Espiando a mi vecina

Written by , on 2018-05-07, genre voyeur

Llevaba varios meses en mi nuevo apartamento cuando un día invernal de lluvia, me puse a contemplar por la ventana el paisaje como quien mira al mar sin querer encontrar nada. Frente a la ventana de mi piso, se divisaba claramente la urbanización de casas que hay al otro lado de la calle, con sus patios, ventanas y sus vidas. Más allá de esa urbanización, se alzaba otro bloque como el mío, en la que gente como yo, hacía sus vidas sin más. Pocas ventanas mostraban las escenas cotidianas de un domingo plomizo, en un país acostumbrado a cerrar sus vidas entre cortinas y persianas. Sin embargo, al fondo, en el edificio que había tras la urbanización, una ventana dejaba ver la silueta de una mujer que se movía continuamente en el mismo sitio.

Desde mi posición, bastante alejada, no se distinguía claramente lo que hacía aquella mujer. En principio pensé que realizaba algún tipo de ejercicio, pero había algo en su forma de moverse que no era propia de ninguna tabla de aerobic o taichí. El continuo balanceo de su cadera, sobe algo que no podía apreciar por la distancia y un visillo que difuminaba la escena, me despertó la curiosidad, y movido por ella, no tuve más remedio que echar mano de mis binoculares.

Al enfocar la escena, ahora más nítida pero difusa por aquella fina cortina, aprecié que su balanceo se realizaba sobre una pelota a la que se agarraba en unas asas, y a la que cabalgaba con su coño sobre un erecto pene. En ese momento en el que era consciente de estar contemplando una escena erótica, ella se movía relajadamente, siguiendo un ritmo pausado pero continuo, con su cabeza entregada al placer y sus tetas moviéndose sin cadencia alguna. Se le veía disfrutar y ello me ocasionó una inmediata erección sobre mi polla que pedía seguir la escena.

Espiando a mi vecina

Apagué las luces de mi casas para evitar el efecto pecera e, inmediatamente, saqué mi polla para menearla al ritmo que marcaba aquella chica. No era cómodo, pues en una mano tenía mi polla erecta y en la otra unos binoculares. Sin embargo, me conformaba. A fin de cuentas, no variaba la situación a mis masturbaciones en una pantalla con el ratón en una mano y la polla en la otra.

De repente, aquella mujer comenzó a galopar más rápidamente. Su cabeza de alzó dejando caer su melena sobre la espalda, y una de sus manos comenzó a apretar fuertemente sus pechos, mientras sus piernas agarraban fuertemente la pelota. Escupí sobre el glande de mi polla, y me puse a menearla sin piedad siguiendo el ritmo que ella marcaba. Sus movimientos ahora eran más bruscos y a pesar de la lejanía, podía leer en sus labios los gemidos de placer que le producía aquella polla erecta que parecía vibrar dentro de su coño. A estas alturas, mi polla pedía correrse, y lo que más deseaba, era hacerlo en el coño de esa vecina desconocida. Estaba a punto de explotar, cuando ella cambió las cadencias por espasmos. Se estaba corriendo y lo hacía con un erotismo tan brutal que mi polla reventó con un tremendo orgasmo. No estábamos corriendo juntos y ello me excitaba aún más. No podía parar mientras ella seguía sobre aquella pelota, con las piernas ahora abiertas pero temblorosas, sus manos sobre su coño y su cabeza zarandeada por el placer de aquella tremenda corrida.

A estas alturas, mi polla ya había soltado todo el semen que tenía. Lo notaba caer por mi mano y por mis piernas, y a pesar de ello, quería más. Aquella chica se dejó deslizar por la pelota al suelo, víctima del orgasmo que acababa de disfrutar. El erecto pene que la había llevado al éxtasi, seguía vibrando. Así permaneció durante unos minutos hasta que la chica recobró el control de su cuerpo. Se levantó, se acercó a aquella polla, la lamió y besó, y seguidamente, la paró. Su momento de placer había concluido, sin saber que había conseguido correrme a mí como hacía mucho tiempo que no lo hacía.

This story from has been read 6 2 8 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.