mitad, la sacó y la regresó hasta que entró toda, justo cuando el glande doble el pequeño cérvix dela niña, esta despertó.
• ¿Papá?—dijo volteando hacia atrás.
• Si mi putita, no hagas ruido, que no quiero despertar a tu hermana.
• Si papi, aaahhh
Empezó a gemir la pequeña Pao al sentir como la verga de su papá postizo entraba y salía de su rajita, recordó los gemidos de su madre, imaginó que Joaquín no se había lavado la verga, así que estaba compartiendo los jugos maternos, ese pensamiento la hizo tener un orgasmo.
• Aaahhh, papi
• Si mi putita, si voy a ser tu papá te voy a despertar a punta de verga todos los días, ¿te gustaría eso?
• Si papi, si quiero… tu verga… todos los días… aaahhh
• ¿te gustaría recibir verga todos los días por tu culo?
• Si papi, todos los días… por mi culo… aaahhh
• Dilo entonces—dijo Joaquín dejándose caer para que le entrara más.
• Quiero que me despiertes con tu verga en mi culo todos los días, aaahhh
Dio un fuerte gemido al sentir que Joaquín se la metía muy profundo mientras le susurraba cosas pervertidas en su oído infantil, su rajita encharcada demostraba lo mucho que disfrutaba ser tratada como una vil puta.
• ¿Te masturbaste anoche?
• Si papi, mucho, mi frijolito está todo hinchado de lo mucho que me lo toqué, aaahhh
• Si, lo siento muy hinchado, eres tan puta como tu mamá.
• Si, lo soy aaahhh—decía Pao loca de orgasmos.
• ¿escuchaste anoche cuando me la cogí como a una puta?
• Si, escuche todo, como gritó cada vez que te la cogiste.
• Te la quiero meter en el culo.
• Papi, no he ido al baño—dijo volteando angustiada.
• Yo te ayudo a cagar—dijo con cara de pervertido ante la mirada de angustia de Pao.
Se la sacó de un tirón, escupió mucho en el culo de la niña y apuntó el glande, la cabeza entró, empujó sin piedad y entró lo demás
• Mmmggghhh—iba a gritar, pero Joaquín le tapó la boca con su mano.
Pujo la pequeña niña al sentir el intruso en su puerta posterior, se sintió demasiado plena, pues en las mañanas era la hora que generalmente defecaba, podía sentir como su excremento era comprimido por la verga de su papá postizo, eso le provocaba cólicos en su intestino grueso.
• Ay, papi, me duele la panza ay… ay… ay
• Aguántate puta, resiste la verga de tu papá.
• Si papi, ay… ay
Lo quejidos de la niña no detuvieron a Joaquín, al contrario se excitó al sentir la incomodidad de la niña siendo enculada con su intestino cargado de mierda, la sostuvo de la cadera para hacer más fuertes sus estocadas.
• Ay papi, me viene, ya no aguanto ay… ay… ya déjame, necesito ir al baño ay… por favor papi ay… ay
Joaquín no la soltó, siguió bombeándole fuerte el culo hasta que sintió que algo cremoso espeso rodeaba su glande, la sacó bruscamente y Pao rápidamente puso su mano en su culito tapándolo, se paró y corriendo se dirigió al baño, ni la puerta cerró, Joaquín tirado boca arriba respirando agitado y sonriendo escuchó el estruendo de flatulencias y caída de excremento ante los quejidos de la pequeña e inocente Pao.
Se levantó entró al baño donde Pao seguía cagando, tomó un trapo, lo mojó y limpió su verga, le sonrió a la pequeña cuando salió, Pao solo pudo sonreír brevemente y continuó haciendo sus caras de pujo.
Joaquín caminando en silencio se relamía los labios de lujuria, era la primera vez que amanecía con las niñas, siempre las veía por las tardes y nunca las había despertado, su mente pensaba muchas cosas muy sucias y puercas, pues seguía excitado, no había eyaculado, su verga seguía dura, totalmente erguida, así entró a la habitación de Jo.
La niña dormía boca arriba, estaba cubierta por la sábana, aun así se podía apreciar que sus piernas estaban abiertas, una de ellas estaba flexionada de la rodilla, cayendo y haciendo ver muy erótica la imagen.
Joaquín, que como un lobo hambriento babeaba, jaló la sábana dejando ver a la niña en un shortcito chiquito de tela delgada, casi transparente que dejaba ver su pantaleta, nunca lo había visto, seguramente era el que ella se ponía para dormir, eso lo excitó más, pues estaba conociendo los momentos íntimos de las hermanitas.
Con la habilidad que solo posee un hombre excitado jaló el short al mismo tiempo que la pantaleta, Jo quedó desnuda de la cintura hacia abajo, sus labios y monte de venus ya demostraban vellos, Jo pintaba para ser una mujer muy peluda de sus genitales.
Escupió en su mano y embarró la saliva en la vulva infantil de Jo, lo hizo suave, pues no la quería despertar, con esa misma suavidad posó su lengua en el introito y lamió, lo hizo como un pequeño y tímido gatito, pero los ojos con los que la miraba mientras lo hacía, eran del más grande de los pervertidos.
• Mmm
Jo se movió un poco, pero no despertó, Joaquín siguió lamiendo, separó suavemente la pierna de la niña para dejar más expuesta su vulva, dejo mucha saliva en el introito y con el sigilo de un felino se fue subiendo en ella.
• Mmm
Volvió a gemir Jo cuando la verga de Joaquín empezó a entrar, la niña no despertaba de su profundo sueño, también se había desvelado masturbándose, Joaquín logró meter casi la mitad, la sacó tan lentamente que parecía cámara lenta de alta definición, a esa misma velocidad la regresó.
• Mmm—Jo empezó a abrir los ojos– ¿qué pasa? ¿papá?
• Si mi putita, soy yo, vine a despertarte a punta de vergazos.
• ¿Y mamá?
• Ya se fue, me encargó que las despertara, ¿te gusta cómo te despierto con mi verga?
• Si, que rico, aaahhh papi—dijo sin importar el vulgar lenguaje que empleaba su papá postizo.
Joaquín al ver que había despertado la tomo de ambas corvas y la penetró profunda e intensamente, los gemidos e la boquita infantil de Jo emergieron inundando la habitación.
• Papi que rico, así quiero que me despiertes todas las mañanas—dijo frunciendo el entrecejo y moviendo su cadera para sincronizarse con él.
• Si mi putita así lo haré, por las noches me cogeré a tu mamá y por las mañanas a ustedes dos.
• Aaahhh—la niña gimió recordando la candente noche que habían pasado.
• ¿Eso te excita verdad?
• Aaahhh—no contestó, solo gimió mirando el techo y su vagina se mojó más.
• Me la cogeré y la hare gemir como una cerda, la voy a convertir en una verdadera puta ¿oíste?
• Si papi, hazla muy puta… aaahhh
• ¿Más que tú?
• Si papi, más que yo, hazla que grite pidiéndote verga, cógetela frente a nosotras aaahhh… aaahhh… aaahhh que se venga con tu verga en el culo aaahhh
• ¿qué más?—Joaquín la incitaba a decir obscenidades mientras era cogida.
• Jódetela fuerte, hazme que le chupe la panocha frente a ti mientras tú le rompes el culo, aaahhh
Gimió fuerte cuando Joaquín aumento la intensidad de la cogida, Jo sabía decir obscenidades, Joaquín le había enseñado, era una niña muy inteligente y rápido aprendió que eso le excita a los hombres, el lenguaje vulgar y las ideas sucias, entre más bajo mejor para los hombres, Joaquín nunca sería la excepción en eso.
• Aaahhh, papi ¿qué haces?—preguntó Jo cuando sintió dedos de Joaquín hurgando su culo.
• Te dilatándote mi primor, quiero tu culo.
• Espérate tantito ¿sí?—le dijo Jo con cara de angustia
Joaquín sonrió malicioso, sabía que la mañana era el punto débil de Jo, su mente tenía ideas muy perversas con esa niña en ese momento, Jo con cara de angustia fue volteada quedando boca abajo, sabía que no podía huir, se relajó, no había a donde escapara, abrió su boca cuando el glande se atoro en su culo.
• Ay—dio un gritito asustada.
Aunque el dolor de la penetración era el menor de sus temores, ya había sido enculada muchas veces y estaba acostumbrada, otra era su preocupación.
• Si, así me gusta, ya te entró toda, ¿la sientes mi putita?—preguntaba él con una sonrisa de maldad.
• Si papi, ay
Joaquín se acomodó y empezó un mete y saca de moderado a intenso, pero estaba muy atento a la reacción de la niña, quería aumentar la velocidad en el momento ideal para su intención, Jo ponía mil caras, en todo el tiempo que había sido cogida por el culo nunca había sentido tanta incomodidad, ella sabía lo que podía pasar, trataba de detenerlo, pero no sabía cuánto iba a resistir.
• Papi ay… no papi, ay… ay… papi… por favor no, ay… ay
Joaquín se afianzó bien y empezó a intensificar la penetración, apretó sus dientes y se dejó caer sobre la niña penetrándola una y otra vez, su verga entraba como pistón, la pobre Jo seguía haciendo mil caras.
• Papi no por favor, siento mucho dentro de mí, ay, me siento muy llena, para papi, por favor para ya… ay… de verdad siento mucho, snif… snif
Lágrimas empezaron a salirle entre sollozos, Joaquín lejos de detenerse le dio más fuerte, jaló su cabeza para besarla metiéndole la lengua sin dejar penetrarla, lamió las lágrimas de sus ojos, sintiendo que cada vez le salían más y empujo fuerte hacia dentro del recto infantil una y otra vez, gozaba como nunca haciéndola sufrir, las lágrimas que chupaba eran un manjar, pues sabía la incomodidad y dolor que le provocaba con su verga.
• Snif… snif
Jo seguía llorando por las arremetidas que su papá le daba, lloraba más de vergüenza que de dolor, sentía como su intestino se iba llenando cada vez más, la verga estimulaba su perístasis intestinal, la explosión era inminente.
• Papi ya por favor, para… para…ay, snif… snif
Joaquín al igual que con Pao hacia un momento sintió como su verga se fue rodeando de excremento.
Joaquín jaló a Jo y se volteó quedando boca arriba con ella encima, la tomó de ambas corvas y con furia le dio por el culo a esa niña que no dejaba de llorar.
• Toma puta, toma, sabía que algún día te haría cagar con mi verga, ese día te llegó, tómala toda puta, te vas a cagar el día de hoy quieras o no.
• Snif… snif.
La voz de Joaquín era ya de furia, apretaba los dientes y fruncía el entrecejo, parecía más enojado que excitado, sin embargo nunca había sentido tanta excitación, escuchó un grito desesperado de Jo y sintió como su verga se fue mojando y empapando de material viscoso y semisólido, la bombeó varias veces sintiendo cada vez más entre gritos desesperados de Jo, la quijada de Joaquín tembló y sus ojos se pusieron en blanco, por el placer que sentía, había logrado su cometido, algo que nunca pudo hacerle a la astuta de Jo.
La soltó y Jo brincó de la cama tapando su culo con ambas manos, se veía muy graciosa corriendo como si el piso tuviera lava, sonriendo vio como salió disparada al baño, a lo lejos escuchó el “quítate pendeja” que le gritaba a Pao que seguramente apenas se iba levantando de la taza del baño.
Joaquín volteo a ver su pubis y vio el desastre de mierda que le quedó, era poca, pero si había mierda, la tapó con la mano y así desnudo caminó por la casa hasta llegar al baño, Jo estaba sentada cagando, no puso seguro, cuando Joaquín abrió ella brincó asustada, pensaba que la cogida seguiría, pero Joaquín solo pasó a su lado y abrió la regadera para lavarse.
Ya en la regadera empezó a lavar el desastre que había en su pubis, escuchó como Jo jaló la palanca de la taza y se fuera toda la mierda, la cortina se abrió y vio a una seria y molesta Jo que lo miraba, él le sonrió.
• Hola mi putita ¿no quieres pasar?—le dijo Joaquín en tono burlón.
• Eres malo—le dijo ella con la mirada seria—eres muy malo, sabes que eso nunca me ha gustado
• No soy malo, solo antojado jajaja—rio lavándose descaradamente con el jabón los genitales—además bien sabías que algún día lo lograría—lo dijo con el cinismo que le caracterizaba.
Jo parada lo veía, estaba seria y sus ojitos aun rojos por las lágrimas, Joaquín la jaló y la metió a la regadera, Jo se dejó hacer, él tomó el jabón e hizo espuma y con esta empezó a lavar a Jo, qué seria se dejaba, le talló primero el culo lavándolo todo, metió dos dedos, aún estaba laxo, Joaquín no había eyaculado, su verga se había aguadado, pero al estar lavando a Jo se volvió a poner dura.
• ¿No eyaculaste?—preguntó Jo mirando cómo se iba erectando.
• No mi putita, saltaste y te zafaste antes de que te aventara la leche y saliera con tu mierda jajaja.
• Eres un cerdo
• Sí, me gusta ser un cerdo y que su seas mi puta, ven acá.
Joaquín la acercó a él y la empezó a besar al mismo tiempo que la seguía lavando, sus manos jabonosas pasaban por todo el cuerpo de la niña, Jo fue aflojando la boca permitiéndole que metiera su lengua, dentro de su boca ella le correspondió jugando con la suya, para cuando acordó ya lo abrazaba colgada de su cuello besándolo con pasión mientras él le pasaba las manos por todos lados, deteniéndose en su rajita y culo, Jo se meneaba tallándole la verga con su cuerpecito.
• ¿Quieres que te saque la leche papi?—le preguntó Jo con las pupilas dilatadas masturbándolo usando el jabón que traía en las manos.
• Sí, quiero que me la saques—dijo Joaquín lamiéndoles las mejillas de forma obscena– ¿dónde quieres que te la meta?—preguntó ya con voz ronca.
• Donde quieras papi, soy tuya, ahora las tres somos tuyas para que nos hagas lo que te de tu gana—dijo refiriéndose a su madre y su hermana, mientras lo seguía masturbando.
• ¿Todo?—preguntó el con mirada lasciva, la masturbación lograba su objetivo, se estaba elevando en excitación.
• Todo—dijo ella mirándolo a los ojos mientras lo seguía masturbando.
• ¿hasta sacarte la mierda?—le dijo Joaquín notando como Jo se iba excitando de nuevo.
• Hasta sacarme la mierda con tu verga—dijo Jo acelerando la masturbación– solo cuando quieras sacarme la mierda con tu verga, deja que vengamos aquí y me lo haces como tú quieras.
• Lo hubiera filmado, como no se me ocurrió—dijo Joaquín para sí mismo.
• Pues mañana pones la cámara y me lo haces aquí, si eso es lo que quieres.
• ¿de verdad mi putita?—decía él con su verga dura y erecta masturbada por la niña.
• Si, de verdad, somos tuyas y pues si ya me lo hiciste una vez, ¿qué más da otras? pero eres un cochino, aún no sé porque te gusta esta asquerosidad—lo decía, pero sin dejar de menearle la verga.
Jo ya estaba excitada, estaba de nuevo en el punto donde decía de todo y era capaz de cumplirlo, se había cuidado mucho tiempo para evitar que la hiciera cagar con su verga, pero en la mañana con su intestino cargado ya no pudo detenerlo, ahora ya le había hecho de todo, y si ya lo había hecho, que más daba otra vez, solo que ella pedía que fuera en un lugar donde pudiera lavarse a tiempo, porque si le daba asco, pero con tal de mantenerlo contento lo haría de nuevo.
• Aaahhh
Gimió la pequeña Jo, ya se le había pasado el coraje de que su papá postizo la hiciera cagar cogiéndosela por el culo, ahora quería sentirlo de nuevo dentro de ella, Joaquín también estaba muy cachondo, no había podido eyacular, no lo hizo en Pao ni tampoco en Jo cuando la torturó analmente.
• Penétrame ya—le dijo Jo
Joaquín la fue volteando y la hizo sostenerse de la pared con las manos, le separó un poco sus piernas y acomodándose atrás de ella le guió la verga a la rajita infantil de Jo.
• Aaahhh, papi
Joaquín la tomó por las caderas con ambas manos y lentamente la fue penetrando hasta lograr que entrara toda, la sacó y la metió lentamente, Jo se sentía en el paraíso, casi nunca era tan tierno como en ese momento, se la sacaba y se la metía lentamente, la verga se iba lubricando con los jugos de Jo, le pasaba la mano por sus tetas en desarrollo y las acariciaba, no se las había pellizcado como siempre lo hacía, solo las acarició amorosamente, Jo vibraba con la cogida pasional que le daba, Joaquín se le acercó al oído y le susurró
• Te amo bebé, te amo mucho
• Aaahhh
La pequeña tuvo un orgasmo intenso, nunca le había dicho que la quería, mucho menos que la amaba, al menos no de forma sincera, ahora se lo decía justo cuando la pequeña estaba en su punto máximo, eso hizo que se corriera como nunca lo había hecho, ahora probaba el orgasmo de amor, era diferente para ella, ahora involucraba sentimientos, no la sensación carnal que estaba acostumbrada a sentir.
• ¿Si me amas papi?—dijo en un susurro palpitando de emoción.
• Si bebé, te amo mucho, si pudiera me casaría contigo y tendríamos muchos bebes
• Aaahhh—tembló de sus piernitas, su corazón latió como nunca lo había hecho—yo también te amo papi, eres el hombre que más amó y siempre amaré, aaahhh
Lágrimas volvieron a salir de los ojitos de Jo, solo que ahora eran de entrega y felicidad, su papá postizo le decía que la amaba, nunca nadie se lo había dicho de esa forma, ahora se lo decían y ella sentía que era verdad; no, ella sabía que era verdad.
