Obligada a pagar la deuda de su esposo

Written by , on 2020-06-07, genre dominación

En el mes de marzo de 2012 el matrimonio formado por la Sra. Aurora y el Sr. Jesús Carlos residía en una vivienda localizada en la localidad de Salou. Doña. Aurora tenía a tal fecha 59 años y se dedicaba la realizar labores de limpieza en una escuela de la población. Por su parte, el marido Don. Jesús Carlos era administrador de la entidad mercantil COPEJAS 2009 S.L. cuyo objeto social era, entre otros, el comercio al por mayor de toda clase de productos alimenticios, entre otros, productos relacionados con la pesca y la acuicultura.
Aproximadamente sobre el mes de julio de 2011, como quiera que Don. Jesús Carlos necesitaba dotar de liquidez dineraria a su negocio contactó, a través de un tercero, con los s Sr. Juan Manuel y Sr. Bernardo, a fin de que participaran como socios capitalistas de la sociedad. Tras concretar los detalles de su Intervención en el negocio, los s efectuaron diversas entregas de dinero de manera sucesiva Don. Jesús Carlos.
A la vista del fructífero resultado que ofrecieron las primeras operaciones comerciales realizadas durante los meses de agosto y septiembre, en octubre de 2011 se otorgó escritura pública de compraventa de participaciones sociales de la empresa a favor de la Sra. Mariola y Sra. María Rosa , (esposas respectivamente del Sr. Juan Manuel y Sr. Bernardo ), en virtud de la cual el Sr. Jesús Carlos transmitía a cada una de ellas 1003 participaciones sociales, por un valor de mil tres euros (1.003 euros) en uno y otro caso, de manera que cada una de aquellas adquirió el 3 de las participaciones sociales.
Durante esa época, la práctica negocial asumida por las partes consistía en la entrega de dinero en metálico por parte de los Sr. Juan Manuel y Sr. Bernardo Don. Jesús Carlos (en cantidades que variaban en función de las operaciones que se fueran materializando) encargándose éste último de la búsqueda de compradores y todo lo relativo al trato comercial con empresas proveedoras del producto. De manera particular, la entidad mercantil se encargaba de la comercialización de pescado capturado en las costas de África occidental (Senegal) y su posterior venta y transporte en contenedores a compradores radicados en países del continente asiático, entre ellos China. Los beneficios obtenidos en cada una de las transacciones se repartían entonces a partes iguales entre Don. Jesús Carlos y los Sr. Juan Manuel y Sr. Bernardo.
A los efectos del desarrollo de la actividad negocial, la empresa COLPEJAS 2009 S.L. tenía un local abierto al público en la localidad de Salou, donde solían tener lugar las reuniones entre el Sr. Jesús Carlos y el Sr. Juan Manuel y Sr. Bernardo . En el curso de tales reuniones, tanto el Sr. Jesús Carlos como el Sr. Juan Manuel eran los que asumían el peso principal de las negociaciones y decisiones de la empresa, mientras que el Sr. Bernardo asumía un papel secundario y más pasivo. En algunas de las mencionadas reuniones también estuvo presente el Doña. Mariola, quien si bien ni era socio de la mencionada entidad ni había aportado a la misma cantidad alguna de dinero era, a un tiempo, cuñado del Sr. Juan Manuel y sobrino del Sr. Bernardo . A tal tiempo Doña. Mariola no ejercía actividad laboral alguna.
Con motivo de las relaciones comerciales entre Don. Jesús Carlos y los Sr. Juan Manuel y Sr. Bernardo , Doña. Aurora tuvo ocasión de llegar a conocer a éstos, presentándoselos su propio marido y habiendo coincidido con ellos en un par de ocasiones durante los meses de otoño del año 2011.
Tras realizarse diversas operaciones comerciales de manera satisfactoria, las últimas cinco operaciones efectuadas por Don. Jesús Carlos resultaron fallidas, debido a problemas relacionados con el mal estado del producto enviado a través de contenedores, lo que motivó que una vez en su lugar de destino no el cargamento no fuera aceptado por los destinatarios finales. Como consecuencia de ello se bloqueó el pago correspondiente a tales operaciones, de manera que la entidad mercantil no pudo cobrar una cantidad aproximada a 250.000 euros, cantidad que venía a coincidir con el dinero que habían aportado de manera previa los Sr. Juan Manuel y Sr. Bernardo . A raíz de los problemas derivados de la falta de cobro, las relaciones entre Don. Jesús Carlos y los hombres se enturbiaron, hasta el punto de que en una ocasión y en el cursó de las conversaciones mantenidas entre aquel y el Sr. Juan Manuel éste llegó a exigirle la devolución de las cantidades que habían entregado, so riesgo de que en caso contrario le "iban a cortar los huevos".
