Cielo Yamile, es violada por un africano aventajado que lo hace gritar de placer

Written by , on 2024-07-08, genre hetero

Cielo Yamile, es violada por un africano aventajado que lo hace gritar de placer
El negro africano empujaba contra el cuerpo indefenso de Cielo Yamile como un verdadero poseído, de pronto se fijó que la joven aún mantenía sus coletas hechas y esta situación lo calentaban aún más, nada más lindo por lo que tomando suavemente por el extremo el largo cabello de Cielo Yamile tomo con ambas manos las coletas de la joven , ahora si ya se sentía satisfecho, la tenía enculada , totalmente Desnuda y tomada por sus coletas solo para él.La hermosa Cielo Yamile sentía las negras manos de Uganda que la recorrían por todas partes de su cuerpo y como de vez en cuando este se inclinaba sobre su espalda para besarle con sus gruesos labios, la nuca y parte de su cuello, haciendo que toda su esbelta anatomía se enervara y se le erizaran todos los pelitos de su suave piel, su culo ya se había adaptado a la enorme tranca negra que le metían sin compasión, con sus hermosos
Ojos verdes semi cerrados y su enarbolado cabello que en forma de coleta era sostenida como lazo, del que Monta una yegua ante los feroces movimientos de empuje, mordiéndose levemente su labio inferior y por
Medio de suaves gemidos que ya no eran de dolor sino de natural y legitimo placer, le hacía saber a su Negro que ella ya le pertenecía.
Cielo Yamile quien a pesar de la tremenda calentura que estaba sintiendo su cuerpo, como pudo volteo a mirar a Uganda para con su mirada provocarle al macho que la poseía, una calentura jamás descripta.
Cielo Yamile --Por fa…vorrrr don Ugandaaaa…no me…la saque tan rapidooo…
¡Cielo Yamile -Don…Ugandaaaa …acábeme dentrooooo! Ohhhhh!! Diossssss!!acabeme dentro de mi panochita…, gemía Cielo Yamile ante las bestiales arremetidas que le daban a su cuerpo y culo.
El negrete creyó no escuchar lo que le decía la tierna Cielo Yamile que estaba enculando, por lo general, todas las hembritas de la edad de Cielo Yamile ya se acostaban con sus estúpidos noviecitos, es por lo mismo que
cuando se encontraban con tan suculentos bocados, preferían metérsela directamente por el culo y no por la panocha,
--No mames pendejaaa!!...Vuelve a repetir lo que me dijiste, solicito Uganda ahora moviéndose suavemente…Cielo Yamile Quiero que termine dentro mío señor….
El hombre del África entonces saco de golpe su inmenso y duro instrumento y para que la adolescente sepa quien mandaba allí le dijo.
--Y para que vayas sabiendo muy bien cuáles son mi derecho sobre ti, ahorita mismo lo sabrás, decía
Uganda a la vez que se ponía de rodillas atrás del cuerpo de q Cielo Yamile ue aún se mantenía en 4 patas, y sin previo aviso y tomando a la colegiala por sorpresa le abrió el par de portentosas nalgas, acomodo su verga que ya estaba que se reventaba de tanto semen acumulado, y se lo mando a guardar de un puro envión hasta lo más recóndito de su glorioso y excelso pedazo de trasero, para comenzar a culearla en forma salvaje y rabiosa, como para enseñarle quien era el que mandaba, --Jjajajajaj pero que rico y apretado tienes el culo pendeja endemoniada, tomaaaa!!, tomaaaaa!! ¡¡Este es mi derecho sobre tiiiii puta pendejaaaaa!! le gritaba por cada feroz clavada que le daba por el culo.
Cielo Yamile ya no decía nada, solo se dejaba culiar para que aquel exaltado africano no la fuera a matar a pijasos,
solo se dio a aguantar las feroces arremetidas y apuntalamientos a los cuales estaba siendo sometida, --Plafff, plafff, plafff, plafff, retumbaban las sonoras series de feroces nalgadas que recibía la jovencita en las carnes de su glorioso y bien formado culote, sentía como Uganda sacaba y metía sus casi 30 cmt. de verga
con desesperado aceleramiento, enchulándola hasta la saciedad. Pero el negrete no era tonto, a pesar que se lo estaba pasando muy bien gozando a plenitud de un joven y hermoso culazo de Cielo Yamile , sabía que ella haría pronto llegar al orgasmo , por lo que fue gradualmente aminorando sus arremetidas hasta que con mucho cuidado retiro su poderoso artefacto carnal del precioso reducto que por fin había disfrutado, para luego ponerse de pie y nuevamente tomo violentamente las coletas de Cielo Yamile y la hiso que se enderezara, la joven quedo de rodillas, con la gruesa verga del negrete solo a centímetros de sus hermosos ojos verdes,
--Ahora quiero que me la chupes, putona y ponle empeño, porque o si no tú ya sabes lo que te pasara, Cielo Yamile recién se fijó que el negrete tenía el pingo negro como un hierro, tan duro que apuntaba hacia el Techo, por lo que, procedió a con una mano despejarse el rostro de cabellos enarbolados y con la otra se asió a la verga que ahora le estaban pidiendo que chupara, a pesar del profundo miedo que esta gigantesca herramienta de carne negra y venosa le provocaba, al verla toda aceitosa, bamboleante y lustrosa con restos de jugos de sus propios interiores, que extrañamente pulsaba de arriba hacia abajo, de inflamadas venas azules y verdosas hinchadas, y que en su base estaba frondosamente cubierta por una gran cantidad de pelos gruesos y negros, Cielo Yamile fue abriendo su angelical boquita, tal como en una ocasión ya lo había hecho con la verga del maestro Tulio y se la zampo de un puro bocado casi hasta la mitad, con el único afán de dejar contento al negro que por ahora era su dueño según el mismo le había dicho y para que este pudiera volver
a penetrarla como en ese mismo instante estaba deseando.