• Te amo, te amo papá–Le decía una y otra vez mientras lloraba de felicidad.
El agua ya les había quitado el jabón, Joaquín la cargo y así ensartada se la llevo a su cama, se la sacó y la volteo, Jo quedó boca arriba con sus piernas muy abiertas, se apoyó en sus codos y miró a su papá, Joaquín la miró, su raja estaba roja de la reciente cogida, él se fue acomodando y su verga sola se acomodó en el introito y solita se fue para adentro de la pequeña raja, Jo por mero reflejo abrió su boca y abrazo a Joaquín.
• Papi, estas dentro de mi otra vez
• Si mi bebé, estoy dentro de ti, te amo tanto
• Y yo a ti papi, te amo mucho, snif… snif
• Te amo tanto que quisiera embarazarte
• Si papi, quisiera tener un hijo tuyo, no sabes lo feliz que estoy, te amo papi—decía con lágrimas en sus ojitos.
• Y yo a ti bebé–Joaquín le lamió las lágrimas demostrando lo muy emocionado que estaba.
Mientras hablaban la verga de Joaquín iba de dentro a afuera y de afuera a adentro, Jo lo abrazaba y abriendo lo más que podía sus piernas le entregaba su cuerpo y sobre todo su corazón, si lo quería, pero ahora en este momento tan apasionado, no solo le estaba entregando su cuerpo, también le estaba entregando su alma, en ese momento se sintió mal por primera vez por haberle sido infiel con los otros sujetos, lo abrazo abrazó jalándolo de la cabeza pegando la boca de él a su cuello, Joaquín chupó, casi le hace una marca; Jo entregada, girando la cabeza a un lado para abrir su cuello, se dejaba, pero él alcanzó a pensar y dejo de hacerlo, ¿cómo justificaría un chupetón en el cuello de una niña?
• Aaahhh
La pequeña tenía el orgasmo sintiendo la boca de su papá en el cuello, estaba dispuesta a dejarse marcar por él, que supieran los demás que tenía dueño, no importaba si su mamá la castigaba, ella ya no estaba razonando, estaba guiándose solo por el amor que sentía y que se desarrollaba en ella.
• Chúpame el cuello papi
• ¿Por qué?
• Porque te amo y quiero que todos sepan cuanto te amo y que tengo dueño.
• No puedo hacerlo, te lo verán—decía el sin dejar de penetrarla.
• No me importa—decía ella desesperada moviendo su cadera para excitarlo y que le marcara el cuello.
• No bebé, no es prudente—decía Joaquín sufriendo por no poder hacerlo.
• Bueno hazme una marca con tu boca dónde solo tú la veas—los ojitos de ella eran de súplica
La verga de Joaquín palpitó, se excitaba con lo que ella le pedía, él también se había enamorado de las dos, pero con Jo era diferente, era más madura, más inteligente, con ella tenía un sentimiento más carnal, a Pao la veía más como una hija verdadera, aunque se la cogiera, sabía que él representaba una figura paterna para la pequeña, pero para Jo representaba un amante más que un padre, ahora que le confesaba que la amaba se sentía en la gloria el ser correspondido por ella y ver que le entregaba el alma.
Lentamente fue bajando desde el cuello, incluso le sacó la verga para poder bajar bien, chupó la teta izquierda como si quisiera sacarle leche.
• Aaahhh—Jo gimió sintiendo que ahí sería la marca, pero Joaquín lo sacó de su boca.
Joaquín siguió bajando y se detuvo en el abdomen plano de la niña, le estuvo besando y chupando, bajo un poco más y le lamió la raja que estaba más que mojada, regresó al monte de venus y cerca de la ingle se detuvo, ese era el lugar ideal para marcarle la piel, hacerle saber quién era su dueño y que nadie la viera.
• Si papi—dijo la pequeña como aprobando cuando sintió la succión intensa de la boca de su papá postizo.
Joaquín chupó muy fuerte, se separó para ver cómo estaba y vio que aún no estaba lo suficientemente marcada, regresó la boca y chupó con todas sus fuerzas.
• Aaahhh—gimió Jo mientras con sus manitas lo sostenía de la cabeza, como si quisiera evitar que se despegara de ella.
La succión que Joaquín hacía con la ingle de la niña era muy intensa, tanto que Jo sentía algo de dolor, pero no lo quitaba, antes lo sostenía para que la siguiera marcando, Joaquín chupaba y levantaba su cabeza estirando la piel infantil para que la marca quedara de buen tamaño y final mente la soltó.
• Aaahhh papi te amo—dijo Jo levantando la cabeza y viendo al enorme marca que tenía en su ingle izquierda.
• Y yo a ti bebé—le dijo mientras se subía otra vez en ella y la penetraba de nuevo– ¿te gustó la marca que te hice?
• Si papi, mucho—la pequeña meneaba sus caderas sintiendo la verga de su papá entrando en ella—prométeme que no dejaras que desaparezca, todos los días me chuparas para que siempre este morada y sepas que soy tuya.
• Aaahhh, me vengo mi bebé
Joaquín ya no pudo más y explotó con lo último que le dijo Jo, ella quería que le chupara esa ingle todos los días y le marcara la piel y fuera como la señal de que ella tenía dueño y ese dueño era él.
Su verga escupió mucha leche, tanta que esta desbordó por los costados de su verga que seguía entrando y saliendo de la pequeña.
Joaquín tuvo el orgasmo de su vida, el también involucró sentimientos y sintió la emoción de su futura hija, la verga seguía dura dentro de la pequeña, tardó en aguadarse, mientras eso sucedía los dos se besaban con una pasión impropia para una nena de esa edad, era sentimiento de amor entre dos personas, solo que una era un adulto y la otra tan solo una niña.
• Creo que si me va a gustar que te cases con mamá si todas las mañanas van a ser así.
• Te lo dije, esto se pondrá mejor y más cuando nos vayamos de vacaciones juntos.
• Si papi, iremos a donde tú quieras a que nos hagas todo lo que se te antoje.
• Y prométeme algo
• ¿Qué?
• Que me ayudaras que cojamos juntos con tu mamá
• Papi, te prometo lo que quieras, solo te diré algo, no creo que eso suceda, mi mamá no es así.
• Anoche noté otra cosa, debiste ver cómo se chorreo cuando le susurré cosas al oído, si tú me ayudas se podrá.
• Bueno, si eso es lo que quieres te ayudo papá—le dijo besándolo, la verga de Joaquín se aguado y salió.
Se zafó de ella y quedó acostado boca arriba en la cama a un lado de ella, respiraba agitado, en eso entro Pao, los vio y vio la verga que aún estaba semidura, vio el moretón en la ingle de su hermana, sintió envidia, pues a ella le gustaba ser la favorita de su papá, pero al parecer este día la ganadora era su hermana y no ella, de todas formas de subió a la cama y le chupó la verga limpiándola, tenía la esperanza de que recuperara dureza, si algo tenía Joaquín es que era de erecciones constantes y se ponía duro con mucha facilidad.
Pao sonriendo sintió como su felación rendía frutos, la verga de él se estaba poniendo dura, lo masturbó y lo miró, Joaquín la veía atento, nadie hablaba, Pao jaló a Jo y la sentó en la verga de su papá, Jo desconcertada se dejó hacer por su hermana menor, no entendía que es lo que quería, pues lo que ella esperaba era que Pao se sentara y se lo cogiera.
• Aaahhh—gimió Jo al sentir la verga de Joaquín de nuevo dentro de ella
Pao besó a su hermana y se acercó a Joaquín, se subió a horcajadas sobre el pecho de Joaquín mirándolo, se subió más y se acercó a el rostro de él que ya sacaba su lengua para chuparle la raja, pero Pao no le puso la raja, le puso la ingle izquierda en la boca, Joaquín entendió lo que quería, chupó con la misma intensidad que se lo hizo a su hermana mayor y la dejó marcada, Jo desde atrás sin dejar de menear las caderas vio la intensión de su hermana, sonrió por lo competitiva que era su hermanita, igual Joaquín se las cogía a las dos, así que eso era lo de menos, se movió con más intensidad para excitarlo y así marcara la piel de su hermanita.
Pao se levantó y miró su ingle, sonrió viendo una marca más grande que la de su hermana, volteo a ver a Jo que se seguía meneando y la hermana mayor entendió, se quitó y se puso al lado de su papa para besarlo mientras Pao lo cabalgaba, la cogida fue en silencio, nadie habló, solo se escucharon los gemidos y las respiraciones agitadas, Joaquín una hora después eyaculo dentro de Pao que nunca se bajó de él hasta sacarle la leche.
Las acostó y fue por su celular, les tomó fotos a las dos denudas, con leche en sus rajas y los chupetones en sus ingles izquierdas, la piel blanca de las dos hacía lucir muy visible la marca morada. Se vistió y salió de la casa, dejó a las hermanitas descansando y les dijo que no las llevaría a la escuela, resolvería unos asuntos y regresaría más tarde. Las niñas se quedaron dormidas del cansancio, eso sí, una sonrisa adornaba esos angelicales rostros.
*****
Joaquín tocó tres veces en la puerta de la oficina de Alvarado este abrió mirándolo sorprendido.
• Hola ¿qué haces aquí?
• Vine a visitarte carnal y darte una noticia.
• ¿Cuál?—dijo Alvarado invitándolo a pasar.
• Me la cogí anoche—dijo Joaquín desplomándose en un sillón.
• No—negó Alvarado con una sonrisa.
• ¿Quieres pruebas?
• Las exijo—dijo Alvarado sin dejar de reír dándole poca credibilidad a su nuevo socio y ya casi mejor amigo.
• Pues tómala—le dijo Joaquín arrojándole una tanga a las manos.
Alvarado tomó la prenda y la extendió usando ambas manos, era la sexy tanguita que Carla se había puesto para lucir sensual para Joaquín, en el área de la entrepierna tenía una mancha grande de flujo vaginal, incluso la mancha tenía forma de la vagina de Carla, Alvarado la acercó a su nariz y aspiró la fragancia de Carla, olía a mujer excitada, pero con una limpieza antojable.
• Hey, hey, no inhales demás jajaja—dijo Joaquín con falsa molestia.
• Eres un cabrón, aun no sé cómo logras estas cosas—dijo aventándole la tanga de regreso– ¿y las niñas?
• Las dejé más que cansadas, me las cogí hoy por la mañana a las dos.
• Debes tener cuidado y ellas no pueden faltar tanto, tengo control sobre calificaciones de Jo, pero Pao depende de otro maestro.
• Claro, claro, eso lo sé, pero hoy era festejo—dijo Joaquín, en eso sonó su celular, un mensaje entraba
“Hola mi amor, ¿cómo estás?”
Joaquín sonrió y le mostró el mensaje a Alvarado.
• Mira carnal, si la tengo comiendo de mi mano.
• Te digo, eres un cabrón
• Mira checa esto—dijo Joaquín texteando algo
“no dejo de pensar en ti, tengo mi mente nublada, solo puedo pensar en tu hermoso cuerpo ahora que lo he visto”
Le enseño a Alvarado que sonriendo negaba con la cabeza.
“¿si te gusto yo?”—contestó Carla apretando sus piernas de emoción.
“mucho, tanto que necesito verte ahora mismo”
“pero estoy trabajando, no puedo salir”—decía, pero si estaba excitada.
“bueno mínimo mándame una foto tuya, pero sexy, que me haga excitar”
“Jijiji, espera”—dijo Carla que se sentía atrevida.
Ella había escuchado un sinfín de historias de compañeras de todas las categorías en el hospital que le habían mando fotos comprometedoras a sus novios o amantes casados y la cosa nunca acabo bien, ella se auto prometió que si un día tenía un novio jamás haría eso, este día mandaba al carajo esa promesa y buscaba donde era seguro desnudarse para Joaquín, quería que la deseara más que a ninguna otra mujer.
La espera fue tan solo 3 minutos, el celular mando alerta de mensaje y en la pantalla se veía la leyenda “Imagen”, Joaquín la abrió y miró la foto que Carla le mandaba, era ella en una selfie en el espejo de algún baño, estaba con el chaquetín de enfermería abierto, su sostén subido y las tetas al aire, Joaquín se excitó, pero le presumió la foto a Alvarado que abrió los ojos como platos sorprendido, incluso le quitó el celular a Joaquín para agrandar la imagen y ver a detalle las tetas de Carla, eran firmes y muy estéticas, Alvarado sintió envidia de lo que Joaquín se estaba “comiendo”.
• Esta mujer está demasiado hermosa, carnal te volaste barda con ella—dijo Alvarado admirando la suerte que tenía su socio, sí que había encontrado el “dorado”
• Creo que iré a visitarla al hospital, a ver si logro cogérmela ahí, nunca me he cogido a una enfermera en su área laboral.
“hola, no contestas, ¿te gustó la foto?” era Carla, Joaquín la había olvidado
“perdón mi amor, es que no dejaba de ver tu imagen, no sé si sea correcto decirlo, pero estoy muy excitado”
“¿te digo algo? Yo también”
“¿Si?”
“sí, estoy toda mojada de la zorra”
Joaquín sonrió malicioso, sí que tenía de la mano a Carla, ya imaginaba su futuro con ella.
“Mi amor, perdón, ya me voy a ocupar, ¿te voy a ver a la noche?”—preguntaba Carla.
“si mi amor, por la cena no te preocupes, de eso me encargo yo”
Se despidieron como dos tortolos adolescentes, Joaquín sentía extraño, pues él nunca había vivido un noviazgo como tal, todo fue chicas pagadas, en la adolescencia no fue precisamente el más agraciado, volteo a ver a Alvarado que con una sonrisa lo veía, leía la emoción en su socio, Joaquín brincó al sentirse descubierto, Alvarado siguió sonriéndole.
• Carnal—dijo Alvarado con tono cordial– te voy dar el mejor consejo que alguien te puede dar, cuida a esa mujer y no hagas pendejadas, no todos los días encuentras al unicornio en el bosque, recuérdalo.
Joaquín solo asintió aceptando el sabio consejo, su socio tenía razón.
*****
Guillermo alias “el príncipe”, vestía un traje gris claro brillante, camisa blanca y corbata negra, traía su cola de caballo semicanosa y era ese sello distintivo que lo caracterizaba con ese apodo, “el príncipe”, era un ex militar, de 1.80 metros de alto, de fuerzas especiales, su gesto siempre era de enojo, su frente presentaba el dibujo constante de un rostro mal encarado, reía poco y cuando lo hacía de todas formas lucía molesto.
Cayó en las drogas y el alcohol y prácticamente fue rescatado por el obispo tirado en un callejón muriendo de hambre, en aquel entonces el actual obispo era tan solo un párroco, el príncipe le debía la vida a él, se convirtió en su mano derecha y nunca titubeo en hacer lo que el obispo le pedía, ahora a sus 55 años era un veterano sumamente experimentado en “solucionar” problemas.
El obispo le había encargado un problema a resolver, su hijo nuevamente se había metido en problemas, recordaba aún con fastidio como tuvo que “convencer” a la novicia y su familia de que olvidaran la golpiza y violación que el estúpido mocoso de Damián le puso, la familia asustada con las amenazas del “príncipe” retiró del convento a su hija que jamás volvió a tocar una zona eclesiástica y nunca más supieron de ella.
Entró a la iglesia, esta estaba desierta, cerró la puerta con candado, en silencio caminó a la sacristía, conforme se fue acercando escuchó rumores que se fueron convirtiendo en gemidos, sin preguntar ni tocar abrió la puerta, Nidia la feligresa que estaba próxima a casarse y que asistía a las pláticas prematrimoniales, estaba empinada sobre la mesa de la sacristía, sus enormes tetas estaban liberadas y pegadas a la mesa bamboleándose al ritmo de la cogida, ella estaba con los brazos abiertos sosteniéndose al mismo tiempo de los borde laterales de la mesa para resistir los embates que le daba Damián desde atrás.
• Tu culo, te lo bendigo—decía Damián mirando la zona de la penetración.
• Si padre, bendígamelo todos los días—decía la excitada Nidia mientras era enculada, casi no se le entendía, pues traía su pantaleta en la boca.
A pesar del miedo que sentía Damián continuó con las pláticas prenupciales, Nidia se enteró del asalto injusto e impune que sufrió el cura y se ofreció a acompañarlo para cuidarlo, curarle las heridas diariamente y protegerlo de un nuevo episodio, obvio que desde el primer día se la cogió, ella feliz iba todos los días a recibir la sagrada bendición de Damián.
El príncipe se quedó parado, en posición de descanso con sus piernas ligeramente separadas y sus manos juntas al frente a nivel de sus cintura, en la típica posición de descanso militar; se quedó en silencio mirando la feliz pareja que cogía en plena iglesia, Damián subió sus ojos y vio al príncipe, se quitó de Nidia asustado, ella al sentirse desacoplada abrió los ojos asustándose al ver a alguien más ahí, como pudo acomodó su blusa guardando sus tetas y mientras bajaba la falda sacó la pantaleta de su boca que Damián le había metido para mitigar el ruido, tomó su bolsa y salió acomodándose la ropa con su tanga hecha bola en una mano.
• ¿Qué haces aquí?—preguntó Damián subiendo el cierre de su pantalón.
• Me mando tu padre—dijo el príncipe sin cambiar de posición viendo de reojo a Nidia que salía apresurada.
• Hubieras mínimo hablado para saber que venías
El príncipe no contestó, solo lo miró con esa mirada dura que hacía quebrarse al más fuerte, Damián se estremeció, había escuchado historias de lo que el príncipe era capaz de hacer.
