Un día lleno de sexo, mi espos, el hijo de mi vecino y mi hijo menor

Written by , on 2024-06-24, genre hetero

1
Ayer en la noche me estaba escribiendo con mis dos hijos en un chat grupal que tenemos los tres, mi esposo ya estaba dormido y yo estaba acostada junto a él totalmente desnuda metida un consolador en la vagina.

Mis hijos me escribían cosas tan morbosas que yo me excitaba cada vez más pero al mismo tiempo sabía que una vez que amanezca no me podían venir a culiar sino más tarde.

Yo terminé masturbandome y dejamos de escribirnos pero no podía más con mi excitación y mientras me masturbaba le escribí al hijo de mi vecino para que me culee en la mañana, me dijo que si. Me volví a masturbar y me dormí.

A la mañana siguiente mi esposo me culió y se bañó para ir a trabajar. Cuando él se fue me vestí y fui a verle al hijo de mi vecino. Apenas entré a su casa nos besamos y nos demudamos, a él se le paró la verga de inmediato y acariciandome los pezones me dijo… “adivina que Mariana, me tomé un viagra, te voy a culiar como la pura que eres”.

Apenas me dijo eso me excité tanto y me agaché para mamarle la verga, él sabe que me excita que me hable sucio y mientras yo le decía que tiene una rica verga, él me decía… “trágate toda mi verga Mariana, mamas bien rico”.

Yo no aguanté más y me puse en cuatro y le pedí que me meta la verga. Él me decía… “eres la más puta que conozco Mariana, acabas de culiar con tu esposo y vienes por más verga, me encantan tus nalgas blancas y anchas, hoy hacer que pidas a gritos que pare de tanta verga que te voy a dar”. Luego de decirme eso me metió la verga en la vagina, yo gemía y gritaba como loca porque estaba bien excitada mientras me daba chirlazos en las nalgas.

Des pues de un buen rato de estar culiando así, me llevó a su cuarto, me acosté boca arriba, abrí mis piernas y me las abracé por atrás de las rodillas para quedar con la vagina bien abierta pero antes de que me meta la verga, para mi sorpresa sacó su celular y me dijo… “quiero filmar la culiada que te voy a dar hoy y subirla al internet”.

Yo me quedé pensando y le dije que si, pero que me culeee con nunca antes lo había hecho. Él comenzó a grabar y me metió la verga en la vagina, la velocidad con la que me culiaba era tan rápida que tuve un rico orgasmo, él me seguía culiando mientras los flujos me chorreaban hacia el ano. No pasaron mucho minutos y tuve otro orgasmo.

Me sacó la verga y con mucha violencia me comenzó a jalar los pezones, yo gritaba del dolor y de la excitación y me volvió ya meter la verga, no había sentido tan rica una culiada como la que me estaba dando el hijo del vecino. Me culiaba tan rico mientras me decía, jálate los pezones Mariana y dime que eres mi puta, yo le hacía caso, casi me arrancaba los pezones de la excitación mientras le decía… “soy tu puta, me encanta tu verga, me encantan todas las vergas”.

Sacó su verga y para mi sorpresa me orinó, me bañó en orina, sentir ese chorro fuerte de orina me causó otro orgasmo. No había culiado con tanto morbo, si me habían orinado anteriormente pero esta vez fue diferente. Cuando me terminó de orinar, me puso en cuatro y me metió la verga en la vagina, al mismo tiempo me metía el dedo en el culo, yo estaba con la mente en blanco, solo sentía esa rica verga y no podía pensar en nada.

Él me decía… “que rica que eres Mariana, que rica puta, eres la más puta y la que más me gusta, me estoy enamorando de ti porque eres bien puta, te quiero culiar todos los días”.

Yo le respondía… “me vas a poder culiar cuando quieras, me encanta tu verga”.

Él me pegaba tanto en las nalgas que me comenzaba a doler pero al mismo tiempo su verga me volvía loca y yo gritaba mientras gemía.

De pronto sacó su verga y me la metió en el culo que ya lo tenía bien dilatado. Sentía cómo entraba la enorme cabeza de su verga hasta que sentí sus huevo chocar en mi vagina, comenzó a culiarme bien rápido y tuve otro orgasmo.

Cada culiada por la vagina y por el culo duraban mucho por el viagra que se había tomado.

Él se puso de pie, yo me agaché para mamarle la verga pero me dijo que me quedé quieta o me volvió a orinar, todo su chorro cayó en mis tetas, yo me incliné hacia atrás y me comencé a masturbar, cuando me terminó de orinar le comencé a mamar la verga y me llenó la boca de semen, tomé la sabana de la cama, me sequé las tetas y dejé chorrear en mis tetas el semen que tenía en la boca.

Él filmó todo. La culiada duró varias horas hasta que se durmió su verga y yo regresé a mi casa. No podía creer lo que había hecho, fue tan morboso que estaba entre excitada y desconcertada. Me bañé y cuando me secaba me llamó mi hijo menor y le conté lo que había hecho, fue una llamada caliente y los dos nos masturbamos por teléfono. Mi hijo me dijo que quería venir a culiarme y yo no me pude negar.

Cuando llegó me culió en la ducha, él no me había hablado sucio pero mientras me metía la verga en el culo me comenzó a decir… “que puta que eres, es la tercera verga que te metes en el mismo día, me encanta que seas tan puta, me encanta cogerte las tetotas, me encanta que te guste la verga”.

Cuando me terminó de llenar el culo de semen, cerramos el agua de la ducha y nos secamos, cuando terminamos de secarno, me volvió a culiar en la cama.

Ese fue un día tan excitante que cuando me acuerdo me masturbo tanto que tengo varios orgasmos.


This story from has been read 1 5 7 times

Report abuse in this erotic story

Reader comments on the erotic story

cookies policy Para su mejor experiencia del sitio utiliza cookies. Al utilizar este website Usted consiente el uso de cookies de acuerdo con los términos de esta política.