Le quité el mal carácter a mi tía a vergazos

Written by , on 2024-07-02, genre incesto

Le acompañé a mi madre a una reunión donde su hermana. Mi tía tiene un carácter muy molesto, siempre está brava, de tres mujeres ella es la mayor y mi madre la menor.

Mi tía tiene 62 años, es de estatura pequeña, mide aproximadamente 1,50, tiene un cuerpo normal, tal vez un poco ancha pero no gorda, pero tiene las tetas más grades de las hermanas, realmente son unas tetotas, inclusive más grandes que las de mi madre que son bastante grandes.

La reunión a la que fuimos era por algún tema familiar, no me gustan esas reuniones pero mi madre me pidió que la acompañe. Mi tía vive cerca de nuestra casa así que planeamos ir caminando, ese día hacia mucho calor, así que cuando llegué a la casa de mi madre, ella estaba vestida con una blusa pequeña bien escotada y sin sujetador, ella estaba un poco molesta y cuando le pregunté me dijo que había acabado de hablar por teléfono con su hermana y que habían discutido un poco.

Conversé con mi madre para que esté un poco más tranquila pero yo no podía dejar de verle las tetas, entonces la abracé por atrás y metí mis manos bajo la blusa y le comencé a acariciar las tetas, ella cerró sus ojos y llevó su mano a mi verga que estaba bien parada, yo le levanté la blusa y dejé sus tetas al aire, ella se dio la vuelta y nos besamos, nos denudamos rápidamente y culiamos bien rico pero bien rápido. Cuando terminamos me dijo que eso es lo que necesitaba para ir a reunirse con su hermana porque estaba bien molesta pero que ya estaba más tranquila después de culiar.

Se volvió a vestir con la misma ropa y fuimos donde mi tía. A pesar de que vive cerca, el sol era tan fuerte que sudamos un poco y la blusa blanca de mi madre se transparentó un poco en los pezones y la gente le quedaba viendo las tetas.

Cuando llegamos donde mi tía, ella nos abrió la puerta y me quedé asombrado del escote que tenía puesto, se le podían ver las aureolas de los pezones, primero saludó con mi madre y luego conmigo con un beso en la mejilla. Cuando nos hizo entrar, ella había puesto un ventilador en la sala porque hacía mucho calor, lo que ocasionó que a mi madre se le paren los pezones tan rico que se me paró la verga. Mi tía tampoco utilizaba sujetador y también tenía parados los pezones.

Apenas comenzaron a hablar discutieron, yo saqué mi celular para entretenerme y tratar de no escuchar nada pero era casi inevitable, al igual que tratar de que se me duerma la verga porque no podía dejar de verles las tetas. Así estuvieron bastante tiempo hasta que mi tía se fue un rato a la cocina y mi mamá me dijo que ya quería irse a casa, me dijo que me ponga de pie para despedirnos de mi tía pero cuando me paré mi madre me quedó viendo la verga y se rió y me dijo que era el colmo que le quiera culiar en la casa de su hermana, yo me quedé callado un momento y le dije que me daba vergüenza decirle pero que tenía ganas de culiarle a mi tía, que siempre me gustaron sus tetas pero que nunca la había visto tan escotada como hoy, mi madre me dijo que ella también quería culiar pero que si yo quería podía intentar culiarle a mi tía para ver si así se le quita el mal carácter y que ella iría a culiar con su vecino o con el hijo de él vecino.

Nos dimos un beso en la boca y mi madre se fue, al poco rato mi tía regresó a la sala y me preguntó por mi madre, le dije que tuvo que salir para hacer unas cosas pero que yo quería seguirla visitando. A los pocos minutos mi madre me escribió para decirme que ya estaba donde él vecino. Yo seguí con la verga parada viéndole las tetas a mi tía.

Le pregunté que por qué discuten tanto y me dijo en tono molesta que mi madre quiere hacer cosas con las que ella no está de acuerdo, yo le pregunté que por qué siempre está brava y me dijo que desde que se divorció las cosas han sido difíciles y que siempre es un problema cuando quiere hacer todo a su manera.

