Maricon

Written by , on 2020-01-19, genre gay

Andaba varios meses en desempleo, mi esposa era la única que tenía un mísero trabajo como limpiadora, y gracias a ello y algunas ayudas en bancos de alimentos mal vivíamos, desesperado salí sin rumbo deambulando por la ciudad, me sentía una mierda.
Paseaba desorientado, cuando un auto se acerca a mi, baja el cristal del lado derecho y el tipo al volante se dirige a mi, me sorprendió el tono de su voz era melinflue y afeminada, hola, me dijo, perdona si al dirigirme a ti meto la pata, es que me han dicho que por aquí hay hombres que buscan ganar algo de dinero, yo no entendí muy bien a que se refería, pero mis ansias de ganar dinero para llevar a casa,me llevaron a decir balbuceando algo así como que es lo que necesita, el tipo, me respondió que estaba dispuesto a pagar 3000 euros por mis servicios, aunque me advertía que en un chalet había un par de amigos esperando, y que debería pasar toda la noche con ellos.
Hay fue cuando repare que el tipo era un homosexual y me había tomado por un vulgar chapero. Pero los tres mil euros resonaban en mi cabeza, eso era el mismo dinero que el sueldo de mi esposa en cinco meses, me arme de valor y me subí al auto sin pensarlo, el tipo era un señor de unos 60 años delgado y con pinta de mariquita finolis, se sonrió y me dijo que no estaba muy seguro de que yo fuese el tipo de hombre que andaba buscando, que mejor sería que bajase del auto, pues no pensaba que yo fuese un mariconazo pasivo, yo le dige que no era maricon,es más le dije la verdad de mi situación y que aunque nunca había estado con un hombre estaría dispuesto a follarse a quien hiciese falta, el viejo marica soltó unas carcajadas, y dijo que si de verdad era hetereo y tenía el cual virgen y me dejaba follar por el y sus amigos podría darme unos mil euros más.
No eran maricas en busca de rabo eran maricas con ganas de follar no solo ser follados.
Yo le dije que me diese la oportunidad que en casa era muy necesario el dinero y que me portaría bien, entonces el tipo arrancó el auto se incorporó a la calzada, y me dijo que haber si era lo que buscaba,me ordeno sacarle la polla mientras conducía, y que la lamiese y la pajeara hasta que llegáramos a nuestro destino, yo como un resorte obedecí y cuando me
quise dar cuenta ya tenía la boca llena de polla, uuummh que gusto nunca imaginé que el olor a polla me excitase tamto,no sé de qué manera,en el mismo momento que me introduje la polla en mi boca supe que no me iba a desagradar la experiencia.
cuando me quise dar cuenta ya estábamos en nuestro destino, bajamos del auto, entramos al chalet y en la piscina habían dos señores mayores completamente en pelotas, mi acompañante sonrió y les comento que era un hetereo virgen pero que llevaba dentro una maricona, y que lo iban a pasar de miedo,
Continuara

This story from has been read 4 4 0 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.