La peligrosa vecina timida

Written by , on 2020-01-15, genre cómicos

Tenia unos vecinos mayores con muchos nietos, casi todos muy pequeños. Entraban y salían constantemente del piso de al lado. Los pequeños iban siempre con los abuelos a la escuela, cada día. Pero una de las nietas, la más mayor, la había visto crecer hasta convertirse en una preciosa mujer adulta. No era capaz de calcularle exactamente la edad, pero rondaría los 19 años, 6 o 7 menos que el, según sus cálculos.

La chica, era hermosa, cabello castaño claro, piel muy blanca, cuerpo muy menudo. Se sonrojaba con mucha facilidad cuando lo veía, por lo que pensaba que seguramente el le gustaba. Nunca intento nada, pues le parecía demasiado joven con aquel cuerpo tan menudo, delgada y bajita. Era como una niña más para los abuelos de aquel piso. De todas formas era muy complicado hablar con ella, si veía que entraba sola en el piso, si que lo miraba y le sonreía, pero si la saludaba se sonrojaba y desaparecía. Extremadamente tímida.

Pero todo cambió un día al recibir un mensaje en el móvil.

- Hola que haces?

- Hola, quien eres?-

- Una admiradora

- No sabia que tenia admiradoras, que importante. En serio, quien eres?

- Nadie, solo una chica a la que le gustas

- Anda, y si te gusto porque no me lo dices a la cara?

- Porque siempre que nos vemos parece que pasas de mi.

- Bueno, no voy acosando a las chicas por la calle. ¿que edad tienes?

- 23, mas o menos la misma que tu.

- Y con esa edad y vas acosando a los chicos por mensaje privado?

No consiguió tener respuesta en todo el día. Parecía que se había enfadado. En el fondo se sentía curioso, y si realmente era una chica que estaba interesada por él. Tenia que conseguir averiguarlo.

- Perdona he sido muy borde
- Eoooo!!! ya no respondes?
- Es que no se quien eres y es todo muy raro.

Tardó en responder pero lo hizo.

- Has sido muy borde, que lo sepas.

- Si, pero no me has dicho quien eres.

- Si dejaras de mirarme el culo cada vez que me ves, y hablaras conmigo, igual ya sabrías quien soy.

- Pero como voy a saber quien eres, solo por texto. Si al menos tuvieras una foto.

- Eso se arregla rápido. Espera.

Tardó unos segundos, pero allí estaba una imagen que pedía ser abierta. Se quedó con cara tonto cuando la vio. Era la foto de medio cuerpo, desde la cintura hasta el cuello, piel blanquisima, pechos pequeños pero preciosos. Un sujetador con transparencia dejaba ver dos pezones pequeños, tiesos y rosados.

- La madre que.... a poco se me cae el móvil.- La imagen desapareció para no volver a verse jamas.

- Te ha gustado?

- Así solo se que eres preciosa, pero no se quien eres.

- Pues si te gusto no se porque no me dices nada cuando me ves.

- Puede haber mil razones.

- Ya, eres un salido y solo piensas en meter, y por eso no me dices nada.

- Jo!!, no me das tregua.

- Es que me gustas, siempre me miras y no me dices nada. Adiós!!

No volvió a conectarse en todo el día, ni le respondió a mas mensajes. Pero al día siguiente sí, intercambiando mensajes esporádicos, en los que nunca desvelaba quien era. Siempre lo mismo, le acosaba de que no le digiera nada al verla en en persona. Empezó a pensar que era la nieta de sus vecinos. Estaba mintiendo en la edad, seguramente era eso. Le ponía cachondo esa opción, pero era un problema.
No era fácil hablar con aquella chica.

- Hoy me has vuelto a estar mirando el culo un buen rato.

- Ostras!! no le he mirado al culo a nadie hoy creo- En su mente el culo precioso de la vecina....

- A mi!!!

- Pues la próxima te quejas y así se quien eres

- NOOOO!!!

- Pues mandame una foto de tu culo igual lo reconozco.

- Que morra.

Tardó un poco en responder, pero la respuesta era otra foto que requería ser abierta para verse. Era una foto de las bragitas, se las estaba bajando un poco y casi casi se le tenia que ver el inicio del sexo, de lo bajas que estaban. Los muslos blancos, ligeramente abiertos, eran toda una invitación a meter la cabeza entre ellos.

- Encendiéndome no te gana nadie, que foto me has mandado, dios.

- Te gusta???

- Leches necesito saber quien eres. Es que si te tengo delante así, lo siento pero es que te lo como todo.

- Que burro!!! comerme el que? jajaja

- El coño, que va ser.

- jajajajaa. I si tienes tantas ganas porque no me lo dices en persona?

- Porque aun no me has dicho quien eres.

