Mi primer hombre

Written by , on 2017-11-25, genre trans

Soy Gina. Casado con mujer que acepta mi travestismo en la intimidad y hoy incluso puedo decir que me ayuda y le gusta.Me encanta vestir de mujer, maquillarme y sobre todo soy una loca de los tacones de aguja altósimos que llevo siempre por casa.
Mi primera experiencia, diróamos que homosexual fue así:
Estábamos de vacaciones en la República Dominicana. En uno de esos Resort que tiene diferentes zonas de apartamentos y villas.
Yo hago siempre, me lleva mi ropita, maquillaje, zapatos pata vestirme en el apartamento y gozar como una mujercita.
Viendo que por la noche los caminos entre las diferentes zonas estaban poco iluminados y que allí no nos conocía nadie le pedí a mi mujer para salir a dar una vuelta vestida de mujer. Nunca lo había hecho. Me costo un poco pero al final accedió.
Estaba super nerviosa. No tenía ropa discreta. Al no salir siempre utilizo ropa muy sexy. Muy de club. Como me dice mujer parezco una puta. Al final me puse una mini tejana, blusita blanca sin mangas y unos zapatos de salón blancos de 10 cm que son los más bajitos que tengo.Peluca media melena a mechas castaño y rubia, bisuteria, mis tetitas postizas con sus pezones erectos y maquillada con discreción.
Estoy acostumbrada a tacones altisimos y con los nervios no sabía ni andar. Me temblaban las piernas. Sentir ese aire debajo de mi falda......Ah! me deje puesto un plug anal con un brillantito que me regalo mi mujer. Un bolso blanco y a la calle. Intente ser lo más normal posible, andar lo mas femenina posible y ser natural... La gente que nos cruzamos no dijo nada ni nos pareció que se fijaran en mi. Un buenas noches natural y seguimos. Eso hizo que mi confianza fuera creciendo. Ya me atrevía a sonreir y mirar a la cara de la gente al saludarnos. Una pareja joven si notaron algo y se volvieron a mirar y se rieron un poco...Ya no me importaba..me sentia segura, muy maricona, pero segura.
Al llegar a la habitación, con los pies destrozados, mi mujer me pego un polvo maravillo. Con su arnes me dió por el culo muy duro, como a mi me va. Me dijo Maricón ya has salido del armario.....Eres toda una mujercita. que poco queda del hombre que conoci...y cosas asi. Super satifecha, bien follada y la camita.
Salimos casi todas las noches. Una de ellas incluso tomamos un coctel en la playa, mientras le decía a mi mujer como me gustaría que uno de aquellos mulatos me pegara un polvo o comentaba lo caliente que me ponia ver su bulto en sus bañadores y lo que haría por chuparsela.....en fin nos poniamos, sobre todo yo, a cien....
La última noche mi mujer tenía dolor de cabeza, por el sol y no quiso salir. Yo le pedi que me dejara salir sola y me dijo: si sal a mariconear, zorra, que no paras....Le di un beso y me vesti.
Me puse un vestido cortito rojo, ceñido, de punto. Sujetador negro con mis pechitos naturales, sin el relleno y unas sandalias negras, con plataforma. De unos 14 cm. Una rebequita por los hombros por si hacia aire y salí.
Cuando iba caminando cerca de una casita de los vigilantes, me puse más nerviosa de lo normal y con los tacones, se me torció el tobillo y fui al suelo. Me moría de verguenza. El chico salió para ayudarme, le dije que no era nada....insistió me llevo a la caseta y me sentó en su silla, me tomo el pie y me lo masajeo.....
Mientras me dijo que me había visto todas las noches y que como era que salia sola...le explique y su mano seguía acariciando mi pierna, pero más arriba.Para evitar problemas, le dijo no sigas...no soy una chica y se echo a reir....Me dijo: Lo se, desde el primer momento que te vi. Yo trabajo en la sala de fiestas, en el coro de baile y hago numero de cabaret e incluso he hecho de mujer, si nos falta alguna chica. Se de estas cosas......Yo estaba sorprendida, no se le veia afeminado y lo que me había dicho me había tranquilizado. Podía haber tenido una reacción desagradable e incluso violenta...pero era dulce y cariñoso.
