Acepté una invitación al cine porno …

Written by , on 2018-01-29, genre trans

Acepté una invitación al cine porno y tuve una experiencia inolvidable de sexo con dos amigos, algo terrible que me dejó una profunda huella en mi lado femenino y fue el inicio de nuevas relaciones.
Hola mi nombre es Elizabeth, y les he estado contando algunas experiencias sexuales que he tenido en mi vida, una de las experiencias que tuve y la primera es con dos amigos en un baile de disfraces en un carnaval pasado. Ayer recibí un llamado telefónico, se trataba de Jorge un amigo de dicha experiencia que hice mención, era para invitarme a ver una película porno y me consultaba si podríamos ir con un amigo más y si yo podría ponerme una ropita intima sexy, a lo cual yo acepte con mucho entusiasmo la propuesta indecente de mi amigo que volveríamos a vernos o encontrarnos desde esa vez de la fiesta de disfraces.
Llegó el día indicado y después del almuerzo empecé a prepararme, lo primero que hice es darme una ducha completa y la limpieza tanto externa como interna, luego me puse un perfume por todo mi cuerpo y empecé a vestirme, lo primero que hice es escoger la lencería que utilizaría para nuestro encuentro, abrí mi maleta de ropa femenina que me había regalado mi querido chofer, y escogí un conjunto de lencería de color rojo, las medias nylon, un conjunto de bikini, con su sostén de seda y una tanga de hilo dental, su respectiva portaligas, me vi al espejo y realmente me gusta poder observarme me veía muy sexy, luego me puse un maquillaje en mi rostro nada exagerado, me pinte mis ojos y torcí mis pestañas, para que no se me notara me propuse utilizar unas gafas grandes oscuras, luego me puse un buzo deportivo y una camisa larga y ancha y unas zapatillas deportivas con un terraplén con una altura de 6 a 7 centímetros, que me hacía un poco más alta, pero lo más importante es que levantaba más mi rico culito. Salí de mi departamento rumbo al lugar de encuentro, antes viéndome en el espejo y realmente pasaba desapercibida, mi figura no llamaba en nada la atención, pasaba como un hombre normal como un día normal de fin de semana, nos encontramos en el lugar indicado, ambos amigos ya se encontraban en el lugar esperándome, y Jorge y me presento a su amigo, él se llamaba Reynaldo, tenia un tes morena, algo de barba crecida y era un poco pelón o calvito, se veía bastante robusto y comenzamos a conversar como quien hacer hora para ingresar a la función y Reynaldo me preguntó que es lo que me gustaba y solamente me limite a responder que estaba descubriendo mi lado femenino y le devolví la pregunta a lo que me respondió que le gustaba ver películas porno con personas obesas y gorditas, lo que realmente me llamó la atención. Mientras conversábamos Jorge no dijo que ya era hora para ingresar a la sala cinematográfica, estuve buscando dinero en mi mochilita y en eso Reynaldo me dijo que sería él quien cancelaría las entradas y que no me preocupara, compró las entradas y yo fui la primera en ingresar a la sala luego Jorge y por último Reynaldo, una vez ingresado a la sala yo tome la iniciativa en caminar hacia el rincón de la última fila, yo me fui hasta la última butaca, Jorge a mi lado y Reynaldo, tomamos asiento y esperamos un tiempo para que nuestra vista se acomodará a la oscuridad de la sala y la función empezaba con una película italiana de Roxana Doll, que siempre hace el amor anal o doble penetración. Estuvimos así un momento en lo que Jorge me pide si yo podría acomodarme al centro de los dos a lo que yo sin ningún problema acepte y me pare para hacer el cambio de butaca con Jorge, él se coloca detrás de mí, y me sujeta mis caderas, yo espero a ver cual era su iniciativa y al cruzar por detrás de mí, en eso él me