• ¿Y qué es lo que quieres?
• Información
• ¿De qué?—dijo abrochándose el pantalón-
• Tú sabes de qué—dijo con voz áspera de pocos amigos.
• Me dijo mi papá que me olvidara del asunto—ahora se abrochaba el cinto.
• Así es, tú te vas a olvidar del asunto, pero yo no y necesito información—le hablaba rudo, nunca le gustó el mococete, sentía que no era digno del carácter de su padre, el obispo y su actual mentor.
Damián ya no quiso discutir, le dijo todo, no omitió ningún detalle a pesar de la muecas de asco que el príncipe le hacía y la negación que hiso con la cabeza juzgándolo mientras él hablaba, el príncipe lo interrumpía haciéndole preguntas clave de información y detalles, copio en una pequeña libreta la dirección de las niñas, Damián aun guardaba los mensajes en su celular, el príncipe tomó notas de ellos, él no usaba celular, se quedó en la época donde no se usaban, para él eran solo un estorbo, los que realmente necesitaban buscarlo sabían dónde encontrarlo.
• Bien, tengo todo lo que necesito, continua con tus asuntos—dijo mirándolo de arriba abajo con desprecio antes de girarse y darla vuelta.
Salió el príncipe de la sacristía, afuera estaba Nidia sentada en una banca toda hecha nervios, pues no había podido salir por el candado superior que el príncipe puso en la puerta, la pobre era bajita y por más que brincó no lo alcanzó, resignada se quedó sentada en una de las bancas de la iglesia, el príncipe pasó a su lado indiferente, sin mirarla, su gesto siempre de enojado, las líneas de expresión muy marcadas, Nidia agachó la mirada ocultando su rostro, mirando al suelo de un lado a otro; mientras el príncipe iba a la salida escucho como Damián la llamó de nuevo.
• Nidia, hija ven por favor
• Pero padre—dijo Nidia mirando al príncipe que se iba
• No le des importancia, sigamos en la que estábamos, recuerda que te iba a bendecir el culo—le dijo Damián fuerte sin importar si era escuchado.
Damián la tomó de la mano y la jaló hacia él, la mano de él se perdió bajo la falda de Nidia, se excitó, el “príncipe” lo iba a resolver, les daría una paliza como mínimo a sus agresores.
El príncipe escuchó como nuevamente la sacristía se cerraba metiendo a Nidia en ella, eso no le interesaba, le era indiferente, aunque le molestaba lo fácil que este padrecito perdía la razón por cuestiones de faldas, eso era lo que lo había metido en problemas, pero eso no era su asunto, ahora tenía un objetivo más importante.
*****
Arturo “el puma” miraba con nostalgia el celular, no había recibido mensajes de las niñas desde hace mucho, no se atrevía a saludarlas, pues sospechaba que posiblemente las habían descubierto, eso sí sería grave, era no solo eran menores, era unas verdaderas niña de 9 y 7 años, pero las ganas de estar con ese par fue más fuerte, apuró su cerveza, estaba en una cantina con unos amigos.
Paty la chica nueva y muy atractiva le había mitigado las ganas de mujer, pero no era lo mismo, extrañaba a Jo. Paty era atractiva, había que reconocer eso, pero el puma tenía que hacer casi todo; si, ella dejaba hacer de todo, como metérsela por el culo y esas cosas, pero extrañaba la iniciativa y lenguaje vulgar que esa atrevida niña era capaza de hacer y decir.
Se despidió de sus amigos y tomó su taxi, eran cerca de las 7:30 pm cuando decidió ir a pasar por la casa de la hermanitas, la ventaja de tener taxi libre era esa, que podía andar por donde quisiera sin levantar sospechas, cerca de la casa decidió estacionarse y contemplar con nostalgia la casa, aunque fuera de lejos.
El puma recordaba esas sesiones sexuales que tuvo con Jo y con Pao, su verga se erectó, la acarició por encima de su pantalón, cerró sus ojos un poco, pero los abrió de nuevo, pues aunque no era de noche y estaba en la vía pública; de repente algo llamó su atención, un auto se estacionó más cerca de la casa y nadie bajo del vehículo.
La persona que lo conducía apagó el motor y observó hacia el mismo lugar que él observaba, la casa de las hermanitas, la excitación desapareció y su instinto de peligro se activó, sentía que algo no andaba bien con ese vehículo, el conductor fumaba y miraba con la paciencia de alguien que vigila y no tiene prisa de irse hasta ver lo que necesita.
Hubo movimiento en la casa, el puma vio salir a un tipo algo panzón y de mediana estatura, lo vio abordar un auto y partir, el conductor se agachó como si escribiera algo, se mantuvo unos 15 minutos observando y partió.
El puma hizo lo mismo y a una distancia prudente lo siguió hasta que se detuvo en un antro tipo burdel y cantina, a una distancia prudente se estacionó y cuando vio que entró lo siguió.
El lugar era lo que se esperaba encontrar, chicas en poca ropa, algunas bailando en una pista, otras acompañando a los hombres tomando alcohol y riendo; se quedó un momento parado moviendo su mirada lentamente hasta que localizó su objetivo.
Lo reconoció, era el príncipe, el muy bien conocido matón del obispo, el puma andaba en los barrios bajos, no se metía con la mafia, pero sabía quiénes eran los que participaban, vio que este se sentó con dos hombre corpulentos en una mesa cerca de la barra, el puma lentamente sin llamar la atención se sentó en la barra de espaldas al príncipe, no era visto por él, pero el puma si podía escuchar todo lo que hablaban.
• Pues como les decía, este pendejo se metió con una hija de alguien pesado de la mafia rival, le dieron una paliza que casi lo mandan al hospital, el jefe quiere que averigüe quien es, hoy fui a la dirección donde viven esas niñas pero no vi nada inusual.
• ¿Entonces no son de la mafia?—preguntó uno de los grandulones
• Obvio que sí son pendejo—dijo el príncipe molesto por la estupidez de sus compañeros, no eran precisamente unas mentes brillantes, pero eran efectivos para lo que él necesitaba—estos así juegan, son doble cara y esos son los más peligrosos.
• ¿Entonces qué hacemos jefe?—volvió a preguntar el primer grandulón.
• De momento nada, no hay prisa, estaré vigilando esa casa y quienes la visitan, ya les avisaré cual es el movimiento, por lo pronto tu “oso” averíguame el dueño del carro de esta placa.
• Si jefe– dijo el segundo grandulón, uno muy moreno y barbón.
Los dos grandulones le hicieron reverencia, el príncipe se levantó y salió del lugar, eso dejó al puma muy desconcertado, ¿acaso esas niñas eran hijas de algún “cabeza grande” de la mafia? Él no había escuchado algo de eso y en la casa no vio ni siquiera una foto de algún papá o imagen masculina.
Salió unos minutos después subió a su taxi y una angustia lo invadió, las niñas estaban en peligro, quien quiera que fuera su papá ellas estaban en medio del fuego cruzado que se llegase a dar, se dirigió a la casa de Paty, el lugar donde dormía desde hace tiempo, el novio de Paty se atrasó por cuestiones de auditorías, era transición entre dos empresas y lo ocuparon más tiempo dejando a su flamante novia sola.
Toco tres veces, hiso su toquidos especial para que Paty supiera que era él, después de los toquidos especiales escuchó los pasos de Paty que casi corriendo fue a abrirle, traía una blusa grande que casi le llegaba a medio muslo, sus ojos se iluminaron cuando vio que era el puma, ya su corazón se había agitado de tan solo escuchar los toquidos, brincó y se colgó de su cuello y lo besó con una pasión, que tal vez ni a su novio “fresa” le demostraba.
• Llegaste mi amor, pensé que hoy no vendrías—dijo mordiéndose el labio y agitándose inquieta colgada de él.
• Estaba algo ocupado
• ¿quieres una cerveza?
• Si pequeña
Paty lo soltó y corriendo fue a la nevera trajo dos y las abrió dándole una a él que ya estaba en la sala sentado, ella se sentó al lado de él pero de frente con sus piernas cruzadas demostrando su pantaleta, chocaron botellas y brindaron. El puma aún estaba preocupado.
• ¿Pasa algo mi amor? Te noto raro—le preguntó Paty viendo como el miraba la nada mientras le daba una trago a la cerveza.
• No bebé, solo que fue un día pesado
• Pues ya estás aquí mi amor y yo te haré sentir mejor—dijo abriendo un poco más las piernas para acercarse a él y besarlo, después se separó—te tengo una noticia
• ¿Cuál?
• Mi novio no vendrá hasta dentro de un mes, me hice la enojada y todo, pero estaba brincando de emoción sabiendo que estaríamos más tiempo juntos, hasta me masturbé como me enseñaste—lo miró a los ojos buscando su mirada– ¿No te da gusto?
• Si bebé mucho—dijo el puma mirándola, pero no había mucha emoción en su rostro.
Paty se volteó y se recostó en las piernas él, tomó los brazos del puma y los cruzó frente a ella, así como auto abrazándose con los brazos de él.
• ¿Sabes? He pensado en algo
• ¿En qué?—preguntó el puma aún preocupado por las niñas mientras le daba un trago a su cerveza.
• ¿Y si corto a mi novio?—preguntó ella despacito.
El puma reaccionó a lo que le decía, dejó de pensar en las niñas y se concentró en ella por primera vez desde que llegó.
• ¿Y por qué harías eso?—le preguntó mirándola.
• Pues para estar contigo, ya bien como pareja formal, te presentaría a mis papas y así no tendríamos que escondernos.
• No, no hagas eso—le dijo el puma serio—tu novio es subgerente de una empresa transnacional, su futuro es prometedor, esta joven, de tu edad y empiezan una vida, yo ya hice esa vida, no puedes estar conmigo, no te convengo.
• ¿No me quieres?—preguntó Paty desenredándose de los brazos y poniéndose de frente a él.
• No es eso, es que yo no te voy a poder dar lo que él te da.
• Sí, eso dices siempre, pero él no puede darme lo que tú me das—dijo Paty con tono triste—estos días hicieron que me diera cuenta de eso.
Paty si bien llegó ilusionada a la ciudad, con un prometido flamante y una vida prometedora, se topó con el puma, que le enseño el verdadero orgasmo, ahora que lo conocía ya no quería perderlo y estaba dispuesta a dejarlo todo por el puma.
• Perdón, creo que estoy confundiendo los sentimientos que ya tenías con tu novio, creo que mejor me voy– Hizo un ademán de levantarse
Estaba con su mente en otro lado y ahora Paty le decía que quería hacer una vida con él, eso lo sacó completamente de donde estaba y no es que él fuera malo, solamente que ya había probado el compromiso y esa etapa ya había quedado atrás, ahora disfrutaba su soltería y no quería regresar a estar solo con una mujer, pero Paty estaba tomando otro camino, así lo sintió él y si iban por caminos diferentes lo mejor era terminar y dejar que ella continuara con su vida como antes la tenía.
• No te vayas—dijo impidiendo que se levantara– ¿Por qué te quieres ir?
El puma se le quedó mirando, con esos ojos azul profundo que habían enamorado a más de una mujer.
• Perdón, no quiero que pienses que estoy jugando contigo, por eso te digo que yo ya no quiero compromisos, ya lo viví y ahora estoy bien así como estoy; tu no, tú sí necesitas ese compromiso.
• Quédate—le dijo ella sin dejar de mirarlo, su mirada era de angustia como no escuchando lo que él le decía.
• Pero no puedo darte ese compromiso que tu quieres
• Ok, no me importa eso entonces—dijo ella angustiada de que se quería ir de ahí y no volver a verla—ya no vuelvo a decirlo, está bien seguiré con mi novio, pero quédate al menos hasta que él llegue y hazme sentir la mujer más dichosa del mundo—hizo una pausa y buscó su mirada–hazme sentir mujer, lo necesito.
Al decir esto ella le tomo la mano y la llevo a su entrepierna, el puma sintió la suavidad de esa vagina por encima de la suave pantaleta que se empezó a mojar, el puma miró la cara de abnegación de ella, haría cualquier cosa para que se quedara esos días que no estaría su novio y muy seguramente lo buscaría para verse a escondidas cuando él llegara a la ciudad, ya había vivido mucho esas historias, Paty le había dado hasta el culo para complacerlo, ahora le suplicaba que la hiciera suya esos días, el puma respiró hondo y metió su mano más bajo del blusón de Paty que abrió sus ojos y su boca al mismo tiempo que fruncía el entrecejo de placer, al sentir la mano de su macho abrirse paso por su pantaleta hasta llegar a su mojada vagina.
• Aaahhh mi amor
La sesión pasional comenzó y duró dos horas en las que el puma le hizo de todo, quiso probar que tan lejos llegaba y después de metérsela en el culo y vaciar su leche, se la metió en la boca y ella sin protestar se la mamó, eso lo excitó y se puso duro de nuevo, Paty al sentirlo se puso sobre él y se auto sodomizó hasta sacarle la leche nuevamente
• Si mi amor, lléname, hazme lo que quieras, soy tuya aaahhh
Decía Paty sin dejar de dar fuertes sentones para darle placer al puma con su culo para convencerlo de que se quedara con ella al menos esos días y cuando su novio llegara lo seguiría viendo, no sabía como, pero su vagina chorreaba imaginándolo, él no supo en que momento se quedó dormido aun con Paty encima cabalgándolo sacándole las últimas gotas de leche.
Continuará.
Pervirtiendo a una nena inocente capítulo 23 Final parte 1
llega el final de esta saga..
nota del autor: siento mucha nostalgia el terminar esta saga, no la inicié yo, la seguí a partir del capítulo 6, la dedico a quien me pidió seguirla al mismo tiempo que las calientes vivencias de las nietas de doña juanita, la cual por cierto también ya voy a cerrar.
Este capítulo final lo tengo escrito desde hace 1 mes y medio, lo leía y releía, quite párrafos, agregue otros, quite escenas, agregue otras, creo que en mi subconsciente no quería terminarlo, quería seguir escribiendo de paulina y Johana, pero ya debo dejarla, fue una aventura de varios años, gracias a todos los que me acompañaron en ella y agradezco sus buenos comentarios que me motivaron a seguir escribiendo. De verdad muchas gracias a todos y espero disfruten leerla, tanto como yo al escribirla.
atte adalberto1979

Capítulo 23. Final.
Le príncipe iba caminando con su ceño fruncido por los pasillos del obispado, su porte siempre serio y rígido, iba con su característico traje gris brillante, camisa blanca y corbata negra, las personas se quitaban cuando lo veían, él ni los volteaba a ver, solo miraba al frente con su gesto de enojo; había estado vigilando la casa, y tal y como se le había ordenado tomó fotos de las niñas, de Carla y de Joaquín, las llevaba en un sobre amarillo que estaba perfectamente sellado y dirigido al obispo, se presentó con la secretaria de la oficina de recepción, al ver quien era inmediatamente lo hizo pasar, pues el obispo ya lo esperaba, ella lo siguió con la mirada, se ponía muy intranquila cuando lo veía, percibía mucha maldad en él.
• Buenos días su ilustrísima—dijo el príncipe parándose en posición de descanso militar frente al escritorio del obispo, este ni siquiera lo volteo a ver.
• Buenos días príncipe, ¿qué noticias traes?—dijo mirando su pecera donde los peces nadaban tranquilos.
• Los he vigilado por 2 semanas, no he visto actividad sospechosa, honestamente esperaba ver movimiento, algo sospechoso, pero solo veo a la familia que sale a sus rutinas y regresan después de ello.
El gordo obispo meditaba mirando la pecera mientras escuchaba al príncipe hablar, había muchas posibilidades, desde que esa no fuera una casa de seguridad, sino simplemente donde moraban personas normales, que no fueran mafiosos y solo la casualidad los hubiera puesto en el camino, se rio dentro de sí mismo cuando pensó esta opción, era obvio que eran gente del hampa, esas niñas no actuaban normal, parecía más una avanzada hacia su organización comprometiéndola por su punto más débil, su hijo; maldijo mil veces el momento cuando lo concibió con esa hermosa novicia adolescente. Sí, eso debía ser, debía ser una trampa hacia su hijo para ir debilitando su organización, todos sabían que su hijo era un calenturiento muy depravado, era tentador debilitarlo a través de él.
• ¿Y ese sobre?—le dijo mirando el sobre amarillo que el príncipe traía en sus manos.
• Son las personas que viven ahí, les tome fotos, como lo ordenó y se las traigo para que las vea.
Le pasó el sobre y el obispo lo abrió, cuando miró las fotos le llegó una sorpresa, abrió su boca y sus ojos, el príncipe sabio conocedor de los gestos faciales de las personas y sobre todo los de su mentor, vio la expresión de asombro que este presentó cuando vio las imágenes, las conocía, conocía las niñas, vio como acercó las fotos a su rostro, cambió de imagen, con sus dedos acarciólos rostros de ellas, su gesto marcaba lo interesado que estaba en estas.
• ¿Los conoce?—preguntó el príncipe, pero no obtuvo respuesta, ya no insistió en la pregunta.
• Quiero que sigas vigilando esa casa, no actúes, solo vigílala y repórtame diario lo que pasa ahí, ¿entendido?
• Si su ilustrísima.
Se alejó del lugar dando dos pasos hacia atrás y después girando lentamente, señal de respeto militar, salió a seguir las indicaciones al pie de la letra como se lo había ordenado su mentor.
****
Unas horas antes y lejos de ahí, en la casa de las inocentes nenas.