Entonces me senté a su lado y comencé a aconsejarle para que esté de mejor humor y me dijo que no la moleste, entonces sin que ella se lo esperara me di un beso en la boca, me gritó diciéndome que era un atrevido, la sujete de los brazos y le di otro beso, se puso de pie y me dijo que me vaya de su casa y yo le dije que yo le iba a cambiar ese mal carácter, se acercó para darme una bofetada, yo le sujeté del brazo y dirigí su mano a mi verga, ella se quedó callada y yo la besé otra vez, poco a poco ella también me comenzó a besar y me manoseaba la verga por arriba del pantalón, yo le comencé a manosear las tetas, la acosté en el sofá y le levanté la blusa y antes de comenzar a chuparle las tetas las quedé viendo, era increíble que a sus 62 años esas tetas permanecieran tan firmes, entonces le comencé a chupar las tetas y a morderle los pezones, yo estaba bien excitado pero ella comenzó a gemir tanto que no pude evitar preguntarle mientras yo me desvestía, que hace cuando tiempo que no culiaba y me dijo que hace muchos meses, luego de que me desvestí, le quité el short que tenía puesta y su vagina estaba mojada. Le pedí que me mame la verga y así lo hizo. Estaba tan desesperada por culiar que se tragaba toda la verga.

Luego la puse de pie y le dije que se ponga en cuatro en el sofá y a pesar de que ella me dijo que no tenía sexo hace mucho tiempo, la vagina estaba tan mojada que la verga le entró con facilidad, comencé a meterle lentamente la verga hasta el fondo y la sacaba toda otra vez, así la tuve poco tiempo y luego solo le golpeaba la vagina con mi verga para que tenga más ganas, ella comenzó a pedirme que le meta la verga mientras se masturbaba con una mano, sin avisarle le metí otra vez hasta el fondo y ella tuvo su primer orgasmo, la estuve culiando así hasta que le comencé a mentir más rápido la verga.

De pronto comenzó a sonar me teléfono y era mi madre, mi tía tuvo otro orgasmo y yo saqué mi verga y le dije que mi madre estaba llamado y que debía contestar, mi tía fue al baño y yo contesté la llamada, mi madre casi no podía hablar y me pregunté si estaba bien y me dijo que si, que estaba con el vecino y su hijo y que no me preocupe por ella, que iba a estar ahí bastante tiempo, yo tenía la verga parada y le dije que disfrute como puta y que me excitaba saber que estaba haciendo trío con ellos, entre gemidos me dijo que también estaba la esposa del vecino y antes de que yo diga algo me preguntó que cómo me iba con su hermana y le dije que increíble, le pregunté si podía contarle que yo culeó con ella y me dijo que si y cerró el teléfono.

Mi tía regresó del baño y me dijo que estuvo bien rico pero que no era correcto que sigamos culiando, yo le dije que le iba a quitar el mal genio culiando, ella me dio un beso y volvimos a culiar, yo estaba sentado en el sofá y ella se sentó en mi verga, nos besamos bastante y ella me abrazó cuando tuvo otro orgasmo, yo la acosté boca arriba, le abrí las piernas y le comencé a meter la verga bien duro y se le sacudían bastante las tetas, entonces yo le dije que me gusta como se le sacuden las tetas y ella comenzó a acariciarse las tetas. Le quité las manos de las tetas y finalmente le terminé en las tetas y las bañé de semen, ella gimió tanto todo el tiempo que estaba un poco ronca. Así desnudos fuimos a la cocina para tomar agua y le dije que me gustaría bañarme con ella, nos besamos y fuimos a la ducha, ahí culiamos otra vez. Su ancho culi se parecía al de mi madre cuando está en cuatro, no sé cuáles tetas son más ricas, son diferentes pero enormes las dos, pero mi tía si tienes más grades. Cuando terminamos de bañarnos mientras nos secábamos, mi tía me preguntó si mi madre sospecharía de los que culiamos, le dije que no se preocupe, que mi madre también culea conmigo y que no iba a decir nada si le contara.

Puso una cara de asombro y de enojada y me dijo que cómo era posible yo hagamos eso entre madre e hijo. Yo le dije que culiamos desde hace varios años, que es bien rico y que disfrutamos bastante, le dije que a ella también quería culiarle más seguido y que él sexo le iba a hacer mejorar su carácter. Y le pregunté si le gustó y me dijo que le gustó mucho, le dije que no se preocupe, que el sexo es bien rico entre familia y que así lo vamos a seguir haciendo. Luego de conversarlo un tiempo me dijo que estaba de acuerdo, yo le dije que antes de vestirnos le iba a hacer un regalo, le pregunté si tenía una afeitadora y me dijo que si, regresamos a la ducha y le rasuré la vagina y le dije que cada vez que se masturbe sin los pelos se iba a acordar de mi y que quería que así la tuviera siempre, culiamos otra vez. Nos vestimos y le llamé a mi madre para saber si ya estaba en casa, me despedí de mi tía y fui a la casa de mi madre.

Esta es otra historia.

This story from has been read 1 8 6 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.