toma de mis caderas y empieza a bajar mi buzo deportivo hasta las piernas y me cede su butaca, yo ya no me subo y tomo asiento con el buzo en mis piernas, Reynaldo me ve y me sonríe, yo también le sonrío y nos ponemos a ver la película, en eso siento la mano de Jorge en mi pierna derecha y la mano de Reynaldo en mi pierna izquierda, ambos bajan mi buzo hasta mis canillas, yo me limito a quitármelo y guardarlo en mi mochila, mi camisa como era larga y ancha se ve como un vestido y tomo ambas manos y me limito acariciarlas, con Jorge hacemos empanadas con nuestras manos entrecruzadas y apoyo mi cabeza a su hombro, el me toma de mi quijada y me brinda un beso, simplemente de labios a lo cual yo respondo con mucha ternura, la película estaba en pleno auge el sexo, Reynaldo pasa su mano derecha por detrás de mi espalda hasta llegar a mi culito, aprieta mis glúteos y hace a un lado el hilo dental y empieza a acaricia con su dedo mayor mi rayita e intenta introducir su dedo a mi hoyito, mientras Jorge sigue besándome, superficialmente y empieza a desabrochar mi camisa encontrándose con mis senos cubiertos por mi sostén rojo de seda, lo que le encanta y muestra su satisfacción completa y empieza acariciar mis tetitas y acerca su rostro hacia mi pecho para besar mis pezones sobre la seda de mi sostén, realmente me siento una hembra realizada y deseo que nunca termine esta escena tan bonita, veo a mi alrededor la sala y hay algunos espectadores muy adelante nuestro lo que nos permite actuar sin mayor problema. En eso Reynaldo me dice que le gustaría poder apreciar mi cuerpo para lo que me pide que me pueda parar, separándome de Jorge le hago caso y me paro ellos ven mi cuerpo y no solamente se limitan a observar sino que lo van acariciando, yo doy una vuelta completa lo que creo que les excita mucho más, cuando termino de dar la vuelta completa Jorge con sus manos me indica que les muestre mi culito, a lo que yo empiezo a inclinarme hacia adelante y me apoyo en los brazos de las butacas de adelante y siento las cuatro manos acariciando mis nalgas y mis piernas, en eso siento las manos de Reynaldo que hace a un lado el hilo dental de mi tanga y con sus manos me abre las nalgas para introducir su lengua a mi raya y se va acercando a mi hoyito, y empieza a lamerlo e intenta introducirlo, este hecho es una experiencia inexplicable, siento un momento de gran excitación, ese momento es indescriptible, siento un deseo que ese momento sea eterno, siento su lengua en mi culito y realmente deseo que este momento sea eterno, me siento terriblemente excitada, luego Jorge no quiere quedarse atrás y de la misma manera me introduce su lengua y ambos gozan con mi culito, luego de unos minutos en esa posición vuelvo a mi butaca y Jorge retoma su accionar con mis pezones y masajear mis tetas, en cambio Reynaldo vuelve a introducir su dedo a mi hoyito y con la otra mano empieza a pellizcar mis pezones, nos con mucha fuerza pero si con mucho erotismo, vuelvo a besar a Jorge, pero esta vez, empiezan a cruzarse nuestras lenguas e intercambiar saliva, el escenario es bastante erótico y nos hemos olvidado por un momento la exhibición de la película. Tengo mis piernas al aire libre, sin buzo, tengo mi camisa totalmente desabrochada, mi sostén debajo de mis tetitas y mi hilo dental a un lado, la situación era de tres amantes que buscaban alcanzar el éxtasis personal y grupal, realmente todo me gustaba a mí, sentir la lengua de Jorge en mi boca, sentir sus manos en mis tetas y mis piernas y muslos, sentir la mano de Reynaldo pellizcando mis pezones y su dedo dentro de mi culo, y todo en movimiento, ni por sólo un momento ninguno de nosotros de quedaba un momento sin moverse, sino por el contrario todo estaba en movimiento.