Cielo Yamile Con deleitosa concentración se la mamaba, con su boquita bien apretada, su cabeza subiendo y bajando, y haciendo círculos de vez en cuando, chupando sin parar un solo momento, como una verdadera poseída por el demonio, lamiendo, moviendo la lengua circularmente por el venoso tronco negro y el glande, concentrada también en soportar el gigante invasor que ni siquiera cabía en su boquita, y esperando cual sería la próxima orden de su macho.
--Ohhhhh!! ¡¡Pero que zorra eres para chupar la verga mamitaaa!!--Eso es así…así…Mmmmm…Arghhhhh!!, gruñía el negrete, ante la sabrosa mamada que le estaba prodigando Evelin, --Cometelo todo todoooo!! Tragátelo todoooo putaaaaa!!...Luego de unos 10 minutos de una morbosa y rica felación, el negro Uganda se lo saco de una, le parecía que Cielo Yamile había aprendido muy bien cuáles eran sus nuevas obligaciones, el Grone la quedo mirando ensimismado, que rica se veía la pendeja arrodillada en la cama y con las comisuras de sus labios
chorreándole restos de líquidos pre seminales, con sus tetas brillosas por la sudoración obtenida por la morbosa tarea en que había estado ocupada.
El negro determino que ya era hora de poseerla nuevamente, de hacerla suya, verdaderamente se la quería meter hasta el corazón, hace mucho tiempo que no se sentía tan atraído de esta forma por alguna hembra, y claro Cielo Yamile era una mujer hermosa, que jamás en su África natal hubiese tenido la oportunidad de poseer, si no fuera por el extraño curso de los acontecimientos.
El caso es que una inmensa e instintiva necesidad animal por destrozarla a vergazos se apodero de su desequilibrada mente, tal vez fuese por su olor, por su aroma a pulcra inocencia, o por su belleza. El negro perdido en un mar de degenerados deseos la tomo con fuerzas para dejarla recostada de espaldas en aquel sucio colchón, a Cielo Yamile anticipándose a lo que se venía abrió instintivamente sus piernas en señal de aceptación de su casi natural tarea de coito el negro al notar la reacción de la asustada Cielo Yamile, le dijo, Ahora te la voy a volver a meter pendeja así que no me salgas con tus mamadas, te la voy a meter de una, para que así todo sea más rápido para ti y no sufras tanto, jejejeje, aunque yo sé que ya no te duele, te cabe perfecto mi pinga en tu cola, pero si te portas bien veras que podrás tener mi pija para cuando gustes jajjajaaaaa después me andarás buscando para que te de verga, jajajaja!!, serás mi mujer pendeja, te voy a culiar como jamás nadie te lo volverá a hacer ni siquiera tu macho el viejo Pedro jijiii y en el momento en
que te lo meta no lo olvidaras nunca al negro Uganda, jajajaja, decía el detestable hombre a la vez que iba tomando ubicación entre los hermosos muslos abiertos de Cielo Yamile que el mismo se había en cargado de ir abriendo.
Sintió su cuerpo aplastarse por el de Uganda, el negrete ya se había montado sobre el potable cuerpo de la mujer , que estaba casi ahogada debajo de él y con sus bellas piernas abiertas, esperando ser perforada,
el negrete acomodo su armamento en la entrada de la pequeña entrada anal e intima , paso sus brazos por debajo de la espalda de la joven para afianzársela desde sus suaves hombros, la apretó contra el en señal de
poderío de macho, y ya sin esperar nada más empujo con todas sus fuerzas hacia el interior de la apretada cola de la tierna Cielo Yamile experimento ahora si un inmenso placer casi animal jamás sentido en su vida, ni siquiera el palo en el culo que le habían dado hace poco le había dado tanto placer, al sentir la
gruesa cabeza de la verga del negro intentar calar muy dentro de su culo.