Llegado el mes de marzo de 2012, como quiera que los problemas derivados de los envíos fallidos no sehabían solucionado, Don. Jesús Carlos decide viajar a Senegal para tratar de resolver de manera personal la situación creada. A tal fin, tras cerrar la oficina ubicada en Salou, viaja el día 9 de marzo de 2012 al país africano. Durante la estancia en Senegal el Sr. Jesús Carlos tenía la costumbre de utilizar varios teléfonos móviles de prepago con números de contacto de dicho país.
El día 7 de marzo dé 2012, sobre las 22.30 horas, Doña. Aurora retornó a su domicilio tras haber acabado su jornada laboral. Pasados unos minutos y cuando se disponía a entrar en el baño para asearse comenzó a sonar de manera insistente el interfono de la vivienda. La Sra. Aurora atendió la llamada y comprobó que eran los tres hombres quienes llamaban al interfono y le requerían a fin de que les abriera la puerta. La Sra. Aurora accedió a su petición y los tres subieron al domicilio situado en la primera planta, llamando a la puerta en repetidas ocasiones. La Sra. Aurora abrió entonces la puerta de su vivienda, accediendo los tres hombres a su interior, comenzando entonces a preguntar a aquella dónde se encontraba su marido. La Sra. Aurora explicó a los tres que en ese momento su marido no se encontraba en la vivienda y que había marchado de viaje a Senegal a arreglar unos asuntos profesionales.
Comprobado por parte de los hombres que el esposo de la Sra. Aurora no se encontraba en la vivienda y a la vista de la información proporcionada por ella, decidieron entonces permanecer en el interior de la vivienda, accediendo entonces al salón de la vivienda, a donde trasladaron a la Sra. Aurora . El Sr. Juan Manuel dio instrucciones a los otros s a fin de que bajaran las persianas de la estancia, se apoderaran de las llaves de la vivienda y desconectaran los teléfonos y aparatos electrónicos del domicilio. El Doña. Mariola se hizo entonces con el teléfono móvil de la Sra. Aurora , que entregó al Sr. Juan Manuel , y tras atravesar el pasillo de la vivienda accedió a una habitación contigua en cuyo interior había un teléfono fijo, que desconectó.
Los hombres comenzaron entonces a dirigir diferentes expresiones hacia la Sra. Aurora con intención de amedrentarle. El Sr. Juan Manuel le expresó en tono exaltado que ella era cómplice de su marido, que era una zorra y una hija de puta y que no se iban a ir de su vivienda hasta que Cesar les pagara todo el dinero que les debía, que cada día que pasara sin que su marido les pagara le cortarían un dedo y las orejas y se las enviarían a su marido, continuando con expresiones del tipo "a tu marido le van a dar donde más le duele", mientras que señalando unas fotos familiares situadas en un mueble de la estancia le espetó "¿ves estas fotos?, pues pronto no las vas a ver". Mientras tanto los otros dos hombres asentían a las expresiones del Sr. Juan Manuel , al tiempo que el Sr. Bernardo se dirigió también a la Sra. Aurora diciéndole "te vas a acordar de esto", mientras que Doña. Mariola le inquiría de manera insistente a fin de que les pagara.
La Sra. Aurora permaneció entonces en el salón en compañía de los tres hombres. El Sr. Juan Manuel se sentó en uno de los sofás y se hizo con el teléfono fijo que se hallaba en la estancia.
En un momento determinado se produjo el contacto telefónico entre el Sr. Juan Manuel y Don. Jesús Carlos . En el curso de la conversación telefónica el Sr. Juan Manuel comunicó Don. Jesús Carlos que se encontraban en su vivienda y que tenían retenida a su mujer, al tiempo que le exigió el pago inmediato de la cantidad de 250.000 euros haciéndole saber que no tenían intención de irse de su vivienda hasta que cobraran lo que les debía, indicándole además que tenía hasta las 14 horas del día siguiente para realizar el pago. A un tiempo le manifestó que no tenían miedo a nadie y le advirtió a fin de que en ningún caso avisara a la policía.