- Tu fijate bien, seguramente la próxima vez que me veas me identificas y puedes decirme esa burrada en la cara. Igual te dejo. jijiji

No volvieron a hablar ese día. Pero al día siguiente recibió un mensaje cuando llegaba a casa.

- Que haces?

- Pues ahora mismo iba a subir a casa.

- Ok, te espero para hablar pues.

- Vale!!

Se iba a meter en en el ascensor cuando se encontró con la joven vecina. El móvil iba en su cintura, sujeto por la goma elástica de los shorts deportivos. Una luz de notificación revelaba que había un mensaje sin leer.
Como estaba aquella joven, tenia un cuerpo precioso. Los pantalones ajustados, marcaban perfectamente su cuerpo. La forma de la bulba sobresalía ligeramente respecto a un vientre plano y blanco con un ombligo precioso.
Entro tras ella, y no pudo evitar quedarse mirando su hermoso trasero, la forma perfecta de corazón y como se metía los short por la raja de su trasero. Su bulba podía verse claramente desde atrás cuando separaba las piernas al andar. No había duda, era ella. Aquella era la chica de los mensajes. Se dio cuenta que ella lo miraba sonriendo reflejada en el espejo. Lo había pillado mirándole el culo absorto en su contoneo y su forma. Claro a eso se refería. Nunca podía evitar mirar el culo de aquella chica. Que tonto. Ahora tenia que dar el paso, pero era dificil. Por el móvil, aquella chica era una lanzada, pero en persona era toda timidez. Los segundos hasta llegar a su planta se hicieron eternos.

Se bajaron en el rellano y se despidieron. Ella como siempre se lo quedó mirando, con las mejillas encendidas y sonriendo tímidamente.

- Sabes?- Dijo el de repente.- Igual te parece una locura pero me apatece una burrada comerte el coño.

A ella se le abrieron un montón los ojos, con la boca desencajada por la sorpresa. El se acercó poco a poco y comprobó que ella temblaba.

- No están mis abuelos....

- Pues miramos a ver que sale de esto.

Se besaron en los labios con intensidad mientras entraban. Ella lo llevo abrazada a él hasta el sofá y se dejó hacer. Él, no podía dejar de sobarle el trasero, metiendo los dedos por entre sus nalgas para acceder a su sexo. Estaba completamente salido. Con la ropa aún puesta metió la cabeza entre sus muslos y le dió un pequeño mordisco jugeton en el coño, como aviso de lo que pensaba hacerle. Y tras un rato besando sus muslos, su ombligo y su boca, metió la mano en su sexo, para descubrir que habia una abundante mata de pelo, muy corto, eso si. Por alguna razón se había imaginado que lo llevaba depilado. No hizo caso, y tras conseguir meter un dedo, le quito la ropa y se deslizó de nuevo entre sus muslos. Era la hora de cumplir la promesa.
Y allí estuvo hasta que ella se corrió en su boca, con un orgasmo dulce y sensual que lo puso a mil.

- Joer que ganas de follarte tengo, no tendrás preservativos, no?

Ella negó con la cabeza, pero dejó que él jugara con la punta de la polla en la entrada de su coño. La metió un poco, costaba entrar pero el sexo estaba muy húmedo y resbaladizo. Continuó jugando con la punta y su clítoris. La metió unas cuantas veces, entrando poco, pero rápidamente. No necesitaba mucho para correrse, estaba muy muy cachondo. Cuando consiguió que entrara casi completamente, vio como ella se retorcía de placer, y sintió en su polla como ella se corría con nuevos fluidos que salían de su vagina.

Si no la sacaba pronto, se iba a correr. Se masturbó corriéndose rápidamente en su vientre. Se dejo caer a su lado.

- Jo, que tontería nos ha dado.

- Si.- Dijo sonriendo.- ha estado bien.

- Cuando vienen tus abuelos?

- Estarán a punto de llegar, jajaja

- Que pasa? que te da morbo que te pillen?

- Mucho, a ti no? Otro dia repetimos, pero más preparados.

- Hecho!!

Miro en el móvil, tenia un mensaje de su admiradora. Era de hacia 30min... no pensaba que hubiera estado tanto rato follando. Le parecía que era solo un par de minutos lo que habían estado.

- Que haces? tardas mucho

Se rió para si mismo. La chica había llevado la broma hasta el final, pero ya se había descubierto todo, no tenia sentido seguir con aquello. Pero reconocía que tenia morbo.

- Perdona tenia las manos ocupadas, jajaja

- A saber que estarías haciendo, marrano.- Respondió al segundo.

Observó a la chica que tenia frente él que estaba en ese instante poniéndose la ropa otra vez..... Ella no era la desconocida que le mandaba mensajes.

This story from has been read 3 7 8 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.