La primera vez

Written by , on 2015-10-25, genre primeras experiencias

Había quedado de pasar por ella a su hotel, no era la primera vez que la recogía para ir a una reunión de trabajo, pero si era la primera vez que sabia que las condiciones estaban dadas. Hacía semanas que las conversaciones telefónicas o de chat, tenían cierta picardía subida de tono. Hubo química desde la primera vez que nos vimos, y aunque la conversación siempre fue en tono de broma, de juego, esta vez ya rebasaba lo lúdico, la simple atracción.
Llegué al hotel con cierta sensación y sentimientos encontrados una parte de mi me decía que me contuviera, pero la otra, el instinto y el deseo, me decía que lo hiciera, que era ahora o nunca. Esta vez no la esperé en el choche, entre al hotel y me dirigí a su habitación, sabia el número pues ella me lo había dado, en cierta forma yo quería ir y ella quería que fuera. Le mande un mensaje hasta que estuve frente a su puerta: - " ya estoy aquí, … frente a tu puerta", mi corazón latía con fuerza… ella abrió la puerta, llevaba un vestido corto, fresco que resaltaba su espectacular figura, iba descalza, pero eso no le restaba nada a sus piernas, largas y torneadas, como me volaban la cabeza sus piernas; ella se veía nerviosa también, pero pude oler también sus ganas. Nos saludamos con un beso en la mejilla y me dijo: - "quieres pasar? ahora, 10 segundos, antes de que me arrepienta", no había terminado de hablar cuando yo ya había dado tres pasos dentro de la habitación. Ya adentro ella se sentó en el sillón del escritorio, y yo en la cama, comenzamos una plática informal, simple y sin sentido, yo no podía dejar de ver su espectacular cuerpo, pero tampoco dejaba de pensar que en una semana ella se casaría, y aunque yo ya estaba casado, tenia cierto temor de meterme en donde no debía, mi cabeza me decía: "No comiences lo que no vas a terminar", pero mi instinto me decía, "ahora o nunca".
Cambiamos de lugar un par de veces, hasta que quedamos los dos sentados en la cama, muy cerca, todo en muy pocos minutos, puse mi mano en su espalda y luego en su brazo, su piel era suave, tibia, comencé a sentir una excitación cada vez mayor, y entonces nos besamos, un beso corto, húmedo y altamente sexual, en ese momento se desconectaron todas las alarmas, la volvía a besar, ahora un beso más largo, ella respondía con todo su cuerpo, entonces la acosté y la seguí besando mientras mi mano comenzó a acariciar su pierna, su cintura y su pecho, sobre el vestido. Se nos destaparon todos los sentidos, ahora los besos las caricias eran con desenfreno, ella jadeaba, yo ya no podía contenerme, recostado sobre ella no dejaba de tocarla, subí mi mano por su pierna hasta llegar a su cadera y luego hacia atrás a su nalga, traía una tanga que dejaba completamente descubierta su nalga, a merced de mi mano, la acaricié y luego la apreté. Se olía la pasión y la lujuria. Le quité el vestido y el sostén tan rápido, que parecía que lo hubiera hecho con ella toda la vida, con un poco de su ayuda me quite la camisa, no podía dejar de tocarla, comencé a besar sus pezones, acariciando con fuerza su pechos, alternando entre ellos y su cuello, comencé a chupar sus pezones que ya estaban duros y fui bajando hasta llegar a su vientre, le quite la tanga y comencé a lamer los jugos que ya escurrían de su sexo, estaba tan mojada, tan excitada, comencé a lamer su clítoris, sus labios, toda su vagina, metía mi lengua y sorbía sus jugos, ella se estremecía y gemía, realmente lo estábamos gozando, no podía despegar mi boca de si concha, estaba tan mojada, tibia, suave, me la estaba comiendo, literalmente, ella se enderezó, me tomo de los cabellos y me apretó con fuerza, mientras yo sentía sus espasmos a través de mi lengua. Me levante y me quite la ropa, todo con desesperación de adolescentes, la volví a besar mientras tomaba su cara con mis manos, volví a lamer cada parte de su pecho y entonces la penetre con fuerza, yo tenía una erección de campeonato, era un sexo tan pasional que ninguno de los dos reparaba en el jadeo, los gemidos y las exclamaciones de placer que salía de nuestros cuerpos, entraba y salía de su cuerpo, era tan placentero, se sentía tan húmeda y excitada que solo crecía mi excitación, ya no podía más y solo puede preguntar: -"puedo venirme dentro?, que hago?" ella jadeaba y gemía con pasión, me abrazaba y enterraba sus uñas en mi espalda, solo dijo -"Si, Si dámela toda!" y entonces sentí la explosión un orgasmo intenso, sentía como salía y salía con cada contracción, me venia dentro de ella, las respiraciones agitadas, los cuerpos húmedos, entonces hice conciencia de todo lo que pasaba, pero también me di cuenta de cuanto había crecido la atracción y la excitación, quedamos abrazados besándonos, acariciándonos, la cosquillas seguía recorriendo todo mi cuerpo, un beso un abrazo, y la prisa, -"hay que apurarnos, tenemos que pasar por los demás al otro hotel", nos levantamos, comenzamos a vestirnos, y entonces la vi de nuevo ya vestida, ahora con zapatos, se veía tan sexual, la abrace, nos besamos, volteo a la cama a recoger algo entonces la abrace por detrás acariciando su pecho y besando su cuello, mi verga estaba dura nuevamente y entonces comenzó de todo de nuevo, desabroche mi pantalón saque mi verga que todavía tenia su calor, y sus jugos, la incline sobre la cama, baje su tanga y la volví a penetrar estábamos tan calientes, yo la embestía con fuerza, entraba y salía de su sexo caliente, húmedo. la vista era espectacular, parada inclinada hacia la cama, con las manos sobre ella, su vestido levantado sobre su cintura, su tanga a las rodillas, su espectacular culo hacia mi, con ese par de nalgas redondas y prominentes, su sexo todavía escurriendo de nuestros fluidos y mi verga entrando y saliendo mientras ella gemía y convulsionaba, yo la tomaba de la cadera para ejercer mas fuerza, tome su cabello con una de mis manos y lo jale hacia mi levantando su cara, era tan excitante que esta vez terminé mucho más rápido. nos abrazamos, nos besamos, nos vestimos rápido y salimos de la habitación, para ir por los demás para la reunión de trabajo que teníamos, todo, como si no hubiera pasado nada…

This story from has been read 1 4 7 8 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.