Cielo Yamile --Ahhhhhhh, mmmmmm, por…fa…vorrrrrr!!, dameloooooo,seeeemmmmm.
Cielo Yamile --Aaaaaayyyyyyyyyyy!! Ayyyyyyyyyyyyyy!!!! Don Ugandaaaa!!, por favorrrrrrr!! me….taaaaaamelaaaaaa!!
asiiiiiii asiiiiii!! Sniffffff!!, Cielo Yamile sentía que se la metían hasta el estomago mismo, sus carnes se rasgaban
ante la brutal intromisión a su deleitoso cuerpo,
--Callateeee zorraaaa mal paridaaaa! y acepta mi vergaaaaa! Tomaaaaaa!!, bramo Uganda dándole un tercer y aún más brutal empuje en donde Cielo Yamile termino por comerse analmente los casi 30 cmts. De verga africana, había entrado totalmente, solo los pesados testículos negros llenos de semen caliente y espeso
habían quedado fuera del cuerpo de la hermosa joven .Que rica tienes la cola pendeja, le decía el negrete babeando y con sus ojos cerrados, --No me saldría de tu
cuerpo jamás, eres una verdadera potranca hecha para ser follada por un verdadero potro salvaje, pero ahora sabrás lo que es culiar de verdad ricura, jajajaja!!, Te hace sentir lo que jamás nadie te lograra provocar y te juro pendeja que te va a quedar gustando tanto que querrás repetir la operación cuanto antes, Jajajajaja!!, Te voy a culiar y te voy a preñar!! Serás la madre de varios mulatos que te voy darrrr!!, le decía riéndose y burlándose a una ensartada y complaciente Evelin, que aún mantenía su boca abierta en un ahogado grito de dolor mezclado con placer, con sus ojos bien abiertos y vidriosos producto del enajenante impacto emocional y de calvario carnal.
Uganda comenzó a moverse lentamente en forma culiatoria, metía y sacaba su tranca solamente hasta la mitad, el calorcito y las placenteras sensaciones que le prodigaban el culo de aquella núbil Diosa a su verga
eran indescriptibles, Cielo Yamile por su parte aplastada y dejándose ensartar, ni siquiera podía moverse por tan profundo que sentía por cada apuntalamiento que le daban con animal ensañamiento, sentía que prácticamente la estaban empalando por el culo, el negrete cada vez se movía más fuerte intentando adentrarse el máximo posible hacia el interior de aquel curvilíneo y juvenil cuerpo, la cama rechinaba
rítmicamente antes los fieros bombeos que hacia el africano.
Fueron pasando los minutos y Uganda cada vez se movía más fuerte y rápido, aserruchaba, metía, taladraba profundamente en los interiores de Cielo Yamile, haciendo círculos con la intención de agrandarle el agujero del culo a la entregada jovencita, el hombre sudaba como animal, las lágrimas en los ojos de Cielo Yamile ya se habían secado, por ahora soportaba estoicamente las bárbaras y crueles arremetidas de verga que le metían a su cuerpo, ella también sudaba, lo comprobaban algunos cabellos pegados en su cara y ciertas gotitas de transpiración que se le acumulaban entre su cara y narices, no se dio cuanta cual fue el momento en que cerro sus ojos para dejar al negro que tenía montado sobre su curvilíneo cuerpo hiciera con ella lo que quisiera, el dolor fue pasando en forma paulatina, la cosa era que por ahora la culiada que le estaban pegando era de campeonato y ella sintiéndola con sus piernas bien abiertas y con sus ojos cerrados.