Cuando había concluido la primera película y empezaba la segunda función Jorge me plantea que si podríamos pararnos e ir detrás de las butacas donde había unas cortinas guindas y largas, Reynaldo también está de acuerdo, los tres nos paramos salimos de la fila de butacas y a la mano derecha observamos que hay una pareja de hombres uno detrás de otros, me pareció ver que hacían sexo, con bastante disimulo, por lo que optemos irnos a la otra esquina, en eso Reynaldo, nos señala que retornaría de un momento, ya que tenía ganas de ir a orinar al baño, con Jorge nos fuimos a la esquina y mi camisa larga realmente parecía un vestido ancho, llegamos a la esquina y nos introducimos detrás de las cortinas y él me arrincona hacia la pared y toma mis caderas y empieza a chaparme brutalmente y excitadamente, yo llevo mis brazos a su cuelo y él acaricia mis glúteos, mis senos, mi cintura, mi espalda y en realidad todo mi cuerpo, yo también bastante excitada, llevo mi mano derecha hacia su verga, la misma que ya era conocida para mí y empiezo a acariciarla, y masturbarla, lo que hace enloquecer a mi pareja, estamos un momento en este ajetreo, y ver que Reynaldo se va acercando hacia nosotros y por sus movimientos sospecho que viene liberando a su pene, se nos acerca y se pone a disfrutar del trio, él va directamente a meter mano a mi culito, y a mamar mis pezones de mis tetas, mi otra mano se dirige a la verga de Reynaldo y mi sorpresa es terriblemente grande que al sentirla se trata de una verga tremendamente gruesa y relativamente grande, pero su grosor era fenomenal, por lo que previniendo una sorpresa dolorosa le propongo a Jorge pudiera empezar a penetrarme, ambos se ponen de acuerdo y es Jorge quien va a empezar a tirarme, él se baja el pantalón y calzoncillo hasta sus canillas, y empieza a mojar mi culito con su saliva y a introducirme primero un dedo y luego dos dedos, juntos, siento un pequeño ardor, cierto dolor y mucho placer, en cambio Reynaldo continua el juego con mis tetillas, las lame y las chupa muy rico, yo me limito a besar su cabeza calva y morder en lo posible sus lóbulos de sus orejas, invitándole a poder besarnos y entrecruzar nuestras lenguas, a lo que él inicialmente pone cierta resistencia, pero poco a poco va cediendo y al fin se anima a chapar y entregarse a la lujuria sexual que vivíamos en ese momento. En eso van sus manos hacia mis nalgas y las empieza a masajear lo que Jorge aprovecha para acercar su verga a mi hoyito y empieza a introducírmela, como siempre al principio hay un fuerte dolor, pero que es compensado con el placer que nos hace sentir ser penetradas además de la excitación que te provoca un hombre cuando te chapa y besa y chupa tus tetas, tu cuello. Así parados los tres estábamos haciendo el amor, yo era la hembra gozando de dos hombres super arrechos, haciéndome sanwchis, en eso Reynaldo se aleja un poquito de mí, se separa y toma con sus manos mi cabeza y empieza a bajarla, y entiendo lo que deseaba, y poco a poco me fui inclinando hacia adelante hasta llegar a la altura de su verga, y empiezo inicialmente a besarla, le bajo su pantalón y calzoncillo, beso sus testículos, paso con mi lengua toda su verga por varias oportunidades y observo como se excita mi hombre y siempre sintiendo como me viene cabalgando por atrás mi otro hombre, inicialmente despacio y luego toma su propio ritmo, yo empiezo a chupar la verga de Reynaldo y el inclina su cabeza y su cuerpo hacia atrás sintiendo una gran satisfacción, así estuvimos por unos minutos, yo sentía una verga por atrás y otra verga por delante, era la primera vez que tenía una doble penetración y realmente me sentía realizada como mujer, sentir una verga tan gruesa en mi boca que me volvía loca y era de rica ya que empezaba a succionar el líquido pre seminal, y era realmente sabroso y por otro lado, sentir como una linda verga