Hoy voy a ser su chofer

Written by , on 2018-04-25, genre fetichismo

Me llegó un paquete a casa, sin remitente ni empresa ni nombre, solo ponía mis datos. Lo abrí y me encontré una gorra, un pañuelo, una foto de un recogido, entiendo que para copiar el peinado, unas medias y unos cubrepezones de cuero. Le mandé un mensaje a Raúl con la gorra puesta para que me explicara que tenía que hacer con ello. No era la primera vez que lo hacía pero normalmente eran disfraces enteros y o bien llevaban una nota o lo habíamos hablado así que sabía que hacer con ello. Pero esta vez no. Me llamó solo para decirme que suyo no era pero que si que queria una foto de como me quedaba todo el conjunto. Que le ponía cachondo la idea así que obedecí. Me puse las medias, mis mejores tacones, me recogí el pelo en un moño como en la foto, pañuelo en el cuello y me puse los cubre pezones. La verdad es que a mi también me ponía cachonda el conjunto. Era de azafata sexy. Me tomé varias fotos y se las mandé a Raúl. Guardé el conjunto en la caja y me puse el pijama. Por la noche recibí un mensaje de Jaime. El conjunto era suyo y mañana me haría falta.

Como decía el mesaje me dirigí a primera hora de la mañana a su taller. Delante había aprcado un Audi A6, así con poderío para empezar el día. Salí de mi cohce y me dirigí a su oficina. Dentro de encontré a un hombre maduro, unos 60 años quizas más. Iba con traje,bien vestido, no me extrañaría que el Audi fuera suyo. Iba vestida Como Jaime me había dicho, sólo y exclusivamente lo de la caja y tacones. Nada para cubrirme.

- Bien Antonio te presento a mi puta, se llama Carla. Hoy va a ser su chofer mientras le arreglamos el coche. Como ve va vestida como usted pidió. - A cuadros estaba. Iba a ser chofer de un viejo verde todo el día. Me ponen los maduros, no lo voy a negar y la idea me ponía aún más pero tampoco me esperaba lo que Jaime dijo luego. - Usted y sus compañeros le pueden hacer lo que quieran, esta a su entera disposición todo el dia.

Después de arreglar sus asuntos sobre mí como si yo no estubiera ahí nos dirijimos a fuera y ahí descubrí el porque del coche. Lo iba a conducir yo. Era el coche de sustitución con pornochofer incluída. Antonio me miraba con deseo, creo que es la primera vez que hace esto, aunque no me extrañaría ya que no es lo mas normal cuando llevas el coche al taller.

- ¿Donde le tengo que llevar señor Sanchez?

- Tengo una reunión, a mi oficina porfavor.

De camino a su empresa me explica el porque, es su primera vez en este servicio pero sus socios le hablaron de ello y quiso provar. Esta casado así que solo quiere mirar, que no me va a tocar. Me da hasta ternura. Lo dejo en su oficina y quedamos que le tengo que recoger a la una para ir a comer. Llamo a Jaime a ver que tengo que hacer ahora. Estoy muy cachonda. Todos me miran con el coche que llevo y mas me miran cuando ven mi uniforme. La verdad es que con la gorra y el pañuelo estoy que rompo y mas sin nada debajo. Me noto muy mojada. Después de hablar con mi proxeneta me dirijo a otra oficna, tengo mas clientes hoy.

- Buenos días, me llamo Carla y hoy voy a ser su chofer. - Frase estudiada. Se la digo a mi proximo cliente mientras se sube al coche. Otro madurito. ME ENCANTA. Me pregunta si se puede sentar adelante conmigo, le respondo que si, él es el jefe. Le ha gustado que le dijera eso.

