Los vecinos

Written by , on 2018-06-22, genre hetero

Estaba feliz y contento, habían terminado la reforma del piso que me habia comprado y ese mismo día me instalaba en el. No conocía a nadie en el edificio, la verdad lo prefería soy bastante reservado y me incomoda que me tengan controlado, a qué hora llego con quién en qué condiciones........... Por suerte solo éramos cuatro pisos, un vecino por planta. En el primero no vivía nadie, en el segundo una chica de mi misma edad pero pasaba más tiempo en el trabajo y en casa de su novio que en su casa. Por último en el tercero una matrimonio de unos cincuenta y tantos.
Desde el principio note que los vecinos del tercero vivían en una continuoa bronca, más bien el vivía oprimido por ella. Sus gritos e insultos se oían claramente desde mi casa. El era un pobre hombre enfermo grave, por su aspecto algún tipo de cáncer y ella una bruja, era más bien pequeña pasada de peso con unas tetas enormes y que siempre iba vestida con ropa muy ajustada. A mi me daba mucho repelús. Lo tenía sometido completamente. Las pocas veces que coincidía con ella en la escalera era super amable conmigo, a decir verdad lo era con todo el mundo. La escalera del portal es tan estrecha que si coincidíamos ella subiendo y yo bajando teníamos que rozarnos mucho. A mi me resultaba repelente.

Una tarde que venía de trabajar me encontré con ella en la puerta del portal. "Ah mira que bien me vienes, por que es dificilisimo coincidir contigo. Voy a coger la administración de la casa y es necesario que firmes unos papeles. Vas a estar en casa, por que termino unas cosas en casa y subo a la tuya para que los firmes". Yo pensé ya me a pillado, " si voy a estar en casa", "pues subo en un rato". No me apetecía estar con la bruja esa pero a medida que iba subiendo las escaleras se me pasó una idea por la cabeza para tenerla atada y obligarla a que hiciera lo que me apeteciese, por ejemplo que le dejara vivir al pobre de su marido.