Por otra parte, el Sr. Juan Manuel se dirigió al Sr. Jesús Carlos diciéndole que a su hija embarazada le iban a sacar el feto por la boca y que enviarían unas personas para coger a su nieta cuando ésta saliera de la escuela, expresiones éstas que fueron escuchadas por la propia Sra. Aurora . A partir de ese momento se sucedieron los contactos telefónicos entre el Sr. Juan Manuel y el Sr. Jesús Carlos . En el curso de las conversaciones telefónicas se reiteraron las exigencias de pago de la cantidad de dinero mencionada, así como las expresiones del mismo tenor que las proferidas en la primera llamada. Don.Jesús Carlos trató de calmar al , pidiéndole que se tranquilizare e informándole que estaba en Senegal haciendo las gestiones oportunas en orden a arreglar la situación creada. En este contexto informó entonces al Sr. Juan Manuel de que había recibido una carta de crédito y que en unos días podía obtener el cobro de las cantidades invertidas en la operación. Mientras todo esto ocurría la Sra. Aurora permanecía en el salón junto a los otros dos hombres.
En el curso de la madrugada del 14 de marzo de 2012, a una hora próxima a la 01.00, la Sra. Aurora pidió a los hombres que le dejaran ir al lavabo para asearse, a lo que éstos accedieron. La Sra. Aurora se dirigió entonces al cuarto de baño situado el final del pasillo de la vivienda, accediendo a su interior, no llegando a cerrar la puerta con pestillo. Hallándose en el interior del lavabo apareció de repente el Sr. Juan Manuel , quien ordenó a la Sra. Aurora que se quitara la ropa, a lo que ésta se negó en un principio. El hombre insistió a la Sra. Aurora a fin de que se desnudara, al tiempo que él también se desprendía de su ropa. Una vez desnudos el hombre hizo entrar a la mujer en el interior de la ducha aprehendiéndole fuertemente por el brazo y una vez que los dos se hallaban de pie en el plato de ducha, el Sr. Juan Manuel dio la vuelta a la Sra. Aurora , intentando entonces penetrarle analmente, sin conseguirlo.
El hombre puso entonces a la Sra. Aurora frente a él y comenzó a besarle el cuerpo y darle mordiscos en los pechos, al tiempo que le metía dos dedos en la vagina. Acto seguido el asió fuertemente con las dos manos la cabeza de la Sra. Aurora e hizo presión a fin de que ésta bajara su cabeza hasta la altura de su pene, obligándole entonces a hacerle una felación, llegando a eyacular en la boca de la mujer, cayendo parte del semen del Sr. Juan Manuel en el plato de la ducha. Acabado el acto el se secó y se limpió con una toalla, abandonando la estancia. Por su parte, la Sra. Aurora , tras enjuagarse la boca y limpiarse con otra toalla, marchó a su dormitorio y se puso el pijama.
Transcurrido un tiempo no determinado, los s Doña. Mariola y Sr. Bernardo se dispusieron a dormir en una de las habitaciones de la vivienda, mientras el Sr. Juan Manuel se quedó en el sofá del salón. Por su parte, la Sra. Aurora permaneció en la cama de su dormitorio. Sobre las 03 horas de la noche del 14 de marzo de 2012, mientras la Sra. Aurora se hallaba en la cama de su dormitorio, apareció en la estancia el Sr. Bernardo , quien acercándose hasta la cama se echó sobre la misma, diciendo entonces a la mujer que quería mantener relaciones sexuales con ella. Pese a la negativa de la Sra. Aurora , el hombre se puso encima de la Sra. Aurora , se bajó los pantalones y se sacó el pene erecto. Tras meter uno de sus dedos en la vagina de la Sra. Aurora subió su cuerpo hasta la altura de los pechos de la mujer e incorporándose entonces sobre sí, cogió la cabeza de la Sra. Aurora digiriéndola hacia su sexo y obligando a aquella a hacerle una felación. Transcurridos unos instantes el Sr. Bernardo eyaculó en el interior de la boca de la mujer. A continuación se fue al baño del dormitorio y se limpió sus partes íntimas con una toalla, una vez lo cual se marchó del dormitorio. Por su parte, la Sra. Aurora se quitó lavó en el lavabo situado junto al dormitorio, se lavó y enjuagó y posteriormente se quitó el pijama que llevaba, poniéndose en su lugar unos pantalones vaqueros y una camisa.
El resto de la madrugada transcurrió sin que se produjeran más contactos telefónicos entre Senegal y la vivienda. Sobre las 07.10 horas de la mañana del 14 de marzo de 2012 la Sra. Aurora salió de su dormitorio y se dirigió hacia una habitación próxima que hacía las veces de despacho, en cuyo interior se encontraba uno de los teléfonos disponibles en la vivienda. Una vez en la habitación la Sra. Aurora procedió a conectar el teléfono colocando la clavija en el interruptor y realizó una llamada al teléfono perteneciente a la Sra. Encarnacion y el Sr. Miguel , a la sazón hija y yerno respectivamente de la Sra. Aurora . La llamada fue atendida por el Sr. Miguel , a quien su suegra informó, entre sollozos y con un tono de voz bajo, que se encontraba retenida contra su voluntad en el interior de su domicilio por tres personas de raza gitana, que les exigían el pago de una cantidad de dinero y que si no pagaban les matarían a ella y a su familia. Terminada la conversación y tras reflexionar unos minutos la pareja formada por el Sr. Miguel y la Sra. Encarnacion decidió llamar a un amigo, destinado como agentem de Mossos d'Esquadra en lacomisaría de Tarragona, a quien informaron de la existencia y contenido de la llamada que la Sra. Aurora acababa de realizar.