Se sienta, me da su dirección y enciendo el coche. A meido camino veo como me va mirando y como se le sube el pantalón. Me empieza a tocar las tetas, tengo los pezones duros pero no se me nota debajo los cubrepezones. Me besa el brazo y me sigue manoseando. Estoy demasiado cachonda. Me pide que me salga en la proxima salida, que vamos a hacer una paradita. Por fin algo de diversión. Llegamos a un descampado y aparcamos de cara a la pared del edificio. Salimos del coche como me pide y me siento en el capó con las piernas abiertas. Me mete la polla casi sin avisar, no he visto ni que se la sacara. Tiene la polla enorme, me gusta demasiado. Los pechos se mueven como locos y eso le encanta. Se corre en mi barriga y me pide que no me lo limpie. Que así mis otros clientes van a saber que ya me han follado y que vo y a estar sucia cuando ellos lo hagan. Nose porque pero esta idea me pone mucho. Nos subimos al coche y seguimos camino a su oficina.

Me dirijo a recojer al señor Sanchez. Cuando sube me pregunta que he echo en ese rato, no le miento, le digo lo que ha pasado. Le encanta que sea tan puta. Me pide si me puedo tocar para él. Me pongo entro los dos asientos de delante, con las piernas abiertas y ahí delante de su oficina dentro del coche me empiezo a tocar. Él está con la polla fuera, tocandose como yo. Me meto los dedos dentro, le encanta, me masturbo hasta llegar al orgasmo. Me pide sise puede correr en mi coño, no dento de él pero si por fuera. Le digo que sí, lo que él quiera. Se corre y seguimos hasta el restaurante donde tiene mesa reservada.

Al llegar me da un abrigo, se ve que voy a comer con él. Cuando entramos en el reservado me encuentro a dos señores más, de la edad de Antonio. Me los presenta, son sus socios, entiendo que los que le recomendaron el taller de Jaime.

- Carla sabemos que llevas debajo del abrigo, por favor deleitanos mostrando lo que llevas. - Me dice uno de ellos. Miro a Antonio y asiente con la cabeza. Me levanto y me quito el abrigo.

Seguimos la comida normal. El camarero me mira, no lo puede evitas, estoy entre dos de ellos, tienen sus manos en mi muslo. Antonio està delante de mi y no para de mirarme los pechos. Al respirar se me mueven y a veces que me quedan encima de la mesa, eso le encanta. Terminamos la cena y nos dirigimos todos a los baños. No hace falta decir el porque. Me apoyo contra la pared y dejo que hagan. Se van turnando por lo que veo, me van follando todos menos Antonio, él solo mira, alguno de ellos la tiene muy pequeña, casi no la noto, tengo que fingir cuando la mete él. Me piden que me arrodille para correrse en mi cara, no quieren que se la chupe, solo correrse, me pongo en medio y me rodean y se van corriendo, noto las leches calientes, algunas entran en mi nariz, el resto en los ojos o en la boca. Como parece norma hoy, no me dejan limpiar. Salimos del restaurante, cara llena de semen y con el abrigo. Bajamos al parking, me saco el abrigo y vuelvo a mi posición de chofer. Esta vez se suben todos al coche.

Llegamos al primer destino, baja del coche y me pone su polla en la ventana del coche, le hago una mamada como me pide, primero no está duro pero luego crece en mi boca. Joder como me gusta. Se la chupo hasta que se corre, no tarda mucho. Con el segundo para lo mismo, lo dejo en su casa y mamada por la ventana. Solo queda Antonio. Nos miramos por el espejo retrovisor y lo llevo al taller a buscar su coche. Antes de irse me da una propina nada envidiable y se va a dentro. Me espero en el coche hasta que sale él en el suyo, luego entro yo a ver a Jaime.

- ¿Te ha gustado el día de hoy?

- Mucho.

- Mejor porque Antonio y sus socios te han elegido a ti para ser su chofer así que vas a trabajar bastante con ellos. Ahora por el momento solo vas a limpiar el semen que has dejado en el asiento del coche. Puta que eres una puta.

Me dirijo al coche y me arrodillo en el sulo, duele el cemento, y con la lengua me pongo a limpiar el semen que he dejado al sentarme despues de la follada. Se me mezcla con el que aún tengo en la cara, ahora ya seco. Me levanto y me dirijo a mi coche. Mañana será otro día.

This story from has been read 5 0 8 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.