Joaquín se había despertado muy temprano ese día, serían alrededor de las 5 de la mañana, volteo a ver a su lado y ahí estaba Carla, aún desnuda, se había quedado toda la semana con ella, la escasa luz del pasillo alumbraba su escultural cuerpo, la veía embobado, parecía un ángel dormido, se sintió con su ego totalmente elevado al tener una mujer como ella totalmente enamorada de él, si en su juventud le hubieran dicho que iba a terminar con una mujer como ella nunca lo hubiera creído.
Joaquín en ese momento quería tener una máquina del tiempo, viajar al pasado y buscar a ese adolescente regordete que le encantaba pararse bajo los puentes y mirar hacia arriba para ver la ropa interior de las mujeres, niñas y adolescentes que por ahí pasaban, quería encontrarlo y decirle, “no te preocupes campeón, las mujeres te desprecian y aborrecen ahorita, pero tendrás tres al mismo tiempo, tres verdaderos monumentos de mujeres dispuestas a complacer tus más pervertidas fantasías, matate a puñetas ahorita mientras vas ideando cosas pervertidas que les harás a las mujeres, valdrá la pena la espera”.
Joaquín pensaba en eso mientras admiraba ese monumento acostado a su lado, vio las nalgas de ella, pensó cuantos hombres querían, deseaban y añoraban ver lo que ahora el veía, se sentía muy agraciado por eso, Carla hizo un movimiento y quedó boca abajo, Joaquín ya no pudo resistirse y se agachó a besar esas hermosas nalgas de mujer, pero de tanto besarlas y lamerlas se le antojó morderlas, la despertó con mordidas en sus nalgas, Carla despertó como despiertan los ángeles, miró con una sonrisa a Joaquín.
• Hola travieso—dijo volteando a verlo con una sonrisa.
• ¿Me dices travieso por morderte las nalgas o por lo de anoche?—dijo haciendo además de darle una mordida a su nalga.
• Por todo, eres un travieso—dijo sentándose en la cama mientras se estiraba marcando su esbelto y bien formado cuerpo.
• ¿Te arrepientes?—dijo él acariciando su espalda hasta llegar a sus nalgas.
• No, y mira que me dolió mucho, pero no me arrepiento, quiero complacerte en todo—dijo acariciándole la verga que ya estaba erecta, los dos estaban desnudos, así dormían desde hace días.
• ¿Por qué?—preguntó Joaquín aunque ya sabía la respuesta.
• para que veas cuanto te quiero.
• ¿sólo me quieres?
• No, te amo como nunca amé a nadie.
Se agachó a besarlo y después se agachó hacia su entrepierna y le dio un beso en el glande, lo miró con picardía y lo metió a su boca, Joaquín abrió su boca con el placer de sentir la tibia boca de Carla, le había enseñado a mamársela, Carla obediente, durante esas noches, aprendió como le gustaba que se lo hicieran, dejó de mamarlo y se levantó.
• Me voy a bañar mi amor, tápate porque ya se oyen las niñas despiertas.
Intentó levantarse pero para eso tenía que pasar por encima de Joaquín, que al sentirla encima a horcajadas de él, la tomó y no la dejo moverse, sin usar las manos guio su verga a la encharcada raja de Carla.
• Mi amor espera… aaahhh—gimió sintiendo ese mástil deslizarse dentro de ella—las niñas están despiertas, nos van a oír… aaahhh
• Mi amor, las niñas desde hace mucho que nos escuchan—le dijo Joaquín empezando a mover su cadera de arriaba
Carla sentada, con la boca abierta, la mirada nublada y moviendo sus caderas con la verga muy dentro de ella recordó la plática que tuvo con sus niñas después de la primera y ruidosa cogida que se dio con Joaquín.
*****
Las tres estaban sentadas en la mesa, Carla las tenía tomadas de las manos a las dos, ellas estaban atentas a que les iba a decir su mamá, les había mandado llamar para hablar con ellas de los gemidos y gritos que dio; en la sala estaba Joaquín tomando una cerveza mientras veía la tele, pero de reojo las miraba y su agudo oído se concentraba en la plática.
• Niñas, quiero hablar de lo que escucharon anoche—dijo Carla con algo de titubeo en su voz.
• ¿Qué mami?—preguntó Pao con carita de inocencia.
• Niñas… Pues… lo notaron, Joaquín se quedó anoche a dormir—la dos asintieron mirando a su nerviosa madre—y de eso les quería hablar, miren niñas—soltó las manos de las dos y junto sus manos moviéndolas nerviosamente—cuando dos adultos se quieren comparten momentos íntimos y…
• Sabemos de qué hablas mamá—dijo Jo con algo de fastidio—en la escuela nos hablan de sexualidad, sabemos lo que hicieron tú y Joaquín anoche, ya sabemos porque hiciste esos ruidos.
• Si mami, sabemos que gemiste y gritaste mucho porque te gustó que Joaquín metiera su pene en tu vagina, no nos molesta—dijo Pao sonriéndole.
• ¿Y no les molesta?—preguntó Carla con cara de angustia
• No, Joaquín nos agrada mucho, nos gusta que esté aquí contigo—dijo Jo hablando con la voz más tranquila que pudo dar—desde que él está te hemos visto más feliz que nunca, ya no tienes la cara de cansada, ni de fastidio que antes tenías, ahora siempre andas contenta y sonriendo, y anoche se oyó que estuviste muy feliz—sonrió pícaramente mirando a Pao que le correspondió.
• ¡Johana!—dijo Carla casi con un grito con cara roja como tomate.
• Si mami—dijo Pao tomándola de la mano—no dejes a Joaquín porque te escuchamos como rechinaba la cama y cómo gemías de placer cuando mantenías relaciones sexuales con él de muchas formas.
• ¿de muchas formas?—pregunto Carla con cara de angustia.
• Si mami, escuchamos como se movía la cama cada que cambiaban y sobre todo porque tu lo decías—dijo Jo riéndose.
Carla roja como un tomate le temblaron los labios, no esperaba que sus hijas supieran que había pasado la noche anterior, ella pensaba que iba a tener que darles clases de sexualidad, biología, ciclos ovulatorios, penes, vaginas, etc. Ahora sus niñas le decían con naturalidad que había gemido por mantener relaciones sexuales con Joaquín y sabían que sus gemidos fueron de placer, sabían que el pene iba dentro de la vagina y eso daba placer, no supo que más decir.
• Mami, de verdad, estamos felices por ti—dijo Jo uniendo sus manos a las de Pao y rodear las manos de su madre.
• Niñas, no sé qué decirles—decía Carla con el giro de la plática que sus hijas le dieron.
• No digas nada, solo no dejes a Joaquín, es más convéncelo que se venga a vivir con nosotras—Jo arrastró la palabra “convéncelo” en doble sentido, Carla lo notó y se puso más roja.
• ¿De verdad? ¿No les molesta que estemos juntos?
• No mami, ya te dijimos, lo queremos en nuestras vidas—ahora la que habló fue Pao—yo solo pido una condición.
Tanto Jo como Carla se le quedaron mirando a Pao que decía que tenía una condición para que Joaquín se quedara, Carla pensaba que le iba a decir que no quería ruidos sexuales o algo así, Jo estaba más que intrigada porque no esperaba condiciones de su hermana menor.
• ¿Cuál hija?—preguntó Carla.
• Quiero que Joaquín me lea un cuento todas las noches que se quede aquí.
Las dos respiraron aliviadas, Jo pensó que su hermana iba a decir algo inapropiado que comprometiera a Joaquín, pero su hermana solo quería un papá que le leyera un cuento, Jo se mojó de su raja pensando las opciones de un cuento nocturno.
• Mami, yo también quiero que me lea un cuento—Jo lo dijo imaginando una mamada de Joaquín a su raja antes de dormir, eso sería muy placentero.
• Gracias pequeñas, gracias por entenderme y por lo del cuento, hablaré con Joaquín y haré lo posible por “convencerlo”—ahora la que arrastró las palabras fue Carla, su raja se mojó imaginando como lo convencería, invertiblemente apretó sus piernas.
Las tres se abrazaron fraternalmente, Carla soltó una lágrimas de felicidad, Pao también, solo Jo no lo hizo, ella apretaba sus piernas imaginando todas las posibilidades de convivir con su nuevo papá.
*****
Carla totalmente excitada montaba a Joaquín gimiendo sin inhibirse y miraba hacia la puerta, estaba abierta, ninguna noche en la que se había quedado Joaquín se había cerrado y no fueron silenciosos en sus encuentros, cada vez fueron más atrevidos, Carla se sentía por primera vez plena sexualmente y sobre todo con una libertad de gozar como nunca imaginó que se pudiera.
• Aaahhh, Joaquín ¿te gusta mi zorrita verdad?—dijo Carla sentándose plenamente sobre la verga de Joaquín, entregándose al placer.
• ¿Tú qué?—dijo Joaquín con malicia mientras le pellizcaba un pezón, quería que dijera guarradas.
• Mi panocha, ¿te gusta mi panocha?—moviéndose con más intensidad al dejar de decirle zorra y cambiarlo por panocha, le había agarrado el gustillo de hablar sucio cuando cogían.
• ¿Sientes mi verga dura?—le dijo mientras la afianzaba de las caderas.
• Si, muy dura… aaahhh… dentro de mi… panocha… aaahhh.
• Es porque me gusta tu panocha.

• Me gusta cómo se siente cuando te meto la verga en tu panocha.
• Aaahhh
• Me gusta cómo se moja cada vez más mientras te voy penetrando.
• Aaahhh—gimió Carla apoyando sus manos en los pectorales de Joaquín, para poder mover su cadera como loca.
• Como te mueves cada vez más fuerte para sacarme la leche.
• Aaahhh… Joaquín… aaahhh… aaahhh—Carla se movió más intensamente.
Le gustaba que le dijera que le sacara la leche con su cuerpo. Por alguna razón desconocida para ella, la frase “sácame la leche” le súper excitaba, tenía muchos orgasmos cuando él le ordenaba que le sacara la leche con su cuerpo.
Carla estaba ya toda perdida en excitación, ya no le importaba nada, este hombre de mediana estatura, con barba descuidada y vientre abultado le había arrancado los orgasmos más intensos de su vida y cuando creía haber llegado a su límite, Joaquín la sorprendía elevándola más en sus orgasmos.
Carla se dejó caer hacia atrás, apoyando sus brazos en la cama con la verga ensartada en su raja y se movió obscenamente sobre él, Joaquín veía como la ahora depilada raja de Carla metía y sacaba su verga, podía ver casi toda la anatomía mientras ella se movía gimiendo abiertamente, estaba demasiado excitada para meditar sobre cordura, Carla de reojo vio cómo pasó alguien por el pasillo, Pao o tal vez Jo, pero no dejó de gemir abiertamente y moverse hasta sentir que explotaba su raja en un orgasmo más.
• Aaahhh… mi amor, cógeme fuerte por mi panocha, más fuerte… aaahhh… aaahhh… mi amor… mi amor… aaahhh—dijo Carla moviendo su cadera como desesperada.
Con la cabeza colgando hacia atrás convulsionó su orgasmo, Joaquín sintió las contracciones vaginales en su verga, no había eyaculado, no lo quería hacer tenía planes, Carla terminó su orgasmo con una última convulsión, se movió hacia adelante y se dejó caer en Joaquín, que la abrazó y acarició cariñosamente.
• Joaquín, ¿cómo haces para hacerme sentir así?—preguntaba Carla recuperando el aire toda desconcertada por las cosas que ahora hacía y decía sin importar que las niñas oyeran.
• Solo te amo con toda la pasión que mi corazón siente por ti.
Carla emocionada se agachó para besarlo, no le importó el aliento matutino que él tenía, lo besó como si fuera el manjar más suculento.
• Bueno ¿ahora si me dejas ir a bañar?—preguntó Carla sentándose de nuevo sobre la verga de Joaquín
• Si mi amor, solo con una condición—dijo moviendo su cadera para que se elevara y entrara su verga dura, no había eyaculado, como habíamos dicho, tenía otros sucios planes.
• ¿Cuál?—preguntó Carla, mordiendo su meñique sensualmente, entre curiosa y emocionada, sabía que Joaquín siempre hacía cosas que terminaba disfrutando.
• Que vayas desnuda—dijo malicioso—quiero verte caminar desnuda.
• Eres un travieso—dijo Carla sonriendo de emoción, por alguna razón le encantaba complacerlo.
• Si lo soy—dijo apretándole una nalga.
• Está bien, lo hare, ¿sabes por qué?
• No—mintió Joaquín, pues sabía la respuesta.
• Porque te amo y quiero complacerte en todo.
• Hazlo entonces
Carla se levantó y se oyó el chasquido de la encharcada raja de ella y la verga de Joaquín cayendo sobre su abdomen toda dura.
• ¿No acabaste mi amor?—dijo Carla mirando la verga dura de Joaquín, casi se regresa a sentarse en él otra vez para que eyaculara dentro de ella, pero Joaquín la detuvo.
• Si acabe mi amor, pero tu cuerpo me hace estar duro más tiempo—mintió parcialmente, pues si le excitaba mucho el escultural cuerpo de ella.
• A bueno—caminó a la puerta contoneándose, al llegar al marco volteo girando su torso y le lanzó un beso a Joaquín que con la boca abierta la veía.
• Hola mami—la saludo Pao que caminaba por el pasillo del baño a su habitación.
• Hola paulina—contestó Carla roja como tomate,
Ni ella sabía porque le hacía caso a Joaquín en las cosas que le pedía, estaba desnuda, sudada, su raja escurría jugos de su último orgasmo, su piel tenía muchas marcas de chupetones que Joaquín le hacía y así la vio su hija sin inmutarse o alarmarse.
Entró en la ducha después de regular el agua, respiró hondo al sentir la tibia agua que mojaba su cuerpo, recordó la noche anterior, su mano derecha se dirigió a su ano y se sintió muy excitada al palparlo todo hinchado, la noche anterior había dejado que Joaquín se la metiera por el ano, o culo como él le decía, se sonrojaba en ese momento al recordar cuando ella decía la palabra culo para él, le dolió la penetración anal, mucho, pero el escucharlo bufar de placer le hizo tener un orgasmo, no importó el dolor, solo saber que Joaquín estaba sintiendo rico con ella, ahí en la ducha solo de recordarlo su vagina se mojó de nuevo, como si Joaquín la estuviera penetrando.
• Aaahhh
Gimió al tocar su vagina, metió un dedo y lo saco frotando su clítoris, no recordaba haberse masturbado alguna vez en la vida, ahora en la ducha lo hacía todos los días, Joaquín le había enseñado como, ella no imaginaba que el tocarse le diera tanto placer, ahora le había agarrado el gusto, ya casi era necesario para ella, pero solo se masturbaba pensando en Joaquín, en nadie más.
Joaquín le había enseñado a disfrutar su sexualidad en todos los sentidos, aún recordaba sus palabras.
“Carla, nacimos con nuestra sexualidad, está en nuestros instintos, en nuestros genes, pero hemos creado tabúes que nos limitan, nos avergüenzan y hacen que escodamos lo que somos. No escondas tu sexualidad bajo una sábana, no escodas tu sexualidad detrás de una puerta, no escondas tu sexualidad dentro de tu garganta, libérala, deja que fluya por tu cuerpo y salga por donde deba salir, no te pongas en la mente que es algo malo, será malo solo si tú lo crees, de lo contrario será lo más natural, lo más hermoso, pero sobre todo lo más placentero, porque es para lo que fuimos hechos.”
• Aaahhh—gimió moviendo más rápido su mano sobre su vagina—aaahhh… aaahhh—gimió fuerte sin importar si alguien la escuchaba, así en su orgasmo auto provocado recordó la noche anterior.
*****
La noche anterior…
Joaquín había llegado con las niñas, como ya era su rutina se las cogió salvajemente a las dos por todos sus agujeros, Pao soltó algunas lágrimas de lo fuerte que le dio Joaquín por su culito, Jo acostada de lado recargando su cabeza en su mano, observó cómo su nuevo papá se cogió salvajemente a su hermanita menor haciéndola llorar, ella solo le sonreía y se tocaba la vagina obscenamente cuando él la veía, para que se excitara más y le diera más fuerte por el culo a Pao.
• Ya papi, ya…
Le decía casi en súplica Pao, mientras Joaquín la tenía hincada frente a él y le jalaba de ambas manos a modo de bridas, la cabeza de la pequeña Pao volaba con los fuertes empujes que Joaquín le daba.
• No mi putita, ando muy excitado, te voy a dar muy duro nada mas de imaginar que esta noche enculo a la puta de tu madre.
• Ay… ay… ay
La pequeña Pao gemía quejosamente recibiendo empujes, le dolía, pero sabía que eso le gustaba a su papá y quería complacerlo en todo, así que aguantó todo lo fuerte que él la enculó.
• Aaahhh me vengo—bramó Joaquín soltando toda la leche en el recto infantil de Pao que ojitos cerrados sintió lechazo tras lechazo dentro de ella.
Cayo Joaquín a un lado de ella y Jo se acercó a mamársela para limpiársela como ya era una nueva costumbre familiar.
• Papi, me diste muy duro—dijo Pao tocándose el culo todo hinchado.
• Es que ando muy excitado de pensar que hoy estreno la puerta posterior de tu madre.
• ¿Si lo vas a hacer?—preguntó Jo desde abajo sacando la verga para hablar.
• Si, ustedes atestiguaran el acto
• Si papi, lo que tú quieras—dijo Pao acostándose a un lado y abrazándolo.
• ¿tú crees que se deje?—pregunto Jo algo escéptica de que pudiera, conocía a su madre y sabía lo conservadora que era.
• Claro, ¿quieres apostar?