Desde ese momento se puso en funcionamiento un dispositivo policial dirigido a liberar a la Sra. Aurora , dispositivo que incluyó contactos telefónicos policiales con Don. Jesús Carlos , así como el despliegue de un operativo de seguridad junto a la vivienda situada en la localidad de Salou.
De manera aproximada, sobre las 09.00 horas del día 14 de marzo de 2012, se reanudaron los contactos entre el Sr. Juan Manuel y Don. Jesús Carlos . En una de las conversaciones los interlocutores volvieron a hablar de la existencia de una carta de crédito a disposición Don. Jesús Carlos y la intención de éste de hacérsela llegar a los hombres. A tal fin, sobre las 10.30 horas, Doña. Mariola efectuó una llamada desde el teléfono fijo de la vivienda al teléfono móvil perteneciente a su entonces pareja, Sra. Elisabeth , con el objeto de que ésta le proporcionara su dirección de correo electrónico, y así de poder recepcionar el correo electrónico en el que Don. Jesús Carlos debía enviarles la carta de crédito. Conseguida la dirección de correo electrónico de Doña. Elisabeth el Sr. Juan Manuel hizo llegar ésta al marido de la Sra. Aurora a fin de que el Sr. Jesús Carlos les enviara la copia del documento que contenía la orden de pago.
Mientras todo esto ocurría, el Sr. Bernardo volvió a presentarse en el dormitorio donde se hallaba Doña. Aurora . El volvió entonces a pedir a la mujer que accediera a tener relaciones sexuales. Como quiera que la Sra. Aurora se negó, el cogió del brazo a aquella y le llevó al baño situado junto al dormitorio. Una vez allí con una de sus manos le desabrochó el botón del pantalón, introduciendo la mano y poniéndole los dedos en la vagina, y acto seguido conminó a la Sra. Aurora a masturbarle, llegando nuevamente a eyacular, derramándose el semen en el suelo del baño. Tras limpiarse con una de las toallas que se hallaban en el baño el Sr. Bernardo abandonó la estancia y volvió al salón. Posteriormente el Sr. Juan Manuel requirió a la Sra. Aurora a fin de que se trasladara al salón y permaneciera en él junto a los tres hombres.
A una hora determinada de la mañana, sin poder precisar cual, como quiera que los s deseaban tomar el almuerzo, pidieron a la Sra. Aurora que les entregara 20 euros, accediendo ésta a entregárselos. A continuación el Sr. Juan Manuel entregó las llaves de la vivienda Doña. Mariola , abandonando este la vivienda. Doña. Mariola salió entonces del edificio, se dirigió a unos comercios cercanos y pasados escasos minutos volvió al domicilio de la Sra. Aurora , entregando nuevamente las llaves de la vivienda al Sr. Juan Manuel . Los s inquirieron a la Sra. Aurora a fin de que les preparara el almuerzo y se lo sirviera en una mesa del salón. El Sr. Juan Manuel cogió entonces un cuchillo de la mesa y se dirigió hacia la Sra. Aurora diciéndole "¿ves este cuchillo?, pues me sobra para cortaros el cuello a ti y a toda tu familia".
Sobre las 14.05 horas del 14 de marzo de 2012, en vista de que Don. Jesús Carlos manifestó a los Mossos d'Esquadra la imposibilidad de establecer contacto con los s y en vista de que se aproximaba la hora de vencimiento anunciada por éstos, agentes del Grupo Especial de Intervención de Mossos d'Esquadra (G.E.I.) accedieron al interior de la vivienda valiéndose de un juego de llaves entregado previamente por Doña. Encarnacion , hija de la Sra. Aurora . Los agentes comprobaron entonces que la Sra. Aurora se encontraba sentada en un sofá del salón, dando la espalda a la puerta de entrada, mientras que dos de los s estaban sentados frente a ella en un sofá cercano, mientras que un tercero se encontraba de pie. Los policías procedieron entonces a la detención de los tres hombres, mientras el inspector agente cogió en sus brazos a la Sra. Aurora , sacándole a continuación de la vivienda.

This story from has been read 8 4 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.