Entre en casa y empecé a prepararlo todo para que la bruja cayera en mi trampa. Me puse a buscar el albornoz que me lleve del último hotel en el que estuve, no lo había usado nunca pero hoy me iba a venir de perlas. Me desnude, deje la puerta de la calle medio abierta, cogí el albornoz y me metí en la ducha. Ya Esteba todo preparado solo quedaba esperar. Y la verdad no tuvo que ser mucho, oí como entraba Carmen, notaba su fatiga de subir las escaleras. " Pedro....., Pedro donde estas?". "Pasa Carmen, estoy en la ducha, ponte cómoda me aclaro y salgo". Había dejado aproposito la puerta del baño medio abierta a ver si se atrevía a asomarse, y cayó. Cayó en mi trampa, vi como se asomaba de refilón para que no la viera pero la vi y haciendo un gesto rápido me puse de espaldas para que no pudiera más que ver mi culo y se quedará con las ganas de ver mi polla. Estuve recreándome en la ducha para calentarla y ponerla a cien. Me estuve masturbando de espaldas a ella para que no lo viera pero lo intuyera. Hice aproposito un gesto brusco para que se asustara, se retirara y se fuera hacia la sala y no pudiera ver como me secaba. Me seque bien, despacio. Fui alargando todo para que su imaginación hiciera el resto. Me puse el albornoz, cogiendome la polla me la menee hasta ponerla lo más dura que pude para que cuando saliese estuviese bien tiesita. Me las arregle para ponerme la polla de manera que no quedará completamente a la vista por la abertura del albornoz pero que si asomase bien claro todo el capullo coloradito y palpitante.
Pues de esa guisa salí a hablar con ella. Me empezó a hablar de los papeles que tenía que firmar tartamudeaba un poco, se le notaba nerviosa de hecho se le notaba como le caían unas gotas de sudor de la sien que estaban terminando en su generoso escote, el cual al verlo así me estaba haciendo que mi erección creciera un poco más si era posible. Veía su mirada que no se podía apartar de la abertura de la cual asomaba mi palpitante polla la cual asomaba cada vez mas. Cuando ya note que llevaba un rato fuera del todo y que a Carmen la tenía completamente hipnotizada. Había dejado incluso de hablar y no hacía más que mirar a ese objeto que se adivina de su deseo. Baje la cabeza para mirar mi entrepierna, como si no me hubiera dado cuenta hasta ese momento de que tenía la polla fuera del albornoz. Me hizo el sorprendido he hice por taparme la polla primero con las manos y luego metiéndolo en el albornoz. Empecé a tartamudear y excusarme como podía, mi interpretación estaba siendo buenisima, " perdona Carmen que descuido, no se como a podido pasar, que.....que ....que ver...ver... vergüenza. Qué vas a pensar de mi, que vergüenza, perdoname. Qué situación más incómoda te tiene que resultar". Empecé a hacer pucheritos, ella me intentaba tranquilizar, "tranquilo, a sido un descuido, nos puede pasar a cualquiera, estate tranquilo por mi". Yo me seguía haciendo el inocente, jajajajaja, " si pero que verguenza, a demás todo empalmado que vergüenza". "Tranquilo, que eso es una cosa normal, no te creerás que es la primera que he visto, jajajajaja". Ya empezaba a soltarse y la vi que sonreía nerviosamente. Yo seguí con mi juego, note que empezó a desviar la conversación ya no a tranquilizarme si no a saber por qué la tenía dura. ZAS. Ya era mía solo me quedaba entrar a matar. "Ya te digo que te estés tranquilo por lo de la erección también, aunque la verdad que hacía tiempo que no veia una tiesa, jejeje". "Es que como sabía que venías en la ducha se me a puesto dura pensando en los pechos que tienes, ya me perdonarás". "Perdonarte por que? Te gustan la tetas grandes, eeeeee pillín??". Jajajajaja había entrado a trapo en mi juego. Baje la cabeza haciéndome el vergonzoso. "La verdad que tengo unas tetones enormes, no has estado con ninguna mujer con los pechos grandes?" Se empezó a acariciar sus tetas para que yo lo viera por encima de la blusa que llevaba. Yo con la voz entre cortada le contesté que no. "Pues cariño hoy si quieres las vas a ver, quieres cariño?" Me guiñaba un ojo la zorra de ella, se le notaba que estaba cachondisima. Empezó a meterse la mano por el escote para coger una de esas pedazo ubres y se la saco por el escote. Que pezón más grande, redondito redondito y rosita. "Cariño acércate que no solo lo vas a ver, trae tu mano". Y cogiendome una mano la poso sobre su teta y empezó a moverla para que se la acariciase. A partir de ese momento no tuve miramientos con ella. Le meti la mano por el escote y le saque el otro pecho. La verdad que era enormes, cada uno era más grande que mi cabeza. Se las empecé a chupar y morder hasta que note que se le ponían duros. Ella empezó a soltar unos pequeños gemidos. Pare y empecé a quitarle la ropa sin miramientos. Se la iba arrancando a jirones. En un momento la desnude, no solo eran grandes sus pecho, su culo era enorme, estaba bastante gorda, era ella entera inmensa. Me quite el albornoz y empujándola al suelo le puse mi polla a la altura de la cara, "quiero que me la chupes como una Puta, Zorra, te voy a tratar como tú tratas a tu marido, Perra". Le empecé a pegar pollazos en la cara a ella se le caía la baba de la comisura de la boca, estaba deseando metersela en la boca. "Quiero chuparla, déjame metermela en la boca, dame tu polla". Estaba excitadisima. Jajajajaja. Se la metí en la boca de golpe, no note ni sus dientes. Empezó a chupar, la verdad que lo hacía bien la muy Hija de Puta. La estaba tratando peor que lo que le trataba a su marido, le chillaba e insultaba sin para. Se la saque de la boca y le ordene que se la metiera entre las tetas y me hiciera una cubana. Puuuuff qué gusto como se notaba que no era la primera vez que practica tenía, pues no se las había hecho a tíos la vieja. Cuando me iba a correr le ordene que se parara y le hizo que se pusiera a cuatro patas y la empezé a bombear por el coño. Cómo gemía la muy Zorra. Más que gemir gritaba de placer. Seguí y seguí sin parar dándole fuerte quería que se corriera. Yo pensaba en lo mal que trataba a su marido para no correrme. Me estaba costando mucho no hacerlo en ese coño tan gordo. En cuanto note que se empezaba a correr se la saque de golpe y busque su culo para metersela de un solo golpe de cadera. Con lo dura que la tenía no me costó mucho, pero note como se le iba habriedo el ano. El grito de dolor se mezcló con los de placer. Lo note claramente. Le rompí el orto. Jajajajaja no se merecía otra cosa después de tener bajo su dictadura a ese pobre hombre. "No por el culo no, por el culo no que lo tengo virgen". Le agarre fuertemente de la caderas y le seguí dando fuerte. Los gritos de dolor fueron dando paso a los de placer y justo antes de correrme ya gritaba " no pares sigue dame más fuerte". Vaya corrida tuve la debi de llenar entera de leche. Cuando cogí aliento se la saque del culo y acercándose la a la cara le ordene que me la limpiase con la boca. Puso mala cara, la verdad que tenía la polla llena de una mezcla extraña de entre mi leche su mierda y sangre. Después de renegar un poco de la metió en la boca y me la empezó a limpiar. También lo hizo que me volví a correr en su boca. Después me empecé a vestir y con mucha tranquilidad le fui diciendo, "que sepas que lo he grabado todo, no quiero volver a enterarme que tratas mal a tu marido si no le haré llegar una copia del vídeo a él y a todas vuestras amistades para que sepan lo Zorra que eres. Y sin mediar más la cogí de la muñeca y la saque al portal desnuda, sin ropa que ponerse, a ver que le explicaba a su marido.
Después de esto no se volvió a oír ni una voz más en esa casa, bueno si de placer, creo que esto les hizo que follara más entre ellos

This story from has been read 3 5 3 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.