Siguió subiendo su mano y yo me deje hacer. Me sentía tan bien, siendo tratada como una mujer. era lo que había soñado.
Me puso de poe, me dijo prueba a ver si te duele...con esos tacones te puedes matas, lo que tienes que sufrir para sentirte mujer...
Yo me agarré a el y me levante. Quedamos muy pegados y paso lo que imaginaba. Me beso. Bueno.... me comió la boca. Note su lengua entrar en mi boca y me la comi entera. Se la chupe, me entregue como una zorra. Mientras sus manos me acariciaban el culo y las caderas, me arremango el vestido y busco mi culo. Por suerte no llevaba el plug y su dedo entro enseguida. Se me escapo un grito y una pareja que pasaba nos vio. Nos reímos y cada uno siguió a lo suyo.
Eso estuvimos mucho rato. Me veía asi, besándome colgada de su cuello, entregada y no me lo podía creer. Mañana le tendría que decir a mi mujer, que tenía razón y que soy maricón. Que he probado con un hombre y me gusta...mucho...muchisimo.
Y me oi decir: Me gustaría chupártela, me dejas....Yo es que soy algo sumisilla.
Me dijo sigue cariño lo estoy deseando. Me puse de rodillas sobre mi jersey, le baje los pantalones, no puede abrir una bragueta como habóa imaginado, porque el pantalón iba con una goma a la cintura. Y me encontre con una polla preciosa. Depilada, como la mía. Me gustan más asi y no demasiado grande. Eso si ya le salia el liquido que demostraba que estaba excitado por mi.....eso me ponía a cien. Un hombre estaba excitado por follar conmigo, como mujer.....
La coji con la mano, la masturbe un poco y mirándole a los ojos, se la lamí de arriba a abajo varias veces. También sus huevos. Ummm eso me encanto. Me los ponía en la boca y jugaba con la lengua con ellos. Después ya no podía más y me la comí. Como disfrute chupándola esa polla, me cabía entera en mi boca. Me volvía loca haciéndolo. Es algo que nunca había hecho y que sabia que me marcaría para toda la vida. Voy a querer comerme pollas todo lo que pueda...es maravilloso.
Note que quería correrse y el mismo me ordeno parar. Me levante, me puse de espaldas a el, levante mi vestido y el lo entendió todo enseguida. Me la metió poco a poco. Agradecí que no fuera muy grande, asi entro enseguida, sin dolor y pude empezar a gozar.
Me cojio los pechos y me los pellizco. Eso me excita mucho. Yo giraba mi cara todo lo que podía buscando su lengua y el me follaba...que placer, estaba en una nube. Podía haber hecho conmigo lo que hubiera querido. Me sentía entregada. Me sentía suya. No le hubiera dicho no a nada. Jamas he sentido nada igual.
Le pedí que no se corriera dentro, ya que no habíamos tomado precauciones. La saco, volvía ponerme delante de el y lo masturbe y chupe hasta que un chorro de leche caliente me golpeo el labio superior, después en la boca y me la trague toda para que el resto ya saliera dentro. Ahi segui hasta que no quedo ni una gota. Me levente y lo bese aun con leche suya en los labios y la cara y el me lo lamió con su lengua, el muy maricón también le gustaba y note que era experto.
Me recompuse un poco y le pedi que no dijera nada si me veia con mi mujer y el también me pidió lo mismo ya que tenía prohibido relacionarse con los clientes.
Me marche a la habitación, con mi culo chorreando líquidos, mi boca con sabor a leche de macho y el maquillaje estropeado. Mi tacones me estaban machacando los pies pero una no se baja de sus tacones.....
Por suerte al llegar mi mujer dormia. Me desmaquille, me lave, me puse mi camisón de satén negro y me acosté. Por fin podía decir que era maricón, esa palabra para mi no es un insulto, no se porque pero siempre me había excitado. Por fin había sido mujer del todo y sabía que era lo que me gustaba. Sabía que iba a necesitar hombres para sentirme satisfecha....Y me dormi.
Por la mañana me levante como nueva. Era mucho más mujer, lo de la noche pasada era como un sueño maravilloso.
O fué solo un sueño?.
Gina

This story from has been read 5 1 2 9 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.