En un momento el negro pensó que la nena lo había abrazado para sujetarse, pero cuando en un lapso que él se detuvo para estudiar lo que allí abajo estaba ocurriendo, con placentera emoción comprobó que la
joven Cielo Yamile seguía moviendo sus caderas de atrás y hacia adelante, por lo que a modo de agradecimiento comenzó a moverse y a meter verga en una forma casi demencial, ahora sí que se venía lo bueno pensaba el feliz y amachado negrete,
--Ahhhh que rico te meneas putitaaaa!!, Te lo dije!! yo sabía que iba terminar gustándote que te hiciera la colita, jajajajaja!!, le decía preso por la excitación…
-Te dije que te iba a encantar la verga negra pendejaaa!! ¡¡Vamos dime que te encanta mi vergaaaa negraaaa!!, exclamaba Uganda sin dejar de arremeter con violencia…
Cielo Yamile no le contestaba nada, la inmensa y desquiciante calentura que se había apoderado de su persona, no
se lo permitían. Sus quejidos y suspiros de placer, comenzaron a subir de volumen e intensidad, convirtiéndose en gritos y en alaridos de auténtico placer carnal y sexual, el negro mantenía su frenético ritmo de mete y saca, y conforme aumentaban los gritos de la colegiala, mas aceleraba y ganaba fuerzas en sus movimientos, hasta que sus oídos escucharon lo que el ya anhelaba oír, los gritos y palabras que
exclamo la chiquilla fueron claros y concisos,
¡¡Cielo Yamile --Ahhhh…Siiiii…ricoooooo…papiiiiii!!…
--Te gusta cómo te la meto pendejaaaaa!!, le consultaba el caliente negro,
Cielo Yamile --Siiiii, don Ugandaaaaa, métamela todo lo que quieraaaa, mas adentroooo, ¡¡mas adentroooo!!, exigía la
Cielo Yamile a la vez que meneaba con fuerzas sus caderas para hacer más profunda la clavada,
--Eres la mejor zorra que me he culiado en el mundo pedazo de puta! ¡Vamos dilo! Di que eres mi putaaa!!, exigía el negro quien seguía serruchando y bañado por el sudor y la calentura del momento,
Cielo Yamile --Siiii papiiii!! Yo soy su putaaa!! Soy su putitaaaaa!! soy su mujerrrrrr!!, Cielo Yamile no era consciente de todas
las peladeces, que le estaba diciendo al negro que había sabido llevarla a tal estado de calentura.
El negro veía claramente la descompostura que estaba sufriendo la hermosa jovencita, que en estos momentos movía sus caderas rítmicamente a las clavadas que el calientemente le concedía, gratamente comprobaba, que el cuerpo de Cielo Yamile estaba siendo preso de unos fuertes y brutales espasmos de
placer, veía como la nena se retorcía e intentaba acoplarse aún más férreamente a su propio cuerpo, además que creía sentir como los músculos de sus nalgas de la tierna chamaca se contraían abrazándole y comprimiéndole la verga, y como totalmente salida de sus cavales le pedía,Cielo Yamile --Sigaaaa!!, sigaaaaaa!! métamela enteraaaaa!!... estoy a punto de ... métamela más fuerteee!!
Todaaa…Todaaaa!!siiiiiii negroo de mierdaaaa metemelooooo todoooo en el culooooo negrooooo de mierdaaaaaaa!!!!
El feliz y fiero hombre de color comenzó a empujar hacia el interior de la joven sin cejar en su empeño, hasta que los glúteos de Cielo Yamile uno suave y casi depilado, en contrate de otro que era bien peludo, se quedaron pegados haciendo desquiciantes círculos copulatorios, sin despegarse ni siquiera un milímetro, por lo que ambos cuerpos ya estaban casi al borde de un fenomenal orgasmo, hasta que para el gozo de Uganda, pudo notar que en la inminente explosión que se venía en el cuerpo de su compañera de coito, su culo derramaba
unos abundantes y calientes chorros de líquidos orgásmicos, nunca había sentido líquidos anales, pero de lo que si estaba seguro era que estos le estaban bañando en forma exquisita a su ya casi adolorida vergota.Cielo Yamile -- Asii!!, así!!... don Ugandesa!! Deme más fuerteee... deme más fuerteee!!... continuaba vociferando
Cielo Yamile con su espalda totalmente enarcada y con su cola totalmente levantada, en el afán de que el negro no le sacara su verga de su culo.
-Eres una Diosa pedazo de zorraaaaa! Ya no aguan…tooo…masssss!, me voy…a…co…rrerrr… adentro de…tu…cul…ooooo!! Ohhhhh que…ri…cooooo, la…vas….a …re…ci..birrrrr, pu…taaaaa!! to…maaaaaaa!!,
gruño con desesperación, y fijando su mirada, en el hermoso rostro descongestionado de Cielo Yamile, derramo en el interior de su recto 6 a 8 potentes chorros de hirviente y reproductivo semen africano, el cual salía
escupido en abundancia y con fuerzas desde su verga, quemando las entrañas de la excitada Cielo Yamile quien sentía la potencia y virilidad del Mandingo Africa, pensaba que aquello era lo más hermosa y gratificante experiencia jamás vivida en su existencia. Estuvieron pegados en esa posición un espacio de tiempo indeterminado, Cielo Yamile con sus bellos muslos bien abiertos y con el negro aun incrustado con su verga al interior de su hermoso culo, había sido la follada de sus vidas para ambos, y que el negro estaba totalmente dispuesto a repetir en cuanto sus fuerzas se lo permitieran. Lentamente el negro se fue saliendo y desclavando del portentoso cuerpo d Cielo Yamile, ambos quedaron tendidos en la cama exhaustos, para que sus transpirados cuerpos pudiesen asimilar el placer recibido, y para a su vez se regulasen sus ritmos cardíacos y sus agitadas respiraciones se normalizaran.

This story from has been read 4 4 5 8 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.