como la de Jorge te penetraba por mi culito, ambos agüeros se encontraban ocupados y por ambos se sentía un placer inexplicable. De largos minutos en esa posición Reynaldo le propone a Jorge que si podrían cambiar de posición, aspecto que me alboroto un poco, ya que la verga de Reynaldo era muy pero muy gruesa y no estaba segura que pueda penetrar mi culito, nos paramos y le roge a Reynaldo que si me iba a penetrar lo hiciera con calma y despacio ya que mi culito nunca había probado semejante vergota, a lo que él accedió y cambiaron de lugar, Jorge empezó a besarme, a chapar, a mamar mis tetas y besar mi cuelo y toda parte de mi cuerpo al que tenía acceso, Reynaldo se puso detrás de mí, se hincó y empezó a besar mis glúteos, a pasar su lengua por mi raja hasta llegar a mi hoyito e introdujo su lengua, acto que me hizo estremecer todo mi cuerpo, nunca en mi vida había sentido tan hermosa sensación, poco a poco fue subiendo besando mi espalda hasta llegar a mi cuello y mi nuca, me besaba y acariciaba todo mi cuerpo, compartiendo con mi otro hombre, en eso siento que la verga de Reynaldo se va acercando a mi ano y le pide a Jorge que abra mi culito lo más posible, él hace caso inmediatamente y con sus dedos introducidos a mi culito lo abre dando paso a la verga de Reynaldo y siento semejante cosa penetrar lo que me hace vivir y doler, siento un profundo dolor hasta que me saca algunas lagrimas de dolor, Jorge las limpia con sus labios y trata de distraerme con sus besos y mis manos aprietan sus hombros, ya que el dolor era insoportable, el visitante de atrás se para por un momento a objeto que mi esfinder se pueda acostumbrar al mismo, ya un poco tranquila empujo mi culo hacia atrás señal para que Reynaldo pueda continuar con su acometido y empieza con el mete y saca luego para sus movimientos y yo descaradamente llevo mi mano derecha hacia la verga y no la encuentro en eso me doy cuenta que me había penetrado totalmente, lo que me hace sentir muy arrecha, y empiezo a mover mi culo para sentirlo en toda su dimensión, él toma mis caderas con sus dos manos y empieza a culiarme, realmente que rico sentir una verga tan gruesa que me este penetrando, a lo que Jorge toma mi cabeza y la va bajando para que yo se la pueda chupar, yo procedo como lo hice con Reynaldo la beso la puntita, beso sus testículo, beso todo lo largo de su verga para luego introducírmela toda en mi boca y empiezan a tirarme por arriba y por atrás, una perfecta doble penetración, luego de unos minutos disfrutando de esta posición Jorge saca su verga de mi boca y me hace parar para acercarse a mi cuerpo e introducirla entre mis piernas como si me estuvieran tirando por atrás y por adelante, ambos empiezan a agitarse con mayor velocidad y ambos llegar al orgasmo, por un lado es inundada mis entrañas con el semen de Reynaldo y siento entre mis piernas el semen de Jorge, ambos poco a poco van apagando sus movimientos como si estuvieran exprimiendo sus vergas cada uno en el lugar que le correspondió, yo la verdad deseaba que este momento nunca terminara, que este momento sea para siempre, me sentía algo cansada pero con un sentimiento de verdadera satisfacción sexual.
Luego nos vestimos, nos sentamos un momento más viendo la película, dándonos pequeños besos y acariciándonos nuestros cuerpos, antes que termine la película nos pusimos de acuerdo para retirarnos, una vez afuera ya había llegado la noche y en eso Reynaldo nos propone ir a su departamento a compartir una copas, Jorge nos dice que si podemos pasar por el mercado Lanza para comprar un bonito vestido y continuar con lo que habíamos empezado, todos reímos y todos estábamos de acuerdo, empecé a imaginarme como sería la noche que nos espera….
Un beso Elizabeth..

mi email es: elizatacuri30@gmail.com

This story from has been read 1 3 3 6 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.