• Está bien, ¿qué apostamos?—dijo aceptando el reto, sabía que no iba a lograrlo, al menos esa noche no.
• Tu culo
• ¿Mi culo?—dijo Jo riendo—pues no veo como, ya te lo doy a cada rato.
• No, pero te voy a dar hasta hacerte cagar.
• ¿Sigues con eso?—dijo Jo riendo divertida.
• Sabes que sí.
• Bueno es una apuesta, si esta noche le das por el culo a mamá, te dejo que medes hasta hacerme cagar, pero si pierdo, deja que sea en la regadera ¿de acuerdo?
• Si mi putita
Adulto y niña estrecharon las manos en un cierre de apuesta, Joaquín cerró los ojos para tomar una merecida siesta antes de que Carla llegara, estaba exhausto de cogerse a las dos niñas y tenía que recuperar fuerzas, pues en la noche le tocaba a la madre de ellas.
Carla llegó después de su doble jornada, Joaquín ya la esperaba dentro de la casa, ahora ya podía estar dentro sin que fuera problema, pues tenía toda la confianza de ella.
• Mmm que bien huele eso—dijo Carla dejando su bolsa en la mesa de la sala, para después dirigirse a la cocina donde Joaquín guisaba la cena
• Hola mami
• Hola mami
Saludaron las dos niñas a su mama que recién llegaba.
• Hola pequeñas—saludo con un beso en la mejilla a las dos—hola guapo—saludo a Joaquín con un beso en la boca– ¿Qué preparas que huele tan bien?
• Hola hermosa mujer, es una receta de mi abuela de guisado de carne con un poco de picante, te va a gustar.
• ¿Crees que a las niñas les pique?
• Creo que las niñas toleran este chile—lo dijo mirándolas sin que Carla lo notara, señalando su entrepierna, las dos rieron, Carla volteo y sonrió desconcertada mirándolos sin entender.
• Bueno mi amor me voy a bañar y cambiar.
La cena transcurrió amena, al término de esta Carla les dijo a sus hijas que se preparan para dormir, las dos se levantaron y se despidieron de Joaquín quien las besó en la frente, Pao se paró en frente de Joaquín con su mirada tierna, con las manitas juntas y sus dedos entrelazados en súplica.
• Joaquín, quería preguntarte algo—la vocecita de Pao sonaba tan tierna.
• Si pequeña, dime—dijo él acariciando tiernamente el cabello de ella.
• Sé que es atrevido, pero—dijo la pequeña agachando la mirada–¿Puedo llamarte papá?
A Carla se le fue toda la sangre a los pies, la poca que le quedo en su cabeza se depositó en las mejillas que se pusieron rojas como un tomate, Pao en su inocencia siempre había querido un papá, pero eso ya era demasiado compromiso para Joaquín, Carla no sabía qué hacer, si interrumpirlos y cambiar el tema o dejar que las cosas fluyeran, esto último le angustiaba mucho, pues temía que Joaquín se asustara con ese compromiso y decidiera terminar la relación.
Joaquín la tomó de las manos y la miró a los ojos con la mirada más tierna que un hombre puede dar.
• Pequeña, nada me haría el hombre más feliz de este mundo que el que me quieras llamar papá. Créeme que lucharé y haré todo lo que esté a mi alcance para ganarme y merecer ese honor, el honor de ser tu papá.
Carla casi grita de emoción, una lágrima salió de su ojo derecho, no la pudo detener, más cuando vio como Pao lo abrazó como siempre quiso abrazar a una figura paterna.
Su vida había estado incompleta, ahora llegaba este hombre a cumplir todos los faltantes que tenía esta familia, ella tenía a una pareja sexual insaciable que le enseñaba a disfrutar el sexo como nunca imaginó, tenía estabilidad económica, y sumándole a eso, también representaba la figura paterna que las niñas necesitaban, otra lágrima salió ahora de su ojo izquierdo, tampoco la pudo detener.
• Vayan niñas, prepárense para dormir y en un momento las alcanzo para leerles su cuento.
Las niñas subieron corriendo, Carla se levantó y se abalanzó sobre él, tanto que hasta Joaquín se desconcertó
• Carla ¿qué pasa?—dijo riendo mientras recibía mil besos de la hermosa Carla en su rostro.
• Que te amo, te amo como nunca amé a alguien, tú lo dijiste, harás todo para ganarte el honor de ser el padre de mis hijas, así que yo haré todo para ganarme tu amor, todo para que seas el esposo más feliz del mundo, me estoy entregando a ti, tal vez no entiendas lo que significa, pero te estoy entregando no solo mi cuerpo, te entrego mi corazón y mi alma, es tuyo… yo seré tuya, solo tuya…
Joaquín emocionado la besó, su pene reaccionó al sentir el tibio y suave cuerpo de Carla pegado a él.
• Ve al cuarto, allá espérame.
• Si mí amor, solo deja cumplo mi promesa y les leo un cuento a tu hermosas hijas.
Joaquín subió la escaleras y pasó con las niñas les leyó un corto cuento, cuando Carla pasó solo vio un hombre paternal y cariñoso con sus hijas, no tenía la más mínima idea de todas las cosas que él les hacía cuando estaban solos.
• Entonces a pinocho le creció la nariz—le decía Joaquín a Pao—así como mi verga en tu culo—le decía en un susurro a la pequeña que emocionada reía.
Después fue con Jo.
• Tramposo—le dijo Jo mientras Joaquín ya empezaba a meter mano bajo las sábanas.
• ¿por qué mi putita?—le preguntó mientras maliciosamente le iba bajando su pijamita.
• Te pusiste de acuerdo con Pao para que te dijera eso… aaahhh… de llamarte papá… aaahhh… ¿verdad?—dijo Jo arqueando su cabeza hacia atrás al sentir dos dedos dentro de ella.
• Si mi putita, ganaré y mañana pagarás
• Aaahhh—Jo gemía—por eso me hiciste comer otro plato de carne ¿verdad…? aaahhh
• Si mi putita, mañana te haré cagar con mi verga, ocupo tu tripa muy llena.
• Si papi, pagaré, aaahhh, más rápido, mueve más rápido tus dedos, aaahhh—Jo ya estaba demasiado excitada con la plática– ¿y si me metes la verga tantito?—su voz era de excitada súplica.
Joaquín excitado la levantó y la puso en cuatro, Carla estaba en la recámara y ya no saldría ahí lo esperaría, puso la verga en la raja de Jo y se le metió de un empuje
• Mmmggghhh—gimió Jo con los ojos en blanco y su boca tapada con la mano de Joaquín que arremetió contra ella una y otra vez, muy brusco hasta que sintió que tuvo un orgasmo.
• ¿Satisfecha?—preguntó Joaquín malicioso aun moviendo su cadera.
• Aaahhh—Jo titiritaba—si papi, mucho
• Y mañana a pagar tú apuesta
• Si papi, lo que tú quieras, aaahhh—Jo estaba tan excitada que ya accedía a todo.
Se la sacó dejándola en la cama tirada boca abajo, Jo solita se acomodó su ropita y se acomodó de nuevo bajo las sábanas, Joaquín salió y se dirigió directo a la regadera a tomar una higiénica ducha, no debía oler a la vagina de Jo.
Joaquín ya bañado y desnudo entró al cuarto y no vio a Carla, se cambió y se puso su pijama de dormir, se acostó y cuando miró hacia la puerta ahí estaba Carla, Joaquín abrió la boca como un hipopótamo, Carla parada en el marco de la puerta traía puesto un baby doll color negro, muy transparente, se dibujaba su silueta por la tenue luz del corredor, el pene de Joaquín brincó como un resorte.
• Esta noche será especial—dijo Carla haciendo su voz sensual.
• Contigo todas lo son—contestó Joaquín.
• No, créeme, esta noche será muy especial para ti.
• ¿Por qué?
• Porque te voy a dar algo que sé quieres de mí, algo que nadie le he dado ni con el pensamiento.
Carla caminó hacia él, iba a cerrar la puerta cuando él la detuvo.
• No cierres.
• ¿No?—le preguntó ella con una sonrisa divertida.

• Creo que esta noche sería prudente cerrarla, creo que gritaré mucho—puso cara preocupada cuando lo dijo.
• No la cierres—fue la voz de Joaquín, no lo dijo imperativo ni posesivo, más parecía una súplica.
Carla sabía que a Joaquín le gustaba dejar la puerta abierta, todas las noches tuvieron sexo y lo hacían a puerta abierta, él era diferente a ella, era de mente muy abierta, tipo europea, ella imaginaba que así lo habían educado, no pensaba que él lo hiciera con malicia, pues ella veía como trataba a sus hijas con el mayor respeto y cariño que ella nunca imaginó en un hombre para dos niñas que no eran sus hijas.
• Está bien, procuraré ser silenciosa—dijo ella sonriéndole, dándole entender que lo complacería en todo.
Carla caminó sensualmente y se dirigió al peinador que estaba frente a la cama, abrió el cajón y sacó un tarro de vaselina, se lo entregó a Joaquín, él lo vio y notó que era nuevo, aun traía la etiqueta en la tapa.
• Lo compré esta semana, úsalo conmigo, esta noche te entregaré lo único que nunca le entregué a mi ex esposo, y honestamente pensé que jamás lo haría, ahora te lo entrego a ti, eres el único que merece tenerlo.
Se fue acomodando sobre Joaquín hasta quedar acostada boca abajo sobre sus piernas, parecía como coloca un padre a la hija que va a nalguear, Carla desde esa posición lo volteo a ver.
• Hazlo cuando quieras, ya estoy lista.
Joaquín levantó la tela y vio las nalgas desnudas, blancas como la nieve.
Plaf
Sonó el chasquido de la mano de Joaquín golpeando la blanca y suave nalga de Carla, ella volteo a verlo abriendo su boca, su raja se mojó cuando vio que él levantó la mano para dejarla caer de nuevo en su nalga.
• Aaahhh—gimió ella regresando la mirada al frente, abriendo su boca y apretando las sábanas para afianzarse.
Aun recordaba la primera noche que él la nalgueó, no le preguntó si quería, solo la acostó en sus piernas y sin preguntar la empezó a nalguear, se sintió muy mujer cuando él lo hizo, al sentir como su hombre la dominaba, su raja se mojó mucho al sentirse golpeada y maltratada por su hombre, para después sentir como la penetraba con su verga por su boca y su raja. Lo único incómodo fue explicarles a sus hijas lo que había pasado.
“mami, ¿por qué anoche se escucharon nalgadas?”—preguntó Pao durante la cena, lo hizo con malicia, pues bien sabía en carne propia lo que le gustaba a su papá, Carla toda roja miró a Joaquín que sonriendo se encogió de hombros.
“bueno hija, ya te había dicho, cuando dos personas se aman mucho, manifiestan su sexualidad de muchas formas”.
“¿cómo con nalgadas?”
“si, es algo así como un juego de adultos”.
“ah”—dijo Pao sonriendo mirando a Joaquín que muchas veces las nalgueó a las dos. Jo se levantó para llevar su plato al lavaplatos y cuando pasó al lado de Pao, esta le dio un nalgada.
“auch”—grito Jo dando un brinquito y sonriendo pícara a su hermana.
“¿Por qué hiciste eso?”—le preguntó Carla abriendo sus ojos.
“porque quiero a mi hermanita y es como tu dijiste, es una forma de decirle que la quiero”
Joaquín soltó una carcajada y después Carla, todos terminaron riendo la ocurrencia de Pao.
Plaf
Plaf
Plaf
Plaf
Muchas nalgadas recibió Carla en ese momento, ella de reojo vio que alguien pasó por el pasillo, era Jo que iba al baño a limpiarse su encharcada raja por la recién cogida de Joaquín, los vio y vio como la tenía sobre sus muslos mientras la nalgueaba, se sintió apenada, pero muy excitada; sus nalgas ya estaban muy rojas y su vagina era un charco de agua, eso facilitó a Joaquín manipularla, metió el dedo medio y el anular al mismo tiempo en la raja de ella, para permitir con esta maniobra manipular su culo con el pulgar.
• Aaahhh—gimió Carla a sentir penetrada por los dedos de él.
Joaquín sacó los dedos y los llevó a su boca, los absorbió y al hacerlo se escuchó el ruido de la absorción demasiado obsceno, pero hizo que Carla se mojara más, abrió el tarro de vaselina, regresó los dedos de la mano derecha a la raja y con la izquierda untó vaselina en el culo virgen de Carla, una vez hecho metió su pulgar.
• Aaahhh
Carla gimió fuerte y volvió a ver a Jo que ahora regresaba a su habitación, Jo caminó lento y sus miradas se cruzaron, Carla con la cara de lado, sus cabellos adheridos a su frente por el sudor, daba quejidos muy audibles, se veía perfectamente que ahora Joaquín manipulaba su culo mientras ella gemía. Jo solo le sonrió y siguió su camino, Carla pensó que tendría que tener una nueva plática con sus hijas, mientras tanto seguiría ahí, entregándole el culo a Joaquín.

Carla gimió frunciendo el entrecejo, nunca antes había sentido algo entrar en su ano, o culo, como debía llamarlo en ese momento, tal vez de niña pequeña su mamá le puso supositorios, pero ella no recordaba eso, ahora tenía todo el dedo pulgar de Joaquín dentro de ella.
• Despacio mi amor, recuerda que es mi primera vez, ay…– Joaquín sin inmutarse seguía.
Dio un gritito cuando sintió que Joaquín le forzaba el esfínter con el pulgar, se lo sacó y metió el índice.
• Ay—volvió a gritar, pero Joaquín no se detenía, era como si no la escuchara.
Volvió a dar otro gritito cuando sintió que empezaba a meter el medio, Joaquín con el ceño fruncido por la concentración ya empezaba a sudar en la frente.
• Ay, mi amor
Gritó Carla cuando Joaquín separó los dedos como tijeras, dentro del culo de ella para dilatarla más. Se excitó al sentir que Joaquín no se detenía ante sus quejidos, iba a tomarla por el culo aunque se quejara, eso es lo que hacen lo hombres, no piden permiso
• Ay… aaahhh—Carla gemía y se quejaba al mismo tiempo, su frente también presentaba gotas de sudor.
5 minutos ya habían pasado, Joaquín ya metía tres dedos, el culo de ella estaba listo, el resto de la dilatación se lo haría con la verga.
• Muévete para acá—le dijo Joaquín levantando e hincándola frente a él, la tomó de la nuca y la llevo a su verga; Carla, mientras era llevada a la verga de Joaquín, abrió su boca cual sumisa ante su macho.
Fue la felación de una mujer que ya sabe lo que hace, Joaquín ponía los ojos en blanco del placer que sentía y más porque fue él quien le enseño.
Carla tomaba la verga con una mano al mismo tiempo que metía el resto a su boca, la sacaba y metía moviendo su cabeza mientras la masturbaba, lo sacaba pero solo para pasarle la lengua por todo lo largo y rematar mamándole un huevo, jugando con él dentro de su boca, sin dejar de masturbarlo.
Mientras lo hacía lo miraba a la cara para ver los efectos que producía en él.
Había aprendido rápido como darle placer a Joaquín, no fue tanto su destreza, más que todo fueron sus ganas de complacerlo.
Joaquín se puso de pie y quedó frente a ella que seguía masturbándolo, mirándolo desde abajo hincada, se levantó cuando sintió que él la jaló hacia arriba, después sumisamente se dejó llevar por él a la cama quedando en cuatro mirando al respaldo de la misma.
• ¿Qué haces?—preguntó sonriendo cuando sintió que él le vendaba los ojos.
• Te quiero así
• ¿Por qué?—dijo riendo divertida.
• Es mi fantasía, anda déjate.
• Está bien mi amor.
Carla se dejó vendar los ojos y quedó su mirada totalmente en tinieblas, quería complacerlo, aunque se sentía extraña no verlo.
Joaquín malicioso miró a la puerta donde ya las niñas se asomaban sabían que su madre no veía, iba a desflorar el culo de Carla y las niñas serían testigos de ese acto.
• Aaahhh, Joaquín—gimió cuando sintió el glande posarse en su último lugar virgen.
• Te amo—dijo Joaquín mirando a las niñas, mientras afianzaba a Carla con ambas manos de sus bien formadas caderas—te amo como nunca amé a nadie, eres mía y ahora tu culo será mío.
• Aaahhh
Gimió una vez más cuando sintió como la verga de Joaquín llena de vaselina se fue adentrando en su culo.
Joaquín volteo con una sonrisa de lujuria hacia las niñas que ya se empezaban a tocar sus rajitas mirando el vientre abultado de Joaquín posarse sobre las nalgas de su madre, ella apretaba las sábanas haciendo gestos de dolor, las dos niñas sabían que esa era el momento más difícil, el poder acostumbrarse a algo que entra por el culo, ya después era fácil tolerar la fricción de una verga entrando y saliendo.
• Joaquín despacio mi amor, despacito por favor.
Joaquín sacó la mitad de la verga y la regresó.
• Aaahhh, Joaquín
Joaquín, como era su costumbre al estar excitado, no hizo caso, volvió a repetir la maniobra y aumento la velocidad y después la intensidad, para los tres minutos era una máquina de penetración dentro del culo de Carla, que ya más relajada se dejaba hacer.
• Me gusta mucho tu culo
• ¿Sí? Aaahhh
• Si, siento como me aprietas
• Aaahhh… aaahhh
• Te estoy jodiendo el culo, aaahhh
• Si, dame mi amor… dame por mi culo… aaahhh—Carla ya no se inhibía, gemía y gritaba, aunque sus niñas no estuvieran ahí, hubieran escuchado todo perfectamente.
