La boca de mi vecina

Written by , on 2019-03-19, genre voyeur

Ella aún conservaba el fresco olor a jabón y shampoo, después de la cena mi mente aún bailaba entre el recuerdo dolorosamente placentero de aquella mamada, ella estaba recostada a mí lado en la película una mujer decís algo sobre su viejo novio, ella cariñosamente rosaba mis dedos con sus manos miente yo tocaba su cabeza con las mías.
Deslicé mi pulgar y rodeé sus labios, ella mojó con su tibia saliva la punta de mí dedos, sentí su viscosa baba mojando mi piel y el recuerdo de sus labios exprimiendo mi verga volvió a mí.
Ella mordió mi uña yo aparté mí dedo.
Me quieres comer? Pregunté mientras reía
Por qué no? Sabes bien. Respondió jugando con sus labios
Separó sus piernas y en el diminuto shorts que se pegaba a su monte note el espesor de sus labios que entré sus piernas se pegan y note un esbozo de humedad que parecía separarlos.
Él peso de su cabeza callo sobre mis piernas y la erección se clavó contra su nuca, ella río con complicidad mientras lentamente giraba la cabeza rosando con cada centímetro de ella mi pene endurecido
Anticipé sus labios rodando sobre la tela sentí de nuevo el pesos de su cuerpo sobre mí ella se detuvo el sonido me enloqueció, ella está oliendo con tanta fuerza que estiraba la tela.
Sentí su aliento atravesar la tela, y sus labios mojados posarse sobre la punta de pija de nuevo sentí el peso de su cuerpo y ella engulló mi erección empapando la tela que se pegó contorneado ki miembro punzante.
Mis brazos cedieron ella dominaba mí cuerpo encendido solo para su placer, sus rodillas tocaron el piso y sus manos sugerentes se posaron sobre mis rodillas, no tardó demasiado en descubrir mi piel el pantalón callo a mis tobillos, mi expuesto pene babeaba en su punta y el cristalino líquido bajaba mojando mi falo endurecido.
Aquella gota pareció excitarla, recorrió el mismo camino que la lubricación y contorneo la silueta de mi miembro con la punta de su dedo mojando con mi líquido, cada rincón de mi.
De nuevo se acercó, deteniéndose a pocos centímetros de mi, su respiración se detuvo y Lugo inhaló con fuerza, el respirar de esa mujer me excitaba, me gustaba que degustará mi escénica y a ella parecía gustarle también
Con cada nueva inhalación más lubricación escapaba de mi punta.
Vaya— dijo mirando mi verga humedecida— los chicos también se mojan?
Sí— respondí con timidez
Pues… siguió separando sus piernas— yo estoy empapada de solo olerte.
Sus dedos se metieron entre sus muslos y Lugo aparecieron, frente a mis ojos, llenos hasta la rodilla de su humedad saque mi lengua quería probar, pero ella me alejo metiéndoselos en sus labios.
Aún no te lo ganas—dijo con cierta malicia.
Una hebra de lubricación se pegaba a su boca y seguía colgando hasta su dedos, espejismo de esa imagen me seguirá de por vida.
Mi punta roja ya salía de su capullo y ella aún no me tocaba, esa mujer me poseía, bajó su cabeza sentí su lengua bordear mis huevos, una shock eléctrico me recorrió el cuerpo, mi verga gruesa se petrifico, sus labios abarcaron cada parte y cada forma, no dejaron sitio sin revisar, ella lamía, chupaba y Mordía despertando más y más en mi el deseó de pertenecerle a ella
De mi boca solo salían gruñidos, el placer apagaba mi cordura mientras su lengua se retorcía entre mí verga apretando y soltando cediendo y tomando por la fuerza mi virilidad.
De repente todo de apagó sus labios chocaron contra mi pubis y sus mejillas de hundieron hasta golpear mis muslos, la suavidad de su garganta, un torrente salió de mi sin mediar su lengua, el chorro golpeaba sin piedad su tráquea y se hundía en su interior mi cuerpo calló rendido ya no había duda, le pertenecía completamente a mi vecina...

This story from has been read 1 4 3 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.