Cómo me cogí a un amigo

Written by , on 2018-05-31, genre gay

Junto con Talia y Omar, nos habíamos puesto de acuerdo para estar un fin de semana en mi casa, es decir, por los dos días, para pasarla bien.

Resulta que Talia y Omar eran pareja, por lo que no nos ibamos a incomodar para nada.

El viernes, Talia llamó a mi casa para decir que no podría estar los siguientes días en la ciudad, puesto que debía ir con su familia para arreglar unos asuntos.

El sábado llegó, y Omar estaba en mi casa.

Cuando eran las 10:00 pm, empezó a hacer mucho calor, y decidimos ver una película solo con los pantalones y la ropa interior puesta.

- Está bien aburrida la película, mejor pon otra. - dijo Omar.

- ¿Cuál pongo? No soy mucho de comprar películas, y las otras que tengo son algo aburridas.-

- Me dijiste que tenías unas porno, ponlas porfa. -

- Bien. - dije y fui por las pelís porno.

Al volver simplemente puse la película de porno hetero.

Luego de unos minutos, vi que estábamos a estallar por la película.

- Wey, ¿me la puedo jalar? No aguanto. - propuso Omar

- ¿Cuál es el sentido de una película porno si no puedes tener placer? - acepté.

Vi su miembro de como 15 cm de largo y un poco grueso, era un poco cabezón. Hice lo mismo con mi pene, y empezamos a masturbarnos individualmente.

A unos minutos, se fue acercando más y más a mí.

- ¿Qué te parece si me la jalas y yo te la jalo? - preguntó Omar, a lo que acepté y puse su miembro en mi mano, y él puso su mano en el mío.

Fueron pasando unos minutos y el clímax iba aumentando.

- No pensé que la tuvieras así, quiero intentar algo. - dijo y dio un lengüetazo a mi polla.

Fue metiendola más en su boca y me sorprendió que le entrara completa.

Empezó a jugar con su lengua y mi polla, mientras yo gemía y movía mi cadera contra su boca. Pasé mi mano acariciando su espalda, y llegando a su trasero, apreté su glúteo. Él se exaltó un poco y alzó su culo, que era grande, por cierto.

En un momento, me quise venir, Omar lo notó y sacó mi pene de su boca, lo masturbó, sacó la lengua listo para recibir mi semen. En tres disparos, eyaculé en su cara, dando un chorro en su boca y uno en su cara.

Lo alcé, le di un beso probando su boca y mi semen, pasé tres dedos míos por su cara, quitando el semen. Él tomó los dedos y los lamió muy fuerte, poniéndoles saliva.

Se quitó la ropa que le quedaba y me la quitó, me acosté en el sillón y él se recostó sobre mí boca abajo. Comenzamos a frotarnos uno contra el otro mientras metía mis tres dedos en su entrada estrecha, al tiempo que nos besábamos.

Cambiamos de lado, quedando él abajo, y nos seguimos frotando, hasta que abrazó mi cintura con sus piernas e inserté mi pene lentamente en su entrada. Omar gemía como perra.

- Duele un... poco. Sigue.- dijo y seguí entrando.

- Ya está, acomódate. - dije, y unos segundos más tarde movió sus caderas en señal de que podía moverme.

- Follame duro, sin piedad. -

Lo levanté aún con mi pene adentro y empecé a embestirlo muy rápido. Él gemía como una perra de nuevo, pidiendo más.

- Espera, mejor algo. - dijo y lo solté en el sillon, se puso en cuatro. - Ahora sí, dame duro.

Entré en él sin piedad y lo embestí algo rápido.

- ¿Quién eres? - le pregunté.

- Tu... tu perra. - respondió gimiendo.

Seguí con las embestidas y lo volteé, siguiendo embistiéndolo rápido.

Él gemía como una autentica puta, minutos después eyaculó todo su semen, cayendo en su abdomen. Luego eyaculé dentro de él.

- De ahora en adelante, seré tu puta, cojeme cuando quieras. - dijo mientras lamía el semen de su abdomen.

Le di un beso con mucha pasión y nos quedamos dormidos entre nuestro semen.

This story from has been read 4 2 8 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.