• Eres mía—decía Joaquín mientras miraba a las niñas, ellas entendieron que el mensaje era para las tres, las tres eran suyas, Pao abrió su boquita de placer sabiendo que tenía dueño.
Las niñas movían sus manitas en sus rajitas viendo como su nuevo padre sodomizaba a su madre, las nalgas de Carla rebotaban a cada embestida que él le daba, la jaló del cabello haciendo que su cabeza mirara casi al techo, ahí arremetió sobre el culo de Carla que ya era un gemido tras otro.
• Aaahhh… aaahhh… aaahhh.
Joaquín ya empezaba a gotear sudor, sus huevos ya quería explotar, las niñas abrían sus bocas masturbándose, aceleró como loco y Carla ya no pudo más que gritar una y otra vez.
• Aaahhh… aaahhh… aaahhh… aaahhh…
• Me vengo aaahhh, te dejo mi leche en el culo… aaahhh
• Si mi amor déjamela en el culo, es tuyo, será tuyo cada que se te antoje… aaahhh
Ya no pudo evitar su eyaculación sintió como chorro tras chorro el semen se fue por el culo de Carla como un enema sexual. Fue una enculada de media hora que a Carla le supieron dos horas, aunque el orgasmo que tuvo escuchando los bufidos de Joaquín eyaculando en su culo, valió la pena.
Joaquín todo sudado, aun respirando agitado, volteo a ver a las niñas, les sonrió satisfecho, ellas también sonrieron, Joaquín se la sacó a Carla.
• Auch—se quejó, se iba a quitar la venda para verlo.
• No lo hagas—ordenó Joaquín.
Carla sonriendo la dejo y se volvió a poner en cuatro sobre la cama, Joaquín se agachó y empezó a lamerle el culo, jaló a Pao que seguida por Jo se hincaron a cada lado de él y en silencio total le mamaron la verga para limpiársela.
• Aaahhh mi amor, que rico siento—decía Carla sintiendo la lengua de Joaquín en su culo mientras este se cerraba.
Ella se sentía la mujer más especial del mundo al sentir como Joaquín quería curarle el culo con su lengua. Joaquín tomó de la nuca a Jo y le metió la verga una y otra vez, mientras tenía la cara metida entre las nalgas de Carla sosteniéndola por una cadera con su mano izquierda, Jo se dejó hacer por su papá y no emitió ningún ruido.
Joaquín pensó que ya era suficiente y les hizo una seña para que se fueran y en silencio salieron, unas vez solo con Carla, le quitó la venda de los ojos, la pobre Carla cayó boca abajo en la cama, estaba toda sudada, muy adolorida del culo, pero también muy contenta.
• Te amo—dijo Joaquín acomodándose a un lado y dándole un beso en el cuello.
• Y yo a ti—le dijo volteándolo a ver– ¿ahora me crees que si te amo?
• Si mi amor, pero siempre te he creído, lo veo en tu mirada.
Se acomodaron y se fueron durmiendo de cansancio, ni siquiera se bañaron, así en esa posición cayeron en un profundo sueño.
El problema fue que dos horas después Joaquín despertó con una terrible erección, Carla estaba de espaldas a él, sin despertarla apuntó su verga de nuevo a su culo y la penetró, Carla despertó con el tercer empuje.
• ¿Quieres de nuevo mi amor?—preguntó sumisa a Joaquín que ya se empezaba a mover como loco
• Si, siempre voy a querer tu culo.
• Pues tómalo cada que quieras, aaahhh
El culo de ella estaba laxo y aún con vaselina, así que no fue nada de problema que él la penetrara. La puso boca arriba y le hizo sostener sus muslos pegados a su pecho, para que él pudiera metérsela mientras la veía, se dejó caer sobre ella y le hizo un chupetón arriba de su teta izquierda, Carla sintió la succión y tuvo un orgasmo sintiendo como complacía a su hombre.
Eyaculó bufando de placer en la oreja de Carla que se movió mucho para darle placer. Así sin sacársela los dos se quedaron dormidos, no se dieron cuenta en que momento la verga aguada de Joaquín salió del culo de Carla.
continuará
Pervirtiendo a una nena inocente capítulo 23 final. Parte 2
última parte del capítulo final..
continuo con la segunda y final parte.
******
Esa misma mañana
Carla se secaba después de bañarse, se sentía muy excitada, nunca antes en su vida había experimentado todas esas cosas que ahora hacía, Jo entró al baño, la puerta no tenía seguro, ya tenían prohibido ponerle seguro.
• Jo, ¿qué haces?—preguntó Carla tapándose con la toalla, aunque fue mero reflejo, después se la quitó.
• Me voy a bañar mami.
• Está bien, déjame salgo.
Jo se paró frente a su desnuda madre y miró a detalle el chupetón que traía en el pecho izquierdo, era grande y nuevo, traía más en el cuerpo, pero este era nuevo.
Si te gusta mucho Joaquín ¿verdad?—dijo acariciándole el chupetón, Carla se puso roja.
• Sí, mucho—dijo toda roja–eso ya lo sabes.
• ¿Anoche que te hizo Joaquín que te quejaste tanto?
• Johana, ¿cómo preguntas eso?
• Andas mami, es cosa entre mujeres, a mí me puedes contar todo.
• Jo, pues, él y yo… hicimos una forma diferente de amarnos, cuando seas grande lo sabrás.
• No mami, dime ahora, anoche vi algo, dime, anda
• Ay Jo, eres incorregible—dijo Carla algo resignada, pues sabían cuan terca y obstinada era su hija, además la noche anterior la había visto como Joaquín la lubricaba con vaselina—pues lo hicimos analmente
• ¿analmente?—Jo abrió sus ojos verdes–¿eso se puede?—su actuación era de película.
Carla miró el techo como analizándolo.
• Si, Jo, si se puede, pero se requiere de preparación
• Quiero ver—dijo Jo brincando.
• ¿qué?
• Quiero ver cómo te quedó
• No Jo, ¿cómo crees que te voy a enseñar el culo?—Carla se sintió muy rara, pues le dijo culo sin que Joaquín se lo pidiera.
• Anda mami, déjame ver cómo te quedó el culo, solo será entre nosotras, anda, será cosa de chicas—Jo juntaba sus manitas en posición de súplica.
Carla la miró resignada, ya no le importó que también lo llamara culo.
• Está bien, pon seguro
Jo puso seguro y cuando volteo su mamá ya le daba la espalda y se empezaba a agachar, separó su nalga con una mano.
• ¿Ahí ves?—dijo volteando la cara para verla
• No mami, no se ve, deja lo abro yo.
Carla abrió sus ojos cuando sintió las manos de Jo separar sus nalgas.
• Guau, entonces así es como queda el culo después de que te la meten ahí—decía Jo agachada atrás de su madre.
Carla se iba a levantar, pero Jo la detuvo.
• Espera mami, dime algo ¿te duele tu culo?
• Un poco—dijo Carla continuando agachada.
Abrió nuevamente sus ojos cuando sintió la lengua de Jo posarse sobre su ano, fue tan repentino que no supo cómo reaccionar, la lengüita de su hija pasaba de arriba abajo y viceversa.
• Jo, ¿qué haces?—preguntó volteando hacia atrás.
• Te curo mami—dijo Jo con su vocecita inocente—alguien me dijo que cuando pones salivita se cura más rápido; así, si Joaquín quiere metértela por el culo, ya estas curadita.
• No tienes que hacer eso—decía Carla sin moverse de posición.
• Quiero ayudarte mami, déjame curarte, para qué estés lista para Joaquín y que no se vaya.
Carla se enterneció con su hija, era tan limpia e inocente, que no quiso ensuciar esa mente con cosas malas, así agachada se dejó lamer pos su hija quela tomó de ambas caderas y enterró su cara entre las nalgas maternas.
Jo intencionalmente bajaba su lengua rozando la raja de Carla, que ya estaba mojada, Carla pensaba que era accidental, no le daba importancia, pero abrió su boca por reflejo cuando Jo la pasó desde el introito hasta el culo, la lengua de ella entró un poco, la dejó hacerle una veces más, cuando sintió que se estaba empezando a mojar mucho la detuvo.
• Ya mi amor—dijo levantándose lentamente—ya me siento mejor, gracias
• Por nada mami—dijo dándole un beso en su boca, Carla le correspondió, pues no vio malicia en él.
• Cuando Joaquín te la meta por el culo, dime, para curarte con salivita ¿sí?—lo dijo con la cara más fingida de inocencia que pudo, Carla lo compro, vio sinceridad en ella
• Si mi amor, yo te aviso—dijo frotándole su cabello
Carla salió del baño dejando bañarse a su hija, no la vio desnuda, sino habría visto el chupetón que Joaquín le hizo en su ingle, entró y Joaquín estaba buscando ropa.
• ¿Por qué tardaste tanto mi amor?—preguntó Joaquín
• Me tarde porque… me estaba masturbando—Carla mintió parcialmente, no quiso decirle lo que Jo le había hecho.
• Me encantas cuando dices eso.
• Pues más te va encantar cuando te diga que lo hago pensando en ti.
• Te amo—dijo Joaquín dándole un beso
• Y yo a ti, ¿no te bañas?
• Luego, bajo a preparar el desayuno para todos y después me baño
Desayunaron los tres amenamente, Joaquín preparo hot cakes y huevos con tocino para él, cuando Jo se sentó vio en su plato el doble de ración de hot cakes, volteo a ver a Joaquín que malicioso la vio, ella no fue al baño por orden de él, sabía que debía pagar su deuda.
• Bueno mi amor, ya me voy, no tardes, las niñas deben llegar temprano, bueno, que te digo, tu trabajas ahí y sabes lo estrictos que son
Sonrió despidiéndose de los tres que se miraron cómplices.
Ya solos los tres.
Unas horas después de Carla saliera de su casa rumbo al trabajo y con la tranquilidad de que Joaquín las llevara a la escuela.
Carla en su trabajo aún sentí su culo hinchado, pero apretaba sus piernas sintiéndose excitada por eso, no tenía ni idea lo que pasaba en su casa.
• Si papi, dame fuerte, si así… aaahhh
• Te voy a partir mi putita.
• Si, aaahhh chíngame el culo fuerte… aaahhh, chíngamelo como a una puta, dame más, sé que puedes, ayúdame… sácame la pinche mierda con tu verga… aaahhh.
Joaquín estaba como poseso atrás de Jo, ella estaba apoyada con sus manos en los azulejos del baño, Joaquín la tomaba por ambas caderas y la penetraba una y otra vez abriendo su boca y frunciendo el entrecejo, Pao filmaba con la cámara nueva de Joaquín la bizarra escena que se daba en la regadera de su casa, Jo no dejaba de decir obscenidades, Joaquín se prendía con ellas.
Jo le había cumplido su promesa a Joaquín, solo le pidió que la llevara a la regadera y ahí se la cogiera por el culo hasta hacerla defecar, como siempre, la pequeña terminó cediendo a las perversidades de su nuevo papá, que no titubeaba en pervertirlas y emputecerlas más.
• Si, fuerte, si quieres sacarme la pinche mierda tienes que darme más fuerte por el culo… aaahhh—decía la pequeña volteándolo a ver con cara de enojo.
• Toma puta, toma.
Decía Joaquín con el ceño fruncido totalmente concentrado en romperle el culo infantil a Jo, que con sus caderas e injurias lo incitaba a darle muy fuerte.
• Si papá, ya me estas sacando la mierda, ya la siento, auch… auch… auch—se empezó a quejar la niña por los cólico intestinales que iniciaban.
Jo volteo hacia atrás para intentar ver a Joaquín, su cabello estaba adherido a su espalda sudada por el esfuerzo de aguantar los embates sin misericordia de Joaquín.
• Toma puta—decía Joaquín apretando los dientes todo fúrico penetrando por el culo a Jo—toma puta, te voy a regresar la mierda hasta que se te salga por la boca, te voy a sacar la mierda como la puta que eres
• Si, tu puta… aaahhh… dame… dame como a una puta… ay… ay…ay
Joaquín arremetió una y otra vez, sintió como la mierda empezaba a querer salir, pero así la siguió penetrando ante los quejidos de la niña que sentía su intestino reventar al sentirse llena de mierda y sodomizada por su nuevo papá.
• Toma puta, te voy a empacar el culo de mierda con mi verga—decía loco de lujuria, gotas de sudor caían de su rostro.
• Ay… ay… ay—gritaba Jo con los ojos muy abiertos al sentir los terribles cólicos.
Joaquín ya sentí la mierda rodear su verga, era un depravado y pervertido, eso lo excitaba mucho, el sentía como su fuera betún tibio de pastel; no paro de darle por culo a Jo hasta que vio como la mierda empezó a salir por los costado de su verga que salía y entraba como pistón, le dio tres empujones bestiales, que hicieron a Jo poner los ojos en blanco de dolor y se retiró bruscamente.
La mierda saltó hacia la regadera desde el culo de Jo.
• Aaahhh—gimió Jo arqueando su cabeza hacia atrás cuando sintió que cedió el dolor cólico que traía al empezar a salirle la mierda.
Pao se acercó para filmar como la mierda salía del culito de Jo, era más como nieve de chocolate, hasta eso era artístico en Jo, arqueó su espalda para que elevar su culito y empezó a arrojar trozos de mierda.
• Aaahhh… aaahhh—gemía cada que salía un trozo.
Joaquín desde atrás veía la escena, su verga seguía dura, admiraba como Jo hacía la escena muy erótica, pues daba brinquitos toda arqueada hacia atrás cada que aventaba algo de mierda.
Dio un último pujido y ya no salió más excremento, respiro hondo recuperando el aire, la regadera apestaba, pero nadie le daba importancia a eso.
• Ya papi, ya acabe de cagar—dijo girando su cabeza sin dejar de recargarse en los azulejos—gracias por ayudarme a cagar, eres el mejor papa del mundo ¿cómo quieres que te premie por ser el mejor?—decía ella sacando su lengua y pasándola obscenamente por sus labios, respirando agitadamente mientras meneaba su culito.
Joaquín loco de lujuria se acercó a ella, la jaló y la hincó frente a él, ella sonriendo se dejó hacer, hasta donde estaba llegaba el olor a mierda, Jo era una niña, pero su excremento ya olía mal, aun así aguanto el asco, sabía que la escena debía salir perfecta, aunque si le preocupaba si su papá iba a querer metérsela en la boca, no sabía que tanto podía aguantar el vómito si así lo hiciera.
• Ahora si—dijo Joaquín relamiéndose los labios mientras se masturbaba en la cara de Jo.
Él se masturbaba pero no le metía la verga en la boca, quería hacerlo, pero si lo hacía podía provocar vómito en Jo, mejor no se arriesgó, ya habría tiempo de hacer marranadas, se masturbó hasta que sintió que la leche le iba a salir, le quitó la cámara a Pao, que cerca de ellos filmaba, y desde arriba grabó como Jo mantenía su boquita abierta con su lengua de fuera, la verga estaba cerca de su boca, pero no hacía contacto, sin embargo cuando era sacudida por Joaquín casi tocaba la punta de la lengua.
• Aaahhh mi putita ahí va mi leche… aaahhh
Eyaculo chorro tras chorro en la boquita de Jo, que sin cerrar la boca recibió toda la carga, retiró su verga para que Jo mostrara a la cámara toda la eyaculación; Jo no solo la mostró, jugó con ella mirando directamente a la cámara, era el estilo gonzo de filmación, Joaquín se movía hacia un lado y Jo lo seguía girándose jugando con el semen en su boca, finalmente Joaquín hizo un close up justo cuando Jo tragaba todo el semen volviendo a abrir su boca para mostrar que no quedaba nada de rastro del mismo en su boquita.
• Eres el mejor papá del mundo—dijo relamiéndose los labios sin dejar mirarlo con lujuria.
• ¿Por qué mi putita?—pregunto Joaquín acercando la cámara a los ojos claros de Jo.
• Porque no solo me ayudaste a cagar, también me diste lechita de desayuno para que crezca sana y fuerte y todo solamente con tu verga.
• Ahora si mi putita—le dijo Joaquín parando la grabación y entregándole la cámara a Pao que atenta la tomó.
• ¿Qué papi?—Jo preguntó inocentemente, aún hincada, no esperaba lo que le iban a hacer.
• Esto mi putita.
La tomó de la nuca y le metió la verga en la boca, Jo abrió sus ojos como platos cuando sintió la verga sucia entrar en su boca, honestamente ya antes había probado un poco de mierda, porque cuando se la jodía por el culo una que otra vez salió sucia y aun así se la mamó, pero había sido poquita, no como ahora que era una cantidad importante de mierda, Jo sintió el sabor pleno aunado al olor, la verga de Joaquín aún estaba dura por lo que le llegó hasta la faringe, Jo trató de retirársela, pero él era más fuerte y se la metió riéndose perversamente.
Pao por instinto prendió la cámara y grabó como su papá le metía la verga en la boca a su hermana, muchas veces lo había visto hacerlo, pero no como ahora, ahora era diferente, ni ella hubiera podido siquiera olerla, ahora su hermana la tenía toda en su boquita.
• Guarc… guarc
Hizo dos arcadas de vómito, no soportaba el asco, Joaquín la sostenía por la nuca con ambas manos impidiendo que ella la sacara, sus ojitos estaban abiertos del susto.
• Toma puta, ahora sí, trágate toda la mierda—dijo él apretando los dientes con cara fúrica.
• Guarc
Joaquín había desarrollado otra erección, de hecho ni siquiera la había perdido, su mente estaba nublada de perversión y cuando eso pasaba su verga no perdía dureza y podía eyacular dos veces seguidas.
