La esposa del suboficial

Written by , on 2020-06-11, genre dominación

El hecho ocurrió el domingo 13 diciembre a la medianoche, en el distrito San Pedro del Paraná, compañía Kuarahy Resê, departamento de Itapúa, cuando seis integrantes del grupo Unión del Pueblo Paraguayo (UPP), a cara descubierta con escopetas y pistolas en manos, irrumpieron en la vivienda de Albercio S., quien vivía en el lugar con su esposa y una de sus hijas de 15 años.
El ataque coincidió con la llegada, el pasado viernes, de Gladys S.R., una de las dos hijas de don Audecio, quien vive en Asunción con su pareja, un suboficial del Ejército, Cristian J. F. de 26 años, perteneciente a la Sexta División de Infantería. Ambos llegaron a bordo de un automóvil Toyota, modelo PLATZ, de color dorado.
También estaba de visita un hijo de la familia, Isidro, quien vive y trabaja en Buenos Aires desde hace algunos años. Vino para pasar las fiestas de Fin de Año.
Tal vez los asaltantes pensaron que la familia tenía mucho dinero, porque el vehículo que se ubicaba frente al domicilio, y también estaba de visita el hijo de la familia.
En ese momento ingresaron los miembros de la UPP a punta de escopeta y exigieron todo el dinero. Efectuaron un disparo con escopeta, hacia el techo, luego maniataron con cables y trapos a sus víctimas y a la hija menor la ataron a la cama con una toalla, porque lloraba mucho.
Las víctimas lograron reunir unos 600.000 guaraníes y 4 celulares, sin embargo, no contentos con esto, los delincuentes, después de golpear al uniformado, lo ataron, igual que a su esposa, una muyer 26 años, a quien obligaron a conducir el automóvil.
Todos se dirigieron hasta un monte distante a unos 4 kilómetros del lugar, donde ataron al militar por un árbol y unos 200 metros más atrás maniataron a la mujer.
Uno de los malvivientes la desnudó y abusó sexualmente de ella. Luego volvió hasta donde estaba el militar y en su reemplazo llegó su cómplice quien también violó a la joven.
Después de poco más de una hora, el hombre logró desatarse de sus ligaduras, encontrando a su mujer atada desnuda y tendida en el suelo a unos 200 metros del lugar, iniciando ambos una larga caminata de más de una hora hasta llegar a una estancia y pedir auxilio, para dar aviso a las fuerzas policiales.

This story from has been read 7 6 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.