• Guarc
Jo seguí haciendo arqueos, sus ojitos rojos soltaban lágrimas, en ese momento Joaquín maldijo el por qué no la maquillo, sería muy excitante verle las lágrimas negras escurriendo por sus hermosas mejillas.
• Aaahhh si mi puta, que rico siento metiendo tu mierda a la boca, aaahhh
Joaquín se arqueaba hacia atrás mirando el techo con los ojos en blanco, no soltaba a Jo que ya no hacía tanto arqueo, había bloqueado el asco y soportaba más los embates que su papá le daba en su garganta con su verga.
• Mmmggghhh
Jo ya solo gemía con la verga dentro, empezó a relajar su boquita, sabía que si papá no se quitaría por nada del mundo, así que mejor se relajó para dejarlo sentir placer metiéndole la mierda a su boquita; total no sería la primera y al parecer tampoco la última vez que lo haría, conocía bien a su papá y no desistiría por nada del mundo. Joaquín había descubierto una forma más de emputecerlas.
• Aaahhh
Joaquín gimió cuando sintió que la misma Jo empezó a mover su cabeza de adelante a atrás y viceversa.
• Si, así mi puta… aaahhh… como me gustas—dijo soltándola.
• ¿Te gusta papi?—dijo Jo desde abajo lamiendo la verga mientras la masturbaba— ¿te gusta hacerme comer mi propia mierda?
• Si—dijo entre gemidos y titiriteros de placer.
• Pues hazlo, hazme comer mi propia mierda con tu verga, pero dámela con tu leche, avienta tu leche en mi boca—dijo masturbándolo rápidamente.
Jo lo miraba mientras hablaba y entre palabras lo mamaba, Joaquín jamás se sintió tan cerca del cielo como en ese momento.
• Ya no aguanto, te hecho los mecos dentro—dijo tomándola de la nuca nuevamente con ambas manos y moviendo su cadera de forma bestial—aaahhh… aaahhh
Gimió mientras eyaculó su leche dentro de la boquita de Jo, que a ojos cerrados aguanto cada empuje bestial y sin compasión que su papá le dio.
Pao miraba la escena y filmaba, se estaba excitando viendo a su hermana, Jo era mejor que ella para el sexo, siempre hacía algo más de lo que la propia Pao era capaz de hacer, Jo tenía mucha imaginación al hacer y decir las cosas, se sintió celosa de no poder darle el mismo placer que ella a su papá, pero aun así se tocó su rajita con su dedito y suavemente jugó con su botoncito de placer. Se movía mucho mientras se masturbaba, lo bueno era que la nueva cámara de Joaquín venía con estabilizador de movimiento.
• Aaahhh, que rico sentí—dijo Joaquín una vez eyaculado toda su leche dentro de la boquita de su futura hija legal.
Joaquín se retiró de Jo y se recargó en la pared de la regadera recuperando el aire, desde ahí vio como Jo empezó a perder excitación y la cordura le regresó, eso junto con la sensación de semen mezclado con mierda, ya no aguado más, se levantó corriendo y fue a la taza del baño donde vomito todo, incluso el desayuno.
Se lavó los dientes y aun con cara de asco abrió la regadera y frente a un exhausto Joaquín lavo sus huecos de los restos de excremento que quedaban, de hecho se lavó dos veces para que se fuera el olor.
Volteo a ver a Joaquín y tomó la regadera tipo teléfono y ella misma le lavó la verga, Joaquín la miraba desde donde estaba, una vez limpio lo volteo a ver mientras sujetaba su verga.
• ¿Te gustó?—preguntó Jo lavándolo y masturbándolo al mismo tiempo.
• Si mi putita, mucho.
• Ya ves papi, te dije que te iba a cumplir y lo hice. Pagué mi apuesta.
• Si mi putita, fue delicioso.
• Pero papi, te excediste ¿no crees?
• ¿Por qué?
• Pues anoche te jodiste a mi mama por el culo, dos veces y hoy me hiciste cagar a mí y además de eso me hiciste comer mi mierda, ¿no tiene límites?
• No mi putita, nunca los tendré, ¿te molesta?
• No papi, yo te amo así como eres.
Se acercó a él poniéndose de puntitas y lo beso en la boca, el beso terminó en un magreo de Joaquín sobre ella mientras le metía lengua en la boca.
Joaquín en ese momento pensaba si realmente se había pasado con esas tres mujeres, no sabía si podía llegar al límite de Carla y terminaría dejándolo, pero era demasiado el placer que sentía, recordó la noche anterior cuando Carla le entregó su culo por primera vez. Se volvió a excitar mágicamente, cargó a Jo y se la metió en la raja, ella feliz lo recibió sin dejar de besarlo, así se fueron a la cama seguidos por Pao, que también esperaba su ración de sexo matutino.
Joaquín eyaculo por tercera vez en esa mañana, lo hizo en la rajita de Pao mientras sus lenguas se enroscaban, en un beso impropio para una nena inocente de esa edad con un hombre adulto y maduro.
*****
Varios días después.
Alvarado en su oficina, revisaba tareas de sus alumnos, estaba tranquilo cuando su celular timbró.
• Hola—contestó con su voz aterciopelada.
• Hola carnal, necesito que vengas a la casa de las niñas, pero a la de ya—era Joaquín, su voz se oía alterada.
• ¿Pasa algo malo?
• Sí, estamos en problemas.
Alvarado maldijo para sus adentros, seguramente Carla lo había sorprendido cogiéndose a las niñas, pensó en todas las posibilidades desde colgar y bloquear el número, hasta ir corriendo a ver qué había pasado, decidió por lo último.
• Voy para allá.
Llegó y vio el auto de Joaquín estacionado afuera de la casa, atrás de este estaba estacionado un taxi, prudentemente se estaciono a unos metros de estos.
Tocó la puerta y Joaquín le abrió, su semblante era serio.
• ¿Qué pasó?—preguntó Alvarado casi al instante.
• Pasa, hay que hablar.
Alvarado entró y en la sala sentado vio a un hombre, este al verlo se levantó, era el puma, los dos se quedaron uno frente a otro, mirándose a los ojos al mismo tiempo que se estudiaban, la posición de sus mano no era en guardia, pero tampoco en descanso, estaban en la posición de precaución en caso de pelea.
El puma tenia nudillos curtidos, en más de una ocasión había peleado a golpes, el ser taxista lo exponía a discusiones frecuentes con otras personas que manejaban, más de una discusión o un insulto con el claxon terminaron en una pelea callejera, el puma era bueno peleando, lo hacía con frecuencia y nunca había recibido un golpe en la cara, era muy hábil.
Alvarado por otra parte, como bien lo decía su profesión, no era de pelea frecuente, pero en su juventud varias veces lo hiso, había estudiado kung fu en la secundaria y preparatoria, incluso había ganado medallas en varios torneos, sabía defenderse y ser ofensivo en el ataque. En pocas palabras y resumiendo, tampoco había perdido una pelea.
Los dos de frente mirándose y estudiándose se veían impresionantes, altos de 1.85 metros, manos fuertes, hábiles y letales en la pelea, ninguno hacía una expresión diferente al ceño semi fruncido, se miraban de arriba abajo, se estudiaban, Joaquín los interrumpió.
• Alvarado, él es Arturo, lo apodan el puma, tiene algo importante que decirnos.
• ¿Sí?—contestó Alvarado sin dejar de vigilar con la mirada al puma–¿qué cosa?
• No me conocen, pero debo advertirles que están en un gran problema, al cura que golpearon…
• ¿Cómo sabes eso?—lo interrumpió Alvarado.
• Déjalo acabar– le dijo Joaquín mirando a los dos.
• Ese cura es hijo del obispo, y el obispo es el que controla la mafia en el sector norte de la ciudad, controla el contrabando que entra de USA, drogas, trata de mujeres, en fin es toda una organización.
• ¿Y qué pasa con eso?—volvió a preguntar Alvarado en tono espetante.
• Pues que a ustedes ya los tienen identificados, los han estado vigilando desde hace semanas.
• ¿Y tú por qué te interesas en ayudarnos?—preguntó Alvarado.
• Digamos que me interesa el bienestar de las niñas.
Al decirlo tanto Alvarado como Joaquín voltearon a ver a Jo y Pao, las dos se pusieron rojas de la cara, mas Jo cuyas fosas nasales marcaron lo nerviosa que estaba, los dos serios la miraron amenazante.
• Bien supongamos que nos quieres ayudar, pero ¿solo venías a avisarnos? O ¿a algo más?
• Vengo a ofrecerles mi ayuda, tengo un plan.
• ¿Cuál?—preguntó Joaquín.
• ¿Han jugado póker?
• Si—contestó Joaquín mirando algo desconcertado a Alvarado.
• Bueno, se quien los sigue, creen que ustedes son mafiosos, de una organización nueva que amenaza la de ellos, debemos blofear nuestra mano, que crean que somos más fuertes que ellos, solo así los dejaran en paz.
• ¿Huir de la ciudad puede ser una opción?—preguntó Alvarado.
• Si huyen se darán cuenta que no son mafiosos y los seguirán para buscar venganza, créanme, eso no es bueno.
• Pues bien te escuchamos— dijo Alvarado sentándose y mirando de reojo a Jo que seguía roja como un tomate.
• Niñas vayan a su habitación—les ordenó Joaquín, las dos casi corriendo subieron a sus recámaras.
*****
El príncipe con dos de sus secuaces platicaban en la cantina de siempre, él estaba sentado de espaldas a la barra de la cantina, no se percató que tres hombres estaban parados atrás de él, lo notó cuando sus hombre fijaron la vista en ellos, inmediatamente se levantó, era una clara acción de amenaza.
• Hola príncipe—saludó el puma.
• ¿Puma?—preguntó el príncipe, lo conocía, sabía que era taxista y un buen peleador, sabía que no estaba metido con ninguna organización, volteo a ver a sus acompañantes y reconoció a Joaquín.
• Venimos a hablar contigo—dijo el puma nuevamente.
Los hombres del príncipe se pusieron de pie al detectar amenaza.
• Muchas veces te invité a que entraras con nosotros—dijo el príncipe con su ceño fruncido, se escuchaba desprecio en su voz—pero nunca quisiste, ahora veo porque.
• No entremos en detalles y vamos al grano
• ¿Ah sí? Pues ve al grano—dijo el príncipe, su ceño fruncido marcaba que estaba empezando su ira.
• Hemos venido a darte una paliza a ti y a tus amigos
• ¿Ah sí?—dijo el príncipe con sarcasmo.
Volteo a ver a sus secuaces, su mirada les dijo que era tiempo de actuar, no llevaba armas de fuego, pues no las necesitaba, las portaba solo cuando las iba a usar para resolver algún asunto de su mentor, pero tenía sus manos, eran armas letales.
• pues no esperemos—dijo avanzando.
La pelea inició, el puma se movió unos pasos hacia atrás, el príncipe lo siguió, los dos se movían con sutileza, un gorila se acercó a Joaquín, venía con su puño levantado amenazando impactar en el rostro de este, pero un golpe certero de Alvarado en el rostro lo salvó, el otro gorila aprovechando el descuido de Alvarado lo intentó golpear, ahora fue Joaquín el que lo golpeó directo al rostro.
• ¡Ay! hijo de puta—exclamó el hombre sintiendo un terrible dolor en el rostro.
Joaquín miró la manopla de fierro forjado en su mano derecha que el puma le había dado y sonrió con malicia.
“tu usa esto, creo que la ocuparas”—le dijo el puma poniéndosela en la mano antes de bajar a la cantina, lo vio chaparrito y regordete y se la dio para darle una ventaja en la pelea.
Joaquín sabía que no debía dar oportunidad se abalanzó sobre el hombre y lo golpeo hasta que vio que perdió la conciencia y la piel de este se abrió.
Alvarado iba sobre el hombre que había golpeado, se notaba que el hombre tenía miedo, al parecer no era el más valiente del grupo, cuando Alvarado se acercó levantó las manos pidiendo clemencia, tres golpes en el rostro, dos patadas en el pecho y una en la nuca fue lo que recibió de Alvarado, que no se detuvo hasta verlo noqueado.
Una vez noqueados sus contrincantes voltearon a ver al puma y al príncipe, era un verdadero espectáculo, el príncipe se defendía con artes marciales del ejército, el puma no sabía artes marciales, pero si sabía el arte de la pelea callejera.
Ambos traían golpes, el puma traía sangre en la nariz, nunca antes lo habían tocado, pero nunca antes había peleado con alguien como el príncipe.
El príncipe sangraba de la boca y de la nariz, su rostro lucía como el de un demonio, atacó en recto al puma, pero este le dio un fuerte golpe recto en el rostro con la mano derecha, fue tan fuerte que salió impactado hacia atrás y chocó con su espalda en la barra de la cantina, el príncipe con ojos de furia llevó su mano a la bolsa del saco y tomó la manopla que traía.
El puma sonrió, eso era una ventaja para él, pues ya sabía con qué mano atacaría, y así fue el príncipe con los ojos inyectados de furia intentó golpear al puma, que simplemente se agacho y con la mano izquierda golpeo las costillas del príncipe, los ojos de este se abrieron, cuando regreso la mirada, el puma ya llevaba su mano derecha al rostro de este, los ojos del príncipe se desorbitaron, cayó hacia atrás y el puma cayó sobre él para seguirlo golpeando.
Alvarado y Joaquín se miraron alarmados, pues el puma no dejaba de golpear, se detuvo cuando sintió que el pómulo del príncipe se fracturó y no se diga la nariz que ya estaba de lado pegada al otro pómulo.
El puma se levantó, Alvarado y Joaquín lo miraron.
• Salgamos—dijo Alvarado.
Subieron al taxi y salieron del lugar.
• Casi lo matas—dijo Joaquín.
• No lo maté, no lo quería matar, solo quería asegurarme que acabara en el hospital, tenía que ser así.
• Bien continuemos con el plan y recemos que funcione—dijo Alvarado.
*****
El obispo leía unos documentos en su lujosa oficina, de repente la puerta se abrió y entraron tres hombres, los tres traían señal de haber peleado, reconoció a uno, a Joaquín, su corazón se aceleró, sabía que significaba eso.
• Señor, no pude detenerlos, les advertí—dijo la secretaria que asustada entraba atrás de ellos– ¿llamo a la policía?
El obispo se les quedó mirando, su cara volvió al gesto tranquilo que lo caracterizaba, hizo una seña con la mano a su secretaria para que saliera y los dejara solos, de antemano que tampoco hablara a la policía.
• ¿En qué les puedo ayudar?
• Queremos entregarte esto—dijo Joaquín aventando al escritorio la manopla del príncipe.
El que habló fue Joaquín, era el que conocían ellos, el que pensaban era el jefe, además era el que mejor hablaba y se iba a tratar de blofear debía ser él.
El obispo vio la manopla, estaba manchada de sangre, en letras cursivas se leía la palabra “príncipe”, el obispo se la había mandado hacer, era una manopla especial, estaba hecha a la medida de su dueño, las letras también estaban manchadas de sangre.
• Príncipe…– dijo en tono bajo el obispo acariciando las letras, se sintió mal por su viejo amigo y lugarteniente.
• Si, el príncipe, bonito apodo, muy acorde a él—dijo Joaquín con la voz más serena del mundo—no te preocupes, no está muerto, pero si van a pasar dos cosas con él, no lo vas a ver un tiempo y usará un tubo para respirar mínimo por una semana.
• ¿Qué quieren?—dijo el obispo sintiéndose acorralado, le habían pegado en su punto más fuerte.
• Que nos dejes en paz o tendrás una guerra—Joaquín sonaba tranquilo, demasiado.
• ¿Guerra?—dijo el obispo sonriendo sarcástico—tengo los recursos para ganar esta guerra.
El juego de póker había empezado. Joaquín sonrió con la sonrisa más estremecedora del mundo.
• Tal vez los tengas, tal vez la ganes, pero te dejaremos tan golpeado, te haremos tanto daño, que tendrás dudas si realmente fue una victoria.
• Los conozco—dijo intentando tener una ventaja.
• Y nosotros a ti, ya ves que fácil entramos, no nos será difícil llegar a ti o a quienes te importen.
El obispo los miraba, sentía la verdad en las palabras de Joaquín, una gota de sudor se inició en su frente, sabía que era momento de cambiar la estrategia.
• Muy bien—dijo el obispo—digamos que no habrá guerra, ¿qué tal un acuerdo?
• ¿Acuerdo?—preguntó Joaquín algo desconcertado.
• Si, de esto—dijo abriendo el cajón de su escritorio, los tres brincaron
• Hey cuidado—dijo Joaquín llevando su mano a parte de atrás como si quisiera sacar un arma.
• No hay peligro aquí, solo sacaré esto—dijo el obispo metiendo lentamente la mano al cajón.
Sacó un sobre amarillo y se lo entregó a Joaquín, él la abrió y su sangre se heló, el puma tenía razón, los habían estado siguiendo, eran fotos de las niñas, de Carla y de él, sus rostros se veían perfectamente.
• No sé qué tengas en mente, pero más vale que te vayas con cuidado con esto—dijo Joaquín en el tono más amenazador que encontró.
• Mi hijo es un estúpido, recibió su merecido, yo tenía que contra atacar o me vería débil con mis enemigos, así funciona esto—dijo como excusándose—pero sé lo que hacen con ellas, he visto los videos.
• Cuidado—volvió advertir Joaquín.
• Tengo negocios y conexiones con Europa, ya había visto esos videos por contactos míos, intenté comprar “los derechos” de estas películas, pero la competencia no me las quiso vender, esto deja mucho dinero, hagamos un trato en el que todos seamos beneficiados.
• Explícate—volvió a preguntar Joaquín.
• Véndanme a mí “los derechos” y las películas, pagaré mucho más de lo que les están pagando, en pocas palabras nos brincamos al intermediario y vendemos directo, hablo de mucho dinero para todos.
Los tres se quedaron mirando. Joaquín volvió a hablar
• ¿Cómo sabemos que no es una trampa?
• Les doy mi palabra, los que me conocen saben que eso vale más que un contrato firmado—dijo el obispo poniendo énfasis en sus palabras—el príncipe los seguía, pero ahora mi objetivo era conseguir a las niñas, no me interesa la guerra
• Bien hablaremos después, ya negociaremos las cosas—dijo Joaquín reconociendo una oportunidad.
Ellos ganaban mucho dinero con la venta, pero si este hombre prometía más, era más que obvio que una alianza era conveniente para todos, hablaba de mucho dinero y sobre todo de acuerdo de paz.
• Habrá paz y negociaremos nuestro acuerdo ¿Trato?—dijo el obispo por primera vez extendiendo la mano hacia Joaquín.
• Trato—le dio la mano—siento los de tu príncipe, pero así son los negocios.
• Efectos colaterales, eso pasa—dijo el obispo no dándole importancia al príncipe, los tres se dieron la vuelta y salieron del lugar.
Fue tan simple como eso, era mejor negociar y asociarse que competir y pelear, el blof había sido un éxito, se la creyeron y ahora era mantenerse sobre el toro sin dejar que te tumbara y cornara, ya irían resolviendo los problemas.
Llegaron a casa de las niñas, todo el camino fue silencio entre los tres, cada uno meditaba sobre lo sucedido, Alvarado agradecía al cielo haber salido de esta, era el que más perdía, Joaquín pensaba cuanto cobrar y como mejorar el mercado de sus videos, el puma pensaba como pedirles ver a las niñas, las extrañaba mucho. El puma preguntó
• Tal vez no me dirán, pero ¿de qué trato hablaron?
• Mejor no saber de más, pero te debemos una, una grande—dijo Joaquín– ¿Qué quieres de pago?
El puma sin voltear a verlo le contestó, era su oportunidad.
• Ver a las niñas de vez en cuando, les ayudaré a cuidarlas de la gente mala, solo pido verlas.
Alvarado y Joaquín se miraron y asintieron al mismo tiempo, este hombre de ojos azules les había salvado la vida, quien sabe que les hubieran hecho.
• Está bien, ya nos pondremos de acuerdo—dijo Alvarado—eres bueno soltando golpes.
• Tú también, deberíamos entrenar juntos algún día.
• Claro—contestó Alvarado de forma sincera.
Bajaron del auto y el puma partió.
• ¿Vas a regañar a Jo?—preguntó Alvarado a Joaquín.
• Esa putita nos volvió a ver la cara, fue ella quien nos metió en estos apuros, aunque de forma indirecta fue ella quien nos terminó salvando a través de su “amiguito”, Además, no sé qué opines tu de cambiar de cliente con el obispo este.
• Honestamente, pinta bien, si nos brincamos al intermediario y tenemos la protección, habrá más dinero, solo hay que tener cuidado. Pero entones ¿qué harás con Jo? ¿La vas a castigar?
• No sé, ya la castigué mucho, yo creo que la perdonaré esta ocasión, ¿tú que opinas?
• Creo que concuerdo contigo, ya se derramó demasiada sangre, ahí que quede.
• Si, tienes razón, pero bueno ¿quieres pasar a cogértelas?
• Si, ¿por qué no? Hace mucho que no vengo, las castigaremos con la verga, jajaja
• Jejeje, eso me agrada
Entraron los dos, media hora después cada uno era cabalgado por una niña que feliz gemía siendo penetrada salvajemente por su amante adulto.
*****
Cinco años después.
Joaquín estaba dentro de su flamante camioneta Lincoln color negro, estacionado a fuera de un lujoso colegio privado, de repente vio a una hermosa adolescente de tetas medianas, estrecha cintura y caderas perfectas, traía el cabello largo, era color castaño claro y al traerlo suelto lucía hermoso, volteo a verlo y lo saludó agitando su mano en el aire, se despidió de sus compañeras con un beso en la mejilla y caminó hacia él.
• Hola papi, ¿me esperaste mucho?—preguntó la ahora adolescente Jo mientras se sentaba.
• No mucho mi putita.
Jo se acercó a saludarlo y sacó su lengua para meterla dentro de él, el beso fue muy apasionado, la mano de Joaquín se posicionó sobre una teta arrancando un gemido de ella.
• Sabe rara tu boca—dijo Joaquín paladeando su legua.
• Es que se la mamé al profe de mate antes de salir—contestó con una naturalidad inigualable.
• Ay ¿y por qué no avisas?—dijo Joaquín poniendo cara de asco.
• Ay, perdón, pensé que ya se había ido el sabor, es que necesito sacar 80 en el examen final para pasar.
• Eres una puta
• Tu alumna papi, tu alumna—dijo Jo burlonamente.
• ¿y cómo te fue?
• Bien, pero el profe no me cogió y me dejo cachonda, ¿crees que podamos…?—preguntó Jo mirando el asiento trasero
• No mi putita hay mucha luz
• Mmm—dijo Jo decepcionada–¿y si te la chupo? ¿quieres? Así me metes dedos en la panocha y me haces venir.
• Bueno un ratito en lo que vamos por tu mama y tus hermanas—dijo Joaquín con falsa resignación.
• ¿Dónde están?—preguntó Jo agachándose a abrir la bragueta de Joaquín.
• Probándose vestidos para la primera comunión de Pao.
Joaquín se había casado con Carla, al año la embarazó, una hermosa niña nació, la llamaron Georgina.
La sexualidad entre los dos nunca bajo de intensidad, ella aprendió a cumplir todos los caprichos de su amado esposo, un día fue a visitarla a su trabajo y ahí encerrados en el cuarto de medicamentos psicotrópicos se la cogió por todos lados, la pobre salió toda despeinada y caminando con dificultad.
La puerta jamás se cerró y en varias ocasiones que alguna de las niñas durmió en ellos, cogieron desnudos con una lámpara prendida, Pao abría sus ojos mirando a su madre de lado con Joaquín atrás de ella meneándose haciéndola gemir, Carla veía los ojos abiertos de Pao y se los cerraba con la mano “duerme pequeña, duerme, aaahhh”, pero con el paso del tiempo las fue dejando ver, Joaquín la volvió a convencer de que tenía que ser mas abierta y no dejarles tabúes a las niñas.
Incluso Jo siguió “curándole” el culo a su mamá con la lengua, cuando ella dormía con ellos y Joaquín se la metía por el culo, Carla se ponía de lado frente a Joaquín y platicaban de cualquier asunto, mientras Jo atrás de ella enterraba su cara entre las nalgas, metiéndole lengua, probando el semen de Joaquín, mas de una vez Joaquín la besó mientras era “curada” por Jo.
“¿te gusta verdad?”—le susurraba en el oído a Carla que sonriendo le contestaba.
“si, pero no le digas, que va a pensar que me aprovecho de ella”
Cuando cogían Joaquín no se detenía ni inhibía por la presencia de las niñas, la cambiaba de posición, boca arriba, boca abajo, de lado, en cuatro, por el culo, por su boca, Carla por más que se tapaba la boca no podía evitar gemir, ya era inevitable que sus hijas la vieran tener orgasmos, más de una ocasión al terminar la sesión sexual, Carla caía toda sudada y cansada, veía como sus hijas abrían sus ojitos, le sonreían y los volvían a cerrar; a veces por las mañanas ellas le hacía bromas por la noche anterior, Carla solo se ponía roja y agachaba la cara sonriendo. Solo les pidió que esas bromas no las hicieran frente a extraños, eran cosas que solo pasaban dentro de la casa.
En una ocasión que se bañaban las tres juntas después de que Joaquín se cogiera a Carla, las niñas le acariciaban los chupetones que él le hacía.
• “¿te duele mami?”—preguntó Pao acariciándolo.
• “un poquito cuando me los hace”
• “¿solo un poco?”—contestó ahora Jo que la enjabonaba acariciándole todo el cuerpo, también había aprendido a que sus hijas la bañaran de esa manera, era cosas de chicas como ellas le decían.
• “si, ¿por qué mi amor?”—pregunto Carla enjabonando a Pao.
• “es que siempre me da curiosidad como se siente, ¿me dejarías que me hiciera uno?”
Carla dejó de enjabonarla y lo meditó, meditó toda su vida y lo que había pasado.
• “si mi amor—le dijo a Pao, pero solo será una vez y en un lugar escondido y jamás de los jamases se lo diremos a alguien, ¿de acuerdo?”
• “yo también quiero ver que se siente”—dijo Jo emocionada brincando.
Esa noche en la cocina, Pao sentada a horcajadas se fue despojando de su blusa, primero la desabotonó lentamente, mostrando poco a poco su corpiño y después se despojó de este, quedó desnuda de la cintura hacia arriba, tomó la cabeza de Joaquín con ambas manos, quien antes de hacerlo volteo a ver a Carla que asintió aprobándolo.
Pao hizo que Joaquín pusiera su boca en el pezón, él por reflejo lo chupó, Carla no intervino, pero sintió que eso estaba demás, sin embargo lo permitió, pero se asombró cuando Pao lo llevó al otro y después lo posicionó a dos centímetros de su areola izquierda, ahí lo sostuvo y Joaquín chupó, Pao abrió su boca y sonrió mirando la nada, su vagina se contrajo y se mojó, lo estaba haciendo frente a su madre.
Joaquín retiró su boca cuando sintió que ya había marcado la piel de la niña, Pao emocionada la vio y se volteo a su mamá.
“mira mami, ya soy como tú, y no me dolió nada”
Carla sonrió, se sentía segura con Joaquín, permitía que sus hijas hicieran cosas con él, ella confiaba en que Joaquín les permitiera experimentar sin hacerles daño, ni traumarlas y mucho menos sin abusar de ellas.
Cuando volteo a ver a Jo para decirle que era su turno, abrió sus ojos, Jo estaba solo en pantaleta y así se sentó sobre Joaquín, quien repitió la acción, chupando sus pezones ya más desarrollados y marcándola donde ella le pidió.
Las dos anduvieron semidesnudas hasta que las marcas desaparecieron, para presumir sus chupetones, Carla solo reía, esa noche el sexo fue de locos con Joaquín. Joaquín siguió cogiendo con las niñas a espaldas de Carla.
El obispo mantuvo su palabra, pagó mucho más por los videos que la competencia, incluso Joaquín se volvió asesor directo de él en cuanto a filmes, ya utilizaban más modelos, eso no era problema para el obispo, fue idea de Joaquín cambiar el idioma para despistar a la interpol, les enseñaron a hablar en francés, inglés y alemán, el obispo estaba feliz pues Joaquín tenía mucha creatividad para las películas y estas dejaban mucho dinero.
Mes a mes recibió su pago, el príncipe era el encargado de llevar el maletín con el dinero, las primeras veces aún presentaba las marcas de los golpes recibidos por el puma, pero nunca hizo por atacar, era un perro guardián bien entrenado, no los atacaría mientras el obispo no diera la orden, cosa que él no haría, pues daban muy buen ingreso a sus finanzas. El príncipe llegaba, tocaba la puerta, Joaquín salía y recibía el portafolio con el pago, se retiraba sin decir palabra alguna.
Joaquín ganó mucho dinero y lo invirtió en negocios de sistemas de vigilancia, que empezaron a darle más ingresos, ya no vivían en la antigua colonia, ahora era un fraccionamiento cerrado, con caseta de vigilancia, solo para clase alta.
• Papi—preguntó Jo sacando la verga de Joaquín lamiéndole el glande mientras viajaban en la camioneta– ¿te vas a coger a Gina como a nosotras?—preguntó refiriéndose a su hermanita menor de casi 4 años.
• ¿A mi propia hija? ¿Crees que soy un pervertido pedófilo?—dijo él con falsa indignación.
Los dos se quedaron silencio y estallaron risa, Jo hasta lágrimas soltó, por supuesto que se la iba a coger.
• Papi—preguntó Jo masturbando suavemente su verga—el puma me invitó a salir hoy, ¿puedo?
• Ay mi putita, ¿qué niña quiere un novio casi cincuentón?
• Ay papi él me gusta
• Está bien, puedes salir, ya sabes que tienes mi permiso.
El puma había demostrado ser muy útil, el andar en la calle todo el día les hacía más fácil el trabajo, un día oficialmente pidió ser el novio de Jo, Joaquín tuvo dudas, pero Jo le prometió que nada cambiaría, así que aceptó y fue “oficialmente” el novio de Jo, pues solo Joaquín y Alvarado lo sabían, cuando salían ella decía que iba con una amiga a estudiar, Joaquín la llevaba a la supuesta casa, pero solo la llevaba al departamento del puma y ahí la recogía cuando acaban sus asuntos.
• ¿Por qué estás tan aguada del culo?—pregunto Joaquín cuando metió mano bajo la falda y dentro de la pantaleta palpado el culo todo laxo.
• Es que necesitaba 100 en historia—dijo Jo para después seguir chupando la verga de su papá.
• Te digo, eres una puta.
• Y ya te dije yo, solo tu hija papi—dijo mientras lo miraba con una sonrisa y lo masturbaba.
• Pues ni modo, alguien ya te dilató para mí—la levantó y la sentó de espalda frente a él, los dos miraban al frente, levantó la falda y movió la pantaleta a un lado.
• Pero despacito papi, despacito.
• Sabes mi putita, que eso nunca lo hare—dijo Joaquín acomodando su verga.
• Jijiji, ya lo sé, pero me gusta suplicar para que después me revientes, aaahhh si así.
Joaquín estacionado en un lote baldío se cogió por el culo a Jo, levantándola y sentándola salvajemente, tuvo que mover al asiento hacia atrás y hacer más esfuerzo para subirla pues Jo ya no era tan pequeña como antes, pero eso no evitó que feliz colaboró con él hasta sentir como su papá se vino en su culo. Joaquín apretó su brazo izquierdo donde sintió el implante subdermico anticonceptivo que le había puesto en cuanto le bajo la primera vez, tanto a ella como a su hermana, no quería embarazos comprometedores, aunque Pao le rogaba que la embarazara.
• Aaahhh mi puta
• Si papi, vente en mi culo, vente en tu puta… por siempre tu puta… aaahhh
*****
Era un domingo por la mañana, la iglesia llena de gente esperaba a Pao que entraba con su traje blanco y velo en el rostro, una vela blanca y encendida llevaba en la mano derecha, lo que nadie sabía era que bajo ese vestido llevaba una sexy pantaleta que modelo unas horas antes para su papá, a quién excito y permitió se la cogiera por todos sus agujeros, también llevaba orgullosa dos chupetones, uno en cada ahora desarrollada teta, eso si se lo había permitido su madre, era un juego perverso que se jugaba solo dentro de la casa y nunca salía de ahí.
Ya no era sorpresa para Carla entrar y ver a cualquiera de sus hijas sentadas sobre Joaquín a horcajadas recibiendo chupadas de él en su torso desnudo.
“no crees que ya estás muy grande para jugar así con tu papá? Ya no eres una niña como antes”
“hay mami, yo siempre seré la nena de papá”
Pao llegó al altar donde un nervioso Sacerdote Damián la esperaba para darle la primera comunión.
Joaquín en primera fila, con Carla a un lado, lo veía sin parpadear; Damián sabía que él era el nuevo socio de su papá y al parecer era igual de peligroso que él, habían mandado al “intocable e invencible” príncipe al hospital.
Joaquín volteo a su derecha y vio parado a Alvarado, su flamante esposa parada a un lado de él y al otro su hija adolescente que demostraba ser un hermoso espécimen, su hijo agarraba la mano de su madre, los dos se miraron y se sonrieron, regresaron la mirada al altar cuando escucharon al sacerdote decir
• Corpus Cristi
• Amen
La ahora adolescente Pao recibía su primera comunión, se hincó a hacer oración mientras el padre regresaba atrás del altar.
Pao en silencio hincada con la cabeza agachada, ojitos cerrados, la hostia en su boca y sus manitas juntas en posición de rezo, agradeció al cielo el haberla bendecido con un nuevo papá para ella, uno tan bueno y ejemplar como Joaquín, al que amaba con locura, se sintió muy especial por amarlo, ya que lo amaba como a un padre, pero también como a un hombre.
Pao hincada agradecía una y otra vez al cielo que lo hubiera puesto en su camino y de igual forma agradeció que ese papá tan bueno que tenía para ella, también fuera un esposo para su mamá, que ahora era más feliz que nunca.
Pao también rogó que nunca lo apartara de su lado, que le diera la fortaleza para complacerlo en todo y aguatar todas las cosas que le hiciera cada vez que él se quisiera saciar con ella, rogó al cielo que Joaquín nunca se aburriera de ella y que algún día le permitiera darle un hijo o hija para él.
Por último, Pao rogó que los llenara de bendiciones como hasta ahora y sobre todo de mucha salud, para estar muchos, pero muchos años juntos.
La vida así era de prometedora para Joaquín, lo que había empezado como una pervertida aventura, había acabado en una familia, una familia que lo amaba y lo complacía, apretó la mano de Carla y de Jo al mismo tiempo, siendo correspondido por las dos; sintió como Jo lo acarició con su pulgar al mismo tiempo que lo apretó, su pene se erectó por reflejo de solo pensar en saciarse con ese bello cuerpo juvenil.
Si, así era su nueva vida, una vida muy feliz, una que inició pervirtiendo a unas nenas inocentes…
Fin.


This story from has been read 1 0 4 7 1 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.